「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Miér Mayo 27, 2015 7:35 am.
「LAST POST」
Últimos temas
» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Hoy a las 5:06 pm por Zhao Wang

» Registro de Identidad
Hoy a las 3:19 pm por Giannluca Sorokina

» Fraternidades & Dormitorios
Hoy a las 3:17 pm por Giannluca Sorokina

» Registro de PB
Hoy a las 3:11 pm por Giannluca Sorokina

» Clubes de la SNA
Hoy a las 3:05 pm por Giannluca Sorokina

» Giannluca Sorokina ¡Llamadme Luca!
Hoy a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» SOROKINA♥LILIYA ID
Hoy a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Hoy a las 2:00 pm por Erika Singer

» Yopparai da! (Priv. Shun)
Ayer a las 5:19 pm por Kohaku Koyama

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Simples consultas {Aimeé}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Simples consultas {Aimeé}

Mensaje por Jean Paul David el Jue Mar 13, 2014 10:45 pm



Simples Consultas

Facultad de astronomía de la SNA.
Aulas {A12}.
03:56 pm.


Allí estaba entonces, entre los típicos movimientos a los que, de alguna u otra manera, ya comenzaba a acostumbrarse, se volvían hábitos, tan familiares como los rostros que veía ahora en esa aula mostrada en escalafón; sus alumnos, personas a las cuales debía orientar de la mejor forma posible en su camino a ser astrónomos. Sí, era eso y, además, de camino entre las maravillas de la astrofísica, intentaría pasar ese amor por la materia, por la colegiatura, que notaba hacía falta en breve empujón para alguno que comenzaba a preguntarse por qué había escogido esta carrera.

Justo ahora tenía un par de meses en este continente, en esta nación, ciudad y, en consecuencia, en la universidad como tal. Alki Strait había resultado ser un lugar encantador, con vistas impresionantes del cielo y, en fondo de la universidad, con una gama de estudiantes tan variada como interesantes. Era su prueba y lo que más amaba: poder traspasar sus conocimientos a nuevas fuentes.

Justo hoy apenas comenzaba con el contenido que daría pertinencia al tercer examen, ese que sería un tanto más tedioso y muy práctico, con tantas formulas por explicar que se e había ido la clase entre hablar de ellas y dejar un espacio a ocio, ese que jamás podía faltar si esperabas que un chico de entre diecisiete y veinte años prestara atención en una clase que combinaba amplias gamas de teoría con otra gran cantidad de números y formulas complicadas.

Simple razonamiento que muy pocos comprendían hasta ahora.

La estructura y evolución estelar tenía su punto, entre las ecuaciones de estado y el breve recuento hacia la química para rozar los gases ideales, bueno, era un dolor de cabeza entero para aquellos que, sumado, tenían asignaturas como el cálculo o la pura física en sí. Una lastima… saber que aquel tabú creaba tan amplios temores en los cerebros de ahora.

Sonrió de medio lado al momento en el que terminaba de recoger sus marcadores; la clase había terminado y, la mayoría de los alumnos en el aula comenzaban a  guardar sus cosas, algunos ya se perfilaban para consultar, como siempre.

Jean generalmente se quedaba una o dos horas dando asesoría a los alumnos de todas sus sesiones, tanto de Astrofísica I como la II, y eso lo hacía cuando, como ahora, rozaba el último de sus turnos en aula.

Al terminar apenas de cerrar el pequeño forraje que guardaba su borrador y rotuladores acrílicos, se vio rodeado de personas, más que todos esos que llevaban sus cuadernos y lapiceras en la mano, donde pedían aclaratorias sobre el equilibrio hidrostático, transporte de energía, ecuaciones estelares y otras cosas sin demasiado sentido viniendo de universitarios. Sonrió de nuevo, tal vez este era el único lugar donde se permitía ser él mismo.

Unas cuantas palabras, eso era lo que siempre le parecía, en tono claro y sensato, respondiendo dudas y viendo como, poco a poco, el número de chicos disminuía. Hasta que, por cosa de veinte segundos, no escuchó nada más. Dio la vuelta para estirarse y sonó aquellos “agallones” en su cuello.

Hoy es jueves…—, susurró para sí mismo, como si le fuera necesario recordar algo con eso, —tal vez sea hora de cenar afuera—, de nuevo, en tono quedo y volumen común, se dijo mientras lo articulaba, aquel con buen oído podía escucharle.

Alzó algo los hombros y se desperezó con ganas, a veces estar de pie por cuatro horas seguidas –dos para cada una de las dos secciones que había atendido hoy- era cansón y algo malo para la salud de sus piernas y su espalda. Mas era un sacrificio que valía la pena, eso lo habían demostrado las evaluaciones que llevaba hasta ahora: dos exámenes y una cita práctica, nada del otro mundo, pero, para el castaño rubio, era la prueba de fuego.

Después de todo, a pesar de seminarios y conferencias, era la primera vez en su vida que se plantaba en un salón de clases, con una matrícula y con chicos que vería por seis meses o un año; estaba nervioso, lo estuvo el primer día con cada sección, pero –y agradecía al cielo- con el paso de los minutos, las horas y los encuentros tanto dentro del salón como en las consultas, se había relajado, asentado y comenzado a dejarse ver como era de verdad.

Y… sí, también podían destacarse ciertas cosas, personas… esas que le fueron acompañando desde que salió de su hogar en Inglaterra, lo primero cuando llegó a Alki, s asesor en incluso algunos de sus estudiantes. Sí, ellos eran su mundo, realmente lo eran, y no debía ser más que eso, ¿verdad?, nada como repetir lo que una vez vivió, aunque eso le costase mucho.

Sí, aquel trabajo era su fascinación, pero, ahora que estaba solo en el silencio del salón –o eso creía- no podía negar que también se le daba una paz tremenda.
Jean Paul David
avatar
Edad :
25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Simples consultas {Aimeé}

Mensaje por Invitado el Lun Mar 17, 2014 12:09 am

Simples Consultas
Con:Jean Paul David // En: Salón de clases // Hora:3:56 PM



La semana había sido ruda; definitivamente pocos o casi nadie habrían sido cómplices de tan compleja y gravitacional monta.Nosotros, todos los estudiantes, eramos los pequeños destellos en el cosmos de la vida, tratando de ganarnos por un pequeño hilo de piedad, un lugar en este que conocíamos como nuestro universo.¿Complejo? , no tanto como lo que comenzábamos a ver en las clases, y aunque eran por mucho el primer paso, no dejaban de llenar de ciertos temores a nuestros fantasmas internos. ¿realmente sería esto mi punto? ¿Estaría bien enfocada? y así uno tras otro, sobre el universo, sobre sus estrellas, números y fórmulas que se paseaban por el pizarrón, moviéndose, llenándolo, con palabras nuevas en los oídos que resultaban ser menos que música y más que un simple hola, más que un simple susurro, y seguían, y seguían, hasta que nos invadía un terror cósmico y tus pies te detenían, por que te entraban unas ganas de saltar por la ventana con la idea infranqueable de que serías sostenido por el hilo rojo del destino que nada tenía que ver con lo que ahora mismo debíamos aprender en nuestras cabezas, o quizás si. Y, como fuera, quizá eso no era todo lo que me angustiaba.

Me despertó el movimiento repentino del compañero a mi costado y los libros siendo recogidos por sus respectivos dueños. Un movimiento más para desperezarme y no por que estuviera propiamente dormida, sino por que me había perdido los últimos doce minutos de la clase cavilando, perdida en mis mundos de ensoñación por los que siento una atracción natural e inevitable. Soy propensa a no tener mucha destreza a la hora de ser sorprendida por detalles de este estilo, donde repentinamente el tiempo se detiene y te enteras de que la case se acabo y no solo eso, sino que mientras tu soñabas despierta, el profesor acaba de explicar una formula importante, a la que no te costaría mucho trabajo estudiar en clase y comprender, pero, es mucho más sencillo preguntar, aunque seguro recibas una pequeña reprimenda por la falta de atención.

¿Es necesario que se entere el profesor de tu falta de cautela? me lo pregunto dos veces y veo como se arremolinan en su cobijo, aclarando dudas. Respiro. Ahí esta el, con su paciencia infinita como las estrellas, tan apacible, tan calmo, aclarando a su decena de párvulos los más ridículos cuestionamientos.

Termino de acomodar los bolígrafos en su caja correspondiente. La libreta y el libro ya están dentro del bolso que llevo siempre conmigo dentro de las instalaciones escolares y, a pesar de lo poco que he considerado tardar, soy la ultima en salir. Camino a la puerta de salida ya que el salón esta solo, o casi solo, por que queda el.

Sí, el y su mundo, en su esfera particular, en su virtud de hacer que la clase más tediosa pueda ser simplemente única y entretenida.

La oportunidad de cuestionarle sobre mi duda, aún si debo confesarme, se me pinta de frente. Es tambien, aún si me cuesta admitirlo, la oportunidad de mirarlo de frente, sonreirle y sentir que me pone una atención diferente. Convencerme de que aún si ignorara lo que significa para mi, yo no soy indiferente para el.

Y vuelvo sobre mis pasos. Tranquila, emulando su calma.

-¿Profesor?-

Le llamo y creo que se ha sobresaltado. Seguramente el creía que ya no había nadie en el aula.

-Puedo...¿puedo hacerle un cuestionamiento sobre la clase?...es una simple consulta-

murmura con una sonrisa suave.


Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Simples consultas {Aimeé}

Mensaje por Jean Paul David el Lun Mar 17, 2014 7:08 pm



Sí… tal vez podría comenzar a ponerse ciertos límites a la horade seguir su día a día. Ahora simplemente estaba en casa, salía a eso de las siete a diario para ir al trabajo, porque claro, tenía una clase todas las mañanas y luego se dirigía al observatorio, para integrarse al equipo de investigación de fenómenos astronómicos en el que trabajaría  como corrector de informes. Sí, él prefería mil veces mirar a través de un gran telescopio, pero para eso se necesitaba tiempo, pasar más tiempo en este lugar e ir escalando. Las cosas en la vida jamás eran gratis.

En sus clases las cosas iban con normalidad, se esforzaba más en las clases de primera y última hora, para ellos debían ser las más tediosas: cuando te levantabas temprano y ya querías marcharte. Se dejó ser él mismo y, en ese momento, cuando aún estaba completamente perdido en sus pensamientos, sintió algo así como… una presencia, era una manera bastante subjetiva de decirlo, pero era lo que se le venía a la cabeza.

Y, sin embargo, no le hizo caso o, mejor dicho su cerebro echó eso de lado para ponerle de frente el factor de “¿qué hacer un jueves por la noche’”, tendría el día viernes libre y, así, el resto de la semana para preparar el resto de sus cosas.

Sí, necesitaba ir al centro comercial a abastecerse de alimentos, algo más de ropa y ciertos asuntos necesarios para un hombre en toda su regla, cosas que ni siquiera valía la pena nombrarlas.

« ¿Profesor?»

La palabra, la pregunta,  le sacó por completo de sus pensamientos y, juraría, sintió un temblor recorrerle la espina dorsal en cuestión de segundos; esos en los que se volteó, como quien no quería la cosa, y respiró hondo al dar en cuenta quien era la dueña de aquella fina voz.

Eh… lo siento, creí que ya no había nadie—, sonrió medianamente acentuando sus verdes ojos en ella, una dama de cabellos castaños rojizos y con muy buen porte, — ¿qué se te ofrece?—, le cuestionó con la simpleza de una piedra bien esculpida.

Algo que tenía Jean, era que solía ser bastante delicado y respetuoso con sus estudiantes, con las chicas tal vez más que los chicos, y con algunos de ellos también, tal vez le traían esos recuerdos de cuando él mismo era estudiante y las había pasado tan verdes como el color de su flor preferida.

Luego de escuchar su cuestión acomodó sus anteojos con cuido de no pegar sus huellas digitales a ellos, después serían bastante molestos de limpiar y acondicionar. Entrecerró el mirar y se perfiló más a la presencia de la muchacha, haciendo eso al dar un breve pero sonoro paso hacia adelante, quizás aupado en tanto ruido por el solitario ambiente en el cual se encontraban.

¡Oh!, claro…—, fueron sus primeras palabras en respuesta, de nuevo armando esa sonrisa que se le salía sin querer: esta damita estaba interesada en la clase, lo cual –casi sin controlar-  animaba al muchacho mayor. — ¿qué deseas preguntar, Aimeé?, ¿hay algo que no entiendas?—, el par de preguntas salió como la nada.

Realmente hoy solo estaba dando algo así como una introducción, haciéndoles copiar toda la teoría con la esperanza de que, en medio de la vida de universitarios rebeldes, leyeran un poco de esta para que, al martes siguiente, estuvieran listos al momento de hacer los ejercicios, los cuales solo irían de lo más “sencillo” a cosas que les harían dudar, pero, ese era el secreto de la docencia: para algo estaba el bendito profesor en todo este inclemente mundo de extrañas variables.

Ladeó solo un poco su cabeza, arreglando la pose de su cuerpo a una menos formal, después de todo ya no estaba en periodo de clases, y aguardó el cuestionamiento que tuviera para hacerle aquella dama que no era otra que Aimeé, una de sus alumnas, con quien más había compartido en todo este tiempo de consultas y atenciones. Ella parecía estar bastante interesada en la materia, lo cual, para un tipo de su carácter, era encantador.
Jean Paul David
avatar
Edad :
25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Simples consultas {Aimeé}

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 08, 2014 11:08 pm

Estaba segura de que el profesor Jean respondería hasta la más estratosférica duda, que no me sorprendió en absoluto la calma con la que accedió a hacerlo. Con una sonrisa muy tranquila abrí con cuidado mi libreta en su escritorio, buscando la ultima hoja escrita, retrocediendo una más en busca del ejercicio que no había comprendido del todo y, en cuanto mis ojos dieron con aquello que me resultaba tan complicado, lo señale con la punta de mi lapicero metálico. 

-No comprendo el por qué, si todo lo demás lo he entendido perfecto, pero aquí, justo en este punto..-

Y al señalarlo, estoy tan cerca de el que golpeo ligeramente su brazo. Lo miro de reojo e intento no parecer muy obvia, por que no es como que quiera que note mi colación a por el. Paso aire, recomponiendome en el acto, más rápida que de costumbre.

-En este punto pierdo todo enlace, es decir, no encuentro ni pies ni cabeza a la lógica de lo que esta escrito y estoy segura que algo debo haber entendido mal u omitido, así que, si me hiciera el gran favor de explicármelo, le aseguro que trataré de no volver a perderme nada de lo que explique en la clase-

Respiro. ¿Sueno convincente?, no lo sé y tampoco es como que importe mucho. No me molestaría quedarme después de cada clase y preguntarle sobre todo y sobre nada con tal de tener un mínimo instante de conversación con su persona. Y lo miro, como esperando que empiece a explicarme en cualquier momento, pero quizá lo miro con demasiada insistencia y eso tampoco me preocupa.No se podría perder nada con mirarlo así por que, vamos, no es como que me lo este comiendo con la mirada o le haya dicho algo que le haya molestado su espacio personal. La discreción es algo que se me da bien, hasta que pierdo la cabeza por determinada situación, determinada situación como la que tengo presente. Un hombre con una inteligencia irrefutable, un porte intachable y palidez en el rostro. Sus ojos tienen el brillo místico de las mismas estrellas y su cabello, es siempre tan brillante como el resplandor del cristal con el que se maneja el telescopio, fiel amigo de quien estudia mi carrera.


No puedo recordar bien desde cuando comenzó toda esta tortura mental en la que se aparecía como una necesidad vital en mi cabeza. El y todo lo que le rodeaba, su voz, su sonrisa, su ego, su clase, hasta la más mínima manía que tenía por moverse el cabello cuando alguien imploraba corregir a su persona lo que para otros era un minúsculo error. Siempre había pensado que no tenía cabida en este Universo la perfección que yo encontraba en el. Otras veces solo pensaba que estaba exagerándolo todo demasiado y después, no había nada, por que mi mente quedaba en blanco para debatir entre perderme con el o con lo que me decía. Su clase era sin lugar a dudas la razón más fuerte para seguirme esforzando en la carrera.

-Se que resulta una completa tontería, es decir, parece más sencillo que todo lo demás, pero, es por eso que me frustra tanto no comprenderlo, así que, de verdad, aunque me apena mucho preguntarle, no me sentiré agusto hasta comprender bien el ejercicio-


pienso que hago bien en preguntarle, por que almenos así quizá note un poco del interés que le profeso y me pregunto, si seré la única o entre los millones de individuos que existen en el mundo, alguien más siente su corazón latir acelerado como la propulsión de un cohete cuando el esta cerca. Paso aire, y ahí esta, en mi pecho, el maldito delator. Y entonces entre que pongo la atención y me concentro en olvidar mis divagaciones, caen de mis manos el resto de los libros. Es entonces cuando pienso que no estoy en mi cosmos. Y estoy apunto de agacharme para recoger mi desastre.

-¿Lo ve?...mi cabeza no funciona en equilibrio cuando algo no puedo comprender...¡Y es que su clase es siempre tan sencilla!..no..no puedo entender...por que no...entiendo esto..que parece tan...simple-
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Simples consultas {Aimeé}

Mensaje por Jean Paul David el Dom Mayo 11, 2014 5:10 pm

Aguardó con pertinencia el momento en el que la dama comenzó a buscar lo último escrito en su libreta, para alguien como él siempre era un eterno placer ayudar a sus alumnos en cuanto a la materia se refería, aunque… si ellos necesitaban alguna especie de consejo, el rubio no era nadie para no proporcionárselos. Entonces se concentró en el cuaderno cuando ella se lo señaló, allí estaban perfectamente escritas todas las formulas que había copiado, con sus pasos y notas prácticas, pero claro, había un pequeño problema dentro de ellas.

Sintió un ligero roce en su brazo y, por un momento, se preguntó que había sido el leve choque con el que su cuerpo le había respondido mentalmente, pero decidió dejarlo de lado, no era momento de pensar en su propio sentir, no, debía sacar a esta dama de las dudas, es decir, para cosas como esta era que le habían contratado.

Examinó nítidamente todo el contenido desde la primera parte, el orden de los factores solía afectar el producto cuando hablaban de leyes y de constantes, que era más que todo lo que se veía en esta unidad, en este tipo de ecuaciones que, para varios, podrían parecer demasiado problemáticas.

No debes sentirte mal… a veces lo más simple es lo más complicado—, dijo bastante sereno, intentando llevar esa calma a la ligeramente exasperada muchacha, exasperada desde el punto de vista suyo, donde parecía tan preocupada por esto, suerte que él estaba allí, o algo así.

Su dedo encontró, con cierto recelo, el problema, dejando algo de lado lo demás que venía pensando, entonces chascó con la lengua y bufó con una completa tontería en su rostro.

Lo que pasa es que… olvidaste copiar las unidades de medida entre estas dos y la magnitud que acompaña a esta unidad—, señalo algo de forma clara en el cuaderno, —al convertirlas… es claro porque todo fue un desastre—, susurró.

De improviso, como todo, tomó la lapicera que tenía en las manos la dama y borró parte de la ecuación, para copiarla en perfecto tamaño y con todos sus detalles, cerciorándose de que todo lo demás estuviera en perfecto estado, de lo contrario sería difícil para ella estudiar en su momento.

Fue cuando, en medio de esa clase de silencio, escuchó algo caer, fueron los libros que estaban hasta ahora en las manos de la muchacha, espabiló, ella se estaba auto culpando justo al instante en el que él bajaba para tomar uno de los textos, y sintió el roce de la mano ajena, sus orbes verdosas le miraron y negaron con una sonrisa comprensiva, sin prestar atención a ese roce, no cuando tenía a una estudiante al frente.

No digas eso, es un accidente—, habló, aún agachado allí, sosteniendo un libro, —además, apenas hoy es la primera clase de este tema, no debes presionarte tanto—, siguió, realmente era eso y más, —y, si no entiendes algo, puedes venir a preguntarme, para eso estoy ¿no?—, lo dijo en su taciturnidad normal, pero con amabilidad.

Conocía este tipo de cosas. En la vida de todo universitario que estudiaba ciencias y mucho cálculo siempre había un momento en el que se preguntaba para qué rayos estaba haciendo algo, por qué sería que no entendía aquello, y en ese momento era donde los profesores, aún atendiendo a cien o doscientas personas, debían dedicar algo de tiempo a cada uno.

Pero, esa era solo su forma de ver las cosas, desde la experiencia, así que… no estaba para nada seguro de que a otros profesores les naciera el mismo tipo de pensamiento.
Jean Paul David
avatar
Edad :
25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Simples consultas {Aimeé}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.