Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Hoy a las 2:46 pm por Erika Singer

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Vie Sep 22, 2017 3:18 pm por Kohaku Koyama

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Sep 21, 2017 5:46 pm por Zhao Wang

» Three // Privado: Elizabeth
Jue Sep 21, 2017 12:56 pm por Minato Hamilton

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

» New life [Priv. Gabriel, Giannluca]
Mar Sep 12, 2017 5:38 pm por Liliya Sorokina

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

April [Priv. Vincenzo Michaira]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Rinne Utagawa el Miér Sep 28, 2016 7:59 pm

|| Jardines de la SNA|| Martes, 16:00 || Outfit + Bolsa||

No podía creer las ganas que tenía de que acabaran las vacaciones cuanto antes. Porque si, era genial dormir hasta tarde (especialmente a alguien como ella, a la que se le pegaban las sábanas con facilidad) y tener tiempo libre para ir a donde y cuando quisieras en la Universidad pero, el precio a pagar estaba siendo muy alto y demoledor.

¿Cómo iba ella a saber que cuidar niños era una tarea tan agotadora? Estas cosas la llevaban a su límite y su instinto maternal parecía haberse ido de vacaciones sin ella. Ella no tenía hermanos pequeños, bueno, no que conociera siendo sinceros, ni tampoco parientes o conocidos cercanos que tuvieran hijos pequeños, así que el trato con los infantes había sido prácticamente nulo desde que ella fue uno. Tampoco es como si recordara demasiado como pensaba en aquella época, como para explicar el comportamiento de los pequeños, por lo que simplemente debía aceptarlo.

Ya había pasado el mediodía y su turno de "niñera" había terminado por fin con la hora de la siesta para los más pequeños y una película en el auditorio para los más mayores, en constante vigilancia claro. Podía ver en las caras de los demás afortunados que como ella ya se iban a descansar, la felicidad y el agotamiento al mismo tiempo. Y no era para menos, ya que el turno del mediodía absorbía totalmente la hora de la comida  y acababan hambrientos, durmiendo normalmente hasta la cena.

En esta ocasión, Rinne intentó acortar camino para llegar antes a la residencia y comer cualquier cosa. Ella no era de las que comía demasiado, pero realmente tenía hambre. El día era agradable, incluso algo caluroso para tratarse solamente de la primera quincena de abril, pero ya iba preparada para el día con un conjunto algo más fresco que los días anteriores. El sol estaba en algunas de sus horas más altas y eso se notaba especialmente en la fatiga que comenzó a desarrollarse rápidamente. Buscó un banco a los laterales del camino a los dormitorios, preferiblemente a la sombra, y se dirigió a con paso ligero y dejando caer todo el peso de su cuerpo en el mismo.

Suspiró pesadamente una, y dos veces, cogiendo más aire y expulsándolo por completo. "Sólo un par de días más..." se decía a si misma, para motivarse a continuar con ánimos. En parte, se arrepentía de no haber viajado a trabajar al hotel. Al menos allí no le estiraban del pelo.
Rebuscó en su bolso una pequeña botella de agua que estuvo fría en su momento, aunque no podría decir lo mismo ahora, y algo para picar, cualquier cosa que le diera fuerzas para continuar el pequeño trecho hasta los dormitorios. Cuando ya pensó que no había nada, encontró tres caramelos que de algún modo, habían ido a parar allí: dos de manzana y uno de limón.

Abrió uno de los de manzana y se lo metió en la boca, arrugando el pequeño envoltorio entre los dedos y buscando una basura para arrojarlo. Todo apuntaba a que ese iba a ser su plan durante la próxima media hora al menos, pero no se quejaba. La primavera había llegado preciosa y las plantas comenzaban a estar floridas: todo comenzaba a ponerse más vivo y brillante, y la temperatura era más agradable. Por eso (y también porque era el mes de su cumpleaños), le encantaba el mes de abril.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Miér Sep 28, 2016 9:14 pm


W: Rinne Utagawa | Jardines de la SNA | Martes; 10:08 hs | Bolso & Lentes & Vestimenta




Hoy era un día… difícil, sí, sería muy correcto para él plasmarlo de esa manera, puesto que se estaba viendo forzado a dejar algo que realmente le gustaba para preservar su salud. Le dolía, era por un bien mayor, pero debía dejar de lado algo que, tal cual la medicina, realmente le apasionaba.

Hibird iba, como de costumbre, sobre su cabeza, en tanto Roll estaba en uno de los bolsillos de su chaleco y Adam caminaba sin correa a su lado, después de todo estaba en los territorios de la universidad y, dada la naturaleza de su enfermedad, más bien era una norma que el can no tuviera correa, para que pudiera correr en busca de ayuda en caso de que algo malo sucediese. Llevaba terciado su preciado bolso verde de los entrenamientos, dentro de él estaba la ropa que había sacado de su casillero en el gimnasio de boxeo, sus guantes, protectores, vendas y medicinas y pomadas, tenía que dejarlo, y eso era realmente molesto.

Hacía uno días el doctor le había indicado que era imperante abandonase el boxeo, pues esa podía ser la causa de qué, aún después de más de diez años, la epilepsia infantil no desapareciese ni mostrase signos de querer retroceder a un estado inactivo. Lo había escuchado muchas veces, pero ya era momento de hacerle caso, porque estaba harto de esto, de todo esto.

Las dos pasadas semanas no habían sido las mejores para él, aunque ahora estaba mucho mejor en realidad, se había recortado el cabello y afeitado, y esta misma mañana había hecho su ronda en las enfermería central desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde, atendiendo a niños indigestos o heridos por caídas, suerte que ya quedaba poco y pronto terminarían por irse a sus casas, aunque debía estar seguro de que para ellos esta experiencia era un sueño, viviendo en los lugares en donde vivan y pasando las necesidades que pasaban seguramente; esa era la razón por la que terminaba por ir a recoger sus cosas al gimnasio a estas horas de la tarde, luego de almorzar, darse una ducha y reposar un poco el cansancio de la jornada. Debía acostumbrarse, estaba a punto de entrar a un trabajo que, fácilmente, podía consumirte las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana dentro de un hospital.

Vamos Hibird, no seas quisquilloso—murmuró con calma, el pajarito en su cabeza pataleaba un poco por alguna razón en medio de su caminata por algunos de los jardines antes de llegar a los dormitorios para poder dejar el bolso allí y salir a alguna parte en la ciudad a comer algo más tarde.

El Sol estaba bastante fuerte, era Abril, de todas formas no solía ser tan soleado en esta parte del país en esta época del año, por eso era un poco aburrido tanto sol, le molestaba realmente. No sentía especial gusto por este mes, porque, a pesar de ser su cumpleaños, en este mes, al paso de los años, habían pasado bastantes cosas malas.

Dobló luego de un edificio, a pesar de llevar los lentes de sol se estaba quemando un poco una oreja con tanto resplandor, volteó al vista y notó una figura interesante, Adam parecía conocerle, porque caminó hacia la figura, lo que le llevó a fijarse más en ella. Se quitó un instante los lentes, subiéndolos un poco aún sobre su rostro y pudo identificar la figura.

Oh… es realmente raro encontrarte por aquí—dijo en voz algo alta, dando algunos pasos para acercarse a ella, estaba sentada en una banca—, pensé que aún estarías cuidando críos—bromeó, a pesar de que lo había visto en un mal momento hacía un par de semanas, ahora era realmente más el que en ese momento, y eso le encantaba.

Se detuvo como a un metro de la banca, podía aprovechar un poco antes de regresar a su dormitorio, después de todo, no es como si tuviera alguna guardia temprano al día siguiente. Rio, se estaba volviendo quisquilloso amargamente.


Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Rinne Utagawa el Jue Sep 29, 2016 1:55 pm

Llevaba ya casi diez minutos ahí sentada, mirando las musarañas mientras el caramelo que se había comido ya desaparecía por completo de su paladar. A decir verdad, estaba acostumbrada a estar sola, pero eso no significaba que siempre disfrutara de su soledad. Recientemente, se había visto rodeada de personas nuevas y de algún modo, había entablado amistadas que flotaban de un modo u otro, por lo que había aprendido a disfrutar estos momentos de tranquilidad por su cuenta de una manera diferente a la habitual.

Tal vez esto era a lo que se refería la gente cuando decían que la universidad es una etapa de cambios para las personas, aunque no podía decirse que sus cambios fueran necesariamente malos.

Había disfrutado de aquel dulce y estaba dispuesta a comerse otro. Sacó el restante del mismo sabor y dejó el anterior envoltorio en el fondo de su bolso. No era lo mejor, pero si lo más practico en ese momento. Cuando se dispuso a abrirlo, se dio cuenta de que ya no estaba sola , pues un golden más que familiar se acercó a ella. No estaba segura si quería el alimento que tenia en sus manos en aquel momento, pero los caramelos no eran comida para animales y menos para los perros, pues era bien sabido por todos que los dulces no eran recomendados para ellos porque les podían dejar ciegos, o similar.

No era de extrañar que a los pocos segundos oyera también la voz de su dueño, pues no andaban separados el uno del otro. -A-Acabo de salir...- contestó al muchacho -La verdad, ha sido una mañana muy intensa...- Extendió la mano para que el can le diera su aprobación para acariciarle un poco, mientras se hacía a un lado para dejar espacio al muchacho, que venía cargado con una bolsa bastante llamativa. -¿Q-Quieres sentarte? Pareces cargado...-

Podía darse cuenta desde esa distancia, pero el chico parecía tener mejor aspecto que la última vez que se encontraron y no sólo físicamente, ya que en aquel entonces estaba pálido, desaliñado y con unas enormes sombras bajo los párpados, si no que su actitud también era diferente, más similar a la que era siempre. Si se lo ponía a pensar, en aquel momento debía estar destrozado por alguna razón que ella no se atrevió a preguntar, aunque sentía curiosidad hacia ella. Creía que no era de su incumbencia y no quería molestar más de lo que ya estaba haciendo, por lo que se retiro temprano quedándose con la intriga. De igual modo, le alegraba ver que había mejorado la situación.

No sabía si afirmar que aquello era un punto bueno o no, porque la situación entre ambos estaba un poco "delicada" tal vez, al menos por parte de Rinne, que intentaba ignorar sus sentimientos como si no existieran y continuar una pseudo-amistad como pudiera. Podía parecer raro, pero era agradable estar con el muchacho y no quería que esa sensación desapareciera del todo.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Sáb Oct 01, 2016 10:52 pm



Le miró, parecía cansada, pero eso era obvio, él no podría tratar con un montón de críos todo el día, entretenerlos, hacerte el tonto, para nada, no le disgustaban los niños en general, pero, mientras más lejos, mejor. No eran realmente su tipo, y lo había comprobado mientras tuvo que revisar a un montón de ellos estos días.

Miró a Adam, era un perro bastante bueno a su parecer, le gustaba mucho, lo había conocido cuando apenas tenía unos meses de nacido y se había convertido en su compañero desde entonces, ayudándolo tanto o más como él hubiera querido. Vince supuso que al perro le agradaba ella, no es que pareciese mala persona, es solo que, para el italiano, existían personas de personas en el mundo. Exhaló, con Hibird aún en la coronilla de su cabeza se alzó de hombros.

No pesa tanto—murmuró—, pero, no voy a rechazar esa invitación tan directa—continuó con mucha calma, siendo más él que otra cosa.

Caminó hasta el sitio y dejó el bolso justo al lado de la banca para sentarse, abrió el bolsillo de su chaleco y de allí sacó al pequeño Roll, que, por alguna razón, no había crecido casi nada, a pesar de ya no ser exactamente un bebé-por más que siguiera comportándose como tal-, no le molestaba, y el veterinario no había encontrado nada mal en él, por lo que le dejaría simplemente estar en paz. Dejó al pequeño Roll en el suelo, a su vista, estaba directamente fuera del camino, por lo que estaría bien siempre y cuando no se alejase mucho, y Roll era un flojo, así que lo dudaba.

Hibird bajó de su cabeza y se posó en el brazo de la banca, parecía como si estuviera allí para vigilar que a Roll no le pasase nada, lo cual era bastante curioso, se mirase desde donde se mirase.

Cuidar niños es horrible—dijo entonces, luego de esos segundos—, tener hijos debe ser desesperante—se burló un poco, él no creía haber sido una gran lidia para su madre, pero, aun así, no estaba entre sus más grandes deseos cuidar enanos, menos si no eran suyos—, hay que tener muchas ganas para gastar las vacaciones en eso—dio su opinión con franqueza, sus ojos apuntaban al frente, no tenía demasiados oficios ciertamente, el tiempo era esquivo y podía divertirse un poco, “a su manera”, claro está.

Miró a Adam, era un sinvergüenza, pero el pelinegro suponía que era por la clase de dueño que tenía, por supuesto, Adam había aprendido de él algunas mañas en medio de su cuidado, si él llegaba a curarse de su enfermedad Adam seguiría a su lado, por la clase de lazo que tenían, por la clase de cosas a las que el can se había acostumbrado… debía darle un baño, claro, lo había hecho la semana anterior, pero debía antes de que las clases comenzasen y, nuevamente, fuera absorbido, y a Hibird, aunque el pajarito lo odiase con toda su alma.


Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Rinne Utagawa el Dom Oct 02, 2016 6:26 pm

Aceptaron su invitación para sentarse y también recibió la aprobación del perro, por lo que acercó la mano lentamente a la cabeza del mismo y la tocó primero con las yemas de los dedos, para luego acariciar con mucha cautela al animal. Sólo un par de gestos ya estaban bien.
Pese al tiempo que se llevaban conociendo (ella y Adam), nunca lo había acariciado, no porque tuviera miedo de él o nada parecido si no que consideraba que el animal estaba... "trabajando", por decirlo de algún modo. Al fin y al cabo, era quien cuidaba de la salud de su amo constantemente.

Por otro lado, el chico ya adoptó el asiento y a los pocos segundos, inició una conversación, dando una opinión un tanto curiosa a la que Rinne sólo pudo responder con una sonrisa nerviosa e incómoda a la par. Tenía que admitir que los niños no eran su fuerte tampoco a decir verdad, y puede que no se alegrara demasiado de haber escogido quedarse como voluntaria, pero...

-B-Bueno, más que horrible es... "c-complicado"- Sobretodo si tenían en cuenta lo revoltosos que eran algunos de ellos -Siempre me han dicho que cuando tienes hijos, ves las cosas de otra manera... ¡S-Supongo que será asi!- Continuó, recordando lo que su padre le dijo en varias ocasiones, al igual que sus abuelos las pocas veces que los pudo ver a causa de la distancia. Ella siempre había sido la primogénita, la niña de los ojos de todos, por lo que en parte entendía a lo que se referían con que se veían las cosas pero no del todo. -N-No creo que haya que tener ganas... Si quieren a sus hijos, n-no les importa. O eso creo.- al menos así era en su caso.

La verdad es que era un tema que la joven nunca había pensado, aún en su casi veintena de edad. Si fueran otros tiempos (o simplemente, su padre fuera más tradicional), ella estaría comprometida con algún hombre conveniente y preparándose para ser madre y ama de casa, en lugar de estudiar una carrera que la apasionara. Estaba realmente agradecida por ello y le hacía feliz, todo lo que se había esforzado su familia por ella y que pudiera seguir sus sueños.
-S-Supongo que quieren lo mejor para ellos... S-Son como un pedacito de si mismos, ¿no?- comentó, recordando el parecido que tenía ella con su padre en algunos aspectos -¿Me pregunto, si tuviese hijos cómo serian...?- murmuró para si misma, dándose cuenta para si misma de que acababa de pensar algo muy raro y poniéndose nerviosa por la incómoda situación -¡A-Ah! P-Perdón, eso suena un tanto raro....-

Se acomodó la falda, buscando alguna forma de desviar la atención a un tema menos extraño, aunque sin mucho éxito. Miró nerviosa a los lados, buscando una alternativa cuando vio la descomunal bolsa que aún tenía el muchacho cerca. Eso, le llevó a optar al recurso más antiguo y fácil que se le ocurrió:
-¿V-Vienes de hacer deporte?- preguntó, ya que la bolsa parecía de entrenamiento y no se le ocurrió cuestión más evidente.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Miér Oct 05, 2016 3:34 pm



Rio un poco por lo bajo, ciertamente él podía ver fácilmente por los dos lados de la moneda; su padre en un principio era una buena persona a sus ojos, pero luego se dio cuenta de la realidad, y cuando se quedó solo con su madre, realmente siendo solo los dos, ese sentimiento actual se fortaleció. Él era capaz de sentir el amor de una madre, de recordarlo, añorarlo y lamentar no tenerlo; pero también era capaz de sentir el odio de un padre, a quien parecía solo importarle lo que le fuera beneficioso sin importar las opiniones ajenas.

Que tus padres sean eso no te garantiza realmente nada, sinceramente ese tampoco era un tema con el que él, en específico, se sintiera demasiado cómo hablando al respecto, era muy sencillo, tenía demasiadas cosas en mente en tanto al tema se refiere. Resopló, escucharle hablar de eso era un poco vago, le hacía saber que tal vez ella tuvo una buena relación con su padre, quien sabe si su madre, de ella no le había escuchado hablar jamás. Las opiniones de las personas dependían expresamente de la manera en la que había sido criadas y en el cómo habían vivido a partir de eso.

Inhaló y exhaló, para entonces no quería seguir tocando demasiado ese tema, porque, para el varón, sus opiniones podían llegar a ser demasiado radicales a los ojos y oídos de otras personas. No es como si importase, pero a nadie le importaba eso a fin de cuentas.

Fue entonces cuando chascó con la lengua y se acercó a ella repentinamente, por el lugar no pasaba nadie, no había demasiada gente a fin de cuentas, y los que estaban cuidaban críos en su mayoría, por lo que, aquel beso que depositó en los labios ajenos, pudo o no ser visto por otro, no importaba tampoco. No se separó de ella, para nada, era mejor cortar por lo sano sus palabras y simplemente siguió besándole, llevando su mano izquierda al mentón ajeno, buscando ser bien correspondido y profundizar su alcance, mirando su rostro y cerrando los ojos un par de segundos, justo antes de separarse.

Mejor es dejar eso hasta ahí—murmuró con mucha calma, solo se había separado un par de centímetros—, la verdad vengo de recoger mis cosas, debo darme de baja en el club de boxeo—contestó entonces a las últimas palabras que ella le había dicho, a su pregunta a fin de cuentas—, en contra de mi voluntad, pero supongo que la salud es primero—soltó justo antes de separarse un poco más y alzar los hombros con mucha calma, apoyando de nuevo su espalda sobre el espaldar del banco.

Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Rinne Utagawa el Miér Oct 05, 2016 5:57 pm

Ahora podría asegurar casi por completamente que el chico había vuelto a ser él mismo. Había pocas personas que fueran tan lanzadas que usaran sus propios labios para callar los de otra persona sin preocuparse o si quiera preguntar si a esa persona le importaba.
No es como si aquello no hubiera ocurrido mas veces antes pero en esta ocasión el contexto era diferente. No se sentía cómoda del todo con ello porque si, aquel chico le gustaba y mientras que una parte de ella disfrutaba del contacto, otra no quería que fuera de esta manera. No le empujó para separarle, pero tampoco le acercó. No se veía con fuerzas para ninguna de esas cosas.

Porque realmente, ese chico sólo veía en ella un pasatiempo desde que se conocieron prácticamente, y ante eso, ella sólo tenía dos opciones: tirar la toalla y olvidarse de él o caer en su juego. No es como si se sintiera preparada para la segunda y la primera le costaba demasiado... Era bastante complicada la situación en su cabeza. Si tan sólo consiguiera que fuera él quién cayera en su juego... Las cosas serían más sencillas que ahora. No es como si aquello fuera su especialidad, de hecho, en el mundo del corazón Rinne estaba en pañales... Todo era nuevo, ni siquiera se había puesto a imaginar cosas así como para saber hasta dónde debería dejarse llevar.

Finalmente se separó de ella y dio a conocer el motivo que le había llevado allí, mientras se acomodaba en el banco por su cuenta. Ella, por otro lado, seguía tensa. Se llevó la mano a los labios, tocándolos suavemente pensando si aquello que acababa de suceder era real, al fin y al cabo, había pasado mucho tiempo desde la última vez que ocurrió algo así. Retiró la mano de ellos, poco después, antes de comenzar a hablar.

-Si.. La salud es lo más importante- dijo en respuesta a la protesta del muchacho. Bueno, él aspiraba a ser médico, así que debería entenderlo mejor que nadie. -Me alegro que te encuentres mejor y vuelvas a ser como tú p-pero...- notó su cara enrojecer fuertemente, aún contra su voluntad -S-Sería mejor qué... B-Bueno... No jugaras conmigo de esta manera...-

Conociendo al chico, probablemente se reiría de su petición, cómo no hacerlo, siendo como era.
-No está bien besar así a una persona que... b-bueno, ya lo sabes...- dijo, apartando la mirada con suma timidez -A-Aunque no es que me disguste del todo...- Le costaba mantener la boca cerrada cuando se daba el caso y, para la desgracia de la chica, era sumamente sincera con sus palabras.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Miér Oct 05, 2016 6:28 pm



Escuchó sus palabras, mentiría si dijera que no se esperaba algo así. Echó su cabeza hasta atrás y sus ojos hicieron contacto visual con las hojas de los árboles en lo alto del sitio donde estaban sentados. Exhaló justo antes de reír con un poco de cinismo, pero por un corto tiempo, para exhalar nuevamente y despejar sus pulmones.

Realmente no es algo que me importe en exceso—murmuró con mucha calma—, no tengo la culpa de que te guste alguien como yo—continuó.

Sus ojos seguían fijos en las hojas, que eran movidas ligeramente por una suave brisa, nada más, nada menos que eso.

La verdad tampoco me anima dejar de hacerlo, a menos que seas de esas histéricas, que no lo pareces—luego de algunos segundos volvió a articular palabra hacia ella, con los ojos fijos haca arriba claro está.

Entonces acomodó su postura en el banco y estiró los brazos hacia el frente, a él realmente las relaciones serias le valían, ese tipo de gente siempre terminaba siendo engañada, su madre era el claro ejemplo de eso, porque ella había confiado en un hombre que al final no le había representado nada, él lo había vivido desde el lado que terminó peor, con su madre muerta, por lo sinceramente ese tipo de sentimentalismos caían en saco roto.

Si no te disgusta está bien, no tengo que dejar de hacerlo—mirando al frente habló, luego miró a Adam, quien se había sentado tranquilamente a mirar a la nada—, si quieres que deje de jugar, entonces haz algo al respecto—continuó, volteando la vista hacia ella, directamente encarándola—, hazme saber que debo dejar de jugar contigo, que eres capaz de hacer algo con eso que dices que sientes, entonces, tal vez, pueda dejar de jugar, o me aburra, no lo sé—se alzó de hombros, restando importancia al asunto, él era especialista en decir las cosas quizá demasiado crudo, sin adornos estúpidos, pero así era Vincenzo de cualquier manera—. Realmente esta clase de cosas sobre “sentimientos” nunca me han interesado, así que, suerte con eso—finalizó.

En su rostro presumía había sinceridad, era un poco duro tal vez, pero no era capaz de detectar eso ciertamente, era tosco, eso estaba impreso en su personalidad, en su forma de ser y de moverse por el mundo, sin embargo, también era mucho mejor para su causa poner los puntos sobre las ies y dejar claras sus ya bastante vislumbradas intenciones, él solo quería “hincarle el diente” y se lo había hecho saber más de una vez con la explicitad y literalidad que eso significa.

Este era un juego, su juego, después de todo.

Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Rinne Utagawa el Miér Oct 05, 2016 7:52 pm

Ella sabía perfectamente que al chico sus sentimientos le importaban más bien poco y que él "no tenía la culpa". Si se ponía a pensar, ni siquiera sabía por qué se sentía así porque, analizando los puntos positivos y negativos del muchacho, estos últimos ganaban por goleada sin dudas...
Tal vez era el que él fuera tan diferente lo que al principio generó curiosidad y esa curiosidad acabó transformándose en otros sentimientos. Ni si quiera supo que era así hasta que, de repente, pareció darse cuenta de ello. Sonaba difícil de creer, incluso para ella misma, pero no podía negar la realidad en la que vivía.

-Ya sé todo eso y aún así...-  comenzó a hablar, armándose de valor. Tampoco es como si tuviera nada que perder a esas alturas -A-Aún así yo.. No puedo evitarlo.-

Sabía que podía decírselo infinidad de veces y aún así, a el no le importaría cómo de serios fuesen sus sentimientos. Eso la frustraba, pero pocas cosas podían hacerse al respecto. Sabía cómo era con respecto a estos temas, pues se lo había dejado bastante claro, pero aunque él no quisiera saber nada, Rinne no quería que fuera tomada por una tontería aquella situación.
No, aquello era serio, al menos para ella. Ya iba siendo hora de afrontar más los hechos con menos timidez y salir adelante, al fin y al cabo estaba creciendo y estas experiencias forman parte de la vida.

Entonces se decidió. Si para ser tomada en serio tenía que jugar a ese juego lo haría, aunque fuera sólo por demostrarse a si misma de que era capaz. La simple idea que se le cruzó la mente era suficiente como para ponerla totalmente nerviosa. Eso le podía jugar una mala pasada pero, tenía que demostrarlo tarde o temprano.
-A-Aunque digas todo aquello, aunque lo sientas así... y-yo...- tragó saliva antes de hablar, mirándole directamente y acercándose un poco, apoyando una mano en el asiento y la otra en el pecho del muchacho para no perder el equilibrio, se acercó rápidamente, sin pensar demasiado lo que iba a hacer para no arrepentirse y cerrando fuertemente los ojos, antes de depositar un beso en los labios ajenos.

Ya está, lo había hecho. Ella, que nunca había besado a nadie, se encontraba haciendo algo así con un chico que no tenía interés en ella. Pero lo había pensado y, se había dado cuenta de que para conseguir algo, tenía que hacer lo mismo que él o como él lo decía, "jugar" a su juego. No era su estilo en absoluto, pero no perdía nada en ello.
Se separó unos centímetros, con la cara totalmente roja y mirando a otra dirección, avergonzada tras aquel gesto.

-Q-Quiero demostrarte que es en serio.. P-Para que no juegues conmigo más.- agarró el cuello del chaleco del muchacho, intentando no morirse en ese mismo momento. Ella nunca había hecho algo así, desde luego tampoco era del tipo de personas que pareciera que fuera a hacerlo pero, ¿Habría captado bien el mensaje?
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Vincenzo Michaira el Miér Oct 05, 2016 8:25 pm



¿Qué si le sorprendió?, la respuesta es sí, realmente cuando ella le besó, o más bien rozó sus labios en un amago de beso, sintió un poco de sorpresa, sinceramente no se lo esperaba, pero eso era un primer paso, algo “diferente”, y estaba bien a sus ojos, por lo que no evitó enmarcar una sonrisa llena de picardía con sus labios, fue tomado del chaleco y le escuchó.

Bufó.

Eso tendría mayor efecto si pudieras decirlo firmemente, mirándome a la cara—habló luego de esperar unos segundos, el cuello de su chaleco aún era tomado por ella, pero no se opuso a ello—, sin embargo, es un buen primer paso—confesó.

Tomó las manos de ella con las suyas y las apretó un poco para reír, esto sería divertido, muy divertido en realidad, por eso no podía ocultar su sonrisa, para nada.

Entonces está bien, demuéstrame que vas en serio, signorina—murmuró para llevar ambas manos cerca de su rostro y besarlas—, demuéstrame que puedes ser diferente y que puedes cazarme—le miró directamente tras decir aquello y empujó sus manos hacia él para atraerle –a ella- a su regazo, solo un poco, soltando una de las manos de la dama para dirigir la suya propia al mentón ajeno y obligarla a mirarle—, sin embargo… yo aún quiero comerte—la sinceridad abordó todo en esa sola oración, en esas cuatro últimas palabras—, entonces, demuéstrame quién eres mientras yo te enseño cosas con las que ni siquiera has soñado—su acento italiano estaba demasiado marcado en ese preciso momento, en esas palabras, porque hablaba en un tono bajo, provocativo, muy a propósito, por supuesto—, y mientras busco tocar cada parte de tu cuerpo con mis manos, con mi cuerpo—esas palabras las susurró en el oído ajeno, lamiendo ligeramente para bajar a su cuello y depositar un beso allí—, veamos pues… quien puede hacerlo mejor, quien llega con más puntos al final del juego, ¿te parece?—murmuró el varón teniéndole de nuevo de frente, besando sus labios de manera lenta, buscando quizá provocarle, pero en un acto que no duró demasiado, pues casi enseguida se separó de ella.

Se levantó del banco y fue hasta donde estaba Roll, para tomarlo entre sus manos, era raro que no estuviera durmiendo a esta hora, pero era solo su culpa, así de simple. Metió a Roll en la bolsa de costado de Adam y entonces le miró.

Hoy no hay mucho más que decir, pero, hagamos que sea divertido a partir de ahora entonces, signorina—dijo con normalidad para sonreír, Hibird regresó a su cabeza en tanto él tomó el bolso de nuevo.

Estaba un poco, un poco, interesado en esto la verdad. Podría ser un juego interesante después de todo.

Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Rinne Utagawa el Jue Oct 06, 2016 4:44 pm

Se sentía muy nerviosa ante las declaraciones que tan abiertamente decía el muchacho. Desde luego, no parecía tener decencia alguna al decir aquello en voz alta, sin ninguna vergüenza, aunque no pudiera asegurarse lo mismo de ella.
Esas intenciones hacían a la joven replantearse si aquello era buena idea, si acaso no era mejor irse a tiempo ahora que podía pero aún así, seguía dejándose llevar por su propia inconsciencia o inocencia en estos temas, que ella pensaba que debía acabar descubriendo tarde o temprano.

Estaba segura que mucha gente le diría que no había que forzar nada o meterse en camisa de once varas. Eso lo sabía, por supuesto, pero no podía evitar que su lado precavido, aquel que le pedía a la chica que no cayera en la trampa, fuera silenciado por el resto, el lado que tenía curiosidad, el que quería saber más del mundo, aún de la manera no más correcta.

Aclaró su garganta para despedirse de él, pues ya debía irse a sus dormitorios y ella no debería tardar demasiado en hacerlo tampoco ya que aún que quedaba alguna que otra jornada con los niños...
No le apetecía demasiado, pero tampoco podía retirarse ya casi a punto de terminar las jornadas, no sería demasiado responsable por su parte.

Cuando ya se hubo marchado, volvió a relajar su cuerpo en el asiento y suspiró. Intentaba relajarse después de la larga mañana y todo esto la había dejado más agotada. Volvió a sacar el caramelo que se había guardado y se lo comió en esta ocasión, para darle algo de energía a su cansado cuerpo mientras admiraba una vez mas el silencioso entorno en el que se encontraba.

A los pocos minutos se incorporó e inició el rumbo a su cuarto a descansar. Tenía demasiadas cosas en la cabeza en ese momento y lo más conveniente sería dejar de darles vueltas durante un tiempo. Quién sabe como acabarían las cosas, realmente tenía curiosidad.

Tema finalizado
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: April [Priv. Vincenzo Michaira]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.