「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Miér Mayo 27, 2015 7:35 am.
「LAST POST」
Últimos temas
» Curiously +18—Priv.
Hoy a las 2:31 pm por Daichi Kitagawa

» Gabriel Sorokina ID
Jue Ago 17, 2017 7:04 pm por Shi L'Jon

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Miér Ago 16, 2017 5:06 pm por Zhao Wang

» Registro de Identidad
Miér Ago 16, 2017 3:19 pm por Giannluca Sorokina

» Fraternidades & Dormitorios
Miér Ago 16, 2017 3:17 pm por Giannluca Sorokina

» Registro de PB
Miér Ago 16, 2017 3:11 pm por Giannluca Sorokina

» Clubes de la SNA
Miér Ago 16, 2017 3:05 pm por Giannluca Sorokina

» Giannluca Sorokina ¡Llamadme Luca!
Miér Ago 16, 2017 2:01 pm por Shi L'Jon

» SOROKINA♥LILIYA ID
Miér Ago 16, 2017 2:01 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

It's good to see you again —Priv: Jared

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

It's good to see you again —Priv: Jared

Mensaje por Jean Paul David el Lun Ago 10, 2015 10:03 pm



It's good to see you again

Jared S. David // Sábado; 17:15 hs // Residencia David //  Vestimenta


Era un bonito día, o eso se suponía… verdad es que era un día terrible para alguien como él. El cielo estaba encapotado y, por fortuna, no tenía muchas ansias de verlo en un rato, especialmente porque tenía algunas cosas de las cuales ocuparse. Una de ellas debía estar próxima a llegar, por supuesto, su hermano menor, el menor de todos, llegaría a la ciudad para continuar sus estudios en la SNA… habían sido largas las charlas con sus padres para que el rubio le orientara y acogiera, principalmente para que le dejase vivir en su departamento. Accedió, era obvio, lo quería, pero sobre eso o valorar su espacio personal, entendía perfectamente la preocupación de sus representantes, ese era el miedo de Jared y, si podía ser evitado, era mejor así.

Otra de sus preocupaciones tenía cabellera negra y una heterocromía hipnotizante… se estaba dejando llevar, lo reconocía, a pesar de que ya no debía ser así no lograba evitarlo, por más que estaba intentando sopesar con todas sus fuerzas ese sentir, ahí estaba. Resopló la bajar del taxi frente al complejo donde vivía, donde aquel departamento chuparía un tercio de uno de sus sueldos de aquí a quince años, pero era necesario… nadie dijo que vivir en esta ciudad sería barato.

Pero ahora, ¿de dónde venía? De un seminario en la ciudad vecina, se había levantado a las cuatro de la mañana, salido a las cinco para estar poco antes de la siete en el lugar, y ahora, casi dos horas después de terminado todo el asunto, siendo casi las cinco y cuarto, llegaba a casa, para darse una ducha y tomar otro taxi que le llevara al aeropuerto a esperar a su hermano, quien, según los horarios, llegaría a eso de las siete de la noche.

Sería divertido, interesante y muchos adjetivos más, tenerle aquí junto a él… sería como tener un pedazo de familiaridad que necesitaba, sí. Debía aprovecharlo.

Tomó el ascensor, vivía en el decimo segundo piso, así que era comprensible algo así. Al salir caminó por el pasillo y hacia la izquierda dobló para encontrar dos puertas, aunque claro, lo que encontró frente a la número setenta y seis –que era su departamento- fue algo que, ciertamente, no se esperaba para nada.

Ahí estaba, dormido –o eso le parecía al de ojos verde- un pelirrojo de quien podía jactarse conocer muy bien… se veía tan, cansando, obviamente, pero… la verdad era que tenía mucho sin verle, hacía aproximadamente seis meses que había decidido venir a esta ciudad, más o menos cinco desde que había comenzado a trabajar. Muy a pesar de que ya no fuera como antes, extrañaba a su familia, especialmente a los que eran como él –como Jared- con quien tenía una relación excepcional.

Caminó para agacharse frente al cuerpo durmiente y algo pálido de su hermano político y sonrió con suavidad para subir algo las gafas de pasta que cubrían sus ojos. Entonces acercó una mano a su rostro, se detuvo sin rozar y luego subió para remover un poco su roja cabellera y bajarla lentamente para –con el dedo índice- comenzar a picarle graciosamente las mejillas del varón, notando un enrojecer rápido.

Oye… Scotty, ya estoy aquí—, dijo en tono algo mediano usando un diminutivo que pocas veces usaba con el varón, pero que no le era ajeno, —es momento de despertar… adentro hay una cama esperándote—, siguió, de alguna forma sentía extraño esto, por la distancia, el tiempo, y la sobrecogedora sensación que aquel simple acto le dejaba.

Sin importar cuando pudiera negarlo al mundo –que no lo haría- el solo verle le alegraba mucho, quizá más de lo que llegara a admitir.

Jean Paul David
avatar
Edad :
25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It's good to see you again —Priv: Jared

Mensaje por Jared S. David el Jue Ago 20, 2015 7:47 pm



Sábado; 17:15 hs │ Residencia David │  VestimentaEstuche del CelloMaletas


Alzó su vista hacia el último piso de aquel edificio, parecía tan lejano visto desde donde se encontraba él ahora; pero no lo estaba tanto en realidad. El doceavo piso, allí donde se encontraba el departamento #76, en el cual residía su hermano mayor y en el cuál el mismo residiría a partir de ese día. Se sentía extrañamente entusiasmado con eso, quizás porque en realidad Jean fuese, de entre todos sus hermanos, con quién más afinidad tenía por alguna desconocida razón. Quizás se debiese a alguna natural identificación con el mayor por asuntos de salud, quizás se remontase a épocas pasadas en las que el rubio se tomaba un tiempo para dedicarle a él una partida de ajedrez por muy ocupado que pudiese estar. Jared sabía que no era hermanos de sangre, pero siempre lo había querido como tal… quizás más que eso.

Una pequeña sonrisa se dibujó en sus labios, la arquitectura del edificio era agradable a la vista y denotaba tener clase y estilo propio, había visto alguna que otra imagen de algún departamento en alquiler en algún piso inferior, por lo que tenía alguna vaga idea de lo que se iba a encontrar. Aún así sabía que su hermano tenía sus gustos y que por dentro las cosas podían ser bastante distintas.

Mientras se tomaba el tiempo de colocar cual mochila en su espalda, el estuche de su preciado cello, el taxista se acercó al baúl del coche que le había traído desde el aeropuerto para sacar su maleta y dejarla justo a su lado. Había traído lo básico y esencial, podía decirse, seguramente más pertenencias suyas llegasen después, o sus padres le costeasen el conseguir opa  accesorios nuevos. Sin embargo como toda persona, había cosas de las cuales no se podía desprender; una de ellas era ese instrumento que amaba casi como a un hermano más, no iría tan lejos a pasar tanto tiempo sin llevárselo consigo, por más que pesase en su espalda al tener que cargar con él.

Al llegar a la puerta de entrada el conserje le abrió la puerta de forma amable; bastó solo indicarle su nombre para que el hombre le recordase lo que bien sabía y adhiriese la información de que Jean Paul David aún no había regresado. No le sorprendía; después de todo había llegado antes de tiempo, todo a causa de que había podido conseguir un asiento que había quedado libre en un vuelo anterior. Y us padres así se lo habían recomendado, puesto que una tormenta se desataría en su ciudad natal muy pronto, era mejor volar con anterioridad.

Agradeció la amabilidad de aquel hombre que estaría rozando los sesenta años de edad y camino con todo y equipaje hasta el ascensor, siguiendo las indicaciones que el mayor le había dado. La caja metálica se veía pequeña, eso no le agradó demasiado, pero si iba a vivir en un departamento sabia que debería acostumbrarse a ello; no tenía la condición física ideal para estar subiendo escaleras hasta el piso doce, mucho menos con maleta y cello encima. Se tomo su tiempo para entrar, metiendo primero un pie como si probase que el suelo era realmente firme, y tras unos segundos de inhalar y exhalar largamente se introdujo cerrando los ojos, abriéndolos de golpe para presionar el botón, y volviéndolos a cerrar unos pocos segundos más. Sus párpados se despegaron lentamente en lo que intentaba acostumbrarse a aquel reducido espacio, Jared era consciente de su padecimiento, pero a decir verdad estaba bastante controlado desde hace mucho tiempo; esperaba no tener problemas con ello.

Piso doce, las puertas se abrieron tras un tintineo que indicaba que había llegado a destino. No se espero en salirse del ascensor, y con la mirada buscó la puerta indicada; solo había dos así que el margen de error se reducía considerablemente. Claro que era tan minucioso como para haberse aprendido ya de ante mano incluso el nombre de las calles que ocupaba el solar del edificio.

Se detuvo frente a la puerta ¿Qué haría ahora? No tenía idea de a qué hora su hermano iba a llegar, pero si iba a pasar por el al aeropuerto suponía que no debía tardar demasiado. En ese momento cayó en cuenta de algo ¿y si Jean iba directamente hacia el aeropuerto? Jared no había querido esperarle allá por lo que había decidido venirse directamente… debía avisarle. Rápidamente sacó su móvil y tecleo un corto mensaje de texto que envió, seguido de un ligero suspiro. Observo sus alrededores pausadamente y después e apoyó en la puerta del departamento, quizás hubiese debido quedarse en la entrada donde había visto que había un cómodo silloncito, pero ya era tarde para arrepentirse, no podía estar bajando y subiendo con sus maletas por todo el edificio. No quedaba más que esperar.

Amigo de la resignación, decidió sentarse en el suelo, justo en frente de la puerta, abrazando sus piernas con sus delgados brazos mientras fijaba la vista en la pared que tenía en frente. El sitio era totalmente silencioso, eso resultaba agradable, y después de todo podía confiar en eso, en que su hermano hubiese elegido un sitio cómodo para vivir. Sin siquiera darse cuenta comenzó a quedarse dormido, estaba algo cansado del viaje y la noche anterior tampoco había dormido demasiado.

No supo cuando fue que cayó en un profundo sueño, se supo anoticiado de eso cuando sintió un tacto extraño recorrerle los largos mechones de su flequillo y presionar graciosamente sobre una de sus mejillas. Tras una visión algo nublada por un repentino despertar le vio, allí estaba él. Con una pequeña sonrisa, con esa forma de mirar que de alguna forma parecía tener solo para él. Y con esa forma de llamarle que denotaba familiaridad y cariño.

─ Jean… ─susurró apenas le nombre ajeno en lo que acababa de despertar, sonriendo ampliamente segundos después para estirar sus brazos y rodearle cariñosamente; podría decirse que lo estrujó entre sus brazos, aunque no se debió sentir como tal cosa para el mayor─ te extrañe hermano. ─agregó cuando se hubo separado de él, buscando ponerse de pie después para arreglarse apresuradamente las ropas, sonrojándose ligeramente al caer en cuenta que en verdad había quedado profundamente dormido en el pasillo─ Tomé un vuelo anterior. ─comentó por si acaso el otro se sentía extrañado de verle allí más temprano─ Iba a haber una fuerte tormenta así que… mamá hizo lo posible… ─y tras esto volvió a abrazarle como si en verdad hiciese tanto tiempo que no lo veía; de alguna forma parecía haberlo sentido así.

Volver arriba Ir abajo

Re: It's good to see you again —Priv: Jared

Mensaje por Jean Paul David el Jue Ago 27, 2015 8:13 pm


Le miró con curiosidad, la verdad era que se notaba hasta tierno cuando dormía y así era. Para Jean todos sus hermanos y hermanas menores serían unos niños dentro de su mente sin importar cuantos años pasasen, aunque siempre tenía en mente que ya ninguno lo era, pero, estos gestos de cariño, estos abrazos, especialmente de Jared, siempre eran agradecidos. Muchas veces esos pequeños gestos le habían salvado de hacer alguna cosa de la que luego habría podido arrepentirse.

Yo también te extrañé hermanito—, murmuró como respuesta a sus palabras, habían sido pocos meses realmente alejados, pero era bueno verle de nuevo, correspondió a su abrazo con algo de fuerza y una sonrisa en el rostro y, al verse separado, se levantó con ligereza, al parecer el pelirrojo sentía algo de vergüenza por quedarse dormido, aunque eso era de lo más normal. —Oh… es mejor así, lo bueno es que ya estás aquí, sano y salvo—, le dijo, quizá cortando un poco el hecho de su madre.

No era que él evitase su mención, pero luego de recordar las largas charlas por teléfono para tratar este asunto todo era confuso. Los años pasaban y realmente nada cambiaba.

Se estiró un poco, solo para verse abrazado de nuevo, lo cual le hizo subir la mano derecha hasta la coronilla de la cabeza de Jared y acarició y alborotó sus cabellos dejando un corto bufido en el aire para separarse entonces él del otro varón y meter una mano en su bolsillo para sacar la llave.

Abrió la puerta y, de improviso, tomó la maleta del muchacho para meterla a la casa que, a pesar de estar sin una luz, se encontraba bastante iluminada gracias a las abundantes ventanas de la sala y, en general, de casi toda la estancia.

Creo que este sitio te va a gustar, es espacioso y limpio—, entró al sitio encendiendo las luces, afuera estaba oscureciendo más notablemente gracias al estúpido clima encapotado, —tu habitación es la primera puerta a la izquierda de este pasillo—, le dijo caminando hacia su derecha, el pasillo que se abría luego de la cocina, —al frente está el baño, y aquella es mi habitación—, señaló una puerta primero y la otra después,—puedes molestarme tanto como quieras—, soltó riendo un poco para llevar la maleta y dejarla frene a la puerta, regresando y dejando las llaves sobre el mesón del desayunador.

Movió la cabeza de un lado al otro quitándose el saco y aflojando la corbata que llevaba para respirar hondo, había sido un día largo, y a partir de ahora todo sería un poco diferente, por supuesto, debía acostumbrarse de nuevo a la compañía, dado que, desde que se graduó, había estado básicamente de acá para allá con el posgrado y el trabajo junto a su mentor en Cheshire, iba a casa, se suponía que vivía ahí, claro, pero, para él, desde aquellos días, mientras menos tiempo pasase en ese lugar era mejor, sin importar demasiado cuántas cosas pudieran sacrificarse en el camino.

Aunque claro, amaba a su hermano, a todos su hermanos y hermanas en realidad, ellos eran su familia, le habían visto crecer, los había visto crecer, y ahora Jared estaba aquí y, aunque no conocía las verdaderas razones –supuso que nadie las sabía más que el mismo Jared- no le iba a negar nada a su amado hermano menor y lo iba a cuidar cuanto fuera necesario.

Bienvenido a tu nueva casa, Jared—, dijo con gesto amable dejándose caer en el sofá, necesitaba reposar un rato antes de poder darse una ducha y cocinar la cena para los dos. Curioso, hacía mucho que cenaba solo. Al menos ciertas cosas cambiarían para bien.


Jean Paul David
avatar
Edad :
25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It's good to see you again —Priv: Jared

Mensaje por Jared S. David el Dom Sep 13, 2015 9:01 pm

Podía decir, ciertamente, que incluso cuando Gabrielle se había marchado de la casa tras contraer matrimonio con su esposo, no había resentido tanto su ausencia como cuando Jean hubo dejado el hogar de sus padres. Sabía que las cosas no habían sido fáciles para su querido hermano; sabía muy bien que los sus padres eran estrictos y tradicionalistas, y si bien eran muy buenas personas, había ciertas cosas que les costaba demasiado entender, y más aún aceptar. Jared había podido notar es aligera incomodidad y la forma en que evadía las cosas tan sutilmente, por eso mismo no haría más que dejarlo estar.

Y el cálido abrazo que le fue regalado por el mayor le hacía bien, muy bien, al igual que sentir los dedos ajenos hundirse en su cabellera para revolverla cariñosamente durante unos pocos segundos. Quizás fuese algo que muy en el fondo hubiese estado anhelando todo ese tiempo, fuese a fin de cuentas parecía tener un cariño bastante especial por ese hombre que ahora tenía en frente. Incluso más que con sus hermanos con los cuales si compartía sangre.

Tras separarse nuevamente el mayor abrió la puerta de su departamento dando acceso a la residencia, tomando la maleta sin avisar o preguntar, por lo cual el pelirrojo solo sonrió suavemente y afianzo sus manos en las tiras que sujetaban el estuche del chelo a su espalda, caminando detrás del otro para descubrir en grata sorpresa, un ambiente amplio, limpio y luminoso; tal y como le estaba siendo comunicado.

─ Me gusta… en verdad me gusta… ─su sonrisa se amplió, escuchaba atentamente las indicaciones del rubio y siguió sus pasos hasta detenerse frente a la puerta tras la cual se encontraba la que sería, a partir de ese momento, su nueva habitación─ Confiaba en tus buenos gustos, y no me has decepcionado. ─quizás esos gustos fuesen compartidos en una pequeña parte, y por eso mismo es que lograba llevarse tan bien con él a pesar de la notable diferencia de edad─ Te tomaré la palabra… así que no hay reclamos después. ─sentenció tomándose aquello como el juego que era; sabía bien que el mayor necesitaba su espacio, como toda persona, como él mismo. Pero aún así siempre estaría allí cuando pudiese necesitarlo.

Tras verle aflojarse la corbata, inhaló y exhaló largamente para posar sobre el pomo de la puerta una de sus manos, girarlo y obtener así acceso a la habitación que se escondía tras ella. Descubriendo un cuarto amplio, luminoso, con un gran ventanal que dejaba ver una hermosa vista de la ciudad y el mar a lo lejos. Dentro había un armario de tamaño medio, un escritorio, un par de cómodas, y una cama de dos plazas. Vaya, nunca había dormido en una, sería algo nuevo por probar.

Arrastró su maleta hasta acomodarla al lado de la cama, dejando encima el estuche del chelo; ya se encargaría de acomodar y organizar todo a su antojo, pero de momento, suponía que lo mejor era pasar tiempo con su hermano y escuchar lo que tuviese para contarle después de tanto tiempo. Quitándose su abrigo lo guardo dentro del armario y cerrando cuidadosamente las puertas salió de la habitación para caminar hacia donde el otro se encontraba; acercándose a los grandes ventanales desde los cuales podía observarse la ciudad ensombrecida por los oscuros nubarrones que paseaban lentamente en el cielo. Parecía que dentro d emuy poco comenzaría a llover, por eso mismo agradecía que su madre hubiese insistido tanto en que pudiese tomar un vuelo anterior al programado para él.

─ En verdad es un departamento muy bonito. ─comentó girándose levemente para observar al mayor unos pocos segundos y después volver a mirar el exterior─ Aunque se sentirá algo pacífico sin que los demás estén aquí… creo que tú estás acostumbrado a eso… ─dejo escapar una pequeña risilla mientras llevaba una mano a cubrir sus labios, girando separa observar de nueva cuenta el interior─ Ha de haber bastantes cosas con las cuales ponernos al día… si es que en verdad tienes ánimos de eso… ─miro entonces al rubio─… pero antes que nada, te agradezco que me hayas recibido aquí. Haré lo posible para no alterar en lo más mínimo tu estilo de vida actual. ─pronuncio aquello con una suave sonrisa; lo que menos quería era perjudicarle, su hermano había aceptado recibirle en su departamento pues Jared no había querido permanecer en las habitaciones de la academia. En parte a causa de su timidez y en parte porque temía tener algún tipo de descompensación y que nadie pudiese brindarle ayuda. Seguramente nadie se interesaría en hacerlo, por eso con Jean cerca se sentía más seguro; siempre había sido así.

Volver arriba Ir abajo

Re: It's good to see you again —Priv: Jared

Mensaje por Jean Paul David el Lun Sep 14, 2015 4:46 pm


La compañía era divertida e interesante, tanto como pudiera serlo, y eso era algo que, al menos constantemente, no había experimentado mucho últimamente. Los días fuera de casa estando en Inglaterra eran comunes: ir a Mánchester o a Oxford con su tutor, asistir a las clases de su posgrado, trabajar con su “maestro” en uno de los pocos buenos observatorios que sobrevivían en el país, todo eso le había alejado de casa desde sus prematuros veintiún años, y así él lo había querido, lo había necesitado.

Casi cuatro años, eso era lo que había pasado y había aprendido a convivir con personas, claro, vivía en un departamento con dos chicos que de igual forma hacían posgrado en la Universidad de Mánchester, pero no era lo mismo, para nada, no cuando cada uno tenía un horario distinto, y las amistades del trabajo tal vez hasta ahora seguían en eso. Resopló para pensar algo más: tener a Jared aquí tal vez sería una de las mejores cosas que podría pasarle, por supuesto, así no olvidaría lo que era tener a la familia cerca, y no se sentiría indiferente cuando llegase a verles.

Disfrútalo… cercenará un tercio de mi sueldo de aquí a varios años, pero es una excelente inversión—, comentó.

La verdad había obtenido este departamento por debajo del precio que pensó podría costar, todo eso porque nadie quería alquilarlo porque no había mucha “acción” en esta parte… el departamento del frente estaba igual, y sus vecinos de los pisos de abajo eran ya personas más mayores. Pero él disfrutaba de la pasividad de un lugar así.

Notó entonces como Jared comenzaba a curiosear, estaba bien, esperaba que se sintiera como en casa, aunque bien sabía que eso iba a tomar algo de tiempo, sino bastante, igual estaría dispuesto a aclararle cualquier cosa. Terminó de sacarse la corbata y abrió hasta el segundo botón su camisa, cuando se sentaba todo el cansancio del día se hacía presente, a pesar de que era aún bastante temprano y, según él, tenía todavía muchas energías encima.

Echó la cabeza hasta atrás y luego le regresó el mirar al ver que salía.

En efecto… la tranquilidad es algo que atesoro mucho desde hace ya un tiempo—, comentó, —es bueno poder tener un lugar para respirar hondo luego de llegar de un día de trabajo en la ciudad—, continuó, —pronto te darás cuenta de eso—, añadió tal vez como un punto final a ese momento de su comentario. La realidad no era otra sino esa, había aprendido a ser cerrado, o había sido forzado a eso y luego simplemente e había habituado tanto que lo volvió otra parte suya, eso se reflejaba fácilmente en este lugar, aunque no importaba demasiado si alguien podía darse cuenta o no. —Bueno… intentaré ayudarte en lo que pueda, e incluso puedes buscarme en la universidad… la verdad no paso mucho tiempo aquí entre semana, salvo algunas veces, por cuestiones de la tesis y los seminarios—, le dijo luego de algunos segundos, —y, cuando te sientas lo suficientemente bien como para contarme la real razón por la que viajaste un tercio de mundo para seguir estudiando, entonces te escucharé atenta y serenamente—, habló de manera directa, habían cosas que eran innecesarias de mantener en secreto.

Claro, él lo sabía, algo como lo que su madre le había dicho no podía ser razón suficiente para algo así, también sabía que Jared no era una persona egoísta, él tendría fundamentos suficientes para que patrocinara algo tan “loco” como esto.

Aunque tampoco es como si tenga un estilo de vida consolidado… solo lo normal—, se alzó de hombros ligeramente para levantar su cuerpo del sofá, —pero… iré a darme una ducha, tengo pegado el olor de toda la gente del aula de hoy, y no todos olían precisamente bien—, musitó haciendo una ligera mueca de disgusto que quizá podía ser percibida como un gesto gracioso o un asomo a puchero, —y luego cocinaré algo bueno para celebrar que mi hermanito ha llegado a la gran ciudad—, caminó para abrazarlo nuevamente, pero esta vez un poco más a lo rebelde, jugando con sus cabellos para luego dejarle en “libertad”, —después hablamos de horarios y eso con más calma—, le comentó cuando emprendió camino hacia su habitación para buscar algo ligero que ponerse.

Raro, deshabituado, pero divertido. Así quería verlo todo a partir de ahora.

Jean Paul David
avatar
Edad :
25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It's good to see you again —Priv: Jared

Mensaje por Jared S. David el Lun Nov 02, 2015 11:36 pm

Podía imaginarlo, si bien no lo hubiese vivenciado nunca, podría entenderlo. Una vida como la de su hermano mayo podía ser fácilmente catalogada como “agitada” en su punto. Jean hacía muchas cosas, y todas muy bien, a todas ellas le dedicaba su pasión; era un hombre admirable por supuesto. Y no solo por el hecho de ser el hermano mayor que adoraba, sino por méritos muy propios del rubio. Jared no consideraba que algún día pudiese llegar a ser como él, pero su admiración era pura y sincera.

─ Te creo. ─solo respondió a sus palabras, con una suave sonrisa. Una que se fue desdibujando suavemente con las siguientes palabras del mayor, por supuesto, el tendría sus razones -quizás no tan valederas- para estar en aquel sitio, pero eran suyas después de todo─ Bueno una de ellas… y quizás la más importante, es que te extrañaba… ─comentó con suavidad y timidez palpable en su voz, sus mejillas se ruborizaron ligeramente y se vio obligado a bajar la mirada apenado de reconocer aquello tan abiertamente─… hacía demasiado tiempo que no te veía… p-pero no te preocupes, no pretendo que dejes de hacer nada por mí... ─alzo sus manos casi al instante para moverlas rápidamente frente a su rostro como si quisiese ahuyentar una mala idea─ Con solo estar aquí… es suficiente. ─agrego sin poder alzar la mirada del suelo, rascándose una mejilla con un dedo. Finalmente le sintió levantarse del sofá─ Está bien, yo… comenzaré a acomodar mis cosas… ─había comenzado a decir, pero fue sorprendido por un nuevo abrazo de su hermano; esta vez un tanto más efusivo, lo cual acabo robándole una pequeña carcajada, logrando destensarlo nuevamente.

─ No es necesario nada muy elaborado, no te preocupes. ─aclaró mientras le veía partir. Una vez que estuvo solo en la sala inhaló y exhaló largamente para después estirarse como si acabase de despertar… técnicamente así había sido─ Bien, entonces... ─dio una vuelta completa a todas las habitaciones de la casa una vez más, observando más detalladamente cada cosa, y después partió de nueva cuenta hacia su habitación para observar la gran maleta que esperaba sobe la cama; había bastante que desempacar y acomodar. Sabía que tomaría su tiempo; más si quería ordenarlo perfectamente como siempre solía hacer.

─ Primero tú… ─pronunció al posar la vista sobre su amado chelo, con el cual esperaba poder practicar aunque fuese de vez en cuando. Seguramente elegiría horarios en los que Jean no estuviese para no importunarle con la música─… aquí estarás bien. ─había elegido un pequeño recoveco entre el armario y la pared para resguardarlo de cualquier posible golpe y que no estorbase en el camino, pues un Chelo no era pequeño ni mucho menos; quizás quién le viese se asombraría de la forma graciosa en que el instrumento parecía ganarle en volumen corporal.

Fue cuando comenzó a abrir el cierre de la maleta, que recordó las recomendaciones que le había dado su madre; ni bien llegase al departamento debería llamarle para que supiera ella que había llegado con bien. No podía olvidar ese detalle. Buscando entonces el número en la memoria del teléfono, marcó y colocó el altavoz para poder seguir ordenando las cosas en lo que duraba la conversación; de alguna forma sabía que eso no sería cosa de unos pocos segundos, por supuesto que no.

Volver arriba Ir abajo

Re: It's good to see you again —Priv: Jared

Mensaje por Jean Paul David el Mar Nov 03, 2015 2:06 pm


Así que… lo extrañaba, vaya, no podía decir cuán feliz se había sentido de escuchar eso.

Ciertamente Jean tenía más relación con sus hermanos que con sus padres: Gabrielle era la hermana mayor molesta, pero su confidente, Kaireen era la del medio, la más calmada de todos ellos debía decir, con Andrew tal vez eran hermanos normales y siempre, siempre, debía tener cuidado de Withney, sí, aún recordaba como le caían encima al llegar a casa siendo más pequeños.

En sus momentos libres Jared siempre estaba ahí, y él procuraba estar para Jared, porque sabía lo que se sentía no poder hacer todo lo que te gustaría o todo lo que los demás hacen: correr, saltar, jugar como el resto de sus hermanos, aunque no lo manifestase, se sentía un poco mal. Resopló, se había sacado la ropa y la ducha estaba perfecta. Él también había extrañado la compañía… estaba acostumbrado a estar solo, por más deprimente que eso se escuchase, pero así era y, sin embargo, la compañía era más que bienvenida.




Y ahora estaba aquí, luego de cenar papas y pollo al horno con ensalada, acomodar todo y despejarse, había caído profundamente en el mueble, justo ahora se estaba sintiendo bastante cansado, el cansancio de toda la semana estaba ahí, en un momento de relajación reflejado en “el momento del postre”.

Había preparado algunos mini pies de fresa pues sabía que a su querido hermano estos le encantaban, en realidad todo lo que tuviera fresas parecía encantarle, así que quería consentirlo un poco para variar. Se le escapó un bostezo que rápidamente ocultó con su mano, echando la cabeza hasta atrás para formar una sonrisa en su rostro.

Mañana podemos dar un paseo por la ciudad, si gustas—, soltó, tenía ganas de aligerar cargas, y tampoco estaba nada mal enseñar a su hermano esta ciudad, después de todo, sería mejor que supiera la clase de lugares que estaban bien y cuales no.

Tomó el tenedor y picó un trozo de fresa, para llevárselo a la boca. Parecía no tener tiempo para muchas cosas, pero habían muchas otras que nunca podía, y remarcaba, no podía, dejar de hacer. Una de ellas era alimentarse bien, hacer el ejercicio debido para mantener su cuerpo en forma, para evitar complicaciones con su corazón, porque lo sabía, había entrado en una etapa donde los imprevistos imposibles eran firmes realidades. Resopló con suma ligereza, a través de los cristales todo tenía una claridad que desaparecía ligeramente cuando no estaban.

A Jean le parecía particular todo esto, claro que sí, cuando no estaba concentrado en sus estudiantes, sus deberes o sus mismos estudios, solía divagar un poco, pensar en las cosas, en el por qué de los hechos, tal vez recordar el pasado y deprimirse un poco. Pero todo sucedía por una razón, sin importar si los hechos generaban un dolor y un sentimiento tremendos, capaces de cultivarse aún años después. Era firme creyente de eso, por eso estaba aquí, por eso había decidido avanzar.

Por eso estaba en problemas.

En su mente una sola imagen se formó y, al darse cuenta de eso, espabiló, agitando su cabeza, como arrepintiéndose de algo, o tal vez de la forma en la que su mente se había deformado. Inhaló por la nariz y botó el aire por la boca.

Llevó una mano a su bolsillo, había recordado que ahí tenía las llaves de Jared, así que las sacó y se las extendió con gentileza.

Estas son tus llaves, ya que habrán momentos en los que no podamos encontrarnos—, comentó aún ofreciéndolas, —si tienes alguna tarea que hacer con compañeros, o si necesitas que alguien venga, si es de tu confianza, está bien que hagas eso aquí—, murmuró. Por supuesto, prefería mil veces que él estuviera en un sitio reconfortante a que se enfrentase a cosas que pusieran en peligro su integridad, después de todo, la clase de miedos que enfrentaba Jared no eran algo que ni él mismo pudiera controlar.

Jean Paul David
avatar
Edad :
25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It's good to see you again —Priv: Jared

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.