Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Four // Privado: Elizabeth
Dom Oct 15, 2017 7:38 pm por Minato Hamilton

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Sáb Oct 14, 2017 5:16 pm por Kohaku Koyama

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Oct 05, 2017 3:39 pm por Zhao Wang

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

SHINOBI: M#00Δ

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por The SNA King el Lun Dic 14, 2015 11:23 am



SHINOBI: M#00Δ  

PARTICIPANTES:

• Minato Hamilton.
• Tokuro Yaminara.
• Toshiro Yaminara.
• Nathair Blaikovsky.

DESCRIPCIÓN:

Nos encontramos en África, específicamente en el Líbano, An-Naqurah, en los límites con Israel. La CIA y la inteligencia israelí estuvieron investigando un atentado de hacía algunas semanas que involucró a miembros de una delegación humanitaria de la ONU que se encontraban atendiendo a personas de las tribus más alejadas de los suburbios, los cuales fueron secuestrados y tomados como rehenes.

Son quince los rehenes, entre ellos hay doctores y dos diplomáticos, uno israelí y un norteamericano, sin mencionar que los trece miembros restantes comparten nacionalidades entre los Estados Unidos, Israel, España y Gran Bretaña.

La inteligencia reveló el lugar al cual habían sido llegados, un fuerte que es más como una mansión oculta entre los árboles donde el alto mando de aquella banda se reúne y convive.

EXPLICACIÓN DE LA DINÁMICA

Hay cuatro equipos de asalto, uno por cada miembro de la Shinobi presente, cada uno conformado por quince personas; sin embargo, estos equipos solo acompañarán a los miembros de la Shinobi hasta la mitad del camino y tres cuartos, luego de eso ellos llegarán solos a la casa y cumplirán sus funciones para coordinar el rescate y la desaparición de dicha central.

Al rescatar a los rehenes tendrán poco tiempo antes de que la casa explote, por lo que deberán huir al bosque, en algún punto habrá autos esperándoles, y serán llevados a los helicópteros, los cuales les llevarán a territorios de Israel.

OTROS DATOS

La Shinobi fue contratada para cumplir esta misión desde hace aproximadamente una semana, llevan dos días concentrados preparando la estrategia a segur y limando detalles para que todo salga perfecto.

Se acuerda la división de dos grupos de posteo.

El orden de posteo es el siguiente:

• Minato Hamilton.
• Nathair Blaikovsky.
• Tokuro Yaminara.
• Toshiro Yaminara.


Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Minato Hamilton el Miér Dic 16, 2015 1:59 pm

LÍBANO// JUEVES; 12:32 AM // ROPA

Tenía las cosas claras últimamente, había algo mal en él y no podía hacerse el desatendido, por supuesto, en estos días fríos, al menos en el lugar en el que había estado recientemente, todo se sentía mucho peor de lo que parecía ser.

Como atisbo pequeñito, resopló en medio de aquellos últimos preparativos para iniciar con la misión de esta noche. Eran más o menos las doce treinta de la madrugada en los territorios del Líbano y esto se sentía espeluznante, tan callado… si no supiera las circunstancias, tal vez estaría asustado, o… ¿a quién iba a engañar?, tenía que caminar a través de un bosquecillo hasta el objetivo, de noche y con iluminación mínima, eso le daba miedo a cualquiera, mas ahora estaba en uno de esos “modos” en los que  no podía dejarse cegar por eso.

Estamos listos desde aquí—, dijo en voz queda, en su oído un auricular prácticamente invisible se encontraba, tan pequeño y suficiente para entrar el rango de contacto. En su cuello, de igual manera, un pequeño micrófono colgaba como una gargantilla bien fijada, a manera de poder comunicarse. El canal era cerrado a todos sus compañeros y los escuadrones que estaban realizando  la operación de hoy: había que rescatar a un grupo de diplomáticos y voluntarios, eso lo había tenido bastante claro desde hacía dos días, cuando había llegado a este sitio con el fin de ultimar la estratega. Hoy solo estaban ellos cuatro, Nath-chan, Oscu-chan y Shiro, por algunas razones.

Inhaló y, al momento en el que el reloj digital que portaba cambió, se adentró al bosque seguido de algunos oficiales que acompañaban la misión, ellos se dividirían en dos con el fin de optimizar la eliminación de posibles objetivos en fuga. La estrategia sugería que, una vez llegados l objetivo más grande, es decir, la mansión que ocultaba a los terroristas implicados en el asalto, formará grupo con Toshiro a fin de matar tanto como fuera posible y ubicar efectivamente el rastro de los rehenes que habían detectado las fuerzas israelíes para proceder a la etapa de rescate de parte de ellos y sus compañeros.

Se adentró en un lugar sin caminos, pero había estudiado los mapas, además de poseer posicionamiento GPS en un dispositivo que guardaba en uno de sus bolsillos, este estaba exento de señales detectables, lo cual era provechoso, aunque… Minato estaba seguro que ellos ni siquiera habían pensado en aquello. Tendría que caminar con estas personas más o menos quince minutos antes de que ellos se dividieran la primera vez, y otros diez antes de que lo hicieran a la segunda, luego de eso serían unos cinco minutos más antes de llegar a la mansión que habían detectado los organismos de inteligencia estando solo.

Esto sería divertido, pensaba él, había mucho en juego, sin embargo, tenía completa consciencia del fondo de todo esto.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Nathair Blaikovsky el Jue Dic 17, 2015 2:37 pm


Jueves; 00:37 hs | Bolso -negro-; Katana; Vestimenta


Las cosas estaban un poco extrañas últimamente, por alguna razón Nathair tenía ese pensamiento en mente, sin embargo, hoy podía prepararse para cualquier cosa. Resopló con impaciencia, hasta ahora todo estaba demasiado bien para ser cierto.

Hoy… se hallaba particularmente preocupado por un par de asuntos: uno de ellos era la situación en la que estaba, con estos rehenes y el territorio en el que se adentraba y, por supuesto, la otra radicaba en lo que ello podía producir… tener personas importantes que podrían sufrir si algo te sucedía, ahora comenzaba a entender todas esas cosas que su padre le decía sentía cuando su madre y él le veían partir hacia una misión.

Estar intranquilo, por supuesto, no le detenía de hacer lo que hacía, era un Shinobi, después de todo, por lo que, a pesar de ya no poder enterrar ciertas cosas en un hueco, optó por dejarlas ir calmadamente mientras ultimaba los detalles de su equipo. Él llevaba un bolso lleno de pequeñas barras, estos eran explosivos equipados con C4 y un agente químico que haría agradar su explosión –hechas por él mismo, claro está-, además claro, estas barras estaban equipadas con un mecanismo de protección, el cual es impedía explotar sin importar cuanto se movieran hasta que él activara sus temporizadores… que eran de diez segundos considerando el tiempo de reacción; en total eran cuarenta, y pesaban, claro, su deber, lejos de todo esto de rescatar a los rehenes de los cuales habían sido informados, era no dejar rastro de este sitio ni las personas que estuvieran en su interior.

Estaba seguro de que había gente inocente, pero esperaba que esas personas pudieran salir de aquí sin contratiempos; de eso, en parte, se encargaban las personas que le seguían a través de este bosque.

La misión era rescatar a un grupo de voluntarios y diplomáticos, pero, la misión de Nathair Blaikovsky, fuera de eso, era plantar bombas por todo el lugar para hacer que colapsase una vez estas personas fueran rescatadas; así mismo, formaría equipo con Chernny para, junto con sus compañeros, cumplir el “objetivo principal” si se quiere.

Cada uno de ellos era bueno para algo, él haría explotar cosas, Tokuro era bueno con las redes, Toshiro… él era bueno matando efectivamente, al igual que Minato, quien había sido el precursor de esta estrategia durante los anteriores dos días a este momento. Exhaló, ni un rastro de nerviosismo porque… en realidad el solo hecho de saber que todo terminaría en una explosión le excitaba.

No todo en la Shinobi era precisión y cordura, y él parecía entenderlo con total plenitud.

He llegado al primer punto, el equipo se divide y continúo—, murmuró, sabiéndose escuchado por los otros soldados, por el centro de mando e incluso por los otros Shinobi, ahora faltarían algunos minutos más para realizar la segunda división, desde donde él emprendería el camino en solitario para encontrarse con Tokuro y, seguramente, con los primeros objetivos negativos.

Además de su bolso llevaba múltiples armas blancas repartidas por varias partes de su ropa, incluida aquella katana que con astucia había hecho callar en su funda, y en medio de la capucha el auricular y el micrófono eran invisibles, muy a parte de la pistola que portaba a un costado en su muslo derecho por meras seguridades.

Nunca se podía estar seguro en este medio, y eso él lo tenía bien claro.


Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Tokuro Yaminara el Jue Dic 31, 2015 3:17 pm



Líbano │ Jueves, 00:40 h │ VestimentaDagas


“¿Te habían dicho alguna vez… que tienes ojos tristes?” aquellas palabras resonaron en su mente sin siquiera saber por qué, mientras sigilosamente avanzaba hacia aquella vieja mansión; su equipo se había dividido ya por primera vez, y con los restantes hombres que aún le seguían, se adentró más y más en aquel escenario, al parecer, nunca antes transitado por el hombre… o quizás por nadie que pudiese jactarse de vivir dentro de la ley. “Son tristes pero hermosos… más transparentes de lo que tú mismo podrías llegar a imaginar…”, había dicho ella una vez. De vez en cuando la extrañaba, ella había sido su amiga, su confidente… no tan cercana como Nathair pero, era distinto, su nexo era distinto, y eso lo hacía especial… sin embargo todo parecía haberse arruinado cuando las cosas comenzaron a cambiar entre ellos, cuando sentimientos tan humanos parecieron aflorar sin dar paso a la apelación. Nimue ya no estaba en este mundo, pero su cálida sonrisa permanecía aún muy viva en la mente del japonés.

Apretó sus labios cuando detuvo sus pasos apenas para inhalar y exhalar pesadamente; los hombres que le seguían le miraron con ligero desconcierto, no, eso no estaba bien, no podía vacilar ni retrasarse en momentos como ese; debía despejar su mente, lo sabía bien… pero últimamente no había sentido estar en su mejor forma en ninguno de los sentidos. Estaba mal, todo estaba mal. Haber pasado dos noches en la misma habitación que su hermano gemelo sin dirigirse siquiera una sola palabra… no estaba bien, eso no estaba bien, nada bien ¿y porque habían terminado de esa forma? ¿Por qué recordaba a Nimue en momentos como ese? Se sentía inquieto, una inquietud extraña… como si presintiese que algo malo pudiese llegar a pasar, pero debían ser solo ideas suyas; aquel plan era más que perfecto, como todo lo que ideaba Minato, no podía fallar.

La mansión seria abordada desde 4 flancos, por supuesto, ellos eran 4 y los puntos elegidos eran estratégicos; mientras que las tropas rodeaban toda la mansión desde un poco más lejos, ellos se encargarían de infiltrarse y actuar dentro. Por supuesto, podría pensarse que un grupo de 4 personas bien entrenadas sería más efectivo que un ruidoso escuadrón de 60 hombres; aunque esto, ciertamente, podría ser relativo.

Tokuro había sido asignado a la entrada trasera de la mansión; allí desde donde podría colarse fácilmente para desactivar las alarmas que darían aviso de una invasión, pudiendo así aprovechar al cien por cien el factor sorpresa que les daría una clara ventaja. Hizo un par de señas a los hombres cuando estos finalmente le hubieron abandonado por competo: ahora restaba un camino de 5 minutos en solitario hasta el objetivo, y desde allí debería encontrarse con Nathair que estaría llegando por el flanco derecho de aquella enorme estructura.

─Fase 3 del camino iniciada. ─declaró en el canal secreto que solo ellos utilizaban; sabía que al llegar a destino tendría que enfrentarse con unos cuantos guardias; era lo común y esperable. Por eso mismo aquella noche cargaba con las armas que solía cargar en cada misión; una pistola con silenciador sujeta a su pierna derecha, acompañada por un cinturón con pequeñas cuchillas para lanzar y un juego de 4 dagas japonesas; una al lado del arma, otra pequeña oculta en su pierna izquierda y dos más ocultas en las mangas de su ropa. Estas últimas poseían una característica especial, pues si bien se veían como meros adornos, la realidad era que sus cuchillas eran de las más filosas que se pudiese encontrar, además de que en la punta había alojado un pequeño compartimento con veneno; por lo que… literalmente, un corte con ellas sería mortal. Razón más que suficiente por la que solo él pudiese tocarlas, y eran una especie de arma secreta que solo sacaba en momentos de suma necesidad.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Toshiro Yaminara el Jue Ene 07, 2016 11:22 am

Líbano // Jueves; 00:45 hs // Maverick M4A1 Carbine // Vestimenta

Un tirador, eso es lo que él era, a lo que se dedicaba y la mejor cosa que podía hacer en este mundo, lo demás era redundante, lo demás parecía no importarle a nadie, ni siquiera a él, si se ponía sincero con las cosas. Y hoy no había nada particularmente diferente en todo esto, no, hoy era una misión, la primera desde hace mucho donde estaban ellos cuatro, sin embargo, las cosas no era como deberían, y eso lo tenía claro.

Por supuesto, tenerlo claro, e importarle aquello, eran dos cosas muy diferentes en la cabeza de Yaminara Toshiro.

Dos días, ¡dos malditos días!, había tenido que verle la carea a su hermano y tragarse las mil cosas que quería soltarle a la cara, no valía la pena, no iba a dirigirle la palabra porque Tokuro no aceptaba lo que había pasado, él no aceptaba que las personas realmente podían cambiar si se lo proponían, si tenían ayuda. Toshiro creía que, efectivamente, aunque sea un poco, Alev estaba cambiando, y lo había hecho saber a pesar de todo ese dolor que conservaba todavía dentro de él, ¿por qué nadie podía comprenderlo? Resopló, hoy, ahora, tal vez no era el mejor de los momentos para preocuparse por esto y, a pesar de ese pensamiento claro en su mente, no podía evitarlo.

Se dirigía con su grupo de asalto hasta separarse de la última parte y divisar los últimos cinco minutos de camino antes de tener que reunirse con Minato para ejecutar una de las partes del plan que este había trazado desde hacía dos días y un poco antes. Por lo menos no tenía que hacer equipo con Tokuro, si lo hacía… podían matarlos por no congeniar. Resopló audiblemente, tanto que imaginó que esto podía ser captado por el canal cerrado que estaban compartiendo ahora.

Hawkeye ha llegado al punto muerto número uno—, murmuró sabiéndose escuchado, el primer punto muerto era un sitio desde uno de los costados del sitio donde debía recorrer y encontrarse con Minato, por supuesto, allí había una persona, o dos… era de noche, pero aquellos lentes de visión nocturna que portaba le ayudaron a distinguir perfectamente aún en la sombra como su fiel amiga, se acomodó tras un árbol y tomó aquel rifle, que era su favorito para este tipo de misiones por el silenciador, la potencia y lo liviano que era –pesando apenas 3,22 kilogramos-. Era un Maverick M4A1 Carbine usado por el ejército estadounidense. También llevaba un par de pistolas en cada muslo y una en la bolsa trasera, además de una en su bota y otra en una funda en el brazo izquierdo. —El señor de las armas ha llegado— rió tras decir aquello, lo tenía en la mira, disparó, el primero cayó y, antes de que el otro pudiera darse cuenta, también estaba muerto, —dos fuera, me dirijo al frente, al este, para encontrarme con Mahk—, dijo, esto era bastante interesante y, debía recalcar, también algo divertido.

Esperaba no tener que necesitar de ese equipo de asalto que había dejado atrás… siempre en este tipo de encargos solían ser acompañados por fuerzas de reserva, estaba orgulloso de decir que muy pocas veces podían verse en acción.

Ser un Shinobi tenía su lado divertido.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Minato Hamilton el Lun Ene 11, 2016 12:21 pm

LÍBANO// JUEVES; 12:46 AM // ROPA

No pudo sino reír un poco por las palabras de Toshiro, tenía bastante claro que, si el otro lo decía, sus razones tenía, también estaba claro a través del auricular, al menos para él y su oído- el fino sonido de dos disparos a través del silenciador de una M4, una de las preferidas de Shiro para misiones de asalto… podría decirse que estaban en buen punto.

Su equipo se había dividido y ahora estaba terminando el recorrido de la soledad, cerca del este, a donde se suponía que debía llegar en menos de treinta segundo, a su derecha podía observar a un guardia, sin embargo, decidió dejarlo pasar al momento tan solo para verificar, desde las sombras, si existía algún tipo de alerta o comunicación por aquellos dos guardias, además de que le interesaba saber si había algún otro por ahí… después de todo, Minato no mataba como un tirador, lo de él era más… cercano.

El enemigo porta rifles IDF tipo Defender, israelíes—, comentó en tono muy bajo, era escuchando por sus compañeros, por los otros militares y la base, —treinta y cinco rondas, punto trescientos ocho calibre… seiscientos metros en un segundo—, comentó, estaba bien informar a los otros para que sepan a qué se estaban enfrentando. Había leído algo sobre el robo de armamento israelí en el vuelo, pero las cosas eran más reales cuando eras capaz de corroborarlas con tus ojos.

Echó al aire un suspiro y, de una funda en su pierna, sacó un cuchillo, era su arma preferida para misiones de asalto, porque se supone que todos debían tener una, o eso pensaba al ver las dagas de Oscu-chan, el rifle favorito de Shiro y la especialmente destacable katana de Nath. Rió de nuevo, no le extrañaba nada que los oficiales no les consideraran en primera instancia.

Se acercó al filo, donde tampoco había luz y, en lo que fue una fracción de segundo, tomó por detrás a aquel hombre, tapó su boca y cortó su cuello, sintiendo el peso caer hacia atrás, moviéndose la poca distancia entre la claridad y el paisaje boscoso para dejarle tras unos arbustos. Exhaló con cierta gracia, este era su trabajo después de todo.

Hawkeye y yo entraremos entonces a la fase dos del plan—, comentó, pues era capaz de vislumbrar a Shiro bastante cerca, por lo que le hizo una seña. Sin mediar palabras encontró una de las “entradas escondidas” que tenía el lugar, y que conectaba con el resto de la mansión y los sótanos, donde era más que posible los rehenes estuvieran, —dos a mis doce, uno a tus nueve, uno en custodia—, habló rápidamente, pero con mucha calma, para que el otro se alistara, la cosa era muy simple y solo se poseían muy pocos segundos para lograr que el plan saltase de fase sin ninguna complicación y, muy importante, sin ser descubiertos.

Solo por eso sacó su calibre punto cuarenta y cinco equipada con silenciador y se posicionó en esas sombras proporcionadas por la vegetación, no podía compararse con Shiro, pero, como todo buen Shinobi, tenía que saber defenderse.

Tomaré uno a mis doce y custodia—, dijo, quedará uno a sus nueve y el restante a sus doce que, con suerte, no tendría tiempo de reaccionar.

Disparó una vez, en el rostro, estaba mal, se suponía que debía ser un disparo certero a la cabeza, resopló, su cuerpo no hacía lo que él deseaba y eso era frustrante a pesar de que estuviera controlándose por obvias razones. Disparó la segunda vez, el custodia apenas pudo ver el movimiento de caída del tipo que estaba a menos de veinte metros de él antes de que recibiera una bala en el pecho y otra en la cara.

Tres, restaban nueve y seis cartuchos en reserva… estaba contado.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Nathair Blaikovsky el Lun Ene 11, 2016 1:08 pm


La información que aportaba Minato a través del auricular le dio una idea del arma, por lo que, si llegaban a dispararla hacia él, solo tendría un segundo para reaccionar; era gracioso y esperado, estos terroristas solían estar muy bien armados.

Es un poco irónico—, comentó, solo por no dejarse la oportunidad, justo antes de abordar la última fase del camino al verdadero problema. Él estaría entrando por un diagonal al oeste que podría conectarlo fácilmente con Tokuro una vez terminase su trabajo, que era de esos grandes y problemáticos, pero que tanto le agradaban.

Cinco minutos fácilmente transcurrieron y solo entonces pudo vislumbrar el fin de la espesa vegetación sin camino que había estado transitando recientemente. No había orden fijo, sin embargo, en medio de la noche, podía distinguir perfectamente tres sombras que caminaban como si vigilasen todo alrededor. Perfecto… de alguna manera esto podría ayudar mucho a la hora de completar su tarea. Chascó con la lengua lo suficientemente alto como para sentirse satisfecho con el gesto y resopló.

No era un ninja, para nada, pero había sido fuertemente entrenado en el arte de la espada por mucho tiempo, especialmente en la disciplina, el siglo y el arte de matar… porque no todo era volar cosas, para nada, Nathair comprendía, como todo buen asesino que a veces quiere serlo y otras no, que el equilibrio era necesario, y que “matar con clase” era valorado cuando eso contribuía directamente al anonimato en una misión de estas características.

Apenas sacó la katana de su vaina antes de escabullirse entre los primeros pilares, ahí había uno que acababa su vuelta detrás del área más visible, lo cual facilitó su tarea de cortar el cuello…el segundo y el tercero fueron una historia distintiva… la katana daba el poder de ser silencioso, sin embargo, no era poca la sangre que salía de alguien al ser atravesado o cortado por una hoja tan filosa que daba miedo hasta tocarla.

Chascó con la lengua y dejó salir un poco de aire de sus pulmones. Bien, tendría que ajustar un poco la potencia. Limpió los guantes con sus ropas y comenzó a caminar serenamente teniendo consciencia de los pasos que podía escuchar a su alrededor, en posición de ataque con la katana en guardia, como bien acostumbrado estaba, aquella era una extensión de su cuerpo, de su mente.

Se detuvo en el primero de los puntos que había estudiado y colocó el “regalo” que era su deber dejar, cinco metros más lejos colocó el segundo y así cada dos vigas, rodeando el espacio por fuera y asesinando a cuanto guardia se encontrase por el medio. La ventaja de venir a estas horas era que, según la lógica, los terroristas pensarían que es la hora propicia para atacar y estarían armados hasta los dientes y, por esto mismo, la policía o “los buenos” no asumirían tales riesgos de rescatar a nadie. Gran error… semejante falla en la lógica de su estratega o su jefe había desembocado en que no hubiera tanta cantidad de vigilantes como él hubiera bien podido pensar.

Chernny, estaré contigo en treinta segundos—, soltó, no hacía falta nombrar, porque, entre ellos, conocían perfectamente las formas de llamarse cada uno.

Miró su GPS, en efecto, no faltaría demasiado para llegar a la zona en la cual se había acordado se juntasen, a partir de ahí, cuando las alarmas estuvieran desactivadas, todo podía ser un poco más fácil.

Por supuesto, el concepto de facilidad no era para nada similar a lo que todos estarían acostumbrados.


Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Tokuro Yaminara el Lun Mar 21, 2016 6:56 pm

Muchas cosas pesaban en su mente en aquel momento; demasiadas para su gusto… demasiadas para gusto de cualquiera, podía pensar. Aquella noche estaba callado, mucho más callado de lo que solía estar; si se caracterizaba por ser un ser taciturno, en aquel mismo momento su automatismo pudiese quizás llegar a incomodar a muchos. Pero era mejor de esa forma, luchaba fervientemente contra si mismo para que sus preocupaciones  perturbaciones no interfiriesen en su trabajo, en ese momento, en ese lugar; si algo saliese mal por su culpa jamás podría perdonárselo.

No pronunció palabra alguna más que las estrictamente necesarias; no más que un simple y sencillo “entendido” o “afirmativo” en la ocasión que lo meritase; y seguramente quienes en verdad le conocían sabían que algo no estaba bien, pero no había nada que pudiese hacer, al menos no de momento. Su cabeza debía trabajar ahora solo por y para esa misión, después de todo, aunque no fuese una de las mayores fuerzas ofensivas del equipo, cargaba con un peso mayor por el hecho de que Elizabeth no estuviese allí. Por supuesto, ella era la mejor fuerza de ataque del grupo; y él, Tokuro Yaminara, era especialista en mantenerse en las sombras y mover los hilos para facilitar las cosas a sus compañeros. Quizás hubiese sido mejor, como en otras ocasiones, permanecer atrás como apoyo, tal y como había sucedido ya, aunque esta formación tampoco resultaba ser absoluta; como Shinobi debía ser totalmente versátil y eso lo sabía bien. Hoy estaba allí, y debía dar lo mejor de si, por eso mismo quería dejar de pensar, centrarse solo en lo que debía hacer, y en que sus acciones estén todas fríamente calculadas.

─Recibido. ─solo pronunció, la realidad era que llevaba unos ligeros segundos de retraso y eso no le gustaba, Nathair pronto llegaría al punto acordado y si no se daba prisa no estaría allí para encontrarle, eso no era bueno, nada bueno, mucho menos aún cuando contaban con él para abrirles paso hacia el interior de aquella vieja mansión. Chascó con la lengua y estiró el brazo derecho para tomarse de una de las ramas de uno de los árboles que rodeaban la edificación; uno de los más altos a decir verdad. Y la altura sería su aliada en aquella ocasión; con agilidad y habilidad se deslizó hacia arriba como si la gravedad no afectase su cuerpo, tan grácil y silencioso como un felino, tan liviano como una pluma.

Una mejor vista panorámica ayudaba sin duda alguna a aguzar su puntería, su mirada amatista se afiló al enfocarse en el primero de los guardias, y una pequeña cuchilla viajo velozmente hacia el punto más vital de aquel sujeto, su cuello, y el hombre cayo sin siquiera notar que estaba muriendo. No, simplemente había muerto en el acto. Uno menos. Y el segundo lo tenía prácticamente debajo de si, por lo que se dejo caer sobre él para montarse en su espalda y cortar su cuello  con rapidez. Sin embargo esto otorgó un pequeño margen de error; sabía que aunque la oscuridad fuese su aliada, el tercer hombre que tenia ahora en frente captaría el movimiento irregular en su compañero, así que desenfundo el arma y con reflejos quizás heredados un poco de su gemelo disparó, justo entre las cejas.

─Despejado. ─pronunció apenas, acercándose rápidamente hacia el panel que estaba al lado de la entrada en donde una luz en verde indicaba que la alarma estaba encendida, y muy seguramente las cámaras también. Lo ideal sería silenciar la alarma e interrumpir el suministro de energía eléctrica par que la oscuridad siguiese siendo su aliada aún dentro de la mansión, sin embargo esto costaría quizás, el que estuviesen anunciando su presencia a los que se encontraban dentro; eso si su inteligencia era lo suficientemente afilada para fraguar tal idea.

Pero primero lo primero. Cuando vio a Nathair acercarse por donde sabría que debería aparecer, le hizo un par de señas y seguidamente se dedico a buscar en la riñonera que rodeaba su cintura, un par de piezas que necesitaba para armar el pequeño dispositivo que le ayudaría a infiltrarse en el mecanismo de aquel panel. En pocos segundos se había logrado conectar y sus dedos trabajaban velozmente como solían hacer; 6 segundos y estaba listo,

─Alarma fuera. ─anunció, ahora el campo estaría un poco más liberado para sus compañeros en la otra punta así como para ellos mismos. Lo siguiente, ingresar dentro de la construcción, y encontrarse con lo que se suponía sería esperado encontrar…

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Toshiro Yaminara el Jue Mar 24, 2016 1:58 pm

Las circunstancias eran bastante extrañas si se ponía a considerarlo, porque todo estaba raro… el hecho de que él se estuviera divirtiendo matando gente con su rifle no quitaba que se percatase de ciertos detalles, pero esos ahora mismo no le representaban lo más mínimo, es decir, él solo quería partirle la cara a su gemelo varias veces, echárselo todo al rostro, decir muchas cosas que se tenía guardadas, pero no podía, claro que no.

Yei, yei señor… uno a mis nueve, uno a tus doce, enterado—, habló con algo de sarcasmo al escuchar a Minato en su cabeza, precisamente porque estaba pensando en ese tono más que nada. Apuntó cuando vio caer al primero, disparos de pistola, el rubio era bueno con ellos a pesar de que realmente nunca lo había visto especializarse en nada. Disparó, una, dos, suficientes para dejarles el paso libre de guardias por el momento, —Mahk, hoy estás un poco desviado—, murmuró, había notado esas vacilaciones casi con la misma precisión que el silencio de su gemelo mayor. Resopló.

Caminó desde las sombras, percatándose de que no hubiera ningún sonido a su alrededor más que el de su compañero y luego corrió hacia la siguiente posición, justo antes de entrar a la casa, allí encontró a Minato.

Bien, entonces, fase dos iniciada—, murmuró con una sonrisa mirando al rubio, acomodando su postura con el arma antes de entrar a la casa.

Miraba los pasillos, eran lujosos, por lo que no podía evitar pensar en muchos chistes malos que seguro eran impropios en estas circunstancias, pero eso para nada le importaba, o al menos no lo hizo hasta que escuchó, en su cabeza, la voz de Tokuro anunciando que las alarmas ya estaban apagadas. Silbó por lo bajo, eso daba muchas libertades, era bueno, pero ni loco se lo agradecería, era su trabajo, después de todo… y si, aún con mil cosas en la mente, no eras capaz de cumplir tu labor, entonces lo mejor era que, desde un inicio, ni siquiera te dignases en venir aquí.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Minato Hamilton el Jue Mar 24, 2016 2:27 pm

Era seguro y tan claro como el agua que, alguien que le había enseñado a perfeccionar su tiro, se daría cuenta muy rápidamente de las fallas en el mismo, por eso solo pudo mirar en la dirección en la que Shiro estaba con algo de resignación, ironía y sarcasmo mezclados en una mirada que, ciertamente, dudaba él pudiera ver en la oscuridad. Sin embargo, ese no era el punto focal al momento.

Gajes del oficio Hawkeye—, murmuró con calma para posicionarse la entrada de aquel pasillo, a la espera de su compañero, escuchando claramente lo que Tokuro decía por el auricular, —genial Oscu-chan, estamos entrando entonces—, soltó con cierta alegría.

Para Minato había muchas cosas claras desde el primer contacto con las personas que coordinaban esto desde lejos. Uno, el gobierno de ambos países les había contratado, pero, dos, estas personas no confiaban en eso y, tres, mucho menos confiaban en sus habilidades al ver la extraña manera en la que tomaban las cosas los pasados dos días, pensó él, mucho menos al ver como reaccionaban estando, precisamente, en medio de una misión.

A pesar de escuchar el conteo de muertos, las entradas libres, las alarmas desactivadas, la opinión de rareza de esas personas no cambiaría hasta que no materializaran el objetivo general, y los cuatro específicos, que les habían traído aquí en primer lugar. Bueno, uno ya estaba hecho, “alarmas fuera” le llaman.

Entraron a la casa, pasillos de techos altos, si desde afuera le parecía una mansión al más puro estilo occidental, pero muy bien cubierta, por dentro poseía esos brillos únicos. Resopló, escuchó dos cosas, dos tipos de paso diferentes, por lo que detuvo a Shiro en su andar y se orilló. Al parecer ellos no sospechaban nada, fueron dos personas caminando como si nada para entrar en un pasillo continuo, hablaban en árabe, pero pudo distinguir algunas frases porque, en este negocio, si había un idioma que debía dominar a parte del inglés, debía batirse entre el chino, ruso o árabe, para ocasiones como estas, en el último, él no era muy ducho, pero algunas cosas sabía.

Están hablando de lo que harán mañana—, murmuró, pronto desaparecieron en el pasillo, por lo que Minato comenzó a repasar el mapa de la casa que se había estudiado a rajatabla en su mente, estaban en un pasillo recto en una de las entradas, por lo que, al llegar al final de ese pasillo, debían transitar el mismo camino por el que aquel par acababa de viajar para intentar llegar a una de las entradas que, finalmente, conducirían a los sótanos. O así era, en teoría. —Sígueme—, murmuró lento y bajo, más la seña que el sonido, teniendo la pistola en su mano, capaz de accionarla cuando fuera necesario.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Nathair Blaikovsky el Jue Mar 24, 2016 2:48 pm

A veces era franco decir que podía captar muchas cosas, como de otras no podía darse ni cuenta, por lo que, mejor era tener la cabeza metida en lo que estabas haciendo y así evitar cualquier contratiempo que, en esta situación, pudiera poner en peligro, no solo tu vida o la de los tuyos, sino de muchos implicados más a los alrededores.

Al llegar al punto acordado y ver a Tokuro, procedió a colocar los dispositivos asignados para esa zona, que eran unos pocos, los siguientes serían colocados dentro de las paredes de esta gran casa con aspecto opaco de mansión, se acercó al pelinegro vigilando el perímetro, pues el siguiente paso era adentrarse en dicha estructura, él debía colocar las bombas, pero ambos debían servir como plan b en caso de que el grupo que “mataría a todos los posibles” entiéndase Minato y Toshiro, tuviera una desviación en sus planes.

Chernny… luego hablaremos de eso, pero, necesito que tu cabeza esté aquí—, murmuró a su compañero dando una palmada en su hombro para luego acercarse a una de las entradas y dio sus primeros pasos en la gran casa. Su katana era una extensión de su cuerpo y siempre le trataba como tal, había aprendido a evitar las balas con ella, a controlarla, a controlar la presión. Era extraño. Dio varios pasos más, llegando a una especie de pequeña sala común, —según el mapa, nos falta más de media casa para llegar a los rehenes, pero es crucial cumplir con la otra parte—, murmuró, era un poco frustrante no poder divertirse tanto como quisiera explotando cosas, tener que pensar en otras personas, era una flojera. Exhaló con ligereza tomando una barra y colocándola en una parte poco visible, en el suelo, en el rodapié. Sonrió, pero esa sonrisa se esfumó al escuchar varias voces hablar en inglés, lo cual era raro considerando el lugar en el cual se encontraban, pero eran tantas que no podía identificar muy bien sus mensajes, algo sobre la reunión, los planes, los rehenes, un diálogo normal, pero eran unos cinco o seis, tal vez más, pero no superiores a ocho, y se dirigían hacia ese preciso lugar, quizá saldrían.

Qué problema, aunque, sinceramente, era obvio que, tarde o temprano, algo así pasaría.

Entonces, en situaciones como esta, ¿cómo sabes quién es bueno y quién no?, ¿cómo sabes a quien matar?, grandes interrogantes a las que, desde hace un tiempo, dejaba de buscarles respuestas.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Tokuro Yaminara el Dom Mar 27, 2016 9:11 pm

Si había alguien allí que pudiese jactarse de conocerle demasiado, ese mismo era Nathair; él, su mejor amigo, que presumía ser capaz de poder entender que había detrás de cada uno de sus suspiros. Podía leer sus gestos con tanta precisión que hasta llegaba a ser gracioso. Por eso suspiró ante aquellas palabras cargadas de obviedad y ante la suave palmada sobre uno de sus hombros; debía mantener su mente solamente ocupada en este asunto por el momento, él lo sabía bien, por eso mismo había pasado cada uno de los segundos anteriores reprochándose la inestabilidad interna que estaba sintiendo.

Los alrededores se sentían silenciosos, quizá un tanto más de lo que se esperase pudiesen estar. Por supuesto no sería una misión de alta complejidad si las cosas se diesen tan dócilmente; siempre había un pequeño margen de error, siempre podría surgir un imprevisto. ¿Lo sería este acaso? Cuando escucho aquellas voces acercarse a ellos pudo notar de inmediato como su amigo y compañero se veía alertado ante ello. ¿De dónde venían? ¿Hacia dónde iban? El mayor problema era que, claramente, se estaban acercando a ellos. Eso dejaba solo un par de opciones; o bien retrocedían hacia el exterior o bien les hacían frente… ¿Cuál deberían tomar?

─ ¿Tienes las bombas de humo? ─podría servir para una rápida y magistral huida, pero en este caso, si se contase con ellas serían más bien un factor sorpresa que si bien alertaría al enemigo, lo dejaría confundido por pocos segundos que ellos deberían aprovechar para acabar con ellos─ Contacto con posibles puntos negativos en diez segundos. ─declaro por el canal privado, casi en un susurro, a medida que se acercaban sus voces se hacían más claras, tocando un tema que ciertamente era el que les incumbía; quizás fuesen aliados encubiertos de aquella organización criminal, pues, ciertamente, ninguno de ellos parecía estar siendo forzado a nada.

Fue entonces que algo le sorprendió de todo aquella, estando más cerca podía distinguir una de las voces en particular; le había oído quizás en alguna conferencia. Uno de esos hombres era uno de los diplomáticos que se suponía que eran rehenes de aquella organización, el norteamericano para ser más precisos. ¿Qué estaba sucediendo? Las cosas parecían complicarse de pronto, quizás la suerte ya estuviese echada… quizás no…

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Toshiro Yaminara el Miér Mar 30, 2016 3:45 pm

Esta casa era impropia del lugar en el que se encontraba, pero claro, era común considerando el tipo de sociedad del país en el que se desenvolvían, por supuesto, el albino no dudaba que esta gente tuviera sus grandes casas por todas partes en el territorio, es algo demasiado normal para los “dictadores” y “terroristas”. Chascó con la lengua y, con mucho ánimo de deshacerse de todo esto, entonces escuchó los pasos y se puso alerta, delante de él iba Minato, porque Minato tenía buen oído para estas cosas, y, porque Minato se conocía esta casa de cabo a rabo, no dudaba un segundo de eso, pues el rubio tenía esa capacidad de aprender ciertas cosas que parecen triviales, pero son realmente importantes.

Le siguió tal cual decía, en momentos as´, en contra de su voluntad, lo mejor era no hablar, porque podías ser fácilmente delatado. Al cruzar el pasillo se encontraban algunas puertas cerradas, debían tener cuidado porque, vamos, la gente podía salir de ahí en el momento menos esperado. Sn embargo, antes de darse cuenta, ya estaban frente a una puerta específica, había escuchado de ella, y no hacía falta preguntar demasiado para darse cuenta de lo que era.

Esta puerta llevaba a las parte más bajas de la casa, considerando la información suministrada por los informantes, a partir de aquí comenzaba la verdadera misión, debían rescatar a los rehenes, ese era el general. Resopló.

Bien, yo cuido tu espalda y tú la mía Mahk—, murmuró algo bajo, era obvio que todo lo que dijera era escuchado por el canal de transmisiones pero no era como si realmente eso le representase algo o si quiera le importase. Tomó el pomo y lo giró con curiosidad, porque, para su sorpresa, la puerta estaba abierta, y desde allí solo notaba escaleras y una iluminación un tanto mala, —un hermoso desafío—, rio, la visión nocturna sería su amiga a partir de ahora, por eso se adelantó al rubio para comenzar a bajar, después de todo, él tenía el arma con más municiones, en caso de tener que salvar sus traseros y poder salir de aquí.

Por supuesto, al entrar, en el ambiente había muchos aromas mezclados, tantos que no podía distinguir uno de otro, pero podía intuirlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Minato Hamilton el Miér Abr 06, 2016 8:33 pm

Huele a sangre—, murmuró más por reflejo que absolutamente otra cosa.

Si, ese era uno de los variados aromas que se podían distinguir al sumergirse en lo que había tras la puerta, en comenzar a bajar las escaleras detrás de Shiro, ceniza, sudor, humedad y más sangre, una hermosa variedad de ella. Resopló con desgana, a veces era un poco inmundo hacer esta clase de trabajos, sin embargo, era solo eso, uno de sus últimos, podía pensar con notable claridad.

Fueron bajando las escaleras, y mientras más abajo llegaban, el olor a sangre se hacía más pronunciado, hasta que pudo distinguirlo en medio de la oscurana y los colores verdes de la visión nocturna, un montón de pedazos, una fetidez pronunciada. Le hizo una seña a Toshiro para que continuara y tomó una pequeña linterna de bolsillo para alumbrar esa parte. Era una perna, un brazo, otra perna en otra parte, un torso de hombre, esas extremidades eran suyas, y al fondo una cabeza. Resopló con fuerza, el rostro estaba algo golpeado.

Hemos encontrado un cadáver… mutilado—, murmuró, —hombre, castaño, a juzgar por la unión de todo, un metro ochenta, castaño, europeo, no más de cuarenta—, continuó en voz muy baja, el hombre estaba desnudo, —manos y pies sin dedos—, él tenía guantes, por lo que se acercó a la cabeza, con algo de desgana, y la movió, —barba, faltan algunos dientes—, las palabras se hicieron más quedas, —a juzgar por el olor, no tiene más de treinta horas muerto—, se levantó y miró al albino, estas cosas, sin importar cuántas veces las viera, siempre era complicadas de asimilar.

Exhaló ligeramente y apagó la linterna, el estudio al terreno había arrojado, así como los informantes, que los rehenes estaban en este sitio, si, pero en unos lugares más adelante, por lo que no dudo en seguir el camino marcado en su cabeza, hasta encontrar dicha puerta que, extrañamente, no estaba custodiada.

Cincuenta-cincuenta—, susurro, Toshiro podría entender que se refería a que esto bien podría ser una trama, porque no había nadie cuidando el sitio, o simplemente ellos se habían confiado demasiado. Con su arma en mano tomó el pomo de la puerta y lo giró, más sorpresa se llevó cuando la puerta se abrió, nada pasó, salvo muchos sonidos de temor desde dentro. Escudriñó con sus ojos los alrededores y luego volvió a tomar la linterna para alumbrar adentro, dándose cuenta entonces de que habían personas allí, con un brillo en sus ojos bastante temeroso, sucias, golpeadas, malolientes. Podía contar doce de ellos, más uno que estaba al frente eran trece, faltaban dos. —Hemos venido por ustedes, ¿dónde están los dos que faltan?—, preguntó con serenidad, alzando las manos, indicando que “venían en son de paz” o algo así.

El israelí está muerto, al americano no lo vemos desde que nos trajeron aquí—, alguien habló en un inglés algo golpeado, sonaba más como español, pero eran cuestiones de acento.

Resopló… eso solo quería decir una cosa.

Cincuenta-cincuenta—, comenzó, acercándose a los rehenes, —uno está muerto, el otro es un traidor—, continuó, caminando entre las personas, —vamos a sacarlos de aquí, pero necesito que pongan hasta lo último de sus fuerzas en esto, y no hagan nada que no les indiquemos—, señaló, para él era fácil dar algo de calma en estas circunstancias, estaba en su esencia o algo así, aunque era un poco intimidante, porque todos aquí era mucho mayores que ellos dos, y parecían tener eso en cuenta a la hora de confiar sus vidas.

Los ojos eran la ventaba del alma, o algo así decía el dicho, el poema o de dónde fuera que había salido eso.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Nathair Blaikovsky el Vie Abr 08, 2016 6:48 pm



Inhaló y exhaló con suma serenidad, más que nada para concentrarse, él era del tipo que necesitaba un respiro para entrar en sintonía y si, amaba explotar cosas.

No creo que algo tan obvio sea útil justo ahora—, susurró, estaba escuchando las palabras del otro grupo por la vía directa, pero, sinceramente, justo ahora tenía cosas más importantes por las cuales preocuparse.

Tomó la katana por el mango, estaba firme en su vaina, y el wakizashi también, inhaló de nuevo, no había mucho para esconderse, pero meterse tras los muebles era algo provechoso en este tipo de casos. Notó como las voces se hacía más fuertes. Tomó un brazo de Tokuro y le empujó hacia atrás, esto era malo, personalmente malo, porque Tokuro estaba fuera de sí y Nathair lo sabía, de lo contrario algo como ese empujón era innecesario. Chascó muy bajo con los dientes. Él también había logrado reconocer esa voz y, justo cuando las palabras de Minato llegaron a sus oídos, entonces todo se volvió de un solo lado, de una sola manera.

Chernny… a partir de ahora, tú y yo somos el señuelo—, murmuró, el pelinegro podría escucharle por el auricular, —tengo que colocar bombas en la otra mitad de la casa, o al menos en una parte—, continuó, —necesito de ti—, se puso un poco más serio y resopló, aún quedaban bombas de camino, pero seguía con la mano en la empuñadura, las personas estaban llegando, tenían armas de fuego, de eso estaba seguro, a pesar de que no se vieran así, —diez segundos Chernny, tú a la derecha, yo a la izquierda—, resonó aquello en su mente sacando apenas unos centímetros, dejando ver el fino y destructivo metal.

Tres, dos, uno, acción.

O algo así, al ver a los objetivos, aún con todo el peso que llevaba encima, para él era fácil moverse y matar, después de todo, lo quisiera o no, en términos científicos, para esto había sido fabricado.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Tokuro Yaminara el Sáb Abr 09, 2016 7:25 pm

De un momento a otro; en cuestión de tan solo unos pocos segundos, las cosas parecían hacerse más claras de pronto. Un proceder siniestro comenzaba a hacerse visible, dejando muy a la vista lo podrido que podía estar el mundo… y las personas mismas. Pero desgraciadamente no era algo de lo cual pudiese sorprenderse enormemente; había visto cosas como esas antes, y en algún punto siempre terminaba siendo esperable. No porque fuese adivino, sino, porque tantos años en la labor le habían enseñado a no verse del todo sorprendido por tales circunstancias.

¿Y porque estaba él allí? ¿Por qué tenía que seguir viendo más de lo mismo una y otra vez? Aquellas preguntas se formularon en su mente de forma inesperada. Por supuesto él no estaba en su mejor forma, y no lo había estado hacía días ya… desde que había cumplido los 4 años de edad su vida había dado un giro inesperado, y en realidad él no había estado para nada conforme con ello. Pero no había nada que hubiese podido hacer, y con el tiempo simplemente había dejado de luchar.

No estaba en condiciones, lo sabía él; lo sabían todos. Pero Shinobi no perdonaba, no ofrecía concesiones… su propia vida había dejado de pertenecerle hacía bastante tiempo ya, y no había nada que pudiese hacer al respecto ¿o sí? No estaba seguro de poder aguantar mucho más. No cuando a cada paso parecía cuestionarse tanto las cosas…

Y un tirón le sacó de ese pequeño lapsus; Nathair aún mantenía los pies sobre la tierra. Fuese lo que fuese, lo que menos quería era ser una carga para su amigo en ese momento, tenía que centrarse en su eje, al menos medianamente. Y primero lo primero; dando un par de pasos se escudo tras una alta cómoda, con un pequeño mecanismo que activo moviendo apenas sus dedos, bajó el par de dagas que permanecían ocultas en sus mangas. Lo sabía, no habría más remedio que enfrentarlos y tal como había dicho el castaño ellos eran ahora la carnada; o más bien él, puesto que Nathair aún tenía la tarea de colocar las bombas que darían cierre a la misión de rescate.

─En orden de prioridades, tú debes adelantarte para continuar sembrando los explosivos. Así que te propongo esto… ─hablaba muy suavemente, tanto como podía para que aquellas personas no advirtieran su presencia antes de tiempo─ Seré el señuelo y la distracción que te permita pasar; pero debes ser muy rápido, no hay tiempo que perder. ─estaba decidido, por supuesto, si había alguien que no era indispensable entre los cuatro ese era él mismo. ¿Qué importaba si eran muchos para él? ¿Qué importaba si salía herido? Eran gajes del oficio después de todo; ni más ni menos, y a pesar de que renegase de ello tantas veces, lo había aceptado hacía mucho tiempo atrás. Quizás todos estuviesen donde estaban por alguna razón…

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Toshiro Yaminara el Vie Abr 15, 2016 9:46 pm

Nathair era un estúpido… esa era la única manera que tenía para pensar en él justo, porque estaba hablándole a Tokuro con tantos cariños, con tantas consideraciones… si por él fuera, Tokuro debía cumplir su papel a cabalidad, sin embargo, estando al pendiente de donde estaba, de lo que había regado en el suelo, de las personas que aparecieron… sí, tal vez Toshiro estaba tan descolocado como sabía que lo estaba su hermano, pero por razones ligeramente diferentes, con un punto en común, por supuesto. La vida era rara.

Chascó con la lengua, a estas alturas, rifle en mano, no escuchó ni media palabra más de lo que dijo Minato, se distrajo, y eso estaba mal, muy mal. Exhaló con mediana fuerza para seguir el camino hasta algunas personas que no podían levantarse por sí solas y les ayudó. A estas alturas estaban más cerca desde su punto.

Habla Hawkeye, grupo uno y grupo dos avancen cincuenta por ciento del perímetro, grupo dos, fragméntese y espere en las inmediaciones sin ser vistos—, esas órdenes eran para su grupo, pues estaban más cerca que los otros grupos, y ellos dos no podrían cargar solos con esta gente en tales condiciones. —Grupo dos, tres de ustedes esperen en primera línea—, murmuró, sería escuchado claramente, estos micrófonos eran realmente buenos.

Volvió a exhalar y se sacudió, esta gente olía terrible, pero ellos no tenían la culpa, no, ellos estaban aquí por querer hacer algo bueno por otro, sobre todo porque nadie más se atrevía a cruzar estas líneas. Por eso, se aseguraría de que todos llegaran sanos y salvos, pudieran ir a un hospital y, tan pronto como quisieran, pudieran volver a hacer lo que mejor sabían.

No como los traidores, por supuesto.

Se dejó llevar un poco por el ritmo, ciertamente esto estaba demasiado maloliente, al ayudar a las personas a levantarse tomó su posición a la vanguardia, al menos así sería hasta que llegaran al pasillo del cual habían venido. Al recorrer dicho pasillo en la oscuridad y llegar a las escaleras se detuvo.

Escaleras adelante—, murmuró con calma y comenzó a subirlas más rápido para ponerse al frente y ver que no hubiera nadie a las afueras, entreabrió la puerta, solo un poco, y vio a dos tipos, —alto—, dijo, muy bajo, sabía que Minato escucharía.

Los tipos estaban a tres metros, tenía menos de diez segundos, así que acomodó el rifle por el borde y apuntó a sus cabezas. Primer disparo, uno fuera, antes de que el otro pudiera notarlo, también estaba muerto.

Dos fuera, sigamos—, comentó para abrir la puerta y avanzar esos tres metros entre los cuerpos y situarse al borde del pasillo, vigilando que no hubiera nadie, ciertamente, tenía el presentimiento de que terminaría en otras partes luego de esto. Se movió al cruzar el pasillo, y poco a poco comenzó a darse cuenta de que el territorio estaba despejado.

Supongo que están haciendo un buen trabajo allá—, susurró, él se entendía.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Minato Hamilton el Dom Abr 17, 2016 10:12 am

Él podía notarlo, había ese tipo de tensión en el ambiente que resultaba ajena a todo lo que estaba pasando aquí, él era, bueno, lo era, pero, no hacía falta ser genios para estar claro con eso. Exhaló con fastidio para ayudar a las personas desde atrás a moverse, ellos estaban en muy malas condiciones.

Baa-chan, Oscu-chan, llegado el momento, las bombas son secundarias, quiero que ambos salgan con vida de aquí—, dijo con mucha claridad, hablando personalmente, no con sus nombres de misión, ellos eran su familia, y si rescataban a los rehenes entonces la mayor parte estaba hecha.

Llegaron a las escaleras y atendió rápidamente lo que Shiro decía, detuvo su andar y con él buscó que todos se detuvieran, alargando sus manos, en esta oscuridad ellos no podrían ver demasiado, si no nada. Shiro era bueno para disparar, prueba de ello escuchar los dos disparos consecutivos y un par de palabras serias, resopló con fuerza para moverse, llevaba consigo, ayudando a caminar, a una mujer que parecía tener una pierna fracturada, era su turno de ayudarla.

Para subir las escaleras fue un ligero suplicio, pero estuvo peor cuando llegaron arriba, la incertidumbre. Revisó su GPS, en él estaban registradas las señales de los otros escuadrones y de sus compañeros, chascó con la lengua.

Tengo un mal presentimiento—, murmuró, sería escuchado, pero eso no importaba.

Shiro había movilizado a su grupo, así que él debía hacer lo propio.

Aquí Mahk, quiero que el segundo grupo de A-Boom se mueva a la primera línea tan rápido como pueda y se reparta alrededor, el segundo grupo deberá avanzar al primer alcance de igual manera—, sus palabras salían con calma, porque era esa su estrategia, visualizándolo todo como un tablero de ajedrez que, de alguna manera, había cambiado su juego en un par de segundos.

Siguió con la vista a Shiro, ellos no estaban muy lejos de la salida, pero ese no era el problema, el problema eran sus compañeros.

Sacaremos a los rehenes en dos minutos—, comentó, —el segundo grupo de Kuro, quiero que avancen cien metros y tomen posiciones de tiradores, el primer grupo mantenga su posición y prepárense para recibir a los rezagados—, ¿cómo sabía él que terminarían por salir por ese lado?, era simple lógica, ellos irían por donde creyeran que los invasores estaban, así era esta gente.

A estas alturas estaban a nada de rescatar a los rehenes, y según las palabras de Toshiro iban por buen camino, por lo que su mal presentimiento se estaba intensificando más y más con mucho sentido. Al cruzar el pasillo estaban a menos de cien metros del bosque.

Hemos llegado a la primera línea—, escuchó en su auricular, seguramente eran los integrantes del grupo de Toshiro, eso estaba bien, pronto los suyos estarían más o menos igual. Un minuto, tan solo un minuto más y todo podría estar bien.

Sin embargo, desde atrás pudo escuchar varios pasos, al parecer se acercaban algunas personas.

Un grupo a treinta segundos—, comentó con rapidez, él hizo que todos se apresuraran en la caminata y llegaran al otro lado del marco de la puerta, —Hawkeye, son tuyos—, habló y se apresuró con la rehén a la que ayudaba. A la distancia pudo ver a los tres soldados salir, los otros estarían por llegar en muy poco. —Los rehenes han hecho contacto con el grupo de la línea frontal, se prepara el protocolo de la tercera fase del rescate—, anunció, era algo más o menos aprendido de memoria, lo justo.

Unos diez segundos después llegaron otros miembros de los escuadrones, lo cual le tranquilizó mucho, en especial porque él tenía otra cosa en mente para hacer. Toshiro se encargaría de aquel par, o eso supuso.

A-Boom, Kuro, ¿cuál es su estado?—, preguntó, cuando entregara al último rehén para él estaría claro que su parte en esto habría finalizado, ahora venía lo más importante luego del trabajo, él tenía que hacer, fuera como fuera, que su familia regresase completa a casa.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Nathair Blaikovsky el Lun Abr 25, 2016 12:22 pm



La katana era una extensión de su brazo, era parte de él mismo. Su entrenador siempre se lo había recalcado, el fino arte de la espada era así de simple.

No quiero que menciones eso—, habló de manera tajante mirando de reojo a Tokuro, estaba siendo sincero en sus palabras, —tú y yo somos la carnada, puedo encargarme de las bombas luego de matar a estos—, murmuró, el elemento sorpresa eran solo tres segundos, por lo que los aprovechó para usar la fuerza fuertemente contra el primero del grupo y tan solo mirar la sangre, era propio de una katana, cortar; la fuerza con la que le asaltó fue suficiente para dejarle sin vida, el estómago había sido atravesado, de allí varios órganos importantes. Cayó y, antes de que los otros pudieran reaccionar, él siguió cortando.

Apretó los dientes, esto era difícil, porque estaba demasiado consciente de su situación y de lo que, dentro del objetivo general, era su propia misión.

Entendido, capitán—, murmuró ante las palabras de Minato, ciertamente eso era un descanso, pero no lo admitiría, no quería que las cosas las pensase como sencillas. —Chernny, quiero que liberes espacio al frente, llegado el momento, puedo dividir la carga en dos grandes partes y, por la construcción, hacer que esto caiga sin necesidad de recorrer el resto de la casa—, dijo para deshacerse de otro tipo, a esas alturas estaba escuchando mucho árabe, muchas personas gritando, y eso era malo, muy malo, —vienen muchas personas aquí—, soltó, de alguna manera estaba algo aliviado de que los rehenes ya estuvieran en contacto con los rescatistas del ejército, pero esto, al menos para él, para ellos, tal vez no hacía más que comenzar.

Se dejó ir hacia abajo al terminar con aquel sujeto y se metió entre ellos, guardando la katana y sacando una pistola, disparando al frente, a uno que estaba a punto de hacer lo mismo con su rifle. Se metió entre el cuerpo, si mal no recordaba, al final de este pasillo había una conexión a un sótano sin entrada, en donde estaban las bases de la casa, si podía tirar la mitad de la carga allí, entonces la mitad del trabajo estaba hecho.

Chascó con la lengua, no tenía mucho tiempo cuando tuvo que disparar de nuevo detrás de sí antes de disparar mucho al suelo para abrir un hueco en el lugar indicado y darle con el pie, pero no pudo hacer mucho más cuando vio lo que vio. Su respiración era muy fuerte, aunque intentaba controlarla no podía, y eso a estas alturas ya no importaba. Su mejor amigo, su hermano, estaba peleando fuertemente con la cabeza en otra parte, Nathair lo sabía perfectamente, y no podía dejarlo solo con eso. Él no era de ese tipo, no era un asesino a sangre fría en toda la regla. Él no podía dejar a sus amigos, a su familia, atrás.

Disparó a un tipo que estaba tras Tokuro, él no era como Toshiro con la puntería, pero todo Shinobi debía saber disparar si quería salir a la calle a realizar misiones, era parte de los requisitos. Juntó más los dientes, mientras que con una mano apuntaba y disparaba, con la otra abría el cierre del bolso de bombas. Bajó el arma y tiró al menos ocho allá abajo. Eso sería suficiente para ese punto.

Cambió el cartucho y siguió disparando.

Hay al menos ocho personas más—, dijo, necesitaba informar a los otros de lo que pasaba aunque fuera un poco. Ellos eran la carnada, después de todo.

Uno se le lanzó encima y, al cabo de algunos segundos, pudo romperle el cuello satisfactoriamente, pero veía a un sujeto en el piso moverse y tomar una de las armas de los muertos, era él, aquel diplomático que aún estaba medio vivo, a quien él había rasgado en primer lugar. Chascó con la lengua al ver a dónde apuntaba, un sitio donde Tokuro no podía defenderse, ¡demonios!, ni siquiera podía darse cuenta.

Y lo empujó, empujo a Tokuro con todas las fuerzas de su corta carrera al tiempo que el mismo disparaba… entonces dos impactos se escucharon en el salón. Y una sensación de vacó y adrenalina le recorrieron al mismo tiempo que unas terribles arcadas.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Tokuro Yaminara el Sáb Mayo 07, 2016 4:17 pm

Sin lugar a dudas era peligroso trabajar de esa forma; había sido una total mala idea desde un principio. Pero fuese lo que fuese, así había debido ser después de todo. No era un buen momento para ponerse a pensar en eso, ni tampoco para discutir demasiado del como deberían proceder. Nathair se negaba a dejarlo solo, y lo entendía; él en su lugar daría la vida por su familia, por cada uno de sus amigos y compañeros… incluso por su propio hermano, a pesar de que éste solo tuviese para él frías miradas de desprecio.

─Boom-chan…─tan solo alcanzo a pronunciar ese apodo que cariñosamente le había puesto alguna vez, hacía muchos años atrás. Había recibido una rotunda negativa y podía entenderlo, el castaño no perdería el tiempo; antes de que pudiese mover siquiera un dedo le vio abalanzarse sobre el primer enemigo, y entonces el sonido de la carne siendo cortada… el quejido de aquel sujeto que había osado traicionar a su nación y a sus compañeros, las gotitas de sangre bailando danzarinas en el aire.

Desde el otro lado su capitán y querido amigo les reprendía, quizás ninguno de los dos estuviese bien después de todo. Sin embargo Nathair tenía ahora una fuerte razón para querer luchar, para mantenerse con vida, en cambio él… ¿tenía alguna acaso? ¿Había alguien que le esperase? ¿Alguien… que le necesitase? Todo parecía cambiar cuando se sentía no ser indispensable en la forma en que quizás había comenzado a desear serlo.

─Entendido. ─fue todo lo que respondió, iniciando carrera hacia el sujeto que estaba detrás del que había atacado el castaño en primera instancia, interceptándolo antes de que lograse su cometido de dispararle a Nathair como claramente tenía pensado hacer. Un par de cortes en el pecho y su vida se esfumo con facilidad; sus manos comenzaban a teñirse del mismo carmesí; el olor a sangre se hacía presente en el ambiente. Y entonces todos comenzaron a gritar y a alborotarse; como un tanque se abalanzó hacia ellos apartándolos del camino de su amigo, empujándolos cuanto pudo, esquivando sus improvisados ataques con toda la agilidad de la que su cuerpo era capaz.

No haría acotación alguna, no había mucho que decir. Escuchaba con claridad las palabras de Minato en su oído y su voz quizás fuese como una pequeña luz al fondo de un pasillo oscuro, era una guía, a pesar de que no estuviese hablándole directamente a su persona. Un corte aquí, otro allá, aquellos hombres se abalanzaban contra él seguramente viéndolo menudo y enclenque. Grave error. Cuando uno de ellos quiso atacarle por la retaguardia se valió de los hombros del que tenía en trente para tomar impulso y saltar sobre este hacia su espalda, usándolo como escudo ante el cuchillo que el otro empuñaba en su contra.

Ocho más, su compañero lo había dicho, ¿tendría las energías suficientes? La verdad era que su cuerpo había estado actuando prácticamente por su cuenta en base al instinto que había adquirido en los largos años de entrenamiento que había debido transitar; su mente, quizás no estuviese allí en ese momento, no del todo; no lo suficiente para advertir que alguien apuntaba por su espalda… justo al centro de su nuca.

Su cuerpo se congeló cuando escuchó aquellos dos disparos. No había visto en realidad quien los había hecho ni quien los había recibido, pero comenzó a quedarse sin aire… era una mala señal. Y al girarse le vio… cayendo al suelo, bañado en sangre; más de la que hubiese deseado ver. Y sintió su corazón detenerse por un instante.

─Na… ─ni siquiera fue capaz de pronunciar su nombre; al verle caer una rabia incontrolable comenzó a invadir su cuerpo de pies a cabeza, detrás de él estaba el culpable, aquel sujeto moribundo al que no dudo en lanzarle unas 3 de las pequeñas cuchillas que llevaba en su cintura. En su mano, en su frente y en su hombro; y no pensó en nada más, cegado por la rabia ataco con mayor violencia a los que aun seguían allí dando lucha y a los que vinieron después, en una guerra a muerte en la que ocho contra uno parecía una exagerada desventaja. Pero Tokuro era un Shinobi después de todo, ¿Qué sería de la agencia si su personal fuese vulnerable? No, nada de eso.

Se llevo unos cuantos golpes, rodillazos y más de tres balas rozaron su rostro incluso su nuca, dejándole raspones en distintas partes del cuerpo y la ropa desgarrada, el chaleco repleto de hoyos; el vidrio de sus anteojos totalmente quebrados. Poco importaba cuanto doliese si iba a perderle, no, eso dolería más que cien cuchillas clavándose en su pecho.

Y cuando el último de los hombres cayo a sus pies se dejo caer en el suelo, exhausto adolorido; peor ignorando todo aquello para acercarse al cuerpo inerte de su amigo. Sus labios se entreabrieron pero no fue capaz de emitir más que un solo quejido. Y lo tomo en sus brazos como pudo, en ese momento todo se desvanecía… su rabia, su capacidad de claro raciocinio… y parecía un niño aferrándose a una parte de lo que más amaba. Invadido por la desesperación… sus ojos comenzaban a inundarse lentamente.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Toshiro Yaminara el Sáb Mayo 14, 2016 6:50 am

Todo había salido perfecto, es decir, lo más perfecto que esto puede salir si se habla de este tipo de situaciones. Resopló cuando Minato identificó a la distancia a tres objetivos, estaba ocupado; encendió la visión nocturna y tomó el rifle para apuntar. Unos, dos, tres, cayeron como pajarillos de tiro, estaba acostumbrado a estas cosas la verdad.

Listo, panorama limpio—, comunicó, pero algo le sonaba mal.

No tenía mucho que ver con lo que estaba pasando acá, pues los rehenes, podría decirse, ahora estaban en custodia del gobierno, de estos tipos, su trabajo ya había terminado, salvo por una cosa: la casa debía explotar y matar a tantas personas fueran posibles. Exhaló, rastros de una pelea eran fácilmente detectables del otro lado, especialmente porque nadie hablaba. Pero escuchó un impacto, y luego otro… y su mente se colocó en blanco.

Quédate aquí, yo iré—, murmuró.

Le pareció escuchar una sílaba en ese momento, pero lo único que pudo saber de ella era que su hermano era quien la había pronunciado, después de eso todo fue silencio en su mente, silencio profundo y una sola cosa en ella mientras sus piernas corrían tal vez si procesarlo por completo, no… solo corría y disparaba cuando veía a un tipo aparecer, estaba en automático, tanto que disparaba más de una vez, tanto que cambió de cartucho, tomando el vacío y guardándolo en el lugar de donde sacó el que estaba “nuevo”, cargó y disparó, corriendo por toda la casa mientras parecía transitarla de punta a punta, porque, en efecto, era lo que necesitaba hacer.

Hasta que le vio, fue en ese momento que volvió a escuchar, y le pareció oír un grito, pero su respiración estaba desbocada, su cuerpo acelerado cuando sus ojos se abrieron tanto como pudieron y corrió hasta donde estaba su hermano, tirado en el suelo, con él en brazos… y vio sangre, mucha sangre.

Mahk, A-Boom ha caído, repito, A-Boom ha caído, necesito un botiquín mayor en la línea y apoyo, voy a llevarlo—, dijo en voz muy alta, miró a su hermano, se asustó… no conocía ese rostro o, mejor dicho, lo conocía muy bien. Y le asustaba, —Kuro está fuera—, dijo claramente, él le conocía, en esos ojos, tras esos ojos y al ver los muertos alrededor, pudo darse cuenta de la verdad de la situación.

Un tiro en el abdomen, debajo el chaleco, y otro en el muslo, ambos del lado izquierdo. Exhaló fuertemente, con él siempre llevaba un pequeño botiquín para casos fortuitos, por lo que sacó la camisa y vio la sangre, el impacto, el frío… Nathair parecía estar inconsciente y eso era realmente malo. Tomó vendas y apretó la herida.

Kuro, necesito que presiones fuertemente su abdomen por varios segundos—, dijo, estaba siendo mecánico como jamás solía, con otra venda intentó apretar la herida de la pierna tanto como pudo.

Se levantó y miró a Tokuro para sacar una pistola de su funda, había notado que en la bolsa de las bombas aún había algunas, pero no se preocupó por eso, aún había muchísimas cosas por hacer fuera de eso, más importantes, por supuesto. Estiró la pistola a Tokuro.

Necesito que mates a todo aquel que se meta en nuestro camino de retorno—, en el rostro de su hermano veía desesperación, por eso abalanzó hasta él y le abrazó con fuerza, —pensé que… eras tú quien había sido herido—, murmuró, para apretar solo un par de segundos más ese abrazo corto y separarse, para inhalar y dejar el rifle al frente en su correa con el seguro y agacharse para cargar en peso a Nathair, teniendo cuidado de no lastimarlo demasiado aun cuando esa katana de Nathair le lastimaba un poco, pero sabiendo que eso era un poco imposible, —A-Boom, necesito que te despiertes, hay que explotar esto—, murmuró ras hacer el esfuerzo y comenzar la caminata a la espera de su hermano, —me llevo a A-Boom, Kuro viene conmigo, prepárate—, culminó su especie de transmisión, ahora el reto sería transitar el resto de la casa sin estar seguros si había o no alguien más por allí.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Minato Hamilton el Sáb Mayo 14, 2016 4:42 pm

Chascó con la lengua al escuchar lo que escuchaba, el rubio estaba consciente un poco de lo que pasaba, pero al entregar a su ultimo rehén a las fuerzas de defensa solo pudo ver a Toshiro marcharse corriendo y abrir los ojos con mucha fuerza, él había escuchado la primera sílaba, y había temido, el miedo había subido directamente a su cerebro y se había extendido por todo su cuerpo al punto de quedarse paralizado por un instante.

Oscu-chan, ¿qué está pasando?—, preguntó con la voz algo alta separándose del resto de las personas, daba igual, ellos de todas formas podían escucharlo todo, — ¡Oscu-chan!—, gritó porque no tenía una respuesta concreta, podía escuchar sus sollozos y eso le asustaba más, pero no podía ir allí en soledad justo ahora, porque él era un lastre, y las palabras de Toshiro parecieron habérselo recalcado, las palabras de Toshiro, le pareció estaban llenas de un significado que quizá ni el albino comprendía. Resopló. Debía calmar su mente.

Escuchando a Toshiro hablar luego de solo tener en su mente sonidos de sollozos, de cansancio y disparos, le tranquilizó un poco. Minato entendió a la perfección sus palabras y, antes de que alguien pudiera decirle algo al respecto, terminó por salir corriendo hacia la segunda línea de fuego, eran cinco minutos, pero, con la velocidad que llevaba, bien podía terminarlo en dos. Le habían disparado a Nathair, si no hablaba ni siquiera para anunciar que no había muerto era malo, y si Tokuro estaba fuera quería decir que ahora habían perdido algo más… el miedo de Tokuro… el rubio se dio cuenta de la rareza de su amigo antes de que todo esto tan siquiera comenzara, su mente estaba perturbada, como la de todos tal vez, y ahora esto.

Podía entender un poco la sensación de las palabras que escuchó después… el miedo del mismo Toshiro pensando que era a su hermano a quien habían disparado. Dejó salir el aire de los pulmones por lo cansado que estuvo en la pequeña carrera hasta llegar al auto de apoyo, auto que no entraba en la pequeña sabana, por lo que tomó el bolso que marcaba una gran cruz roja sin apenas mediar palabras, pesaba, este era de los buenos, pero volvió a correr.

Más tarde iba a pagar esta carrera con creces, lo sabía perfectamente, le iba a doler el cuerpo mucho más de lo que la falta de aire parecía estarle matando justo ahora cuando daba algunos brincos evitando grandes ramas.

Estoy llegando con el botiquín—, dijo, al tiempo que notaba como, cuando él iba de regreso, las fuerzas de defensa llevaban a los rehenes a un territorio más seguro, después de todo, se suponía que esto iba a explotar dentro de poco, —unidades restantes en la segunda línea, dejen el trabajo de recibir a los rehenes a la tercera línea, concéntrense en posiciones de defensa para evitar la salida de posibles terroristas en escape en menos de dos minutos—.

Podía saber dónde estaba el comando para explotar las bombas, el punto era que le había parecido que faltaba algo, y eso era malo. Chascó con la lengua antes de llegar casi a la primera línea y notar las sombras de sus compañeros. Eso le calmó un poco, pero se fue algunos árboles más atrás, un matorral alto que había visto en la ida, y se quedó allí, era una posición amplia y protegida.

Kuro, saca las bombas restantes de la bolsa de A-Boom y déjalas cerca de la entrada, luego diríjanse a mi posición en el radar—, murmuró mientras sacaba del bolso vendas y otras cosas, —necesito que un equipo médico se dirija hasta mi posición desde la tercera línea, y que el helicóptero para nuestra salida esté preparado—, dijo, haciendo un rápido cambio de frecuencia, para comunicarse directamente con el jefe de los del escuadrón de defensa, sin ser escuchado por los otros, —señor, necesito que avisen al hospital más cercano sobre la llegada de un herido de bala y un posible shock—, comentó, les conocía, lo suficiente como para no dudar en lo que decía, —terminaremos nuestra misión en tanto haga contacto con el resto de mi equipo—, comento, tenía la sensación de que los de arriba se preguntaban dónde estaba la explosión, he allí el dilema.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Nathair Blaikovsky el Jue Mayo 19, 2016 2:16 pm

¿Hacía cuánto esto no sucedía?, con certeza desde hacía al menos cinco años, y aquello fue una herida realmente menor. Al caer al suelo se dio cuenta de que los dos disparos habían dado con él, de que aquel tipo mínimamente podía haberse salido con la suya… de que todo su mundo se estaba vaciando en forma de un inclemente frío y un nerviosismo raro en su persona… que raro, jamás le había temido a la forma de morir, porque siempre había deseado estar muerto desde que le perdió a ella, ni siquiera tener a su padre allí había conseguido disminuir esos deseos, tal vez solo esconderlos bajo la fachada de la responsabilidad, pero nada más; entonces, ¿por qué estaba nervioso?, ¿por qué realmente estaba temiendo morir ahora? Al momento en el que todo se hizo algo más negro, en el que solo escuchó sonidos de gente muriendo y supo que su acto había provocado furia, se dio cuenta de que no era por nadie presente, ni siquiera por él mismo.

Era ella, solo ella.

Su sonrisa, su gesto tímido, su mirada nerviosa, su sonrojo al intentar mirarle fijamente, al verse observada, su fina voz y todos sus hermosos gestos, aquellos labios que amaba besar… era eso, solo ella, la razón por la que justo ahora no quería morir, la única razón quizá para soportar el dolor, para seguir aquí.

Solo ella.

¿Por qué?, ¿acaso había caído en un embrujo?, ¿valía la pena pensar en eso ahora?, estaba en medio de una batalla, después de todo, sin embargo, cuando todo se hacía más frío pudo sentir algo externo, un sollozo, no quería hacer llorar a nadie más, pero no podía evitarlo… no es como s en su mente no pudiera intuir lo que pasaba afuera, con sus compañeros, pero no podía abrir los ojos, no ahora, sabía que su sangre salía sin control, por eso estaba en este estado, ¿cómo pudo dejarse caer en esto?, era simple, para él, su familia siempre había sido lo más importantes, las personas por las que sentía cosas, con las que tenía lazos. Aunque tuviera miedo, aunque se sintiera solo, ellos siempre estarían allí para él.

No… estoy dormido… idiota—, murmuró con la poca fuerza que pudo sacar de quién sabe dónde, no pudo abrir los párpados, pero vaya que había sentido el dolor, solo que no pudo reaccionar. Inerte… parecer muerto y estarlo eran dos cosas diferentes, —en mi… bolsillo… trasero—, muy poco tal vez podía hablar, pero pudo decir dónde se encontraba el activador para las bombas, que tenía varias claves, pero confiaba en Tokuro, y comenzó a toser, maldición… realmente no quería morir, ¿sería tal vez recompensado con la salvación ahora, justo la primera vez en la que realmente no quería hacerlo, no quería dejarse ir?, a veces el mundo era traicionero, pero, para el castaño, había un poco de esperanza puesta en unos ojos tan grises y tristes como los suyos, pero que se llenaban de una vida impresionante cuando los tenía al frente. —Voy a… volver… Kiah—, en última instancia quizá aquellas palabras salieron de su boca sin mucho control ni demasiado pensamiento, y poco a poco se fue sintiendo más y más débil, apenas teniendo fuerzas para mantener una ligera consciencia.

Esto dolía tanto como que no dolía nada. Y eso era espeluznante.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Tokuro Yaminara el Lun Ago 15, 2016 11:03 am

Su mente se había quedado en blanco. Allí permaneció inmóvil, aferrado al cuerpo de Nathair que yacía inconsciente, respiraba con dificultad y la sangre no dejaba de correr. Quizás en otro momento, o en otro estado mental, hubiese atinado a hacer algo para intentar detenerlo; pero parecía estar muy fuera de sí como para ser capaz siquiera de reaccionar. Sentía sus oídos tapados, los sonidos del ambiente parecían cada vez más lejanos.

No reaccionó hasta que sintió que el cuerpo de Nathair se movía, pero no por sí mismo; Toshiro estaba allí, no lo había visto llegar, ni siquiera sabía cuánto llevaba ahí. Su hermano, como siempre, había traído consigo un pequeño botiquín de primeros auxilios, algo muy básico, pero que a fin de cuentas podría resultar de gran ayuda en situaciones como esas.

Y un arma le fue entregada en manos ¿sería acaso algo acertado? ¿Tendría aún la entereza suficiente para controlar un arma de fuego entre sus temblorosos dedos? La tuviese o no, sabía que debía hacerlo. Por Nathair, por su hermano mismo, y por Minato que aún le hablaba desde el otro lado de la línea. Ellos seguían ahí con él, a pesar de todo. Y el repentino abrazo que le fue regalado pareció un leve respiro entre tanta angustia, sentir el calor y la cercanía de su hermano lo reconfortaba en alguna forma, aunque fuese un poco, para ser capaz de reaccionar tan solo como debía hasta que al fin pudiesen salir de allí. Debía hacer su último esfuerzo… aunque su mente en realidad pareciese estar bastante lejos de allí, su mirada ensombrecida y su rostro sin expresión alguna.

Podía hacerlo, podía actuar de forma tan automática como un androide; podría seguir siendo eficaz de esa forma. Así habían sido entrenados.
Se puso de pie con el arma en manos y desactivo el seguro, fue entonces que le escuchó murmurar apenas y sintió, entonces, que el alma le volvía al cuerpo, estaba vivo, pero no duraría mucho así si no se daban prisa.

─ Entendido. Iré primero. ─respondió, tomando las cuchillas que había dejado en el suelo para guardarlas en el sitio donde solía llevarlas sin importar que goteasen en sangre; sobre su cuerpo entero tenía mucha sangre, la propia, la de Nathair, y la de las personas que había asesinado minutos atrás─ Boom-chan… ella te está esperando, así que por favor… quédate con nosotros. ─fue todo lo que dijo mientras pasaba una manos suavemente sobre una de las mejillas ajenas, acariciándola con ligereza mientras apartaba los mechones de cabello húmedos por el sudor. Una sola mirada dirigió a su hermano, pero en una forma que podía decir muchas cosas; ellos aún podían comunicarse de esa forma. Y por supuesto, poder darse cuenta de que aún se preocupaba por su persona le dejaba entender que a pesar de todo, y por fuera de cualquier desavenencia… Toshiro seguía siendo su hermano gemelo, su otra mitad.

Debían ponerse en movimiento. Con rapidez sacó las bombas restantes y las llevo consigo mientras se adelantaba a los pasos de su hermano; ahora no era solo Nathair, debía cuidar a ambos; él sería su escudo, los protegería de cualquier cosa que pudiese pasar… aunque la vida se le fuese en ello.

─ Mantente cinco pasos detrás de mí. ─ordenó a su hermano y acomodo ligeramente sus maltrechos lentes, observando el panorama con atención; ahora mismo no podía titubear, no podía retrasarse, y no podía pensar. Solo debía actuar, rápida y eficazmente, como sabía que era capaz de hacerlo.

Unos cuantos pasos más, por el momento todo parecía tranquilo, pero sabía bien cuan engañoso eso podía ser. Plantó uno de los últimos explosivos y tras un leve chasquido alzo su mano hacia atrás haciéndole a Toshiro una señal para que se detuviese. En fracción de segundos esquivo una balacera que le llego desde atrás de una de las esquinas; estaban en un pasillo y el sujeto estaba al final de este. Se adelanto velozmente e ingresó a una habitación que tenía una puerta entreabierta, desde allí se escudo tras el marco para responder de igual forma. Algunos segundos habrán durado de esa forma hasta que logro atinarle en una de las piernas, cerca de la arteria, y el sujeto cayó al suelo entre quejidos. Entonces le hizo una señal a su hermano, podía avanzar un poco más, y allí mismo plantó otro explosivo. El desafío seria, quizás, descifrar las claves que Nathair había instalado en el detonador; sin embargo él conocía a su amigo, lo conocía como muy pocos, y podía jactarse de saber la forma en que su mente funcionaba.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Toshiro Yaminara el Miér Ago 17, 2016 2:12 pm

Aquellos ojos le dijeron tantas cosas en un solo momento…

Toshiro siempre se había jactado ante todos de ser quien más conocía muchos aspectos de su gemelo, y de ser quien mejor podía entenderle por el mero y simple hecho de que ambos compartían una conexión especial con la cual nacieron, por supuesto, podría decirse que envidiaba un poco la cercanía que su gemelo tenía con el ruso, Nathair, pero también solía entender que, aunque eran gemelos, nacidos de un mismo huevo, podía tener gustos y colores diferentes. Esa era la única razón por la que, a veces, solía aceptar un poco las cosas.

Aún ahora, a pesar de todo, no podía dejar de lado lo que había sucedido siempre, no podría dejarlo de lado hasta que hablase debidamente, hasta que expusiera su punto tal cual lo deseaba.

Sin embargo, esos ojos, ese mirar de su hermano le dijo que, al menos por ahora, todo estaba bien, todo estaría bien, y entonces puso toda su confianza en él… una cosa era su vida en la normalidad, y otra era la vida en el campo de batalla.

Exhaló, estaba escuchando a Minato en medio de todo esto en su cabeza, lo que el rubio djo le tranquilizó, al menos podrían darle ellos mismos las primeras atenciones, no eran doctores ni mucho menos, sin embargo, si podían abordar el helicóptero Nathair podría recibir cuidados más específicos antes de llegar al hospital. Esperaba que estuviera allí.

Comenzaron a caminar entonces, el albino ya sabía que el activador de las bombas estaba en el bolsillo del castaño, pero lo tomaría cuando llegaran hasta donde estaba Minato, eso era imperativo, y Nathair estaba comenzando a pesar más, lo que era realmente malo considerando las circunstancias.

Cinco pasos detrás de él, se mantuvo a esa distancia cuidando que Nathair no se moviera demasiado, e intentando tener un dedo sobre el seguro de su rifle, porque sabía que tenía la velocidad para hacer todo el proceso y disparar sin problemas aun en su posición, estando alerta, observando con calma a pesar de la manera en la cual se estaban haciendo las cosas. Vio la mano y se detuvo, pero no sacó el seguro, confiaba en Tokuro, podía poner su vida en juego por él. Una vez el pelinegro terminó con aquel sujeto, él, quien estaba aguardando tranquilamente desde una posición segura, siguió caminando, a estas alturas estaban a la vista de Minato, donde sea que él estuviese.

Quitó la mano del seguro y fue al reloj pulsera para buscar su posición-de Minato- en el GPS, no estaba lejos, detrás de algunos árboles y matorrales a unos metros, una posición segura tomando en cuenta los ángulos de entrada que debían tener los miembros de las líneas que les precedían.

Estamos saliendo—simplemente dijo, eso sería suficiente por el momento.

Observando una vez más el GPS dirigió sus pasos hasta el lugar desde donde venía la señal y, algunos segundos después, con algo de dificultad, llegó a su destino, dejando a Nathair recostado como pudo en el suelo.

Disparo en el abdomen, debajo del chaleco, otro en el muslo, ambos a la izquierda—informó a Minato, quien parecía tener algunas cosas preparadas—, soy muy malo en esto, así que yo los cubro—murmuro, se refería a dar cuidados más específicos, era capaz de dar primeros auxilios con facilidad, pero Minato solía ser mejor en esos aspectos, y si necesitaba una mano ahí estaba Tokuro, fuese como fuese. Demasiadas manos solo podrían complicar las cosas—. El activador está en su bolsillo trasero, creo que Kuro debe encargarse de eso—murmuró al final.

Cambió su cartucho, aún tenía balas en este, pero era prevenido. Quitó el seguro y se colocó en una posición segura, a la espera de que sus compañeros y el resto de las líneas hicieran su trabajo para sacarlos de aquí.

Volver arriba Ir abajo

Re: SHINOBI: M#00Δ

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.