「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Miér Mayo 27, 2015 7:35 am.
「LAST POST」
Últimos temas
» Hike—priv: Kohaku Koyama
Ayer a las 4:28 pm por Kohaku Koyama

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Ayer a las 2:39 pm por Erika Singer

» I hate this [Priv. KYUNG EUN CHOI]
Mar Ago 22, 2017 6:14 pm por Kyung Eun Choi

» Curiously +18—Priv.
Mar Ago 22, 2017 1:54 pm por Daichi Kitagawa

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Lun Ago 21, 2017 10:36 am por Reiner F. Lawrenz

» Fraternidades & Dormitorios
Dom Ago 20, 2017 3:05 pm por Shi L'Jon

» Clubes de la SNA
Dom Ago 20, 2017 2:56 pm por Shi L'Jon

» Registro de Identidad
Dom Ago 20, 2017 2:50 pm por Shi L'Jon

» Registro de PB
Dom Ago 20, 2017 2:45 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Work, ugh, work —Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Work, ugh, work —Priv.

Mensaje por Sugar Bell el Vie Jun 06, 2014 9:29 pm

Sala de maestros || Viernes || 19:30 pm || Outfit

Vaya que necesitaba un descanso.

Después de dos semanas dale y dale revisando fichas médicas, con Bre gritándome por atención y la mudanza, no había podido descansar ni un carajo. Y justamente cuando esperaba poder hacerlo ¡Bam! Me vienen con que necesito los contactos con las farmacéuticas, para los medicamentos y así. Me he tenido que contener de bufar cuando me lanzaron la noticia, o sea ¿No se supone que eso ya esté hecho? Aparte, ese trabajo es de la enfermera, no de la psiquiatra. Y con eso me refiero a que me están explotando, sin pudor alguno, y no puedo hacer nada más que acatar.

Después de todo la casa necesita comida, y un niño de tres años y medio no la traerá.


Toqué la puerta de la enfermería principal, arreglando mi falda, cuando salió una señora que me pareció monísima. Pero no dijo nada, tan solo me miró de pies a cabezas —¿Y esta qué se cree? Me pasaron otro montón de carpetas —No es como si ya me hubieran pasado más. Y me mandaron a la sala de maestros, para corregir y hacer los contactos. Como soy nueva, exigí que también mandaran a alguien que me ayudase, pues no conozco muy bien los procedimientos del lugar para hacer los encargos, o si necesitan fichas o qué sé yo. Seguramente el pobre o la pobre pichón que manden a ayudarme me odiará por siempre, pero tal y como yo se tendrá que tragar la pila de trabajo. Work is work, babe.

Antes de ir a sentarme y que mi culo quede cuadrado, me he cogido un capuccino de la linda maquinita roja que tienen en la esquina, y solo porque soy buena he cogido otro para el que me asista. Malabareando llevo todo a la mesa, me siento y abro el primer folio. Medicamentos para la fiebre ¿¡Joden!? ¿Qué mierda tengo que ver yo con los chavales con fiebre? Tráiganme medicamentos para locos, al menos. Suspiro y comienzo a leer al detalle, esperando que mi ayuda llegue pronto, o se enfriará el café.

Al escuchar la puerta del lugar abrirse, doy vuelta la cabeza con mi mejor sonrisa de disculpa, pero se me medio cae la mandíbula al ver quien viene. De todas las jodidas personas que trabajan en el lugar.

Eras tú quien tenía que venir ¿No?— Murmuro con una sonrisa irónica, doy un trago al café y vuelvo la vista a las carpetas. Ahora trabajar me parece mejor que charlar. Y seguro que también me tomo su café yo sola, del genio que me pone no podré evitarlo, gracias al cielo he dejado a Bren con la niñera hoy.

Volver arriba Ir abajo

Re: Work, ugh, work —Priv.

Mensaje por Yahiro Kanzato el Sáb Jun 07, 2014 9:32 pm


Work, ugh, work

W: Sugar Bell | P: Sala de profesores de medicina | Viernes; a partir de las 07: 18 pm

Vestimenta | Bolso
Vaya, vaya… el mundo no podía ser tan bueno, tan sereno con todo el mundo, incluso ahora esto le era reprochado en la cara. Hoy era viernes, y no, no es que estuviera molesto por las circunstancias, no, tampoco tenía alguna cita con alguien, solo quería ir a casa temprano para descansar junto a sus gatos, pero no: le había tocado el trabajo extra.

Esa mañana la había pasado entera en el hospital, lo normal, atender ciertas emergencias y preparar una búsqueda para un corazón que él mismo trasplantaría a un pequeño niño de doce años que venía padeciendo, según la historia, hacía cinco años… y él se había ganado cierta fama en cuanto a la cardiología por parte de sus superiores, así que, nada estaba tan mal.

Dio un par de horas de clase esa tarde y luego terminó por ofrecer un seminario de tres horas, terminando todo cera de las seis y, cuando pensó que podría marcharse a dormir en paz, ¡bum!, atacaba el trabajo acumulado de otros que te lanzaban a ti por ser el más nuevo, pero no le quedó otra que aceptarlo. Seis meses no eran1 historia en este recinto.

Caminaba en medio del edificio de profesores de la facultad de medicina, era sorprendente como este lugar lo hacía todo en grande, por un momento se preguntó cuánto de esto había puesto su sobrino, porque, aunque este no quisiera admitirlo, él lo sabía, gran parte de los recursos para la reapertura de este lugar vinieron por parte de él, y otro poco de quién-sabe-dónde.

Dobló al pasillo y se lamentó aún más jugando con su bolso, en el cual traía los esencial, su libreta, carpetas de nómina y un libro que le gustaría poder terminar de leer en algún momento, si es que algún día dejaban de mandarle tonterías como esta.

Terminó frente a la dichosa sala y abrió la puerta sin mucho más, encontrándose a una persona que, al mirarlo, solo pudo voltear los ojos y resoplar con molestia. Bufó por lo bajo y removió sus cabellos, los cuales cayeron simplemente por cosas de la gravedad. Chascó con la lengua y cerró la puerta tras de sí cuando su cuerpo pasó.

Tendría mejores cosas que hacer—, soltó con serenidad, —pero, ya ves, no siempre es lo que uno quiere en este lugar—, alzó los hombros y caminó sin más hacia la mesa, dejando su bolso a un lado y sentándose frente a la mujer, la cual parecía ya haber comenzado con todo.

Tomó una de las carpetas y, al ojear su contenido, resopló con molestia y rasco su nunca, era así de simple, así de molesto.

Así que este es mi castigo por salvar vidas—, dijo con algo de ironía revisando con más detalle la formulación de los contenidos, era una simple medicina para proteger el sistema gástrico, ¿para qué rayos tendrá que revisar eso?, —por cierto, buenas noches—, saludó algo tarde de forma cordial, pero no esperaba pasar por maleducado.

Llevó sus ojos amatistas a ella, una morena que hoy vestía particularmente resaltante, hermosa y sin ese pequeño niño que vio la primera vez, tal vez le había dejado con una amiga o una niñera, porque, a su parecer, ya le había dejado bastante claro que casa no estaba.

¿Era eso un alivio?

Tal vez.
Yahiro Kanzato
avatar
Edad :
23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work, ugh, work —Priv.

Mensaje por Sugar Bell el Miér Oct 01, 2014 10:21 am

Rodé los ojos con cierta irritación. Va, que esto de picarlo, molestarnos y sacarnos malas cuentas por las cosas del pasado no era exactamente un hobbie, pero cada que lo veo me hierve la sangre ¿Qué hago? No voy a morderme la lengua ni comerme mis palabras. Y el estrés de llegar a un trabajo nuevo, tener que lidiar con críos y maestros, no le puedo gritar a los jefes que hay mierdas de la enfermería entre mis papeles y yo, tal cual dice el currículo, les veo lo loco y no las alergias. 

Tomé el café que era para él y se lo dejé al lado, sin mirarlo a la cara, orgullo. —Para ti— Fue un murmuro medio apretado, mientras mis ojos seguían atentos en el papeleo.

Honestamente era difícil que pudiera concentrarme a estas alturas, más cuando había tantas cosas que quería preguntarle y que seguramente no me iba a responder. Lo miré de reojo y mordí ligeramente una de las esquinas de mi labio. Nada, no podía hablar con él con tanta naturalidad como lo hacíamos años atrás, no sin saber que estallará otra pelea o peor. Tampoco quería quedarme callada, simplemente sería más incómodo. Y aparte de incómodo, algo dentro de mí aún quería saber de él, porque luego de años sin saber de él, y que las cosas pasarían tan rápido.

Quizás es como estar acostumbrada a saber algo de alguien, muchas cosas todos los días, y luego dejar de saberlo. Ahora, quería ponerme al día, simplemente saber un poco, o solo eso quería creer, o intentar hacerme creer.

Y ¿Qué ha sido de tu vida?— Intenté que el tono me saliera de chula e indiferente, como si realmente no me importara. En el fondo ni siquiera debería importarme y lo sé, solo que hay costumbres y sentimientos que son ligeramente..

inevitables.

Volver arriba Ir abajo

Re: Work, ugh, work —Priv.

Mensaje por Yahiro Kanzato el Sáb Oct 04, 2014 4:39 pm


Pasaba las páginas de aquella carpeta poco a poco y, tomando una lapicera, comenzaba a rellenar las formas que eran necesarias y a firmarlas. Cosas como la gastritis no era algo que le llenara demasiado, para nada, él era ahora un cardiólogo que pronto terminaría sus estudios de neurología – o esos eran sus planes- y se sumaría en su propia forma a la investigación sobre la enfermedad de su sobrino.

Alzó la vista ligeramente al escucharle murmurar a regañadientes aquellas palabras y extender su mano, allí estaba un café aún caliente. Sonrió de medio lado.

Gracias—, soltó con suma normalidad, y nada más.

¿Cómo era que podía comportarse así aún teniéndole a ella allí?, ciertamente aún se lo preguntaba, siempre intentó mantener a la raya sus pensamientos sobre esta mujer, sobre el pasado que en su mente no volvería, esos buenos momentos que vivieron juntos y que, por unas u otras razones, tal vez por su culpa o la de ella, ya no volverían. Y eso dolía, aún y cuando habían pasado cuatro años dolía porque no le había olvidado.

Como quien no quiere la cosa continuó con la revisión de aquellos documentos uno a uno, cerciorándose de llenarlos todos y firmarlos, sino simplemente quedarse trabajando no valdría para nada, pero, ¿de qué valía la firma de un cardiólogo sobre medicamentos de primer orden?, se lo preguntaba aún y cuando la lapicera se movía grácilmente sobre el papel, sin atreverse a pronunciar ninguna palabra, y no por miedo, es solo que el contexto no le daba para eso, más que todo por lo que pasó la última vez que le había visto.

Sin embargo, escuchó su pregunta y, por un segundo, detuvo su accionar y alzó el mirar amatista para encontrarse con los ojos oscuros de ella. Chascó con la lengua ligeramente y puso ambos brazos sobre la mesa.

Eh… yo diría que estoy igual que siempre—, murmuró estirando su cuerpo luego de algunos instantes, movió su cuello de un lado a otro y escuchó el crujir de sus propios huesos, —con una vida que depende de mi trabajo enteramente—, miró al vacío por un instante y luego a ella, —y esperando tener una vida en algún momento—, le sonrió y se acomodó en la silla.

La espalda dolía un poco luego de un rato firmando papeles sin sentido, ya estaba pasando a otra carpeta y debía repetir el mismo procedimiento que antes. Al menos hoy no había turnos en emergencias, eso era algo. Cerró los párpados por un instante y luego regresó al “mundo real”.

Creo que… preguntaría lo mismo, pero ya conocí al pequeño—, alzó ligeramente los hombros más para desperezarse que otra cosa y tomó el vaso de café para darle un sorbo, eso sería perfecto para aguantar tanto como lo necesitara, —pero, hay algo que me da mucha curiosidad—, murmuró revolviendo sus cabellos y peinándose de nuevo, para apoyar ambas manos en le mesa, — ¿cómo terminaste aquí?—, le cuestionó bastante calmado.

Luego de un par de segundos o más desvió el mirar hacia su trabajo, realmente no esperaba estar demasiado tiempo en esa sala, aún si fuera para bien o para mal.

Y aún tenía una duda, por supuesto, su mente había hecho tantas conjeturas sobre ese pequeño pelinegro que ahora no estaba presente, sobre todo con el tiempo, la edad, y eso le hacía tan solo pensar más y más, sin mucho sentido.

Yahiro Kanzato
avatar
Edad :
23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work, ugh, work —Priv.

Mensaje por Sugar Bell el Lun Nov 17, 2014 10:12 pm

Tras escuchar aquella pregunta no pude evitar abrir los ojos con sorpresa. Vaya hombre, luego de haberlo conocido por tantos años aún tiene la capacidad de tomarme por sorpresa ¿Y el interés? ¿Tendría que decirle? No, no era nada fácil, incluso rayaba en lo patético, humillante y, muy probablemente, triste que fue aquella etapa en mi vida. Si no hubiera sido por Bre seguramente nunca hubiera vuelto, tampoco, o seguiría atada al que fue por un corto tiempo mi marido. —Lo siento, pero..— Suspiré antes de continuar ¿Realmente era tan malo no decirle? Después de todo le tenía cierta confianza..

Sí claro, Sugar, una confianza que se destruyó por completo hace muchos años atrás ¿Pero qué estoy pensando? ¿Contarle todo como si fuera una novela? No, ni siquiera podía estar segura de que él fuera el hombre que alguna vez conocí, o que creí conocer. —Ese 'pequeño' se llama Brenan, por favor no sientas tanta confianza y llámalo por su nombre.— Quizás soné muy dura, pero era mejor establecer límites aquí y ahora, después de todo el volver a encontrarnos resultaba complicado, y llegaría un punto donde no sabría como reaccionar.

Ocurrieron bastantes cosas, y no espero que entiendas mis razones para dejarte, pero luego de eso me casé. Si mi apellido no es el mismo es por eso, pero debido a ciertas.. complicaciones, tuve que venir a vivir aquí con Bre. Eso es todo.— Intenté que mi voz sonara seria y no se quebrara en ningún momento, manteniendo los ojos y las manos ocupados apilando y rellenando formularios. Solo mencionar a Jhonny me ponía nerviosa, el desgraciado había desaparecido del mapa por completo, dejándome el trabajo sola.

Puede que no haya dado a luz, pero él es mi hijo sin importar nada. Y ahora estoy cumpliendo un rol de padre y madre a la vez, y por eso te pido que, para mantener una figura frente a él, me trates solo como colegas si él está presente.— Y eso también era necesario mencionarlo. Cuando nos topamos frente a mi oficina tuve que dejar a Bre encerrado, pero nunca era tan obediente, y luego vinieron algunas preguntas. No quería que él tuviera la impresión correcta sobre lo que hacía, estaba pasando por mucho, aún preguntándose que había pasado con su padre.

Dejé el trabajo hecho en la carpeta, y apoyé mi cabeza en la mesa, descansado, y observando al hombre que tenía enfrente —No has cambiado nada— Murmuré, con una sonrisa, intentando cambiar el tema —No sé en personalidad, dudo que alguna vez realmente te haya conocido— Una carcajada se escapó de mi garganta, pero no en un tono amargo o ácido, simplemente jovial. Me hacía gracia, de cierta forma, sentir que no conocía a la persona que amé por tanto tiempo. —Aún tienes la cara de un niño— Me burlé. Claro, todo desde la envidia ¿No, Sugar? Si bien yo tenía una figura delgada en ese tiempo, ahora las caderas y el molesto par de pechos no me dejaban entrar en ningún vestido. Ah, las complicaciones.

Volver arriba Ir abajo

Re: Work, ugh, work —Priv.

Mensaje por Yahiro Kanzato el Sáb Nov 22, 2014 4:09 pm


En las hojas las firmas iban y venían, algo tan simple como firmas recetas de solicitudes lo hacía todo más sencillo, parecía ser un poco como lo que conocía y experimentaba a diario en ese hospital donde trabajaba gran parte del tiempo ahora. Sí, la cardiología siempre pareció interesarle, inclusive en los tiempos en los que su deseo era ser veterinario, y ahora quería llegar más lejos, por supuesto, ¿quién no querría?

Su mirar se alzó nuevamente al escucharle hablar y no hizo nada más que escucharle y verle con serenidad absoluta y tremenda neutralidad, así de simple. Exhaló y relajó su postura, parecía estar a la defensiva, o quizá no, de alguna forma siempre había sido ella, de todos modos.

Brenan… está bien— murmuró conservando la calma, —disculpa entonces mi atrevimiento—, se disculpó de paso, jugando un poco con la lapicera que utilizaba al instante, pero, entonces y solo entonces no pudo evitar observarle, ella se mantenía impasible y concentrada en su trabajo mientras hablaba de un tema que, al menos para él, podía parecer delicado, —entiendo perfectamente tus razones—, atinó decirle, por supuesto, si las cosas no habían resultado entre ellos era simplemente por una razón que jamás debía salir a la luz.

Tomó otro folio, esta vez hablaban de medicamentos un poco más específicos y, por vez primera, relacionados medianamente a su área. Estas eran aspirinas y medicamentos para la tensión arterial, pero de base simple, por supuesto, eran los compuestos más simples que podían encontrarse en el mercado de fármacos. Revisó la lista como la nada y sus composiciones similares, la cosa era organizarlo y hacer la ordenanza.

El escucharle hablar tal vez podría ser insensato de su parte, por supuesto, en el fondo podía sentir cierta molestia al escuchar que ella se había casado con otro hombre, pero no tenía demasiado derecho a eso. Soltó un leve suspiro atando cabos de acá hasta allá, ahora todo cuadraba y, de cierta forma, las cosas se le hacían claras ante sus ojos. Y a idea que tenía en mente simplemente desapareció.

No te preocupes, esté él o no presente… seremos simplemente colegas—, alzó el mirar para observarle y enmarcar una breve sonrisa, una que se convirtió en mueca dudosa cuando se encontró con aquella especie de afirmación y su mirada, y e resto de su mensaje, uno que le hizo sentir, de cierta manera, extrañado, —soy cuatro años más viejo… pero eres la primera que me dice algo como que tengo cara de niño—, rió por lo bajo, desviando el mirar hacia su trabajo y jugando con la lapicera, ciertamente si era un poco raro, —pero… no te preocupes, creo que has sido la persona que más me conocía, o me conoce—, alzó los hombros ligeramente y su vista amatista se quedo en el vacío ligero, uno que desfasó con el gran respiro que soltó, —y… sigues siendo dos años más vieja que yo—, de nuevo alzó los hombros, de alguna forma ese punto siempre pensó que molestaba a la dama, pero de buena forma, así que, ¿por qué no tocarlo?, al momento de conocerle él era un crío de diecisiete años y ella lo suyo, al momento de despedirse eran veintiuno y veintitrés. Que vueltas daba la vida.

Echó la cabeza hasta atrás, sintiendo un ligero malestar, y su mano se fue por reflejo a esa cicatriz en su cabeza, al costado de su oreja, era divertido saber que en cualquier momento aquello podría volver a aparecer y a joderle la existencia…

Yahiro Kanzato
avatar
Edad :
23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work, ugh, work —Priv.

Mensaje por Sugar Bell el Lun Dic 29, 2014 10:21 pm

No pude evitar arrugar la nariz cuando dijo que soy dos años más vieja ¿Y? Tengo alma joven, que es lo que importa. Pero a este paso me van a terminar saliendo más de mil arrugas y canas, el estrés sobre el estrés y yo misma, me hago problemas por el simple hecho de respirar, y aunque sabía que esto era, sencillamente peor para mi sistema nervioso, no iba a dejar que cayera la máscara de dureza que seguramente él sabía que era fingida, porque no lo odiaba lo suficiente como para que mis ojos no brillaran al verlo. Quizás en el primer encuentro no pensé lo mismo, y seguramente, lo más probable, es que de verdad haya parecido que lo detestaba desde el fondo de mi alma, pero luego de lo que pasó con.. él, Yahiro había sido mi mejor partido en años, y ahora estaba fuera de juego.

Es deprimente.— Musité haciendo un puchero, continuando con la eterna firma de papeles y rellenando fichas —¿Ligarías conmigo si no me conocieras? Claro que lo harías ¿Quién no?— Tenía que admitirlo, beneficios de ser una madre sin parir era, principal y únicamente, que mi cintura seguía siendo tan pequeña como cuando era una jovencita. —Amo a Bran pero, supongo que ya estoy fuera del partido.— No pude evitar quejarme y soltar un pequeño suspiro, volver la vista a las hojas solo para darme cuenta en el montón se había reducido a dos, y las firmas las acabaron. Bien, podía salir de ahí, alcanzar a las niñera y no tener que pagar horas extras. Hacer dormir a Bran, darme una ducha, preparar sus cosas para sus clases de mañana, despertar lo suficientemente temprano para dejarle el almuerzo listo, desayuno. Tenía que irme ahora.

Bien, terminé. Me retiro porque no voy a pagar horas extras a la niñera.— Me estiré en la silla, sintiendo como la camisa se apretaba sutilmente contra mis pechos, que antes habían sido la gloria y hoy no causaban más que un fuerte dolor de espalda. —Esto me recuerda a las veces que nos quedábamos hasta tarde haciendo trabajos para el hospital, buenos tiempos.— Un poco nostálgica, y no quería verme triste o débil frente a él, así que simplemente recogí mis cosas lo más rápido que pude, pero antes de irme acerqué un poco mi rostro al suyo, depositando un beso en su mejilla. —Supongo que eso podría contar como la despedida que nunca tuvimos, adiós, Yahi.— Y con eso, como si realmente hubiese terminado todo, pero ¿Había terminado? ¿Había sido una despedida o un saludo? Nunca lo sabría.

Volver arriba Ir abajo

Re: Work, ugh, work —Priv.

Mensaje por Yahiro Kanzato el Lun Dic 29, 2014 11:23 pm


Siguió en lo suyo por un momento, al menos estaba bien saber que aquella pila de cosas estaba descendiendo y que el tiempo ahora disminuía, que podría ir a casa pronto y atender a sus gatos como todo un solterón con algo de fortuna en el trabajo… más o menos así se estaba considerando a sí mismo últimamente. Nada más que alguien que había perdido por completo una oportunidad de cuatro años, que tal vez no lo había pensando al completo; pero ahora estaba aquí, de frente, como siempre. Como la recordaba.

Ligué contigo antes sin conocerte…—, se encogió de hombros, las cosas habían comenzado así cuando era una especie de puberto con suerte en los estudios y la capacidad de comenzar su residencia un par de años antes que otros, —pero… no creo que estés fuera del partido—, alzó los hombros brevemente, esa era solo su opinión personal y no dudaba que a ella le significase nada, solo estaba allí por obligación, después de todo.

Lo supo cuando, luego de algunos momentos, la dama simplemente anunció su partida, levantándose, claro, aquello podía parecer de antaño, pero el caso era que no resultaba así. Cuatro años… cuatro años más de los que habían estado juntos, tanto tiempo sin verle, pensando en ella, por supuesto, porque jamás había dejado de pensarle, no había tenido la suficiente fuerza para olvidarla, principalmente porque ella fue tanto en su pasado, fue lo mejor que le había pasado. Y la había perdido, por idiota.

Le miró tras un ligero acercamiento besar su mejilla “Yahi” no soportaba que nadie le dijera así, pero ella lo había hecho muchas veces a su antojo. Besó su mejilla como una despedida, ¿cómo aquella que no pudieron tener?, no… aquello había sido una tortura, no una despedida. Exhaló al verle voltear y chascó con la lengua.

Se levantó rápidamente de aquella silla y adelantó un paso para tomar una de las muñecas de la dama y, con eso, hacer fuerza para atraerla hasta su cuerpo, hasta chocar con su pecho y, con la mano libre, enmarcar su rostro para depositar un beso directamente en sus labios. ¿Qué era esa forma de actuar suya, esa impulsividad?, tal vez solo eso, dejar de lado las inhibiciones y hacerle saber la realidad, sentir esos labios nuevamente contra los suyos, su piel y la gran cantidad de cosas que se extendieron por su cuerpo en ese momento.

Hasta que se separó y respiró ligeramente, fijando sus amatistas orbes en las azabaches de Sugar.

¿Cómo puedes simplemente besarme en la mejilla e irte?—, le preguntó, de a poco regresando a su supuesta normalidad, —lo veas como lo veas… no es tan fácil Sugar—, murmuró solo para ella, separándole ligeramente, quizá dejándole libre, y esperando su reacción.

Básicamente era eso, no creía haber metido la pata, pero era la primera vez en mucho que actuaba por impulso, ella había sido la responsable en ese entonces, y era la completa responsable en este preciso momento. Así de simple.

Yahiro Kanzato
avatar
Edad :
23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Work, ugh, work —Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.