Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Dom Oct 22, 2017 12:40 pm por Zhao Wang

» Four // Privado: Elizabeth
Sáb Oct 21, 2017 8:30 pm por Elizabeth O'Land

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Sáb Oct 14, 2017 5:16 pm por Kohaku Koyama

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Fitzwilliam D. Dezart — ID

 :: 

 :: Habitantes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fitzwilliam D. Dezart — ID

Mensaje por Fitzwilliam D. Dezart el Vie Ene 02, 2015 4:09 pm








fisico

“Didi” como algunas personas le llaman –en contra de su voluntad- es un hombre a primera vista robusto, serio y firme tanto en el vestir como el caminar, el actuar y el desenvolverse donde sea que se encuentre.

Con una altura de ciento ochenta y ocho centímetros se alza, teniendo, en compensación, unos brazos lagos y una estructura bastante proporcionada para las múltiples cosas a las cuales se dedica. Su cuerpo se encuentra muy balanceado; desde muy niño lo trabaja para que sea una máquina, para que no le falle y, a pesar de haber bajado un poco la intensidad con el tiempo, no ha desaparecido la costumbre, la necesidad de mantenerse sano y fuerte, y eso se ve en su cuerpo; músculos bien desarrollados, torso firme, apariencia imponente y una piel clara, quizás demasiado, más que todo porque no le gusta el calor o el sol.

Toda aquella especie de perfil griego se potencia al encontrarse un rostro cincelado, tal y como todo su cuerpo, estudiado, con unos ojos que, si lo desean, pueden expresar al mundo todo; sin embargo… jamás lo ha querido así, entonces solo se encuentran en esas orbes de color melón un puño de nada, la taciturnidad absoluta. Las facciones de su rostro son equilibradas; labios finos, nariz enfilada y orejas de tamaño común y sin perforaciones.

Sus cabellos son una mezcla natural de la herencia de su madre. El color melón se funde con el castaño claro y forman una mezcla interesante que adorna esos cabellos lacios, finos y livianos que caen con libertad, terminando con unos pequeños rizos inevitables que le dan algo de “rebeldía” a ese ser que busca todo menos eso.

No posee tatuajes, pero si tiene una marca de nacimiento  que es como un rayo de color café oscuro a la derecha y en la parte baja de su abdomen, es lisa pero algo larga, hasta debajo de sus caderas.

Su estilo de vestimenta es muy básico. Suele andar siempre entre la más alta formalidad en sus trabajos, pero, cuando tiene un poco de tiempo libre, se deja ver con algo de ropa casual. Aunque esto no quiere decir que no le guste verse bien, para nada, cuida mucho su aspecto porque representa a una institución ante el mundo y eso es algo muy importante.

personalidad
La evolución, la progresión y el crecimiento son cosas que le caracterizan, que hacen parte de una mente privilegiada que nace a raíz de la vida, de vivir, de “patear” y tomar las enseñanzas que este mundo tiene para dar.

Fitzwilliam solía ser alguien del común pese a siempre sentir la presión de un orgulloso padre y de unos hermanos quizá envidiosos sobre sus hombros. Desde muy chico tuvo el don del liderato, del mando y el pensamiento correcto para desempeñarse tan bien como era debido. Y no es que ahora lo hubiese perdido, solo se transformó según lo que él es ahora.

Para entenderlo mejor habría que remitirse a su pasado, a lo mucho que disfrutaba estar con sus amigos a pesar de que lo primero que decía es que no tenía. Él era un chico tímido, pero pasable y muy sociable y correcto, diplomático y bien portado.

Al momento de crecer las cosas dieron un cambio, su conducta de siempre se fue perdiendo en medio de la culpa y la tristeza que sintió al perder a su mejor amigo y a una importante amiga dentro de la agencia. Se sintió responsable a pesar de que nadie le culpó directamente, no hacía falta, el líder de un escuadrón es completamente responsable por las cosas buenas o malas que le sucedan a los suyos.

Tiene un impecable sentido del deber, y ese es tal vez su peor defecto, es lo que le hizo marchitarse y echarse la culpa eternamente sobre los hechos del pasado. Ese sentido de la justicia gobierna incluso sobre sus emociones, sobre lo que sus sentimientos le dictan sobre cualquier cosa, no, él no puede ceder ante eso que es correcto por sobre cualquier cosa que pueda sentir.

Es muy serio y reservado respecto a su vida personal. Sí, tiene vida privada lejos del laboratorio o la oficina en la universidad, pero siempre ha sido un perfecto ejemplo de dividir la una y la otra porque no le gusta verse implicado en indecisiones. Corta por lo sano cuando sabe que las cosas irán a más o cuando siente que las personas simplemente buscan algo que él no puede darles; no es del tipo que darían falsas esperanzas sobre algo que en realidad no siente, porque es muy sincero con el mundo que le rodea, aunque quizá no tanto con él mismo.

Suele comportarse como un hombre recto y pulcro, ve las cosas de la misma manera sea donde sea que esté, siempre al pendiente de lo que se sucede a su alrededor y sin perder detalle de cualquier cosa que le implique o involucre algún aspecto de su presencia. Es muy observador, obviamente, y atento en cuanto a los detalles se refiere. También es curioso, cosa que le ayuda enormemente en su día a día, en su trabajo, y siente fácilmente que los desafíos están allí para ser tomados y sobrepasados.

Sin embargo, si hay un punto en el que Fitz deja de ser aquel tipo recto, de hablar fino y postura impenetrable, es cuando está solo. En soledad es como un hombre promedio cualquiera, dándose la oportunidad de salir de todos esos pensamientos que le colman cuando está rodeado por la sociedad, en su casa, rodeado del silencio, es donde se permite respirar y soltarse, beber un poco  y estirarse en la libertad de su propio espacio, uno que nadie puede importunar y mucho menos arruinar.

En el mundo hay muy pocas cosas que pueden sacarle de quicio, extrañamente una de ellas se encuentra en su ahora reducido grupo de amigos, ellos son capaces de hacer que toda esa paz aparente y serenidad se vaya a la anda en un par de simples frases al parecer cuidadosamente seleccionada, mucho más cuando se habla de uno de ellos en particular.

A simple vista puede parecer creído, pero no es así, para nada, en cambio, es un hombre que se esfuerza día con día en ayudar a otros, porque sabe que, con su cerebro, puede ser capaz de resolver cosas que otros no, y eso lo impulsa, no por gratitud, sino el simple hecho de saber que otros pueden vivir mejor si él se esfuerza, que pueden ser felices. Eso lo impulsa.

En el fondo podría parecer algo blando de sentimientos, pero es que todo mundo los tiene,  Didier se los guarda muy profundo y casi nunca habla ni con sus amistades más cercanas sobre ellos. Obviamente los tiene, aquellas cosas que le ponen triste, las que le hacen feliz y todo eso que muchos parecen tener a flor de piel.

Y no, jamás ha sentido una peculiar fascinación sobre la familia; últimamente ha sido cuestionado por su edad  y su soltería, pero no quiere condicionarse por tener o no una familia, suele sentirse bien solo, viviendo en su mundo y, a pesar de que no rechazaría la oportunidad si algún día se presenta, prefiere pensar que no se merece tal cosa.

No…


Fitzwilliam
Didier Dezart Alain III
historia
Fitzwilliam Didier Dezart Alain nació en Múnich, Alemania, aquel ocho de agosto. Siendo el tercer hijo de un matrimonio feliz asentado, principalmente, en el Reino Unido.

Sus padres, ¡oh que personas tan buenas!, tenía por madre a una dama refinada proveniente de los suburbios de la tierra francesa, y como padre a un hombre que, a pesar de que el mundo le cayera encima, siempre conservaba esa expresión seria y tácita en su rostro. Esa que tanta curiosidad le daba al pequeño de cabellera clara.

¿Por qué él, siendo el tercer y menor de los niños, fue agraciado a portar el mismo nombre que su padre, a continuar con una tradición de tres generaciones?, quizá… quizá el futuro que se le venía se anticipaba con tan incipiente detalle.

El pequeño vivió una infancia normal, saliendo de Alemania al cumplir un año y moviéndose al Reino Unido, donde su padre trabajaba como un abogado para una compañía multinacional. O eso era lo que él creía hasta tener cierta edad.

Al cumplir los cuatro años siempre vio con decepción a sus hermanos y se dedicó a leer mucho cuanto entendía y encontró diversión en las imágenes, en los símbolos. Por supuesto, ver a aquellos dos jóvenes de ocho y diez años intentar hacer algo de lo que jamás le hablaban, y fracasar, no era exactamente algo que le perturbase, para nada, él siempre andaba en lo suyo; resolviendo rompecabezas con sus madre, jugando a la pelota o leyendo cualquier pequeña historieta que le traían desde fuera, porque claro, a pesar de ser sano y fuerte solía salir muy poco, no más lejos que el jardín de la casa.

En contadas ocasiones se encontró con personas de su edad, y cuando lo hizo no se sintió realmente demasiado a gusto. Estos eran los hijos de los amigos de su padre, gente rara, que solo reían y decían que, quizás, el que todos nacieran el mismo año era una pista para algo.

Aquellos días tan lejanos ahora, que realmente jamás se repetirían.

Al cumplir siete años su padre le llevó a un gran edificio donde le fueron echas varias pruebas de  intelecto y aspectos físicos. En esos momentos le vio muy feliz, vaya, su padre también podía sonreír.

A partir de ese momento se integró a lo que era conocido como Shinobi, junto a cinco personas más, ¿aquellos niños de antes?, claro, eran ellos, quienes, desde ese momento, se volvieron sus amigos, a pesar de que siempre dijera lo contrario.

A lo largo de su restante infancia y adolescencia se dedicó a muchas cosas, realizó tantos trabajos que consideraba a veces descabellados, pero que tenían un fin lógico, y lo lógico le podía con creces; terminó la preparatoria aún joven y estudió su primera pasión, el bioanálisis.  A los veintiún años ya se había hecho con distintos nombres, siendo el líder de la cuarta generación de la Shinobi, y siendo el fiel orgullo de su padre; tenía un título en bioanálisis, en biotecnología y un doctorado en bioquímica; además de que, junto a su generación, se había ganado el título de “King”.

Aún en sus veintiunos le sobrevino una tragedia que, aún hasta ahora, le cubre, le supera y no ha conseguido sacarle del hueco en el cual se encuentra.

Él y su equipo tenían una importante misión al internarse en filas enemigas de un grupo terrorista en el norte de África, la meta era desarmar y matar, o lo que tuviera que suceder primero. Y lo lograron, claro, entraron y dispararon, hicieron lo que tenían que hacer, pero perdieron a dos personas en el proceso. Conocidos en la organización como “Monk” y “Dame”, su mejor amigo Derek y Eugene, quienes fueron baleados y no lograron sobrevivir el viaje de regreso.

Era su culpa, claro que lo era.

Y, aún en sus velorios y en todo su accionar durante las semanas siguientes se pudo ver algo claro: el como se apagaba, el como dejaba de ser la persona viva a la que todos parecían estar acostumbrados y se sumía en una terrible bruma de angustia y culpa. Una que, a pesar de todos los esfuerzos de sus compañeros y amigos, de su familia, no pudo ser disipada.

Y jamás podrá…

Después de aquello se alejó de sus amigos por más o menos seis meses, tomó todas las misiones en solitario que pudo y las cumplió a la perfección, con un solo sentimiento que se lo estaba comiendo; no podía permanecer quieto, no cuando todo se le estaba muriendo por dentro. Y los seis meses se volvieron un año, y algunas semanas más…

Estando entonces de regreso en Reino Unido, totalmente cambiado, con una imagen mucho más seria de la que cualquiera pudiera recordar, se reencontró con los suyos, con sus padres y sus preciados amigos y compañeros de Shinobi, pero, ¿para qué regresó? Su razón no fue sincera, pero sí bastante meditada, allí, a los veintitrés, se encontró con un infante de apenas once a quien recordaba por haberle recogido aquella vez en Estados Unidos, claro, él era el niño de aquella casa en la universidad supuestamente maldita.

Y ese niño le vino con tantas cosas que, ciertamente, le terminaron tomando el pelo y el interés de alguien tan curioso y lógico como él. A partir de ese momento se dedicó a ayudarle en su entrenamiento y también con el extraño padecimiento que le aquejaba.

Al tener los veinticuatro fue persuadido por el mismo rubio –cuyo nombre era Minato-  para tomar el cargo de rector en una universidad que estaba por abrir en los Estados Unidos, una que este se había dedicado a apoyar a fondo en términos monetarios, pero, a la fecha de apertura, le rechazó, lo dejó en espera hasta que, un año después –y por azares del destino- fue tontamente convencido adornando espectaculares instalaciones para alguien como él, que deseaba descubrir tanto como pudiera.

Desde ese momento su vida se divide en dos, tal y como antes la de sus predecesores debió verse afectada, suele ser un rector que visita la casa de estudio de dos a tres veces a la semana, y sigue trabajando fervientemente en un ala de investigación del Hospital Central de Alki Strait City sin descanso, sin tiempo para nada más, principalmente porque no deseaba tenerlo.

Alki se ha llevado siete años de él y sigue siendo el mismo, el mismo mirar taciturno y la rectitud por delante; trabajando para bien y para mal, tal vez en busca de expiar sus pecados, claro, porque aquello no fue otra cosa que su responsabilidad, él debía haber muerto, no ellos. Él era el líder, el que aún ahora sueña recurrentemente con aquella escena, con sus palabras y sus sonrisas, el que no se permite ser él mismo ante nadie.

Ya no.

32 AÑOS
ALEMÁN/FRANCÉS
HETEROSEXUAL
RECTOR/DOCTOR
AKARI
KARNEVAL
gustos/disgustos


Gustos:

— Los postres.
— La música clásica.
— El beisbol.
— Todo aquello que le desafíe a superarse.
— Sentarse en un lugar silencioso y pensar.
— La noche.
— El frío, la lluvia y la nieve.
— La organización –es un poco maniático con esto-.
— La elegancia y la formalidad.
— Los juegos de mesa.

Disgustos:

— Que le llamen por apodos.
— Aquellos que dan discursos moralistas para justificar algo que está claramente mal.
— Todo quien intente aprovecharse falsamente de otro.
— Ser molestado por otros.
— El sushi.
— Lavar los trastes –aunque igual lo hace-.
— El calor excesivo.

extras

— Su nombre significa “El hijo del soldado” y es la tercera generación en portarlo luego de su abuelo y su padre.
— Es conocido por los integrantes del mundo relacionado a Shinobi como King, siendo este su nombre clave e integrando la cuarta generación de esta organización, que ahora es conocida como “The Court”.
— Tiene una relación tensa con sus compañeros, en distintos sentidos de la palabra, y esta es principalmente potenciada por él, ya que prefiere guardarse sus cosas para él y no hablar con nadie de aspectos personales.
— Su relación con Mackenzie se puede definir fácilmente como “una obvia tensión sexual con posible inclinación a relación amorosa”, de hecho así es definida por todos, salvo que él jamás ha deseado dar el paso definitivo y siempre detiene los de ella solo porque, en el fondo, tiene miedo de lo que pueda suceder.
— Es el “maestro” de Minato Hamilton, y, desde hace un tiempo, se convirtió en su titular en la investigación para encontrar una cura a la enfermedad BK-201.
— Obtuvo un nuevo doctorado en ingeniería genética, esto lo estudió con el fin de abrirse paso entre los distintos muros que se le posaban en frente a la hora de seguir con su investigación sobre la enfermedad BK-201.
— Después de regresar de sus encargos fue obligado a recibir terapia psicológica por parte de sus superiores. Solo asistió a dos sesiones  y lo dejó.
— No es fumador activo, pero fuma un cigarro cuando siente que no puede más y que las cosas lo están sobrepasado, este hábito lo tomó desde el incidente y, a pesar de que tal vez solo consume una cajetilla cada dos meses, tiene claro que eso puede aumentar en el momento menos pensado.
—  Su padre lo califica como “su mas grande orgullo en todo, menos una cosa”. Es tío de siete sobrinos y, aún con más de treinta años no hay indicios de poder darle nietos a sus progenitores.
— Vive solo en un townhouse a las afueras del área residencial de Alki Strait. Con él habita un conejo, regalo de su protegido.
— Cuando va a Reino Unido, antes de anunciar su presencia, siempre visita el cementerio donde sus amigos están “descansando en la paz que se merecen”.

TABLA POR: SHI | WEB

Volver arriba Ir abajo

Re: Fitzwilliam D. Dezart — ID

Mensaje por Minato Hamilton el Dom Ene 04, 2015 11:54 am




¡Ficha Aceptada!

BIENVENIDO/A A LA SNA, AHORA PASA POR EL REGISTRO DE FÍSICO E IDENTIDAD (OBLIGATORIOS), Y EL RESTO DE REGISTROS CORRESPONDIENTES PARA TU PERSONAJE. ¡DIVIERTETE!



avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.