Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Four // Privado: Elizabeth
Dom Oct 15, 2017 7:38 pm por Minato Hamilton

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Sáb Oct 14, 2017 5:16 pm por Kohaku Koyama

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Oct 05, 2017 3:39 pm por Zhao Wang

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Miér Mayo 27, 2015 8:58 pm


Relax

Rinne Utagawa | Konosioni, hab #100 | Sábado; 09:22 hs | Hibird & Roll & Adam | Vestimenta



Últimamente estaba muy aburrido, sí, esa era la mejor manera de descubrirlo. Se estaba volviendo uno de esos nerds de biblioteca o eso era lo que pensaba cuando se ponía a pensar en tonterías… los trabajos parecían arreciarle, sí, ya hacía una semana más o menos que había entregado aquel trabajo que le hizo hurgar los libros más básicos de biología en la biblioteca, un par desde aquello, y ahora habían más, tanto que había necesitado entrar en eso de traficar influencias y conseguir apoyo con un compañero de fraternidad.

Particularmente a ellos los conocía desde hacía tiempo, desde salir a beber, compartir cuentos, andar con chicas, andar con ellos, la cosa era simple y tampoco importaba mucho, he allí el error de pensar que los estudiantes de medicina han de ser completamente tranquilos, él podía llegar a ser un hermoso ejemplo de todo lo contrario.

Esa mañana se levantó algo cansado, tenía un compañero de lo más estúpido, que ni ganas le daban, pero la noche anterior había estado hasta tarde completando una gran bibliografía para su informe a entregar a los encargados del curso, el hospital estaba a solo unos pocos meses de distancia, casi semanas, podía sentirlo  y eso realmente le emocionaba. Alimentó a Adam, Roll y a Hibird, se dio una ducha, se vistió y observó en sus mensajes uno particularmente interesante: Joseph –un compañero de curso- le había dicho que tenía algunos documentos que necesitaba, pero el condenado había tenido que salir de la ciudad por cosas familiares, sin embargo, le dejó a disposición la computadora, lo cual le sentaba de punto en blanco.

Tomó una memoria USB, se vistió y acomodó, lo mismo que hicieron sus peculiares acompañantes, y caminó escaleras abajo, un par de pisos, donde se encontraba el dichoso cuarto. Estos días sufría de algunos dolores de cabeza, por lo cual había faltado al boxeo, de hecho estaba pensando en dejarlo no solo por recomendación de su médico, sino porque ya los estudios le absorbían tanto que prefería mil veces descargarse en la cama con alguien que a los golpes, era más complaciente y menos hiriente, si deseaba verlo de ese punto…

Hibird se plató en su cabeza, como casi siempre lo hacía, mientras que el aún pequeño Roll dormía en la bolsa lateral que Adam debía portar identificándolo como un perro de compañía con el número del hospital y el lugar donde había sido entrenado, así como los datos de su dueño –él- por si se perdía o si acaso a Vine le pasaba algo, puras cosas raras, pero que había aceptado precisamente porque quería llevar una vida de lo más normal posible. ¿Cuantas convulsiones habían sido esta semana que pasó? Tres… no eran muchas, no como antes, pero le habían dolido en el alma… solo que jamás iba a decirlo.

Finalmente llegó al numero indicado y tocó la puerta con el mirar de siempre, sereno, cansado, falto de ganas de andar con revuelo… lo que quería ahora era quizá una cerveza, buen sexo, dormir, lo que sea que viniera primero y le ayudara a relajarse. Lastima que entendía que ninguna podría ser factible para sus horas de estudio sabatinas.

Odiaba estarse volviendo un maldito nerd.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Vie Mayo 29, 2015 9:57 pm

|| P. Vincenzo Michaira || Sábado, 9:30 am || Konosioni, Habitacion nº100 || Outfit ||

Aquella mañana reinaba el silencio en la sala, un agradable silencio que fue interrumpido de golpe por el estridente sonido del despertador de cierta muchacha de cabellos largos castaños.
Una mano torpe salió de un revoltijo de sábanas, buscando el objeto que emitía ese sonido sin mucho éxito pues acabó golpeándolo por accidente y cayendo al suelo.

Sacó la cabeza de debajo del montón y soltó un sonido de protesta. Se destapó lentamente y se incorporó, sentándose en el borde de la cama y recogiéndolo del suelo: parecía que se había roto el cristal que cubría las manecillas.
Se alejó lo más que pudo del lugar del incidente y se levantó con cuidado para evitar cortarse. Lo primero que hizo fue lavarse las manos y la cara para despertarse, y vestirse.

Se agachó frente a aquel desastre y comenzó a recogerlo lentamente, afortunadamente, no eran demasiado pequeños y se podían recoger con las manos fácilmente, por lo que no tardó demasiado en recolectarlos todos. 
Cuando estaba recogiendo el último pedazo, el sonido de alguien golpeando la puerta le sobresaltó, provocando que lo agarrara de mala forma lo que le hizo una pequeña herida en su dedo índice.
Hizo un pequeño sondo de dolor y se llevó el dedo a la boca para limpiar la herida mientras tiraba a la basura aquellos pedazos rotos.

Tras ello, se acercó a la puerta con suma curiosidad. Nunca nadie iba a verla ¿Quién sería? Aquella pregunta la tenía intrigada. Llevó su mano al picaporte lentamente y abrió con cuidado, observando de abajo a arriba quién se encontraba al otro lado.
Su primera visión fue, para su sorpresa, un perro de aspecto suave y pelo dorado con una bolsa, al lado de dos pies que, subiendo su mirada hacia arriba, llevaban a un rostro masculino que le era familiar. Era nada más y nada menos que aquel chico que conoció hacia ya varios días en la biblioteca. Lo que le llamó la atención era que llevaba sobre su cabeza un pequeño pajarito que daba un aire entrañable al conjunto.

-A-A-Ah... ¿V-Vincenzo..?- tartamudeó, retirando el dedo de sus labios y mirando a aquel pacífico rostro que allí se encontraba- ¿Qué haces aquí? E-Es decir, ¿Puedo ayudarte...? ¿Q-Quieres pasar?-

Preguntó con un tono curioso pero no podía evitar sentirse algo alegre en su interior: jamás nadie había ido a visitarla, fuera para pedir un favor o simplemente pasar a saludar, y le hacía algo de ilusión el volver a ver a alguien conocido frente a ella tras tanto tiempo.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Miér Jun 03, 2015 12:02 pm


Podría decirse que lo primero que vio fue un raro reencuentro o algo parecido, ciertamente así era, aunque tampoco resultaba importarle demasiado, así de simple. Frente a él apareció una damita de tez clara y cabellos castaños igualmente brillantes que había viso antes, una que, por alguna razón, se mostraba emocionada por cosas que, a su entender, no comprendía.

Enmarcó en sus cejas el mirar, quizá escudriñándole, quizá estando nada pendiente de eso, notando las pisadas de Hibird sobre su cabeza, ese pajarito era todo un loquillo, esa sería la razón por la cual se llevaban tan bien en primera instancia.

Oh… la chica de la biblioteca—, soltó de repente, con un tono algo plano, —estoy disponible cuando quieras ver a un hombre de verdad—, se encogió de hombros con gacia y una mirada pícara, —que cosas del mundo—, bufó ladeando la cabeza, de nuevo el pajarito se movía en su cabeza, tal vez queriendo bajar, pero si eso deseaba era perfectamente capaz de hacerlo, —en realidad vine hoy por Joseph—, dijo haciendo referencia a quien debía ser el compañero de cuarto de la chica, —se fue de la ciudad, pero me dejó dicho que podía hacer lo que quisiera con su computadora—, alzó de nuevo los hombros como desligándose de cualquier marramucia que pudiera inventar a partir de ese permiso, que eran muchas ciertamente.

Sintió las caricias entonces de Adam contra su pierna y rió, bueno, entre sus mascotas y la vestimenta de aquella muchacha había muchas cosas por decir, pero debía recordar la primera tarea, lo demás le vendría por añadidura.

Entonces, pasaré—, jugó con las palabras usando cierto sarcasmo y notó como el pajarito volaba de su cabeza y se abría paso él mismo hacia la habitación, de igual forma lo hacía Adam, quien tenía esa costumbre por previo entrenamiento, y llevaba a Roll cómodamente dormido en la bolsa, —por cierto… el pájaro es Hibird y el perro es Adam, no puedo andar sin ellos—, inhaló y cruzó la puerta.

Realmente no le sorprendían las habitaciones de este sitio, oda eran genérica, se parecían, bien podías acomodarlas como quisieras pero siempre eran las tres camas, los tres escritorios, el cuarto de baño y los roperos, demasiado simple, pero ya estaba acostumbrado a este estilo, había pasado aquí muchos meses después de todo. Visualizó los derredores y encontró los escritorios.

¿Cuál es el escritorio de Joseph?—, le preguntó, hoy era sábado, no tenía ganas de estudiar, no, quería mucho menos eso, ir a una fiesta para la noche en Parmi Nous, ligar con las chicas, amanecer en otra parte y luego desintoxicarse todo el domingo para poder ir a cumplir con sus clases el lunes, sí, eso era lo que le gustaría pensar que podía hacer, pero no, tenía que estar aquí buscando trabajos para redactar… al menos tenía el consuelo de una chica a la que hacía unos cuantos días había querido hincarle el diente, pero parecía muy inocente para darse cuenta de ello, aún así, tampoco era como si supiera como se llamaba, entonces eso solo le hacía imaginar especie de “planes malvados” en su mene que solo viajarían a su favor, ¿se le había metido algo entre ceja y ceja aquella vez? Para nada, no era de ese tipo, mas las cosas siempre podrán reservarse para un cambio repentino.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Miér Jun 03, 2015 1:23 pm

Pareció reconocerla de aquel encuentro, añadiendo una frase que sonaba similar a la que dijo en aquel momento y la puso nerviosa unos instantes con aquel tono. Luego añadió que había ido por un tal "Joseph", nombre le cual Rinne desconocía y giró levemente la cabeza con incomprensión al oírlo. Ella no conocía nadie con ese nombre, de hecho, apenas conocía a tres personas en aquel lugar, por lo que le pareció extraño que fuera allí por ese chico.

Antes de que pudiera siquiera preguntar quién era aquel joven, sus mascotas parecieron revolverse un poco y rió, accedió a entrar en la habitación como ella había ofrecido previamente.
Presentó a ambas crituras como Hibird y Adam, lo cual llevó a mirarlas a ambas al decirle sus nombres. Parecían suaves y blanditas y cada vez Rinne tenía más y más ganas de acariciarlos suavemente para sentir las caricias de las plumas y pelo -respectivamente- que provocaban cosquillas.

Cerró la puerta tras que entrara él, por costumbre más que nada a mantenerla cerrada si no había nadie dispuesto a entrar o salir y se quedó mirando fijamente al chico que parecía examinar la habitación.
La primera vez que lo vio no pensó en absoluto que sería alguien a quien le gustaran las mascotas, parecían tenerle cariño al muchacho, además, este mencionó anteriormente que no podía andar sin ellas, lo cual le llamó la atención ya que resultaba cuanto menos extraño.

Una pregunta acerca del escritorio del anteriormente mencionado "Joseph" la trajo de vuelta de sus pensamientos de golpe, por lo que tuvo que recomponerse en el presente y aclaró su garganta antes de hablar.
-¿J-Joseph? A-Aquí no hay ningún Joseph... N-No sé quien es...- contestó, algo apresurada y cortada por no haberlo comentado la primera vez que se mencionó- En esta habitación sólo me hospedo yo desde que llegué.-

Suspiró, algo apenada. Realmente era culpa suya el haberse ilusionado que alguien iría a visitarla pero aunque intentaba mantener los pies en la tierra la mayoría del tiempo, se emocionaba de vez en cuando para, como en estos casos, llevarse un chasco al final.
Entrelazó los dedos con vergüenza por la situación, realmente lamentaba no haber dicho nada antes y haberle hecho perder el tiempo a Vincenzo de manera estúpida.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Sáb Jun 06, 2015 8:59 pm



El lugar estaba ordenado, quizá demasiado ordenado si se ponía a sacar cuentas de quién se quedaba aquí, Joseph era un tipo medianamente despreocupado con su derredor, pero muy centrado en cada cosa que hacía, lo sabía porque le había tocado sentirlo de ambos lados, estaba bien, le gustaba experimentar, pero este sitio estaba muy impío para tratarse de él. Quizá era porque había una chica.

No… no era de ese tipo, ni porque le movieran el piso.

Pero, cuando escuchó las palabras de aquella castaña le pareció que las orejas de Adam se movieron escuchó un quejido, por lo cual bufó, Adam se burlaba de él, por eso lo miró y el perro le bajó el hocico… quizá era instinto, pero la verdad era que ya estaba demasiado habituado a ellos. Hibird se detuvo a un lado de donde él estaba y, al momento en el que el varón comenzó a caminar para sentarse sobre una cama vacía, este se subió a su cabeza.

«Vincenzo irritati, Vincenzo irritati…»

El pajarito comenzó a canturrear en un timbre muy fino, pero en un italiano bastante bueno aquello de “Vincenzo molesto”, el condenado animal ya había aprendido a conocerle después de todo. Solo resopló para dejarse caer en el colchón, después de todo suponía que esta cama no era usada por nadie, demasiado acomodada.

Questo scemo!—. “Este estúpido”, soltó dejando atrás un ligero gruñido, Hibird ahora esaba sobre su torso.

Quizá dejando de lado a la dama presene sacó su teléfono y comenzó a escribir un mensaje, en cosa de cuarenta segundos ya se lo había mandado, pero dudaba que contestase pronto, no, el idiota debía estar gozando donde sea que estuviese con quien sea que lo hiciese. Inhaló y exhaló, el simple retraso atrasaba de media cuenta sus planes para una noche libre y lo sabía, a veces habían cosas más importantes que eso y era la única razón de su estancia en esta habitación siendo relativamente temprano. Cerró los párpados un par de segundos y luego los abrió, para acomodarse en la cama sentado nuevamente.

Ah... y se suponía que quería erminar pronto con tanta tarea—, murmuró ya en inglés, dando cuena de que la chica estaba ahí, pues, era su cuarto, a quién le vale... —¿por qué pones esa cara esúpida?, no es que hicieras algo—, se encogió de hombros para chascar con la lengua y volver a tumbarse; se tumbó ahí porque ahora mismo tenía ganas de caer algo a patadas, después de todo el malnacido no iba a contestarle y no podía ir por ahí preguntando, era sábado, el edificio estaba medianamente vacío porque los Konoioni también salían de fiesta. Bufó par escuchar los paso de Adam aún y cuando no estaba viendo nada más que la negrura de sus párpados cerrados, quién abe si el Golden intentaba hacer relaciones sociales, solo esperaba que Roll no despertara tan rápido, quizá podía asustarse con facilidad.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Dom Jun 07, 2015 11:56 am

Al recibir la noticia de que parecía haberse equivocado, aquel perro pareció hacer un sonido de burla el cual Vincenzo acalló con solo mirarlo y se dirigió a una de las camas vacías sentándose en ella pero poco después, el pájaro también pareció hacer lo mismo pero hablando en italiano, lo cuan sorprendió a la muchacha.
Parecían animalitos muy listos y bien educados, aunque tal vez algo provocadores con su dueño, ya se sabe que la confianza da lugar a roces de este estilo.

El chico se tumbó en la cama a peso muerto y cogió su teléfono móvil refunfuñando en italiano también. Ya parecía haber descubierto de dónde aquel ave había aprendido las palabras. Respiró un poco fuerte y se incorporó de nuevo, volviando a protestar aunque ya en inglés para además, reñir a la jovencita por poner ese rostro.

A Rinne no le sentó bien ese comentario, tan sólo se preocupaba, nada más. Y el chico, volvió a tumbarse de nuevo con los ojos cerrados. Rinne suspiró, parecía realmente enfadado y no le gustaba verle así de molesto.
Le gustaría hacer algo, pero tampoco sabía el qué, no lo conocía lo suficiente -más bien, apenas lo conocía- como para saber que buscaba y como podía echar una mano.

Se acercó a la cama donde se encontraba reposado y, mirándolo por unos instantes, se sentó en un espacio que estaba libre en el borde, entre la distancia de la cadera y la cintura del mismo.
-M-Me gustaría poder ayudarte en algo pero... No sé cómo hacerlo.- murmuró mirándole tímidamente -Si quieres o necesitas cualquier cosa, lo que sea, p-puedes avisarme... ¡A-Ah, claro! Me llamo Rinne...- dijo presentándose al fin.

De verdad parecía molesto, ni siquiera unos pasos de Adam parecieron importarle. Por unos momentos incluso llegó a pensar que se había dormido. Lo pensó dos veces y no le pareció aquello demasiado descabellado: había personas que se dormían con mucha facilidad. Estiró una mano temblorosa hasta los mechones que caían por la frente del chico y los acarició un poco, como cuando su madre trataba de calmarla cuando era pequeña. 

-E-Esa expresión molesta n-no te sienta bien...- dijo en un murmullo, apartando la mano cuidadosamente después y mirando al perro que se encontraba cerca.

Giró su cabeza como preguntándole "¿Verdad?" con sus gestos y estiró un poco la mano hacia el animal, esperando que la oliera previamente antes de acariciarlo. Eso le enseñaron cuando era pequeña y un perro casi le muerde.
No podía evitar sentirse mal, al fin y al cabo, Rinne es una muchacha bastante sufridora con quieres conoce y no le gusta verlos en malas situaciones.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Sáb Jun 13, 2015 1:13 pm


Él era temperamental, terco y muchos otros adjetivos que pudieran salir de la mente de cualquier persona o ser que no le conociese, ¿en el mundo?, pues nadie llegaba a eso y lo tenía más que claro, la única persona en todo el globo a la que podía jactarle eso ya no estaba, y jamás regresaría… en parte se había vuelto así por ella, para que no se diera cuenta de lo que pasaba, de lo que sentía, de lo mucho que dolía… sí, aquella dama que siempre había sido su luz, como deseaba que siguiera a su lado, así quizá las cosas serían distintas.

¿Lo serían?, ¿qué era exactamente lo que estaba mal ahora?

Pensar en ello le traía remordimiento e ira, necesidad de sentir dolor para calmar la furia que solía invadirle y hacerle mal, no, realmente no podía estar tan molesto por una simple fala de cordura momentánea, pero quizá se estaba molestando por las cosas que ese hecho le habían hecho pensar. Resopló internamente, abofeteando a esa mini consciencia diabólica que guardaba en su interior… él no deseaba ser como esa gente estúpida de las películas y los dramas que se quejaban por todo.

Esta era la realidad, tan distinta a la perfección.

Sintió el bajón en el colchón, pero no hizo nada para remediarlo, además, había descubierto algo nuevo, que la Señorita Inocencia llevaba por nombre Rinne, lo cual era curioso; el tacto de unas manos cuyos dedos anteriormente solo habían sido capaces de toquetear ligeramente sus clavículas se notaron en su cabeza, sus cabellos, sin respuesta… esa clase de tacto era demasiado parecido, sí, demasiado similar al de una madre que mima con ternura a su hijo. Pero ya no estaba más para sentir eso: ya no deseaba sentir ese tipo de complacencia por parte de nadie.

Tal vez por ello estiró su mano, tomando y jalando las vestimentas de la dama, adivinando por sentido común del movimiento, y atrayéndola hacia su posición, sin importar si caía a un lado o sobre su cuerpo, sin abrir los párpados, sin hacer nada más que eso en realidad.

No suelo tener otra expresión— murmuró algo bajo y ronco, la molestia estaba ahí todavía, y quizá tardaría un poco en irse, odiaba perder el tiempo por otros, después de todo, —y ´si… hay una cosa que puedes hacer por mí—, comentó con ligereza, —quiero hincarte el diente—, soltó con completa serenidad, abriendo los párpados y fijándolos en el mirar ajeno, —pero eres demasiado inocente, supongo, tan siquiera para entender a lo que me refiero—, bufó, era my directo y encaprichado en cuanto a términos de relaciones se refería, después de todo era una de las cosas de las que más solía disfrutar, —y realmente no ando para dramas de novela—, se desligó de eso desde su posición y le dejó ir.

Sí, era algo que normalmente no haría porque, primero, la mayoría del tiempo estas cosas solo formaban parte del juego previo, y segundo, no solía estar en estas situaciones porque hasta el o la más inocente siempre había terminado por entender rápidamente sus intenciones… y todos los seres humanos tienen su lado pervertido, después de todo.

Llevó una mano a su cabello y lo removió, respirando hondo, ignorando todo.

Así que… me voy a quedar aquí hasta que se me baje la calentura, te moleste o no—, aclaro… era de esos que cuidaba el asunto de cruzar la línea, claro, una cosa era el sexo y otra era violar a alguien y no, nunca había pensado seriamente en eso, tampoco era un maníaco sexual para caer tan bajo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Sáb Jun 13, 2015 6:24 pm

La joven seguía ensimismada intentando llamar la atención de aquel perro para que oliera su mano y poder acariciarlo. Le gustaban las mascotas aunque ella jamás pudo tener ninguna dado a que su familia regentaba una cafetería anteriormente y podía ser malo para los clientes por temas higiénicos.
Rinne entendía aquello aun entonces, pero siempre quiso tener un pequeño animalito que le hiciera compañia ya que ella era demasiado introvertida como para establecer relaciones.

Su timidez siempre la había condicionado, incluso cuando llegó a este lugar, le costaba demasiado conocer a nadie. Por ello estaba en una encrucijada con respecto a aquel chico que permanecía en su cama recostado: Quería acercarse a él, pero a la vez no quería. Conocía a pocas personas, y tenía miedo de perder contacto con ellas ahora que finalmente había establecido alguno con alguien. La palabra "amistad" todavía sonaba muy lejana para ella, pese a que quisiera tenerla cerca.

De pronto, un agarre en sus ropas la sacó de sus pensamientos seguido de un tirón hacia la superficie del colchón el cual amortiguó su caída en segundos, además de parte del cuerpo del muchacho por la falta de espacio libre en el lugar, dejando parte del costado sobre él y sin haber golpeado a aquel pequeño pajarito por suerte.

Apurada y sonrojada de la sopresa, Rinne buscó una manera de escapar de allí sin molestar a ninguno de los dos, pero se quedó quieta cuando Vincenzo demostró que estaba consciente comenzando a hablar.
La chica lo miró con curiosidad mientras le escuchaba decir que había algo que sí podía hacer mientras la miraba: aunque no lograba entender el que era aquello de "hincarle el diente", lo que el chico pareció entender y no parecía querer explicarlo pero el tono y la forma de expresión tan contundente y directo que empleó provocó que la jovencita se sobresaltara y coloreara sin saber muy bien la razón. Se revolvió el pelo y cogió aire con profundidad, diciendo que se mantendría allí quisiera ella o no, cosa que a Rinne le pareció bien.

-P-Puedes quedarte cuanto quieras- contestó a su afirmación casi al instante -S-Si quieres, claro...-
Se quedó mirando unos instantes a aquel yacente muchacho, con todavía curiosidad por saber que era aquello que podía ayudarle pero nerviosa por no saber si le incomodaría el preguntárselo.

Agarró levemente la camiseta del chico como apoyo para revolverse un poco y acomodarse mejor ya que casi todo su peso se encontraba en su propio hombro y le resultaba algo incómodo, incorporándose de perfil en el pequeño espacio que quedaba intentando no molestar al chico y soltando la prenda segundos después de aquello, dejándola impoluta como si nunca se hubiera enganchado nada a ella. 
-S-Si eso es lo único que puedo hacer por ti... L-Lo haré.- murmuró de manera prácticamente inaudible -Tampoco sé que h-hacer... Sólo e-e-estoy preocupada- Era cierto aquello, no sabía que más podría ofrecer alguien como ella, así que apostar a lo seguro era la opción más inteligente ¿No?
El que estuviera malhumorado incomodaba también a la joven, que lo miraba todavía escondiéndose tras el mechón de su flequillo nerviosa, esperando tan sólo no empeorar la situación.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Sáb Jun 20, 2015 3:25 pm


Y en medio de todo eso pareció como si el cielo se le abriera, torpemente, pero así era.

Teniendo a la dama levemente recostada a su lado luego de haber soltado su camisa le daba cierta sensación de que quizá estaba consiguiendo lo que deseaba; por supuesto, él estaba completamente decidido en tanto a lo que haría a partir de ahora, o eso pensaba, después de todo era orgulloso y terco en tanto lo que deseaba, así de simple… debía tener lo que se le venía en gana.

Resopló arqueando lentamente una de sus cejas al escuchar semejantes palabras venir de la dama castaña, sí, básicamente pensaba que estaba logrando lo que quería a fines de no complicarse la existencia, pero bueno, las cosas eran solo eso, nada indispensable en realidad.

Um…—, murmuró por primera vez en un rato, deshaciéndose del silencio torpe en el cual él mismo había incurrido, —así que… “lo harás”—, recitó alguna afirmación previa justo antes de deshacerse de su vieja posición y mover su cuerpo para quedar directamente sobre el de la castaña.

Hibird voló desde la cama hasta uno de los escritorios y luego cayó en la cabeza de Adam por pura casualidad, ya que escuchó al perro gemir por eso y algunos pasos que, tal vez, avanzaban a un costado de la puerta, ellos estaban entrenados después de todo, y él seguía molesto.

Entonces… ¿está bien decir, “buen provecho para mí”?—, cuestionó, lejos de su siempre vacío mirar pudo hacer ver un poco de picardía, además de incorporarla en su mirar, con el cual recorrió desde la cabeza hasta el pecho de la chica, pues era el límite al cual podía llegar en su actual ubicación. Acercó su rostro cada vez más al de ella y se movió a su izquierda –la de Vincenzo- posando su nariz entre el cabello y la oreja femenina, bajando lentamente hasta su cuello, depositando una suave mordida en esa zona.

Después de todo, él quería hincarle bien el diente, pero suponía que ella no había entendido a qué se refería aún.

Nada mejor para enseñar a alguien que con el ejemplo, ¿no cree signorna?—, preguntó torpemente a propósito, dejando escuchar una provocativa última palabra en remarcado italiano para la “señorita”. Presumía algo, pero, ¿le importaba?, no, ya lo había dicho, andaba para todo menos para andar metido en dramas idiotas, certero. —Ya que estoy medianamente autorizado, puede que hasta me ayudes a bajar las ganas que tengo de castrar a ese bastardo en cuánto lo vea—, comentó como agregado armando una ligera mueca sonriente que no era para nada inocente, ¿qué si se atrevía a castrarlo? Claro que sí, no le gustaba que nadie, absolutamente nadie, se creyera en la disposición o con la falsa confianza de jugar con su día, y menos de esta forma.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Lun Jun 22, 2015 7:04 am

Aquel incómodo silencio duró poco, pues el chico no tardó en murmurar las palabras de la chica, pareciendo que intentaba asimilarlas o cuestionarlas. Rinne abrió los ojos con curiosidad ante las palabras que musitó pero rápidamente sus ojos se engrandecieron aún más por la sorpresa de encontrar al muchacho ya no a su lado, si no sobre ella.

Vio a aquel pequeño pajarito volar hacia otro lugar de la situación, buscando algún sitio para su comodidad, supuso la joven mientras lo seguía con la mirada y se posó sobre la cabeza del perro, que también se desplazó.
Volvió la mirada y su cabeza a la situación, la cual desde luego no sabía como manejar. Titubeó incomprensiblemente algunos sonidos de palabras que jamás llegaron a articularse correctamente y se silenciaron cuando volvió a hablar, preguntando algo incomprensible para ella.

Lo miró fijamente, mientras el recorría lo que estaba visible de ella a su altura. Los ojos de aquel muchacho parecían tener un toque diferente de algo que desconocía y que no dispuso mucho tiempo de analizar cuando vio que su rostro se acercaba cada vez más y más al de ella. 
Se quedó paralizada completamente, sin ninguna expresión más que el evidente color bermellón que la recubría por completo mientras el rostro del joven continuaba su recorrido deslizándose por el lado derecho de la muchacha, cerca de su cuello.

El aliento del chico sobre su piel en una zona que no estaba acostumbrada, le provocaba pequeños escalofríos y que su pulso se acelerada cada vez más por los nervios que le generaba la situación. De igual modo, ese calor no le resultaba desagradable, sino solamente algo incómodo.

En ese momento, notó una pequeña presión en su cuello, fruto de un suave mordisco que él había dejado allí. No fue doloroso ni molesto, Rinne no sabía como describir esa sensación pues era completamente nueva para ella: la situación en conjunto lo era de por sí y era inevitable que se encontrara sonrojada y algo acalorada.

Preguntando algo una vez más, esta vez la joven notó algo más peculiar en sus palabras, concretamente aquella que dijo en otro idioma, la tensó más que las demás ¿Porqué? ¿Qué era esa sensación que no comprendía?
La miró nuevamente y tragó saliva antes de hablar. -¿A-Ayudarte...?- preguntó curiosa, mirándole fijamente - H-Hum..- hizo un sonido de afirmación, como si estuviera de acuerdo -¿Cómo?-

La pregunta no era la más adecuada para la situación, pero no sabía que hacer en ella. Si bien aquello le hubiera resultado desagradable, lo hubiera dicho torpemente, pero no era así. Sin embargo, aunque no resultara incómodo para ella, no podía evitar sentir nervios por lo extraño que le resultaba aquello.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Jue Jul 02, 2015 8:23 pm


Era tan simple y demasiado sencillo como lo había pensado, como en su mente las cosas se habían armado incluso antes de que el transcurso de un “plan” se armase tan siquiera en su mente. Por supuesto, esta chica era de esas que aún quedaban por ahí, de las que se había conseguido, demasiado, no inocentes, ¿quizá ignorantes?, no lo decía en el sentido del conocimiento general, pero si en este, en este en el que el particularmente podría decir se especializaba un poco.

Escucharle preguntar algo tan torpemente pues le daba a entender la veracidad de lo suyo. Resopló ligeramente para reír solo un poco y negar levemente con la cabeza al mirarle, de hecho ni siquiera dejó de hacerlo. Respiró hondo tan solo para mantener a raya su paciencia, que no es que fuera atormentada por algo tan sencillo, y una mueca sonriente se formó en sus labios ligeramente.

Pues… podrías solo dejarte hacer—, musitó completamente calmado, —y dejarme hacerte, por supuesto—, se subió de hombros como remarcando alguna cosa que, al menos para su entendimiento, consideraba como obvia, — ¿puedes hacer eso?—, cuestionó quizá con remarcada suavidad entre su tono picaresco, después de todo había que saber jugar con los matices una vez decidías aplicar tu “arte” en algo, o en este caso, en alguien.

Su mano izquierda subió al rostro femenino, delineando ligeramente el lado derecho de este hasta la barbilla, acentuando un mirar más claro y sereno –para llegar a un fin necesitabas que los medios sucedieran-, y acercó su rostro más al otro, ¿tenía que ser suave?, ese realmente no era su estilo, pero era alguien que sabía adaptarse a las circunstancias, fueran cuales fueran, estuvieran hablando del ámbito de su vida que deseasen evocar. Besó con suma lentitud la mejilla derecha de la castaña y se movió con apenas intervalos en corto besos hacia la comisura de sus labios, deteniéndose justo cuando estaba en medio de ellos, en un beso simple y corto, expectante sinceramente.

Incluso… puede que llegues a aprender más sobre anatomía, biología y… quizá sobre mí—, remarcó serenamente, de alguna manera se le pasó por la mente lo de aquel libro y es que, ¿cómo olvidar algo que rondaba esos estilos?, ciertamente solo por eso era que estaba actuando de estas maneras; debía ser un buen doctor y evitar que el desconocimiento pudiera jugar una mala pasada al futuro de esta chica, ¿no? La verdad era que realmente no lo contemplaba completamente de ese punto, pero podía ser una perspectiva bastante interesante de analizar.

Su brazo derecho se hizo el apoyo de su cuerpo sobre el colchón y el derecho comenzó a delinear los costados de la dama hasta la línea de las caderas, deteniéndose ahí incluso sobre la ropa.

¿Qué te parece?—, cuestionó un poco inquisidor, pero no demasiado, con suavidad y una serena provocación. No solía recorrer estos lares tan calmados, pero a veces un hombre se valía de astucias para lograr sus objetivos. No colocó su peso sobre ella, pero si se acercó un poco más, quizá jugando con eso de las distancias, buscando un algo que no pensaba fuera esquivo, pero que tal vez era un poco distante. Entrecerró el mirar de sus orbes metalizadas a simple vista y aguardó con suma paciencia, de esa que ella podría pensar podía tener o no.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Vie Jul 03, 2015 1:03 pm

Su pregunta pareció divertir al muchacho, que lucía mucho más desenfadado que antes, lo que alivió en parte a la joven, pese a que la situación no resultaba del todo cómoda ni convencional para ella, aquella sensación de malestar debida al mal temperamento de aquel chico se había disipado.
Respondiendo a esta, resolvió de forma simple la situación, cuestionando a Rinne si podría hacerlo. Lo miró extrañada, no comprendía su pregunta ni tampoco las indicaciones o más bien, no entendía a qué se referían.

-P-Puedo hacerlo si... Per-...- musitó sin llegar a completar la frase pues cuando sintió la mano del chico en su rostro se quedó en blanco. La forma en la que estaba actuando, su tacto en sí, era más amab su terreno.le de lo que ella pensaba que él podría ser en sí. Le sorprendió si, pero le sorprendió todavía más cuando se acercó a ella y depositó un suave beso en la mejilla de ella, lo que la ruborizó por completo e hizo que este color se intensificara todavía más con cada uno de los que realizó tras este, realizando una hilera de ellos en dirección a los labios de la muchacha, pasando por la comisura de estos y acabando brevemente en el centro de ellos.

Añadiendo una frase más tras aquello, se reclinó al igual que ella y acarició su perfil, preguntando su opinión. Rinne seguía atónita, sin palabras por los nervios. Su corazón también latía rápidamente ante esos roces. Era injusto, sabía perfectamente como jugar con ella aunque apenas la conociera, y parecía que le resultaba sencillo todo aquello, como si la situación fuera de lo más común para él, algo cotidiano.

Rinne tragó saliva. Parecía que ya comenzaba a entender todo aquello, el "por dónde iban los tiros", y eso le ponía más nerviosa y provocaba que su rubor fuera más intenso. Por muy amable que estuviera resultando, la situación no era inocente y por mucho que ella lo fuera, sabía en dónde se encontraba, pero no cómo actuar o salir de ella.
-E-E-Esto... Y-Yo...- a cada segundo se encontraba más y más nerviosa, hasta le costaba articular las palabras  -No sé si... E-Es decir, yo no... Hum, bueno... No es que t-tenga nada contra tí, e-es más no me o-opongo a esto p-pero...-

Sus palabras resultaban torpes, entrecortadas pero ¿Qué podría ser viniendo de ella? Aquel chico, mejor dicho, Vincenzo era muy directo todo lo contrario a ella y aún así, fue suave e incluso se limitó a simplemente seguir sus palabras. Para ella, -es decir, a sus ojos- y pese a lo poco que lo conocía, lo juzgaba como alguien paciente, aunque con mal humor, y tal vez incluso hubiera dicho que era amable. Por eso quería ayudarle entonces y quería seguir ayudándole en este momento, pero, aunque dijo que haría cualquier cosa y por ello se podría ser que todo esto se desencadenara a raíz de ello, no podía asegurar si de verdad sería capaz de aquello. -N-No estoy segura de...- aclaró su garganta levemente -E-Es decir, claro que me gustaría "aprender" sobre esas cosas... Y-Y sobre tí- levantó su cabeza a su rostro con timidez, buscando su miranda desde su posición -P-Pero me sigue dando verguenza algo así... ¿C-Cómo puedo hacerlo?-

Podría decir que no y dejarlo todo allí, tal vez el chico se molestara o podría decir que si sin estar totalmente segura de ello ¿Qué debía hacer?
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Lun Jul 06, 2015 3:03 pm


“A veces, en el sexo como en la vida, el juego a la paciencia te daba la posibilidad de tenerlo todo, o quedarte sin nada”.

Aquellas palabras resonaron perspicazmente en su mente al dar cuenta de semejante acto de suma inocencia frente a sus ojos; debía admitirlo, incluso podía llegar a sentirse algo mal si no fuera de esos a los que esto le venía como anillo al dedo. “Una experiencia diferente” podía llamarlo así si quisiera, porque no todo el tiempo estaba bien hacer caer a chicas y chicos con encantos, a que ellos amasen solo el buen sexo y ya, a veces también estaba bien estar del otro lado, o incuso tener las cosas un poquito complicadas. Eso le daba sazón a la cuestión.

Resopló ligeramente, no quería terminar en una clase sobre cómo tener sexo, pero bien podría hacer algo al respecto, “el fin justifica los medios” se repitió mentalmente un par de veces para espabilar un poco en sus ojos y resoplar para encaminar su mente por los caminos productivos.

Um…—, murmuró entre sus comisuras por un momento—pues… podríamos ir poco a poco—, dijo alzando ligeramente sus hombros, armándose de una paciencia extraña para el momento, pero no para el fondo de su personalidad, —no debe avergonzarte algo así, es muy normal sentir algo de pena, pero siempre puedes llegar a darte cuenta que te gusta—, comento moviéndose ligeramente sobre ella, para quedar directamente en su espacio visual, —déjame enseñarte algunas cosas—, susurró acercándose ligeramente a su rostro, besando su mejilla izquierda y deteniéndose por un momento, —y entonces sabré si te gusta o no—, sonrió, esta vez intentando ser algo pasivo, por lo bajito, siendo algo así como una especie de caballero.

Por supuesto, sabía muy bien como moverse entre las sábanas, y lo que debía hacer para llegar hasta ahí.

Sus labios besaron varias veces los ajenos, por un corto tiempo, repitiéndolo a fines de que ella se acostumbrara ligeramente a eso, y bajó tan solo con el roce de la punta de su nariz hasta el cuello de la damita, donde deposito uno, dos, tres besos, e hizo que su lengua lamiera profusa y delicadamente la zona. No existían maneras en las que esto pudiera ser incómodo a menos que fuera una asexual, que podría serlo pero él no lo creía y, además, no estaba mal enseñar un poco antes de ir a la verdad.

En este momento somos iguales—, susurró desde su posición, tomando con su mano izquierda la de la castaña y alzándola a la par de su cabeza –pero a un lado- sin dejar de tomarla, —así que no debes temer—, continuó.

Ciertas cosas eran necesarias.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Lun Jul 06, 2015 5:51 pm

Aquel muchacho simplemente resopló, pero sin lucir enfadado, ni siquiera molesto, lo cual alivió un poco la tensión que sentía la chica preocupada por haberle irritado por sus palabras. Por sus palabras, se notaba que parecía saber bastante de ese tipo de temas, lo cual generaba algo de tranquilidad por sentir que estaba "en buenas manos" por expresarlo de alguna manera, pero al mismo tiempo, se sentía nerviosa por su evidente inexperiencia y los miedos que esta traía consigo.

Con palabras serenas y tranquilizadoras, el joven volvió a colocar su cuerpo levemente sobre ella quedando totalmente en su campo de visión. Ofreciéndole de nuevo enseñarle cosas, como en aquel primer encuentro en la biblioteca, acercó su rostro al de ella depositando un suave beso en su mejilla, al que al poco le fueron siguiendo algunos más breves en sus labios y en el cuello, donde notó la lengua del muchacho recorrer parte de esa zona provocando un fuerte escalofrío en ella y el que cerrara los ojos fuertemente del nerviosismo.

Una mano encontró la suya y, atrapándola, la llevó hasta al lado de su cabeza, apoyada en la almohada de la cama e insistiendo en que no debía sentir miedo a la situación. Rinne, totalmente sonrojada, clavó su mirada, brillante y pura, en los ojos del chico para posteriormente, apartarla avergonzada y girar la cabeza para mirar las manos de ambos. Las miró fijamente por unos instantes y cerró los ojos, intentando calmar su acelerado pulso y su agitada cabeza: todo esto, las emociones, las sensaciones... la situación en sí eran totalmente nuevas para ella y le había pillado claramente de improvisto y para ella, una chica de mente cuadriculada, no saber como reaccionar en imprevistos suponía un gran esfuerzo en ella.

"¿Qué hacer?" dudaba, al igual que en la vez anterior. La confianza había aumentado para continuar si, pero, ¿y si no resultaba bien?, tenía miedo de fallar entonces, de que esa caballerosidad que Vincenzo había demostrado y que su paciencia, hubieran sido en vano. Pero él sabía que nada era seguro, o eso entendió por sus palabras, y reflexionando una última vez tomó una decisión.

Volviendo a girar su rostro hacia el de él, apartó la mirada unos instantes y se mordió el labio inferior levemente, recordando el tacto de aquellos labios de momentos anteriores el cual no podía negar que le había gustado. Le miró tímidamente de nuevo, buscando la forma de expresarse entre todos aquellos pensamientos.
-S-Si tú dices que no hay que temer... M-Me fiaré...- titubeó acomodando su mano bajo la de él y entrelazando sus dedos con los de él, para darle mayor seguridad, disfrutando de la sensación cálida y agradable que esta transmitía. -P-Pero si algo pasara... E-Es decir... Si yo no pudiera o... o quisiera... H-Hum... Pararías, ¿V-Verdad?- murmuró nerviosa.

Tal vez fuera una pregunta estúpida pero, Rinne tenía muchas dudas como esa: no sabía si estaría preparada y, si resultara que no... Tenía la confianza de que aquello se dejara allí. Por otro lado, también temía aquello de lo que había oído quejarse a muchas chicas con las que había coincidido en clases: de ser "de usar y tirar" o algo así lo llamaban, aunque sabía lo que significaba aquello. Ese chico era de las pocas personas que conocía en el lugar y no quería que esto, hiciera que se distanciaran como si fueran desconocidos, le daba miedo aquello, volver a estar sola. Pero este miedo no es algo que ella pudiera explicar ni comentar fácilmente.

-E-Está bien- afirmó, dando paso a lo que fuera que iba a resultar aquello.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Jue Jul 16, 2015 2:40 pm



No pudo evitar que una sonrisa se fijase en su rostro al escucharle hablar; entre las dudas, entre los dimes y diretes que seguramente encontraría si buscase en la mente de la dama, ella había dicho el par de palabras justas, solo por eso esa sonrisa intentaba ser calmada y satisfecha.

Lo intentaré—, fue lo que pudo contestar ante el “¿pararías?”, ya que era algo difícil y lo sabía por experiencia, detenerse en medio de eso era complicado y a veces casi imposible, así de simple.

Besó sus labios nuevamente, pero esta vez con más profundidad; ya no eran simples roces, no, en ese momento buscó hacerle sentir escalofríos y cualquier clase de cosas que pudiera, ladeando ligeramente su cabeza con el fin de profundizar aún más el contacto, a expensas de que podría ser correspondido o no, la verdad no importaba, él iba a enseñarle las razones por la que esto era tan llamativo.

Dejó escapar completamente adrede un ligero respiro acompasándolo todo, usando su mano libre para que, al estar justo debajo de la axila, bajara de allí hasta la cadera delicadamente, e incluso un poco más, logrando rozar su muslo y regresando arriba para poder mover un poco su postura sobre ella, subiendo más el brazo para, con la mano, acariciar sus cabellos y liberar completamente la zona del cuello, a la que bajó desde los labios, hacia la oreja y llegó allí, mordiendo con casi nada de fuerza, volviendo a morder un poco más fuerte para bufar.

¿Te molesta esto?—, cuestionó respecto a las mordidas y luego siguió besando la zona, intentando controlar su respiración mientras soltaba aquella mano para bajar hasta el borde de sus vestimentas y, con la punta de sus dedos, rozar la piel debajo de esta apenas, con el fin de hacer algo así como “un primer contacto” y aguardar, moviendo sus dedos de manera horizontal a lo largo de esa línea tanto como se lo permitía su propia posición sobre la dama, tratando de igual forma de mantenerse en equilibrio. La liga de su ropa interior era entretenida, lo supo al tocarla y jugar a estirarla, lo hizo un par de veces antes de acariciar suavemente esa parte donde la liguilla hacia su labor de sostén, y luego subió poco a poco con una pasividad adiestrada ese tacto tocando su cadera, su vientre y llevándose consigo la blanca y mediana prenda un poco hasta rozar la parte inferior de aquel brasier, y se detuvo allí, separándose de aquella pose que tenía hasta ahora y colocando todo su peso en sus piernas, para mirarle desde un punto más claro.

Sonrió, estando así se veía como bien lo hubiera querido la primera vez, aunque se destacaba que no andana para morir por nada de eso, nunca caía mal. Inhaló y exhaló con mediana pronunciación y vislumbró la piel de su abdomen hasta donde la tela de aquella blanquecina prenda se interponía, estaba ligeramente ansioso, como todos en cierto punto, posó ambas manos a los costados con firmeza, como solía a fin de marcar su posición en esto. Le gustaba llevar las riendas y, a pesar de que ahora ese hecho estaba claro, era un hábito.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Vie Jul 17, 2015 5:52 pm

Parecía satisfecho por su respuesta, pues pudo ver como una sonrisa se esbozaba en su rostro momentos antes de volver a notar sus labios sobre los de ella una vez más, pero no de la misma manera: esta no era tan suave como las anteriores, si no lo contrario, era más profundo como si buscara algún tipo de reacción en ella. Sin embargo, no era sencillo aquello ya que Rinne era incapaz de organizar sus sensaciones y sus respuestas a ellas.

Era todo demasiado nuevo para ella, jamás había estado en una situación parecida por lo que hasta el más mínimo roce que sentía le resultaba extraño: su mano acariciando su costado de arriba a abajo, los mordiscos en el cuello, el primero suave y el segundo algo más marcado, preguntando acerca de si eso le molestaba, recibiendo como contestación simplemente un sonido, similar a un suave gruñido que indicaba que no y continuando los besos en la misma zona, soltando su mano y deslizándola suavemente hasta el final de su vestido, acariciando también las zonas por debajo de este.

Se revolvió un poco por el cosquilleo de aquel roce, que continuó subiendo por su cuerpo, jugando con el borde de su ropa interior y llevándose con él la tela de su vestido, dejándola al límite de su parte superior. Tanta piel al descubierto ante alguien y de esa forma la incomodaba, no estaba acostumbrada a estar tan expuesta y menos ante alguien del género opuesto, el cual se separó levemente, vislumbrando la escena y situando sus manos en la cadera.

Rinne, totalmente apurada, llevó sus manos a la arrugada prenda y la deslizó parcialmente hacia abajo, retomando en parte su posición original, mientras apartaba la mirada a otro lado, incapaz de enfocarle a él por la completa vergüenza que sentía en ese momento.
-N-No mires así.- murmuró incomprensiblemente -Es... Incómodo- No sólo la escasez de ropa fue la causante, si no el que él la hubiera mirado de esa manera lo que la había inquietado. Probablemente no fuera una mirada ajena al contexto, sin embargo, cualquier gesto o sonido podría sobresaltarla debido a su neriosismo.

Comenzaba a dudar de nuevo si el haber accedido a ello era la decisión correcta ya que, por algo tan banal como retirar una prenda se volvía incapaz de mirar a aquella persona que se situaba sobre ella. No estaba segura si era por su evidente inexperiencia en algo así o que simplemente, al principio resultara de esta forma, pero no se atrevía a negarse en ese momento. No todavía, pues había demasiadas cosas que su curiosidad quería satisfacer pero su mente sabía dónde marcar el límite.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Mar Jul 28, 2015 5:41 pm



Su respiración era bastante serena, por supuesto, debía serlo si estaba consciente de la situación y de que tenía un pañuelo de seda entre sus manos o, en este caso, entre las piernas. Bufó con ligera comprensión –o intentando tenerla- y chascó con la lengua para bajar esas manos hasta la liguilla de su ropa interior y exhalar.

No puedes pedirme algo así en este momento—, murmuró ante las palabras de la castaña, —puedo entender que te sientas incómoda, pero no es nada extraño—, continuó con un tono brevemente sopesado y calmo. Sacrificios. — ¿Nunca te ha dado curiosidad el sexo?—, preguntó directamente, la verdad que en cierto punto no andaba para rodeos con el tema precisamente, —es extraño… algunos lo hacen por placer y otros por amor, o ambos—, se alzó de hombros y rió para volver a subir las ropas de la dama aún si ella se negaba, hasta que pudo ver su brasier asomarse.

Su postura bajó hasta que su lengua, literalmente, pudo posarse en la línea de las caderas, justo sobre la liga de su ropa interior, en el centro, y lamió desde ahí hacia arriba, pasando por el ombligo y se detuvo tras chocar con la parte superior de la ropa interior, jugando con ella con la nariz, para besar y chupar intercaladamente ese espacio de su piel.

No debes tener miedo—, murmuró, —déjame hacerte sentir cosas que no has sentido antes, placeres que no has experimentado—, sus palabras llevaban el mismo volumen, uno suave y bajo, solo para sus oídos y la situación, mientras su rostro pasaba sobre la ropa y sus diente mordían un poco en subida, junto con su cuerpo, hasta llegar al borde del cuello de aquel vestido y depositar un beso sobre su piel, —te gusta, ¿no es así?—, preguntó con suma picardía, alzando el rostro para mirarle, —esas corrientes son placenteras—el susurro continuó mientras se acercaba a su boca y, nuevamente, su postura cambiaba conforme a sus necesidades.

Sus rodillas se plantaron a cada lado sobre el colchón, teniendo a la damita entre sus piernas, fue cuando se echó ligero hasta atrás, tomando con sus manos el cuerpo de la castaña para llevarle con él a sentarse o algo parecido, moviendo la mano derecha hasta la espalda de ella, tomando el cierre de su vestido y bajándolo lentamente, a la par que respiraba hondo y jugaba con el lóbulo de la oreja derecha de Rinne, lamiendo, chupando y no evitando comenzar a excitarse poco a poco.

Ella no tenía experiencia, pero eso, lejos de serle molesto a alguien como él, le resultaba completamente interesante, sí, eso hacía todo más y más expectante ante sus ojos.

No importa si no sabes que hacer—, murmuró directamente a su oído una vez sus dedos terminaron la labor con el cierre, —déjame guiarte y así podemos avanzar—, sonrió, separándose de ella.

La verdad es que esto de ser condescendiente no le venía, ni bien, ni mal, dado que estaba acostumbrado a ceder en algunos aspectos, pero tampoco era cosa de siempre cuando sentía que él mismo podría terminar experimentando algo bueno, por supuesto, si no sintiera que esto valía la pena no se dedicaría tanto a hacerle tomar una resolución firme. Era interesante y llamativo, de alguna forma realmente lo era.


Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Miér Jul 29, 2015 6:11 pm

¿Curiosidad? Si, claro que tenía curiosidad, hacia prácticamente todo lo que la rodeaba y probablemente esto fuera incluido en aquello, aunque en poca medida ya que no lo consideraba "relevante" en su vida. La razón por la que se encontraba en esa situación era aquella, simple y mera curiosidad hacia aquello, ya que en aquel momento no había "amor" y ella no conocía el "placer" del cual estaba hablando.

Sin embargo, aquel chico parecía dispuesto a enseñárselo, pues, ignorando su movimiento anterior, volvió a retirar la prenda de la joven y a deslizar su lengua por su torso, causando un escalofrío en todo su cuerpo ante la húmeda sensación en su piel, jugueteando con ella, siendo imposible no captar aquellos gestos ante el ojo ajeno, que pareció haber descubierto algún tipo de "punto débil" en torno al cuello de la joven.

Incorporándola con sus manos a la par que él llevándola a una posición similar a sentarse, en la cual Rinne acomodó sus brazos frente a ella, apoyándolos tímidamente en el pecho del joven para mayor comodidad, sintiendo como su mano se deslizaba hacia su espalda y lentamente, desabrochaba el cierre de su vestido sintiendo cada vez más algo de frescor en su ahora libre espalda a la vez que jugueteaba con la oreja de la muchacha, lo cual provocaba una sensación totalmente nueva para ella: intensa y cálida, que latía en su cuerpo y lo invadía, haciendo que se inquietara y se revolviera un poco e hiciera un sonido similar a un suspiro, sin llegar a marcarse, agarrando con algo de fuerza la camiseta del chico frente a ella.

Con el vestido suelto con el cierre ya bajado, notó como uno de los tirantes completos comenzaba a perder su lugar y su larga melena cosquilleaba la zona, por lo que arqueó la espalda, intentando librarse de este. Todo aquello era novedoso y en parte, la asustaba, pero no por la acción en si que iba a resultar, si no porque era primeriza en ello. Rinne pensaba que, hacerlo o no, tenía demasiada importancia de caras a fuera ya que, aquello era tan importante como quisieras darle tu la importancia.
Su pensamiento analítico así lo marcaba, al fin y al cabo, si no le daba importancia a ese primer "beso" que le quitó aquel chico que arruinó su única amistad, ¿Por qué debía importarle esto?

Levantando su mirada tímidamente tras aquel susurro que erizo su piel por la proximidad y aquella sonrisa que, de alguna forma, le hacía imposible el evitar bajar la guardia y dejarse llevar por la situación. Tragó saliva, nerviosa, intentando articular las palabras que se encontraban atrapadas en su garganta siendo incapaces de salir.
Al fin y al cabo, él dijo que en ese momento eran iguales, por lo que ella no quería ser un simple pelele, un muñeco de trapo inerte que yacía sin hacer ni decir nada en la situación.

Aún sonrojada por el calor que había experimentado momentos antes, el cual aún no se había desvanecido totalmente y buscando las palabras para expresarse correctamente, apartó la vista a otro lugar, recorriendo con ella sus manos, que suavizaron el agarre momentos antes y se encontraban aún allí apoyadas. No sabía como expresarlo, ni ejecutarlo.
Al fin y al cabo, ella fue la que dijo que quería ayudarle como fuera y ser simplemente algo inmóvil con lo que el chico pasara el rato, dudaba que fuera del agrado de ninguno. Luchando con todas sus fuerzas por dejar a un lado toda su timidez y nerviosismo, buscó el dar un poco de su parte, claramente sin experiencia pero buscando ser algo más de ayuda.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Mar Ago 04, 2015 10:29 am


Le miró curioso, aún podía hacerlo incluso estando en esta situación, ladeando medianamente la cabeza para resoplar, no evitando acariciarle la espalda medianamente desnuda, entonces volviendo a atraerle, para hacer que su vestido subiera más y más, hasta que ya no estuviera ahí, hasta que solo quedaran dos prendas entre él y su completa desnudez.

Creo que puedo hacer algo con eso—, murmuró luego de algunos segundos en los que, indiscriminadamente, acarició el abdomen que intuía pálido de ella, dejándole ir tal como ella desease acomodarse, inhalando con ganas y exhalando igual para moverse y salirse de la cama.

Se sacó los zapatos y la sudadera que llevaba, también la franelilla, para quedar con el torso desnudo, ese en el que había un par de marcas, dejando las cosas a un lado, para sentarse y dejarse caer en la cama justo al lado de ella. Tomó una de sus manos para que esos dedos y esa palma tocaran su torso, para detenerla justo al borde de su pantalón.

Puedes acariciar, aunque sea sobre la tela, lo que hay ahí—, le miró curioso, ella estaba tan nerviosa que aquello le hacía prenderse más, podía sentirse, claro, su entrepierna no estaba despierta realmente, pero iba camino a eso, y la castaña podría darse cuenta de eso en tanto tocase, —no tengas miedo, de colocarte sobre mí, de experimentar—, murmuró tenuemente, —¿hay algo que siempre te has preguntado sobre esto?—, le preguntó algo curioso, él podría usar eso a su favor para hacerle disfrutar un poco más la experiencia. Se movió un poco, ladeándose, para llevar una mano a acariciar la cabellera castaña, buscando llevar algo de relajación a ese rostro y a esas palabras, confianza, quizá, acercándose para besar suavemente sus labios, incitando su cuerpo a que cayera en los placeres, a que se dejase llevar por el placer, a que le acariciase y le dejase acariciarla.

Le tenía ahí, sí, pero aún estaba bastante lejos de cumplir su cometido, y lo sabía… habían formas muy distintas de tomar cada caso, desde la prisa, desde la paciencia… esta vez era la segunda.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Mar Ago 04, 2015 10:16 pm

Tardo en darse cuenta que ya no había prenda que cubriera su ropa interior hasta que el joven murmuró algo y se apartó de allí, logrando así alarmarse un poco ante la escasez de prendas y buscando taparse un poco su ahora expuesto torso con lo primero que pudiese, que, en este caso resultaron ser sus brazos.
Rinne miraba hacia otra dirección, totalmente avergonzada ante las maniobras del chico para quitarse su parte superior y acomodarse de nuevo a su lado y tomando su mano, incitándola a atreverse un poco más a acariciar su ahora descubierto pecho y el resto de su cuerpo.

La mano de la ligeramente temblorosa muchacha no se movió un centímetro del lugar, pues se hallaba prácticamente paralizada por los nervios. No parecía encontrarse preparada para ver de nuevo semi-desnudo a aquel chico. Su cuerpo no reaccionaba y cada vez, se ponía más y más incómoda, no pudiendo contestar a sus preguntas, buscando una escapatoria. Cuando una mano depositada en su cabello la devolvió a la realidad acariciando este y aproximándose, besándola delicadamente una vez más.

El cuerpo de la joven se relajó parcialmente ante el ya conocido roce, dejando que su mano apoyada en el muchacho se desplazara lenta y delicadamente hacia arriba, rozando levemente su piel pero sintiendo aún así la calidez y la suave textura de esta.
No era cuestión de miedo, ni de darle importancia a aquello, si no más bien una mezcla resultante de la vergüenza y la poca confianza entre las personas involucradas. Eso era lo que frenaba a Rinne: pese a que su curiosidad la animaba a ello, su lado más asustadizo le indicaba que retrocediera, dando lugar a aquel breve parálisis de indecisión.

Separó sus labios de los del chico, mirándole brevemente. La mano de la chica se encontraba aún en el torso del muchacho, continuando su recorrido hacia arriba hasta alcanzar su rostro y acariciar su mejilla con suavidad con la yema de sus dedos, antes de volver a bajar por el mismo recorrido ya realizado, con mayor seguridad que durante la subida de este pero igualmente temblorosa, deteniéndose en el abdomen del chico, incapaz de avanzar más.

Acariciando la zona como quien jugara revolviendo la arena o el agua con sus dedos, miraba la misma fijamente, realizando movimientos similares a cuando resolvía ecuaciones para relajarse y así, conseguir vocalizar algún sonido de los que se encontraban en su garganta -N-No es miedo, es...- murmuró, intentando poner sus sensaciones en palabras una vez mas -¿C-Cómo puedes actuar con tanta soltura ante alguien c-con el que no tienes confianza...? No... ¿N-No te cuesta como a mí?- preguntó torpemente.
Ambos desconocían casi por completo a la otra persona y, relacionarse tan abiertamente con un desconocido, no era tan sencillo como parecía.

-N-No sé si quiero seguir con esto...-
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Lun Ago 10, 2015 10:38 pm


Estaba logrando algo, o eso le parecía a él. En cierta manera se estaba preguntando un par de asuntos aún y cuando le sentía temblorosamente acariciar su abdomen, aún y cuando admiró con curiosidad su mediana seguridad en la bajada y aquellos juegos, pero, si algo estaba claro, era que no podría hacer mucho más que eso, claro, debería ir a bañarse con agua fría como lo pensó aquella vez. Aunque eso estaba en los planes.

Sonrió ligeramente para acariciar el rostro de la castaña con una de sus manos y resopló, abandonando quizá aires amenazadores algunos, y chascó con la lengua.

No siempre fue así—, comentó con calma, —es solo que aprendí a controlar la vergüenza y transformé el miedo en una sensación interesante—, siguió, deteniéndose en una de sus mejillas, para acercar su rostro, sus labios, y besar esa zona, separarse y mirarle.

Inhaló con fuerza, para exhalar corriendo el rostro a otra parte con idéntica fuerza, y luego volver a enfocarse en ella.

Supongo que es porque tengo confianza en lo que estoy haciendo—, murmuró luego de algunos segundos, alzando ligeramente los hombros, —pero está bien, no es algo que se pueda lograr de una sola vez, ni siquiera dos o tres—, se resignó momentáneamente, claro, cuando se le metía algo entre ceja y ceja no había nadie que le sacase, para nada. Sin importar qué, él se esforzaba por cumplir sus deseos, por alocados, torpes, extraños o imposibles que pareciesen… solo había uno que no podía cumplir, algo imposible de hacer hasta para los más poderosos. Pero eso era otra historia.

Tragó ligeramente para pensar un poco mejor el asunto. En un principio lo había pensado, estaba muy crecidito como para meterse en problemas de faldas, de sábanas, tampoco es que fuera necesario, debía admitirlo, a pesar de que él fuera caprichoso, habían mejores maneras de tratar estos asuntos.

Entonces… creo que es momento de parar, antes de que no pueda pensar en eso siquiera—, le dijo luego de algunos segundos, pero sin retirar aquella mano de su abdomen, acercando el rostro de nuevo para besar, esta vez, los labios de la damita, en un beso profundo de esos que le gustaban de cuando en vez, como para hacerle saber a la otra boca que él estuvo allí, era divertido y expectante. Sonrió y rió con suma picardía al separarse, a pesar de lo que quisiera seguir haciéndole, —supongo que la paciencia es la madre de todas las virtudes—, murmuró bajo, solo para sus oídos, —que no se te olvide que aún quiero hincarte el diente como se debe—, le recordó con malicia, quizá para que se le grabara o para que su constancia pudiera ser validada alguna vez. Quien sabe, tampoco es que Vincenzo se pudiera a calcular todo de una sola vez.

Pero lo hacía, y eso volvía esta situación ridículamente más graciosa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Mar Ago 11, 2015 10:32 am

Pareció comprender, o al menos aceptar las palabras de la muchacha, lo cual, la alivió al saber que no tendría que seguir sintiendo toda esa vergüenza y recibiendo un beso en sus labios una vez más antes de recordarle a la chica en un susurro que sus intenciones seguían en pie, lo que provocó un escalofrío y un intenso rubor en sus mejillas nuevamente, aunque ya se había acostumbrado a aquel tacto y esa voz, la entonación le produjo aquellas sensaciones.

La sorprendía la perseverancia de aquel chico, además del hecho del que hubiera puesto sus ojos en ella aunque fuera para eso a lo que se refería como "hincar el diente" ya que ella pensaba que no era para nada llamativa.  De hecho, le hubiera gustado conocer el por qué de esas acciones, pero no se veía con la capacidad de hacerlo por lo que decidió dejarlo estar por ese momento.

Apartó la mano en una caricia del abdomen del muchacho, dejando de sentir esa calidez de la piel de otra persona bajo su tacto. Aclarando su garganta y levantando timidamente la mirada hacia la del chico, haciendo un gran esfuerzo por no apartarla tras aquella situación.
-A-Al menos ya no pareces tan enfadado...- titubeó, intentando alejar la incomodidad del momento -M-Me... M-Me gusta cuando te ries...- dijo en un tono inaudible, pudiendo notar como su rubor aumentaba cuando decía eso, por lo que apartó el rostro, aprovechando para buscar su vestido que se encontraba al lado suyo y lo agarró con suavidad, estirándolo y, apartando su melena sobre su hombro para vestirse de nuevo colocando su vestido por los hombros, y subiéndose la cremallera, cerrándolo de nuevo y sacando el pelo de él, dejándolo caer por su espalda.

Se sentó en el borde de la cama, algo alejada del muchacho, con timidez mirando a los animales que estaban en la habitación tranquilamente, completamente ajenos de todo lo que había sucedido y simplemente descasaban pacíficamente. Suspiró ligeramente, pues no sabía qué hacer o decir más. Por lo que se quedó en silencio, entrejugando con sus manos.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Vincenzo Michaira el Vie Ago 14, 2015 10:46 am


Se levantó de la cama tras dejarle sin mucho más, resoplando con cierto aburrimiento ante las palabras de la castaña.

Supongo que ya no estoy molesto, quién sabe—, comentó con calma, dando algunos pasos para traer, tanto su franelilla, cono el suéter y los zapatos, debía vestirse y esperar un poco a que se le bajase todo, todo. Se sentó en un salto de nuevo sobre el colchón y se agachó para colocarse las plantillas y los zapatos, amarrarlos y estirar el cuerpo tanto como podía en esas instancias, en esa posición, —gracias por eso—, dijo, a veces era un poco ido, como ahora.

Llevó su cabeza de un lado a otro para escuchar como sonaban los huesos de su cuello, tomó la franelilla y se la puso, para jugar un poco con aquella prenda de mangas largas azul, enderezarla y meter la cabeza en ella para ponérsela finalmente.

Deberías aprender a tener menos vergüenza por estas cosas—, soltó luego de algunos segundos de terminar de acomodarse las prendas y levantarse, —aunque… tampoco es que se te vea tan mal—, bufó con algo de picardía y movió sus brazos, —Hibird—, musitó en un tono sereno, pero firme, y algo rápido, como una orden, notando como el pajarito volaba, desde la cabeza de Adam, y se posaba sobre su  azabache cabellera, apenas apretando con sus patitas. Adam se levantó y caminó hasta su lado, frotando el hocico con su pierna y luego sentándose, como a la espera de algo. Él resopló  y sacudió el cabello por donde no estaba el animalito, —al menos ya sé dónde encontrarte—, rió algo burlesco, —así que, por ahora, es tiempo de marcharme—, se dio la vuelta y, sin esperar mucho más, abandonó la habitación.

Aún debía ir a investigar para sus trabajos, y también necesitaba algo más, claro, ya se le había despertado la venita pervertida, esa que la mayoría del tiempo solía controlarle.

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Rinne Utagawa el Vie Ago 14, 2015 11:10 pm

No pudo evitar sonreír cuando le dio las gracias. A Rinne le encantaba ser de utilidad y más cuando se preocupaba por esa persona.
Escuchó sus consejos, aunque nada podía garantizar que los siguiera, ya que no dependía por completo de ella el que la vergüenza la controlara en según que momentos y la llevara a retirarse en el último momento.

Se levantó tras él, en cuanto indicó que ya se marchaba de la habitación y había llamado a sus mascotas para acompañarle en el camino a casa. Al final, la muchacha no pudo acariciar a los animalitos y aquello la frustraba en parte, pero esperaba conseguirlo en otra ocasión si podía y conseguirlo de una vez, al igual que volver a ver al muchacho al que le había cogido algo más de afecto y ¿confianza? Tal vez, pero eso era algo que había que conseguir poco a poco.

-T-Tal vez... Debería ser yo la que te visite la próxima vez...- murmuró tímidamente, apartándose un poco los mechones de los laterales y acompañándoles hasta la salida, sujetando la puerta y mirando desde allí como se marchaban, se despidió sacudiendo lentamente la mano a modo de despedida.
Cerró la puerta con lentitud, apoyándose en esta y suspirando suavemente, se llevó sus dedos a los labios, acariciándolos con suavidad, recordando parcialmente el tacto que se había alojado en ellos varias veces antes y que le había gustado, aunque no le gustara reconocerlo.

Apartándose del lugar, se dirigió en la cama para sentarse en ella y darse cuenta de que quedaban unos pocos cristales de la esfera que se rompió esta mañana y se levantó para recogerlos de nuevo. Al parecer, ese día ya había empezado movidito

Tema finalizado.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Relax — Priv: Rinne Utagawa — +16

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.