「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Miér Mayo 27, 2015 7:35 am.
「LAST POST」
Últimos temas
» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Ayer a las 5:06 pm por Zhao Wang

» Registro de Identidad
Ayer a las 3:19 pm por Giannluca Sorokina

» Fraternidades & Dormitorios
Ayer a las 3:17 pm por Giannluca Sorokina

» Registro de PB
Ayer a las 3:11 pm por Giannluca Sorokina

» Clubes de la SNA
Ayer a las 3:05 pm por Giannluca Sorokina

» Giannluca Sorokina ¡Llamadme Luca!
Ayer a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» SOROKINA♥LILIYA ID
Ayer a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Ayer a las 2:00 pm por Erika Singer

» Yopparai da! (Priv. Shun)
Mar Ago 15, 2017 5:19 pm por Kohaku Koyama

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Hey! I'm here! — Toshiro ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hey! I'm here! — Toshiro ID

Mensaje por Toshiro Yaminara el Sáb Ago 01, 2015 10:45 am



Toshiro Yaminara
22 años
Bisexual
Japonés
3º año; sociología // Raven
Tsubaki Asahina
Brothers Conflict

Descripción Física
¿Qué quisiera ser más alto?, claro, ¿pero acaso se puede ser más apuesto?, no, eso es lo que ama de sí mismo.

Varón asiático de un metro con setenta y cinco centímetros, más alto que el promedio de su país, por supuesto, pero no tanto como quisiera. El primer punto que se nota en su apariencia física es ese claro, platinado y blanco cabello que cubre su cabeza, por supuesto, su hermano tenía que llevarse toda la melanina, pero no importa, ese fino cabello es presa de mucho cuidado porque puede llegar a ser débil, cubre copiosamente su cabeza y cae como un flequillo diagonalmente al frente, sus cejas y todos los vellos de su cuerpo son así de platinados, por lo que muy pocas veces son perceptibles. Además de esto, se destaca que es lampiño, no quiere decir que no tenga vellos corporales, pero son de muy lento crecimiento.

Su piel es pálida y le gusta como está, blanca y bien cuidada sin demasiadas marcas artificiales por culpa de su trabajo, solo algunas pequeñas que se distribuyen tal cual sus setenta y pocos kilogramos de peso en su trabajado cuerpo: se esfuerza para lograr lo que quiere, como lo quiere.

Lejos de tanta palidez es realmente interesante el contraste de sus ojos, de un color amatista intenso que pueden expresarlo todo o nada cuando él así lo quiere, teniendo debajo de la cuenca izquierda un solitario lunar uniforme, justo al lado contrario que su hermano, y esas perforaciones en sus orejas, por supuesto, que tiene desde hace tiempo y en las que luce cualquier sarcillo que se le antoje.

De gustos variados al vestir, le viene bien lo que se le vea bien frente al espejo, las ropas casuales y sueltas cuando trabaja, lo deportivo. Pero algo más formal jamás llega a caer realmente mal.

Personalidad
En su ser dista de todo un poco. Un poco de nada, y al mismo tiempo todo aquello que no pudiera desear…

Toshiro es un varón empedernido en sus opiniones, terco como ninguno, con un sentido de la rudeza que tal vez a veces harían pensar a otros que carece de sensibilidad. Hombre orgulloso como nadie, siempre quiere conseguir lo que desea, siempre lo busca, pero trabaja para ello a pesar de lo que todos digan, a pesar de lo que su misma mente le cuestione, la terquedad y el orgullo le llevan a los límites en tanto a su entorno y sus posibilidades se refiere. Detesta rendirse, eso no es algo que esté en su diccionario.

A pesar de que lo niegue llega a ser perfeccionista en ciertos aspectos de su vida, tiene un sistema en ella que, muy lejos de ser todo orden es precisamente lo contrario; como algunos dicen algunas veces al entrar a su cuarto.: “tu cabeza es un desastre”. Y así es últimamente no confía en las personas como lo hacía antes, no, es tan auto como de confianzudo puede parecerlo, sí, parecería que es capaz de lanzarse en bondad e ingenuidad a todo el mundo, que presta su apoyo a todos, pero no, Toshiro Yaminara solo tiene dejadez para su familia, su hermano y ese reducido circulo que ve entre amigos, rivales, pero compañeros de trabajo.

Y es celoso, lo es con lo que le gusta, con lo que le apasiona; con su vida privada, con su profesión y con lo que ella acarrea, eso está cerrado en una caja negra que una vez abrió para alguien, pero que ahora está clausurada.

Es un ser capaz de odiar, pero es tan contradictorio en sí mismo que también puede amar a alguien a quien juró odiar eternamente; varón libertino que no duda en darse gustos siempre que puede, en las fiestas, con los tragos, con las mujeres o los hombres; alguien una vez le enseñó que la fidelidad era algo indiferente. Y podría decir que se enamoró, por supuesto, pero eso es parte de un pasado que aún forma parte de su presente.

A primera vista siempre con una sonrisa, siempre con juegos, siempre buscando el lado lascivo de las cosas, algo con lo que poder atormentar y jugar con los demás, incluso es un poco malicioso, pero su procesión se lleva por dentro… el resentimiento y reconcomio hacia aquel varón le llevaron a cerrar esa parte de su vida, a despreocuparse en ese sentido y recriminarse a sí mismo por entregarlo todo a alguien que bien le había advertido como era.

¿Suele ahogarse en un vaso de agua? Algunas veces sí, tal vez está muy lejos del suelo en ese sentido, pero, después de las cosas que han pasado por su mente, esa es la forma en la cual se protege, esa es su coraza para que nadie más le mire de verdad, para no volver a ser lastimado. Y todo aquello lo completa un narcisismo que le puede hacer bastante odioso y odiado si no se va con cuidado, le gusta coquetear y se cree lo bastante guapo para hacerlo a destajo.

Historia
Tal cual como una moneda, lo mismo de siempre, tan cercanos pero tan distantes.

Aquel pequeño niño fue el segundo en emprender el llanto aquel día de noviembre, un pequeñito pálido y sin un solo cabello en su cabeza, pero con un par de orbes amatistas que no tardaron demasiado en querer ver por qué se había reemplazado la hermosa estancia en aquel lugar oscuro. Y así sería siempre.

El pequeño Toshiro desde muy pequeño demostró astucia y viveza, inclinaciones más hacia la aventura y a disfrutar de todo lo que tenía, por supuesto, había nacido de una familia acomodada: una madre que presidía una agencia de viajes de renombre y un padre que hacía lo mismo con una compañía aeronáutica… a sus ojos de niño aquello fue como si estuvieran destinados, sí, pero luego descubriría que fue por algo más grade.

Estando casi siempre solo en casa con su hermano, se volvió muy apegado a él, sintiendo tanto interés por este, queriendo saberlo todo de su Tokuro, era más que curioso respecto a la torpe y muy marcada diferencia entre dos niños como ellos: hermanos gemelos idénticos en todo sentido, salvo en ello: “Tokuro se quedó toda la melalala… ¡cómo se diga! Pero igual te quiero”, repetía varias veces a lo largo de sus primeros cuatro años de vida e incluso luego de ellos, para proceder a abrazarle y molestarle. Amaba a su hermano, ¿qué más podría decir? Era su compañero y lo fue mientras sus padres se dedicaban a seguir trayendo el dinero a casa, manejando las compañías. O eso pensaba el menor.

Toshiro amaba Japón y a las personas del servicio que estaban en casa; jugaba con ellos a los policías y ladrones y corría por toda la casa gritando sonido de balas y cosas como “eres mío” para luego reventar en risas por cualquier payasada, fue por eso que, luego de que sus padres decidieran emprender un viaje de largo plazo a un sitio nuevo, se sintió un poco aislado. Escocia, así habían llamado a aquel nuevo lugar donde hablaban un idioma raro que su padre les ordenó aprender tanto a él como su hermano, pero, por lo menos Tokuro estaba ahí.

A su lado jamás estaría solo.

Sin embargo, Toshiro no era idiota, para nada, podía ser impulsivo, fastidioso y muy energético e hiperactivo, pero podía aprender las cosas cuando lo quería, por eso, más pronto que tarde, terminó por adaptarse a un lugar que ofrecía muchas cosas nuevas, entre ellas un sitio al que fue llevado junto con su hermano y por su padre poco después de cumplir los seis años, ¿quién iba a pensar que algo tan casual cambiaría su vida para siempre en un pequeño y solo instante? Todo en esta vida es posible.

Poco después de ello, cuando comenzaron a asistir a clases algo más profundas que lo reglamentario para su edad, cuando actividades y entrenamientos físicos se añadieron y conoció a otros tres niños que estaban más o menos en su situación, fue que supo la realidad del asunto: su padre era un espía.

Y vamos que aquello, en ese tiempo, le fascinó.

Estaba muy emocionado y por eso ponía lo mejor de sí en los entrenamientos y en la convivencia, de hecho se hizo muy amigo de Minato, de quien su padre hablaba como un niño con algo de mala suerte, al punto en el que comenzó a verlo como si de su familia se tratase; no estaba a la altura de Tokuro, pero también era importante, eso pensaba. Poco a poco fue adaptándose a su entrenador y a sus mentores, Jaden, así se llamaba él, hombre duro, pero del que aprendió muchas cosas, y por el cual decidió seguir un camino a una muy corta edad.

Si, desde muy chiquillo en la agencia se vio apasionado por las armas y manifestó una muy buena puntería no solo con armas de fuego o aire comprimido, sino con arcos, ballestas,  lanzas y cualquier cosa que le dieran para lanzar; y así conquistó los corazones de sus superiores… sí, el no podía destacar abrumadoramente en campos de ciencia o fuerza bruta –a pesar de que se llevaba con ellos- pero estaba hecho para atinarle a un blanco, se moviera o no, estuviera vivo o no.

A sus doce años ocurrió algo que, en ese momento, cambió por completo la forma de ser de Yaminara: los niños ya tenían el suficiente tiempo de entrenamiento para comenzar a participar en misiones y sí, debían aprovechar esos aspectos inocentes e infantiles mientras durasen, o eso fue lo que pensó algún tiempo después sobre el asunto, sin embargo, no esperaba que fuera Tokuro, no esperaba que fuera su hermano quien terminara metido en todo esto en su primera vez.

Su hermano fue enviado a una misión de espionaje a Rusia, por esta razón sus padres habían regresado a casa, con el fin de estar tan cerca como pudiesen, tanto de la agencia, como de su otro retoño, ante cualquier duda o imprevisto. Y vaya que llegaron.

Tiempo después de iniciada esa misión el equipo de la agencia dejó de tener contacto con su hermano, situación por la cual Toshiro termino por desesperarse, pensando en miles de cosas a la vez, pero no dijo una sola palabra, no, no habló ni con sus mentores, entrenadores, padres, ni siquiera con Minato, Elizabeth o Nathair, tan solo se sentó en un rincón de su habitación y pernotó ahí en una soledad invadida por la preocupación de los mayores.

Él lo sentía, algo estaba mal. Algo estaba terriblemente mal. Tokuro estaba sufriendo, su amada otra mitad vibraba por un dolor que le llegaba y le abrumaba.

Cuatro días sin comer más que un medio desayuno y tomar un poco de agua, sin dormir casi nada, hasta que por fin hubo noticias de él, le habían encontrado y ahora mismo estaba siendo trasladado a un hospital. Y fue el primero en subirse al auto y al avión, y fue el primero en abrazarlo al despertarse: estaba roto, lo sabía, pero estaba ahí, estaba vivo y de regreso.

Poco después de eso, cuando todos estuvieron en casa, él fue enviado a su primera propia misión radicalmente distinta a la de su hermano, para él el encargo consistía en asesinar a dos objetivos que se sabía estaban en Manhattan, Estados Unidos. Y así lo hizo, fue la primera vez que asesinó a alguien, sin embargo, no le afectó tanto como hubiera pensado, fue cuando supo que estaba en el lugar correcto, uno donde podría sacar todo su potencial.

Comenzó a estudiar dos carreras porque así lo quiso y expresó a su padre, hombre que a cada tanto exigía más y más del menor de sus gemelos, una era investigación criminalística, y la otra era ciencias del deporte. Poco después de sus diecinueve años, en medio de su colegiatura doble, conoció a un chico un año menor que él, Alev, por quién sintió cosas que, en ese momento, solo podía comparar con lo que sentía por su hermano, aunque en un nivel distinto.

Como todo un chiquillo aquel no era su primer amor, pero fue uno que se esmeró por cultivar, sí, incluso ante las absurdas y brutales reprimendas de su padre cuando le dijo que salía con un chico, cuando fue, literalmente, apaleado por él, no importaba, poco a poco aquel pelirrojo se metió en él… y le partió la vida en dos.

Alev era de esos que había tenido un pasado que él no podía imaginarse vivir, él mismo le había hablado de una promiscuidad que, supuestamente, solo el Yaminara había logrado aplacar, pero no fue así, no cuando le vio con una chica, luego con más y más, hasta que, algo más de un año después del comienzo de esa relación, se acabó. Y el cambio vino a él.

En ese momento se volvió más liberal, comenzó a salir con chicas, a acostarse con ellas sin ninguna reserva, comenzó a beber más, emborracharse y amanecer donde no debía cuando no estaba trabajando. Alev lo marcó y aún lo sigue haciendo, lo odia… pero no logra dejar de amarlo.

Hasta ahora, a sus veintidós años, no ha tenido ninguna otra pareja fuera de caprichos con chicas y chicos y, a raíz de las disputas, no suele hablar demasiado con su padre y, aun con eso, busca echarle en cara que, a pesar de todo, él si puede hacerlo. Se ha pasado este ultimo tiempo enfrascado en el trabajo después de haberse graduado de ambas carreras con su honor correspondiente y, ahora que se le fue asignada una nueva misión donde podrá seguir y estar más cerca de su hermano, piensa que puede ser una buena manera de continuar disfrutando de la vida y el trabajo, la SNA y su misión de encubrimiento y simple vigilancia se le presentan como cosas difusas de las que piensa sacar el mejor provecho, sin dudas lo hará.

Datos Extras
Gustos

• Los comics y las figuras de acción.
• Ir de fiesta y velar.
• Los dulces japoneses.
• Cualquier cosa que se disparé.
• La nieve y patinar en hielo.
• Su hermano gemelo.
• Hacer estupideces y retos idiotas.
• Cualquier clase de actividad deportiva.
• El paintball.

Disgustos

• Ser menospreciado.
• Las relaciones amorosas.
• Que lo despierten cuando no está trabajando.
• La langosta.
• Que quieran decidir su vida por él.

Extras

• Es capaz de apuntar y atinar a cualquier blanco incluso si está borracho –lo cual ya ha sido comprobado-.
• Es muy celoso con su hermano gemelo, al punto en el cual, algunas veces, se siente un poco celoso de Nathair porque este es el mejor amigo de Tokuro.
• Su nombre significa “blanco distante” lo cual hace referencia a ser la única diferencia entre él y su hermano gemelo.
• Además del japonés, inglés y el dialecto escocés, domina el español, italiano y francés, además de que sabe un poco de ruso y de turco.
• “Ojo de Halcón” es su héroe y algo así como su modelo a seguir, tanto así que “Hawkeye” es su nombre clave para cualquier operación relacionada con la Shinobi.
• A los veinte años, después de terminar la tecnicatura en deportes, comenzó a estudiar sociología porque quería explorar otros aspectos de sí mismo.



TABLA POR: SHI | WEB

Volver arriba Ir abajo

Re: Hey! I'm here! — Toshiro ID

Mensaje por Shi L'Jon el Sáb Ago 01, 2015 10:48 am




¡Ficha Aceptada!

BIENVENIDO/A A LA SNA, AHORA PASA POR EL REGISTRO DE FÍSICO E IDENTIDAD (OBLIGATORIOS), Y EL RESTO DE REGISTROS CORRESPONDIENTES PARA TU PERSONAJE. ¡DIVIERTETE!




Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.