Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Venta de camisetas manga personalizadas
Mar Nov 14, 2017 11:38 am por Andrea33

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Dom Nov 12, 2017 5:28 pm por Lee Seung Ho

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Vie Nov 10, 2017 10:53 am por Shun Wakahisa

» Four // Privado: Elizabeth
Sáb Nov 04, 2017 2:59 pm por Elizabeth O'Land

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Dom Oct 22, 2017 12:40 pm por Zhao Wang

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

One // Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

One // Privado

Mensaje por Minato Hamilton el Sáb Ene 23, 2016 1:57 pm



One

SKULL & BONES: #108 // MARTES; 12:00 M // ROPA


La vida da muchas vueltas y suele colocarte iguales desafíos, la vida no es siempre como la imaginas, mucho menos como quieres. La vida es eso, vida, y siempre es tan impredecible como el andar de un niño por el mundo.

Hoy… hoy, hoy no estaba particularmente de ánimos para nada, no quería hacer nada, decir nada, mover nada, ni un músculo, ni un ápice de su cuerpo, al menos no cuando estaba tan exhausto, tan cansado de un largo viaje y de cosas inesperadas…

Su día era alocado, o al menos así había sido el anterior cuando, ahora, a plenas doce del medio día, permanecía recostado en su cama, con piernas y brazos abiertos, tal vez esperando una especie de iluminación rara, tal vez queriendo que estuviera más frío, pero teniendo la inmensa flojera de levantarse a por el control y bajar la temperatura. Dejó ir el aire, si no se conociera diría que estaba deprimido sin razones aparentes mucho más que exhausto. Lo malo era que, en todo el mundo, no había nadie que conociera más a Minato Hamilton que él mismo y… quizá otra persona por ahí que no le gustaba incluir en el cuadro, pero ella se metía solita, vaya que sí, que para tercas ella y más.

Pero así la quería, por supuesto. Elizabeth, la última vez que le había enviado un mensaje fue dos semanas antes, minutos antes de abordar su vuelo a Viena para responder a un encargo, y ahora también tenía flojera de mandarle un mensaje, en realidad si no fuera algo inconsciente, tendría la gran flojera hasta de respirar. Soltó el aire, cansado de contenerlo, quería dormir, mas no tenía ni la más mínima pizca de sueño, y eso era exasperante.

Necesito otros sombreros—, se dijo para sí mismo en voz alta, después de todo en este cuarto ahora solo vivía él y nadie más, todos sus compañeros –o compañeras realmente- se habían marchado, si no fuera cosa de la misión, tal vez él mismo estuviera viviendo permanentemente en el departamento que alquilaba en los suburbios, ahí guardaba sus armas y cosas pertinentes al motivo real por el que había venido a esta ciudad en primer lugar. Sino fuera por eso, tal vez jamás habría pisado este sitio de nuevo, tan nostálgico, tan todo y tan nada. Le exasperaba, y estar exasperado le molestaba al extremo.

La puerta se abrió de repente y miró al techo con disgusto, no quería ser fastidiado, ¿por qué demonios no le había puesto el seguro?


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Elizabeth O'Land el Lun Ene 25, 2016 2:36 pm

Skull & Bones R#108 | Martes; 12:00 hs | Vestimenta


La forma de escribir de un escritor no es realmente determinada por las cosas que suceden en su vida, para nada, ese es solo un error que muchas personas comenten creyendo entender por completo a las demás. La forma de escribir de un escritor viene dada por la manera en la que interpreta y toma para sí mismo los hechos que acontecen en su vida, es tras cómo ve esos hechos que las letras están escritas. La vida de una persona, es como un escritor, jamás sabes lo que sucederá hasta que lo intentes, hasta que mires el problema a los ojos y le digas “no eres más fuerte que yo”, por supuesto, aplicar tal filosofía a la vida resulta imperantemente más sencillo cuando esta vida es medianamente normal, cuando estás en un suburbio persiguiendo un sueño y sin nada remotamente más interesante que hacer.

La vida de un Shinobi no es como la de un escritor, para nada, he aquí el vivo ejemplo de tal afirmación; ella, una dama de finos detalles, de finos aspectos, de fina postura y caminar, una dama, una dama molesta, por supuesto, sin embargo, ¿cómo podrá alguien darse cuenta de tal detalle?, no podía, no… aquella dama, de innegable belleza, que movía sus caderas al compás del paso a través de un pasillo, era una excelente actriz, una orgullosa, terca y tosca actriz, capaz de esconder ese y mil y un más sentimientos, a todo el mundo, en todas partes. Ella una dama –valga tanta redundancia- de imperturbable pensar, se detenía en la simpleza de una blanca puerta y, sin tocar siquiera, la abría.

Así que aquí estabas—, soltó, sus violáceos ojos miraban a un caballero –o eso quería interpretar esta, supuestamente, elegante forma de ver las cosas- que permanecía más que tirado en una cama, en un solitario cuarto a medias luces. Chascó con la lengua, —dos horas Minato, te esperé dos horas y ya estabas aquí—, sus dientes formaron un tenue rechinar en medio de un tono soso, “normal”, pero persuasivo, ¡oh sí!, hermosa y letal actriz a fin de cuentas.


Sus pasos fueron tan rápidos como el sonido de los tacones contra el piso hasta llegar a la cama, tomar uno de sus brazos y jalarle hasta tenerle cara a cara.

Podrías al menos haberme enviado un mensaje idiota—, le soltó igualmente sereno, pero en sus ojos era lo contrario, tal vez hasta algo aterrador, —decir “Eli, llegue temprano del vuelo, no es necesario que esperes por mí”, o algo así, ¿te parece, cariñó?—, apretó su mano al tiempo que aquel tono baja y, justo en “cariño” una oscura y atemorizante expresión se mostró.

Estaba molesta, y aquí estaba el único ser en el planeta con el que libremente solía perder los papeles. Idiota, Minato idiota.

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Minato Hamilton el Mar Ene 26, 2016 3:06 pm

Oh… maldición, de esas grandotas rebosantes, escritas en letras gruesas y gigantes, con color rojo y bordes de neón destellantes, de esas que tal vez hacían que no se te olvidaran las cosas, pero ya era tarde, claro que sí, cuando le tenía así, de frente, con esa cara tan sombría como las que solo ella sabía poner, lo sabía. La pata estaba bien metida.

Ahora bien, Minato Hamilton, ¿cómo piensas salir de esta… en una sola pieza… con buena salud mental?

Miró a otro lado solo por un segundo, Elizabeth estaba ahí, agarrando su mano tan fuerte que dolía, estaba seguro que eso le iba a dejar una marca, algo para sus adentros se lo anunciaba al tiempo que se esforzaba en pensar la mejor manera de decir la verdad.

Yo… lo olvidé—, contestó simple, su mente era idiota, ¿no podía al menos idear una buena historia tras todo eso? Bueno, en este mundo también existían personas con las que el rubio no era precisamente bueno mintiendo, una de ellas, tal vez a la única a la que realmente no podía ni siquiera intentar tal acto, estaba con su ira serenísima justo al frente. Exhaló con algo de fuerza, —lo siento… estaba muy cansado, justo ahora recordé eso porque, bueno, acabas de recordármelo—, sinceridad, ¡amada sinceridad que recobras tus colores!, apiádate de este pobre flaco en las garras de la fiera, —lo siento…—, se disculpó, a veces eso era suficiente, pero otras no.

Se acomodó con la cama sin quitar el agarre, le dejaría ser caprichosa en sus molestias, tal vez un poco de dolor era lo justo.

Y el celular… está tan lejos—, soltó mirando a su escritorio, a unos dos o tres metros de distancia, —estoy muy cansado para levantarme—, comentó echando la cabeza hasta atrás, golpeando la almohada y el espaldar, mirando el techo. El cansancio no había hecho nada más que aumentar a estas alturas del partido.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Elizabeth O'Land el Miér Ene 27, 2016 12:58 pm

Hombres: simples criaturas que Dios, por alguna razón, puso primero en la tierra, para darse cuenta del gran error que había cometido y crear a la mujer, el culmen, la esperanza final, su creación perfecta. ¿Nunca nadie ha penado que el hombre es un simple producto defectuoso que fue mejorado en nueva versión cuando nació la mujer?, ¿en serio nadie jamás se había hecho esa hipótesis o pregunta?, para Elizabeth, quien no podía son mirara a su compañero, su mejor amigo, de una forma contrariada, sin saber exactamente si seguir molesta o perdonarle, sus palabras sonaban a eso.

Resopló pesadamente, dejándole libre, a fin de cuentas, ese rostro de cachorro regañado lo conocía muy bien. Por supuesto, ella conocía cada una de sus caras, o eso pensaba, sus expresiones, sus das y vueltas, tan solo porque se había tomado el tiempo para ello, porque había decidido que ese chico formaría parte de su vida en algún punto muy atrás en el tiempo, en su niñez, en recuerdos que justo ahora eran tan difusos como la vida misma.

Está bien, estás perdonado, idiota—, soltó a media regaña dientes, tan solo porque sabía que había puesto una expresión fea y cierto temor divertido se había fijado en los azules orbes del rubio, solo por eso, porque Minato hacía cosas con ella que nadie más podía, porque a veces él podía tenerle en la palma de su mano sin que ninguno de los dos se diera cuenta de eso. Solo por eso y nada más. — ¿Qué has hecho esta semana para llevar semejantes fachas?—, le preguntó, realmente estaba un poco pálido, más que de costumbre, y parecía que ni tenía ganas de moverse cuando se acomodó sobre la cama.

La pelirroja, por su parte, con pose muy distinguida, se sentó en la orilla de aquel colchón sin siquiera ser demasiado invitada a eso, después de todo, en esta habitación no había nadie y, paseando sus ojos por el lugar, pudo dar cuenta de que, finalmente, el rubio estaba viviendo solo.

¿Cómo está tu salud?, ¿estás realmente seguro de que vivir solo en este cuarto está bien para ti?—, las cuestiones salían presa de la preocupación que la dama sentía. Para nadie era un secreto que Elizabeth O’Land y Minato Hamilton siempre habían tenido una relación más cercana que con otro miembros de toda la Shinobi; ellos bromeaban entre los dos, con otros, pasaban mucho tiempo junto incluso desde niños antes o después de los entrenamientos, incluso a veces Minato solía pasar las fiestas en la casa O’Land porque, bueno, Minato no tenía familia con quien estar cuando las vacaciones llegaban, por lo que a veces estaba con ella, como podía estar con los Blaikovsky o los Yaminara, era por eso que el quinto escuadrón de élite de la Shinobi era más como una familia, al menos la fémina lo interpretaba casi siempre de esa forma, era quizá por eso que, la mayoría del tiempo, eran relacionados sentimentalmente, como una pareja, no es que la pelirroja no pensase en eso algunas veces, sin embargo, era lejano y daba algo de miedo, ¿por qué arruinar lo que existe ahora y por mucho tiempo?, no tenía sentido alguno la verdad.

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Minato Hamilton el Sáb Ene 30, 2016 10:21 am

Conocer mucho a alguien o no conocerle en absoluto eran como el blanco y negro en la vida, por su parte, Minato podía afirmar que, de la misma manera que Eli le conocía palmo a palmo casi por completo, él le conocía a ella. Aunque fuera raro, aunque fuera intrépido meter entre eso aquellos sentimientos que desde hace mucho existían, que se hacían más y más fuertes, pero que él no podía exteriorizar, ni loco, en este planeta habían personas a las que no quería hacer sufrir de más.

Do~mo—, canturreó con cierta broma en el tono y luego exhaló con la misma risillas, cansado era un adjetivo pobre para lo que tenía ahora encima, —estuve corriendo por todas partes, escalando, escapando, cuidando que nadie me viera…—, dijo entonces para comenzar como que a responderle, —fue agotador, si que sí, esa gente es tan curiosa, hacía tiempo que no me hacían trabajar tanto para ocultar mi presencia—, vociferó medianamente, no tenía ganas ni de hablar tan alto tampoco, eso podría arruinarlo todo y, realmente, se sentía tan pesado como un gran lingote de plomo.

Escuchar hablar a Eli era como escuchar a una madre preocupándose por él… era como escuchar a Oscu-chan preocuparse, por eso a veces podía compararlo con una mamá, pero no a Elizabeth, si tuviera que decir algo de ella, diría que era la vecina de al lado, caprichosa, empecinada y con muchas ganas de causar estragos por todas partes. Porque ahora estaba, más o menos, tranquila, pero él conocía sus otros lados.

Es mejor vivir solo, tampoco es que no conozca a nadie en ninguna parte—, se alzó de hombros como si resaltara la cosa más obvia del globo, pero con un gesto inocente, —mi salud… está como siempre, a veces bien, a veces mal, a veces peor, y luego regresa a bien, como para dejarme respirar—, le habló mientras miraba su rostro unos segunditos nada más, —solo me fui un rato, si tendrá consecuencias, las veré en un rato—, soltó la santa carcajada y se dejó caer completamente en la cama, —quiero un colchón de agua, o de plumas… flotar, dormir, lo que sea—, de nuevo el aire salió algo así como feo, —Lizzie, cántame una canción, anda—, le dijo, pidió, o lo que sea que fuese eso, a la pelirroja, con una expresión medianamente suplicante, de esas que eran en broma, y que sus conocidos comprendían bastante bien a pesar de todo lo que pudiese o no parecer.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Elizabeth O'Land el Lun Feb 01, 2016 1:41 pm

Sonrió levemente sin ánimos de perturbar aquel ambiente creado por el distinguido dueño solitario de esta habitación, un ambiente cerrado, frío, pero suave y calmado, como esos que te invitan a dormir plácidamente. Ser demasiado ruidosos en estas situaciones estaba mal, por lo que, lejos de golpearle, regañarle más y hacerle levantar, decidió, también en parte por lo que estaba escuchando, que lo más pertinente era dejarle como estaba y, si acaso, sacar un poco de conversación por un rato.

Así que esta vez recibirás un pago ganado con sangre y sudor, ¿eh?—, jugó un poco con aquel tono, traduciéndolo a algo más burlón, y pokeando la frente del varón, descubierta ya que sus cabellos estaban echados hacia atrás por acción de la gravedad y su posición, —me parece bien, que trabajes duro y fuerte—, rió torpemente, siendo más ella misma que hasta ahora y le apretó la nariz para removerla de un lado a otro, molestarle era algo que tenía por costumbre a tal modo que lo comparaba con el simple hecho de comer, peinarse, eso era parte de su vida tanto como esto, como el aquí y el ahora.

Algunos la considerarán rara, una cosa muy rara sí, sin embargo, Elizabeth no comía de ellos, así que para nada le importaba lo que otros, lejos de su circulo, pudieran o tuvieran para decirle sin motivos bien fundados.

La vida de las personas es como el andar de los actores: a veces es momento de ser el payaso, y otras de ser el malo, el héroe, el valiente; sin embargo, no todos los actores pueden ser el payaso, el malo, el héroe o el valiente, cada uno, de alguna manera, se define por una rama y la sigue, es por ahí que decide continuar. Lo mismo era para ella… una dama bastante dicharachera en sus mejores apogeos, justo ahora, cuando intentaba ser serena frente a alguien con quien acostumbraba todo menos eso, de alguna manera, las facetas colisionaban y le llevaban a perder un poco su concentración. Tan raros como los mundos, las personas que los habitaban, tal vez.

Arqueó las cejas, achicó el mirar. Detrás de esas palabras había algo que él no quería decirle, en otras circunstancias presionaría para sacárselo, pero, algo le dijo que este no era el momento más oportuno y, sobre eso, la sorpresa del siguiente comentario, o petición, de Minato, le llegó a preocupar más que aquello, que guardo celosamente en el baúl de las cosas por las cuales tendrían una charla seria después.

Exhaló fuerte, marcado, claro, en rechazo. Justo como su cabeza en el movimiento de la negativa y su cuerpo acompañando todo aquel ambiente.

No—, sentenció en un monosílabo simple y matador, —no le voy a cantar una canción de cuna al bebé, puedes dormirte tú solito, a pesar de tu cara de bebé, ya estás viejo—, un tono irreverente y dejado se, -valga la repitencia- dejó escuchar salir formando sus palabras, mirándole rudamente. Entonces hizo un ademán para levantarse, —mejor creo que me voy y te dejo descansar en paz—, murmuró para erguir su postura.

¿Escapando?, una retirada táctica a veces era necesaria en tiempos de crisis.

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Minato Hamilton el Mar Feb 02, 2016 2:03 pm

“Un dolor en el pecho”, si de algo era capaz el rubio era de fingir perfectamente ciertas cosas, después de todo, la actuación era esa pasión sabida por todos que nunca podría desarrollar profesionalmente como quisiera.
Sus manos se colocaron en el pecho, fingiendo aquel terrible dolor con una mueca en su rostro y removiéndose en la cama a pesar de lo cansado que estaba. Ese rostro tan dejado dolorido, pero con mucho humor encima, fue lo que le enseñó a la pelirroja.

¿Cómo se te ocurre llamarme viejo?—, le preguntó extendiendo la mano para tomar, como pudo, uno de sus brazos y hacerle caer de sentón de nuevo en la cama, —yo, ¡un adolescente en pleno desarrollo, mujer!—, habló algo más alto, como si estuviera actuando, de hecho eso era lo que estaba haciendo, pero como si la cosa fuera en serio, —¿cómo hozas decir eso de mí?—, cierta indignación perfectamente actuada en su rostro se revolvía con el humor propio de la conducta que solía exponer a todos. Era divertido jugar de vez en cuando, de cuando en vez.

Le abrazó por la cintura, bueno, como se podía estando así, no iba a dejar que se fuera cuando tenía tanto tiempo sin verla, le gustaba verla molesta y era divertido incluso cuando lo golpeaba, pero esta Eli de ahora era esa a la que tenías que quitarle la coraza de “súper refinada dama espía internacional”, que no es que no fuera una dama, pero a él, en muchos más sentidos de los normales, le gustaba ella al natural, sin tapujos, sin súper comportamientos ni nada parecido, por eso había aprendido cuando era que ella era normal, y cuando no lo era. Podrían llamarle gajes del oficio, pero era como algo reflejo que había nacido de no tener mucho oficio un día.

Solo por llamarme viejo te vas a tener que quedar aquí hablando conmigo—, sentenció apretando su agarre, estaba consciente de que para él, tal vez, eso no era tanto como “abracemos a mi mejor amiga”, pero sus confianzas eran así, hasta este punto, —además señorita, te recuerdo que tenemos la misma edad… si hasta tú naciste tres meses antes que yo—, replicó en parte recordando, en parte porque le daba la gana molestar, —¿quién es viejo ahora, eh?—, algo así como “una respuesta en medio de una pelea”, si se ponía a pensarlo, solo que bueno, ni pendiente de aquello de “pelear”, a pesar de que varias veces si lo habían hecho antes.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Elizabeth O'Land el Jue Feb 04, 2016 3:47 pm

“Amar en tiempos de crisis es como querer comer con mucha hambre en medio de un embotellamiento a la salida de la ciudad”, alguna vez había escuchado aquel comentario en un tren en horas pico mientras estuvo en Reino Unido. Estaba acostumbrada a Minato, vamos, estaba tan acostumbrada a él que, justo ahora, cuando quizá hubiera podido estar un poco impresionada, aquellas reacciones calaban perfectamente en lo que rezaban las posibilidades.

Rió, ver actuar al rubio siempre daba mucho para hablar, siempre lograba hacerte el día aunque, precisamente en eso, fuera en lo último en lo que pensaras. La pelirroja bien lo entendía, su cuerpo, sus pensamientos, todo estaba ligado a una sola corriente, a un solo momento,  él, ahora, aquí.

Sin embargo, entre la realidad de su pensar y lo que quería hacer con la situación habían amplios y destacados puntos de divergencia, solo por ello arqueó una ceja como preguntándose qué rayos estaba haciendo este jovencito ahora, sí, desde esa perspectiva podría ser la mejor forma de describir la corriente de pensamientos a la que había decidido marcharse como si fuera un papel, que lo era, una mera actuación.

Tienes veintiuno, eres mayor de edad en todo el mundo, eso te hace viejo, querido—, le respondió a tal acto con algo de desinterés y un poco de seriedad bruta, de esas que amas soltar de la nada, rápido y feroz, con una nota sarcástica al final.

Pero, por supuesto, sin importar demasiado cuantas facetas desees tomar, por qué caminos quieras caminar… cuando la sorpresa te ataca, te ataca, y eso, en ese segundo, en el momento en el que le sintió tomar su cintura, detenerle, apretarle, provocarle –aunque él no lo supiera… que era lo más probable, Elizabeth creía que Minato era un poco lento en ese sentido-, con muchos resultados. Él era capaz de moverle, de removerle, como un terremoto y, aunque ella intentara aún ahora reflejar o al menos intentar comprender a dónde iban esos sentimientos, tenía algo claro.

“Somos jóvenes”, mentalmente sonó, hacer ciertas cosas estaba bien.

¿Eh?, calla Minato, nunca le eches en cara a una mujer su edad—, se volteó de improviso deshaciéndose del agarre y, con la mano derecha, tomó su nariz para removerla sabiendo que al menos iba a dolerle un poquito, era lo que quería, y le echó para atrás en la cama con algo de fuerza, sin soltar, para que le doliera más… con la edad de una mujer jamás se jugaba, eso el varón debía tenerlo claro, al parecer le gustaba hacerla molestar. Y lo estaba consiguiendo.

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Minato Hamilton el Jue Feb 04, 2016 4:05 pm

“¡Lo logré!”, su mente celebró con vítores y cánticos todo aquello, conseguir que Eli matara su vena de perfeccionista era genial, aunque eso significase que él tendría que sufrir un poco, como ahora, en este preciso instante.

¡Ah… para, para!—, chilló, — ¡vas a arruinar la perfecta nariz que mi madre me ha dejado mujer!—, gritó entre risas sintiendo como era apretado con más fuerza, hasta ser empujado con algo de fuerza a la cama y, en medio de eso, le llevó con ella. Hasta en eso tenían sus costumbres… por supuesto, ser tentado estaba dentro de las posibilidades, dentro de las cosas que podía controlar. Se rió para tomar esa mano y quitarla de su nariz, empujarla hasta él y abrazarle algo fuerte, con la misma intensidad con la que su nariz había sido atacada, —voy a arruinar tu cabello entonces—, volvió a reírse para meter la manos debajo de su cabellera y alborotar algo por ahí abajo.

Le hizo caer sobre su cuerpo, recordaba que de pequeños solían pelearse luego de casos como estos hasta caer de algún u otro lado de la cama, o hasta que se cansaban. Eso era cuando eran pequeños, aunque a veces típicas escenas se repetían.

Lizzy, ¿quieres comer algo más tarde?—, le preguntó, —quiero dormir… pero también quiero comer gelatina, o torta… o las dos juntas y romper la dieta—, murmuró, tenía el rostro metido en el cuello de la dama, eso le daba… algo de presión, pero era soportable, —ir a beber algo y luego dormir por el alcohol, hacer desarreglos—, continuó, echando la cabeza hasta atrás  solo entonces, dejando caer todo y aflojando su agarre en ella, para que una de sus manos acariciara su cabellera roja, lisa y suave, tan suave como recordaba.

Inhaló y se quedó allí, el fresco del cuarto, su cuerpo cansado y deseoso, la dama ahí, él acariciando sus cabellos, todo parecía ser perfecto si se ponía a verlo desde la perspectiva en la cual lo sentía. Para Eli esto debía ser como un capricho de su parte, como muchos otros habían tenido antes el uno con el otro en forma de comida, bromas o compañía.

¿Qué dices?—, volvió a cuestionar presa de un raro silencio que, fuera de ser molesto, le resultaba bastante agradable.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Elizabeth O'Land el Sáb Feb 06, 2016 11:30 am

Y así, de la nada, de improviso, él tenía el poder de hacer trizas su mundo, de hacer temblar las bases más profundas que se había construido. Él y solo él era capaz de eso, de hacerle pensar en estas tonterías, de hacerle preguntarse cómo era que podía pensar en semejantes cosas.

Minato y solo Minato, sin saberlo, con cosas como estas, que quizá fueran para el varón pequeños caprichos, podía derrumbar sus finos horizontes. Resopló en ese momento, en esa posición, sintiendo solo y simplemente el tacto de sus manos, esas que ahora le hacían pensar tantas cosas raras, y se quedó allí, disfrutando el instante cual tonta colegiala.

Elizabeth Jane O’Land, por un momento, se vio turbada en el torpe placer que tal vez, en algún momento, debería haber sentido como una chica que era, como una adolescente que todavía se consideraba.

Está bien… aunque no creo que quieras salir a pesar de lo que dices—, comentó lentamente, serenamente como una señorita que estaba a punto de perder completamente su coraza, ¿a quién iba a engañar?, ella ya había perdido esa coraza al momento en el que aquella mano había comenzado a acariciar su cabellera y aquella voz se colaba traviesamente entre ella, directamente a sus oídos, oído en este caso.

Se separó de él, anclando en postura una rodilla al colchón, pudendo solo entonces notar su rostro, de cerca se veía más pálido, más cansado. Lo entendía, era de esos momentos en los que había pensado antes.

Como si fuera un cuento, del que esperabas ansiosamente el final por todo el camino, todo el relato y, al llegar, este no te convenciera al completo, porque era algo que ya esperabas, era algo que ya sentías porque se parecía mucho a otros cuentos que ya habías leído antes, de lo que ya te habías enterado. De esa forma se sentía ahora, un poco decepcionada tal vez, porque las razones de sus gestos parecían ser tan diferentes hacia él, de lo que eran hacia ella.

Sus ojos se afinaron en él al instante, en estos casos, últimamente, había muchas cosas que no podía fingir, que no podía contener. Estaba llegando al límite.

Su nariz estaba roja, -la de Minato- previsiblemente por la acción que la pelirroja había realizado apenas recientemente, por lo cual con su dedo la rozó, desde el puente hasta la punta y luego bajó en línea recta sobre la línea del bigote, sus labios y el mentón, apenas rasurado, podía sentirlo, y sonrió serenamente.

Eres como un tallarín frío—, bromeó, a su manera, para luego soltar una pequeña carcajada que quedaba entre ellos, con cuidado, con un tono quedo soltó aquella frase peculiar, —podemos llamar y ordenar algo dulce para comer aquí mientras vemos televisión—, comentó como una alternativa nada más.

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Minato Hamilton el Lun Feb 08, 2016 10:58 am

¿Ganas de qué?

Un alto se dio en su cabeza justo al instante de verse en esta clase de situaciones, ciertamente estaba acostumbrado a los límites, a explorarlos y a veces ampliarlos porque era necesario, aunque claro, la cosa cambiaba horriblemente cuando se traba de esto, de ella acariciando su rostro, si quien tuviera en frente no fuera Elizabeth, Minato claramente habría sido provocado, pero le conocía, la verdad es que, cualquier cosa que viera a estas alturas, por más provocativa que pareciera, estaba seguro que no era lo que él iba a desear.

Touche—, soltó de la nada para reír, rompiendo un poquito todo eso que tenía por dentro, pero sintiendo de igual manera, —creo que eso estaría bien—, comentó, de alguna manera su reloj biológico le decía que aún ni siquiera eran la una de la tarde, por lo cual estaba bastante temprano para ordenar cualquier cosa, —entonces si quieres—, murmuró dejando un ronquido con la garganta y una especie de murmullo que finalizó en un siseo, — ¿a las seis?—, preguntó el rubio calmadito.

Metió las cejas al rostro –como decir que las entrecerró- algo dudoso.

¿Por qué un tallarín frío?—, le preguntó, aún en esa posición, todavía con semejante tentación de frente, —soy un hombre grande y fuerte ¿sabes?, uno en plena juventud—, jugó con un tono de regañado y armó un puchero bastante realista, convincente, pero juguetón, amaba estas cosas la verdad, usar muchas expresiones, reflejar muchas emociones… en parte era por lo que sentía empatía por este trabajo que realizaba.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Elizabeth O'Land el Miér Feb 10, 2016 10:13 am

A veces todo era tal como lo querías, otras era como menos esperabas. El mundo trabajaba así, dando giros, diciendo que nunca sería estrictamente así, establecido, que tal vez habría cambios, fluctuaciones. Y su mundo era particularmente alborotado siempre por él, su mejor amigo… no de esos que mandas a la friendzone, pero si de esos que te mandar a ti sin siquiera darse la más mínima cuenta.

A las seis será—, respondió a aquella afirmación asintiendo, había perdido algo la noción del asunto, de la situación, de la postura.

Rayos, en su mente pasó un solo pensamiento, se veía tan lindo cuando armaba semejantes expresiones… ¡por qué Dios le había dado a aquel hombre la incapacidad de aparentar ser el adulto que, supuestamente, era!, tal vez porque el mundo estaba a favor y en un complot para que esa coraza de dama sumamente refinada y recta se partiera y diera a luz a su verdadero ser, ella, esa que podía sonrosarse solo un poco y nada más.

Tony, defínete, o eres un hombre grande y fuerte, o eres un adolescente en pleno desarrollo—, comentó, recordando esos comentarios apenas minutos atrás, —pero no puedes ser ambos, va en contra de la lógica del mundo—, una pose seria se armó en ella para mirarle con una rudeza tan real como aquel puchero lo era. Lo sabía, estaba cayendo en un juego, lo malo es que ese juego le resultaba meramente agradable. —Eres un tallarín frío… pálido y blandito—, comentó para reír y luego llevar su índice derecho a pokear el abdomen del varón repetidas veces, buscando cosquillas que sabía que si tenía. Estaba más o menos blando porque él estaba relajado, aunque eso no duraba mucho.


Se movió para sentarse en la cama tal cual podía, en ese punto, no podía resistir mucho más estar como estaba.

A las seis será, si es así, puedo traer algo de la ciudad de paso—, sonrió, tenía que hacer un par de cosas en la tarde fuera de sus estudios, lo cual implicaba tomar un autobús e ir al centro comercial, cosas de ella, necesidades propias. Sonrió, su corazón estaba algo acelerado hasta ese punto, por lo que, perfectamente, entendía las razones tras la necesidad de separarse, incluso de levantarse, —pero ahora debo irme… si quiero estar libre a las seis, debo adelantar mis pendientes—, razonó, de alguna manera tenía claro que él no iba a protestarle por semejante cosa, por lo que estaba bastante relajado.

Se levantó y dio algunos pasos antes de saludar con la mano. Esperaba no haber sido descubierta, añoraba eso al salir por la puerta tal vez. Solo tal vez.

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Minato Hamilton el Vie Feb 12, 2016 2:28 pm

Ella era una especialista en removerle la consciencia sin darse cuenta, y vaya que Minato bien agradecía ser lo suficientemente buen actor como para que Elizabeth ni siquiera pensase en las cosas que realmente él sentía, que se escudara tras esa profunda amistad que tenían, porque claro, muchísimas veces, más de las que puede recordar ahora, había usado esa relación como una máscara para ocultar ciertas acciones que a veces escapaban de su mano.

Nah, se pueden ser las dos, solo tengo veintiuno, tengo que aprender varias cosas más—, razonó. La ciencia le apoyaba, estaba más que seguro de eso o al menos lo usaba, nuevamente, para su conveniencia, esa que fue empujada cuando soltó una risa repentina al ser tocado donde no debía, uno de sus puntos débiles, como otros en muchas cosquillas que poseía. Bufó, porque Eli no le daba tiempo a reaccionar demasiado, no cuando se levantó, gracias a Dios que se levantó, volvió a reír y le miró mientras hablaba, — ¡trae algo que tenga fresas!—, gritó una vez que ella había abandonado el cuarto, le escucharía, y sino, sabía que iba a traer algo así, después de todo, era de sus preferidas, las fresas… en fruta, en tarta, en mermelada, las dos últimas las comía de a poco una vez a la cuaresma, literalmente.

Se dejó caer completamente, recordando todo lo cansado que estaba, pero algo acelerado, lo más probable que por lo que, al menos dentro de su mente, acababa de pasar. Minato Hamilton, la estás perdiendo, la paciencia, el autocontrol, la serenidad… la estás perdiendo. Chascó con la lengua, esto estaba feo, bien feo, mentalmente hablando.




Tema Finalizado






avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: One // Privado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.