Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Hoy a las 2:46 pm por Erika Singer

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Vie Sep 22, 2017 3:18 pm por Kohaku Koyama

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Sep 21, 2017 5:46 pm por Zhao Wang

» Three // Privado: Elizabeth
Jue Sep 21, 2017 12:56 pm por Minato Hamilton

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

» New life [Priv. Gabriel, Giannluca]
Mar Sep 12, 2017 5:38 pm por Liliya Sorokina

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Ignition -priv. Rowan-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ignition -priv. Rowan-

Mensaje por Brandon E. Wingfield el Sáb Mar 22, 2014 7:41 pm


Ignition.

Ciudad de Alki Strait
Área residencial
Sábado, 10: 15 AM

Fachada del edificio
Estuche de la guitarra
Apariencia de Brandon


Veía los altos edificios pasar, unos tras otro, puerta tras puerta, tienda tras tienda, persona tras persona y grupos de ellas; cada vez que el automóvil en el que viajaba se detenía en un semáforo, el castaño aprovechaba para intentar memorizarse los nombres y ubicaciones de las calles, después de todo desde aquel día recorrería aquella ciudad seguramente muchas veces… durante mucho tiempo. Durante el tiempo que permaneciese estudiando en la academia y… viviendo con él, su medio hermano del cual apenas conocía el rostro gracias a una fotografía que su tía le había enviado. ¿Quién lo diría? ¿Quién diría que tenía un medio hermano y que vendría a enterarse de su existencia a los 19 años? Más aún… a causa de aquella odiosa enfermedad contra la cuál nada podía hacer él solo; a causa de aquella odiosa enfermedad que lo dejaba dependiendo de aquel desconocido para poder garantizarse un futuro.

Dejó escapar un pesado suspiro entrecerrando los ojos mientras su cabeza descansaba sobre el dorso de su mano ¿Cómo pudo su madre ser capaz de tal cosa? Aún le costaba creerlo, aún le costaba aceptarlo, más sin embargo sus tíos habían corroborado aquella historia, así como también lo corroboraba el hecho de que aquel primo llamado Rowan, el cual ahora debería ver como hermano mayor, nunca se hubiese presentado con ellos ni siquiera en las reuniones familiares. “I hate feeling like this. I´m so tired of trying to fight this. I´m asleep and all I dream of is waking to you…” recitaba la canción en sus oídos casi como si describiese lo molesto que podía llegar a sentirse con todo aquello, sin embargo no le quedaba más que solo seguir aquel ridículo plan que su tía había propuesto con la esperanza de que diese algún tipo de resultado. Aún así no tenía idea de porqué aquel joven había aceptado todo aquello incluso desconociendo de la enfermedad que al castaño aquejaba. Quizás al conocerlo entendería porqué, o al menos eso llegaba a suponer.

Finalmente llegaba a destino, el coche se detuvo frente a un edificio de unos escasos 3 pisos, pero de aspecto moderno y lujoso; Brandon alzo su vista ante el primer pantallazo, si cada piso era un departamento podía suponer que el hogar de aquel hombre era bastante amplio y cómodo, lo suficiente como para que ninguno de los dos se sintiese incómodo con la presencia del otro. Se acercó entonces al chofer del taxi para pagarle y luego ayudarle a bajar su maleta, sacando luego el estuche de su guitarra que había viajado a su lado en la parte trasera del taxi; una vez tuvo todo volvió a alzar la vista como si quisiese grabarse aquella fachada en la mente y cuando la canción llegaba a su fin, metió la mano al bolsillo de su pantalón para sacar su móvil y apagar el reproductor, dejando escapar un pequeño suspiro para bajar los auriculares hasta dejarlos colgando de su cuello y colocando el estuche de la guitarra en su espalda, tomar su maleta y caminar hacia la puerta del edificio sin demasiado apuro.

Una vez en el interior camino hacia el ascensor y lo llamó esperando tranquilamente a que este bajase, observando nuevamente la pantalla de su móvil, eran las 10: 20 AM y Brandon llegaba a su nuevo hogar, en donde incluso el interior del ascensor se veía bastante lujoso. Ingresó en él y presionó el botón; al tercer piso debía ir según le habían indicado. Al llegar hallo un pequeño pasillo y una sola y única puerta a la cual se acercó cargando con sus cosas, dejando la maleta descansar en el suelo mientras alzaba una mano a tocar el timbre. ¿Cómo sería aquel sujeto? Pronto lo descubriría. ¿Cómo se llevaría con él? no tenía idea, pero sabía que dependiendo tan ridículamente de su persona, debía dar su mayor esfuerzo para que las cosas marchasen lo mejor posible.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ignition -priv. Rowan-

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 22, 2014 7:46 pm

Había tenido frecuentes dolores de cabeza desde que en una reunión familiar su madre le había pedido aquel favor especial, el cual no acepto a primeras. ¿Y por qué no vivía con sus padres? No, necesariamente debía vivir con él, después de todo Rowan era un hombre soltero, en una apartamento con bastante espacio por que así le gustaba. Con tres habitaciones, perfectamente tendría espacio para dejarle una a su medio hermano Brandon.
 
En algún momento el rubio-anaranjado se sintió como un niño perdido en sus pensamientos, no le gustaba, no lo conocía pero sabía bien que le iba a recordar a Madison, aquella mujer que todos estos años simplemente obvio de su presencia, de su existencia con una mentira ante la familia. Le causaba repulsión de solo pensar que se acordó de él por Brandon. 
 
Suspiro, mientras se recostó en el sofá y paso sus manos al rostro. Dejándolas ahí, tapándose los ojos, evitando que aquel dolor de cabeza prevalecía; era extraño. Él era un hombre de 26 años, y se sentía como un adolescente perdido en sus decisiones. ¿Odiaba a Brandon? No, no lo hacía. ¿Le desagradaba? Tampoco. ¿Lo veía como hermano? No, ese era parte del problema. No lo iba a ver como hermano, por más que su madre le hubiera pedido. Él tenía un hermano, y no había más puestos para hermanos. 
 
¿Lo veía como primo? Ciertamente tampoco, apenas lo conocía de nombre y por una foto que su padre le había entregado en la reunión.  La foto, abrió los ojos y se levantó para sacarla de su billetera, se le quedo observando. Era un tipo bien parecido, Row hasta podría pensar que era guapo. 
 
Una sonrisita se mostró en la cara del estadounidense; ¿acaso realmente será guapo? Se le quedo mirando la foto con concentración, para volver a suspirar dejar la foto de lado mientras volvía a recostarse, esta vez mirando el techo de su apartamento. 
 
Había contratado un diseñador de interiores para adecuar el cuarto que se iba a hospedar por los siguientes años su primo legalmente, su medio hermano biológico. Él iba a ser parte importante de su vida ahora, ciertamente iba a convivir juntos aun cuando Row le gustaba vivir solo, ni sus parejas se quedaban mucho tiempo en el departamento. 
 
Observo el reloj de su muñequera, las diez y quince del sábado, debería pronto escuchar el toque de la puerta de su apartamento. Se levantó y camino hasta la puerta quedando recostado en una de las pared de los costados. Acomodo su ropa, se había vestido para la ocasión, bueno realmente Row siempre andaba bien vestido aun cuando solo estaba en casa. 
 
Cuando escucho el toque de la puerta, se le quedo mirando. Ahí estaba la persona que cambiaría el mundo de Row por completo. ¿Cómo será vivir con alguien? ¿Alguien que ciertamente no conoces? Ni él sabía la respuesta ante eso, simplemente abrió la puerta quedando al frente del tipo. 
 
Primeramente lo recorrió con la mirada antes de sonreírle ampliamente. 
— Hola, chico — comento unos segundos después, aun cuando Row prácticamente se encontraba frustrado con la situación no significaría que lo tratara mal. — Te estaba esperando, pasa adelante y cierra la puerta —menciono empezando a caminar hasta la sala de estar. 
 
— ¿Cómo te fue con el vuelo? — pregunto antes de sentarse en uno de los sofás, observándolo, analizándolo un poco. Necesitaba un buen asesor de imágenes, su cabello era bonito, su mirada era ¿gélida? Un hermoso tono de ojos, buena altura no más que la de él, parecía ser un sujeto recto y guapo, más atractivo que en la foto de eso si estaba seguro Rowan. — Siéntate no seas tímido, de igual modo vivirás aquí por un buen tiempo — lo dijo en son de broma. — Luego te mostrare y te daré un recorrido por el apartamento, además de ciertas reglas — comento con falsa seriedad ya que luego simplemente sonrío con suavidad. 
 
Se quedó en silencio unos segundos, como si tratara de buscar las palabras o formas necesarias para tratarlo. Y otra parte de él, pensaba en lo atractivo que en realidad era en persona, se mordió ligeramente el labio antes de volver a hablar. 
— La situación es poco incomoda, lo sé. Pero empecemos por lo básico — extendió su mano hacia él — mi nombre es Rowan Anthony Lowell, mucho gusto. 
 
Y con eso, ese era el primer paso para empezar una convivencia.


Off Datos. El apartamento tiene un estilo moderno, colores principales negro, gris y rojo:

Plano de la casa:
Cocina:
Mesa frente la cocina:
Sala. La ventana que se ve, es la que da a la Terraza:
Terraza, tiene techo:
Ropa de Rowan:


Última edición por Rowan Lowell el Sáb Mar 22, 2014 9:34 pm, editado 1 vez
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Ignition -priv. Rowan-

Mensaje por Brandon E. Wingfield el Sáb Mar 22, 2014 7:50 pm

Al subir al ascensor permaneció con la vista fija en la puerta, escuchando la tintineante canción de fondo que sonaba dentro de aquel pequeño cuadrado no tan pequeño después de todo, era como un edificio de lujo y sumamente cuidado; podía notarlo en cada detalle y en cómo no había ni un mínimo rastro de polvo ni siquiera en la más mínima ranura o recoveco. Sería un lugar agradable para vivir, ciertamente, o al menos era lo que esperaba el castaño.

Al llegar a destino alzo nuevamente la maleta que había dejado descansar en el suelo y caminó hasta la puerta, un trayecto no muy largo pero tampoco muy corto, se detuvo frente a esta y dejó escapar un pequeño suspiro antes de volver a dejar la maleta para tocar el timbre mientras acomodaba en su hombro la tira de la cual colgaba el estuche de su guitarra; aquel preciado instrumento que no había dudado en llevar consigo, muchas veces, ella era la única capaz de calmarle como era debido.

Escuchó como el timbre sonaba dentro del departamento y unos pasos acercándose a la puerta ¿le estaría esperando acaso? ¿Se habría tomado ese tiempo? Al parecer así había sido puesto que la puerta se abrió muy poco después de que quitase el dedo del timbre… y allí estaba él. Brandon alzó la vista hacia los ojos azules del que ahora debería ver como su medio hermano, ese primo que jamás había visto en persona, pero que tenía motivos muy válidos para alejarse de esa forma, al menos de su parte de la familia.

Lo miró unos segundos, era alto y macizo, bastante más que él; no se parecían en nada ciertamente, cualquiera que los viese juntos jamás podría esperarse que tuviesen algún tipo de parentesco tan cercano… o ¿medianamente cercano? Observó su sonrisa, sus rasgos eran amables, se aliviaba de eso en verdad, lo que menos querría era tener que vivir con alguien de mal carácter o que no soportase su presencia… aunque en realidad, lo cierto era que no tenía idea de que pensaba el rubio al respecto de toda la situación que les tocaba vivir.

-Con permiso…- solo dijo muy suavemente luego de que el otro le saludase invitándole a pasar. Tomando nuevamente su maleta la entró sin demasiada dificultad para solo dejarla allí, cerrando la puerta tras de sí; no pudo evitar en primera instancia recorrer con su mirada todo lo que estuviese a la vista desde ese ángulo. Su nuevo hogar era elegante y espacioso, pero le agradaba sobre todo la combinación de colores puesta en cada objeto que componían aquella cocina, comedor y sala; incluso había una terraza en la que suponía que pasaría bastante tiempo. No parecía haber vecinos ruidosos y en realidad la calma era palpable; quizás beneficiase en ello esto de que el edificio tuviese solo 3 departamentos.

-Normal… no hubo retrasos ni inconvenientes de ningún tipo, pero el viaje es un tanto cansado de igual forma…-comentó ante la primera pregunta del rubio, dejando el estuche de su guitarra apoyado en la pared justo al lado de a puerta para acercarse al sillón, aceptando la invitación del rubio a sentarse. Se acomodó entonces en el sillón de en frente y lo observó quedarse pensativo unos segundos, si, podía entenderlo ¿Qué decir ante un completo desconocido con el cual viviría a partir de aquel momento? Más aún ¿Qué decir frente a un medio hermano que jamás fue visto como tal? Pero Rowan siempre lo había sabido, siempre supo que tenía un medio hermano y sin embargo nunca se había interesado en él… lo que le llevaba al alertante pensamiento de que pudiese guardarle rencor en alguna forma. ¿Acaso así era? Si es que había podido notar como lo estudiaba con la mirada, quizás buscando alguna similitud, aunque en realidad él no tenía los rasgos de Madison en su persona; Brandon se parecía más bien a su padre.

-Agradezco el que me hayas aceptado, sinceramente… estudiar en esa universidad es de… vital importancia para mi…-comentó dejando reposar su espalda contra el sillón, pero aún así adoptando una postura ligeramente tensa- No deberás preocuparte por mí, antes de venir aquí convivía con mis padres así que no he perdido la costumbre de habitar con alguien…-comentó y solo calló luego, no, quizás no era bueno tocar aún el tema de sus padres, no dijo nada más al respecto.

Lo observó en silencio mientras que el otro hacía una pausa, observó sus ojos, eran del mismo color que los ojos de su madre, un azul tan profundo como el mar y que parecían esconder muchos secretos ¿en qué estaría pensando? Quizás con el tiempo se habituase a sus modos y a sus gestos, suponía que así debía ser; adaptarse a él, conocerlo, suponía que con el tiempo podría llegar a quererlo como se suponía debía quererlo… un hermano.

-Ciertamente, pero espero que podamos llevarnos bien…-respondió, alzando entonces una mano para tomar la ajena en un saludo formal, apretándola con ligereza así como solía saludar a los demás hombres- Brandon Edward Wingfield, el gusto es mío. –se presentó formalmente entonces para luego retirar su mano- Me gusta bastante lo que veo, creo que podré estar a gusto aquí…-comentó poniéndose de pie, acercándose al vidrio para observar la terraza, se veía espaciosa, cómoda y tranquila-… nunca había vivido en un departamento, pero aquí… prácticamente no parece uno, es tranquilo y eso me agrada. –comento los primeros puntos buenos que destacaba en su nuevo hogar, girándose luego hacia el rubio- Pienso respetar al pie de la letra mi parte del trato, cuidaré el departamento como si fuera mío, no deberás preocuparte de ello. –agregó, tenían un trato después de todo, uno en el que él sería como una especie de ama de casa que cuidaría del lugar y cocinaría para el dueño, aquel rubio frente a él. Y es que no quedaba más, a causa de su enfermedad no era conveniente que habitase en la universidad en donde nadie pudiese asistirlo, odiaba eso, odiaba que su estúpida enfermedad le quitase independencia. Pero Rowan no sabía nada ¿o sí?

Volver arriba Ir abajo

Re: Ignition -priv. Rowan-

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 22, 2014 7:59 pm

Al parecer todo marchaba en orden, Brandon no había tenido ningún tipo de contratiempo en el vuelo y eso de alguna forma lo calmaba; tampoco se quería sentir responsable de no ir a recogerlo al aeropuerto dejo que se las ingeniera solo para que fuera capaz luego de ubicarse en donde estaba ubicado el departamento. Era un paso adecuado y sano para aquel chico de Texas, e insistía que en su vestimenta no era la mejor de todas. 
 
Pero realmente Rowan se fijó más en su rostro, y cabello ¿qué tan suave será? Se veía como cabello de anuncio, pero a un nivel menor si lo ponía en comparación al propio. En realidad Rowan era bastante cuidadoso consigo mismo, podría verse un poco metrosexual en algunos aspectos. Tanta belleza tenía un sección de cuidado detrás, bueno tampoco era el momento para pensar y delirar en aquello. 
 
Centrarse en el tema, prestarle atención a las palabras que decía el menor. ¿Acaso Brandon no sabía que él conocía el verdadero motivo del por qué iba a estar en su casa? ¿Sería correcto decirle? No, suficiente tenía vivir con él, cuando en realidad conocía por su madre que el castaño no deseaba estar en su casa. 
 
— Entonces, ¿estas bastante interesado en SNAcademy? Me comento mi madre que estudiarías fotografía ¿cierto? — Levanto un poco su mano para sobarse el mentón antes de hablar, — debemos ir a matricularte; ya tengo todo cubierto es cuestión de ir juntos a hacer el trámite. ¿Te parece? — sonrió, bajando de nuevo su mano esta vez colocándola en encima de la rodilla. 
 
No pudo evitar soltar una risita suave en el momento que escucho las siguientes palabras sobre el tema de convivencia. 
— Por el contrario, no estoy acostumbrado a vivir con alguien. Desde hace ocho años vivo solo y no he durado en convivencia con mis parejas… — volvió a repasar sus tiempos en pareja — y por lo general no vivían aquí necesariamente — dijo soltando una risa. 
 
— Pero descuida, Ace — ya había planeado un seudónimo con el cual llamarlo o nombrarlo sin necesidad de usar su nombre. Además con un significado importante para él mismo, la situación ameritaba que lo nombrara de esa forma, el solo recordar el nombre Brandon se le venía a la mente a Madison por extraño que parezca, era cuestión de acostumbrarse. 
 
— Es cuestión de costumbre y para eso tendremos días, horas y minutos — bromeo — nos llevaremos, tampoco es que seamos perros y gatos bajo un mismo techo — le guiño un ojo, para luego dar un ligero apretón de manos. 
 
— Ace, serás para mí — menciono con un tono de misterio, alzando la mano derecha para evitar cualquier interrupción — no se pregunta el porqué del apodo — menciono, para luego levantarse de su sitio. 
 
— Es un sitio agradable, cómodo, espacioso como podrás ver. En la planta baja se encuentre un gimnasio y sauna para uso propio de los inquilinos — se acercó hasta donde puso el menor la maleta para tomarla del manubrio — sígueme — empezando a caminar, al interior del apartamento. 
 
— Las reglas son sencillas, no me gusta el desorden por lo general soy muy ordenado con mis pertenencias, no entres a mi habitación — dijo mirándolo de reojo — más de lo necesario. Tendrás que entrar para cambiar las camas y limpiar situaciones de amo de casa — bromeo un poco, quedándose frente la primera puerta del pasillo. 
 
Abriendo la puerta, para que el otro tuviera una vista de la habitación. Era simple, lo que se destacaba era la cama y la televisión. Un par de mesas en donde guardaba ciertos juegos sexuales. 
 
— Esta habitación es para invitados, invitados especiales los que pasan solo una noche y en la mañana se van — menciono mirándolo fijamente, no iba a cambiar sus hábitos ni actividad sexual aun cuando el menor estuviera en su apartamento. Tampoco era una persona que pueda abstenerse tanto tiempo.  — Se adecuara a los invitados como mis padres o hermano cuando avisen con anterioridad — hizo una pausa y suspiro. 
 
— No puedes invitar a tu madre al apartamento, podrás reunirte con ella cuando quieras en cualquier otro lugar, pero tu padre es bienvenido al apartamento.
 
Fue directo, sin tapujo ni resentimiento en su voz, simplemente firmeza como un sargento dando las órdenes y reglas de la casa. Siguió caminando hasta llegar a la segunda puerta, al cual abrió. 
— Esta será tu habitación, espero que te guste hice un par de arreglos y lo necesario para que quedara disponible para un joven adolescente. — Se adentró a la habitación, dejando la maleta de lado. 
 
— ¿Te gusta? — lo miro, cruzando los brazos delante de su pecho. — El baño está en la puerta del frente, ven — saliendo de la habitación para cruzar el pasillo y abrir la puerta dejando ver el baño que utilizaría el Brandon. 
 
— Ahora bien — saliendo del baño, para introducirse a su habitación. — Esta es mi habitación, se podría decir que mi propia cueva en toda la casa — sonrío. — Yo tengo mi propio baño, que está allá — señalo a la izquierda — junto con el armario — suspiro. 
 
— Pasó bastante tiempo en mi habitación… pero ahora andaré más en el salón para acompañarte. ¿Te gustaría? — le extendió la mano para que saliera de la habitación, caminando detrás de él. Notando la buena parte trasera que lucia Ace, y negando un poco para evitar esos pensamientos. 
 
— Felicia es mi empleada viene los miércoles de cada semana, ella te ayudara con las cosas de casa. Le pedí que ya no cocinara debido a que tengo entendido que eres un buen chef — sonrío, llegando de nuevo al salón principal. 

— Yo no entro a la cocina más que a calentar o tomar lo necesario — suspira, y se pasó su mano derecha por su cabello. Echando sus cabellos hacia atrás, y amarrándolos con una coleta. — No me pidas cocinar, si no provoco algún incendio — menciono en broma, aunque realmente era verdad. La última vez que lo intento no fue un fracaso total. 
 
— ¿Se me escapo alguna otra regla? ¿Preguntas, dudas o comentarios? — se recostó a la pared, cruzando de nuevo sus brazos frente al pecho y sonriéndole al menor mientras lo observaba. 

Referencias:
Primera Habitación:
Habitación de Ace:
Baño del pasillo:
Habitación de Rowan:


Última edición por Rowan Lowell el Sáb Mar 22, 2014 9:34 pm, editado 1 vez
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Ignition -priv. Rowan-

Mensaje por Brandon E. Wingfield el Sáb Mar 22, 2014 8:06 pm

En realidad no tenía mucha noción del contenido de aquella charla que su madre había tenido con su tía y mucho menos de lo que su tía le había comentado a su hijo mayor, Rowan. Pero que el rubio no supiese nada respecto a su enfermedad le resultaba más cómodo; lo que menos quería era sentirse compadecido por él o cargar con la lástima de alguien que apenas conocía. Por esto mismo, había planeado ganarse con mérito propio el vivir en aquel departamento. Cocinando, limpiando y dejando el sitio como debía estar; no era en realidad que en su hogar se la pasase haciendo ese tipo de cosas, pero limpiar no se le daba mal, además de que, en algún punto, resultaba curiosamente necesario el dejar una buena impresión. ¿Sería acaso a causa de tal drama familiar? En realidad el no tenía culpa alguna de ello, pero no sabía que pensaba aquel rubio al respecto, no sabía en realidad como lo veía ni como lo vería, ni si algún día podrían actuar como un par de hermanos normales, pero suponía que esa era la idea.

-Según lo que estuve averiguando en SNA trabajan unos ciertos especialistas de los cuales me gustaría tomar sus clases, resulta imprescindible…-comento frunciendo ligeramente el ceño mientras miraba la mesita ratona frente a ellos, delineando el borde de aquellos adornos que la decoraban, para después subir la vista hacia los ojos azules al momento de hablar nuevamente- Me parece bien, agradezco las molestias de agilizar el trámite… me…-hizo una pequeña pausa en lo que recordaba los comentarios que le había hecho su padre-… me comentó mi padre que… ¿trabajas en la academia como docente? –dejo la pregunta en el aire, lo cierto era que siendo docente podía entender que se le facilitase un poco más todo el proceso de inscribirlo en la academia y conseguirle un lugar en el sistema lectivo de ésta- La fotografía es una de mis más grandes pasiones… uno de mis deseos es viajar por todo el mundo fotografiando incluso sitios inhóspitos que el hombre no haya pisado aún, a pesar de todo… me gusta viajar…-podía decir a pesar de todo porque quizás su enfermedad no le permitiese hacer demasiados viajes; si es que lo había sentido, desde que ésta se había declarado atacando a su cuerpo, se había sentido más cansado y más débil de lo que era normal para él. Antes de esto, siempre había solido ser un chico bastante sano.

-Bueno, en todo caso pondré de mi parte para que nuestra convivencia sea lo más amena posible…-respondió luego de ver como el otro dejaba escapar una pequeña risilla; de alguna forma no le había gustado eso de “mis parejas” más por el hecho de que pudiese llegar a resultar incómodo para él que el rubio trajese a sus parejas o tuviesen “citas” dentro del departamento. En ese momento maldijo en su mente, no era algo que se le hubiese ocurrido pensar, pero es que tampoco le habían dejado opción de si vivir con su medio hermano o no, maldecía su suerte y maldecía su estúpida enfermedad- No modificaré mucho tu estilo de vida. –comentó al último no demasiado seguro de si eso sería bueno o no para sí mismo, viendo como el otro le guiñaba un ojo mientras aseguraba que podrían llevarse bien pues tenían tiempo de acostumbrarse el uno al otro- En eso tienes razón. –comentó saludando cordialmente a su nuevo roommate como solía decirse, retirando luego su mano de forma lenta al quedarse unos segundos pensando en esa curiosa forma en que le había llamado y que no le resultaba para nada familiar- ¿Ace? –solo llegó a murmurar en una pregunta, sin embargo notó como el otro levantaba una mano y enseguida negaba cualquier explicación alguna acerca del curioso apodo ¿Qué demonios era eso? De pronto solo podía pensar en los ases de las cartas, pero a causa de su negativa no hizo más que mirarlo fijamente unos segundos, alzando una ceja para después notar como finalmente se ponía de pie; optando por dejar el tema de lado, quizás fuese alguna curiosa forma que emplease su medio hermano para tener una relación un poco más estrecha, si lo pensaba de esa forma, callaría entonces aceptando la curiosa forma en que el otro había decidido nombrarle.

Viendo como el rubio se acercaba a  tomar su maleta, le dejo hacerse con ella y solo tomo el estuche de su guitarra cargándoselo al hombro, siguiéndolo mientras escuchaba acerca de aquel curioso dato que no hubiese imaginado al momento de ingresar al edificio, escuchando sus reglas en silencio, pareciendo quizás lo que era, un joven acatando las reglas de su hermano mayor, o un joven acatando las reglas del dueño de casa. Su hermano mayor, le llevaba siete años, el tenia 19 y el otro 26… y pensar que recién ahora debería verlo como hermano, aún esperaba saber si podría lograr aquello, pero lo que si sabía era que se esforzaría en ello… a pesar de todo.

-Entendido, no has de preocuparte por eso, suelo ser bastante cuidadoso con mis cosas y más aún con las ajenas.-fue lo único que comentó mientras le seguía hasta que el dueño de casa abría la puerta de la primera habitación, escuchando lo que decía, mirando el sitio y frunciendo el ceño inevitablemente, solo permaneció en silencio; quizás el rubio era como él mismo había sido un tiempo, pero había descubierto por mérito propio que eso no era lo suyo. Lo que temía, solo ese pequeño detalle quizás llegase a hacer más incómoda la convivencia, por el simple hecho de fuese como fuese las habitaciones parecían estar demasiado pegadas entre sí, o era lo que podía suponer… quizás debería replantearse lo de contar con su cama libre en las habitaciones de la academia para cuando el dueño de casa tuviese aquellos invitados especiales.

-Lo siento. –aquella disculpa sonó casi inevitable al oír la siguiente regla, solo con saberla podía decir que Rowan guardaba un cierto resentimiento hacia su madre biológica, hasta el punto de no permitirle la entrada al departamento pero si a su padre- Lo tendré en cuenta. –fue todo lo que acotó a aquellas palabras, estaba en su derecho y en algún punto podía entenderlo, ciertamente, aún le costaba creer que todo aquello fuese realidad.

La segunda habitación sería la propia, como había sospechado no le venía muy en gracia la ubicación de la misma; no pudo evitar girarse hacia la puerta de la anterior habitación y medir la distancia entre ambas, dejando escapar un pequeño y casi imperceptible suspiro; solo resignándose momentáneamente para seguir al otro hasta la que sería su habitación. Al entrar observó la decoración detenidamente y pudo pensar en que le agradaba lo que veía; era pequeña pero se veía cómoda y confortable, además de que era luminosa y tenía una muy buena vista del exterior.

-Me gusta, agradezco las molestias…-comentó mientras se adentraba en ella, acercándose a dejar el estuche de su guitarra sobre la cama mientras el rubio acercaba la maleta también hacia el interior; una vez terminado el recorrido tendría tiempo de desempacar y acomodarse en ella. Lo siguiente fue el baño que le sería propio, le agradó también la vista, era amplio y lo suficientemente cómodo para él mismo, aunque suponía que ese mismo baño sería utilizado también por aquellos invitados así que debería asegurarse de tenerlo siempre limpio y en óptimas condiciones; no sería algo que le costase demasiado trabajo en realidad.

La última de las habitaciones y la que estaba pegada al final del pasillo, era la del dueño de casa; amplia, moderna y de alguna forma podría decir que tenía su toque, su esencia o un algo, curiosamente había logrado averiguar en todo que su medio hermano compartía su gusto por el color rojo y los objetos que lo llevasen, curioso quizás, pero gracias a esto se sentía aun mas cómodo en aquel ambiente. Aunque esto pudiese resultar extraño.

-Claro, si así lo gustas, puedo pasar más tiempo contigo, pero….-se detuvo pues había estado caminando delante del otro al salir de la habitación que le pertenecía-… no te preocupes demasiado por eso, como dije, no pretendo cambiar tu estilo de vida… aunque si espero que podamos conocernos mejor. –frase obligada pero un poco de curiosidad incluida también ¿Por qué no? era su medio hermano, su hermano, en verdad él era su hermano. De pronto lo miraba fijamente con esa idea en mente, se perdió en sus ojos unos segundos sin siquiera notarlo, su hermano, aquel rubio era su hermano ¿desde cuándo? Desde que se había enterado… hacía apenas dos días atrás- Podría decirse, he trabajado como chef en un importante restaurante de Texas, por lo que de la comida no deberás volver a preocuparte, ni Felicia…-comento mientras llegaban a la sala nuevamente- Si me voy a ausentar puedo dejarte comida preparada y frisada para que solo tengas que calentarla en microondas…-comento, sabiendo ahora que el otro era un desastre en cocina, curioso, cuando a él se le daba tan bien eso.

Le observo sujetar su cabello en una coleta, lo tenía bastante largo y parecía sumamente cuidado, debía ser una de esas personas que invertían bastante en el cuidado personal; él no criticaba eso, después de todo solía ser bastante cuidadoso con su aspecto también, incluso teñía las puntas de su cabello de colorado para que combinase a la perfección con las prendas de ropa que solía utilizar. Aquel sería otro tema quizás, el de su vestimenta, puesto que Brandon no solía vestir como lucía en ese mismo momento, aquellas ropas sencillas habían quedado atrás hacia mucho tiempo, de eco solo había llevado algunas mudas de aquellas y ropa más sencilla para estar en casa y mientras hacia el aseo del hogar. Pero Rowan parecía un hombre de mente bastante abierta por lo poco que había logrado ver, asi que lejos de lo que le habría podido preocupar a su madre, no pensaba que llegase a molestarse cuando viese la forma en que en realidad solía vestir.

-Ninguna, todo está más que claro y… una vez más, agradezco la hospitalidad y preocupación…-comento de repente acercándose al otro, mirándolo fijamente-… no tenias porqué, y lo sé muy bien, por eso espero…-se le quedó viendo entonces, expresar sus sentimientos o lo que pasaba por su mente no era algo que al castaño se le diese demasiado bien; sin embargo en aquel momento por alguna razón que no supo entender, sintió que debía hacerlo, o quizás, simplemente lo necesitase, quizás, simplemente fuese curiosidad. Se acercó al rubio y extendiendo sus brazos lo rodeo con estos en un cálido abrazo con un tinte fraternal, la realidad era que nunca había abrazado a un hermano, pero podía suponer que era similar a abrazar a su padre o a un amigo; palmeo suavemente la espalda ajena durante unos segundos y entonces se separo, mirándolo nuevamente, arqueando sus labios en una pequeña y efímera sonrisa. Y no más que eso.

-Ahora si no hay inconveniente, me gustaría tomar una ducha para poder ponerme luego a desempacar…-comento mirando el reloj en la pantalla del móvil que saco de uno de sus bolsillos-.. a las doce del mediodía prepararé la comida, a no ser que lo prefieras antes… o después… o tengas algún compromiso…-comento mientras bloqueaba la pantalla táctil de su móvil con carcasa negra, subiendo luego su mirada hacia el rubio, en espera de lo que éste pudiese decir.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ignition -priv. Rowan-

Mensaje por Invitado el Lun Abr 28, 2014 5:03 pm

— Es una buena academia, tiene profesores que valen la pena — comento afirmando las palabras del menor, hasta sonreírle un poco al escuchar su pregunta — fue algo de capricho, pero si tienen el placer de tenerme entre sus cuerpos de profesorado — menciono con vanidad, soltando una sonrisa leve. Rowan era así, y podía serlo en realidad toda su fortuna era por trabajo propio. Uno de los sexólogos y locutor reconocidos en la ciudad y ahora profesor; podía decir ante de los demás que la academia tenia suerte de tenerlo como profesor de sus alumnos.
 
Aunque primeramente lo hizo solo como un capricho, posteriormente se volvió una necesidad al saber que Brandon, el chico que tenía al frente, iría especialmente a esa academia y saber muy bien que debía cuidarlo. ¿Por qué lo hacía? En realidad tampoco lo dejaría solo a sabiendas que estaba enfermo, pero todo aquello le era difícil; tan difícil que sabía muy bien que estaba muy lejos de aceptarlo como hermano.
 
Ace era un desconocido, que empezaría a vivir con él. Quizá futuro amigo, al menos deseaba que pudiera ser así, ya que no estaba en la mente del otro para saber lo que realidad deseaba o pensaba sobre la situación.
 
Lo iría averiguando poco a poco con la convivencia, después de todo era psicólogo. Las acciones, gestos siempre delatarían a una persona, aunque tampoco le gustaba analizar esos rasgos de las personas sin embargo este caso lo vería especial.
 
Lo escuchaba, mientras empezó a caminar con la intención de presentarle la casa que sería también su casa por los futuros años. — Mi estilo de vida cambiara, pero el tuyo también. Tampoco es que no quiera tener compañía, además me puedes enseñar y contar sobre las clases cuando llegues a casa — encogió los hombros, no se le hacía malo tener que cambiar un poco su estilo de vida, sentía curiosidad de lo que sería vivir con él; debía ser diferente a lo que una vez fue cuando vivía en casa de sus padres.
 
— ¡Ya sé! — Dijo de pronto saliendo un poco de sus pensamientos y mirándolo — cenaremos juntos todas las noches, si veo que no puedo llegar a casa te enviare un texto — aclaro, pensando que esa forma seria muy bueno para empezar a convivir.
 
Le enseño cada una de las habitaciones hasta terminar en la propia, recostado en una de las paredes. — Ace — nombro — no es tu culpa — haciendo referencia a lo siento que anteriormente él había mencionado — simplemente no la quiero en mi casa — medio dedicándole una sonrisa ladina.
 
— Ahora bien,  de verdad espero que te haya gustado la habitación. Si bien me puedes decir y te cambias a la primera habitación — lo pensó un poco antes de decir, ya que había invertido su tiempo en planear como decorar y dejar la habitación presentable.
 
— Sobre la comida — recapitulando conversaciones — me encuentro ansioso de poder probarla, le diré a Felicia que tengo un chef personal — bromeo un poco, ya que hasta el otro se había anticipado cuando él no estuviera para cocinarla.
 
Y claramente era bueno que lo hiciera, la última vez Rowan casi quemaba la casa. Muchas veces se preguntaba cómo y por qué seguía teniendo cocina. Volvió a prestarle atención y negó un poco — descuida, no te iba a dejar en la calle — comento lo obvio y riendo apenas mostrando sus perfectos dientes blancos.
 
— Mi mamá — casi diciéndolo en un tono consentido — me hubiera matado, si no le recibo a su sobrino favorito — bromeo. La verdad ambos eran sus sobrinos, pero Gienah amaba a Rowan como un hijo no había duda alguna.
 
No obstante, la cercanía que impuso Brandon no pasó desapercibida para Anthony; se le quedo observando hasta que noto el por qué lo había hecho. ¿Lo estaba abrazando? Si lo estaba haciendo, quedándose inmóvil unos segundos hasta levantar los brazos y abrazarlo un poco antes que el otro se separara.
 
¿Por qué lo hacía? Quizá por agradecimiento, no lo sabía muy bien pero se le hizo raro. Empero, la fragancia del otro se le metió por las fosas nasales y percibió un agradable olor. Olía bien,  trago un poco al pensar aquello y simplemente sonrió cuando se dejaron de abrazar. — Ve a la ducharte, y acomodarte en la casa — comento.
 
— Tomate tu tiempo, a las una almorzamos. Supongo que la alacena hay lo suficiente para que puedas crear una comida decente — riéndose de aquello. — Vamos a celebrar el inicio de esta convivencia — término por decir, y sonrió.
 
Paso sus dedos por el cabello ajeno, despeinándolo un poco. — Nos vemos, luego en la mesa —  anuncio, para luego meterse en su habitación.
 
Serian días de cambio, esperaba que las cosas empezaran a mejorar.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Ignition -priv. Rowan-

Mensaje por Brandon E. Wingfield el Vie Mayo 02, 2014 8:15 pm

Si miraba sus ojos, si miraba el color de su cabello… ¿Cómo no recordar a su madre? ¿Cómo no verla en él? teniendo tanto de ella, pareciéndose tanto a su ser ¿Cómo era posible que lo hubiese dejado ir de esa forma? ¿Cómo era posible que hubiese llegado a querer deshacerse de él? Brandon no entendía ese tipo de comportamiento, no lo aprobaba en ninguna forma. Su madre había errado, estaba más que convencido con esto, y debería disculparse con Rowan algún día; deberían verse las caras, tener una larga conversación, lo sabía, aunque posiblemente ninguno de los dos quisiese algo como eso… Rowan mucho menos. Y lo miraba frente a él, y aún recordaba la impresión que le había provocado recibir tal noticia, justo poco tiempo después de haberse enterado de su condición, y casi podía decir que era una tras otra, pero esto, suponía que no había nada como esto; y aún seguía sin saber qué esperar de toda esa situación… pero comenzaba a entender algunas cosas, como por ejemplo, el porqué el rubio jamás había puesto un solo pie en su casa, ni aun a causa de las fiestas o reuniones familiares.

¿Y que debería sentir él mismo por Rowan? ¿Un primo? ¿Un hermano? En realidad de haberle visto siempre como lo primero debería pasar a verle como lo segundo, pero quizás no se le dificultase tanto si hubiese tenido mayor contacto con él durante su vida… si con los 19 años que llevaba de existencia lo habría visto quizás unas pocas y escasas 5 veces. Y ahora viviría con él, solos en su apartamento, solo con alguien que a fin de cuentas era un completo extraño… ¿Cómo resultarían las cosas? no podía saberlo, pero no quería mayores problemas; de alguna forma quizás muy en el fondo deseaba poder llegar a conocer el vínculo que se tiene con un hermano… un hermano mayor del que nada había sabido en todos esos años en que pudo haberlo necesitado; en que pudo haber necesitado ese vínculo. ¿Acaso Rowan le culpaba a él de algo? No, él mismo lo decía, Brandon no era culpable, no era algo que hubiese podido elegir, evitar o remediar.

-Me parece bien. –solo respondió a la propuesta de cenar juntos todos los días, lo cierto era que en realidad Brandon si estaba acostumbrado a cenar en compañía de alguien más, por lo que tener que comenzar a hacerlo solo quizás le hubiese hecho sentir un pequeño vacío durante un tiempo; aunque de igual forma sabía que no podría contar siempre con la presencia del otro. Y era algo a lo que debía acostumbrarse- La habitación me ha gustado, gracias. Has… acertado en mi color favorito, además es cómoda y espaciosa, no puedo pedir más. -y no pedía demasiado en realidad, sabía que no tenía el derecho a ello, por tanto fue que terminó tragándose el disgusto de pensar en tener que soportar los amoríos que su medio hermano pudiese traer al hogar; y es que cierto, la vida de ambos iba a cambiar a partir de ese mismísimo momento, desde que había cruzado el umbral de aquella puerta. Pero tampoco podía pretender que el otro dejase lo que era solo a causa de su presencia, eso lo sabía bien.

Era cierto, su tía Gienah se lo había dicho no una, sino varias veces ya, desde que de pequeño solía atraparlo entre sus brazos para llenarlo de besos que a su edad le molestaban en demasía y es que en realidad era, por así decir, el único sobrino que por parte de su hermana había logrado tener. Que ironías tenía la vida. Pero verlo allí, frente a él, y con la carga emocional que todo aquello representaba, al parecer quería intentar llevarse con él, quería verle como su familia, como lo que era. Un hermano. Y le rodeó con sus brazos en un amistoso abrazo, apegándose a él, palmeando ligeramente su espalda, sintiéndose correspondido cuando el otro le abrazó también.

-A la una será.-comentó asintiendo con un suave movimiento de cabeza- Más tarde o quizás mañana, vaya al mercado para traer lo que necesite, como sabrás… hay ciertos ingredientes y cosas que me son de costumbre usar y con las cuales me siento más cómodo. –comentó, podría decirse que era tal y como si cada cocinero tuviese sus propias mañas. Volvió a mirarle a los ojos entonces, cuando sintió como el otro revolvía ligeramente su cabellera, si, un gesto que podría tener cualquier padre; cualquier hermano. Y lo observó alejarse para meterse a su habitación, y permaneció en silencio unos pocos segundos observando nuevamente los alrededores, las paredes que ahora componían su hogar, la cocina, la sala de estar; la puerta que cruzaría todos los días… una nueva vida empezada, y esperaba que a través de ella fuese capaz de recuperar… su vida misma.


- Fin de tema-

Volver arriba Ir abajo

Re: Ignition -priv. Rowan-

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.