Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Angels in America // Priv: Erika Singer
Hoy a las 2:56 pm por Erika Singer

» Anxiety (Priv. Reiner)
Jue Dic 14, 2017 5:59 pm por Lee Seung Ho

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Dic 14, 2017 3:43 pm por Zhao Wang

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Miér Dic 13, 2017 1:14 pm por Shun Wakahisa

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Mar Dic 12, 2017 1:27 pm por Shi L'Jon

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Lun Dic 11, 2017 1:51 pm por Yahiro Kanzato

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Lun Nov 27, 2017 2:22 pm por Reiner F. Lawrenz

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Rinne Utagawa el Mar Abr 21, 2015 1:29 pm

P: Vincenzo Michaira || Biblioteca (3ª planta) || Martes, 20:50 pm || Outfit ||

Ah, la biblioteca... El sitio favorito de Rinne sin duda alguna. Siempre le había encantado aquel lugar, lleno de conocimiento, de historias, que abrumarían a cualquiera que las mantuviera todas en su cabeza.

Aunque ya era tarde y había sido un largo día de clases ella todavía tenía energías para estar despierta bastante rato, por lo que decidió usar su tiempo paseando de nuevo por aquel lugar.
La muchacha se había recorrido prácticamente toda la sección de matemáticas desde que ingresó en 1º en la Security Northwest Academy: por la mañana, por la tarde, por la noche, algoritmos, libros de teorías... Pocos ejemplares quedaban que le interesaran y que no hubiera leído en algún momento de su vida, y aún así, ella no dejaba de mirarlos una y otra vez, pasando el dedo por el lomo de los libros pensando cuál escoger como su próximo objetivo. Total, no tenía nada mejor que hacer.

Rinne caminaba sin rumbo, ensimismada en sus pensamientos: aunque estaba orgullosa de haber devorado todos esos libros y haber adquirido todo ese conocimiento, no se sentía del todo satisfecha. "¿Por qué?" se preguntaba cada vez que esa sensación la invadía "¿Tal vez debería encontrar algún problema más difícil de resolver?".
En realidad ella sabía porqué era, pero prefería llamarlo "gusanillo de la curiosidad", el cual siempre estaba hambriento. Siguió caminando pensando en una forma de calcular el número de libros por estantería, mientras divagaba y se perdía por los rincones de su mente, y no sólo de su mente al parecer: a lo que se dio cuenta ya no estaba en la zona de matemáticas.

-¿Eh?- dijo en un susurro, dada la costumbre de no hablar en voz alta -¿Cuándo...?

Una vez más, se había perdido en el lugar más absurdo. Como era costumbre, cerró los ojos e intentó volver sobre sus pasos aunque sin mucho éxito, ya que se había distraído demasiado y no recordaba por dónde había venido. Su segunda opción fue seguir andando hasta encontrar un pasillo o un cartel que le indicara en qué sección de libros se encontraba. Esta fue la más coherente y por tanto, la que decidió seguir. 
Se acomodó las gafas y continuó su camino en línea recta, mirando entre las estanterías los carteles que le indicaran la sección. No pasó mucho rato hasta que vio como un sendero perpendicular cortaba aquel bosque de libros, había tenido suerte. Al llegar a este, subió su mirada recorriendo de arriba a abajo los bordes de los estantes, buscando. Su rostro se iluminó cuando encontró el letrero. Se acercó a él y lo miró detenidamente: -"Biología"-

Rinne apenas recordaba la última clase de biología que dio. Desde que pudo cambiar el cuerpo y la naturaleza por las ecuaciones y los teoremas, no había vuelto a tocar un libro del tema. Se adentró un par de pasos en la sección y cogió el primer libro que encontró. Pesaba bastante a su parecer, aunque no demasiado como para no poder aguantarlo.
Lo abrió por una página al azar: tenía bastante texto, pero estaba acompañado de ilustraciones para hacerlo más visual y ameno al entendimiento. Siguió ojeando el libro, pasando la vista por algunas palabras al azar, fijándose más en la parte menos narrativa:
-
"Haploides", "Meiosis", "Amniotas"...- Rinne recitaba las palabras extrañada, como si fuera un salmo de un idioma totalmente desconocido para ella -No recuerdo ninguna de estas palabras en mis antiguas clases... ¿Serán para estudios más avanzados?-
Continuó pasando las hojas hasta que se quedó paralizada ante una. Sin saber muy bien como reaccionar, cerró el libro del golpe y se quedó parada unos segundos, con la cara totalmente ruborizada.
Acto seguido, intentó guardarlo en donde pudo, sin mucho éxito dada la poca destreza que tiene y los nervios que poco a poco iban desapareciendo.

Ya sabía de que iba el libro. Y también sabía lo asombrosamente bien que estaba dibujado.


Última edición por Rinne Utagawa el Sáb Abr 25, 2015 3:43 pm, editado 1 vez
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Sáb Abr 25, 2015 1:04 pm


Rinne Utagawa | Biblioteca Central de la SNA | Martes; 22:27 hs | Bolso | Vestimenta


A día de hoy no estaba realmente complacido, realmente desilusionado, de nada, tan solo era un ser en su tercer año de medicina, ni más ni menos, con demasiadas cosas por delante de las cuales tan solo tenía  un deseo, que aquel maldito viejo le dejase en paz, sí, con eso podría llegar a ser feliz el resto de su vida sin quejarse de mucho.

Ahora estaba en medio de una especie de encrucijada, estaba haciendo un trabajo de microbiología, sí, pero eso no era todo lo que le colmaba el cerebro; pensaba en las áreas que siempre le interesaron de la carrera, como la neurocirugía o la obstetricia, las dos eran básicamente opuestas, pero tenían un punto en común en su persona. Vaya tonterías.

Salir de clases cerca de las dos de la tarde e ir al hospital para ver otra materia por un plazo de cuatro horas le cansó, pero, como todos sus compañeros, pues tenía que aplicarse y terminar aquel bendito trabajo, después de todo para la próxima semana tendría demasiadas cosas como para concentrarse expresamente en eso…

Llevaba la laptop en un pequeño bolso donde guardaba las libretas, el profesor había insistido en que el trabajo fuera a imprenta, pero que no se buscase nada en internet, para lo cual le venía como anillo al dedo aquella gigante biblioteca central de la universidad, esa que solía visitar a veces para hacer cosas buenas y otras para… no tanto. El lugar era grande y confuso, debía destacar, perfecto cuando lo menos que querías era ser molestado y sabía que no era el  único que pensaba de esa manera.

Llegó a eso de las seis treinta y caminó los pasillos entre estanterías para ir directamente al área de biología celular y microbiología, era su deber recopilar toda clase de información antes de ponerse a redactar cualquier cosa, y eso era algo que llevaba bastante adelantado, ahora solo era cosa de definir cuales serían los conceptos que incluiría, y en eso pasó un buen rato, redactando, acomodando, parafraseando y analizando, hasta que llegó casi al final de aquellas cincuenta páginas de entera redacción, donde la parte del glosario se hacía solo suya. Había recibido instrucciones de meter allí términos simples que pudieran no ser entendidos, por ejemplo, por un estudiante de ingeniería o carreras aisladas, con el fin de que lo usasen… así como a ellos le serían entregados trabajos de otras especialidades.

Ah… es realmente tarde—, murmuró, el hecho de que pudiera buscar su amplia lista de elementos en Wikipedia, pero que al mismo tiempo eso fuera ilegal, le hartaba, por lo que fue hasta el área de biología, en el mismo tercer piso, para buscar un libro de biología celular y otro de biología básica, estaba seguro que dichos conceptos estarían allí.

Al mirar su reloj dio cuenta de que era realmente tarde, pero no importó, el día siguiente tenía una guardia en la noche y la mañana completamente libre, perfecto, quizá, para aventurarse en planes prohibidos, quizá si en este lugar quedara alguien interesante y que no se estuviera durmiendo. Bufó.

Al llegar frente al cartel que demarcaba el área no encontró mucho, hasta que el primer libro –de bilogía celular- pareció, acto seguido, escuchó algunas palabras que le hicieron arquear una ceja y luego una especie de teatrillo raro.

Gente así aún existía… que raro.

Se movió al ver que aquella chica –que lo era- de cabellos claros y estatura baja, intentaba meter el libro en su lugar, un libo de biología básica, por lo cual se adelantó un par de pasos y, simplemente, se lo sacó de las manos.

A ver… perfecto, lo que necesito—, murmuró con calma, es decir que parecía alguien molesto, como su rostro solía verse. Ojeó las primeras páginas y luego las del final, con las cuales soltó una especie de risa incrédula, — ¿te avergüenzas por un dibujo?—, preguntó, intuyendo fácilmente el motivo de su rubor, — ¿es que nunca has visto a un hombre desnudo?—, alzó los hombros, como resaltando que aquello debía ser imposible… aunque como este lugar era tan grande, bueno, mil y una cosas podían ser realidad, a pesar de que en su mente resultasen increíbles.


Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Rinne Utagawa el Sáb Abr 25, 2015 7:23 pm

Rinne miraba con preocupación el libro que aún no había conseguido encajar en la estantería por mucho que lo intentara, lo cual le llevaba a pensar cómo había conseguido bajarlo desde un principio.
Igual debería buscar uno de aquellos carritos en los que se apilaban los libros a recolocar o buscar una silla para devolverlo. Es cierto que su atura la condicionaba cuando era más pequeña y nunca llegaba a los armarios de la cocina, y sin embargo, desde que vino a este lugar había prácticamente olvidado lo que era aquello.

Suspiró a punto de darse por vencida cuando, de repente, el libro se escapó de sus manos. Extrañada, Rinne se giró para averiguar que había ocurrido, pero para su sorpresa no encontró la librería que debería estar, sino un chico muy alto y algo delgado. Parecía algo mayor que ella, con el pelo moreno y ojos de un gris tenue, fijados en el libro que acababa de coger de las manos de la muchacha.
Parecía que lo había estado buscando. 
Ojeó el libro, lo cual Rinne intuyó que fue para cerciorarse de que era el correcto y se rió, adivinando el porqué de su evidente sonrojo.
"¿Es que nunca has visto a un hombre desnudo?" le preguntó de manera que parecía que le habían contado una anécdota muy surrealista.

La joven se tensó ante la pregunta ¿Qué debía decir?. Se apartó el pelo detrás de las orejas, mirando nerviosa de un lado para otro. Se acomodó las gafas y miró levemente hacia arriba, fijándose en la expresión del chico: parecía irritado, más bien molesto por algo. -Eh, uhm... Pues...- titubeó incomprensiblemente.
Rinne no estaba segura de qué contestar, supuso que si preguntó, era porque quería una respuesta ¿No?. Entonces lo más correcto sería dársela, y Rinne es de esas pocas personas que no miente. Ella sabía que quería y debía decir la verdad a toda costa pero aún así, no quería que se rieran de ella de nuevo.
-L-La verdad es que... bueno, yo no.. e-eh...- cada palabra, o más bien, sonido que salia de su boca le costaba más que el anterior pero aún así, a ella no le gusta dejar las cosas a medias -N-No... ¿Es eso malo..?-

No sabía porqué había hecho esa pregunta al final y se arrepintió al poco de que saliera de su boca. Agarró las mangas de su jersey y estiró de ellas hacia abajo, escondiendo sus manos en ellas.
Aquel chico no parecía mala persona, sólo alguien malhumorado, pero aún así, se sentía bastante cortada por la situación, ya que aunque al joven le parecían salir el mencionar cosas así de manera natural, Rinne se ahogaba en su propio sonrojo.


P.D OFF::
¡No puedo ver el outfit!
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Jue Abr 30, 2015 8:11 pm




No pudo evitar su risa, simplemente era eso, una risa llena de ironía y torpeza normal para alguien como lo era él. Le miró con suma calma, quizá pensando si realmente decía la verdad. Aún quedaban personas así en este mundo, y eso era tan extraño, pero al mismo tiempo tan interesante y divertido.

Murmuró algo por lo bajo, sin demasiado sentido, y luego carraspeó para centrar su metalizado mirar en aquella única dama. Con semejantes ropas aquello se le hacía tan de lo más extraño, pero bueno.

No…—, contesto en primera instancia, —es solo que resulta demasiado irreal—, con calma se dejó ser en sus palabras.

Tomó el libro entre manos y se fue hasta la tabla de contenidos, buscando aparentemente aquellos conceptos básicos sobre la biología, pero deteniéndose inevitablemente en la parte del aparato reproductor, tomando nota mental del número de la página y luego bufando por lo bajo para dirigirse a esa parte del texto. Al llegar solo lo observó curioso y negó con la cabeza, de un lado estaba la ilustración de una mujer desnuda y del otro la de un hombre, donde se señalaban órganos reproductores externos y eso, dio vuelta al libro, para poder mostrar las páginas a la dama de cabellera clara y, nuevamente, negó.

La verdad es que un hombre desnudo no se ve como en este dibujo—, opinó aparentando profesionalismo, —y una mujer desnuda tampoco se ve para nada así—, concierta indignación fingida continuó, por supuesto, el varón sabía perfectamente de lo que estaba hablando, por lo cual no tenía nada que temer.

Entonces contempló su apariencia angelical y algo no necesariamente “bueno” se le pasó por la mente; fue cuando ladeó su cabeza como pensando aquello con cuidado y terminó por aceptar la sola idea en su cabeza, dando algunos pasos más hasta llegar a una mesa vacía con algunas sillas, de las que hizo caso omiso al sentarse sobre la madera y colocar sus cosas y el libro a un lado, quedando solo allí para mirarle con tan minimalista atuendo, como si incitase a la tentación a un buen hombre.

Pero él no era exactamente un “buen hombre” como tal.

Pues… eso de que no has visto un hombre desnudo se puede solucionar muy fácilmente—, se encogió de hombros y bufó, más que provocarse a sí mismo, lo que quería era ver de qué forma reaccionaba aquella chica ante su obvio ofrecimiento. O a ver si tan siquiera lo captaba, que a veces no todo el mundo llegaba a hacerlo a la primera advertencia…

Se quedó allí, achicando ligeramente el mirar, para no perder ni un segundo de lo que, si los tiros salían, podía ser una situación bastante entretenida en un aburrido turno vespertino.




Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Rinne Utagawa el Vie Mayo 01, 2015 12:30 pm

Volvió a reírse, como si aquella respuesta hubiera sido una broma. Desde luego no lo era, y no era algo de lo que reirse en su opinión... ella decidió que fuera así y no veía nada malo en ello.
Era evidente que no sabía demasiado de esas cosas, hasta le sorprendía un simple dibujo, por ello había acabado en esa sección y había ojeado esos libros, para aprender más.

Aquel joven acabó serenándose y declarando que aquello no era malo, tan sólo resultaba "demasiado irreal". Realmente Rinne no podía culparle de que lo pareciera, ya que probablemente fuera una práctica y un tema de lo más normal a las edades que oscilaban.

Cogió el libro y lo abrió, observando una hoja para luego dirigirse a otra. La miró detenidamente y negó con la cabeza, lo que despertó por completo la curiosidad de la muchacha, que no dejaba de analizar sus expresiones. "Tal vez se ha equivocado de libro" dijo para sus adentros sin quitar la mirada.

De repente, giró el libro, mostrando las páginas a la muchacha, lo cual la sorprendió ligeramente. Sin embargo cuando se acomodó las gafas y enfocó la mirada hacia las ilustración contenidas en el ejemplar, un suave tono cereza volvió a sus mejillas. Sabía que ya había pasado un mal trago por un dibujo del estilo y ahora, le presentaba dos: masculino y femenino. Parecía que quería burlarse de ella.
Levantó la mirada hacia su rostro, esperando volver a ver otra risa como las anteriores y sin embargo, tan sólo seguía negando con la cabeza.

Alegaba que un hombre desnudo no se veía así y que una mujer, tampoco. Parecía saber de lo que hablaba, como si viera cosas así casi diariamente.
Rinne volvió la vista a las imágenes y se centró en el cuerpo de la mujer. A ella le parecía... común, aunque no estaba segura. Desde luego, el cuerpo de esa mujer no lucía como el suyo: ella era menos contorneada que la de la ilustración, y desde luego, a escala también era menor.

Tal vez tenía razón aquel joven en esas palabras, además parecía saber con certeza todo aquello, como si estudiara algo relacionado con la materia, como biología o medicina... "Entonces ¿Por qué desconfiar de él?"- pensó esbozando una leve sonrisa al comenzar a comprender mejor todo aquel mundo desconocido para ella como era la biología -"No parece mala persona"

El chico avanzó unos pasos hasta llegar a una mesa que se encontraba allí vacía, con unas pocas sillas en torno a ella, las cuales ignoró y se sentó sobre el tablero de madera, descargando su bolsa en el mismo y dejando el libro encima. Rinne seguía ensimismada en sus deducciones y no se dio cuenta de que se había quedado sola hasta que unas palabras la sacaron de su mente.
Se giró en la dirección donde venia la voz del muchacho sentado en la mesa y, con incomprensión, ladeo la cabeza intentando comprender mejor el significado de estas.

Estaba demasiado distraída como para haberles dado un contexto, pero no le prestó demasiada atención a ello. Ahora mismo seguía dándole vueltas a las diferencias que había notado comparando los cuerpos, aunque fueran ínfimas. Nunca había estado tan absorta en algo desde que comenzó a re-plantearse teorías matemáticas no demostradas, intentando dar con una solución. No sabía que la biología le pudiera resultar interesante.

Como un polluelo que sigue a su madre gallina, Rinne caminó ligera hasta la misma mesa donde se encontraba él y con cuidado, se sentó a su lado de un pequeño salto. Puso ambas manos en su propio regazó y se bajó un poco la pernera del pantalón, para estar más cómoda. En ese momento, se alegró especialmente de no haber llevado falda o vestido como habituaba hacer.

-P-Pareces saber mucho de todo esto...- dijo mientras miraba el libro que estaba sobre la mochila con un hilillo de voz muy fino -Tal vez sea raro p-pedir algo así pero... E-Enseñame..-

Rinne no estaba acostumbrada a pedir ayuda cuando se trataba de aprender y sin embargo, sabía que era imposible aprender esto por su cuenta. Sus ojos miraron al rostro del joven, tímidos, pero curiosos, esperando oír la respuesta.
Quería aprender mas, quería saber mucho más.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Dom Mayo 03, 2015 5:10 pm




Su centelleante mirar le dijo que el adjetivo “interesante” se había quedado sencillamente corto para reflejar una realidad un tanto más amplia, más a lo que estaba acostumbrado, a lo que realmente le gustaba.

Teniendo a la chica, quien provocadoramente se sentó a su lado, subió el brazo para contemplar la hora en el reloj pulsera que llevaba, aquella muñeca izquierda le daba igual, pues no era tampoco tan tarde y, de serlo, dudaba que este sitio cerrase temprano, principalmente porque los periodos de exámenes para los flojos del semestre anterior comenzaban la próxima semana, ¿quién no andaría como loco estudiando? Él no, por supuesto, eso le daría un respiro, era lo bueno de aplicarse en lo que quería, aunque renegase de eso.

Bien—, murmuró apenas con ganas, quizá más pensativo de otras cosas que de esmerarse en vocalizar cosas bonitas, eso no era lo suyo, para nada; algo que si podía verse era esa extraña sonrisa que adornó sin más su rostro, fue luego de algunos segundos que chascó con la lengua, como si se hubiera decidido por algo y, sin más, bajó rápidamente de la mesa con un salto, — acompáñame—, dijo en un volumen aceptable sin ninguna clase de compromiso, era de su pate si quería seguirle o no, si lo hacía sería divertido, son simplemente seguiría estudiando, no había demasiado para perder.

Tomó el bolso y lo terció a su cuerpo para sostener con una mano el libro, le sería de mucha utilidad, por supuesto, como el otro que llevaba guardado en la bolsa, sin embargo, este se quedaría afuera un rato más, si las cosas marchaban, tenía planes para ese gran texto.

No ando para espectáculos públicos—, musitó con desgana y comenzó a caminar. A Vince le parecía que esa chica tenía una visión equivocada de su persona, pero él no era nadie para andar corrigiendo a otro, y menos cuando eso, de alguna forma, podía traerle alguna clase de beneficio a su persona.

Su paso se quedó un poco, pero fue constante, saliendo del área de biología para caminar sin mirar atrás, ya descubriría si era seguido o no, se metió a un pasillo en la misma planta, el cual tenía varias puertas. Ojeó perspicazmente el sitio y caminó directamente a la última puerta a la izquierda, quedándose ahí un instante para comprobar que estaba vacía. Giró el pomo y, al dar cuenta que estaba abierta, las sospechas se confirmaron. Allí estaba un salón de reuniones aclimatado y sin ventanas, este era uno de esos lugares que se usaba para todo menos para lo que estaba previsto, y estaba más claro por la puerta abierta que solía dejar uno de los bibliotecarios para cosas como estas, él cerraría luego de que ella entrara para no ser molestados. Salas sin eco o sonido externo, amaba la tecnología y las ganas de la gente de mantener secretos.

Dio cuenta de si era seguido y bufó.

Realmente no te saldrá completamente gratis mi lección de biología de esta noche—, le dijo a aquella chica claramente, —ten eso presente si decides entrar—, alzó los hombros, restando importancia al asunto, y caminó directamente a una de las illas, para moverla y sentarse cómodamente, colocando sus cosas sobre la mesa y adquiriendo una pose ligeramente parecía a Le Penseur, pero con la pierna cruzada y una taciturna mirada fija en ella.


Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Rinne Utagawa el Dom Mayo 03, 2015 6:04 pm

El joven miró su muñeca para comprobar la hora unos instantes antes de aceptar su propuesta, lo cual alegró un poco a la muchacha por haber podido "salirse con la suya".
Realmente era como si hubiera pedido un favor a alguien extraño, el cual desde luego, no tendría porqué haber aceptado su proposición, pero al fin y al cabo, Rinne sentía que no se equivocó con respecto a esa persona.

Bajó de la mesa de un salto y le dijo a la joven que le acompañara quién-sabe-donde, cogió su bolsa de donde la dejó y el libro murmurando algo para luego empezar a caminar sin mirar atrás.
Rinne no entendía el porqué de tanto paseillo, pero tampoco lo cuestionó, al fin y al cabo como recordó, le estaba haciendo un favor y no era quién para protestar con respecto a ello.

Sin embargo, aunque la situación hubiera sido diferente y le hubiera dicho igualmente que le acompañara, Rinne tampoco se hubiera quejado: no era de esas personas que protestaran, si no más bien al contrario, de las que asentían y obedecían.
Bajó de la mesa despacio y comenzó a seguirlo, acelerando un poco el paso hasta quedarse a un par de metros detrás suyo, sin hacer preguntas.

El chico siguió caminando por aquellos pasillos, a través de las estanterías a paso constante hasta salir de la sección de biología y girando para meterse en un pasillo de la misma planta, el cual tenía varias puertas en su recorrido. Ojeó un poco el lugar y avanzó directamente hasta la última puerta a la izquierda de este.
Giró el pomo y la puerta se abrió sin oponer resistencia. Rinne miraba curioseando todo su alrededor: sabía que la biblioteca era enorme y muy bien equipada, pero no imaginaba que tuviera cuartos apartados para el estudio también.

Entonces el muchacho se dio cuenta de que si que le había seguido y bufó, como ya había hecho varias veces en todo su encuentro.
Entró en la sala y ella tras de él, cerrando la puerta tras que la joven entrara.

En ese momento, declaró que aquella clase no le saldría completamente gratis, para luego dirigirse a una de las sillas que allí se encontraban, apartándola y acomodándose en ella, cruzando las piernas y apoyando la cabeza en su mano, mirándola fijamente.

Rinne asintió con la cabeza a la advertencia, dejando claro que estaba de acuerdo con ello. Claro, que no todo es gratis en esta vida y ella no sabía mejor que nadie, por lo que no podía culparle de querer sacarse un pequeño beneficio de aquello.
Avanzó por la habitación, revisándola de cabo a rabo: era amplia, sin ventanas, probablemente fuera utilizada para reuniones o conferencias en las que fuera necesario proyectar cosas en una pantalla.
Se acercó a la silla opuesta a la que se disponía el muchacho, situándose al lado de esta y juntando ambas manos frente a ella, intentando tranquilizarse antes de sentarse siquiera.

No podía negar que estaba nerviosa, pues el chico tenía una mirada algo intimidante en esos momentos, pero decidió hacer de tripas corazón y sacar las fuerzas necesarias para poder hablar.

-Y-y--- Rinne carraspeó un poco la garganta para aclarar su voz y terminar de forzar las palabras a que salieran -¿Qué quieres a cambio?- preguntó sin rodeos, para zanjar aquel tema cuanto antes y poder centrarse únicamente en aprender -Y-Yo... Puedo ofrecer poco: P-puedo ayudarte con cosas matemáticas y.. b-bueno... si no es en números... puedo pagarte con algo de dinero...-

Dinero tenía, eso era evidente, pero no porque su familia dispusiera de él ya que su "familia" sólo contaba con dos miembros: ella y su padre, si no porque, lo poco que le enviaba mensualmente a la muchacha para que saliera por la zona, nunca lo usaba y tenía bastante ahorrado.


No quiso dar una oferta si no esperar a que él hiciera su petición para llegar a un acuerdo o, siendo como era ella, simplemente acceder sin regañadientes. 
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Sáb Mayo 09, 2015 11:26 am


Era algo muy simple, como si plantaran un lienzo inocente frente a él, una tela blanca esperando quizá ser un tanto manchado, ¿se atrevía a hacer algo así? Jamás había negado nada, así de sencillo, y para estos asuntos no habría una primera vez.

Le miró con suma incredulidad, eso le inspiraba, ¿realmente podía ser tan ingenua?, se preguntaba por qué las personas creían que en el mundo el dinero lo podía todo, claro, compraba demasiadas cosas, pero no todo, al menos no si uno de los protagonistas del asunto era precisamente él. Cambió ligeramente el lado de su pose para mirarle medianamente de lado y bufó ligeramente.

No necesito dinero, señorita—, murmuró con calma y respiró con calma, quizá pensando como decir mejor las cosas, —y tampoco ayuda con los números… a estas alturas ya salí de eso—, prosiguió, bajando ambas manos a los laterales de la silla y voleó la cabeza para mirarle un poco más de frente, —prefiero que sea un pago  justo—, comentó con un cierto ojeo picaron y una palabrería  en tono ronco y provocador, —ya sabes, si yo doy, tu das de igual manera—, alzó los hombros, como si aquello no fuera realmente algo demasiado complicado, demasiado difícil, en su mundo y perspectiva era algo tan de lo más normal, pero quería ver que tal reaccionaba la dama.

Se levantó de sopetón y dio un par de pasos moviendo ligeramente su cabeza, luego su detuvo frente a ella y se arrodilló  para mirarle ligeramente desde abajo, aunque realmente diría que habían quedado –en esa posición- más o menos del mismo tamaño. Su mano derecha se posó sobre el muslo izquierdo de la castaña y acarició ligeramente esa área, de arriba hacia abajo y se detuvo.

¿Qué dices?, no es justo que yo sea el único que termine como Dios me rajo el mundo aquí—, comenzó siendo un poco sarcástico, pero conservando una cierta serenidad que le permitía, de alguna manera, controlarse a sí mismo en el momento.

Por supuesto, hoy no tenía la presión de Adam, Hibird o Roll, no, ellos pasarían la noche en el área de veterinaria de la universidad pues estaban en observación luego de que los vacunaran, desparasitaran e hicieran algunos otros exámenes de “rutina” que habían requerido anestesia de la cual estarán completamente recuperados a la mañana siguiente.

¿No crees?—, preguntó quizá sin intentarlo sonando un poco inocente, aunque la verdad era que de eso no tenía nada, por supuesto, él no tenía la culpa de que la gente pensara mal sobre lo que era. Vince no gobernaba sobre los pensamientos ajenos, pero bien sabía como manipular un poco las situaciones para obtener lo que deseaba.

Sí… el tiempo le había dado sabia experiencia.



Última edición por Vincenzo Michaira el Sáb Mayo 16, 2015 2:19 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Rinne Utagawa el Sáb Mayo 09, 2015 5:48 pm

Cuando rechazó las propuestas de "pago" que ofreció la joven, esta se quedó un tanto confundida. No tenía mucho más, tal vez, podría hacer de recadera como en antaño se hacía: ir a recoger la ropa del tinte, pasear a los perros... Ese tipo de favores eran más habituales en pueblos y ciudades pequeñas, no en una Universidad.

Se había quedado prácticamente sin opciones, y cuando dijo que quería un trato justo, de igual a igual, su mente se quedó en blanco por completo: lo normal hubiera sido conocimiento a cambio de conocimiento ¿No? Pero no le interesaban los números y ella no sabía apenas nada en otras materias comparado a las matemáticas.

En su confusión, aquel chico ya se había levantado de su asiento y agachado frente a ella, quedando a una altura similar. Se quedó sorprendida por sus rápidos movimientos, ya que a lo que se dio cuenta apareció justo en frente. Sin embargo, esa sorpresa se desvaneció cuando notó un leve cosquilleo en su muslo que no duró demasiado, pero esos momentos fueron suficientes como para que un escalofrío la recorriera y el corazón casi se le saliera del pecho por una mezcla entre sorpresa y nervios.

El joven cuestionó de nuevo si aquello era justo e invitaba a la joven a responder. Tardó algo de tiempo en que algunos engranajes en la mente de Rinne comenzaran a funcionar, pero cuándo se dio cuenta de la situación, en cuestión de segundos su cara pasó a ser una cereza. Una cereza a la que le costaba articular las palabras:

-S-Supongo...- dijo titubeando a la pregunta -¡P-Puede no ser j-justo pero...!- no terminó la frase pues no encontraba las palabras como para expresarse, no con enfado o indignación si no más parecido a incredulidad. Desde luego, una cosa así era demasiado para ella: demasiado inesperado, se hubiera atrevido a asegurar. Tenía en mente un libro con terminología y explicaciones totalmente teóricas, no prácticas.

-Algo así es... E-Es... Demasiado vergonzoso...- dijo mientras notaba como su pulso se aceleraba con el simple pensamiento de aquello. Miró a aquel joven con suma timidez, el cual se encontraba frente a ella.
¿Qué debía hacer? Rinne se replanteaba muchas alternativas pero todas cruzaban tan rápido su mente que no coneguia analizarlas con propiedad.


Se quedó allí inmóvil e indecisa. Cabía la posibilidad de que le estuviera tomando el pelo, por lo que huir sería la peor opción de todas. Aquel chico, al que acababa de conocer hace muy poco, parecía que la había calado por completo, lo cual no sabía si era bueno o malo.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Sáb Mayo 16, 2015 2:44 pm


Le miró con fingida duda, sumamente complacido por lo que había viso, era exactamente lo que se esperaba para este tipo de casos, por lo que no pareció sorprenderle demasiado incluso en medio de ese estatus de mentiroso que intentaba mantener.

Um… para mi también será vergonzoso, señorita—, murmuró con calma, para él estas situaciones eran de lo más normales la verdad.

Había captado perfectamente ese temblor y los nervios, lo cual le había gustado, vamos que sí… podría decirse que ahora no iba a desaprovechar la oportunidad, pero sabía perfectamente que en estos casos la paciencia siempre terminaba ganando sobre la razón, porque era precisamente en estos casos donde la razón quedaba simplemente botada a un lado.

Solo es ropa… estás nerviosa porque nunca has visto a un hombre desnudo, eso es todo—, dijo con calma, levantándose del suelo y regresando a la silla, —no te culpo ni te juzgo, todos somos así alguna vez—, continuó, —pero siempre hay una primera vez para todo en esta vida—, sonrío ligeramente voleando el rostro para verle.

¿Se iba a desesperar por algo tan simple?, para nada, no tenía fama de ser ansioso ni mucho menos de querer meterse en problemas por algo tan burdo como la ropa, solo era cosa de quitársela y ya, aunque simplemente había querido jugar un poco antes. Fue entonces cuando una idea divertida se le cruzó por la mente, tal vez podía sopesar todo con ello, era cosa de adivinar. Entonces se separó ligeramente del espaldar de la silla y comenzó a sacarse la sudadera, para dejarla sobre la tabla de la mesa, revelando una franela blanca de mangas cortas abajo, la cual de igual forma sacó sin demasiadas presiones, dejando un pecho descubierto libre de vellos y bien formado, porque digamos que era de esos a los que le preocupaba verse bien e ir al gimnasio con una ruina y esas cosas, más haciendo lo que hacía incluso antes de ejercer su profesión.

Estiró los brazos y las piernas para quedar de lo más relajado sobre la silla, buscando el rostro de la dama y sonriendo ligeramente.

Entonces yo comienzo—, sonrió, —si quieres puedes comparar entre el libro y la realidad—, murmuró señalando como pudo el texto que ya estaba en diagonal a su posición sobre la mesa, —pero… si quieres ver lo que hay de la cintura hacia abajo, vas a tener que mover la tela… te dejaré porque será divertido si lo haces—, rió ligeramente siendo completamente sincero, —sabes lo que dicen, es mejor que las personas experimenten las cosas por primera vez mientras ellas mismas se lo buscan—, ladeó a cabeza solo un poco y exhaló, tranquilo, quizá mucho más interesado en lo que haría o dejara de hacer que en cualquier otra cosa.

Pues sí, en este mundo había muchas personas interesantes.

Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Rinne Utagawa el Sáb Mayo 16, 2015 8:49 pm

No sabía porqué en esos momentos aquel chico le resultaba incluso amable, no tan imponente como anteriormente, y eso acompañado de la tenue sonrisa que esbozó al llegar a su destino, alivió la presión que sentía en su pecho. Cabría incluso decir que le agradó aquella imagen.

Podría parecer bastante estúpido llegar hasta ese extremo de la inocencia, pero Rinne prácticamente se había abstraído de relaciones sociales, especialmente con hombres, desde aquel verano en el que yacía el recuerdo tanto de su primera amistad como de su primer beso, si se pudiera considerar así, claro.

Sin embargo, poco duró esa sensación, pues no pudo evitar tensarse al ver que ese joven comenzó a quitarse la parte superior de su ropa, dejándola sobre la mesa e incitándola a comparar el libro con la vida real. Rinne se quedó paralizada y totalmente colorada, incapaz de articular ni una sola palabra, ni siquiera un sonido. ¿Qué debería hacer? No sabia ni reaccionar ante una situación así, y desde luego, menos tomaría la iniciativa de terminar de desnudar a aquel joven como le había propuesto.

No pudo evitar sentirse en parte un poco dividida en la situación: quería irse de allí y no volver a pensar en ello pero por otro lado, quería compensar aquella "vergüenza" que el joven había superado para disponerse así. Decidió hacer de tripas corazón y afrontar aquello tanto como pudiera. "Tan sólo hasta que haya compensado su esfuerzo" pensó "Es lo correcto...".

Comenzó a caminar lenta y torpemente hacia aquella mesa, tropezando entre sus pasos por el ligero temblor que recorría sus piernas también y cogió el libro con ambas manos de manera delicada: al fin y al cabo era propiedad de la biblioteca y no estaría bien estropearlo. Abrió el libro por una página al azar antes de buscar el índice, en el cual buscó la página en la que se encontraban los modelos que le enseñó anteriormente.

Mientras miraba las páginas pasar, podía notar como su vista se nublaba por el repentino cansancio posterior al sofoco emocional que estaba viviendo, por lo que se quitó las gafas y las dejó dobladas sobre la mesa, frotándose los ojos para aclarar su mirada. Tenía suerte de poder prescindir de ellas cuando cosas así ocurrían. Mientras ojeaba el número de página, levantaba la mirada de vez en cuando mirando al chico y volviéndola a bajar casi al instante. Caminaba despacio, acercándose muy, muy despacio hasta situarse a escasos centímetros de él cuando llegó a la página. Tragó saliva nerviosa ¿Qué debía hacer? Sujetó aquel libro con una mano y, mirándolo, escogió una parte del cuerpo que con la mano libre y temblorosa, intentó tocar levemente. Y así lo hizo.

Su dedo se dispuso sobre el hueso de la clavícula del muchacho durante escasos segundos, pues lo retiró rápidamente al sentir el calor en la yema de sus dedos ¿Qué esperaba? La temperatura del ser humano era así y sin embargo, ante algo tan natural, ella ya había alcanzado el límite de su vergüenza.

-¡N-No puedo!- gimió medio frustrada. Miró al chico tímidamente, escondiendo parte de su rostro tras el libro que disponia frente a ella. Después de todo, no lo había conseguido. -¡N-No es por tí ni nada! E-Es sólo que... ¡C-Cualquier chica estaría encantada de p-poder tenerte asi delante, e-e-es decir, eres muy apuesto y-y tienes buen cuerpo pero, pero...!- hizo una pausa para coger el tan ansiado aire que habia consumido hablando a esa velocidad -¡N-Ni siquiera te conozco y-y te has esforzado e-en esto sólo por hacerme un favor y-y-y...!"-

Intentó calmarse, cogiendo aire repetidamente hasta que su respiración se situó a un pulso más normal. Cerró el libro y lo apretó contra su pecho, suspirando.
Bajó su mirada al suelo, esperando una represalia o un reproche por parte de él, al fin y al cabo, no había cumplido sus expectativas aun habiéndolo intentado pero, qué era ella, más que alguien que no toma la iniciativa, si no que simplemente se deja llevar.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Dom Mayo 24, 2015 5:24 pm


Le miraba simplemente sin poder ocultar la ligera complacencia que se manifestaba en él, en sus ojos –de un gris platinado, metálico- se veía ese pensamiento, el sentir de que jugar le estaba gustando, y bastante, a pesar de que pudiera saber muy bien por dónde iban los tiros, sí… esta clase de asuntos había que tratarlos con tacto y delicadeza, y él era un especialista en adaptarse a las circunstancias, siempre y cuando la conclusión de estas pudiera beneficiarle de alguna manera.

Miró, sin decir demasiado, a la castaña tomar el libro e incluso pensó que había un avance al momento en el que su dedo –de la dama- se posó sobre su clavícula… pero rápidamente comprendió que hay cosas que valen la pena, oras que no, y otras que son inmensamente lentas.

Incluso llegando a preguntarse si alguna vez había sido así cuando era un río virgen detalló esos segundos de alejarse, ella era toda dudas y él estaba seguro que de allí no pasaría, no era seguro pasar de allí después de todo y, por más que siempre consiguiera lo que se proponía, no andaba como para querer meterse en camisa de once varas. Resopló como nada y tomó sus ropas, para ponérselas de a poco, sin mediar palabras, sin parecer demasiado apresurado, sin denotar nada en realidad… terminando por regresar aquella sudadera a su antiguo lugar, tomando su bolso y musitando algo sin sentido muy bajo, al puno en el cual ni siquiera el pelinegro mismo se enteró y se levantó, contemplándole allí, in querer parecer intimidante, pero enmarando una ligera sonrisilla.

Esta bien…—, musitó por primera vez en ese par de minutos e inhaló, estirando completamente su cuerpo, —no es nada para forzar tampoco—, rió por lo bajo, acercándose a ella y sacando ese libro de texto de sus manos para bailarlo un poco, luego bajó y se encontró más de frente con su mirar, acercándose para robar un ligero beso a la comisura de sus labios, poniéndose derecho y luego  bufando nuevamente, —ese será el pago por hoy—, se alzó de hombros, —pero, si en algún momento quieres saber como es el cuerpo de un hombre, pregunta por mí en Konosioni—, ironizó comenzando a caminar para abrir la puerta y dar un paso hacia afuera, deteniéndose justo ante de abandonar el lugar, —ah… claro, soy Vincenzo—, se presentó rápidamente y, sin más, abandonó el lugar.

Ya que los planes no habían salido completamente, era momento de regresar al estudio.




Tema Finalizado




Volver arriba Ir abajo

Re: A través de las estanterías [Priv. Vincenzo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.