Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Four // Privado: Elizabeth
Dom Oct 15, 2017 7:38 pm por Minato Hamilton

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Sáb Oct 14, 2017 5:16 pm por Kohaku Koyama

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Oct 05, 2017 3:39 pm por Zhao Wang

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Bad week? |Priv|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bad week? |Priv|

Mensaje por Fai Fai Sae el Lun Mayo 05, 2014 10:21 pm

Martes - 22:30 pm
Vestimenta

Tenía la mitad de la cara aplastada contra una de las mesas, sola en aquél lugar de la biblioteca que no notarías aunque hubiera un dragón lanzando fuego allí mismo, rodeada de libros y apuntes que tomó prestados de los días que no había estado en clases, y suspiraba sin parar. La visita de ''dos días'' a casa de su padre se había extendido a cuatro, y ahora, que era martes, se sentía ligeramente ofuscada, quizás, muy ofuscada. Lo único que quería hacer era correr de vuelta a su habitación y encerrarse allí por siempre, ver películas trágicas y borrar de sus recuerdos la casa de su padre, y la molesta de su esposa.

Sentía que le habían robado la energía de un año en menos de una semana, y se encontraba atrapada entre calculo y contabilidad, lo que la hacía sentir aún peor, más cansada, y como si necesitase algún tipo de distracción, Pero no quería ver a nadie, no quería hablar, ni salir.

De hecho, todo palabra que fuera sinónimo de fiesta le parecía repugnante, al igual que las clases.

Todo empezó cuando llegó la madrugada del sábado al aeropuerto, y, para su sorpresa, era su padre quien la estaba esperando para llevarla a casa. No podía decir que le molestaba, ni que le fuera agradable y que eso cambiaría la relación de ambos por siempre, no, pero era intrigante, y sospechoso. Fai no era ninguna tonta, y apenas dejó sus maletas en el coche, se dio cuenta de que algo andaba mal. Peor, cuando su padre dijo lo mucho que ella andaba tonteando con este y el otro, y mencionó al misterioso prometido. Que ahora no era tan misterioso. Xio Mhwe, Chino-Coreano, un hombre de treinta años, con barriga y mucho dinero, no era para nada el príncipe con el que Fai habría soñado casarse, las cosas empeoraron cuando su padre los dejó solos para que ''se conocieran'', y esa era la razón de porque tenía una ligera marca en su muñeca derecha, y moratón que se había esforzado en ocultar con base en la barbilla, pero que casi no se notaba.

Luego, su padre le habría gritado por horas, porque para él, una mujer debía ser sumisa, en especial si era su hija. Pero claro, su esposa podía ser una perra 24/7 y él como si nada, por su buen cuerpo, suponía Fai. Luego de tres días de gritos, de 'harás lo que sea mejor para la empresa', terminó escapando para América como pudo, pero sabiendo que de un momento a otro le cortaban el grifo, y no más dinero. Y de todas las familias que tuvo que conocer, una llamó su atención, porque escuchó el apellido L'Jon ser nombrado en más de una oportunidad, y cuando mencionaron a uno de los herederos en américa, muchos cables se conectaron.

Y volvió a suspirar, como una chiquilla, mientras tocaba sus labios y pensaba en el muchacho, que parecía más un príncipe que cualquiera de los empresarios que estaban en la junta de sus padres. Se negaba a pensar que el chico le gustara, pero si admitía, muy para sí misma, que había una conexión, cierta química, entre ellos. O al menos, lo había sentido ella, así.

¿Qué debería hacer?— Se preguntó a sí misma, pasando distraídamente la mirada por las páginas de los libros, y sintiendo los ojos ligeramente pesados. Quería dormir, pero tenía que estudiar si quería pasar los exámenes, los que alcanzara a dar antes de que su padre la sacara a rastras de la universidad.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Shi L'Jon el Lun Mayo 05, 2014 11:03 pm


Bad week?
W: Fai Fai Sae | Biblioteca de la SNA | Martes; desde las 20:48 pm

Vaya, vaya… hoy no era uno de los días donde le gustaría estar precisamente en sus zapatos, no… estaba cansado, muy cansado, más mental que físicamente, precisamente por ciertas cosas que se habían sucedido días atrás.

Claro, lo recordaba, a plena madrugada del Sábado su móvil comenzó a sonar, desde allí pasó dos largas horas intentando explicarle a su madre que realmente no estaba comprometido con nadie, que no estaba saliendo con nadie y que, definitivamente, si algún día quisiera hacer algo como eso, ella sería la primera en saberlo, pero claro, el tiempo no se fue solo en eso, para nada, al hablar de un matrimonio para él no se trataba solo de ir y casarse, no, era un proceso metódico que, indudablemente, involucraba a cada una de las ramas que conformaban a su gran familia, en dos grandes árboles, después de todo para eso le habían traído al mundo.

Resoplaba de solo recordar eso y los siguientes tres días de presión por parte de muchas llamadas y de muchas chicas preguntando por acá y por allá, ¿qué acaso no tenían vida social o no respetaban la privacidad?, no, ellos o ellas non tenían nada de eso.

Removió sus cabellos estando en la ducha luego de un terrible martes, había entrado a todas sus clases, asistido a los dos entrenamientos del equipo de atletismo y a la reunión del club de lectura para analizar algún libro que había leído como veinte veces, a eso de las siete había llegado a su solitario cuarto y, después de buscar algo que hacer, se metió a la ducha, donde estaba ahora precisamente.

Su cabello estaba mojado, especialmente porque deseaba mojarse la cabeza, ardía, le dolía mucho porque se estaba presionando,, se estaba presionando porque sus medicinas no estaban haciendo el efecto concreto que realmente deberían hacer, eso le estaba volviendo loco, especialmente porque no lograba dormir tanto como quisiera y era un problema bastante grave para alguien como él.

Luego de mojarse más y más salió de allí y se vistió, miró cada uno de sus cuadernos y constató un par de pendientes sobre información que debía buscar, acomodó las dos placas en su pecho, el anillo e incluso todos los pins y el arete en su oreja, se había perforado más hacía casi un mes y se notaba bastante incómodo, sonrió de medio lado y, luego de un rato, se decidió en salir.

Era tarde, pero la biblioteca debería estar abierta.

El campus estaba como siempre, lleno de gente a pesar de estar entre semana, pero la biblioteca estaba desierta, mucho, la bibliotecaria jugaba con su teléfono y el simplemente continuó caminando, buscaría algo sobre astrofísica para leer y comprender, debía tener listo el ensayo para dentro de dos semanas, pero no le gustaba retrasarse en nada, especialmente porque su vida, y su agenda, eran completamente un desastre.

Poco a poco caminó, este lugar era bastante conocido para él y, al caminar algo más, se dio cuenta de que realmente no estaba solo, no, habían algunos libros en una mesa y, al darse cuenta de quien era, solo sonrió. Alzó la mano y bufó un poco.

Buenas noches, señorita, es bueno saber que dedica algo de tiempo a este lugar—, dijo notando algo el como vestía, algo tan simple y que se le veía bastante bien.

Caminó hacia ella subiendo algo la mano, pero, en seguida, notó algo, algo que buscaba estar oculto, pero que, al menos para su ojo de observador empedernido, era como si lo estuviera resaltando. Exhaló y se acercó algo más, si siquiera ser cuestionado si estaba bien o no hacer eso, y se sentó sobre la mesa, a su lado, y mirándole directamente, pero claro, separando los libros a un lado para no aplastar nada.

Señorita… ¿quién le hizo eso?—, cuestionó, alzando ligeramente la mano izquierda para rozar en el mentón de ella. Lo sabía, allí estaba algo tan evidente como oculto, pero solo le miró, a la espera de si ella deseaba hablar o no, realmente parecía estar de mal humor.





avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Fai Fai Sae el Mar Mayo 06, 2014 7:53 pm

La chica sonrió, medio adormilada y restregando sus ojos, cuando el pelinegro se había acercado a ella. Cuando recordó el beso, paseó la vista por todos lados, un tanto nerviosa, y la sangre golpeó sus mejillas, sonrojándola. Tuvo que patearse mentalmente para recordar no actuar como una adolescente enamorada, y volteó a otra parte, cuando escuchó la pregunta. Pensaba que lo había cubierto bien, y que él lo hubiera notado, específicamente él, la tensó completamente, casi erizándola al punto de que no sabía si correr y simplemente evadir el tema, y lo segundo sonaba más normal que lo primero. Suspiró —Pues.. me golpee contra una mesa en casa de mi padre, y me quedó la marca. Fue un accidente, claro— Murmuró, mirando los libros con desinterés.

La verdad de lo que había pasado, claramente, era otra. Cuando el hombre que la iba a ''tomar por esposa'' se lanzó sobre ella sin previo aviso, la pelirosa le dio una patada en el estómago que no le hizo mucho daño, por toda la grasa que cubría su abdomen y que Fai recordaba con cierto asco. Para luego tomarla por el rostro con posesión, y susurrar palabras que se grabaron en su memoria como si fueran fuego en la piel, ese ''Eres mía'' que ella negaba con toda su alma y por siempre, porque ella no se pertenecía a nadie. Recordó el golpe que se supone que la haría entender, y como luego le estrelló el jarrón en la cabeza, para correr a los brazos de su padre y encontrarse con el frío grito, parte almas, recriminador, que le decía que las mujeres no eran más que carne para el hombre, en otras palabras.

Mordió su labio inferior aguantándose las ganas de soltar una lágrima, ahora que estaba con Shi, pensaba que quizás tendría un hombro que la comprendiera, pero ni así se lo permitía. No podía soltar la tormenta de emociones que tenía guardada así como así, de un momento para otro, porque el avance que había tenido para con el chico, no era suficiente, no luego de la escena en China. Quería morderse las uñas, tanta presión sobre ella la estaba matando.

Volvió a recargar la cabeza sobre la mesa y hojeó un libro, sin mirarlo, porque su atención se concentraba en el muchacho —Dime, Shi— Empezó con un murmuro algo quebrado, para aclarar su garganta, extrañada por lo baja que había salido su voz —¿Cómo son tus padres?— Preguntó con la expresión de un niño curioso, mientras alzaba un poco la cabeza para mirarlo, apoyándola ahora en su mano.

Claro, si no te molesta hablar del tema— Añadió, para no sonar pesada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Shi L'Jon el Mar Mayo 06, 2014 10:13 pm


Le miró con la simpleza de la nada sabiendo que estaba siendo timado, vamos, no hacía falta ser un experto para saber cuando alguien no deseaba entrar o decirte algo y, para desgracia de esta damita, desde muy pequeño su familia le había inculcado el severo arte de mentir con clase y de saber cuando otro intentaba hacerle lo mismo, no era nada malo, pero así era su núcleo familiar.

Bajó ligeramente su mano, había detectado cierto nerviosismo de parte de ella y, por alguna razón, aquello le pareció divertido, especialmente por el hecho de que presumía saber cual era la fuente de eso, tal vez ese beso robado y medianamente correspondido que había dado hacía tan solo un cuarteto de días. Esos cuatro días que le habían parecido una eternidad tan tremenda y llena de tantas cosas fuertes, tantas exigencias, el chisme y los rumores. Aprender a vivir con ello era tan imposible como dejar de ser él mismo.

Exhaló tan soso como sereno y allí, aún sentado sobre la mesa, y encarándole ligeramente, negó algo con la cabeza.

Bueno señorita, hagamos como que realmente creí todo eso que me dijo—, sonrió para subir su mano para rascarse un poco la nariz y mover su cabello hasta atrás, solo para darse cuenta de cómo este caía de regreso a su lugar, aún estaba algo húmedo, así que no habría demasiado que hacer hasta que secase.

Entonces contempló su rostro, se mostraba tan pensativa, tal vez visualizando la verdadera razón de esa marca en su mentón, no era adivino, pero tampoco la martirizaría por algo así, a pesar de comenzar a creer que era alguien, no era quien para pedir ni forzar nada, sin embargo, tenía tanta curiosidad por esta damita que, en cierto modo, llegaba a sentirse un poco molesto. No porque ella le mintiese, no, si no por el o la idiota que le había hecho eso, más que todo por el hecho de que un aura algo decaída se podía notar a leguas con solo mirarle.

Posicionó de nuevo las manos ligeramente cruzadas sobre sus muslos, jugando con sus uñas, y con algo de atención escuchó su nombre y una pregunta bastante llamativa, principalmente porque él no se la esperaba así de directa, ni mucho menos tan casual.

No me molesta hablar de ellos—, susurró tan sereno como el tono con el que había sido cuestionado.

Llevó las manos hasta atrás de la mesa y se apoyó un poco, inclinando un poco su cuerpo para estirarlo y deshacerse de algo de presión para su espalda.

Mi madre… ella es una mujer obstinada, es muy posesiva con sus hijos y a veces puede llegar a ser molesta por eso… pero es una dama excepcional, fuerte y valiente, muy valiente—, sonrió al soltar ese fraseo tan largo, y entonces inhaló un poco, —mi padre, en cambio, era un hombre algo serio y reservado, pero él me enseñó que debía perseguir mis sueños, y que podría lograr cumplirlos… me hizo creer eso aún cuando ambos sabíamos que era imposible—, alzó ligeramente sus hombros, —creo que fui alguien suertudo en su momento, tuve mucha felicidad con ellos dos—, por un solo instante miró al vacío y soltó un bufido, allí estaba Hei, el de siempre, —pero… todo se acaba alguna vez, ¿no crees?—, le preguntó, esta vez mirándole directamente a ella.

Relajó su mirar, el solo hecho de pensar en su padre no era malo, pero siempre que pensaba en él todo lo malo que vino con su partida le caía encima, todo ese dolor que dejó maras muy permanentes en su cuerpo y en su mente, y no era algo que sinceramente disfrutase.

No preguntaré sobre tu padre… creo que no hace falta—, sonrió, —pero a veces todo tiene un momento, un punto de inflexión, cuando solo se deja de caer y se sube—, lo sabía, estaba dando un consejo raro, pero eso no importaba, — es casi como el hecho de que usted, señorita, miente para ocultar esp de que realmente ha sufrido mucho estos últimos días—, dijo, llevando sus ojos azules a los libros de la estantería del frente a su posición, —¿No es así?—, preguntó.

Era cosa de ser sutil, algo de eso había, pero más que todo de hacerle salir todas esas cosas que, a fin de cuentas, solo se convertirían en malos actos futuros para ella, cosas que podrían alejar más a los otros, mentir, engañar, era una parte de esa muchacha que no le agradaba, pero esa parte estaba allí por cosas como esta, o eso presumía.




avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Fai Fai Sae el Mar Mayo 06, 2014 10:43 pm

La muchacha suspiró cuando escuchó la frase de ''todo acaba alguna vez'', y se preguntó si realmente era así. No lo sabía, al menos no podría estar segura, porque para ella las cosas siempre habían sido iguales, buenas, malas, eso no existía, todo era equilibrado y sofocante. Miró al muchacho y volvió a suspirar, relamiéndose los labios —Mi madre..— Frenó antes de seguir hablando, dudando de si era correcto decir lo que jamás le había dicho a nadie, pero había algo, no quería mentirle a él, ni tampoco decirle toda la verdad, no estaba lista, pero una pequeña explicación la ayudaría al menos a calmar sus ansias. Así que inhaló, y volvió a empezar.

Mi madre fue una prostituta, y mi padre, creo que ya sabes, es un empresario— Supuso que él sabía por la fiesta, y, luego tendría que preguntarle por lo que escuchó en casa de él, respecto al apellido del chico —Ellos nunca se casaron, nunca se amaron ni se hablaban mucho, yo no.. fui un regalo del cielo, precisamente— Soltó una carcajada cuando dijo eso, como si fuera algo obvio que ser recalcado —Aún cuando mi madre decidió tenerme, y cuando mi padre decidió reconocerme, mi infancia no fue precisamente la infancia de una hija de familia divorciada

<<—Y no quiero sonar lastimera, auto-compadeciente o algo así, solo digo como fueron las cosas desde mi punto de vista. En casa de mi madre.. se pasaba hambre ¿Para qué decir otra cosa? Mucha hambre, frío y estaba sola casi los cuatro días de los cinco que pasaba con ella. Por las noches la mujer trabajaba en su ''club'' y yo por el día debía estudiar. Los fines de semana iba con mi padre ¿Te imaginas? Su mansión para mí era el mejor de los castillos, tenía comida cada vez que abría la boca, y una cama caliente ¿Has pasado hambre? Cuando la pasas, el sabor del pan es siempre mejor que el calor maternal, que vagamente recuerdo. Mi madre murió cuando yo era joven y me fui con mi padre, no puedo decir que estuvo presente cuando di mi primera vuelta en bicicleta o en mis recitales, aún así, mi vida fue un tanto mejor. El poder siempre estuvo frente a la compañía, porque jamás.. ya sabes, tuve a alguien—>> Suspiró, cansada, mientras cerraba el libro de álgebra que tenía frente y se enderezaba en su silla, para encararlo de igual manera.

Y eso es la parte dulce de la historia— Confesó, con media sonrisa algo triste —Así que te pido, por favor, no desenmascares mis secretos, si miento es porque no sé confiar en los demás— Dijo, volviendo a la misma posición de antes, dando por finalizado el tema. —Cabe decir que esto es un secreto, la perfecta chica porrista debe tener una vida perfecta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Shi L'Jon el Miér Mayo 07, 2014 11:07 am


Escuchó sus palabras con atención, ¿por qué no hacerlo?, no era por ser vanidoso, pero Shi tenía la ligera impresión de que él era una de las primeras personas a las que ella le confiaba algo como hablar de su familia, de su madre. Una expresión serena se mantuvo en su rostro al escucharle hablar de cómo esa mujer era una prostituta, de las cosas que había tenido que vivir y de cómo su padre era un perro, porque eso era lo que se dibujaba en la mente del varón al recordar a ese supuesto caballero.

Claro, él recordaba haber escuchado alguna vez el apellido Sae, claro que sí, pero no era en estratos tan buenos como empresas, todo lo contrario, lo recordaba del tiempo en el cual vivió en China, la facción de su familia que trabajaba en ese país por cosas un tanto… ilegales, tenía nexos con ese hombre, nexos que él se encargó de gestionar por un tiempo, y lo que vio no le gustó.

Shi era un tipo conservador, esto de las prostitutas jamás le iba a gustar, no se iba a acostar con una mujer o un hombre por dinero, pero tampoco era un santo y lo sabía, especialmente en esos momentos donde tenia el orgullo por el suelo y los recuerdos de esos días en su mente, solo entonces perdió el sentido, el camino, quizás por eso no era quien para juzgar a nadie precisamente en el aspecto de la dejadez, pero había cambiado, su última experiencia en Japón le había enseñado tantas cosas…

No soy nadie para decirle a otro lo que usted me confía, señorita—, susurró, había captado con sutileza el ambiente formado alrededor de ella, —y jamás eh pasado por la falta de alimento—, continuó, —pero, ¿sabe, señorita?, usted puede aprender a confiar en los demás, es difícil, pero puede hacerlo—, habló, mirándole directamente al notar el cambio de su postura.

Llevó su cuello de un lado a otro, solo para dejar escuchar algunos huesos crujiendo y bufar tras aquel gesto, sacando de nuevo algo de tensión de su entorno.

Realmente no soy quien para decirlo, porque confiar en las personas me es muy difícil—, comentó con serenidad, —pero… pienso que confía algo en mí, de allí a que me hable de esto—, siguió con la idea que le quería transmitir, —entonces… yo puedo enseñarle a confiar en otros, desde mi ignorancia, claro está—, le regaló una sonrisa equilibrada, perfecta para el momento había que destacar.

Inhaló y exhaló, era cierto, él no confiaba mucho en las personas, para nada, por fuera iba caminando a través del mundo dando la imagen de un joven hablador, social, amable y paciente, que entregaba algo de él a todo el mundo, pero la verdad era otra, él actuaba así por su familia, por ciertas relaciones, pero también porque le resultaba divertido ver las reacciones de los demás y, a pesar de todo, a veces se aprovechaba de eso, de las circunstancias, para encontrar a alguien que pudiera entenderle, alguien que creyera en él de verdad.

Y eso había resultado ser bastante complicado.

Y… la vida de nadie es perfecta—, soltó de repente, esas palabras suyas le habían llamado poderosamente la atención, —no lo es su vida ni tampoco la mía, no importa cuanto dinero esté de por medio, ni belleza, tampoco personalidad… la vida jamás llegará a ser perfecta, porque siempre nos faltará algo—, miró al frente, al vacío y exhaló llevando un poco bajo su mirar, tal vez recordando, tal vez reprimiéndose.

Su vida no era perfecta, tampoco era un ser feliz, pero la vida se hacía para eso, para sobrepasar todos los problemas, todo el dolor y la falta y ser alguien mejor, alguien que pudiera ser uno y no depender de los demás, era lo que quería lograr algún día, ser él mismo y lograr lo que quisiera.

Mas aquello era la cosa más rebuscada del planeta, tal vez seria más sencillo si no hubiera nacido en una cuna de oro, ¿eso tenía sentido?, claro, era un heredero desde el momento en que nació, no podía ser un astrónomo, un corredor, no, era un heredero, y allí ya no había salida a nada más.



Última edición por Shi L'Jon el Miér Mayo 07, 2014 9:30 pm, editado 1 vez



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Fai Fai Sae el Miér Mayo 07, 2014 8:39 pm

La muchacha sonrió, de cierta manera melancólica, mientras su mano se deslizaba con cautela desde el libro de álgebra, por la mesa, hasta llegar a la mano masculina contraria. En ningún momento dejó de ver a Shi, estableciendo un tipo de silenciosa conexión que solo ellos dos, en ese ambiente privado, en la biblioteca vacía, podrían sentir. Generalmente con ese tipo de contacto físico, con el chico especial que él se había vuelto, la pelirosada habría saltado de sorpresa y huido despavorida, como un gato receloso que no quiere mimos, pero ahora estaba serena. O en parte, porque su corazón seguía teniendo la misma respuesta, que ella intentaba controlar.

Acarició la mano del chico mientras exhalaba, como si estuviera jugando, y miró a otro lado, un punto ciego en la biblioteca, entre los estantes de los libros de historia —¿Qué es lo que falta?— Preguntó al viento, mientras seguía jugando con la mano ajena. Realmente no era del tipo de chica que pensaba 24/7 todo de lo que su vida había carecido hasta el momento, más bien era de las que tomaba el toro por los cuernos e iba en búsqueda de aquello que quería. El problema surgía cuando estaba ofuscada y no sabía que quería, que le hacía falta.

Por eso, en momentos así, intentaba hundir su nariz en los libros y estudiar, todo lo que podía. O entrenar, así fue como le agarró amor al porrismo de todas maneras, como una manera de despejar la mente y se había convertido en el mayor amor de su vida.

Sonrió al recordar cuando tomó sus primeros pompones, y soltó la mano del muchacho, medio encaramándose en la mesa para hacer equilibrio con las manos, y quedar justo frente a su rostro. Sí, estaba casi sobre Shi, a gatas, con un repentino cambio de humor y una sonrisa felina, juguetona —Creo que podría decir que confío en ti, es algo..— Chasqueó la lengua, intentando encontrar las palabras exactas para expresarse —Es como cuando tomé mis primeros pompones, no tenía idea de que hacer, pero me agradaba la sensación. Quiero que tu también confíes en mí, al menos un poco— Ahora, se daba cuenta de la distancia que había forzado entre sus rostros.

Se acercó un poco y rozó sus labios con el del chico, sin llegar a dar un beso, porque no se atrevió a hacerlo. Su corazón no soportaría la presión —Gracias por escucharme— Infló una mejilla cuando lo dijo, para después volver a acomodarse en su silla y leer por encima el libro que más cerca tenía. Segunda guerra mundial, historia no era materia que le impartían, pero siempre le había gustado.

Se preguntaba porque no había elegido historia como electiva.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Shi L'Jon el Miér Mayo 07, 2014 10:00 pm


Se sintió un poco extrañado al notar  el contacto de la mano ajena sobre su palma, le venía observando  deliberadamente, contrarrestando el brillante mirar con uno algo intenso, lo normal para él, o eso le parecía. Entonces dejó abrir su palma, para darle la posibilidad de que ella hiciese lo que le diera la gana con el contacto, una especie de juego, y soltó una exhalación comedida, pero que era audible porque este lugar estaba, básicamente, vacío.

Lo que falta es distinto para cada quien, o eso pienso—, le respondió en una simple frase, como todo, con un tono bastante calmado, —para mí son tantas cosas… para usted pueden ser otras distintas—, alzó ligeramente los hombros.

Sinceramente, él podía recordar tantas cosas que le faltaban, podría hacer una lista terriblemente larga, pero la mayoría de esas cosas eran imposibles, tal vez incluso fantasiosas por más que se hablara de él mismo y de su mente, de ese calvario que solía acompañarle día con día y no podía hacer nada para cambiarlo. Era algo que no se curaba.

Con su mano libre se rascó los parpados cerrados, entonces miró nuevamente los estantes con esos libros tan organizados, él debía buscar alguno de calculo para no “atrasarse” ya que se tomaba muy en serio sus estudios, pero también sus carreras y las competencias que tenía siendo miembro del equipo de atletismo de la universidad.

Pero, tan fácil como viene se va, esos momentos de divague que se plantaba incluso sin proponérselo, en especifico este, llegó a su fin cuando la dama soltó su mano y, en una acción que podía catalogar de provocativa y quizás un poco inesperada, le estuvo contemplando de frente, en un raro equilibrio donde las distancias entre sus rostros se habían reducido un poco, mucho. Sin embargo, al escucharle habar, aún estando así de cerca, una sonrisa algo más sincera que todas las que daba se formó en su rostro, en su comisura, ¿estaba complacido?, esa podía ser la forma más real de verlo, acababa de ser comparado con unos pompones, lo cual era reamente raro, pero para él parecía algo completamente comprensible.

El acercamiento era notorio, incluso cuando sus ojos siguieron esos labios que rozaron los suyos con cierta timidez y poca presión, podía entender por su rostro que estaba nerviosa, pero decidida, y eso le divertía de buena manera, era todo un loco. Mas le miró sentarse de nuevo y, por inercia, chascó con la lengua.

Yo… puedo confiar en usted, porque usted confía en mí—, exhaló dejando salir algo de lo que llevaba dentro, —pero… ¿no le parece algo inhumano hacer tal acto de provocación y luego sentarse como si nada, señorita?—, cuestionó.

Eso era en parte porque le había llamado la atención ese aspecto, y en otra porque quería molestarle un poco, era su costumbre, él amaba ver las reacciones de las personas ante lo que pudiera preguntarles, decirles o hacerles, especialmente amaba ver como se desenvolvía todo aquel que representaba algo en su cerebro, pero… ¿esta muchacha representaba algo?, si ni siquiera le había puesto un mote, ¿cómo era que podía recordarla al no tener algo tan fundamental en su círculo?, tomar el tema era algo intrigante y frustrante, y no andaba para esas, así que decidió dejarlo como un pensamiento secundario, de esos que notaria cuando ya se fuera dormir. En un buen rato.




avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Fai Fai Sae el Vie Mayo 09, 2014 7:49 pm

Desde detrás del libro de matemáticas que había puesto sobre su rostro, como si fuera la cosa más interesante del mundo, Fai suspiró, solo dejando que sus ojos vieran directamente los de Shi. Estaba sonrojada, así que tuvo que resguardarse tras el objeto, y no entendía porque, ya se habían besado antes, pero seguía pareciéndole terriblemente vergonzoso hacerlo, en especial si debía pensarlo ella. Su corazón latiría tan rápido que pareciera que en cualquier momento se fuera a detener, y eso era algo que no quería a tan temprana edad. Aún así, la pregunta expectante del muchacho dejó cierta atmósfera en el aire, como si algo tuviera que ser hecho. Bufó, dejando el libro de lado, y se sentó en la mesa de un ágil salto. Era porrista después de todo, easy work.

Al lado del muchacho, se puso a gatas, como un felino, y acercó su rostro tímidamente al de él, acariciándolo con una mano. Tenía el ceño fruncido y las mejillas rojas, junto con el corazón desbocado en su pecho y los esfuerzos por respirar con normalidad. Mordió su labio inferior y bajo la vista, claramente avergonzada —Yo.. normalmente no soy una chica tímida— Confesó, alejando la mano del rostro del muchacho para situarla sobre su pecho, apretando la blusa justo sobre su corazón. ¿Cómo diría lo que iba a decir? ¿Sonaría bien, sonaría mal? Había muchas dudas que la frenaban en ese momento, pero ella ya había decidido hacerlo. Exhaló, hundiéndose un poco sobre sí misma.

—Pero..— Hizo una pausa, para volver a mirarlo, ahora con determinación —Aunque pueda acercarme y tocar a los otros chicos con facilidad, contigo.. m-mi corazón late..— Seguro que parecía un semáforo, no aguanto el contacto visual por mucho más y volvió la vista a los libros —Late con fuerza, y me pongo nerviosa. No sé como actuar, no sé como dejar de hablar de mí misma y quiero conocerte más. Eres insoportable, realmente, no sé que hacer cuando estoy alrededor tuyo— Murmuró en voz baja, algo torpe, y preguntándose si pudo haberse expresado mejor, pero lo intentó.

Sí, estaba trabajando duro para ser honesta.

¡N-no lo tomes como una confesión o algo así! P-pero aparte de esto, no puedo iniciar mucho más— Y besó su mejilla con suavidad, recargando su pecho en el hombro de él, para no perder el equilibrio. Cuando se separó, completamente sonrojada, se quedó en la misma posición, expectante.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Shi L'Jon el Vie Mayo 09, 2014 10:47 pm


La ligereza de ese sonroso detrás del libro le hizo entender que había dado en el blanco con sus palabras, eso era un poco emocionante si lo que le daba a contemplar era tan hermosa imagen, sí, por un momento llegó a pensar en aquello con… ¿ternura?, vaya, realmente su mente estaba comenzando a buscar adjetivos realmente extraños para esta señorita, eso era divertido, estaba comenzando a pensar en cosas complicadas, muy poco comunes.

Un nuevo aspecto que, extrañamente, había decidido dejar en el polvo hacía su rato.

Volteó el mirar al notar como ella se lanzaba a la mesa, sentándose a su lado con una expresión que comprendía perfectamente, ya lo había visto antes, era ese momento donde ella deseaba demostrarle todo su coraje, toda su valía y ferocidad para hacerle entender que era capaz de llevarle la contraria, de desafiarle.

Ella normalmente no era una chica tímida, eso tenía mucho sentido, mucha verdad, casi tanta como decir que el casi nunca era un sujeto que respetara las ocasiones, principalmente porque era contada la vez en la que se había encasillado en algo… ¿así?, en qué rayos estaba pensando con esas ideas.

Estaba haciendo contacto visual, pero eso no duró demasiado, sumado a sus palabras le dio un claro mensaje, no hacía alta saber demasiado de esto, solo era lógica, una pura lógica que le hizo armar una sonrisa en su rostro al escuchar aquello de “eres insoportable”, incluso dejó escapar una carcajada que rápidamente tomó y que se quedó como un bufido.

La gracia expresada en sus ojos y el bree contacto de sus labios contra su mejilla, era una tentación, una irreal tentación si se ponía a analizarlo, especialmente porque la señorita acababa de afirmar una cosa realmente grande.

Le miró, ligeramente recargada, y una de sus manos se extendió para acariciar la nívea mejilla de la dama, tan suave como le dio el sentido en ese momento, y volvió a bufar.

Usted es extraña… pero me gusta cuando es honesta—, admitió con cierto recelo sin dejar de verle, —me alaga mucho saber que soy un insoportable que le hace pensar como actuar en cada instante, y que desea conocerme a pesar de eso—, susurró entonces con algo más de intimidad, acercándose un poco, haciendo que su mano dibujara el contorno del rostro de la muchacha.

Acarició desde su oreja y se detuvo en el mentón, para luego tomar ligeramente su rostro y atraerlo, hasta rozar ligeramente sus labios, como una prueba, y le miró.

Pero… me parece que tiene suerte—, le dijo, así de cerca, con sus ojos observando fijamente a esos orbes brillantes, —porque yo suelo llegar hasta el final cuando algo me atrapa—, se acercó, para ese momento llegó a sentir un ligero latido algo más dejado que los demás, como un golpe.

Sus ojos repasaron ese rostro sonrosado y, al instante siguiente, de nuevo sus labios rozaron esas finas comisuras, pero esta vez no se alejaron, para nada, solo hicieron algo más de presión, esa por la que, luego de un par de segundo, se dejó ser al cerrar sus ojos.

No era un beso de un alguien como él, ¿cómo explicarlo?, él solía besar a mujeres y hombres por placer, por capricho, pero ahora era distinto, ahora parecía haber algo debajo de toda esa complacencia para-con ella, principalmente porque intentaba complacerla, eso no solía hacerlo seguido, con nadie, jamás.

Dejó caer su mano desde el rostro, pasando por su cuello y encontrando su mano, una que tomó de forma sutil. Le gustaba tomar la iniciativa en ciertos aspectos, se separó un poco y volvió a abrir sus parpados para mirarle y, por un instante, dedicarse a contemplarle.

¿Qué tonterías estaba pensando?, no era que esa pequeña cosita que se encontraba por allí en el fondo de su ser le fuera ajena, no, pero si era extraño… por un momento creyó que aquello había sido el defecto de una sola vez.

Vaya mentira.






avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Fai Fai Sae el Lun Mayo 12, 2014 8:56 pm

Le correspondió, podía sentir su corazón latir a mil por hora y sus mejillas golpeadas por un montón de sangre, su cabeza hecha un lío y sus manos, no tenía idea de donde ponerlas hasta que él tomó una de las suyas y supo que no había un mejor lugar para dejarla. Aunque se pateó mentalmente por pensar en eso, porque había sido un poco, quizás muy, sentimental.

Y ella no podía permitirse ser sensible, sin embargo sentía como todas las barreras que había levantado se derrumbaban con solo esa muestra de ¿Qué era? Porque como lívido no se sentía, la pasión del momento tampoco. No sabría explicarlo, cuando sus labios se encontraron, simplemente algo, algo había cambiado.

Pero ella era una heredera. No una heredera común, sería la Gran Señora de la compañía de su padre. Las mujeres empresarias eran fuertes, las mafiosas simplemente no debían tener corazón.

Aún así, no quiso separarse, y algo dentro de ella, fue como un recuerdo fugaz. Se separó un poco, solo un poco, para poder mirarlo fijamente, inflando ligeramente las mejillas y mirando a otro lado —Si sigues haciendo este tipo de cosas.. no sabré que pensar— Murmuró, sin soltar su mano de la mano del muchacho. Los libros quedaron olvidados, en un costado de la mesa, abiertos. La biblioteca estaba cada vez más vacía y ella se sentía ligeramente libre de mostrarse sonreír, pero antes quería asegurarse, aclarar ciertas sospechas. Era algo que tenía que saber si quería dar otro paso.

Aunque ¿Qué tan lejos esperaba llegar? Ella, tan frágil e insegura, se había envuelto en cortinas de hierro para que nadie supiera que en el interior era una mujer sensible.

Con sus ojos violeta de venado, grandes, redondos y curiosos, se sentó a piernas cruzadas sobre la mesa, corriendo los libros hacia un lado. Carraspeó, mientras fruncía el ceño buscando las palabras indicadas que fueran a revelar lo que necesitaba y no dijeran lo que ella no quería que fuera dicho —Cuando estuve en casa de mi padre, hubo cierta reunión— Murmuró, mirando por el rabillo del ojo para asegurarse de que nadie estuviera cerca —Una reunión, creo que tu familia está involucrada ¿No? Ciertos negocios, en los barrios de China.. Si no tienes idea de lo que estoy hablando, olvídalo.— No podía decir mucho más sin arriesgar su propia seguridad. Aún así esperaba que lo que pensaba que era, fuera cierto. Sería un gran alivio.

Y si no lo fuera, ella simplemente se olvidaría de que alguna vez lo conoció, por mucho que costara. La vida era así, simplemente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Shi L'Jon el Lun Mayo 12, 2014 9:47 pm


El eco de su respiración rondó fervientemente por todo su alrededor, era simple, el lugar estaba tan vacío que cualquier chismoso solitario podría tomar en cuenta a cinco estantes de lo que ellos se encontraban, particularmente, estudiando en ese rincón de tan inmensa biblioteca. Sí… con todas sus plantas y sus miles de estantes, conocía cada área a la perfección y tenía su tiempo reservado para cada una de ellas, no para profanarla, sino para… usarla, como era debido, o al menos como estipulaban los cánones de conducta.

La suavidad de su toque se escurrió en el fondo de su consciencia en ese beso mediano y pasivo, para nada lascivo o lujurioso como lo haría con cualquier dama, ¿por qué?, ¿por qué no podía permitirse si quiera el pensamiento de ser brusco con ella?, era una tontería, pero era la verdad: el punto es que ella había comenzado aplicar un poco más lejos que su curiosidad.

Al separarse levemente no evitó sonreírle, cual caballero capaz de hacerlo luego de semejante declaración de impasividad, y bufó por lo bajo al notar como ella, tal ve apenada, simplemente miraba a otra parte para esquivar la seguidilla.

Pues… creo que puede pensar lo que desee—, susurró con ese tono galante, con cierto humor enfrascado en él, —lo único que no le permitiré que piense es que las cosas son de a juego, señorita, resaltó.

Si, hasta él, en su profunda y mentirosa ignorancia fingida para hacerse creer a sí mismo que era idiota, se había dado cuenta de eso, de esa pequeña cosa que la gente simplemente no controlaba, como por ejemplo las ganas de besarla o de fastidiarla, principalmente esa segunda, hacerle perder la paciencia llegaba a ser divertido en el poco tiempo de conocerla, pero, sin embargo, lo que más disfrutaba era eso, verle.

Y… no es que eso fuera un problema, para nada, el problema iba a venir si aquella ínfima sensación llegaba a hacerle algo, oh sí.

Mas entonces le atacó aquello de “fácil viene, fácil se va” y en un pequeño momento la dama de cabellera rosada pareció quedar atrapada en otra corriente de pensamiento, quizás alejada o tan cercana a esto que él no podría imaginarlo, pero bueno… Shi le miró un tanto curioso y aguardó, a fin de cuentas, ella dijo lo que pensaba, de esa forma le había catalogado era, al menos cuando estaba frente a él.

Um…—, masculló poco complacido con lo que escuchaba.

Se giró un poco y dejó que sus manos tocaran la mesa hacia atrás, recargando su cuerpo allí y echando su cabeza ligeramente hacia atrás, cosa que le permitió ver el techo. Esto de tocar temas de negocios no era algo que amase, mucho menos si hablaba con alguien de su edad; usualmente, cuando todos quería mostrar algo del trabajo de sus padres, simplemente lo hacían insinuándosele, ya saben, cosas como favores sexuales que jamás cumplía o algo así, como para engatusarle. Exhaló con fuerza, no lo evitó, y relajó una mano para que subiera a rascarse la cabeza, hasta la nuca y a que alborotase su peinado brevemente.

Bueno… no es exactamente mi familia, señorita—, apuntó en voz media, estaba seguro de que no había ningún metiche por allí, —mi familia es extremadamente variada, así que, yo diría, que es una parte, uno de mis apellidos—, siguió, alzando ligeramente los hombros para liberar algo de tensión de su espalda, —pero sí, estaba enterado… mas ahora no puedo permitirme volver a China—, sonrió por lo bajo.

Claro… iba a China más veces de las que querría, una vez al mes, a veces menos, a veces más… todo dependía de cómo marchasen las cosas; era como esos viajes a Francia, a Japón o a otros países, todo recaía en el funcionamiento de los sistemas, de los mecanismos tan delicados que tres años tomó forjar completamente.

Pero, si me permite—, intervino entre el turbio pensamiento, volteando a mirarle directamente, —¿a qué viene semejante pregunta en un momento como este?—, cuestionó.

Sí, una cosa no venía con la otra y viceversa, aunque tal vez era por el hecho de que la damita sintiera curiosidad, eso era algo bastante natural, también el hecho de que su familia fuera mentada en todas sus fracciones por esos lares, estaba claro que sus extensiones de apellidos estaban hechas para llamar la atención tanto legal como ilegalmente. La cosa era mantener cubierta una cosa con la otra.




avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Fai Fai Sae el Mar Mayo 13, 2014 9:09 pm

Aclaró su garganta, mientras miraba para todos lados. Era bastante cuidadosa, bueno, tenía que serlo ¿No? Si alguien escuchaba, seguramente su cabeza estaría empalada en un lugar alto en un edificio Chino por traidora, le cortarían la lengua. —Bueno, no es nada realmente, o nada importante, tampoco tiene que ver con negocios, si eso es lo que pensabas— Aclaró, poniendo sus manos en las rodillas, y mordiendo su labio inferior. Pensaba en que decir sin morir avergonzada por ello, le costaba expresar ciertas cosas frente a Shi, y esta era una de las cuales la pondría tan roja como una granada. Bufó por su falta de seguridad en ese momento, si simplemente fuera tan impulsiva como siempre, pero honesta. Inhaló, dándose ánimos.

Es algo más bien personal, creo..— Frunció el ceño, para mirarlo a los ojos, con cierta timidez. Claro, lo que estaba apunto de decir la cohibía —Es algo así, algo que me hace sentir más cómoda, más ¿Relajada? ¡No lo sé!— Soltó una carcajada cubierta por el dorso de su mano derecha, no podía hacer mucho ruido —Siento que no debería sentirme feliz por este tipo de cosas, no son las cosas por las que una chica normal se sentiría feliz, de todos modos. Pero ya que sabes.. sobre 'eso', no tengo que tener cuidado ¿No?— Intentó explicarlo, con una sonrisa ladina.

Bajo el manto de la tarde, bien entrada tarde, sobre la mesa de la biblioteca, la muchacha depositó un suave beso sobre los labios del chico que tenía enfrente, con una sonrisa.

Más confiada, al menos más confiada que antes, no rompió el contacto visual esta vez, cuando volvió a enderezarse.

Si no supieras sobre nada de esto, creo que hubiese tenido que alejarme de ti y no volver a verte jamás— Chasqueó la lengua, porque eso era exactamente lo que tendría que hacer en post de proteger al muchacho de las garras de su padre, pero ahora, ahora estaba más calmada. —Me hubiera alejado porque no te veo como a un muchacho cualquiera, supongo, y no hubiese soportado la idea de seguir mintiendo así, al menos contigo presente— Removió sus cabellos con cierta lentitud, mientras suspiraba.

Espera.. ¿Le acababa de decir que no era un muchacho cualquiera? ¿Le acababa de decir que era especial?

Abrió los ojos con desmesura, casi mordiendo su lengua por hablar tanto.

E-especial no quiere decir nada ¿Bien? Solo.. me caes un poco mejor que el resto— Balbuceó, recogiendo sus libros con torpeza y bajando a trompas, hasta que sus pies volvieron a tocar el suelo. Lo encaró, sonriente, con los textos sujetos en la mano derecha contra su pecho y el estuche en la izquierda —Fue un placer volver a verte, Shi— Se despidió, mientras se alejaba con su andar tan atípico, como una marca registrada. Caderas contoneantes y el delicado pisar de una bailarina, como si fuera un hada, magnífica en toda su extensión.

Pero en el fondo, oculta por el silencio y la oscuridad del lugar, se sentía torpe y sonrojada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Shi L'Jon el Miér Mayo 14, 2014 7:48 pm


Se limitó a mirarle, era así de simple como ella podía expresar las cosas sin siquiera planteárselo, estaba claro, ella tal vez no deseaba decir toda aquella cantidad de cosas que, a una persona normal, le parecerían bastante declarativas, y, aunque para él no era demasiado distinto, si sabía que podía captar cosas que otros no.

No sabía muy bien como, pero él podía entender que, para la señorita de cabellera rosada, el simple de frasear de esa forma le era importante, lo era porque, según tenía claro, ella era una adolescente materialista e idiota con todos, claro, si se hubiese seguido comportando como una mujer estúpida simplemente habría cortado todo en ese segundo encuentro, pero no fue así y, ahora, sentía gracia de eso, era como si alguien tan obstinado como él y alguien tan tímida de la realidad como era ella llegaran para ayudarse mutuamente. ¿En qué le ayudaría ella a él?, quien sabe, tal vez a darse cuenta de que a veces valía la pena hablar y hablar.

Pero estaba seguro de varias cosas, entre ellas que, en efecto, para la dama era importante relacionarse con personas de su entorno familiar para estar más cómoda, ¿qué hubiera sido si la situación no fuera de esa forma?, rió por lo bajo.

¡Vaya!, me encanta saber que tiene sentimientos, señorita—, jugó un poco con eso, sí, lo había entendido, ella no deseaba involucrar a nadie en esto.

Él no había pensado jamás igual, para nada, Shi era el heredero de toda su familia, era el hombre y, a pesar de que tenía la obligación de estudiar administración –cosa zanjada desde hacía tiempo- de trabajar para la familia desde el momento en el que su padre lo deseara, de suplir a su padre o madre en compromisos importantes, casarse y tener un hijo varón que fuera el próximo heredero y, si seguía la corriente que toda la familia parecía darle, morir en alguna emboscada, tiroteo como todo un Cheng Dan.

Bueno… después de todo él tenía más genes de esa familia en su cuerpo que cualquier otra persona en el planeta. Treinta por ciento, ese numerito tan simplón valía oro.

Pero, sin dudas, algo fuera de toda esa consideración, de todo ese torpe y repentino carisma le sorprendió, era divertido, tan divertido, ver como esta dama tenia sus completos cambios de actitud frente a él, era casi como un “me importas, pero no quiero que lo sepas”, sí, eso estaba tan claro como el agua. Sonrió de medio lado y se rascó ligeramente la cabeza aún sentado en la mesa, había sido un buen lugar hasta ahora.

Arqueó una ceja por reflejo y exhaló con ironía, le gustaba esto.

Señorita, no se preocupe, nadie sabrá que usted se relaciona con el capitán del equipo de atletismo—, alzó los hombros y le vio toda presurosa tomar sus libros, sus compañeros se burlarían eternamente de él si supieran que intentaba coquetear con la capitana del equipo de porristas, es decir, este lugar estaba tan lleno de otros capitanes que, era demasiado cliché.

Aunque… no era como si él le estuviera coqueteando, ¿verdad?, bien, robarle un beso… dos, ¿tres?, claro, recordó ese suave contacto en sus labios cuando aún estaba más que metido en sus pensamientos. Al menos no había unilateralidad, ella acaba de robarle un beso, ¿lo había hecho?, vaya…

El placer fue mío, señorita—, sonrió de medio lado cuando le vio marcharse en una pose tan marcada y ensaya que, por un momento, no supo si creer en lo que acababa de pasar.

Cerró sus ojos por un instante y se desperezó, era tarde y este lugar podría cerrar en cualquier momento, él debía comenzar por encontrar aquel libro y ponerse a leer algo antes de dar por sentada la noche e irse a dormir.



Tema Finalizado






avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad week? |Priv|

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.