Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Venta de camisetas manga personalizadas
Mar Nov 14, 2017 11:38 am por Andrea33

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Dom Nov 12, 2017 5:28 pm por Lee Seung Ho

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Vie Nov 10, 2017 10:53 am por Shun Wakahisa

» Four // Privado: Elizabeth
Sáb Nov 04, 2017 2:59 pm por Elizabeth O'Land

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Dom Oct 22, 2017 12:40 pm por Zhao Wang

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Hayaoki —priv: Emily Archer

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Miér Nov 23, 2016 2:41 pm


Hayaoki

W: Lilly // Martes; 06:56 hs // Residence Inn by Marriott - Entrada // Cabello & Vestimenta

Se había levantado bastante temprano la verdad, en primera, porque él nunca solía dormir demasiado, en segunda, porque debía salir temprano y, antes de eso, había cosas por arreglar.

Entre sus compañeros de habitación y él en la noche habían armado la lista de la compra y habían acomodado el dinero, parecía ser más que suficiente para hacer algo bueno para todos los chicos que entrenaban en la tarde, o los que quisieran ir, que eran casi todo. Se despertó cerca de las cinco de la mañana, se levantó y salió a trotar por media hora, al regresar se dio un baño y comió un desayuno que había preparado la noche anterior, cuando no tenía nada que hacer y se dio cuenta de que molestaría si se ponía a cocinar en la mañana con todos durmiendo.

Entonces bajó y en el lobby aún estaba el recepcionista de turno, con quien había hablado antes para finiquitar el alquiler del equipo de camping y la parrilla, por supuesto, los entrenadores habían sido informados por él de todo este plan, para evitarse malos entendidos y sí, había sido cargado con la responsabilidad de que todo terminase lo mejor posible… a veces se preguntaba si los entrenadores entendían que él solo tenía dieciocho años. En fin…

Luego de hacer todos los trámites pertinentes, ver de nuevo el equipo, pagar y toda la cosa, volvió a consultar la dirección del sitio de alquiler de autos al que se dirigiría junto a la capitana de las chicas, era un servicio que abría a las seis de la mañana y cerraba a las ocho de la noche, daba la posibilidad de alquilar un auto hasta por treinta días pero, por supuesto, él solo lo necesitaría por dos, lo que durase todo esto, y realmente no lo usaría sino para llevar la compra, trasladar las cosas de ida y vuelta y, quien sabe, si a alguno de los suyos que no aguantase.

Finalmente, casi dos horas luego de despertar, se sentó en una de las bancas al frente del hotel, siendo visto por el portero, que tal vez notaba raros sus cabellos, pero nada que decir. Tenía los lentes de sol puestos, a pesar de que este aún no estaba calentando tanto como podría. Estaba esperando a Lilly, con quien subirá a un bus para ir a alquilar el auto y luego a hacer la compra y preparar todo esto que, para destacar, había sido plena idea de la rubia, pero que, por alguna razón, ella se negaba un poco a aceptar dicha responsabilidad.

Resopló.

Veamos qué tal va ese sentido de la puntualidad—soltó para acomodarse en la banca y cerrar los ojos, aunque eso no se percibía al tener las gafas puestas. Seguía muy curioso al respecto.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Miér Nov 23, 2016 6:40 pm

W: Shi L'Jon // Residence Inn by Marriott // Martes, 07:02 // Peinado + Vestimenta //

Ah... Como odiaba el ruido del despertador, y más cuando sonaba tan temprano en la mañana. Estiró el brazo desde la comodidad de su cama, buscando el móvil en la mesilla y apagando la alarma con la cabeza medio hundida en la almohada, alcanzando a mirar la hora: eran las 6:45 en esos momentos, lo cual significaba que ya se había saltado dos despertadores antes.

Suspiró y se estiró aún entre las sábanas. Durante unos minutos, sopesó la idea de quedarse durmiendo e ignorar por completo el compromiso, total, no había la obligación de participar en la preparación de la salida. Ella sólo propuso la idea, nada más.
Pese a todo, su conciencia había hablado y tenía que levantarse, aunque fuera de morros.

Cogió la ropa que se había dejado preparada la noche anterior, para así poder dormir un poco más por la mañana. Se vistió y arregló con calma, pues tenía bastante tiempo, además, no debía hacer demasiado ruido, ya que las compañeras de su habitación seguían dormidas y lo seguirían estando durante al menos, un par de horas más. No pudo evitar envidiarlas mientras se cepillaba la melena y la recogía en su tradicional coleta alta, de la cual se resbalaban dos mechones a ambos lados del cuello.

Miró el reloj antes de salir por la puerta. Ya eran las 7 en punto, aunque esos dos minutos de tardanza eran lo mínimo en realidad. Ella solía ser puntual, pero en esta ocasión, se le habían pegado las sábanas. Tampoco era como si fuera a quedar con alguien importante.

Bajó las escaleras y le dio los buenos días al recepcionista antes de salir y buscar la "colorida" cabellera que la había hecho ir hasta allí a esas horas. Estaba sentado en un banco cercano, asi que se acercó al lugar a su ritmo.

-Buenos días.- saludó educadamente al chico.

Aunque eso del "buenos" era relativo.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Jue Nov 24, 2016 4:56 pm

Finalmente, luego de un rato, escuchó una voz. Abrió los párpados y acomodó su postura para visualizar la figura recién llegada, algo opaca por acción de los lentes de sol, pero igual bastante clara. Sonrió, había detallado solo un poco la ropa, pero se le veía bastante bien.

¡Oh!, ohayo Lilly—soltó el “Buenos días” en japonés, porque a veces eso pasaba, confusión entre los idiomas, adrede o por reflejo, en este caso, bien podía ser la una o la otra, no sabría distinguirla—, es muy bueno que debamos hacer varias cosas esta mañana, así se te quitará definitivamente el sueño—sonrió con mucha gracia, le veía, entre todo ella, un poco de mal humor, pero le pareció que eso era bastante normal.

Se levantó del banco de un tirón, siempre amanecía un poco cansado, pero, una vez salía a correr o a nadar, eso se marchaba, quedando una ligereza que apreciaba las primeras horas de la mañana, sopesada  también por sus pastillas de reglamento.

¡Bien!, vamos a la parada del autobús—dijo—, mientras más temprano hagamos las cosas, más temprano regresaremos—finalizó ese pedazo de frase y comenzó a caminar, esperando ser seguido por ella, hasta la parada de autobús, la cual quedaba del otro lado de la calle, a unos metros.

No conocía exactamente el horario, pero, si era como los autobuses en Alki Strait, debía pasar uno en más o menos cuatro o cinco minutos, porque allá eran realmente puntuales la verdad. Solo llegó a la parada y se sentó, no había nadie más allí esperando y era comprensible, porque era bastante temprano y estaban en vacaciones de primavera, algunos trabajadores estarían tomando sus días libres considerando todo eso.

Miró al frente y resopló.

¿Había alguien despierto por tu lado del hotel?—le preguntó, no tenía expresos ánimos de sacar conversación, pero pasarían algo de tiempo juntos esta mañana, y él, a pesar de no ser realmente dicharachero, siempre buscaba lo más beneficioso para su persona, dentro de lo que cabía—, de mi lado todo parecía un cementerio—murmuró.

Ciertamente, el hotel estaba perfectamente dividido, en un lado los chicos del equipo y la logística, del otro las chicas, y en el medio los entrenadores, para evitar que pasasen demasiadas cosas que pudieran lamentarse, porque, a fin de cuentas, adolescentes era lo que había en este sitio.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Jue Nov 24, 2016 10:26 pm

Le miró con una expresión bastante desconcertada ¿Pero qué forma de saludar era esa? Cada vez el chico le parecencia más y más raro, mezclando idiomas y colores, cualquiera diría que no sabía mantenerse en una sola línea. Bueno, tal vez cualquiera no, pero Emily sí que lo diría, especialmente por ese mote que no conseguía quitarse de encima.

-Uy si. Es estupendo.- contestó sarcástica al saludo del chico, que parecía entusiasmado de madrugar innecesariamente. -Ojalá perdiera más horas de sueño.-

Llegaron a la parada de bus más cercana, la cual ella deseaba de corazón que fuese la correcta, ya que no estaba para perderse en una ciudad desconocida. El chico se sentó y ella, hizo lo mismo, cruzando los brazos y echando la cabeza para atrás, estirando así el cuello levemente.
Desde luego, la chica notaba que se acababa de levantar.

Arqueó una ceja al oir la pregunta del chico y giró un poco la cabeza, para mirarle mientras le hablaba. No sabía que expresión había puesto ante la pregunta de el chico porque le parecía bastante tonta. La situación la contestaba por si sola.

-Son las 7 de la mañana- contestó, remarcando lo evidente -Evidentemente, están todos dormidos. De hecho, nosotros deberíamos estar en la cama todavía.- No eran horas para ir a alquilar ningún coche, a decir verdad.

En cuestión de minutos apareció el autobús que paraba en aquella estación. Emily se levantó y se acercó a la puerta, esperando al chico para que subieran juntos, ya que ella sola no sabía a donde iba a ir.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Dom Nov 27, 2016 3:56 pm

Soltó una risa bastante audible, esperaba esa clase de respuestas y eso era genial, simplemente era un poco efusiva ella respecto a las cosas más obvias.

Habla por ti misma—dijo con mucha calma—, suelo levantarme a las cinco todos los días, no es que sea algo nuevo—continuó sus palabras y observó la llegada del autobús, sonrió—, estamos de suerte, este pasa cerca del lugar al cual vamos—habló para levantarse y esperar a que la máquina se detuviera.

La puerta se abrió y por allí entró, la tarjeta que solía usar en Alki Strait no servía para estos autobuses, por lo que sacó el dinero para pagar los dos pasajes, enseñando el carnet de residencia que tenía del estado de Washington, para que el chofer le entendiera el pago, ya que normalmente esto se había con las tarjetas.

Por suerte el bus estaba casi vacío, apenas había unas cinco personas más, todas ellas con cara de sueño por supuesto.

Buenos días—saludó con amabilidad, tanto al conductor como a una señora que estaba sentada en primera fila, era algo mayor, por lo que respondió con una sonrisa, parecía de buen humor.

Hacía algo de frío dentro, pero era lo normal, seguramente esta era la primera vuelta que daba esta unidad en el día, se podía ver un poco en los vidrios empañados y sí, hacía bastante frío dentro. Caminó hasta los puestos más cercanos a la puerta de salida y se sentó en el que estaba del lado de la ventana, a la espera de que Lilly se moviera.

No deberás sufrir tanto por cuestiones del tiempo—le dijo, luego de un rato—, tómalo como algo interesante que hacer en la mañana—finalizó.

No es que se esforzase para que ella le viera el lado positivo al asunto, sino que él era de esa forma. Estaba bastante tranquilo, aunque sabía que, luego de hacer todo esto, seguramente terminaría por recibir una llamada y debería trabajar un poco, eso solía pasar por estas fechas, su madre cargaba su agenda un poco más e incluso era forzado a dejar los dormitorios para hacer una gira, como en las vacaciones de primavera del año anterior, cuando su madre le hizo viajar a China, de allí a Alemania, luego a Francia y de allí a Canadá como el representante de una búsqueda de inversiones para un proyecto que, finalmente, se había puesto formalmente en marcha hacía unos seis meses, había recibido los informes finales de eso.

Dejó ir su cabeza hasta atrás y resopló, había un pequeño cansancio menta acumulado, el hecho de tener que ignorar el noventa por ciento de todo lo que escuchaba porque no existía era un reto… las alucinaciones auditivas habían disminuido mucho con las semanas luego de bajón que tuvo, las visuales, con la salvedad de sus ahora dos acompañantes perennes, ya se había extinto totalmente, pero aún persistían los nervios.

Se alborotó los cabellos, todavía conservaba los lenes de sol puestos, pero había cerrado los párpados para volver a echarse el cabello hasta atrás, ahí podía verse como sus raíces negras hacían acto de presencia, no tardaría demasiado para que perdiera los colores y el decolorado, a él el vello y el cabello le crecía realmente muy rápido.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Dom Dic 04, 2016 8:40 am

Subió al bus detrás del chico, con expresión malhumorada. El chico, pagó los dos billetes e incluso saludó al conductor y los pasajeros. Ella no podía entender como alguien tenía tanto entusiasmo a estas horas de la mañana. Tomaron asiento, cogiendo ella así el que daba al pasillo y aunque prefería ventana, no rechistó por algo tan absurdo.

Arqueó una ceja cuando le escuchó hablar tan alegremente. A ella esto no le parecía interesante. Ni siquiera le parecía divertido o agradable, lo veía como una obligación antes que cualquier otra cosa y ahora era casi imposible sacarle eso de la cabeza.

Con el paso de los años y con cada miembro menor que ella que sus padres añadían a la familia, había comenzado a apreciar cada vez más y más las horas de sueño y el descanso en la cama. Ya que al ser una de las mayores, ha tenido que cuidar de sus hermanos pequeños más veces de las que haya podido recordar mientras sus padres descansaban: pañales, biberones, gases e incluso acunarlos, había hecho el papel de su madre tantas veces que sentía como se le había pegado parte de la edad y se sentía como una cuarentona con tanto cansancio.

-Asi que algo interesante, eh...- contestó, mirando al infinito mientras seguía perdida en sus pensamientos. Bufó y sonrió con superioridad. -Bueno, igual tu consigues hacerlo interesante- continuó lanzando una especie de reto al aire.

No sabía que esperaba conseguir con ello, pero tal vez de esta forma conseguía algo más divertido para distraerse durante el trayecto. Realmente estaba yendo como un equipaje con patas, ya que era él chico el que lo estaba llevando todo y el que realmente, se estaba haciendo responsable de las cosas.

No sabía para que tenía que acompañarle si ya estaba todo tan planeado, tal vez no le apetecía hacerlo solo y arrastrarla a la joven con la excusa de que era quien propuso la idea le había funcionado... Muy al pesar de la chica, ya que él si que se estaba divirtiendo.

La próxima vez debería negarse y volver por donde había venido. Así sería mucho más sencillo.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Mar Dic 06, 2016 7:42 pm

Una sonrisa se formó en su rostro al escuchar las palabras de la rubia, dejó escuchar una pequeña risa, muy corta, y abrió finalmente los párpados, sin deshacer su posición actual.

Eso puede ser divertido… aunque, se supone que soy particularmente seco—comentó, recordando las palabras de ella del día anterior—, pero, supongo que puedo hacer algo—apuntó, en un tono que hacía parecer que estaba pensando en algo en ese momento.

Sinceramente las personas alrededor no le conocían, que a veces ni siquiera él lo hacía, pero, para el varón, no era difícil encontrarse en su elemento una vez conseguía situarse bien, por supuesto, el era del tipo sarcástico, con un humor un poco oscuro, al que le gustaba ver el comportamiento de los demás, sin importar si este era bueno o malo, si era hacia él o no. ¿Era del tipo raro quizá?, la mayoría diría que sí.

Tienes que aprender a disfrutar más de los pequeños tranquilos momentos de la vida, Lilly—le dijo, hasta ese momento seguía con la vista hacia el techo del autobús—siempre hay que pensar que las cosas suceden para algo, ¿no crees?—le preguntó.

Entonces acomodó su postura, fijando la vista hacia la ventanilla, había memorizado más o menos la ruta hacia donde estaba el lugar para rentar el auto, por lo que, a estas alturas, debía estar al pendiente de que no se pasaran de la parada. Afuera aún no hacía demasiado sol, pero eso cambiaría pronto, así era en esta época del año.

Para él no era la primera vez por estas partes de Estados Unidos; había venido con su padre siendo un niño de cinco años, luego con la familia para unas cortísimas vacaciones, y con su madre como representante de la compañía para una conferencia cuando tenía quince años, no le era ajeno, podía identificar ciertas cosas, por lo que no le molestaba el paisaje.

Entonces, cosas conocidas aparecieron en su campo visual, se echó hacia adelante para apretar el botón que anunciaba que querían bajar en la siguiente parada y se acomodó, no había subido nadie en los cerca de cinco minutos en esta unidad, lo que era bastante normal a su entender.

El autobús se detuvo y, una vez la dama y él hubieron bajado, observó los alrededores hasta encontrar el anuncio y sonrió.

Y ya llegamos, ven—murmuró, el sitio en particular estaba al cruzar la calle y si, estaba abierto, era un servicio de casi veinticuatro horas en realidad, y había leído buenas críticas respecto a las unidades—, puedes pensar que esto será más interesante porque seré tu chofer—dijo a la rubia, no estaba particularmente interesado al respecto, pero para el varón de cabellera colorida era sumamente difícil olvidar algunas cosas recientes—, puedes verlo como un plus—sonrió, para cruzar y, al llegar al otro lado, caminar un par de metros hasta la fachada del sitio en particular.

Al entrar encontró a un par de personas y fue directamente al mostrador, él había llamado la tarde/noche anterior para preguntar por un modelo particular, por lo que, luego de dar los buenos días, presentó su identificación, la licencia de conducir –que se la había sacado por imposición de su madre y porque, en realidad, a veces podía ser necesaria-  y se dejó buscar en el sistema, siendo encontrado fácilmente. Sacó la tarjeta, porque llevaba efectivo encima, pero, si podía evitar usarlo y guardarlo para otras ocasiones, mejor, y pagó un alquiler que sería, desde este momento, hasta la tarde del día siguiente, lo necesario para la “fiesta” solamente.

Entonces, la señora que estaba en el mostrador habló con el otro empleado en la sala, un varón que tendría unos veintitantos, para que le llevaran hasta el auto solicitado.

Decidí llevar algo práctico—murmuró a la rubia que le acompañaba.

Él había escogido una Chevrolet Captiva, porque tenía un gran maletero que podías hacer más grande con solo quitar unos asientos, considerando la cantidad de cosas que debían llevar y la comida para alimentar a las… ¿veinte o treinta personas que irían?, por ahí iban los números, esto era bastante necesario.

La camioneta como tal tenía las etiquetas en la parte inferior izquierda del vidrio frontal que la identificaban como un vehículo rentado, había GPS y otras cosas, el chico terminó de pasarle una planilla del seguro y donde él aceptaba la responsabilidad del pago de lo que le pasara a esta unidad mientras estuviera a su cargo, lo normal.

Se rascó la cabeza, para cuando el varón se fue para abrir el portón, él solo atinó a ir a abrirlo la puerta a la rubia.

Era un buen comienzo, o algo así, pero no dijo nada…

[/color]



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Sáb Dic 10, 2016 9:09 pm

Prefirió mantenerse en silencio durante la mayoría del trayecto, relajándose como buenamente podía en los asientos de un autobús urbano, los cuales cabía destacar que no eran demasiado cómodos. Con los brazos cruzados bajo su pecho y la espalda algo encorvada, consiguió de algún modo conseguir una posición más o menos agradable.

Cerró los ojos y de algún modo, consiguió dormirse durante algunos minutos, hasta que un bache en el asfalto la hizo saltar en su asiento y despertarse. Parpadeó un par de veces y se incorporó en su asiento, al poco, el chico que estaba a su lado picó el timbre para indicar que se iban a bajar en la próxima parada, por lo que se levantó de su asiento para dejar pasar al muchacho y seguirlo. El sirio no estaba lejos de la parada del bus, por lo que llegaron en un par de minutos a la entrada, bajo el todavía incomprensible humor del muchacho.

-No veo la ventaja de que seas mi chófer, siendo que me has arrastrado hasta aquí. - murmuró, siguiendo al muchacho aún con los brazos cruzados. -Además, yo no se conducir. Más que un plus, es tu responsabilidad trarme de vuelta de una pieza.-

Miró desde una distancia prudente las operaciones que hacía el chico en el mostrador para coger el vehículo y también cómo lo pagaba con tarjeta. Eso le pareció extraño. ¿Acaso lo estaba pagando él? Y lo más importante, no esperaría que ella pagara una parte proporcional. ¿No?

Aquel viaje ya era algo que no estaba planeado en su presupuesto universitario y no podía olvidar que eran una familia bastante numerosa, asi que los lujos estaban más que controlados, tanto por ella como por sus padres, que eran quienes le enviaban dinero de manera mensual para sus comodidades.

Por fin pudieron acceder al coche alquilado, despues de varios papeleos de los cuales, ella no se tuvo que encargar. Era un vehículo grande y se veía bastante bien equipado, asi que por espacio y comodidades no podían quejarse. No debió ser excesivamente barato, y eso aún le daba curiosidad a la chica, acerca de si había pagado con dinero proporcionado por el club o era del bolsillo del chico.
No le gustaba demasiado la idea de que él tuviera que pagarlo todo, pero tampoco podía permitirse poner la mitad de lo que fuera que había costado aquello, por lo que decidió esperar un poco antes de sacar el tema, por si la pregunta se respondía por si sola.

Emily se acercó al coche para entrar a él cuando le abrieron la puerta para entrar. La chica se sorprendió, pues no se esperaba ese gesto para nada.

-Vaya, gracias.- respondió al gesto del muchacho con sinceridad, mientras entraba al asiento del copiloto.

Tal vez lo había juzgado mal, pero eso no era algo que pudiera decir con tan solo una accion amable. Al fin y al cabo la había arrastrado hasta allí, por lo que ser medianamente gentil entraba en su parte del trato, ¿no?
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Lun Dic 12, 2016 2:25 pm

Sonrió medianamente de lado y, al ver que ella entraba, cerró la puerta y fue al otro lado del auto para subir al puesto del chófer, cerró la puerta y encendió el auto y el aire acondicionado, saliendo del recinto, notando como aquel que le había atendido daba un saludo al final. Resopló.

La verdad es que a mí tampoco me anima demasiado esto—murmuró—. pero… no voy a terminar haciendo esto yo solo, sería una flojera—comentó. Era su sincera opinión en realidad.

El supermercado al cual se dirigían no estaba tan lejos y abría bastante temprano, era de esos maxi centros grandes almacenes, lo había visto en el autobús cuando llegaban desde el aeropuerto, por lo que tenía bastante claro el sitio en sí, para él era demasiado fácil grabárselo.

Pero… no te preocupes, soy un buen chófer, así que estás en buenas manos—dijo luego de algunos segundos de silencio, el tráfico estaba realmente suave si consideraba la ciudad y la hora, pero estaba seguro que eso empeoraría en un rato—, ¿Has desayunado bien?—preguntó entonces, para él era algo bastante normal preocuparse por cosas extrañas—, sino, algo podemos comer por ahí—atinó, aunque él quizá solo se tomaría un zumo de naranja si era de esos naturales, no podía comer nada que él no preparara y eso no era una maña, sino algo que su propio psiquiatra le había advertido y aconsejado.

Nunca se sabe qué cosas tienen, qué químicos tienen, esos alimentos y comidas que se venden por la calle.

Aceleró un poco, conocía los límites porque, en sí, había cosas estándar en este país, pero el supermercado estaba tan cerca como a la cuadra siguiente. Al llegar cruzó al estacionamiento, abrió el vidrio y apretó el botón para que la máquina le diera el ticket del estacionamiento, que luego tendría que pagar, cerró el vidrio y continuó su camino para buscar un puesto de estacionamiento, lo cual no era realmente nada complicado.

Estacionó en un lugar que tendría sombra un buen rato, apagó el auto y abrió la puerta.

Hay una buena lista por delante… puedes imaginar que estás haciendo la compra familiar o algo así—habló—, si alguna vez lo has hecho—finalizó, poniendo la alarma al auto luego de salir, estaba a unos quince metros de la entrada del súper.

Shi no había tenido esa experiencia nunca, desde que vivía solo siempre compraba solo, y cuando estaba en casa familiar siempre le ponían la comida, por lo que, esos pequeños detalles familiares, jamás los había vivido. No es que eso le hiciera más o menos, pero el varón siempre trataba de disfrutar los momentos más casuales que, para él, eran bastante llamativos e interesantes.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Miér Dic 14, 2016 6:07 pm

El chico montó en el coche y arrancó después, saliendo del concesionario con todos los papeles del alquiler en regla. Emily se puso el cinturón de seguridad conforme el coche comenzaba a moverse, pues la habían concienciado bien de su importancia en todas las charlas de educación vial a las que la habían obligado a asistir en la escuela.

Ya comenzaba a hacerse de día poco a poco, o al menos, eso le parecía a ella, que se encontraba menos adormilada después de tanto paseo. La joven miraba por la ventana con una expresión aburrida, mientras el chico hablaba, aunque sin recibir mucha contestación por parte de ella.
Cuando la asaltó la pregunta, ya no podía huir de vocalizar una respuesta coherente, muy a su pesar, pues estaba bastante cómoda contestando simplemente con gruñidos, gestos y sonidos fácilmente interpretables.

-No, no he desayunado nada.- contestó, con su codo apoyado en el manillar y la barbilla sujetada por su mano, mientras seguía mirando el paisaje con desinterés. -No es como si hubiese tenido tiempo como para tomar un buen desayuno.- continuó, en forma de pequeño puñal hacia el chico por haberla hecho madrugar -Supongo que ya comeré algo cuando terminemos.- No era muy fan de saltarse comidas, pero ella priorizaba el sueño al hambre la mayoría del tiempo.

No tardaron mucho en llegar al supermercado, tal y como había planeado el muchacho. Los centros así le recordaban a las compras familiares, en las que tenía que vigilar a sus hermanos más pequeños mientras los mayores llenaban el carro, así que estaba más que familiarizada con las compras grandes.

Aparcaron el vehículo y salieron del mismo, atravesando el parking para llegar a la entrada del supermercado. Emily bufó al comentario del chico. Justo estaba pensando en ello segundos antes y resultó que había sacado el tema. Una curiosa casualidad, a decir verdad.

-Llevo haciendo compras para una familia de ocho personas desde que tengo memoria- dijo con orgullo, como si fuera una profesional del tema de compras al por mayor -Llenar el carro para sólo un equipo de atletismo no es nada en comparación.- De hecho, incluso le resultaría más tranquilo a la hora de hacerlo.

Cogió un carrito metálico de los que se encontraban estacionados en la entrada al edificio, pues sería más fácil llevarlo que unas cestas y apoyó los codos en él, dejando el peso muerto sobre la barra y arrastrando los pies con desgana durante unos metros, como acostumbraba a hacer.
Una vez entraron en la tienda, se incorporó y miró a su acompañante, buscando indicaciones para empezar la ronda.

-¿Y bien? ¿Qué planeas comprar?-
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Dom Dic 18, 2016 3:56 pm

Bufó, ella sabía cómo decir las cosas.

Te llevaré a comer cuando terminemos—le dijo con calma mientras caminaban hacia adentro, ella se veía bastante graciosa en esa pose de “ama de casa de compras”, pero, por lo que dijo, le pareció de lo más normal—, oh… esa clase de cosas debe ser divertida de hacer—murmuró entonces con una sonrisa algo torpe en el rostro.

Observó los alrededores, solía visitar mucho varios de los supermercados de Alki Strait, casi cada semana tenía que ir a hacer compras para comer y hacerse sus comidas, por lo que tenía una noción bastante real de los precios, todos habían dado un promedio de doce dólares por cabeza, así que contaba con unos buenos dólares para gastar y hacer que ellos se divirtieran.

Pues… somos unas treinta personas, y hay varios glotones del lado de los chicos, así que, unos quince kilos de ternera estaría bien—comentó—, mejor que sobre, y no que falte—continuó, para el momento iban camino al pasillo de las carnes, y él activaría su calculadora mental automática, o algo así—, también hay que comprar algo de pollo, pan, agua, algunas verduras—repasaba mentalmente, tenía su lista en la cabeza—, sino todos enfermarán—agregó con algo de gracia—y cosas para hacer una buena ensalada para todos, condimentos, bebidas, etcétera—ladeó la cabeza—, a parte, voy a comprar un poco de pescado y frutas para mi uso estos días, pero eso lo pagaré yo—se alzó de hombro, ya llegaban al pasillo de las carnes.

Por supuesto que comería carne en la noche, se había guardado un poco y podía permitírselo, por supuesto, no en exceso, ni siquiera en las cantidades normales que sus compañeros comerían, porque eso solía desestabilizarle un poco, todo llegaba a desestabilizarle un poco y su organismo ya estaba demasiado acostumbrado a llevar este tipo de dieta para nada permisiva.

Así que… ¿eres la mayor de seis hermanos?—le preguntó con calma, buscaba corte de obispo porque guardaba los jugos mucho mejor, costaba doce con cincuenta dólares donde la pusiera, así que no había nada raro—, debió haber sido muy difícil en las mañanas—comentó.

Había escuchado historias de sus compañeros de equipo sobre las familias numerosas y los desafíos para comer, para el baño, por la atención de los padres o la mesada, esas familias solían tener esos problemas y a él le parecía tan curioso. Por su parte, aunque fueran tres hijos en el matrimonio, y eso podía considerarse como “familia numerosa”, ellos siempre habían sabido que sus padres tenían ocupaciones y responsabilidades muy grandes, por supuesto, tanto Shi como sus hermanas solían ser demandantes a veces, pero no en exceso, después de un tiempo él no lo era, precisamente, porque aprendió que, cuando él exigía algo que sus padres querían darle, pero no podían, tan solo les hacía ponerse tristes… en otros aspectos, las cosas “normales” nunca fueron un problema y, de su parte, la primera vez que su padre le llevó a “trabajar” fue cuando tenía ocho años y, desde entonces, hasta ahora, de alguna manera, nunca se había detenido.

Por supuesto, entre conocer el lugar que él tenía en la familia, que no había nacido con el derecho a elegir, y dejarse llevar por eso, había un gran, gran, espacio… uno que él no estaba dispuesto a recorrer de buena gana. No quería heredar, y esa era la verdad absoluta.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Miér Dic 21, 2016 7:22 pm

La primera parada era el pasillo de carnes, y allí se dirigía mientras el chico hacía sus cálculos mentales acerca de qué y cuánto debían coger para la parrillada que iba a ser aquella fiesta. Por los ingredientes que decía, el plato iban a ser unas hamburguesas, claramente, aunque su alma ahorradora no veía necesario comprar pollo y ternera por separado, cuando podían tenerlo junto. Lo que el chico fuera a coger por su cuenta, no lo sumaba al carro, ya que no era el menú grande y él se planearía sus comidas.

Mientras el chico miraba un producto por su lado, hablaba con la chica, que ojeaba su teléfono mientras tanto.

-Si vamos a cocinar hamburguesas, podemos hacerlas nosotros mismos con carne picada. Seguro que en la carnicería te la pueden hacer mixta con pollo y podemos ahorrar un poco en la carne.- comentó, guardando el móvil cuando ya hubo cogido el alimento y metido en el carro de la compra. -Pero antes, vayamos a por las cosas que más pesen o no se conserven en frío, así estarán en mejor estado.-

No decía nada del otro mundo en lo que se refiere a conocimiento de hacer la compra, pues aquello era de lo primero que se aprendía cuando ibas al supermercado. Lo fresco es lo último que se mete en el carro y lo primero que se pone en la cinta de la caja registradora.

Continuaron en dirección a las bebidas, ya que era lo que más pesaba y abultaba. Al fin y al cabo eran treinta personas y, evidentemente, con tanto deportista se iba a beber mucha agua. ¿Cuánto sería lo conveniente? ¿Un litro por persona, tal vez?
Aunque beber un litro sólo durante la cena era muy agresivo, pero nunca se sabe si alguien iba a encontrarse especialmente sediento después de comer tanto.

-En realidad, soy la cuarta de seis hermanos.- contestó entonces al chico a la pregunta que no había hecho anteriormente -Tengo una hermana tres años mayor llamada Martha, dos hermanos mellizos, Samuel y Jim, también mayores y luego, Mel y Sophie son las benjaminas de la familia.- En lo que se refería a su familia, Emily era muy parlanchina.

Estaba más que acostumbrada a hablar de ellos a todo el mundo, ya que siempre era un tema recurrente en las conversaciones. En parte lo entendía, ya que una familia de ocho miembros no era lo más común en realidad.

-Pero mantener una familia tan grande no es fácil y mis padres siempre trabajaban, asi que hacíamos turnos para encargarnos de las tareas de la casa. O más bien, competíamos con ellas.-

No era como si no extrañara a su familia más de lo que cualquier otro extrañaría, pero se le hacía extraño tanta intimidad como disponía en la fraternidad. Tal vez echaba un poco de menos el constante estímulo de competir pero, para eso ya estaba el equipo de atletismo.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Dom Dic 25, 2016 9:37 pm

Sonrió, esto, de alguna manera, era interesante.

Hai, hai!… okay boss!—soltó con un característico humor.

Para él siempre era genial ver esta clase de cosas. Por lo general él no compraba carne, vamos, que ni siquiera cuando se moría de ganas por comerla lo hacía, pero es que él tampoco estaba acostumbrado a eso de “menos es más”, podía ser todo lo precavido que quisiera, pero Shi era un “bocchama” o, más certeramente, era el “Hyung”, el actual encargado de una familia de mafiosos en su parte oscura, el futuro heredero de múltiples compañías y consorcios. Era un niño rico, que había trabajado duro para no morirse en el camino de su entrenamiento, pero rico al fin.

Después de pasar esa parte llegaron a los refrigeradores de bebidas. Habían los botellones de cinco litros, los cuales eran realmente convenientes… si ellos eran treinta, lo mejor sería llevar entre veinte y treinta litros de agua, porque nunca se sabe; si bien llevaría alguna soda y jugo, y sabía que aquellos llevarían sus propias “bebidas”, esto era lo más responsable que podía hacerse.

Así que la cuarta… debe ser realmente difícil, estás en el medio de todos—murmuró, había procedido a tomar los botellones y colocarlos en la plancha baja del carrito, ellos entraban ahí y quedaba un espacio, donde pondrían el carbón, que estaría en alguna parte de este lugar—, ya veo—soltó, luego de cargar el último—, eso me ayuda a entender perfectamente de dónde viene esa vena tan competitiva tuya, Lilly—continuó, hacía un rato que no la llamaba Lilly, pero era lo normal—, se ve que realmente te gusta tu familia, a pesar de todo—dijo, podía sonar un poco comprensivo o pensativo, pero así era como estaba siendo de momento.

Se estiró un poco y comenzó a caminar, ir a un ritmo tranquilo a esta hora lograba calmar esas voces a su alrededor que se arremolinaban dispuestas a fastidiarle, por eso hablaba… Shi había desarrollado la capacidad de ignorar perfectamente lo que no le interesaba, pero, en momentos como este, estando un poco cansado, era más difícil.

Observó en la nevera de los jugos qué sería lo más conveniente para llevar y resopló.

Sé que la mayoría terminarán borrachos, así que de esto tal vez llevar un par de dos litros está bien… algo de naranja para que mezclen y soda—comentó un poco resignado, pero cada quien era dueño de su propio destino, o al menos lo eran aquellos que no estaban atados desde el nacimiento a cosas como su familia.

Resopló, tomó un trio de botellas de zumo de naranja, comprarlo así salía más barato que al natural, recién exprimido, y estaba seguro que a los demás les daría lo mismo. Mientras tanto, su calculadora mental iba a la orden del día al momento que tomaba un par de packs de soda en lata que habían sido un encargo expreso de sus compañeros de habitación, por lo cual le habían dado un poco más dinero…

Él era como un viejo joven, había cosas que entendía y comprendía, y otras que no. ¿Qué pasaría si él pudiera consumir alcohol libremente?, ¿tal vez se sentiría tentado? Colocó todo en el carro y decidió dejar de pensar en eso.

¡Bien!, vayamos por el pan y el carbón—dijo como si de un pequeño niño se tratara haciendo de las primeras compras de su vida. Estaba un poco entusiasmado, a este punto, el cabello de colores traducía un poco su estado de ánimo.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Mar Ene 10, 2017 8:30 pm

Resopló al comentario del chico, como si fuera algo estúpido de oír. Que ella fuese competitiva no tenía que ver sólo con su familia, o eso creía ella, claro, aunque era evidente que la joven estaba equivocada en el asunto. Tener que compartir tanto con tantas personas no era siempre un camino de rosas a decir verdad, y eso era aplicable a cada miembro de la familia. Y sí, en especial a ella, ya que no era ni de "los mayores" ni de "los pequeños", por lo que tenía que competir por partida doble en destacar en dos grupos diferentes.

-¿A pesar de todo?- preguntó, confusa. No recordaba haber dicho algo que diera mala imagen de su situación familiar, de hecho, no había dicho nada apenas. -Mi familia es simplemente numerosa. Muy numerosa a decir verdad.- enfatizó ese "pequeño" dato en su conversación -Pero claro que me gusta mi familia, además, en estos momentos es cuando más se nota cuánto les quieres...-

Sacudió la cabeza bruscamente. Tenía que callarse ahora mismo, no era típico de ella ponerse sentimentona y no iba a empezar ahora.

-Bueno, eso. Todos queremos a nuestras familias de un modo u otro.- sentenció, mientras el chico seguía llenando el carro de víveres para la fiesta, bastante entusiasmado, a decir verdad.

Era curioso verlo así, como si aquello le hiciera ilusión o algo del estilo. Al contrario que a la muchacha, en la que podía verse perfectamente que aquella tarea la tenía más que asimilada. En ese momento, andaban buscando carbón y pan, antes de pasar a la zona de frescos, que era la más importante.
Mientras caminaban por los pasillos buscando su siguiente punto en la lista mental, Emily no podía evitar fijarse en que el joven parecía disfrutar realmente de hacer la compra en un supermercado. Resultaba difícil no hacerlo, y más cuando no era el comportamiento al que estaba acostumbrada ella.

-¿Acaso te gusta hacer recados?- preguntó, con ambos brazos en el manillar del carro y una mano sujetando a la vez su barbilla, con gesto aburrido -Pareces contento, incluso.-

No pudo evitar preguntar aquello para satisfacer su curiosidad. Tanto movimiento y energía le agotaban, y más cuando no había desayunado aquella mañana.
El simple hecho de recordarlo, ya le dio hambre, por lo que aceleró el paso y cogió ella misma todo el pan que pudo cargar en una ronda. Venía empaquetado, y tocaban a unos dos panecillos por persona. Tampoco se había parado a contarlos.

Continuó en busca del carbón y cuando lo localizaron, también fue añadido al carro. Emily sonrió. Ahora sólo faltaban los alimentos frescos y por fin volvería a ser libre.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Jue Ene 12, 2017 6:49 pm

Sonrió de medio lado, le pareció que había sido un poco mal entendido, pero, como no era nada demasiado grave, decidió dejarlo pasar por el momento.

Sí, bueno… supongo que, como dices, todos queremos a nuestra familia de alguna manera—acentuó, no quería ser malentendido, él amaba a su madre y hermanas, a pesar de que por sí mismo los sentimientos en el varón se desarrollaran de forma diferente, pero el resto de su familia era otra historia, no estaba mal decir que Shi se sentiría mejor si todo el contexto que les rodeaba simplemente desapareciera.

A veces había deseado haber tenido una vida promedio donde hubiera podido convivir más con sus padres y hermanas de niño, y también su padre seguramente estaría vivo, pero este era colmo de las personas adineradas… a veces querían una vida común sin saber las vicisitudes de ese estilo de vida, y viceversa. Pero el mundo funcionaba extrañamente de forma promedio de esa manera.

Habían entonces partido a la busca del pan y el carbón, la muchacha parecía estar bastante apresurada, tal vez le había pegado más el hambre por no haber desayunado, él solo le siguió el paso, teniendo en cuenta la pregunta que ella le había hecho, era algo bastante curioso.

Una vez ella había metido el pan y el carbón en el carro era tiempo de ir por lo fresco, así que hasta allá caminó, soltando una especie de respingo luego de un rato.

Vivo solo desde hace algunos años, por orden médica estoy obligado a conocer la composición exacta de todo lo que coma o beba, así que yo me preparo todas mis comidas—después de un rato finalmente le respondió, un poco—, estoy acostumbrado a comprar cada semana para mi propio uso—añadió y se dio la vuelta, para mirarle—, pero nunca he comprado nada para más de una persona, ni he salido de compras con nadie para eso—resaltó—, así que es una experiencia divertida y nueva para mí—le sonrió con mucha sinceridad, podía ser una expresión medianamente infantil y poco habitual en su persona, pero era lo que había.

Volteó, ahora se suponía que iban a tomar las verduras y hortalizas para hacer una ensaladilla y complementar toda la comida, para que los chicos no se volvieran nada tan pronto.

Puede parecerte algo un tanto extraño—dijo entonces, recobrando su expresión normal—, pero supongo que tengo una manera rara de ver las cosas—añadió—, nunca tuve esta clase de experiencias con mi familia, así que es divertido—alzó los hombros y soltó una especie de risilla para comenzar a tomar lo necesario para una buena ensalada, sin mencionar que también tomaría un poco para su consumo personal, porque vaya que él comía bastante.




avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Dom Ene 15, 2017 7:04 pm

Le contó una historia algo extraña, acerca de como él vivía solo y bla bla bla, y que cocinaba para él solo y bla bla bla. Emily había deseado multitud de veces vivir sola mientras sus hermanas pequeñas le estiraban del pelo y sus hermanos mayores se ponían sus vestidos para hacer el idiota y burlarse de ella.

Esos recuerdos la pusieron, de algún modo, de mal humor, por lo que sin quererlo, acabó contestando al chico de una manera un tanto brusca y, tal vez inapropiada:

-Uy, si, vivir solo, que horror debe ser.- comentó sarcásticamente -Que horrible debe de ser tener tu privacidad y tus cosas siempre en su sitio, seguro que acabas de llegar a casa y odias que todo esté exactamente donde lo dejaste.-

Por eso ella adoraba quedarse en la residencia, para poder respirar algo de aire para ella sola de vez en cuando. Aunque tuviese que compartir cuarto, aquello no le importaba demasiado a decir verdad, pues no era nada en comparación con lo que ya había tenido que aguantar de más joven.

Acercó más el carro a donde estaba el chico cogiendo productos para una ensalada y ella, simplemente miraba como escogía una lechuga u otra, un tomate u otro. Tal vez no se le diera tan mal hacer la compra como ella pensaba hacía unos minutos, aunque no era cuestión de dejarle vía libre.
No señor, ella había sido obligada a ir hasta allí y desde luego, iba a dar su opinión en cada cosa que pudiese hacerlo.

Se acercó en un momento a la carnicería y cogió número.

Había cola, para su sorpresa, pues no esperaba que tanta gente fuese a comprar a primera hora de la mañana. Ella tenía el número 33 e iban aún por el 25 en el marcador. Volvió a donde el carro, cuando el chico ya hubo terminado con los comestibles verdes y le enseñó el ticket numerado, suspirando.

-Aún quedan varias señoras por ser atendidas antes que nosotros...- comentó al muchacho -¿Hay algo más que tengas que cogerte?- apoyándose en el carro mientras esperaba su respuesta. -Si vas a cocinar para tí toda la semana, es mejor aprovechar el viaje hasta aquí, ¿No?-
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Sáb Ene 21, 2017 10:18 pm

Soltó una risa ante el comportamiento y el sarcasmo de la rubia, sinceramente entendía cómo se sentía ella, por eso no la juzgaría al actuar de la manera en la que lo hacía. Era algo rotundamente normal.

Está bien—murmuró y volteó para sonreírle—, tú y yo nacimos y crecimos en mundos diferentes—añadió—, es cierto que me gusta tener privacidad y mi espacio, pero es algo que siempre he tenido—comentó—, así como tu aprecias tu privacidad y todo eso, yo siempre he querido pasar más tiempo con mis hermanas—sus palabras eran serenas mientras hablaba, de hecho lo hacía elocuentemente y como si fuera algo completamente normal mientras seguía buscando las cosas para la noche—, o mis padres—finalizó.

Su padre estaba muerto, gracias a eso el arrepentimiento y la culpa continuaban allí; las ganas de estar con él, con todos ellos pues, luego de que su padre muriera, y de todo lo que había pasado el día después de eso, su madre y hermanas habían sido forzadas-su madre no se lo había dicho directamente, pero él lo sabía- a dejarle solo, alejándose de su hogar en Japón hasta Francia… sacándole de su casa y dejándole solo en China.

Resopló. Había cosas que él no podía entender respecto a muchos aspectos, pero así era la vida, no podías saberlo todo a pesar de que lo quisieras.

Shi era muy cuidadoso respecto a la comida, eso en parte era por su salud en parte, pero también por su familia… nadie espera que se le enseñe a un niño cosas fuera de las matemáticas, lenguas, ciencias y deportes, si es educación del hogar podía agregarse algún instrumento, baile o artes marciales… él había tenido de eso, un poco, pero todo era radicalmente diferente. ¿Era normal que se le enseñara a pelear con hombres mayores, a disparar y matar, a mentir e identificar las maneras en las que podía ser asesinado? A los ojos de toda su comitiva familiar sí. Eso había hecho todo diferente.

Exhaló, pensar demasiado en esos asuntos era rebuscarse innecesariamente en las bases de lo que él mismo era y había, de alguna manera, aceptado ser… obligado, claro, pero eso era harina de otro costal.

Ni siquiera se dio cuenta de cuándo ella había ido a buscar número para la carne, mucho menos cuando hubiera regresado, por lo cual no dudó en no ocultar su sorpresa, aunque esto fue más como un gesto que otra cosa, durando tan solo un instante.

Pasé ayer antes de venir aquí por la tienda y traje muchas cosas… todo lo que podía perecer lo llevo aquí—señaló, había tomado verduras y hortalizas para uso personal, las había colocado en un sitio a parte en el carrito, también algunas frutas, lo normal, pues tenía muy memorizada la lista de cosas que podía comer… tampoco es que fuera tan larga—, pero… ¿hay algo que quieras llevar?—le preguntó—, podemos ir por eso mientras, también puedes aprovechar la oportunidad—finalizó.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Sáb Feb 04, 2017 9:24 pm

Se puso a pensar en lo que le dijo el chico, aquello de que eran de mundos diferentes, y a decir verdad estaba de acuerdo con ello. No sólo se aplicaba en el tema de las familias, si no en la mayoría de los ámbitos de las vidas de cada uno (que ella conocía, claro).

Emily era puro temperamento, que no le importaba decir la primera tontería que se le pasara por la cabeza de ser necesario pero Shi, por otro lado, parecía se del tipo tranquilo en ese aspecto o al menos, así lucía ante ella. Quien sabe si al final, toda esa actitud calmada era pura fachada y resultaba ser alguien tan estrafalario como el peinado que se gastaba.

Aún así, no pudo evitar sentir curiosidad por las hermanas que había mencionado. A decir verdad, pensaba que él sería hijo único o algo así, ya que daba esa imagen ante sus ojos, el típico hijo único que siempre tuvo todo lo que quiso y que jamás había tenido que competir con nada ni con nadie para conseguirlo.

Aquello le llevó a pensar, que igual estaba siendo demasiado tosca con el chico y puede que tuviesen más cosas en común aunque, como él bien había dicho, provenían de mundos diferentes. No tardó más que dos segundos para descartar aquella idea de su mente.

Su instinto le decía otra cosa acerca del muchacho y no solía equivocarse demasiado a la hora de la verdad.

-Estoy bien, no necesito nada del supermercado.- respondió, quitando la poca importancia que pudiese tener ese tema para centrar la atención por completo en otro. -Hablame de tu familia, tengo curiosidad.- comenzó, cambiando drásticamente el rumbo de la conversación a uno que le apetecía más a ella -Has dicho que tienes hermanas, ¿no?- preguntó para iniciar su interrogatorio -¿Cómo son? ¿Son tan extravagantes como tú, tal vez?- señaló su pelo como referencia a la pregunta, para que entendiera claramente a que se refería cuando se lo preguntaba.

Quedaban sólo tres personas por delante de ellos. Esta conversación le iría genial para pasar el poco rato que les quedaba hasta que llegara su turno, o eso pensaba ella.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Sáb Feb 04, 2017 10:46 pm

Le miró con algo de curiosidad, pero nada más que eso.

Okay boss!—soltó de la nada, tenía esa clase de arranques, era esa clase de persona—, entonces vamos a esperar que nos toque en la carne—continuó un tanto animado, era su manera de hacer y ver las cosas.

Entonces caminó hasta el lugar de las carnes, que no estaba demasiado lejos de la plaza original donde se encontraban y miró el marcador, apenas el veintiséis, por lo que aún faltaba trecho. Siendo sinceros el varón de cabellera multicolor no se esperaba que hubiera tantas señoras comprando carne a estas horas, pero cada ciudad tenía sus costumbres a fin de cuentas.

¿Mis hermanas?—preguntó luego de algunos segundos, luego reaccionó a lo otro—, y no soy extravagante—comentó y se la pensó—, bueno, tal vez solo un poco—rectificó, debía admitir que tenía sus peculiaridades, aunque lo más probable es que ella lo dijera por el estado actual de su cabello.

Pero él era alguien con hermanitis. No podía hablar mucho con sus hermanas, ni nada parecido, mas le habían enseñado a amarlas, quererlas y respetarlas como a nada y como a todo. Eran su esperanza y una de las pocas razones que le hacían seguir estando dentro de su mundo familiar, que le hacían pensarse mil veces el hecho de escapar y terminar viviendo su vida a su antojo.

Porque si él se iba, ellas terminarían teniendo que sacrificar sus vidas por el bien de la familia, no pudiendo hacer nada de lo que quisieran. Él no quería eso, aunque tampoco quería ese futuro para su propia persona, claro está.

Tengo dos hermanas menores—dijo entonces, luego de algunos segundos—, la mayor de ellas es realmente inteligente, aunque muy tímida, ella acaba de terminar la preparatoria—sus ojos miraban al frente y luego a la rubia, contaba una parte de él de la que estaba realmente orgulloso—, la menor entro a preparatoria este año—continuó—, ella es un poco más como mi madre—miró a la rubia—, puede ser lo “extravagante” que mencionas, en realidad—aclaró, su familia era de esa manera—, aunque ha pasado mucho tiempo desde la última vez que vi a alguna de las dos—comentó entonces con un tanto de decepción, pero una sonrisa en el rostro, le gustaba hablar de ellas, le hacía sentir que estaban siempre presentes, a pesar de que habían pasado más de dos años desde la última vez que les vio.

Miró de nuevo a la pantalla, habían avanzado en poco tiempo hasta el numero treinta, lo cual era encantador.

Siempre cuidaba de ellas el tiempo que estábamos juntos cuando era niño—agregó luego de varios segundos de pausa—, pero supongo que todos crecemos… los caminos se alejan lo queramos o no—se alzó de hombros y bufó— ¿y tus hermanos qué tal?, si son seis con alguno tienes que llevarte mejor que con otros—analizó.

Tenía la certeza de que eso siempre pasaba. Por ejemplo, a los ojos de sus hermanas él o era un amigo, ni siquiera un hermano, para nada. A estas alturas Shi era más como una figura paterna creada por los miembros de su familia para sustituir al “anterior Shi” que había sido su padre tal como este tuvo que sustituir a su abuelo en algún momento y así hasta quién sabe cuándo. Y claro… él no era mucho de preguntar estas cosas, pero le había parecido solo lo correcto. Ni más, ni menos.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Sáb Feb 04, 2017 11:50 pm

Al parecer, podía entender mejor al chico de lo que se esperaba. Era el mayor de tres hermanos y bueno, al estar Emily en medio de seis, sabía que se sentía siendo la mayor y la pequeña a la vez. La responsabilidad de vigilar, en ambos casos, a dos hermanas menores para que no se metiesen en demasiados líos era agotador y por ello, en parte compadecía al chico por la posición familiar que le había tocado vivir también.

Parecía incluso melancólico al pensar en ellas. Las echaría de menos, como un poco todos, aunque la joven no podía imaginarse a su capitán poniendo esa expresión, por lo que acabó bastante sorprendida, pese al cambio de tema con el que contra atacó el chico, cortando el momento.

-Bueno, supongo que con los que mejor me llevaba eran los chicos mayores...- respondió sin pensarlo demasiado -Nuestra casa no era excesivamente grande, así que solíamos estar en contacto unos con otros constantemente...- continuó pesadamente, pudiendo sentir aún solo en su recuerdo los apretujones en el sofá de cuatro plazas -Aunque cuando era pequeña, Samuel y Jim me llevaban de un lado a otro para que jugara con ellos y cosas así.-

Miró al chico de reojo, con una expresión algo pícara y sonriendo como solía hacerlo cuando iba a hacer una de sus "bromas".

-Si echas tanto de menos a tus hermanitas yo puedo sustituirlas si quieres, ya ves que tengo experiencia- dijo al muchacho, guiñandole un ojo para después reirse brevemente y quitarle leña al asunto.

Porfin llegó su turno y Emily se acercó al mostrador a pedir por su cuenta, unos 7 kilos de carne picada de vacuno en hamburguesas deberían ser suficientes para todos, además, cogió algo de pollo, por alguien prefería tomar algo más ligero que vacuno, aunque no tenía tanta gracia cocinar eso en una barbacoa.
Recogió la bolsa con toda la carne y la llevó al carro, dejando el peso muerto y volviendo a tomar las riendas del mismo.

-¿Pasamos por caja ya?-
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Dom Feb 05, 2017 1:12 pm

Le miró con mucha curiosidad y no dudó en bufar fuertemente ante las palabras ajenas, con gracia, porque sabía que habían sido dichas de esa manera.

Creo que son dos cosas muy distintas—habló con calma en lo que notaba que ella iba a hacer el pedido a la caja y lo traía de regreso—, vamos a pagar entonces—comentó mientras caminaban a ese sitio.

Shi se vería muy raro llevando el carrito, en parte por eso no había insistido, y es que, un varón de dos metros con siete centímetros llevando un carrito que estaba, apenas, a un metro cuarenta del piso, no era una imagen demasiado agradable, le gustaba evitarla siempre que pudiera porque… era quisquilloso en ese sentido.

Así que eres el tipo de chica que se lleva mejor con los mayores—dijo—, es algo bastante normal, o eso supongo—comento al respecto.

Él no tenía esa clase de experiencia, porque estaba acostumbrado a estar solo, porque nunca había tenido que “lidiar” con sus hermanas. Ellas eran demasiado buenas, no se portaban mal, especialmente porque a los tres niños L’Jon siempre les habían criado con rectitud, siguiendo firmemente los principios de la etiqueta, los principios familiares y la forma en la que la rama china de la familia tenía que criarle, específicamente, él.

Era un dolor en el trasero.

Al llegar a la caja no encontraron demasiada fila, era la parte buena de estar tan temprano, pues al varón no le gustaba para nada eso de andar haciendo largas filas, era demasiado desesperante y esa era la única verdad. Shi estaba complacido de que le tocase pagar rápido, pidiendo a la chica que le diera dos cuentas a parte, una con las cosas para la parrillada, otra con las cosas de uso personal, pagando la primera con el dinero que todos habían recolectado, y la segunda con la tarjeta que solía usar. Era fastidioso ir a los cajeros, así que conservaría su efectivo tanto como fuera posible.

Colocó los paquetes en el carrito para llevarlos al maletero de la camioneta y miró su reloj, eran cerca de la siete cuarenta de la mañana, una hora perfecta para ir a comer algo por allí en la mañana, aunque claro, a lo sumo él solo podría beber un vaso con agua o un jugo de naranja recién exprimido, como mucho.


Una vez llegados al auto guardó todo en el baúl y abrió al completo la camioneta para que ambos entraran.

¿Hay algo específico que quieras desayunar?—le preguntó, era lo que él había prometido al inicio de todo esto.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Dom Feb 05, 2017 6:48 pm

Por suerte, el camino de la carnicería a la caja fue rápido, y la cola para pagar fue aún mas breve. Algo que resultaba sorprendente para la cantidad de gente que iba entrando a primera hora de la mañana a hacer sus compras.
Ya debían ser cerca de las ocho de la mañana, una hora más "normal" para levantarse de la cama, y no como se había visto obligada a hacer hoy. No estaba cansada por haber trasnochado o algo así, si no por levantarse más temprano de lo que acostumbraba a hacer, incluso en los días de entrenamiento.

Descargaron la compra en el maletero del vehículo antes de montarse en él. Se abrochó el cinturón de seguridad por costumbre nada más acomodarse en el asiento del copiloto y antes de arrancar, el chico preguntó algo que Emily llevaba tiempo queriendo oir.

-Mmm...- puso un gesto dubitativo, mientras pensaba que era aquello que le apetecía para desayunar. -No tengo nada en mente, a decir verdad. Tu ve haciendo camino hacia la residencia-

Se apoyó sobre su brazo, mirando por la ventana con desinterés los edificios y carteles que se movían con el paisaje. Había algo de camino hasta su destino, asi que no le preocupaba demasiado tardar en decidir que tomar.
Fue entonces cuando cierto cartel publicitario de una marca conocida en el país de repostería, le dio la idea definitiva a su estómago de qué quería comer.

-Me apetecen tortitas- murmuró, lo suficientemente alto como para que el chico la oyera -Con su sirope y sus arándanos, como las de mi casa- Tanto hablar de la familia le había hecho recordar también aquellos desayunos y almuerzos todos juntos y también le había abierto el apetito en ese aspecto de algún modo.

No dejó de mirar por la ventana ya que no era necesario mirar al chico para hablar. Además, era el conductor y debía estar atento a la carretera antes que a cualquier otra cosa. No querían sufrir un accidente y menos tan lejos de casa.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Dom Feb 05, 2017 7:32 pm

Se abrocho el cinturón antes de arrancar y simplemente le dejó pensar en qué era lo que quería comer como su desayuno.

De pequeño él, a veces, tenía la clase de privilegios de desayunar algo diferente. Ellos eran una familia, por así decirlo, internacional, por lo que a veces comían en casa comida francesa, o clásicas norteamericanas, no solo comida japonesa o general asiática. Cuando era niño aún podía comer muchas cosas que ahora no, podía darse el lujo de desayunar con huevos y tocino, o directamente pasteles o panqueques con jarabe dulce.

Dejó salir un pequeño respingo… su comida a veces perdía el sabor, a veces desayunaba, almorzaba cenaba o comía comidas horrorosas porque es completamente imposible que siempre tuviera ánimos para cocinar, porque a veces tan solo quería ordenar comida y ya, pero recordaba que eso solo terminaba por hacerle daño a él mismo. Era cansón, y aburrido, pero era la clase de vida que debía llevar si quería escaparse de la clínica psiquiátrica.

Dobló en un cruce y, finalmente, escuchó las palabras de la rubia sobre la comida con la cual quería desayunar.

Era un poco rara, a sus ojos mucho, pero los americanos tenían su propia forma de hacer las cosas… aunque ella fuera una atleta, supuso que a veces podía saltarse la dieta.

De nuevo doblo para tomar el camino hasta el lugar en el que estaban los dichosos pasteles, pues él también vio el cartel que le había abierto el apetito a ella y si, podía entender perfectamente las razones, era buena publicidad, debía admitirlo.

Llegó al sitio y estacionó en el área permitida, que estaba a unos veinte metros del sitio en cuestión. Bajó del auto y se estiró para mirar alrededor, la mañana de muchas personas estaba, o ya había comenzado, a pesar de que no se veía todo excesivamente poblado como en Alki Strait, esta parte de la ciudad tenía su encanto. Era el efecto vacaciones, cuando los estudiantes se van a casa y todo queda un poco vacío.

Entraron entonces al local de comida y los olores eran bastante tentadores, tanto que pensó tal vez quedarse afuera y esperar a que ella comiera, pero eso sería demasiado desconsiderado y una falta total de educación que no podía permitirse. Solo debía sacarlo de su mente, sentarse en esa silla, frente a esa mesa, esperar que ella comiera y hacer como si su mente jamás hubiera procesado nada.

Por esta clase de cosas tampoco iba demasiado a restaurantes. Fuera lo que fuera, fuese él como fuese, era un humano propenso a la tentación y a los placeres… la cosa es que él no podía darse el lujo de caer en ellos.

Por su propio bien.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Emily Archer el Lun Feb 13, 2017 9:18 pm

No miró a su "chófer" después de aquella petición para saber que expresión había puesto, aunque tampoco le oyó decir nada sobre el tema. Simplemente, giró en unas calles y en un tiempo estimado de veinte minutos, habían llegado al lugar anunciado por el cartel que Emily había visto durante su trayecto en coche.
Realmente se hubiera conformado con cualquier local de tres al cuarto que tuviesen tortitas en el menú de desayuno, pero tampoco iba a desaprovechar la oportunidad de probar las tortitas que había visto en el anuncio.

Eso, suponiendo que fueran iguales que en la foto.

Aparcaron el coche y Emily se adelantó unos pasos emocionada por el olor que salía del restaurante. Hacía la boca agua de cualquiera que pasara por delante y ella no era menos. Su estómago protestó, demandando comida, ya que no había probado bocado desde la cena de la noche anterior.

Cuando entró por la puerta, se sentaron en una mesa al azar antes de que la camarera se ofreciera a atenderles. Emily miró la carta con detenimiento, aunque estaba bien segura de lo que iba a pedir, el plato esperado y un zumo de naranja como acompañamiento.
No era una combinación demasiado especial, pero era lo que le gustaba y apetecía en aquel momento.

Su acompañante de pelo de arcoiris, por el contrario, no pidió nada.

Cuando ya se marchó con el pedido anotado, la rubia apoyó la cabeza sobre sus manos para mirar a aquel que se había abstenido de pedir nada, con curiosidad. Si bien era cierto que los atletas deberian llevar una dieta y todo eso, a Emily eso le importaba más bien poco cuando se le antojaba algo.
Algo característico de ella era hacer lo que quería, porque quería y punto.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Shi L'Jon el Lun Feb 13, 2017 9:54 pm

Esto era, para ponerlo en palabras simples: inhumano, ilegal, una tortura.

Al bajar del auto, luego de estacionarlo correctamente, los olores le invadieron rápidamente, era algo bastante incómodo para él, e incluso lo fue cuando tuvo que declinar de pedir cualquier cosa en el momento en el que la camarera vino a atenderle.

Cuando la camarera se fue notó el mirar de la rubia sobre él, pero el, naturalmente, pelinegro, tan solo pensaba en que le tenía ganas a los dulces, que le habían abierto el apetito, pero debía dejarlos ir.

Exhaló con profundidad y miró a otra parte, afuera, ¿cuántas veces le había pasado esto antes?, muchas, demasiadas, habían sido tantas que ya debía estar acostumbrado, pero nunca podías acostumbrarte a estas cosas, especialmente cuando eran algo que no decidías expresamente, sino que te veías obligado a vivirlo.

Lo impuesto nunca es realmente bueno.

Chascó con la lengua y cerró los párpados un par de segundos, para luego volver a mirar a la rubia con calma, había aprendido a lidiar con la tentación, estaba acostumbrado a frustrarse él solio y guardarlo para más tarde.

Bien… ¿a qué hora quieres salir más tarde?—le preguntó, tenía la necesidad de hablar de otra cosa, tenía la necesidad de cambiar del tema e ignorar estos olores que estaban desviando un poco su sistema.

Sacó su teléfono celular y lo colocó sobre la mesa, para comenzar a jugar con él y darle algunas vueltas, como si estuviera girando una botella o algo así, tenía un par de mensajes, pero ningún ánimo de leerlos realmente, sabía de dónde venían. La comida llegó y… el sufrimiento regresó. Resopló ligeramente y, colocando ambos codos sobre la mesa, hundió un poco su cabeza y luego encendió el teléfono para comenzar a jugar con la bandeja de entrada, sabía que debía responder los mensajes de su madre, pero estaba aburrido al respecto, porque se referían a compromisos “profesionales”, estaba seguro, había sido comunicado de ello previamente y no era para nada su deseo.

Pero lo abrió, a fines de distraer su mente. En efecto… para su desgracia su madre le pedía asistir a este evento la próxima semana en Nueva York.

Que gran, gran, fastidio.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hayaoki —priv: Emily Archer

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.