Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Four // Privado: Elizabeth
Dom Oct 15, 2017 7:38 pm por Minato Hamilton

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Sáb Oct 14, 2017 5:16 pm por Kohaku Koyama

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Oct 05, 2017 3:39 pm por Zhao Wang

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Am I a King? — Daichi Kitagawa ID

 :: 

 :: Alumnos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Am I a King? — Daichi Kitagawa ID

Mensaje por Daichi Kitagawa el Miér Sep 16, 2015 10:14 pm




Daichi Kitagawa
20 AÑOS
JAPONÉS
HETEROFLEXIBLE
3º AÑO; ING. ELECTRÓNICA
KONOSIONI
TOORU OIKAWA // HAIKYUU!!
Personalidad
Es un varón bastante simple… de fácil visual, pero de difícil analizar, así es él.

Le gusta últimamente mucho la onda de sonreír, de expresarse y de ver mejor como se desenvuelven los demás a partir de eso, e incluso podría decirse que es un poco despistado; es alguien capaz de canalizar las emociones en algo específico y darlo todo a partir de ahí, por supuesto, siempre con control, siempre con su firme objetivo por delante.

Solía ser rebuscado entre las señoritas estando en la escuela media, y eso no cambió ni en la preparatoria ni en la universidad, podría decirse que hasta creció exponencialmente… lo cual le llenó de algunas relaciones más o menos regulares, más o menos destacadas que, al final, le dejaron tan soltero como es hoy.

Y es por eso que resalta tanto la disciplina con la que ve el deporte y sus estudios, quizá siendo uno de los pocos ámbitos donde es realmente serio… cuando juega intenta dar un buen ambiente, observar a sus compañeros a través de eso y decidir qué es lo mejor para cada momento, sin embargo, como un contraste severo, también es capaz de imponer el respeto en la cancha con su forma de jugar.

Un “genio” le llamaron en el pasado y aún ahora le dicen así, eso es algo que no se toma a pecho, pues él ha trabajado y aún trabaja mucho para estar en la posición en la que se encuentra. No teme tomar riesgos, prueba de ello es que vino a esta universidad, pero evalúa todas las posibilidades que se le ocurran de algo, sean o no favorables, antes de hacerlo, por eso resulta tan bueno en lo que hace.

A veces se le puede considerar un poco oscuro y hasta sádico, pero son formas que solo saca de vez en cuando, porque no le pegan demasiado. Malacostumbrado a la compañía ha echado en terrible falta a su madre, por eso quiere honrarla trabajando por algo por lo que sabe que ella se hubiera sentido muy orgullosa, quiere ser un buen hijo a pesar de que no tenga a nadie con quien compartirlo. También podría decirse que su sonrisa es una mentira… pero eso es un secreto.

Para él todo es practica, practica y más practica; siempre se puede mejorar, siempre se puede evolucionar y dar un gran paso al frente para dar cuenta de los errores y corregirlos, de ver las cosas desde muchas perspectivas, teniendo nociones nuevas, eso le fascina. Siempre está bien abrir los horizontes en busca de algo mejor, sin importar si a través de eso pierde otras cosas que considere menores.

Historia

— ¿Sabes la gravedad de las cosas que hiciste, sabes lo que hiciste?—. Aquella pregunta había venido de un policía, estaba en un cuarto, él, varón de apenas catorce años.
—Sí—, contestó con sencillez, —mi padre mató a mi madre y yo lo maté a él—, contestó, en sus ojos se podía ver el shock, pero decía lo que pensaba, decía la verdad.
— ¿Volverías a hacerlo?—. Alguien parecía tener ganas de escucharle hablar.
—No—. Simple respuesta.
— ¿Por qué?—. Una razón, una necesidad.
—Porque ya no hay nada que quiera proteger—.
.
.
.
Desde aquel día, muy poco tiempo, por supuesto… el varón que había nacido en una excelente familia de aquel país asiático no era realmente presionado, no, era hijo único, pero tenía las facilidades para hacer lo que él quisiera. Suerte que se había decidido a ir por un buen camino.

Siendo muy chico demostró los mejores dotes para los deportes, fuera lo que fuera que hiciese parecía dársele al cien por ciento. Siendo un infante practicó baloncesto, sin embargo, fue el voleibol lo que se llevó por completo su atención, desde los siete años comenzó, y ya no podía parar, para nada.

Junto a su escuela primaria participó en torneos donde su equipo logró entrar a las mejores instancias, fue por eso que, a sus diez años, se acordó un cambio de escuela a una institución que poseía un sistema escalador, es decir, desde el jardín de infancia hasta la universidad afiliada, con el fin de explotar el potencial que aquellos que habían hecho el ofrecimiento a su familia habían visto en él.

Practicas, más practicas, pero eso era genial, era hermoso, era divertido.

Un “genio”, así le llamaban, ¿a él? Particularmente no le venía ni mal ni bien mientras pudiera hacer lo que le gustaba. Pero sí, era un armador destacado que aún estaba desarrollando su potencial, tenía estatura y se esperaba que creciera mucho más, tenía todos los puntos a su favor y se dedicaba completamente a eso, entrenando en las mañanas antes de clases y en las tardes hasta entrada la noche, sin olvidarse que debía estudiar, por supuesto, para poder rellenar todos los espacios que pudieran producirse. Aunque claro, en algún momento todo podía caer.

Y calló.

En su segundo año de escuela media pasó aquello: una noche él dormía con tranquilidad y escuchó ruidos raros, escuchó a su madre gritar, salió y entonces lo vio, aquel hombre le hacía sexo mientras clavaba un cuchillo en su cuerpo, ella gritaba, agonizaba, y él no supo que hacer, no hasta que quiso detenerlo, hasta que vio, en la cocina al lado de aquella sala de estar, un juego de cuchillos y, sin dudarlo, con los pies descalzos se deslizó para tomar uno y, tomando un gran impulso, correr y enterrar el cuchillo en la nuca del otro y sacarlo.

Sangre, sangre, más sangre… sangre y su padre comenzando a retorcerse en el suelo, gritando improperios que fueron inundados por sus ahogos y la sangre, insultándole; pero él miró a su madre, ella ya no se movía, estaba desnuda, sangraba, pero ya no se movía…

Después de llamar a la policía aquel día pasó todo eso, fue interrogado y entregado a la protección de su abuela materna, quien se encargó de hacerle desahogar, de sacarlo todo.

Al regresar a las clases todo fue extraño para él, claro, los rumores se habían expandido y pudo sentirlo, una especie de rechazo de parte de todo el mundo, de todos menos de ellos, de las personas en las que, a partir de ese día, se convirtieron en una parte de él, de su familia, el club de voleibol, que le apoyó y entendió, miembros que se encargaron de hacerle volver a la vida, de hacerle volver a sonreír aunque antes realmente no lo hacía demasiado. Ellos eran especiales.

Estando en la preparatoria lo único que cambiaba era el lugar del gran campus en dónde él debía estar. Tres años, tres magníficos años donde saboreó la gloria, consiguiendo ser el mejor armador de su edad en esos tres años consecutivos, ayudando a su equipo a quedar campeón en cuatro ocasiones repartidas en los seis torneos que disputó, también consiguiendo ser seleccionado para jugar en la selección nacional de voleibol  desde el sub 17 al sub 19.

La derrota era amarga, por eso la venganza era sana, en esos casos, por supuesto.

Poco antes de graduarse de la preparatoria su abuela terminó por fallecer; al ser su madre la única hija de esta y al haber fallecido su abuelo antes, básicamente se quedó solo, pero fue allí donde encontró más apoyo, y la recompensa a sus esfuerzos.

No era una simple beca, para nada, pero obtuvo el ingreso a la universidad afiliada a su preparatoria y una media beca deportiva ocasionada por sus continuos logros y la colaboración de un benefactor que resultó ser el anterior entrenador del equipo de preparatoria. Fue así como comenzó a trabajar dentro de la misma universidad a fin de costear la segunda parte de ese acuerdo, el cual, sumado a sus buenas notas, debería darle el coste total de la matricula. Debía esforzarse, sí, debía esforzarse para poder seguir haciendo lo que realmente le gustaba.

Y así lo hizo. Año tras año hasta el final de su segundo año, donde se le ofreció la oportunidad de jugar profesionalmente en varios equipos por un período de prueba de seis meses, tomando una que realmente le convenía y, teniendo el apoyo de la universidad, terminó por jugar en el equipo de la capital el siguiente medio año, mientras se esforzaba por terminar la universidad, a fin de cuentas no era su deseo dejar de lado esa importante parte de su vida.

A sus veinte años y algo más le llegó una oferta de un intercambio internacional desde la Security Northwest Academy, sitio que no tenía un equipo de voleibol formado como tal, sin embargo, eran otros horizontes en lo que a su carrera universitaria se refería. ¿Debía sacrificar algunas cosas para tomar otras? La verdad la decisión fue complicada, porque estaría perdiendo la oportunidad de jugar otros dos años en la universidad, pero evaluó los pros como más beneficiarios que los contras… y lo tomó. Se fue al mes siguiente, dejando de lado la experiencia, optando por algo más a un campo que, poco a poco, había llegado a calarle tanto como el voleibol… aunque claro, solo iba a ser un año, luego podría regresar a la universidad en Tokyo si no se sentía a gusto, y podía pedir una extensión si quería terminar sus estudios en el lugar.

Descripción física
Es un varón dotado a simple vista. Alcanza los ciento noventa centímetros a sus veinte años con extrema facilidad, lo cual le da una buena posición siendo un armador y también como bloqueador o rematador donde sea que repunte, además de ellos tiene nivelados por todo el cuerpo casi setenta y dos kilos de peso, que se aprecian en el bien formado físico que porta, para nada flacucho, no, embarnecer es importante para adquirir resistencia, teniendo músculos marcados con suma facilidad en torso, brazos y piernas.

Sus cabellos se aprecian rojizos desde lejos, pero la verdad es que son de un marrón achocolatado profundo con algunos reflejos que dan ese característico rojo, teniéndolos medianamente largos y algo alborotados, como salgan, a pesar de que realmente le gusta verse bien, acorde a su disparatada personalidad. Sus iris son igualmente de un marrón profundo que, al ser iluminados por el sol, se aprecian de un rojo con toques de marrón un poco atrayente, en ellos se puede ver mucho de Daichi, aunque eso de ver a oros no es algo que se le de precisamente a todo el mundo.

No posee marca alguna en el cuerpo fuera de cicatrices comunes, no tiene ni tatuajes ni perforaciones, pero de él destaca el estilo despreocupado y casual que posee a la hora de vestirse, siempre sorprendiendo, pero imponiendo presencia con el carácter que lleva sobre los hombros, gustándole más que todo lo suelto, lo que le acomode, pero no olvidando que también puede existir la formalidad.

Datos extra
Gustos

• La leche caliente con mantequilla.
• La avena.
• Jugar voleibol.
• Las computadoras.
• El anime y la movida idol japonesa.
• La carne, mucha carne.
• El jugo que viene en los envases pasteurizados, especialmente el de durazno.
• Las bananas y sandias.
• El sándwich de atún.
• Las compotas para bebés.

Disgustos

• Ser subestimado.
• El picante.
• Perder.
• Fallar.
• Holgazanear demasiado tiempo.
• El chicle.

Curiosidades

• Actualmente tiene una oferta de trabajo efectiva después de que termine sus estudios para jugar profesionalmente en el equipo de voleibol profesional de la prefectura de Tokio, cosa que conserva aún si se consideran sus nuevas fronteras, claro, esto es si conserva sus dotes actuales.
• Es un fanático jurado de los idols y seiyuus de su país, también del anime, su computadora personal es la prueba.
• Es un armador nato, sin embargo, en medio de las pruebas que sus entrenadores le hacían, también se descubrió que era un excelente bloqueador central y rematador, de manera que, a pesar de jugar la mayoría del tiempo como armador, a veces se hacía la “trampilla” de ponerlo a jugar mientras todos creían que no serviría si había otro armador, dándose cuenta de todo lo contrario.
• Sabe hablar japonés e inglés fluidamente, además de que estaba aprendiendo chino.
• Para él la electrónica es algo que fue subiendo poco a poco entre sus gustos hasta estar a la par de su pasión por el voleibol.
• Lo ven un poco loco por salir del país en el cual podía tener futuro como jugador profesional y formarse más íntegramente en robótica, pero él quiere experimentar un poco y tener experiencia internacional, por lo cual todo aquello no le importa.
• Aún sufre de pesadillas por lo que vio e hizo a sus catorce años.
• Siempre juega y entrena con una rodillera medica en su rodilla izquierda para evitar la reaparición de una lesión que tuvo en el primer año de preparatoria






TABLA POR: SHI | WEB
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Am I a King? — Daichi Kitagawa ID

Mensaje por Shi L'Jon el Jue Sep 17, 2015 1:31 pm




Ficha Aceptada

Security Northwest Academy


Bienvenido/a a la Security Northwest Academy, ahora que tu ficha ha sido acepada, es necesario que llenes una serie de registros: el de físico, identidad -obligatoros para todos- y aquellos obligatorios u opcionales para el tipo de personaje que tienes.




avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.