Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Hike—priv: Kohaku Koyama
Vie Sep 22, 2017 3:18 pm por Kohaku Koyama

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Sep 21, 2017 5:46 pm por Zhao Wang

» Three // Privado: Elizabeth
Jue Sep 21, 2017 12:56 pm por Minato Hamilton

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Miér Sep 20, 2017 6:32 pm por Yahiro Kanzato

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

» New life [Priv. Gabriel, Giannluca]
Mar Sep 12, 2017 5:38 pm por Liliya Sorokina

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Human After All {Tokuro}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Human After All {Tokuro}

Mensaje por Invitado el Mar Jul 23, 2013 1:23 am

Aun había algunas vivencias que prefería no recordar, quería ser una nueva chica, olvidar todo su mal pasado, a su madre, padrastro, hermana menor y aquellas personas que la tan trataron mal. Pero al parecer no todo aquel feo pasado se había borrado por completo, ese día martes muy temprano por la mañana, iba directo a su primera clase del día cuando pasando por un pasillo se topó con una persona conocida, Rose una de las chicas que la había atacado en el callejón aquel día no tan lejano, se había inscrito a la misma academia que ella, no pudo evitar ponerse pálida al encontrársela de frente, pero aquella joven no pareció dar indicio de haberla reconocido, iba bastante distraída con un grupo de nuevas amigas que no le puso demasiada atención a la joven peli naranja que caminaba con algo de miedo. No disfruto el resto del día, sentía enojo y tristeza por tener que verla de ahora en adelante todo el tiempo dentro de la academia, sabía que siempre la había odiado, pero aun no sabía aquellas razones, por más que de niña quisieran explicarle cuales habían sido sus errores para sentir tanto rencor por ella.

Al salir de las clases del día se dirigió directamente al edificio que daba con las habitaciones, mientras menos tiempo estuviese fuera menos posibilidades de topársela de nuevo, quizás luego investigaría en que fraternidad iba y a que facultad había entrado para evitar esos sitios, pero por ahora debía ocultarse bien, sabía que en aspecto había cambiado mucho, pero no se podía confiar en que de verdad no la reconociera. Caminó atravesando el patio, pero cuando pensó que ya había llegado, sintió como alguien la tomaba de la bolsa donde tenía sus libros, por un momento pensó que sería víctima de un robo, así que hizo fuerza para impulsarse y salir corriendo con todo y bolso, pero no lo logró, sus fuerzas eran inútiles pues en segundos comenzó a sentir como era arrastrada hasta ser acorralada contra una pared de un edificio, dejando caer su bolso en el suelo.

-…Vaya Eireen, ¿eres tú?... ¿sigues de cobarde como siempre? Huyendo de quien te quiere saludar…- pronunció aquella chica mirándola fijamente mientras la sujetaba de las muñecas, siempre había sido más alta y también más robusta que Eireen, parecía ahora practicar deportes, pues antes era algo llenita, siempre había sido un poco atractiva pero por su complexión los chicos siempre la rechazaban, pero sobre todo era aquella personalidad amenazante y acosadora que los ahuyentaba.
-N-no sé quién eres…- contestó intentando evadir su afirmación, empujándola entonces con sus manos, pero ella era más fuerte y más pesada que no logro demasiado, de repente se miraba tan aterrada, como si volviese a ser de nuevo una niña atemorizada de los abusos injustos.

-¿no me recuerdas? ¿eh?... haré que lo recuerdes…- le dijo decidida a ser la misma chica abusiva de antes, aquella que tanto rencor le tenía a Eireen sin razón alguna, sujetándola con fuerza de un brazo para arrastrarla hacia dentro del edificio el cual desconocía en esos momentos solo para que nadie las viese. Al ingresar por la fuerza y siendo casi arrastrada se dio cuenta de que era un gimnasio de natación, y en esos momentos por ser tarde estaba vacío, aunque algunas luces estaban aun encendidas.
-N-no, por favor… no te hice nada…- suplicó la peli naranja forcejeando aun sintiendo como pequeñas lagrimas se escapaban de sus ojos, era tan valiente siempre, pero esta vez estaba aterrada, esa chica la había dañado tanto, a ella y a su mejor amiga que comenzaba a paralizarse del miedo de aquel recuerdo.

-… Lo que pasa es que eres una idiota… por eso no sabes ni lo que me hiciste…- le hablo de forma tan fría de repente, pero siendo más seria, jaloneándola hasta que se estrellara intencionalmente con el barandal que separaba las gradas de la área donde estaba la piscina, sintiendo como el fierro golpeaba por suerte sobre su estomago y se sujetaba de ahí con miedo a caer al suelo, volteando a mirar a la chica con una clara expresión de miedo y dolor –Tu enamoraste a mi mejor amigo con tu supuesta lindura de chica inocente… él fue dispuesto a  conquistarte a ti… y después lo votaste como si nada… diciéndole que no era nada… y eso le dijiste… ¿no lo recuerdas?... yo estaba ahí… siempre estuve enamorada de él y pretendí ayudarle contigo aun así, pero eres una total hija de papi egocéntrica y orgullosa de tu aspecto, ni una oportunidad pudiste darle… o ser lo que pretendías ser, amable al menos…- comenzó a confesarle con la voz un poco más alta, podía darse cuenta lo molesta que estaba, la odiaba sin duda, pero… ella no recordaba haber sido así de fría con alguien, sabía que había rechazado, pero ¿de esa forma?.

-… L-lo siento… n-no me di cuenta de lo que hice… con mis… palabras… - se disculpó entonces bajando levemente la mirada realmente arrepentida, sintiendo como varias lagrimas corrían por sus ojos sin poder evitarlo, sintiendo como su cuerpo no dejaba de temblar -¡E-era una etapa difícil para mi también!…- exclamó de pronto volteando a mirarla con cierta decisión, recibiendo una bofetada inmediata, llevando una mano a cubrir aquella piel afectada por el golpe, mirándola unos segundos para darse cuenta de que debía huir, hablar con ella no resultaría en nada.

-Todas las veces que te recordaba me daban ganas de tenerte de frente y golpearte hasta que estuviese satisfecha… pues no tienes idea de lo mal que me hiciste a mí y a aquel chico que ni su nombre te sabes…- pronunció con cierto odio y frialdad pero también con la voz entre cortada, había tanta ira retenida en aquella joven, quizás ni siquiera sabia como había llegado a ser violenta con la pequeña Eireen –Siempre sonreías con tu amiguita ustedes solas sin importarles la humanidad… sin importarles las demás gente, parecía como si te burlases del mundo… y ahora… me pareces aun peor vistiéndote y arreglándote de tal forma, pretendiendo ser una chica de clase cuando solo eres una zorra... - la insulto entonces alzando su mano de nuevo para golpear a la ojiazul, pero esta fue rápida en agacharse y después deslizarse bajo el barandal, golpeándose un poco pero al fin saliendo de ahí, para correr sin destino alguno, aquel insulto sin duda había sido duro para ella, pero no ganaba nada con acongojarse y dejar que la golpease, debía escapar lo mas pronto de ahí.

-¡Espera! ¡No he acabado contigo! ¡Cobarde!...- le gritó brincándose entonces la barda corriendo tras ella con gran velocidad, en verdad era una joven atlética y fuerte que si ella se dejaba, seguro la mandaría al hospital si se quedaba a ver qué pasaba.

-¡D-déjame en paz!... n-no quiero… pagar por algo como eso… - exclamó sin detenerse un solo segundo, notando como del otro lado de la piscina había una puerta que daba al exterior o quizás a otro gimnasio, pero mientras encontrase gente podría huir de ella, para su mala suerte el suelo estaba húmedo, por un momento pensó haber librado aquel inconveniente corriendo con más cuidado, pero después aquella joven castaña la alcanzo de golpe, terminando por empujarla en embestida al agua, a un lugar tan profundo, quizás dos metros.

Apenas había alcanzado a gritar después de sentir su empuje, luego sintió como el agua fría la envolvía y como no alcanzaba el fondo con sus pies cubiertos aun de zapatos, no había tomado aire siquiera, rápidamente se hundió aunque pataleo y braceo como podía para mantenerse a flote, comenzaba a tragar agua y a sentirse cada vez mas desesperada por sobrevivir.
Mientras tanto la castaña la observaba algo alejada también dentro del agua, dándose cuenta de que no sabía nadar,
-Agh, eres tan patética… -pronunció fastidiada, dándole la espalda entonces para salir de ahí nadando rápidamente, parecía haber dudado unos segundos en los que salía por la escalera si debía regresar por ella, tampoco es que quisiera matarla, pero luego escuchó ruidos de que alguien se aproximaba y prefirió salir corriendo de ahí con la ropa mojada, no debía ser vista en la escena.[/color]


Descripción Gráfica (?) :

ROSE:


Ropa De Eireen:

Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Human After All {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Mar Jul 30, 2013 1:25 am

Sentado frente a la pc en su habitación tecleaba tranquilamente parte del informe que desde Shinobi se le había encomendado redactar, se encontraba solo en su habitación en aquel momento, más sin embargo la música que sonaba a todo volumen en la habitación contigua le estaba distrayendo demasiado. Dejó escapar un pesado suspiro mientras se recostaba en el respaldo de su silla, subiendo una mano para quitarse los lentes y frotarse con fuerza los ojos, estaba bastante cansado puesto que llevaba ya casi dos días completos sin dormir ni un poco, pero quería terminarlo; debía terminarlo. Todo había comenzado en la tarea de trasnocharse para vigilar a unos sujetos  los cuales le toco seguir haciendo uso de sus excelentes habilidades de espía, pero más que eso, le había sido informado que el resto de los miembro del grupo no debían enterarse de ello, y que era algo que tenía que hacer solo… sin razón alguna. Pero siendo decisiones del alto mando no quedaba más que cumplirlas a como diese lugar; por aquellos días incluso había dejado de dormir con su hermano como solía hacerlo siempre, e incluso había apagado su celular para que no pudiesen localizarlo. Quizás había sido un tanto extremista pero si no tomaba unas ciertas precauciones, su albino gemelo terminaría dándose cuenta de que algo ocultaba… después de todo se conocían incluso desde antes de nacer, demasiado.

Luego de pasar una hora intentando finalmente se dio por vencido; no podía concentrarse bien a causa de tanto ruido y aunque se fuese a un lugar más silencioso, ya tenía los nervios de punta ¿Cómo poder relajarse lo suficiente para terminar de una vez con aquel bendito trabajo? Quizás el cansancio no ayudaba demasiado. Se puso de pie entonces estirando largamente sus brazos, incluso sus dedos, tensando al máximo sus músculos para después dejar escapar un pequeño suspiro, sacando el celular del bolsillo de su pantalón, estaba apagado así como lo había dejado hacia ya más de 24 horas; no, no podía contar con él en ese momento, debía hallar una forma de relajarse por su cuenta. Fue entonces que recordó que de niño su entrenador le hacía flotar en el agua como medio de relajamiento, al menos para él, que era capaz de permanecer quieto durante mucho tiempo, resultaba sumamente efectivo. Cerrando su pc finalmente, decidió que sería bueno ir a nadar un poco a la piscina de la universidad, quizás el agua le diese la paz que necesitaba; solo esperaba que a esas horas las aguas no estuviesen muy pobladas.

Preparando entonces lo necesario colocándolo sobre la cama; busco en su armario un pequeño bolsito deportivo dentro del cual metió su traje de baño y un estuche para los lentes, puesto que allí lo guardaría antes de entrar al agua. Colocando además una botellita de agua mineral por si acaso y un par de toallas que usaría para secar cuerpo y cabello. Con todo listo activo en su pc el programa de seguridad que él mismo había desarrollado y cerrando la puerta de su habitación con llave, salió rumbo hacia la piscina en donde esperaba obtener la calma y la paz que le estaban faltando para acabar con su trabajo, quizás a causa de que estaba bastante cansado ya.

Al llegar al complejo en el cual estaba aquella enorme piscina cubierta que había tenido oportunidad de visitar solo una vez, fue hasta los vestidores para cambiarse con la ropa adecuada; calzándose su traje de baño color negro y guardando sus lentes en el estuche para dejar todo con su bolso dentro de una de las taquillas públicas que había en el sitio. Sin lentes su visón se tornaba un poco nublada pero en realidad lo que más le costaba era leer, por lo demás aun podía distinguir de forma bastante clara figuras y rostros, aunque claro… no con el nítido detalle que podía hacerlo antes de que todo aquello sucediese.

Caminó tranquilamente hacia el agua sintiendo el fresco del suelo bajo las plantas de sus pies mientras alzaba sus brazos para sujetar su cabello en una pequeña colita; no quería que le estorbase en la visión bajo el agua si en algún momento decidía sumergirse para nadar. Llegando hasta el borde de la piscina se estiró un poco mirando a los alrededores, notando que no parecía haber nadie más que él miso en el lugar. No esperaba ponerse a nadar por lo que no consideró necesario un precalentamiento, solo se agacho para tocar el agua con su dedo índice sintiendo que se encontraba a una temperatura intermedia entre el frio y el calor, haciendo algunas ondas en ella hasta que de pronto algo llamo su atención;  subiendo su mirada hacia la parte más honda de la piscina, en donde parecía haber algo bajo el agua ¿acaso a alguien se le había caído algo?

Acercándose un poco más se quedo viendo unos segundos que era eso que parecía estarse hundiendo, no podía hallarle la forma, pero lo que más veía era un abundante naranja flotando casi como los brazos de una medusa, hasta que finalmente diviso una mano, ¡realmente era una mano! Sus ojos se abrieron con sorpresa al notarlo y no tardo ni dos segundos en posicionarse para lanzarse al agua y nadar rápidamente hacia quien quiera que fuera que se estaba hundiendo. Acercándose a gran velocidad mientras enfocaba su vista en aquel cuerpo que se notaba femenino, o eso le pareció a causa de su apariencia delicada y refinada… era lo poco que pudo ver entre el apuro y el susto.

Tomando a aquella persona de la cintura la sostuvo con fuerza para iniciar el ascenso hacia el exterior del agua, al parecer no respiraba y ya había perdido el conocimiento, lo que hizo que se diera más prisa en sacarla. Llegando a la orilla la alzo con ambos brazos para subirla con un empujón, subiendo luego él, apoyándose con las manos en la orilla para subir de un solo salto; arrodillándose entonces al lado de lo que pudo ver que era una muchacha joven y pelinaranja.

-¿Me oyes? ¡Reacciona por favor!- le hablo mientras tomaba sus largos y ondulados mechones naranjas para apartarlos del rostro en busca de que pudiese respirar con mayor libertad, ya que el pelo mojado y aplastado sobre su nariz no sería de demasiada ayuda- ¡Señorita!... p-por favor…-terminó bajando el tono de su voz con preocupación mientras colocaba una mano sobre su boca dándose cuenta de que claramente no estaba respirando- ¡Demonios!

Sin pensarlo más la acomodo con cuidado pero con rapidez, inclinando un poco su cabeza hacia atrás, tapando su nariz con una mano para con la otra tomar su barbilla, abriendo suavemente su boca, aspirando una buena cantidad de aire para enseguida sellar los labios de la muchacha con los propios, expulsando dentro de su boca el aire que antes había tomado, sintiendo la enorme resistencia que había para que el aire pudiese entrar, repitiendo el mismo proceso unas cuantas veces más para luego comprobar que algo sucediese; sin embargo ella no respondía…

-¡Respira… respira!-exclamo como si ella pudiese obedecerle de esa forma, bajando nuevamente a sellar sus labios mientras que miles de gotitas escapaban de sus mojados mechones, rodando por su rostro y cayendo sobre el de la muchacha aún inconsciente. La pequeña coletita que se había hecho anteriormente se había desajustado un poco, dejando que algunos mechones de su cabello escapasen de forma caprichosa enmarcando el rostro del japonés mientras que este seguía esforzándose por reanimar a la muchacha.

Fue luego de unos cuantos intentos y cuando Tokuro comenzaba a perder la esperanza, que sintió como al fin el agua que oprimía sus pulmones parecía ceder y el aire comenzaba a pasar más fácilmente, separándose entonces para ver como ella tosía, inclinándose ahora solo un poco sobre ella, apoyando una mano sobre su mejilla, mirándola con una clara expresión de preocupación.

-¿Estás bien? ¿Me oyes? -le pregunto en un tono suave, mirando directamente los ojos claros de la chica que parecían ser de un azul profundo y tan vivo, a pesar de lo que había sucedido. Su mano se deslizo un poco sobre la mejilla ajena de forma suave mientras seguía inclinado sobre ella en espera de alguna respuesta. Mientras que algunas gotitas de agua aun escapaban de su cabello para rodear por su cuerpo aún húmedo y perderse en el suelo mojado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Human After All {Tokuro}

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 03, 2013 2:33 am

Comenzaba a sentir como sus pulmones se llenaban de agua y sus impulsos no servían de nada, una persona normal en esas circunstancias comenzaría a mantenerse ligeramente al flote, pero sus zapatitos se habían vuelto tan pesados que difícilmente podía nadar, intento zafarlos en un momento desesperado, pero era demasiado tarde pues comenzaba a agotarse y quedarse sin energías. Poco a poco su mente se nublaba, cada vez más, y no quería morir, era tan joven aun, no había conocido a aquel príncipe de su vida, no conocía el amor verdadero, aunque quizás ya había desistido en encontrarlo, al fin al cabo era bastante mayorcita como para no haber tenido ningún enamorado. Poco a poco comenzaba a dejarse vencer por la muerte, por el cansancio y por la desesperanza, pero una pregunta le vino a la mente en medio de su subconsciente, ¿Quién la esperaba allá? ¿Quién la cuidaría?, estaba segura de que al menos su abuelita y su padre la extrañarían, ¿Quién lo diría? Sería la primera y tendría un final tan triste, seria la niña de nuevo ingreso que murió patéticamente en la piscina, todos se burlarían de ella.

No sentía más, ni frio, ni dolor, ni la angustia de no poder respirar mas, solo una gran y enorme tristeza, muy en el fondo de su ser y que sabía que ese sentimiento la acompañaría hasta el final del camino, aquel camino que poco a poco comenzaba a ver más presente, pues ahora era capaz de ver un cálida y envolvedora luz, ahora esa era su única esperanza, el llegar al final de esa luz. Comenzaba a sentir como era absorbida por esa luz de forma tan extraña, se sentía cada vez mas cálida, nadie la esperaba al final pero ya no había remedio para su pequeña persona, su anhelo ahora era solo descansar y ya no sentir más arrepentimiento o tristeza por no haber vivido lo suficiente.

De pronto escuchó una voz lejana, apenas era audible, alguien la llamaba pero no estaba segura de quien era, era una voz masculina y joven, pero no recordaba haberla escuchado antes. Estaba tan lejana a ella en ese momento, pero esa voz impidió que siguiese avanzando en medio de aquella luz, quería identificarla, había alguien ahí queriendo detenerla, de eso estaba segura, ¿o acaso era alguien que tenía que despedirse de ella?, no podía verlo pero podía sentir sus ganas por hacerla que volviese en sí, pidiéndole que reaccionara, en ese entonces la luz comenzó a desvanecerse, alejarse de su cercanía, comenzaba a sentir de nuevo miedo, y poco a poco de nuevo frio, pues sin duda su cuerpo tendido en esos momentos frente al chico estaba helado y ya sin mucho color. Una sensación curiosa la invadió hasta que pudo sentir de nuevo su cuerpo, como si hubiese estado dormida tanto tiempo, soñando sin recordar lo que era moverse libremente y por su cuenta, sintiendo tan bien una cálida pero hermosa sensación sobre sus labios inmóviles y sin calor, sentía como si esa persona le hubiese dado parte de su calor para hacer que regresara al mundo, y entonces, gracias a eso, de un gran y repentino impulso sus manos se movieron al mismo tiempo que luchaba para volver a respirar por su cuenta de nuevo, dejando escapar un gran bocanada de aire al principio, levantándose para quedar sentada sobre sus piernas mientras apoyaba sus manos sobre el suelo, sintiendo también como su corazón comenzó a latir tan fuertemente de pronto, como si solo de esa forma pudiese reanimarse a falta de tanto oxigeno anteriormente. Tosiendo porque sentía una horrible sensación en el pecho y todo lo que eran las vías respiratorias, después de sentirse levemente recuperada se dio cuenta de que aquel joven seguía ahí, no estaba soñando y no era un fantasma, su visión se hacía cada vez más clara y ahora podía verlo claramente, sintiendo de pronto como aquel joven se acercaba para apoyar su mano sobre su mejilla preguntándole si estaba bien, mirando su rostro más claramente al fin, topándose primeramente con aquellos hermosos ojos amatista que le hicieron recuperar algo de color a su rostro en segundos, notando después la preocupación enmarcada en su rostro, era un joven lindo sin duda, o al menos no sabía porque había provocado que con solo verlo algo se moviera en el interior de ella, además que él había estado ahí para salvarla.

-… C-creo que si…- respondió al fin llevando el dorso de su mano a secar sus ojos pero esta vez no era agua la que nublaba su visión, si no lagrimas, cálidas lagrimas que comenzaban a brotar de sus ojos sin poder contenerlas, entonces fue que comenzó a sentir que realmente estaba viva y no había muerto, él la había salvado y todo había pasado tan rápido-… N-no e-es posible… e-estaba m-muriendo… tan fácil…-  se expresó de repente en medio de un llanto que ella misma no comprendía, comenzando a temblar de repente pues comenzaba  a entrar en temperatura normal. Pronto no pudo contener su propia angustia y se lanzó a abrazarlo sin titubear ni una sola vez, aunque fuese un desconocido quería ser reconfortada, quizás después de eso debía dejar de ser un desconocido pues le debería la vida completamente. Apoyó su cabeza en su pecho mientras intentaba aferrarse a sus brazos, tenía la piel tan húmeda como la de él y su cabello dejaba caer gotitas de agua constantemente, su propia ropa estaba pegada a su cuerpo y no tenía un zapatito ya, pero estar así de desaliñada poco le importaba en el momento.

-…e-estoy mejor… gracias a ti… - murmuró intentando calmar sus lagrimas, sollozando cada vez menos, debía agradecerle enormemente a aquel chico, no sabía su nombre pero ya sentía que era una persona realmente importante en su vida, era  casi un ángel que había aparecido para darle una oportunidad a ella sin más, de pronto quería valorarlo tanto, a él y a la vida que le había sido devuelta.

-… T-te debo… mi vida… s-solo a ti…- pronunció sintiendo como su voz se entrecortaba un poco  pero aun así fue capaz de verlo de nuevo a los ojos, mirándolo con gratitud, sonrojándose después al recordar que algo había sucedido antes de que ella pudiese recuperar la conciencia, algo que por la sensación que tenia sobre los labios no estaba segura si era verdad o mentira, pero razonando bien los hechos debía ser obvio que él había aplicado los primeros auxilios con ella, bajando la mirada algo apenada notó que él estaba con poca ropa y entonces se alejo un poco avergonzada,

-L-lo siento…- se disculpó por lo descarada que había sido al abrazarlo y acercarse tanto a él, pero aun sentía sus labios sobre los de ella, aquella sensación tan cálida que había contrastado perfectamente con lo helada que había estado cuando su respiración se había detenido. Ese había sido su primer beso pero parecía mucho más presente que solo un pequeño beso, había sido más importante que eso, esa sensación en sus labios decía que él se había esforzado tanto por mantenerla con vida ahora, no sabía porque de repente hubiera deseado estar un poco mas consiente para saber qué era lo que se sentía aquello en realidad.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Human After All {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Miér Sep 04, 2013 9:23 pm

Impotencia, una terrible y pesada sensación de impotencia le había invadido de pronto mientras casi con desesperación notaba que ella no reaccionaba, a pesar de sus esfuerzos por reanimarla; tan frágil era la vida humana… tan simple era perderla. Pero ella parecía tan joven, las cosas no debían terminar así para aquella pelinaranja; era el pensamiento que daba vueltas en la mente del japonés mientras una y otra vez exhalaba aire dentro de la boca ajena en busca de que sus pulmones volviesen a funcionar.

Fue después de mucho intentarlo, y cuando parecía estar perdiendo toda esperanza de reanimarla, que sintió como al fin el agua que obstruía sus pulmones parecía comenzar a ceder y luego de eso un movimiento brusco en el cuerpo ajeno le alertó de que al fin estaba reaccionando; alejándose entonces para ver como sus manos se abrían y sus dedos se estiraban tensándose un poco, su pecho se había alzado levemente para después bajar mientras que le escuchaba exhalar aire de forma dificultosa, mientras se sentaba en el suelo de forma algo brusca; tal y como si el alma le hubiese vuelto al cuerpo. Había vuelto en sí.

Se alejó un poco para darle su espacio, pero aún así permaneciendo muy cerca, llevando una mano hacia su rostro para apoyarla suavemente sobre su mejilla sintiendo como parecía estar recuperando el calor; y es que segundos atrás había estado tan helada que a pesar de que su propio cuerpo hubiese estado más fresco también por el contacto con el agua, los labios de aquella muchacha habían permanecida tan fríos e inmóviles que en verdad habían dejado ver que su cuerpo parecía ya estar falto de cualquier índice de vida.

Se cruzó entonces con la mirada ajena, y a pesar de no ser capaz de ver aquellos ojos con todo el detalle con el que podía ver gracias a sus lentes, de alguna forma supo permanecer cautivado por estos; parecían verlo de forma tan inocente, más aún, ella parecía ser tan inocente y frágil. Solo pudo alzar las cejas levemente en respuesta a aquella mirada y más aún al ver como aquellos ojos parecían inundarse con algo más que gotas que escapaban de su húmeda cabellera, no, no eran gotas frías, eran cálidas y pequeñas lagrimas.

-¿E-Estas… segura? -preguntó en un tono muy suave de voz, escuchando como ella se daba cuenta de la realidad de las cosas, bajando un poco las cejas al ver como comenzaba a temblar de forma un tanto brusca; tanto como para que él pudiese notarlo a pesar de que su visión sin sus lentes fuese bastante borrosa- Oye…-sin embargo no pudo decir más, de pronto ella se lanzo a abrazarlo y fue entonces que pudo, ahora, sentir como aquel pequeño cuerpo temblaba fuertemente; mientras que ella se aferraba a sus brazos, apoyando la cabeza en su pecho. Fue capaz de sentir claramente aquel húmedo cabello anaranjado cosquillearle sobre la sensible piel de su torso, y de forma inmediata sus mejillas tomaron un suave y cálido color carmesí que contrastaba notoriamente con lo pálida que su piel solía ser.

-S-Solo hice… lo que cualquiera hubiera hecho…-murmuro bajando un poco la vista hacia la coronilla de la muchacha, topándose con aquellos profundos ojos azules nuevamente, alzando finalmente sus brazos con algo de indecisión para terminar colocando sus manos sobre la cintura de la muchacha, sintiendo de forma inmediata como sus mejillas ardían un poco más de solo sentir bajo sus palmas la contorneada cintura de la muchachita, desviando finalmente la mirada; intentaría darle el consuelo que seguramente estaría necesitando en aquel momento tan traumático para ella. Pero la pelinaranja se retiró de repente, dejándole unos segundos en aquella posición hasta que solo bajó los brazos aún con las mejillas encendidas, sintiendo tan presente aún sobre su piel la sensación que le había dejado aquel abrazo… incluso podía sentir sus pequeños deditos aferrándose a sus brazos; entreabrió sus labios aún en silencio.

-Tienes que tener más cuidado…-comentó de repente como si de un pequeño regaño se tratase, no sabía cómo había terminado cayendo a la piscina pero lo más probable era que se hubiese tratado de un descuido, después de todo ¿Qué hacía caminando cerca de la piscina con ese tipo de ropa? Frunció el ceño con aquella idea, quizás su pensamiento analítico le obligaba a pensar o intentar deducir las cosas- Si no hubiese estado aquí mismo en el instante preciso…-dejó aquella frase inconclusa, era obvio lo que hubiese pasado. Suspiró suavemente, no era momento de regañarla, al menos no aún.

-Tranquila… ya paso…-dijo entonces subiendo una mano hacia la cabeza de la muchacha para acariciar suavemente la coronilla de esta mientras dibujaba una pequeña sonrisa en su rostro, apenas visible, sus mejillas aún conservaban un tenue color carmesí-… sin embargo lo más conveniente será ir a la enfermería, para que un profesional pueda revisarte…-comento enseriándose un poquito entonces mientras retiraba su mano de la cabeza ajena, bajando la mirada hacia su cuerpo, notando que traía toda su ropa pegada a su cuerpo, y más aún, aquella blusa blanca dejaba ver de forma abrumadoramente clara, el suave color de la piel de aquella muchacha- ¿C-Crees… poder ponerte de pie? –pregunto desviando la mirada hacia un sitio en donde no pudiese ver su piel, sintiendo como sus mejillas ardían un poco más de forma inevitable, subiendo finalmente una mano a soltarse el cabello mientras intentaba distraerse con eso.

Su sedoso cabello azabache se deslizo entonces para enmarcar su rostro como solía hacerlo naturalmente, pero al estar mojado resultaba un tanto molesto, por lo que solo lo acomodo un poco hacia el lado en que su flequillo solía estar mientras esperaba una respuesta de la chica frente a sí.

-Si no puedes caminar yo te llevaré hasta allá… solo…-entonces se puso rápidamente de pie para dirigirse hacia las taquillas públicas y de allí sacar la toalla que había traído para sí mismo; inclinándose delante de ella nuevamente mientras abría al toalla para terminar colocándosela sobre la cabeza y frotarla un poquito de forma suave, envolviendo luego sus hombros con ella- Sécate al menos un poco… debes cambiarte de ropa lo más rápido posible.-argumentó con toda la seguridad el mundo, si seguía con aquellas prendas mojadas podría terminar enfermándose, más aún a causa de la forma en que su cuerpo había perdido temperatura luego de que había parecido estar muerto durante unos segundos.

-Ven, ponte de pie lentamente…-comento extendiendo los brazos hacia ella para que se tomase de él, no podía correr el riesgo de dejarla levantarse sola, no sabía cómo se encontraría su estabilidad o sus fuerzas. La ayudó a levantarse entonces, lentamente, con cuidado; debía estar atento, si veía que ella comenzaba a desmoronarse la sujetaría.

Volver arriba Ir abajo

Re: Human After All {Tokuro}

Mensaje por Invitado el Mar Sep 24, 2013 6:30 pm

Aun era tan difícil de creer lo que había pasado anteriormente, había estado a punto de perder tontamente su vida, pero por suerte ahí había estado aquel hermoso ángel, aquel que ahora parecía preocupado por su estado actual. Se sentía agradecida de tener esa nueva oportunidad, había tantas cosas que le hacían falta por hacer, tantas y entre ellas estaba encontrar a aquella personita especial que marcaria su vida para siempre.

No pudo evitar sollozar un poco entre los brazos de aquel joven al momento de sentirse algo conmocionada por lo sucedido, y él solo permaneció quieto diciendo que él hizo lo que cualquiera hubiera hecho en su caso, pero ella no lo creía así, quizás una persona normal no hubiese reaccionado así de rápido o simplemente al no reconocerla no le hubiese importado al principio, la gente solía ser tan egoísta a veces y ella lo sabía bien, después de todo a aquella chica poco le había importado dejarla morir, en cambio prefirió huir. Había sentido como apenas la había rodeado con sus brazos, había sido algo tan bonito y agradable, pero rápidamente se había dado cuenta que quizás aquello era inapropiado, no podía llegar y abrazar a alguien desconocido aunque este le hubiese salvado la vida y aunque este fuera un chico tan lindo tanto como en personalidad como físicamente. Inconscientemente después de separarse llevó a tocar suavemente sus propios labios con su mano, formando un pequeño puño frente a su rostro para disimular al mismo tiempo que bajaba la vista, quería recordar aquella sensación pero pocos recuerdos tenia de aquel anterior acontecimiento, solo podía tener la sensación de aquella calidez, de solo recordarlo sus mejillas se sonrojaban un poco, era su primer beso y eso hacia a aquel joven aun mas importante.

Alzo la vista al escuchar como él de repente la regañaba, alzando las cejas con sorpresa pues no esperaba que fuera así, él no comprendía lo sucedido, esta vez no había sido culpa de su torpeza, si él no hubiera estado ahí en ese preciso momento era lógico lo que hubiese pasado, él mismo lo había dicho y ella bien lo sabía, sintió como sus ojos de nuevo se llenaban de pequeñas lagrimas con sus palabras pero prefirió aguantar apretando un poco sus labios al mismo tiempo que baja su vista, notando como de repente intentaba reconfortarla de nuevo, diciéndole que se estuviese tranquila pues ya había pasado, ¿Cómo podía regañarla y luego tranquilizarla?, sintiendo como apoyaba su mano sobre su cabeza dejándole suaves caricias, solo permitiendo que le dejase aquel leve afecto en ella, sintiendo como sus mejillas ardían suavemente, después de todo no estaba acostumbrada a tal afecto, era en verdad un chico tan lindo, había tenido suerte de que hubiera sido él.

-… ¿T-te preocupo tanto así?...- preguntó de repente tras escuchar cómo le decía que debían ir a enfermería para que revisaran que en verdad estuviera bien, subiendo su vista para mirarlo tan fijamente de nuevo, aquel color violeta de sus ojos era tan hermoso y su cabello, aun tenia curiosidad de saber cómo era tocarlo, pensaba esas cosas cuando esta vez pudo notar por la forma evidente que sus mejillas se coloreaban que también la había estado mirándola, ¿era tímido acaso? Eso era algo extraño en un joven tan atractivo como él, debía ser algo mas, pero se sentía bastante distraída como para darse cuenta de la verdad, ahora solo podía pensar que cada gesto que hacia le parecía tan adorable.

-S-si, solo siento… mucho frio aun…- se expresó queriendo referirse a que sentía aun las piernas muy frías, además de temblorosas, quizás por lo mismo las tenia ligeramente entumecidas, pero sabía que cuando intentara ponerse de pie y caminar entraría ligeramente en calor de nuevo. Estaba intentando ponerse de pie de nuevo, pero no pudo evitar distraerse de aquel hermoso cabello negro justo cuando él lo desataba, estaba completamente mojado y pegado a su rostro, pero su color era tan bonito, además de que parecía tan suave, ¿Cómo un hombre podía tener el cabello tan bien cuidado? Pensó fugazmente eso, aunque quizás se debía a que ella ya lo miraba con tanto amor por todo lo que había sucedido. Observando después como él se ponía de pie y se alejaba hacia unas taquillas que se encontraban ahí para sacar de allí una toalla, acercándose de nuevo a ella para dejarle la toalla sobre su cabeza, sintiendo como le ayudaba a frotar su cabello de forma suave, sintiendo como después cubría sus hombros manteniéndose ligeramente tibia de esa forma, sin darse cuenta ya había enmarcado una pequeña sonrisa en su rostro al saber que en verdad se preocupaba por ella como todo un caballero, no solo se había conformado con salvar su vida si no que ahora se preocupaba porque estuviera saludable.

- Si, tienes razón, ¿debería ir a mi habitación entonces? ¿O en enfermería podrían prestarme algo de ropa?...- preguntó sintiéndose ahora feliz, mientras llevaba sus manos a su cabello para frotar algunos mechones de su cabello con extremidades de la toalla, aquella que parecía tener un aroma bastante agradable a limpio. Escuchando como le pedía que se pusiera de pie lentamente, incluso extendiendo sus brazos hacia ella para que se apoyara en él para levantarse, ¿Por qué era tan extremadamente amable con ella?, solo le afirmaba la idea de ser aquel ángel que ella creía que era.

-Gracias…- pronunció extendiendo sus manos para tomar las suyas con toda confianza, sujetándose con fuerza para intentar ponerse de pie, sintiendo como en realidad sus piernas solo estaban realmente entumecidas al igual que algunas de las extremidades de su cuerpo, mirando hacia abajo notando como le hacía falta uno de sus zapatitos, dándose cuenta que en ese momento se encontraba flotando dentro de la piscina, tendría que recuperarlo, pero ahora estaba muy lejos de su alcance, igual probablemente ya estaban arruinados. Agachándose un poco entonces intento retirarse el otro dejándolo en su mano después, no tenia caso andar caminando con un solo zapato mojado, lo mejor era que sus pies se secaran,  pero con ese movimiento un tanto difícil de agacharse en un solo pie terminó perdiendo el equilibrio fácilmente, alcanzando a sostenerse de aquel chico que estaba tan al pendiente de ella en ese momento, apoyando su frente en su pecho al mismo tiempo que se sujetaba de uno de una de sus muñecas con fuerza rodeándola con su pequeña mano, bajando el pie inmediatamente para no caer tontamente,

-P-perdón… e-estoy algo entumecida… - pronunció apenada por haber terminado entre sus brazos de nuevo, pero no podía negar que estar tan cercas de él era agradable, suponía que por lo que él comenzaba a significar para ella, esa preocupación que tenia por su pequeña persona le hacía sentirse protegida a su lado, no entendía por qué, pero le trasmitía una fuerte seguridad además de una gran ternura.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Human After All {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Miér Nov 06, 2013 7:43 pm

¿Sería acaso normal preocuparse tanto por una desconocida? ¿Sería acaso normal terminar regañándola como si de un hermano mayor se tratase? Quizás era eso, quizás sencillamente Tokuro estaba acostumbrado a asumir el papel de hermano mayor responsable… o al menos… esa era la única explicación que podía encontrar de momento al interés y cuidado que ponía en aquella chica. Quizás solo fuese una actitud humana, quizás fuese normal después de todo, el solía ser tan amable aunque la mayor parte del tiempo permaneciese en silencio, como si su mente estuviese en cualquier otro sitio.

No era momento de regañarla, incluso ella parecía haberse sorprendido; ella parecía necesitar contención en aquel traumático momento, podía entenderlo, podía saberlo… él había pasado por un fuerte trauma en su vida y la contención de su hermano y de sus padres había sido fundamental para que en la actualidad pudiese continuar siendo un hombre entero. ¿Por qué recordar eso de repente? Nada tenía que ver con el asunto… solo llevó una mano a acariciar suavemente la coronilla anaranjada de la chica esperando a que se recuperase un poco más antes de intentar cualquier cosa; seguramente había sido para ella algo bastante impactante, y apenas comenzaba a caer en cuenta de las reales dimensiones de aquel suceso.

-S-Supongo… que lo normal…-murmuró algo confuso con aquella pregunta, pero sintiéndose más bien un tanto cohibido con aquella fija mirada, sus ojos azules eran tan grandes y hermosos, tal y como si miles de estrellitas brillasen dentro de ellos, nunca había visto unos ojos así. No pudo evitar desviar la mirada mientras que el leve sonrojo en sus mejillas se acentuaba un poco más-... cualquiera haría lo mismo ¿no? –pregunto a lo último casi como si aquello fuese una pequeña justificación, lo cierto era que no se había puesto a pensar en realidad el porqué la ayudaba o el porqués se preocupaba por ella, era cierto, era una completa desconocida. Pero su cuerpo entero le decía que no podía dejarla allí a su suerte, era más fuerte que él mismo… aunque tampoco deseaba dejarla allí.

Le sugirió ir a la enfermería, era lo más correcto después de todo, aunque él hubiese sido capaz de aplicarle los primeros auxilios que le había salvado la vida, siempre era bueno ser tratado por un profesional. Lejos estaba el pelinegro de pensar que ella pudiese ver aquel rescate como un acto tan heroico y altruista, porque al parecer para el japonés había sido lo que debía ser.

-Creo que es algo normal, tu cuerpo había perdido temperatura rápidamente cuando dejaste de respirar, te tomará uno tiempo restablecerla, pero puedes sufrir hipotermia…-comento de forma seria luego de acomodar un poco su largo flequillo que así mojado insistía en deslizarse sobre su ojo izquierdo- Por eso lo mejor es ir a enfermería, creo… que allá podrán prestarte algo que puedas ponerte mientras tanto…deberían estar equipados para cualquier posible evento…-comento esto último en un tono más bajo y algo pensativo, quizás diciéndolo más para sí mismo que para ella; él si sabía de eventos sorpresivos y que desajustasen cualquier esquema de vida, aunque ella nada tuviese que ver con ello. De solo verla, tan delicada y femenina, podía suponer que llevaba la vida de una muchachita normal de su edad. Durante unos segundos la observó secarse el cabello para después ponerse de pie ofreciéndole sus brazos para que en ellos pudiese hallar el apoyo necesario que suponía que requeriría al ponerse de pie por primera vez luego del incidente. Pronto sintió como tomaba sus manos y se aferraba a ellas ejerciendo fuerza para ponerse de pie lentamente.

-Con cuidado…-murmuro al ver como ella se inclinaba al parecer para retirar el único zapato que le quedaba, pero entonces sintió como perdía el equilibrio y terminaba  sujetándose nuevamente de él para no caer; pudo sentir claramente como con una de sus manos se aferraba a su muñeca mientras su fresca frente terminaba apoyada sobre su pecho- O-Oye…-alzo las cejas al verla tan apegada a si, podía incluso sentir su suave respiración sobre la piel desnuda de su pecho- ¿estás bien? –pregunto suavemente, pero en realidad no espero respuesta alguna por parte de la chica, simplemente se inclinó un poco para colocar una mano detrás de su espalda, otra detrás de sus muslos y erguirse para terminar alzándola en sus brazos, como si de una princesa se tratase- Te llevaré hasta allá…-comentó sonrojándose un poco nuevamente-… es mejor así a correr el riesgo de que vuelvas a caer…-agregó casi como si buscase justificar su repentina decisión, caminando un poco con la chica en brazos, pero en vez de ir hacia la salida, se acerco hacia las taquillas en donde había dejado sus cosas- Solo… necesito que busques allí dentro mis lentes…-lo sabía, una vez que tuviese los lentes puestos la vería con mayor claridad, vería cada detalle de su rostro que ahora estaba tan cerca. Pero no podía pensar en tonterías como sentirse cohibido por eso, ahora lo principal era auxiliarla en la tarea de llegar a la enfermería, una vez allá podría sentirse quizás un poco más aliviado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Human After All {Tokuro}

Mensaje por Invitado el Dom Nov 24, 2013 12:07 am

Él seguía repitiendo que lo que había hecho era más bien normal, que cualquier persona haría lo mismo para salvarla, pero ella no lo creía así, había crecido entre tantas personas malvadas que solo querían afectar al prójimo que dudaba que eso fuese verdad, ella solo podía verlo como su salvador, como su héroe y como su ángel guardián, no podía verlo de otra forma.

Entonces él le advirtió que si no se atendía inmediatamente en enfermería podía sufrir de una hipotermia, eso le pareció algo exagerado, pero la verdad es que ese tipo de padecimiento era bastante común con accidentes como esos, además si no sucedía eso, seguramente un resfriado muy fuerte le vendría atacando sin tener otra opción solo por andar con la ropa húmeda. Aquel plan le parecía bien mientras él la acompañase, aun estaba con miedo de volverse a topar con aquella chica, pero también quería estar más tiempo con aquella personita que podía decir que apreciaba tanto ya.

Solo intento ponerse de pie, sus piernas se sentían entumecidas, con un ligera sensación de pequeños piquetes fríos en la piel de sus piernas, pero una vez que las movió un poco ese dolor se fue disminuyendo, sin embargo no reaccionaron tan rápido como pensó y termino por doblarse un poco, apoyándose en el pelinegro, avergonzándose inmediatamente por terminar de nuevo apegada a su cuerpo,

-Estoy bien…- respondió a su pregunta de preocupación, pero la verdad es que las piernas le dolían un poco por el frío, aquella sensación de piquetes había aumentado exactamente en sus rodillas y dedos de los pies, se quedo mirando unos segundos sus piernas notando como parecían no tener mucho color, su piel era muy clara pero no tan pálida, seguramente sería el último sitio en recuperar el oxigeno bien, quizás descansando un poco más. Pero de pronto sintió como el joven apoyaba su mano en su espalda, y otra detrás de sus muslos, cuando menos lo espero ya se encontraba siendo levantada del suelo con cuidado, alzando las cejas con sorpresa sin quejarse en realidad, sonrojándose después de darse cuenta de la extraña situación, sin embargo se sentía tan cálida entre sus brazos que no era incomoda la posición, nadie nunca la había cargado así.

-G-gracias… - murmuró avergonzada de que sintiese su peso, en verdad era como un príncipe siendo tan caballeroso al mismo tiempo de que era tan lindo físicamente, apenas podía creer de que existiese aun personas como él.
Solo se acomodo en sus brazos un poco, acomodando su falda de forma disimulada, notando como se dirigía hacia las taquillas del sitio para pedirle después que buscase ahí sus lentes,

-¿Aquí?... ¿puedes ver bien sin ellos?…- preguntó curiosa estirándose un poco para buscar en una de las taquillas donde parecía haber algo dentro, sacando de ahí un estuche donde seguramente estarían dentro los anteojos, sacándolos con cuidado de ahí dentro –D-dejare el estuche dentro junto con tus cosas… creo que estarán bien aquí… - avisó prestando atención de que también dentro de la taquilla había un pequeño bolso seguramente con ropa del pelinegro, además ella también tenía que volver por sus zapatos, no podía dejarlos ahí, sería extraño para la persona que le tocase limpiar.

-…¿p-puedo ponértelos?...- preguntó después con los anteojos en manos observándolo un poco sintiéndose avergonzada con aquella cercanía, sin esperar una real respuesta pues ya estaba extendiendo las patillas de los lentes, acomodándolas sobre sus orejas dejando que su cabello pasase un poco sobre ellos, rosando sin querer un poco la piel de su rostro, sintiendo como sus mejillas ardían un poco pero no se retiro hasta que quedasen bien acomodados –Listo… v-vamos…- murmuró cuando acabó acomodándose un poco entre sus brazos, ocultando su rostro de su mirada por el momento pues seguramente se daría cuenta del calor en sus mejillas.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Human After All {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Lun Nov 25, 2013 7:12 pm

Al ver que no parecía ser capaz, al menos de momento, de caminar por sí misma, decidió tomarla entre brazos para así llevarla él mismo hacia la enfermería. No podía negarse a sí mismo que le avergonzaba ligeramente aquella situación, pero no parecía haber más remedio mientras que las piernas de la muchacha no recuperasen sus fuerzas; después de todo era natural que se sintiese tan inestable cuando había estado tan cerca de la muerte… de ya no volver a despertar. ¿Lo había estado? Podía saberlo, podía suponerlo a causa de lo que le había costado lograr que su sistema respiratorio volviese a funcionar, no había sido sencillo, pero él seguía siendo bastante humilde con ello… ¿lo que cualquier persona haría? No sabía a decir verdad si eso era correcto, más bien, sabía que no, pero sabía que eso debería ser lo correcto.

La miro unos segundos ahora tan cerca de su rostro, volviendo a desviar la mirada, y es que estaba ahora más cerca de lo que había podido estar antes, incluso en esos minutos en que había permanecido abrazada a su piel. Le escuchó un suave y sencillo “gracias”, y curiosamente su piel se erizó ligeramente, intentando ignorar esto para solo caminar hacia las taquillas en donde le pidió a la que llevaba en brazos que buscase sus lentes.

-Puedo ver… pero bastante borroso, no sería conveniente ir hasta la enfermería en esas condiciones…-explicó como respuesta a la pregunta de la pelinaranja mientras ésta se estiraba buscando los lentes dentro de la taquilla en la que él mismo los había dejado minutos atrás-… pero es conveniente ir lo más rápido posible, así que de momento es lo único que necesito. -agregó, se resignaría a tener que caminar por los pasillos solo con su traje de baño, era mejor no pensar en ello de momento, no podía arriesgarse a que la chica terminase sufriendo una hipotermia; ya de por si podía sentir como su cuerpo aún seguía bastante fresco, a pesar de que su piel estuviese poco a poco recuperando su color natural.

-Si déjalos ahí, más tarde regresaré por ellos. –le indico para después escuchar aquella pregunta, entreabriendo sus labios nuevamente para responder, sin embargo antes de que pudiese emitir sonido alguno, ella ya se encontraba colocando las patillas de los lentes sobre sus orejas, sonrojándose ligeramente al sentir el suave roce accidental de los dedos ajenos sobre su piel-… g-gracias…-susurro mientras observaba como su visión se hacía ahora totalmente nítida, pudiendo verla tan claramente ahora; la imagen que se había hecho de ella no era para nada errónea, quizás por haber estado tan cerca había podido captar con mayor detalle las delicadas facciones de su rostro. Era hermosa, delicada y femenina; su blanca piel tenía un aspecto tan terso y suave… y lo era, podía sentirlo en sus manos, y lo había sentido en el momento en que había unido sus labios a los de ella para brindarle los primeros auxilios. No, no era momento de recordar aquello, solo lograba dejarlo ligeramente nervioso, y no supo cuantos segundos se quedo allí en silencio observándola, comenzando a caminar finalmente cuando logró desviar su mirada hacia la salida.

Una vez hubo salido al pasillo, tuvo que mirar hacia adelante para ignorar las miradas de las demás personas que por allí circulaban, por suerte no eran demasiadas; lo que menos quería era llamar demasiado la atención. Caminó en silencio hasta que finalmente llegó a la enfermería, en donde la mujer que allí trabajaba, equipada con su característico traje blanco los recibió de forma inmediata pidiéndole al joven que la colocase en una de las camillas. Una vez la hubo depositado, y mientras la enfermera le daba a la chica unas toallas para secarse y buscaba luego lo necesario para atenderla, el japonés le explicaba el procedimiento que había seguido y su diagnóstico personal, recibiendo al final un pequeño agradecimiento por parte de la mujer. Había actuado justo a tiempo y de forma correcta, la mujer de unos cuarenta y tantos no se guardó para sí el pequeño elogio a la rapidez de acción del pelinegro.

-Ten más cuidado la próxima vez…-dijo a la muchacha mientras le dedicaba una pequeña sonrisa, pasando su mano por la coronilla de ésta, despidiéndose finalmente de la chica. Posiblemente ya no volvería a saber de ella dentro de aquella enorme universidad tan poblada, pero le dedicaría sus mejores deseos. Con una leve inclinación y despidiéndose formalmente de las dos mujeres, el japonés dejó la enfermería para recorrer el mismo camino por el cual había llegado, aún necesitaba ir en busca de sus cosas. ¿Nadar? Suponía que ya no haría tal cosa, si lo que buscaba era despejarse del cansancio que no le permitía utilizar su mayor potencial en la redacción de aquel informe, al menos después de todo lo sucedido, sabía que podría acabarlo estando lo suficientemente despierto para no perder la concentración que requería una importante tarea como aquella.


Tema Finalizado

Volver arriba Ir abajo

Re: Human After All {Tokuro}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.