Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Dom Oct 22, 2017 12:40 pm por Zhao Wang

» Four // Privado: Elizabeth
Sáb Oct 21, 2017 8:30 pm por Elizabeth O'Land

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Sáb Oct 14, 2017 5:16 pm por Kohaku Koyama

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Lun Sep 19, 2016 4:36 pm


Vouto

Vacío | W: Rinne Utagawa | Auditorio de la SNA  | Jueves; 19:40 hs | Vestimenta | Piano



Veinticuatro de marzo…

Había estado vagando todo el día, absolutamente todo el día… hoy no había guardias, había cuadrado esa semana de guardias con el objetivo de tener este día libre, hoy tampoco había clases, pues se suponía que las vacaciones de primavera estaban comenzando y los alumnos que lo deseasen podían volver a su hogar, ¿él?, pues… solía pensar que llevaba su hogar en el pecho, porque no había para más, hoy estaba solo él, recordando una fecha más.

Hoy, precisamente hoy, era el séptimo cumpleaños suyo que no celebraba, era la séptima vez que debía sumar un número a su edad sin que ella estuviera presente, y eso le volvía tan loco, le desesperaba a un punto en el que solo podía estar en este estado, en esta desidia que le había llevado simplemente a caminar e incluso mojarse con alguna lluviecilla de esas de primavera bien en la mañana.

Pero ahora era de noche, el día estaba siendo tan largo que se le hacía imposible creer que apenas estaban siendo las siete cuarenta de la noche, esto era demasiado para él, debía admitirlo, y fue por eso que, quizá, junto a Adam, Roll y Hibird, había terminado en este lugar.

El auditorio, ya que las vacaciones prevalecían, estaba solo, lo había estado desde inicios de semana, por eso no le preocupó venir aquí, a este sitio que estaba oscuro, no le importó, prefería estar en las ligeras penumbras alumbradas solo por la única luz que encendió, una que daba al escenario, y las normales que siempre estaban encendidas por los pasillo. En esta universidad todo era malditamente en grande, tanto como el piano de cola que estaba a un costado del escenario, pues se había presentado un recital antes de que las vacaciones de primavera llegasen oficialmente.

Se sentó en el banco, alzó la tapa y tocó algunas notas, estaba bien afinado… comenzó a tocar notas al azar, pues solo la imagen de aquella mujer lograba aparecer en su mente y, al mismo tiempo, eso le llenaba de una decepción total, ¿cómo es que el tiempo pasaba tan pronto?, ¿cómo es que ya habían sido más de siete años desde la última vez que le tuvo cerca?, ¿por qué ella tuvo que irse?, ¿por qué? Tragó, en ese momento recordó una melodía que había aprendido a tocar tiempo atrás gracias a su madre y comenzó a instrumentarla. Cada uno de los acordes de esa canción en específico eran como puñales, desde el primero, con cada nota solo veía su rostro.

A su alrededor ya no había nada… hacía dos días que no dormía por las convulsiones, porque no podía dejar de pensar en ella, desde el mismo sábado, a pesar de pasar un fin de semana entre hombres, mujeres y sexo, no pudo librarse del dolor, no cuando el día se hacía más y más cercano, él le amaba tanto, era la única persona a la que había amado sinceramente en su vida, pero ella jamás regresaría, su madre jamás volvería… y nadie más que el destino era el culpable de eso.

«Si tan solo hubiera hecho algo», pasó por su mente al momento en el que las notas se ejecutaban con algo más de rapidez, su expresión estaba descompuesta, ni siquiera se había afeitado en esos días, no tenía ánimos, ni fuerzas, las convulsiones en esos dos días parecían no querer dejarle en paz, y aun cuando hoy no habían sucedido, él no dudaba de ellas, porque hoy, ayer, estos días, había estado a la merced de todo lo que podía hacerle daño, de todo lo que podía fácilmente traspasar esos muros de concreto armado que eran su actual yo.

Y dolía…

A su alrededor todo era oscuro, en realidad habían asientos abajo, él estaba en el escenario y Adam, Hibird y Roll estaban ahí, pero, en ese momento, no había nada más que un profundo dolor, ¿qué podría haber hecho él con solo trece años?, cada día desde que su madre fue ingresada iba al hospital en las mañanas, antes de ir a la escuela y regresaba por las tardes, él le daba la comida cuando ella no podía, le ayudaba a bañarse, a asearse, la acompañaba cuando le dolía y se esforzaba por darle tantas alegrías como fueran posibles aún ahí, en esa cama donde ella estaba postrada.

Su madre alguna vez había sido una mujer tan hermosa, tan buscada, pero ahí estuvo sola, con su compañía, su padre y hermanos tan solo la visitaban de vez en cuando y se sorprendían, ella estaba tan enferma, y a pesar de todo jamás perdía la sonrisa, siempre, siempre sonreía, siempre le decía que las cosas iban a salir bien aun cuando ambos sabían que eso no era cierto, siempre le preguntaba como estaba, qué hacía, cómo se sentía, si había algo que le incomodaba, ella era su luz, era la única en la que podía creer en este mundo, pero ya no estaba.

Un sollozo abandonó su garganta, ¿cuándo había comenzado a llorar?, ¿cuándo la melodía se había hecho tan desesperada, tan desgarradora?, pero, esto era en lo único en lo que él no era bueno para mentir, sobre ella, cuando se trataba de ella él era tan transparente como el mismo niño que había sido cuando aún vivía, cuando estaba ahí su madre para aconsejarle sobre cómo debía ser a futuro, sobre lo bueno que debía ser, sobre la bondad que debía mantener, sobre los rencores de los cuales debía deshacerse…

Le extrañaba tanto.

Un nudo se formó en su garganta cuando, en las últimas notas de la pieza, no pudo más, no podía respirar… estaba mareado, no escuchaba nada, no escuchó nada por varios segundos, pero no era una convulsión, no… solo era lo que pasaba cada año este día…

Sus codos se pusieron sobre las teclas, la melodía se interrumpió al final, sus manos se colocaron al frente, intentando ocultar el vergonzoso rostro que debía tener justo ahora, estaba llorando.

Solo era lo que pasaba cada año, este día…

Cuando Vincenzo Michaira Rossi volvía a ser el niño de una madre que jamás podría volver a ver.



Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Lun Sep 19, 2016 7:58 pm

|| Vincenzo Michaira || Auditorio || Jueves, 19:50 || Outfit + Gafas + Maletín ||

Era extraño para Rinne estar en esas fechas aún por la SNA. Normalmente viajaría aprovechando las vacaciones de nuevo a casa, pero no exactamente a ver a su familia. Su familia estaba dividida al fin y al cabo, por lo que era su padre el pariente más cercano a ella en esos momentos y al cual, estaría dispuesta a ver. Trabajaba mucho para poder costear el piso en el que vivía y ahorrar dinero en caso de que hiciera falta para la carrera de la muchacha, aunque casi todo era subvencionado por las becas de estudio que tanto se esforzaba en conseguir.

Sin embargo, cada última visita se había convertido en un trabajo forzado y no remunerado en el pequeño hotel que ahora regentaba su progenitor. Si, tenía una estancia gratuita en el mismo pero trabajar de camarera no era su vocación. Sabía que un negocio así no es fácil de llevar y que cada ayuda era buena, especialmente si esa ayuda es gratis por parte de tu hija, que no solo servía mesas y las limpiaba, sino que actuaba de reclamo a los clientes llevando una minifalda que ella no consideraba "apropiada" para el trabajo. Sin embargo, los beneficios eran evidentes pese a todo. Su padre era un hombre de negocios muy despiadado en estos temas.

Por eso, decidió apuntarse a una especie de voluntariado para poder permanecer en la universidad el tiempo que duraran las vacaciones. No era el trabajo más sencillo ni tranquilo, pues consistía en su mayoria en cuidar niños y entretenerlos con diversas actividades y eso, desde luego no era su fuerte. Los coordinadores no tardaron en darse cuenta que no era la más animada, pero cumplía con lo que se le pedía hacer. En este caso, de recadera.
Pese a que ya había terminado su "turno" y estaba dispuesta a descansar un poco, tuvieron que pedirle un favor y siendo como es ella de negarse a estas cosas, lo aceptó: Tenía que ir al auditorio a buscar entre bastidores una especie de maleta con maquillaje escénico. No le habían descrito muy bien el aspecto de este, pero supuso que acabaría encontrándolo tarde o temprano.

No tardó en llegar al auditorio y atravesar el oscuro escenario hasta llegar al almacén que contenía todo tipo de utensilios para las representaciones que se hacían allí. Comenzó a rebuscar entre las cajas y los armarios hasta dar con el  susodicho elemento y cuando lo estaba alcanzando, pudo oír unos pasos en la tarima del escenario que la hicieron estremecer del susto.
Lo bajó de la repisa en la que se encontraba en silencio y comenzó a oir las teclas del piano. Al principio sonaban al azar pero pronto comenzaron a formar una melodía, que extrañó a la muchacha, pero no pudo evitar poner atención en ella.

Comenzaba pesadamente, algo triste, melancólica tal vez. La canción disminuyó su ritmo para acelerarse después, llegando a la parte más compleja de la canción. Comenzó a sentir curiosidad sobre quién estaría tocando en ese momento. ¿Un alumno de música, tal vez? Cerró el armario donde encontró el maletín y volvió a atravesar el pasillo que llevaba al escenario, donde podía ver la espalda de alguien tocando en el piano situado al otro lado.

No supo decir quien era hasta que vio un perro al lado de la silueta, que comenzó a tomar forma. Si... Conocía bien a esa persona, y no quería habérsela encontrado en ese momento. Quiso dar marcha atrás para esconderse en la misma sala de la que vino, pero un fuerte golpe al teclado interrumpió la canción e hizo saltar a la joven en el sitio y tirando el maletín al suelo.
Se agachó con rapidez a recoger todo lo que salió despedido de él, rezando porque no se hubiera dado cuenta de que estaba allí, y así fue cuando comenzó a oir sollozos resonando por la sala.

Incorporándose y dejando los  productos a medio recoger, se quedó mirando la escena incrédula. ¿De verdad? ¿Aquel chico estaba llorando? Parecía realmente afligido, tanto que comenzó a dolerle a ella también. Quería acercarse, pero no se atrevía, aunque verle así hacía sentir mal a la muchacha, pese a todo lo que hubiera hecho el chico.
Se acercó muy despacio, intentando no hacer ruido y se colocó detrás de él, mirándole con preocupación. Estiró una mano hacia el muchacho y la colocó suavemente en su hombro, buscando, de alguna forma, calmar el llanto de aquel chico.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Lun Sep 19, 2016 9:38 pm



El nudo en su garganta no le dejaba respirar todo lo bien que lo necesitaba en estos momentos, su pecho dolía, esto era tan diferente, y a la vez tan común… ¿cuántas veces había llorado así en el pasado?, lo recordaba, por supuesto, como, a sus trece años, el doctor le había dado la noticia más terrible de todas: su madre tenía un cáncer en los huesos demasiado avanzado para ser curado, tan solo podían ayudarle un poco, él la perdería.

Y no había nada que pudiera hacer al respecto.

Recordaba sus lágrimas cada mañana al despertar solo en casa, sus lágrimas al regresar del hospital en las noches, incluso cuando limpiaba, cuando cocinaba, cuando hacía cosas que ella amaría estar haciendo, cuando recordaba su sola imagen postrada en esa cama, su solo rostro sufriendo, sus expresiones retorcerse por el dolor, ¿por qué alguien tan bueno debía sufrir tanto mal?, ¿por qué?

Sus sollozos parecieron vencer aquel nudo en su garganta al soltar una especie de rugido en alto volumen, por fin, luego de muchos segundos, pudo respirar… su cuerpo estaba tan agitado, estaba tan indefenso en ese momento, que él solo le necesitaba a ella, como cada vez que le recordaba, como cada vez que se daba cuenta de que la persona que era ahora no era ni remotamente parecida a lo que su madre hubiera deseado para él, pero, ¿qué podía hacer?, ¿qué podía decir?, ¿Qué lo hizo porque no tuvo alternativa?, quizá, al llegar a un país nuevo, solo, sin ayuda, había sido problemático, sin embargo, nada más que su resentimiento tiene la culpa de esto… él amaba ver a su padre arder en furia, sin importar si eso después le significaba una paliza, él amaba verlo sufrir, porque él la dejó sola, porque él no la cuidó tanto como debía, porque su madre sufrió tanto por su causa…

Le odiaba, le odiaba profundamente, a pesar de que ese hombre fuera su padre, no podía dejar de sentir eso.

Exhaló con fuerza justo cuando todo en su ser se pasmó, todo se detuvo tan precipitadamente que incluso sus pensamientos se quedaron en blanco por un par de segundos, su sistema, todo, se paró, al sentir un toque sobre su hombro, ¿quién era?, a su alrededor no había nada, nada más que dolor, nada más que el deseo de hacerle sufrir, de hacerle pagar por lo que no pudo hacer. Tragó, no tomó la cuenta, pero lo hizo varias veces antes de volver a respirar, su rostro era un asco, podía sentirlo, de sus ojos aún salían las lágrimas, porque no es como si todo aquello pudiera borrarse de un momento a otro, no, ¿cómo podría?, ¿cómo podría él borrar semejante dolor tan de repente, especialmente cuando era tan tosco que solo lo dejaba salir eventualmente?

Se dio un poco la vuelta, aún sentado, a su alrededor ya habían realidades, el entorno, el auditorio, y estaba ella… en medio de esas lágrimas que aún brotaban de sus ojos, de esos que se abrieron con enormidad al reconocerla, tal vez con impresión, tal vez porque él no quería que nadie le viera así, le miró por un par de segundos y endureció la mandíbula, cambiando su desespero por una mirada más calma, más vacía, porque no podía dar otra justo ahora, porque eso era pedirse demasiado de sí mismo. Resopló y llevó la vista a un lado, no quería ver realmente a nade ahora, mucho menos a ella.

¿Qué era lo que le había dicho la última vez que se vieron?, ella, indirectamente, se le había confesado, ¿él?, en sus planes no estaba confiar en nadie más, no desde esa perspectiva, para él solo era diversión, como todo lo que hizo la noche del sábado siguiente, cuando, aun pensando en esto que se le venía, intentó calmar su creciente dolor con sexo, de la única manera en la que sabía hacerlo, porque nadie le prestó jamás su hombro para llorar, ni su padre, ni sus hermanos, porque ellos parecían ser otra familia, una que no incluía a un bastardo tercer hijo como él, aún y cuando le obligasen a hacer cosas como esta, estudiar medicina.

Inhaló, su corazón estaba latiendo demasiado fuerte, podía escucharlo, podía sentirlo en sus oídos, y eso era malo, realmente no deseaba esto ahora. Tragó…

¿Lo viste… todo?—preguntó, luego de largos segundos de silencio.

Su voz era rasposa, y eso acompañaba la imagen desaliñada de tres o cuatro días sin afeitarse, las ojeras de dos noches sin dormir entre convulsiones, lo desencajado de un rostro dolido, sus ojos rojos por el llanto; su tono era muy bajo, no tenía ni siquiera ganas de hablar por encima de lo mínimamente audible, el acento italiano acentuaba esos aspectos al mezclarse con su fluido inglés. A veces solía ser demasiado.

Hoy era una de esas veces.

Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Mar Sep 20, 2016 1:53 am

Rinne se sorprendió del aspecto que tenía el chico en ese momento. Estaba tan descuidado... Los ojos estaban rojos y se podía ver a distancia el esfuerzo que hacía por contenerse, tenia la expresión abatida y eso sumado a la incipiente barba y las llamativas ojeras bajo sus ojos, le hacían lucir como una persona totalmente diferente.

Le preguntó si lo había visto y ella no supo que decir. Si, le había visto, claro que si pero, también sabía que no hubiera querido que nadie le viera así. No quería contarle que le había oído romper a llorar en medio de una pieza que tocaba con semejante aspecto... Tampoco queria mentirle ya que, desde luego, era evidente que ella había estado ahí más tiempo del que él hubiera deseado.

No miraba directamente a la chica y también lo entendía. Al fin y al cabo, ella había hablado más de la cuenta el otro día y ahora aquel gesto le pesaba en el corazón. No sólo por el evidente y esperado rechazo, si no por el hecho de que podría haber estropeado la "relación" que hubiese entre ellos, por muy retorcida que fuera.

Cerró los ojos, sabía muy bien que él no quería que ella le viera así y así hizo. Simplemente se inclinó, deslizando la mano del hombro a una posición más cómoda y abrazándole delicadamente. Apoyó su mejilla contra la de él. Seguía húmeda del llanto y a la vez, estaba caliente del sofoco que debía llevar por todo lo que acababa de liberar en lo que él creía que era la intimidad.
No quería decir nada o más bien, Rinne no sabía que decir. Aquel chico era un misterio para ella al fin y al cabo, y aún así, no pudo evitar acabar sintiendo algo por él. Sonaba estúpido si lo pensabas así y aquello comenzó a pesarle también.

Estrechó el abrazo, exhalando lentamente toda la pesadez que sentía en el pecho y esperando que él hiciera lo mismo. Sólo estaba, ahí, en silencio, sin aportar ningún comentario a la situación pues no lo requería. Esperaba en cualquier momento el rechazo a su gesto, aquello tampoco la sorprendería y aún sabiendo esa opción siguió pensando que ella debía hacerlo. Porque pese a todo, no quería verlo llorar.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Mar Sep 20, 2016 4:28 pm



No era tan bueno en estas cosas, en estos momentos, porque había sido visto por alguien más en uno de sus momentos más bajos, en uno de esos únicos donde simplemente no podía ser el mismo Vincenzo de siempre… porque ni siquiera estaba en tan buenas condiciones como para mantener el pesar dentro de las cuatro paredes de su habitación.

Exhaló, ella le miraba como si estuviera viendo la cosa más extraña del mundo, él la entendía, no daba ese tipo de imagen, no parecía ese tipo de persona, sin embargo, y muy sinceramente, eso no era, a pesar de que lo forzase, lo que ocupaba el centro de sus pensamientos justo ahora, no… justo ahora era su mente metida en un dolor, sumergida en un pozo de desesperación tremendo.

Aquella melodía recorría su mente, se repetía, ¿pensaba en ella entonces?, por supuesto, su madre era una amante de las artes, de la música, ella misma se dedicaba a difundir el arte a su manera antes de que todo esto pasara y, cuando sintió un abrazo leve se sorprendió, no se lo esperaba, pero, más que todo, era algo que necesitaba, algo que siempre había necesitado, pero nadie, jamás, le había dado. ¿Qué habían hecho su padre y hermanos cuando llegaron a casa dos días después del funeral de su madre?, consolarse unos a otros, mirar alrededor, mandarle a hacer cosas, no había habido consuelos, no había habido un apoyo, desde ese momento, tan solo había sido sacado de su mundo y arrojado lejos, como un perro.

Tragó con mucha fuerza, el nudo en su garganta aparecía tras este hecho, ese abrazo, su pecho parecía retumbar por culpa de su corazón y comenzaba a sentir de nuevo su respiración perderse en el descontrol. Volvió a tragar, se había quedado inmóvil, de sus ojos las lágrimas volvieron a descender, no quería llorar así, no frente a nadie, frente a nadie jamás, pero no podía controlarse, ¿por qué? Sollozó, ella había agachado su postura, por lo que él bajó el rostro hasta pegar su frente en el hombro ajeno y miró hacia abajo, el suelo, sus propias piernas, la excesivamente ancha falda de ella, el suelo, sus lágrimas cayendo… recordar la música, cada acorde, cada pausa, parecía clavar cosas en él, y sollozaba, porque, aunque lo deseara con mucho fervor, no podía dejar de hacerlo.

Vincenzo, calmati, calmati—murmuró en italiano, se decía a sí mismo “cálmate”, ¿acaso lo necesitaba en estos momentos?, sí, porque sus manos comenzaban a temblar, las cerraba en puños, las afirmaba a sus piernas, no dejaba de llorar, no podía. Inhaló, su pecho dolía, no podía seguir, no debía.
Cerró los párpados con mucha fuerza.

Calmati—murmuró una vez más, muy bajo, muy ronco, tragó con calma, exhaló, lo hizo varias veces, por varios segundos… su cabeza dolía, eso no era buena señal, nada en todo este contexto lo era en realidad.

Finalmente, un par de segundos después, se separó de ella, solo para tenerle de frente, y luego le miró, no necesitaba palabras para saber una respuesta tan clara.

¿Qué… estás haciendo aquí?—preguntó entonces, alzando una mano para limpiar las lágrimas que se quedaron rezagadas, usó la manga de la chaqueta para limpiar un poco su rostro, aunque nada se podía hacer con lo obvio—, se supone que estamos de vacaciones—murmuró para tragar otras dos veces antes de aclarar la garganta y mirar al techo, estaba intentando despejarse, a pesar de que sabía que hoy eso sería imposible, no le gustaba que nadie lo viera actuar fuera de la imagen que él tenía formada para todos, para el exterior, sin importar quien fuera, o sus intenciones haca su persona.

Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Mar Sep 20, 2016 5:30 pm

Puede que no fuera la compañía más apropiada en aquel momento, pero de algún modo estaba siendo de ayuda al muchacho, que volvió a retomar el llanto sobre el hombro de la muchacha. Las lágrimas caían constantes y rozaban ocasionalmente la blusa que ella llevaba, aunque no le generaba inquietud o molestia alguna ese hecho. Le oía intentar calmarse, con dificultad. No sabía que acontecimiento le había llevado a esa situación pero sin duda, debía ser algo realmente doloroso como para que alguien llorara de esa manera.

De igual modo, Rinne no quería entrometerse. No era asunto suyo y lo sabía, la linea que separaba lo personal estaba claramente dibujada desde hace varios días. Tampoco quería que reviviera en sus pensamientos aquello que le apenaba mientras informaba a la joven de ello. Parecía muy afectado, incluso débil en esos momentos y podía acabar afectándole también a la salud, ademas, sabiendo el problema o más bien, la enfermedad que parecía el joven, no era conveniente que se sobreexcediera hasta el límite. Aunque sus mascotas-salvavidas estuvieran allí, podría no ser suficiente.

Terminó por separarse de ella ya algo más calmado, aunque incluso la chica podía notar que seguía agitado por dentro. Su rostro lo decía todo, pues lucía mucho más frágil de lo que pensó que llegaría a ver nunca. Intentó secarse las lágrimas retenidas con la manga de su chaqueta, pero eso no eliminaba los restos de agua por sus mejillas. Intentó cambiar de tema, aunque eso no iba a conseguir desviar la atención de la situación.

-Si bueno...- Aprovechando que llevaba manga larga y el muchacho estaba mirando el techo del escenario, la agarró para tensarla y aprovechó para limpiar con suavidad los restos que probaban que había estado llorando. Aunque cualquiera que lo viera en ese momento hubiera podido asegurarlo igualmente. -E-En esta ocasión, me quedo aquí... Ayudando- Cuando comprobó que no quedaba ninguna huella, soltó el puño de la misma y volvió a su posición original. -Al fin y al cabo, es mejor que servir mesas en casa...- murmuró para si misma.

Se giró para mirar su espalda y recordar el desastre que había formado cuando se asustó por el ruido de las teclas. Suspiró al verlo y solo imaginar que todavía tenia que encargarse de esos materiales y llevarlos, fuese hoy o mañana a la siguiente actividad.
-V-Vine a buscar... Un maletín, p-pero ya lo he encontado.- Continuó hablando como medio para que el chico no le diera más vueltas en su cabeza a lo que quisiera que le afligía aunque ella misma sentía una inmensa curiosidad por ello. -No tardaré... En irme-

Tal vez eso fuera lo mejor, que él recuperara su intimidad para desfogarse lo que hiciera falta y pusiese orden en su cabeza. En parte le preocupaba que volviera a romper a llorar pero ¿Quién era ella para invadir su vida privada?
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Mar Sep 20, 2016 9:00 pm



Su cuerpo era actualmente sensible a cualquier cosa justo ahora, había estado especialmente sensible luego de las últimas dos noches donde no podía dormir, donde las convulsiones se alargaban hasta por veinte minutos y venían una tras otra… hacía un tiempo que no sufría una crisis de esta, pero no podía decir que estuviera fuera de lo normal. Él estaba acostumbrado a una convulsión cada dos días, a veces a una diaria, a veces desaparecían hasta por tres días, pero, debía decir, también estaba familiarizado con estas sensaciones… siempre y cuando no se prolongaran por más de una semana estaba bien, no habría recaído fuertemente si paraban antes que eso, si volvían a ser “normales”. La piel se le sentía fría, pero caliento, ¿contradictorio no?, pero era así, estaba sintiendo muchas cosas al mismo tiempo justo cuando un gesto de sorpresa se le dibujo al notar lo que la castaña estaba haciendo, pero no la detuvo.

Justo ahora él no era él, ni siquiera tenía ganas para eso, y no consideraba que fuera nada malo.

Cuando ella terminó aquello exhaló con fuerza, era un poco extraño a sus ojos, sin embargo, no dijo nada al respecto. Regresó su vista al frente.

Ya veo… estás ayudando con los niños—murmuró—, el lunes me hicieron revisar a un montón de ellos, fue un poco desastroso—continuó con calma, apaciguando el mirar y resoplando de nuevo, estaba un poco desganado respecto de muchas cosas en realidad.

Llevó una mano a su cabello y lo alborotó, estaba un poco más largo de lo usual, tal vez debería ir a recortarlo pronto, pero no le molestaba en absoluto, siempre había tenido bastante cabello, por lo que, si decidiera quitar mucha más cantidad, sería bastante extraño. La mano pasó por su rostro y toó el bello, chascó con la lengua, debía afeitarse, será un problema levantar más de lo que ya lo hacía.

Así que… tu familia tiene un restaurante, es interesante—murmuró, realmente, si iba a decir algo, deseaba que pudiera cambiar el tema de la mejor manera posible—, si a tu familia le gusta pasar tiempo contigo, deberás aprovechar—sus palabras salieron con calma, no se parecía mucho al él de siempre, eso estaba claro—, nunca se sabe si para después tendrás la oportunidad de estar junto a ellos—inhaló y exhaló ya un poco más suave, su respiración comenzaba a calmarse aunque su mente no, eso era otro asunto.

Le miró, ella parecía nerviosa, para sus adentros, el podía muy fácilmente ser del tipo que diría o haría cualquier cosa para asegurarse de marcar la pauta, de jugar, hacer algo para divertirse, sin embargo, hoy no se sentía para nada de esa manera, y eso le sacaba un tanto de quicio en lo más profundo, no poder ser como siempre. Pero, ella siempre había tenido todo el poder sobre él, todo su respecto, tanto en las buenas, como en las malas.

No te preocupes… no muerdo—luego de algunos segundos de escuchar sus últimas palabras, finalmente habló—, al menos no hoy—resaltó con una ligera sonrisa que, en unos pocos momentos, se transformó en una sonrisa melancólica—, creo que hoy es tu día de suerte—continuó, llevando los ojos al maletín del que ella estaba hablando, ¿cómo había caído eso sin que él se diera cuenta?, realmente estaba metido en sus pensamientos, tanto como hasta para ignorar a Hibird, Adam y Roll en esos instantes, a pesar de que estuvieron justo a su lado todo el tiempo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Miér Sep 21, 2016 6:33 pm

Al parecer aquel chico también estaba en el voluntariado infantil, pero sólo le tocó vigilarlos el Lunes y ella ya llevaba varios días seguidos... No era demasiado buena con los niños por lo que la situación era bastante incómoda la mayoría del tiempo. Muchos eran inquietos y corrian de aquí para allí sin mirar a donde iban y sin tener cuidado, e incluso los había gamberros que les levantaban las faldas a las niñas (y monitoras). Ella ya había aprendido la lección y había optado por una falda larga aquel dia, una sabia decisión a decir verdad.

-S-Sé que no me ibas a "morder"... No en algún tiempo a-al menos...- no era una frase que le pegara demasiado decir a la joven pero, así era. Acababa de ver a alguien hacia apenas una semana (que ella supiera) y volver a intentarlo... Le era extraño tanta afinidad por ello, al fin y al cabo, no era algo que ella comprendiera. -T-Tampoco es como si yo me dejara hacer... ¿No?-

Aunque respondió a sus palabras, seguía dándole vueltas. ¿Cómo podía pensar en cosas así, incluso después del otro día? No es como si lo necesitara, incluso ella sabía eso. Al fin y al cabo, vio salir a un chico de su dormitorio la mañana del sábado en actitud algo... cariñosa. Ella no era quien para juzgar, de hecho aquello le daba igual, que hombres y mujeres le vinieran bien. Lo que no compartía tanto es su idea de "pluralidad", por decirlo de algún modo.

Reorientando sus pensamientos, comenzó a divagar acerca de las palabras del chico, tanto por la frase como por el comentario con un tono más personal que la acompañaba después. Claro que a su padre le gustaba pasar tiempo con ella pero... Cuando eran fechas vacacionales, apenas se veían. Él pasaba la mayor parte del tiempo en cocina o arreglando papeleos, pues desde que llegaron se encariñó tanto con ese hotel pequeño y familiar que acabó haciéndose copropietario. A decir verdad, era uno de tantos en Ratisbona, pero la clientela siempre salia agradada y contenta de él. En las épocas con menos turismo, el restaurante y cafetería permanecía abierto como ingresos extra y podían llevarlo bien con los empleados que contaban.

-D-De todos modos... N-No es un restaurante si no más bien... Un hotel pequeño.- comentó, entablando una especie de conversación para distraer al chico, tal y como él parecía querer -A-Aunque cuando puedo ir allí... Apenas nos vemos...- suspiró.

Nunca le había dado demasiada importancia a ese hecho, pero era cierto. -Mi padre... S-Siempre ha trabajado mucho por mi bien... Y-Y me gusta ayudarle en lo que pueda, pero...- podía parecer una tontería el tema del uniforme como una razón por la que no ir, pero ¡era tan incómodo! Y toda la gente que se quedaba mirando... Las fiestas en el local eran una pesadilla cuando había entrado en acción el alcohol  -...S-Se toma muy en serio el negocio y... atraer clientela.-

Estaba acostumbrada a las minifaldas, de hecho eran parte de su vestimenta diaria pero no llegaban a ser tan cortas como las que llevaba en el trabajo... En ocasiones, se preguntaba si a su madre le hubiera parecido bien aquella situación, aunque no estaba en su vida ahora ni en mucho tiempo. -P-Podrías ir en algún momento... Igual viajar te sentaría bien... C-Cambiar de aires y eso...-


Última edición por Rinne Utagawa el Mar Sep 27, 2016 5:32 pm, editado 2 veces
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Miér Sep 21, 2016 10:36 pm




Soltó un bufido seguido de una mínima sonrisa algo aletargada por sus propios sentimientos actuales, comunicó aquello con sus ojos y le miró con calma, llevando sus manos al frente para estirarse un poco.

No lo sé… realmente los detalles no suelen importarme demasiado—murmuró, sinceramente lo que ella le hubiera dicho o no a él le valía lo mismo, no le gustaba meterse en camisa de once varas, pero por eso siempre era demasiad sincero y directo con lo que decía, con lo que quería, sus intenciones a fin de cuentas. Él lo había sido con ella desde el primer momento, entonces no le importaba para nada lo demás. Se alzó de hombros—, no me gusta pensar demasiado, pero, ¿en serio no te dejarías?—le preguntó—, quizá, cuando me sienta más como yo, deba hacer la prueba—continuó en un tono ya más medio y un poco más tranquilo que antes charlar de cosas así no le hacía tan mal después de todo.

Podría verse un poco en ciertas de sus palabras, para Vincenzo la cosa con su familia era tal vez diferente, porque sus hermanos mayores y él tenían una brecha de edad llamativa, porque su padre siempre se había ocupado más de ellos dos y les había presionado, pero a él le habían presionado también, cosas como “ya no me basta con esto” eran muy comunes mientras sus padres estuvieron casados. Él era un hombre muy exigente, demasiado perfeccionista, pero Vince siempre había sido apegado con su madre, ella siempre había sido su protectora y confidente, su mejor amiga de confianza y muchas otras cosas, podía sonar muy cursi, pero cuando sus padres se divorciaron se apegó más a ella, y ella a él, porque se tenían solo el uno al otro.

Resopló, volvía a recordar cosas incómodas.

Ya veo—murmuró algo sereno segundos después de que ella terminara sus palabras—, es un hombre bastante exigente en lo laboral al parecer—murmuró, él podía interpretarlo como que aquel hombre, el padre de ella, hacía muchas cosas que tal vez eran extrañas para atraer clientes, alguna de ellas podía involucrar algo que a la castaña le resultase incómodo, sería la única manera en la que, a su parecer, ella mostraría ese nivel de dudas.

Demonios… volverse demasiado observador de la noche a la mañana realmente no le sentaba bien.

Te tomaré la palabra—habló entonces—, si no tengo que viajar medio mundo, sería interesante—se alzó de hombros, acto seguido exhaló con fuerza.

Su cuerpo se sentía pesado, estaba bastante agotado, especialmente porque, además de no poder dormir y lidiar con las convulsiones, tuvo que cumplir de alguna manera sus turnos en la enfermería y, con niños alrededor, habían llegado desde dolores de estómago, pasando por rodillas o cabezas rotas, y hasta alergias e intoxicaciones considerables. Demasiado.

Cerró los párpados y dejó ir su cabeza hasta atrás, mantenía apenas las fuerzas para no irse más atrás y chocar con las teclas del piano, ¿podría ir a dormir ahora?, estaba completamente seguro de que, al contemplar seriamente el pensamiento de querer descansar, las convulsiones se acordarían de él y todo se volvería problemático a más no poder.



Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Mar Sep 27, 2016 5:30 pm

La chica sonrió levemente al ver que la situación cogía un aire menos triste. El muchacho no tenía la lúgubre expresión de hace unos momentos y eso era agradable, aunque hubiera tenido que contar parte de su vida sin obtener información de la suya a cambio. No le gustaba demasiado hablar de si misma y ser el centro de atención de la conversación, pero de algún modo funcionaba, asi que decidió no darle más vueltas y dejarlo estar así. Tampoco quería invadir demasiado la intimidad del chico con preguntas incómodas.

-C-Cuando te acostumbras, ir y volver a Alemania es como un paseo... Más o menos.- rectificó. No es como si hubiera hecho muchos viajes, pero ya estaba en segundo curso y eso ya eran bastantes festividades en las que había tenido que hacer el trayecto -E-Es... Como un paseo largo. P-pero Ratisbona es muy bonita, por eso siempre hay tanto trabajo en el hotel... ¡I-Incluso podrías ayudar a-a cambio de un par de noches!-

Aunque pensándolo dos veces, no sabía si era muy apto para el trabajo de camarero, seguro que acabaría tonteando con las clientas en lugar de trabajar o algo así... Aunque sería divertido verlo con el uniforme de limpieza si así lo quisieran. Sacudió esos pensamientos de su cabeza y se acomodó las gafas, para posteriormente aclararse la garganta y continuar con sus palabras.

-D-De todos modos, tengo que irme.- continuó, recordando la razón principal por la que estaba ahi y por la cual no debía demorarse demasiado. Se había quedado para ayudar y tardar tanto con el recado no era bueno. Además se veía cansado y no quería molestarle más tiempo, tal vez dejarlo con sus pensamientos de nuevo era la mejor opción, así tenía tiempo de ponerlos en orden y calmarse definitivamente. O tal vez desahogarse de nuevo en soledad. Cada persona alivia su pena de diferentes formas y ella no sabía cual era la de él a ciencia cierta. -Espero... Que estés un poco mejor que antes.-

Volvió al lugar del accidente y recogió con rapidez todo el desastre que permanecía en el suelo y cerró el maletín de nuevo, levantándolo con cuidado de que no se abriera por accidente. Por suerte, no se había roto y podría intentar inventar una excusa para su tardanza. Cuando ya se hubo incorporado, acomodó su agarre y se dirigió a la salida, haciendo un gesto de despedida con la mano en la distancia.

¿Había hecho una buena obra? Quién sabe, pero ella se sentía así en parte. No es que fuera la mejor para consolar a alguien pero le gustaba ayudar en lo que podía. Ahora todo dependía de cómo quisiera sentirse el chico y como arreglar su tristeza, lo más importante era que descansara ya que si estudias medicina, tienes que predicar con el ejemplo.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Miér Sep 28, 2016 1:38 pm



Le miró con curiosidad, así que Alemania, de alguna forma sintió que podía salir con algo así, sin embargo, no dijo nada, realmente la ironía de tener que viajar medio mundo era algo más dicho que hecho. Resopló, sinceramente no tenía muchas ganas de más que esto, así de simple, hoy no era él, hoy no podía dejar de pensar en ella, y no es que eso fuera malo, no es que le molestase que su madre tuviese ese poder en él, le molestaba no haberse vuelto lo suficientemente fuerte para soportarlo siendo él mismo, eso era todo.

Tragó un par de veces mientras le veía recoger todo lo que se le había caído, tal vez eso era para los niños, no, eso podría ser lo más seguro en realidad, pues si ella estaba siendo voluntaria, incluso a estas horas de la noche, para alguna fiesta infantil, alguno pinta caras, era necesario.

Una vez ella se fue soltó una gran exhalación y de nuevo dirigió sus ojos al techo, su cerebro estaba tan embotado, considerando los tiempos, tal vez este era el mejor momento para volver a su dormitorio y darse un baño antes de que todo se volviera un desastre en plena noche, como lo había sido en estos dos últimos días. Estaba harto, cansado, atiborrado de emociones. Se dio la vuelta y miró el piano, su madre lo amaba casi tanto como actuar, ella era realmente especial en ese sentido, ¿qué podría tener en contra de ello?



Tema Finalizado



Volver arriba Ir abajo

Re: Vouto —Priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.