Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Four // Privado: Elizabeth
Dom Oct 15, 2017 7:38 pm por Minato Hamilton

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Sáb Oct 14, 2017 5:16 pm por Kohaku Koyama

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Oct 05, 2017 3:39 pm por Zhao Wang

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Curiously +18—Priv.

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Miér Dic 14, 2016 8:03 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Curiously

P: Zhao & others // Konosioni; #100 // Viernes 13/05; 19:43 hs // Vestimenta

Hoy había sido, dentro e todo, un muy buen día. En el club tenía la costumbre de que los miércoles no habían prácticas, pero, por supuesto, hoy no era miércoles, sino viernes y… ¿él había ido a la práctica?, la respuesta era no, pero tenía una muy buena excusa para ello, vaya que sí.

El entrenador le había enviado al hospital, sí, no es que tuviera nada grave, pero había estado sintiendo alguna molestia en su rodilla lesionada antiguamente, por lo que, según aquel hombre, era mejor prevenir, que lamentar. Fue así como, luego de las prácticas laborales, terminó por irse al hospital, pues había cuadrado una cita unos días antes, para hacerse los exámenes pertinentes y llevarlo todo al entrenador: todo normal, realmente bien, su rodilla no estaba dando más que calosfríos molestos… debía descansar un poco, quizá dejas las prácticas hasta la una de la mañana por una o dos semanas, pero estaba bien.

Y, para cuando llegó a la universidad, no eran ni las seis de la tarde, por lo que se cambió y se puso a estudiar, o al menos eso hizo la primera hora, los exámenes se acercaban y lo notaba en Rin-chan, que parecía una posesa con esos apuntes que llevaba a todos lados, casi ni hablaba, que no le sentaba mal, y tampoco le preocupaba… ya la conocía de los iniciales a finales de Noviembre y de los medios antes de las vacaciones de primavera, podría decir que se había “adaptado” a esa parte de la castaña.

Por supuesto, él ahora estaba estudiando sobre voleibol. Había hablado con Zhao-chan sobre el sistema 4-2 con dos armadores en diferentes posiciones, y estaba evaluando la manera en la cual podía aplicar eso en el terreno. Por supuesto, tenía un cuaderno lleno de sus propias creaciones, una sección referente completamente a ese sistema que estaba perfeccionando, estaba muy animado al respecto pues le emocionaba ver al pelinegro de nuevo en el club, eso le daba fuerzas para seguir imaginando las jugadas, ¿a dónde se moverá?, ¿qué espera el bloqueador?, ¿el líbero está en esta rotación, cómo usarlo a favor?, todas esas preguntas pasaban por su mente al mismo tiempo que las jugadas se ejecutaban como una simulación en su cabeza y sonreía, estaba de lo más encantado con esto mientras escuchaba, con los cascos puestos, música instrumental a un volumen realmente bajo, le ayudaba a calmarse, tanto como estar en pijama a esta hora.

Había pasado algo más de una semana desde ese día, y estaba bastante contento por cómo iban las cosas hasta ahora… nervioso, pero ilusionado, en parte por eso estaba tan metido en hacer este libro de jugadas, quería practicar con Zhao lo más pronto posible, la temporada se acercaba, y quería ser parte de ella haciendo lo que le gustaba, jugando en su posición favorita, junto a la persona que más le gustaba.

El mundo era un pañuelo, la verdad. Cuando la puerta se abrió, lo supo.


Última edición por Daichi Kitagawa el Vie Feb 24, 2017 12:45 pm, editado 1 vez
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Vie Ene 20, 2017 9:29 pm

¿Cómo podía no estar enamorado de él?

A los ojos de Daichi el comportamiento de Zhao era extraño, considerando las cosas a las que estaba acostumbrado de él, pero no por eso le molestaba. Al contrario… se sentía tan propenso a caer en la tentación justo en estos momentos, en esos en los que sintió los pequeños besos en su cuello y pensó que, de cierta manera, había logrado un poco su cometido, y le dejó ser, hasta que el otro mordió su cuello, acto que le hizo soltar una exhalación placentera.

Hacía mucho que el japonés no sentía este tipo de caricias, hacía tiempo que no tenía esas confianzas con nadie, por lo que se daba a disfrutarlo al máximo, incluso cuando solo le tenía tan cerca, cuando escucharle hablar era como la mejor canción que había escuchado.

Puedes morderme todo lo que quieras—contestó luego de aquel acto con una sonrisa en el rostro, tantas cosas estaban pasando por su mente en ese preciso momento, pero solo pudo bufar un poco, tenerle tan cerca…—eres tan tentador—murmuró con certeza y un mirar neutro.

Kitagawa Daichi tenía muchas formas, pero eso sí, una conducta bastante definida y orientada en sus diferentes ramas, por lo que no sería tan extraño imaginarse cómo sería en otros aspectos de su vida, o eso se imaginaba él, jamás se había detenido a preguntárselo, tampoco a nadie.

Le separó entonces de él y se alborotó el cabello, tener un rebullicio de cosas en la mente justo ahora no le servían para nada, por lo que se levantó y fue a dejar la laptop en la cama de al lado, la que nadie ocupaba y, al dar la vuelta, se quedó mirando al chino con mucha curiosidad y una genuina expresión de complacencia reflejada en un mirar que, quizá, hacía muchísimo tiempo que no dirigía a nadie, y que estaba seguro que el otro jamás le había visto.

Suficiencia, complacencia, expectativa y deseo, esos eran solo algunos de los factores que podían resaltarle, y los dejaría salir sin ninguna clase de pudor, porque… ¿cuántas veces en el pasado deseó tener esta clase de invitación? Exhaló con algo de fuerza y luego resopló para sentarse al borde de la cama, de costado, y besar directamente los labios del otro, tan lento como constante, con la boca semi abierta porque pensaba que era demasiado pronto para subir de nivel, porque apenas estaba procesando que pudiera besar a su antojo al chico que tanto le gustaba, y no estaba seguro de si metería la pata si de pronto dejara ir la lengua por donde no debía.

Bajó su mano izquierda por el hombro y brazo de Zhao hasta tomar su mano por breves segundos y luego dejarla ir, asentando la suya al borde de la cadera del pelinegro, manifestando su absurdo deseo, sus absurdas ganas, su testarudez al no detener el beso… eso de que necesitabas detenerte a respirar era tan falso como la garganta profunda, mientras pudieras controlar tu respiración eso haría un beso normal incluso en uno más profundo de lo que ya era, por eso tenía sus párpados cerrados y o dejaba de besarle, quería que el otro aceptara su invitación.

Y es que, al fin y al cabo, esto era una fiesta de dos.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Sáb Ene 21, 2017 3:32 pm

Zhao estaba bastante nervioso, pero ansiaba mucho seguir así con Daichi. Estaba claro que quería que pasaran muchas cosas en ese momento, cosas que nunca se esperaba que pasaría, pero el japonés era alguien con permiso para todo aquello. Especialmente, estaba siendo su primera relación. Era la persona que le había besado por primera vez con algún sentimiento de por medio, era la primera persona que le hacía sentir realmente en calma sin ser parte de su familia, era la primera persona que le había correspondido, y también la primera persona que había conseguido que unos pantalones de deporte fueran realmente apretados para el chino. Una extraña presión en su parte delantera molestaba a Zhao desde hace rato, quizás o bien desde aquella mirada de querer comérsele que le había echado su pareja, quizás desde aquel beso eterno que le estaba dando, o quizás también cuando sintió la mano del otro tocar su cadera... Todo aquello, empezaba a afectar al cuerpo del chino.

Pero estaba poniéndole nervioso. Todo aquello estaba distrayendo todo lo que sentía, mezclándose con cada cosa que hacía el otro, y no quería. Quería disfrutar, quería que disfrutase, quería disfrutar con él.

-Dai -detuvo el beso, pero no se separó tanto de él, siguió cerca-. Yo... No sé si sabes que yo nunca hice esto con nadie. Seguramente yo sea algo torpe, y lo que sé ha sido a base de... -se calló, poniéndose colorado-. Bueno, de cosas. Y no sé, yo... quiero... Yo quiero... -cerró los ojos fuertemente, aún muy colorado-. Ay.

Zhao puso una mano sobre el torso del otro, acariciándolo y notando cada parte de este. Le gustaba mucho el cuerpo del otro, hasta el punto de que le daba envidia. Zhao se sentía con un cuerpo mucho menos atlético que su pareja, mucho más feo y mucho menos apetecible. Eso le daba rabia, y para quitarse esa rabia, su cabeza había decidido canalizarla de otro modo. Bajó la mano hacia el borde de la camiseta y metió la mano por dentro, tocando directamente la piel del otro. Para él, era muy sexy, muy apetecible, muy atractivo... Eso seguramente gustase a más de una persona en algún lugar. Era demasiado atractivo, y le daba miedo que viesen su cuerpo y se pusiesen cómo él lo hacía.

Resopló, fuertemente, acercándose lentamente al cuello del otro dándole otro mordisco, mucho más fuerte. Sus pensamientos y sus pecados cómo el orgullo, la envidia o la ira se estaba canalizando en lujuria y más lujuria. Más ganas de hacer cosas con el otro, y con mucho mucho amor. 

-Estás demasiado bueno, Dai. Se me hizo imposible no tocar tu cuerpo -mordió esta vez el lóbulo de su oreja-. No puedo parar de tocarte, te morderte, de besarte. Tampoco quiero parar, no quiero que se pare esto...

Sentía mucho calor. Sentía escalofríos a la vez por su cuerpo. Sus pulsaciones se sentían extrañas y fuertes, su respiración era fuerte y se hacía notar. Resoplaba, quizás tanto por sus forma de estar o por que empezaba a dolerle la entrepierna un poco. No se había sentido así nunca, ni si quiera en esta semana de experimentación con su cuerpo para ver "qué era eso". Qué va, también era la primera vez que sentía eso. Se puso frente de él de nuevo y le besó, con algo de ansia, volviendo a separarse mirándole, acalorado, sonrojado, pero serio y con una mirada de querer comerle hasta el alma.

-Quiero más de tí, Daichi. Quiero todo de ti ahora mismo.

Volvió hacia la boca del otro, besándole con ansia de nuevo, pero con cuidado. Pensó que sería atrevido intentar meter la lengua en la boca del otro, además de que sabía que no iba a ser posible que lo hiciese bien. Sería la primera vez que lo hiciese, y daba por hecho que solo movería la lengua cómo una vaca limpiándose el pasto. A pesar de eso, estaba disfrutando mucho del momento, pero... ¿qué tendría que hacer?
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Miér Ene 25, 2017 9:13 pm

Sonrió, de alguna manera podía entender un poco de cómo se sentía el varón ahora mismo, era algo que todos experimentaban alguna vez, llegaba tarde o temprano… pero siempre estaría allí.

Está bien—murmuró—, lo sé—contestó a las palabras del chino—, pero no debes preocuparte por eso—continuó con el mismo tono de antes: bajo, comprensivo—, que aprendamos cómo y qué te gusta, que aprendas cómo y qué me gusta—continuó, esta vez usando un tono más tentador—, es algo que estoy ansioso por hacer también—sonrió.

Justo ahora se sentía como un pervertido pecaminoso a punto de corromper a un alma inocente.

Se dejó morder, se dejó tocar… Zhao estaba encendido, estaba tan excitado que le hizo preguntar al japonés cuándo había sido la última vez que había estado delante de algo así… esto era malo, Daichi lo entendía, lo sabía. Por más que quisiera entregarse al placer del momento y hacerle todo tipo de cosas en el momento, sobre esa cama, esto estaba mal… estaba siendo por los motivos incorrectos.

Dentro de sus ganas de tenerle, un hilo de razón le daba a entender la cruel realidad.

Le alejó de su cuerpo, detuvo el beso… aún con el deseo dibujado en cada esquina de su cuerpo y siendo consciente del nivel de excitación del otro, resopló y negó con la cabeza, con unos ojos serenos y serios mirando al pelinegro.

No quiero que sea así—sentenció.

Aquello podía ser como un balde de agua fría para los dos, pero Daichi jamás había sido del tipo que se guardaba las cosas, mucho menos en un momento tan importante como este.

Debes calmarte—volvió a decir, sus manos estaban sobre los hombros ajenos, manteniendo la distancia—, tienes que serenarte—continuó, tragó y un deje de decepción se dibujó en su rostro—yo… quiero hacerlo, realmente quiero tocarte y que sintamos cosas, que hagamos eso que tanto te imaginas Zhao—apretó el agarre en los hombros ajenos, no había añadido el "chan" esta vez—, pero, ¿no crees que lo estás haciendo por los motivos equivocados?—murmuró en pregunta—, cálmate… serénate—subió la mano izquierda para posar la palma gentilmente sobre la mejilla del pelinegro—, quiero hacerlo con cariño, con deseo claro—agregó y sonrió—, sé que es difícil, me siento tan feliz de que actúes de esta manera por mí… pero siento que estás drenando cosas malas—confesó, ese era el motivo de su media decepción anterior.

Se acercó hasta él y le besó en los labios una, dos, tres veces, lento, tan lento como tentador se le ocurrió.

Quiero que lo disfrutes tanto… que guardes esto en tu mente como un momento feliz—murmuró muy cerca de su boca, sintiendo su respiración—, quiero que sea así, no algo malo—agregó y le besó de nuevo.

Había bajado el ritmo. Obviamente quería seguir besándole, y lo estaba haciendo, pero Daichi era del tipo que pensaba demasiado en estas cosas, que les tenía mística, especialmente porque Zhao realmente le gustaba, por eso quería que este primer contacto, terminara o no como una primera vez para ambos, no estuviera lleno de ira y sentimientos extraños.

Se acomodó de nuevo en la cama y esta vez lo hizo en serio, sin dejarle demasiado espacio al otro para dudar, con sus palabras solo quería darle un mensaje, no detenerse, no dejar de hacer esto. Se empujó a sí mismo en la cama hasta quedar sobre el varón, con una pierna entre sus piernas y una ligera satisfacción, besándole con la boca entreabierta y, en ocasiones, asomando su lengua sobre el labio inferior del chino.

Bajó al cuello de Zhao y comenzó a besarlo a dejar pequeños chupetones que seguramente no dibujarían grandes marcas, a lamer esos chupetones mientras, concienzudamente, dejaba su mano derecha jugar con la elástica del pantalón ajeno. Sabía lo que había abajo… y conocía más de una manera de hacer que bajara, y de que el otro explotara de placer en el camino.

Quería eso… quería hacerle sentir tan bien, a su chico, ese de quién se había enamorado tanto incluso antes de que el mismo chino pensase en sospecharlo.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Jue Ene 26, 2017 3:16 pm

El chino se sorprendió en cuanto el otro se separó y se detuvo, pero tampoco dijo nada. Sabía que el otro tenía razón, que estaba sintiendo más cosas de las que debía y eran cosas malas que quizás no le hicieran disfrutar de todo aquello a los dos. No podía ni ocultarlo bien al otro, y se sintió realmente alguien transparente. Alguien fácil de leer, pero quería serlo con Daichi. Quería que el otro supiera perfectamente todo aquello que sentía, y así no se sentiría mal por ello. En realidad, le gustaría que fuera bien correspondido ese sentimiento. Cada minuto que pasaba con él, sentía la incansable necesidad de desear saber que pensaba en aquel momento. Le encantaría saber cual eran sus sentimientos más profundos, pero el chino no podía leer mentes.

Lo que sí podía era leer la mirada del otro, la calidez que le aportaba, el cariño de sus palabras y el amor que depositaba cada vez que le besaba. Era, sin duda, la persona que Zhao necesitaba para ser realmente feliz en ese sentido, y estaba tan seguro que no pudo no sonreír mientras el otro le besaba. Los besos del otro le calmaban, porque pasó de sentir todas aquellas cosas a sentir una extensa calma. Eso sin dejar de estar realmente excitado con la situación. Quizás era porque nunca había hecho nada cómo esto y su cuerpo estaba aprendiendo que era eso, o eso quería pensar. También porque el otro le encantaba, no solo psicológicamente, si no también físicamente. Le atraía tanto que no podía evitar pensar en él sin, aunque sea, camiseta, y eso le daba más ganas de ver más de él. 

Pero tenía que ser paciente. Se estaba descontrolando demasiado y en realidad no tenía ni idea de que hacer, por lo que pensó en que parar un poco y dejarse mimar por el otro no estaba mal. Quizás él estaba siendo demasiado valiente en hacer todo aquello y fue lo que hizo cambiar la situación, aunque fuese a mejor. Había sido demasiado atrevido y quizás no había pensado en que pensaría en otro, tal y cómo le daba miedo al principio. Aún así, Zhao no podía rayarse por aquello, ahora no. Ahora solo pensaba en una cosa, y no era precisamente mala, y era en su preciosa pareja.

En cuanto fue tumbado de aquella manera, con la pierna del otro prácticamente rozándole la parte más hinchada de lo normal, su cuerpo sufrió un escalofrío. No era malo, si no que era muy placentero en su cuerpo, y debía controlarse. Sorprendido, abrió los ojos y su respiración seguía siendo intensa, soltando algún sonidito de placer que salía de su boca, la cual tapó en cuanto eso sucedió. Tenía miedo de hacer ruido y que les escuchasen, tenía miedo de que alguien abriese la puerta y les pillase, y sobre todo tenía miedo de que la compañera de su chico volviese y les pillase con las manos en la masa. Quería contárselo a ella, de tranquis, y que no los pillasen así. Le daba mucho corte que le pillasen haciendo esas cosas, por lo que se puso muy colorado mientras el otro le dejaba marcas en la piel que, claramente, se verían quizás un poco, por suerte no muy grandes.

Sintió cómo el otro jugaba con su mano con la goma del pantalón y eso lió de más al chino, ya que no entendía que iba a hacer. ¿Iba a meter la mano ahí y tocársela? Y pensaba, y pensaba, deseoso que lo hiciese. Al igual el quería tocar al otro, pero no sabía si debería. Debía controlarse, pero quería hacerlo, tanto cómo que quería que siguiera y siguiera besándolo y mimándole. Estaba bien que fuese él ahora que estaba siendo mimado, pero... ¿Y Daichi?

-Dai -dijo, poniendo una mano sobre el cabello del otro mientras le besaba el cuello-. Eres el mejor, y eres precioso. Y... -soltó otro sonido extraño, que hizo que volviese a taparse la boca. 

En parte, Zhao estaba aguantándose un poco todo, pero sentía que si lo hacía, podría llegar a un buen punto y estaría bien. Ya de por si, disfrutaba mucho de los mimos del otro mientras el acariciaba el cabello del otro con cariño mientras se mordía sus dedos para no hacer ruidos extraños que no podía controlar. No quería parecer un chico extraño y que eso volviese a parecer algo extraño para Daichi, pero lo estaba pasando realmente bien.

-Haces que me sienta tan bien... Ya desde tu compañía a todo lo que haces. Soy un idiota por tener algún mal sentimiento en mi cabeza pero, ahora estoy totalmente pleno y... -respiró fuerte-. Estoy disfrutando de esto... ¿Y tú? - sonrió- Siento que no sé que hacer yo, ¿qué debería hacer? Quiero que lo pases bien también. Quiero... hacer algo para ti... 
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Mar Ene 31, 2017 6:59 pm

No te silencies—susurró entre los besos que dejaba en el cuello del otro— déjame escucharte, no le hagas caso a si afuera pueden escuchar algo—terminó para morderle el cuello de una manera más fuerte—, me gusta… no te calles—murmuró de nuevo, realmente le gustaba y le excitaba tanto como para comenzar a sentirse un poco más caliente y apretado entre sus piernas.

Metió la mano derecha debajo de la camisa del chino, Zhao tenía un torso marcado, podía imaginarlo las veces que le había detallado antes, pero poder tocarlo era algo muy diferente. Subió hasta los pezones, acariciando uno y yéndose al otro mientras mordía su oreja y se acomodaba más en la cama, quedando por completo entre las piernas del otro. Se había dado cuenta de aquella protuberancia, y eso le encantaba.

Entonces se detuvo una vez le escuchó hablar más seguido y exhaló.

Paciencia, mi pequeño padawan—murmuró, era gracioso que dijera justamente eso— debes ser paciente—continuó—, claro que lo estoy disfrutando, quero tocarte mucho más—hablaba en un tono bajo, lo suficiente para que Zhao le escuchara—, poco a poco haremos más el uno por el otro—le dijo, para besar sus labios y luego continuar mirándole—, pero por ahora, no te cohíbas, déjame escucharte y excitarte—sonrió, colocando su mano derecha justo sobre el bulto en el pantalón del varón, masajeando de arriba abajo muy lentamente, luego dejándolo de lado y moviendo sus caderas sobre las ajenas, sintiendo el roce de ambas protuberancias mientras el castaño iba al cuello del chino y comenzaba a dejar chupetones algo más marcados—, déjame mimarte como solo lo había imaginado hasta ahora—murmuró, metiendo esta vez ambas manos debajo de la ropa, de la camisa de Zhao, para comenzar a subirla, con el único objetivo de quitársela, para lo que le dejó algo de espacio.

Justo ahora era una prenda molesta, bastante molesta, como su propia camisa, la que, una vez se deshizo de la camisa del pelinegro, terminó por quitarse. En realdad Daichi tenía puesta su pijama, lo que le daba una libertad de movimiento mayor, una que ahora, viendo el torso descubierto del chino, no dudaría en aprovechar.

Pasó las manos de arriba hasta debajo de su torso, tocando a propósito sus pezones y sonrió.

Eres tan guapo, como tentador—esa sonrisa que le mostró estaba llena de satisfacción, porque estaba cumpliendo un anhelo, una fantasía, o como quisieran llamarlo. Entonces comenzó a besar su torso, desde las clavículas, pasando por sus pezones sobre ese colchón.

Hasta dónde podrían llegar no era algo que Daichi se plantease muy seriamente justo ahora y, a pesar de que estaba plenamente consciente del factor Rinne, aún tenía algo de tempo antes de tener que preocuparse seriamente por ella. Cuándo el momento llegase, ¿qué haría?, eso lo pensaría in situ, ni más, ni menos.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Dom Feb 19, 2017 5:18 pm

La situación era más acalorada de lo normal para Zhao. Estaba teniendo este tipo de experiencias por primera vez con alguien, aunque se había sentido durante la semana de un modo distinto cuando pensaba en él y pensaba en que harían ambos en la intimidad. Sabía que era eso por lo que le hablaron sus padres, los cuales le contaron ambos de manera bonita que era simplemente el tener relaciones íntimas, tanto en una situación con dos personas de diferentes sexos, cómo una de los mismos. Especialmente esto último se lo preguntó Zhao, ya que el chino nunca fue una persona capaz de diferenciar los sexos de las personas que le gustan, aunque no había sentido entonces nada por nadie, pero sabía perfectamente que el cuerpo del otro no iba a impedir nada. Él solo iba a amar.

Cómo él estaba amando a Daichi. A pesar de que estaba sintiendo este tipo de cosas de placer, observaba al japonés con mucho amor. Sonriendo levemente en aquel instante, para volver a respirar fuerte, dejando salir por su boca pequeños suspiros fuertes llenos de satisfacción y pasarlo bien. Sobre todo en cuanto sintió la entrepierna del otro cerca de la suya, porque no había nada que le hiciera sentir más que ambos lo estuvieran pasando igual de bien. Eso le excitó muchísimo más de lo que ya estaba, agarrando fuertemente las sábanas del colchón cómo si sirviera de algo.

Sintió cómo, en cuanto le retiró del todo la camiseta, besaba su torso por completo y sus pezones, los cuales le encantaba que lo hiciese. Sentía placer en demasiadas partes de su cuerpo, y respiraba cada vez más fuerte, casi gritando por todo el placer repentino que le hacía sentir. Puso una de sus manos sobre la cabeza del otro, acariciando sobre su pelo, intentando controlar sus impulsos. Quería tocarle también, quería verle más, quería hacer muchas cosas con él.

-Dai –dijo, entre su respiración tan fuerte-. Lo haces… realmente bien… -su frase estaba entrecortada y salía con dificultad de su boca por todo aquello que sentía, pero sonreía y se reía un poco-. Pero también… quiero verte más… Quiero verte entero… Porque me excitas tanto, y eres tan sexy y tan irresistible… Y ojalá sea el único que te vea así siempre. Y ojalá solo yo pueda sentir contigo lo que siento ahora, y que solo puedas sentirte cómo ahora conmigo… Tú y yo... Mhh.

Puso ambas manos sobre Daichi, como si fuese un abrazo mientras estaba besándole por el torso. Estaba contento porque simplemente fuese él con quien sintiera esta clase de cosas. Sus padres siempre le decían que su primera vez tenía que ser con alguien a quien quisiese, quien atesorase, y eso le emocionaba.

-Dai… -respiró fuerte- te… quiero…

Quería decirlo aunque aquel momento fuese más pasional que romántico, pero quería mezclar ambos conceptos en sí. Si ese momento no le estaba incomodando era porque realmente quería a Daichi, y quería que lo supiese. Aunque pensaba que quizás no fuese el mejor momento y eso le daba algo de cosa, pero necesitaba decirlo ya.

-Me alegro de qué te guste… Y puedes seguir tocando mi cuerpo si tan tentador te parezco… Es más, sigue… Aunque… no sé cuándo “explotaré”... Y si exploto... ¿Qué pasará...?


Estaba muy excitado y Zhao pensaba que podría venirse antes de hacer algo más. Además, con toda la ropa sería un desperdicio, y no quería que se sintiese mal el otro por ello. No estaba acostumbrado a tanto placer, y puede que todo se le fuese de las manos.  Bastante se le estaba yendo ya que no estaba controlando los pequeños orgasmos y su respiración, y no se estaba callando.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Vie Feb 24, 2017 2:26 pm

Le gustaba escucharlo, le gustaba escuchar esas exhalaciones y ese placer que estaba dando y que, además, estaba recibiendo aunque el otro no se diera cuenta de eso.

Le gustaba acariciarlo… claro que si. Morder sus pezones, chuparlos, y escucharle; era algo un poco soñado, pero sabía perfectamente que podía llegar más lejos que esto, él lo tenía completamente claro.

El único problema era el tiempo, porque la disposición la tenía, porque su compañero también estaba dispuesto.

Disfrutaba sus reacciones, ese abrazo, amaba ser quien estuviera causando todo eso en el chino, quería ser el único que escuchara sus gemidos, esas palabras, quería ser el único que le viera de esa forma, que le viera retorcer su cuerpo así… quería hacer que se retorciera más, al punto en el que no pudiera con él mismo.

Sonrió… era un poco malicioso, pero Daichi jamás había dicho que él fuera, precisamente, un ángel, especialmente en estos asuntos…

Estaba claro que, a veces, si eras “un poco sucio” al respecto, era lo mejor, daba para mucho más.

Le escuchó declararse y subió, dejando de dar besos y mordidas en su torso, para besar directamente su boca, colocándose entre sus piernas, moviéndole en la cama, besándole con profundidad, jugando con su lengua, quería entrar, pero sabía que debía ser un poco paciente.

Te quiero desde hace tanto tiempo—murmuró un poco ronco… no tenía interés en modular eso—, y quiero tenerte tanto ahora—susurro a su oído.

Amor y deseo eran dos cosas diferentes, pero al juntarse eran algo simplemente magnifico. Era algo que él podía entender justo en este momento, cuando ambos estaban colisionando justo en esta situación que, si bien intentaba controlar, tenía por bien sabido que, de seguir solo algo más, ya no podría hacerlo.

Entonces llego a una conclusión.

Resopló y comenzó a buscar en el bolsillo del pantalón de su pijama, que era bastante hondo en realidad, su teléfono celular. Pudo tocar incluso lo que no debía y soltó una risa por eso, hacía mucho que no se ponía de esta manera y estaba muy contento y algo ansioso por eso.

Sacó el teléfono celular y marcó un número, sonriendo al chino, porque había detenido todos sus movimientos sobre el cuerpo ajeno, pero con su mano izquierda masajeaba concienzudamente la entrepierna del varón… lo estaba haciendo con un poco de malicia mientras daba el tono de la llamada que hacía, por lo cual lo disfrutaba mucho más.

Escuchó entonces una respuesta a su llamada.

Yoo Rin-chan~—solo de la nada—Rin-chan, necesito un gran favor… necesito que hoy pases la noche con Vin-chan, es algo realmente urgente—solo de forma muy rápida, ella sabía que estaba con el todavía y no veía demasiado inconveniente, ya que tenía entendido que Vin-chan tenía un cuarto para él solo. Mientras tanto su mano seguía moviendo sobre los genitales ajenos, sobre el pantalón— ¿en serio?, ¡gracias Rin-chan!, ¡adiós!—de nuevo dijo rápido y efusivo para luego cortar.

Al cortar, literalmente, tiró el móvil a la otra cama, centrándose solo en lo que tenía al frente, sonriendo muy deseoso y complacido.

Entones…—murmuró, le había escuchado perfectamente a pesar de todo—, si explotas haré que vuelvas a sentirlo las veces que quieras—siguió con su tono bajo y esa sonrisa un tanto maliciosa, que le pegaba mucho justo ahora en realidad.

Colocó sus manos en la elástica de los pantalones del otro y comenzó a bajarlos sin remordimiento alguno, notando su bóxer y sonriendo.

Es mejor cuando los ves así—dijo sin mucho pudo, para acariciar sobre la tela su entrepierna, acercando el rostro hasta esa parte y rozando la nariz en el lugar, muy, muy, lentamente, depositando un chupetón sobre la tela a la zona—. Yo también quiero verte tal cual viniste al mundo, Zhao-chan—murmuró, llevando las manos entonces a bajar el bóxer mientras besaba su pelvis y pasaba la lengua cada vez un poco más abajo.

Se separó de él para sacarle completo los pantalones y el bóxer y dejarlos a un lado. Ahí le tenía, como Dios le trajo al mundo, y sonrió.

Eres hermoso—murmuró para subir y colocarse entre el varón para besar sus labios, esta vez dejando ir su lengua dentro de la boca del otro, buscando que el chino le siguiera el juego y, como no, llevando su mano derecha a tocar aquel miembro que había descubierto.

Podía dejarse ser, podían dejarse hacer, y era algo que estaba bastante contento y expectante al respecto.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Dom Feb 26, 2017 5:29 pm

El chino estaba llegando al límite de aquello. Empezaba a sentirse con ganas de continuar eternamente con ello,pero sabía que tarde o temprano, explotaría. Aun así, estaba contento por todo aquello. Se había imaginado todo aquello pero nunca se había imaginado que sería mejor que lo que su cabeza le describió anteriormente. Quizás era también por todos aquellos sentimientos que desbordaban a la vez del placer. Solo pensarlo, se excitaba aún más, y más aún mientras miraba cómo el otro se movía sobre él, jugando juntos con sus cuerpos, hasta el punto de que paró para coger el teléfono.

No se esperaba nada ese movimiento del otro. Su amiga tendría que pasar la noche con el otro hombre por su culpa. Era cómo tenderla sobre un león hambriento, o eso pensaba Zhao, pero por primera vez no tenía ganas ninguna de pensar en ello. También podría pasárselo bien él, ¿no? Por lo que iba a confiar en la decisión de su pareja de exponerla a aquello. Además, quizás no volverían a estar solos en mucho tiempo, por lo que era lo mejor que podría haber hecho. Si no, tendrían que aprovechar duchas tardías en el club, cosa que al pensarlo tampoco le disgustaba. Pensaba que luego podrían ducharse y dormir juntos, ya que tendría la habitación esa noche. Quizás, podrían hacer que todo aquello durase más.

En cuanto soltó el teléfono, la cosa se volvió más intensa, y quizás eso estaba dejando claro que no podría más en breve, pero quería aguantar, y hacía un esfuerzo en ello. Si se iba, quizás, podrían terminar de hacerlo, y sabía perfectamente cómo terminaba aquello. Sabía lo que hacían dos personas del mismo sexo, en el caso del masculino. Sabía donde acabaría aquella cosa en su cuerpo, y ahora, quería probarlo. Por lo que, cambiando su mirada, pero entre sudor y algunas babas que caían de su boca, puso una mano sobre el torso del otro, apartándole hacia algo más atrás y levantándose él un poco, sentándose también. Luego, puso el brazo izquierdo con el que le apartó y le abrazó, poniendo su boca sobre su oído para susurrarle.

-Yo también quiero tocarte, por primera vez. Quiero tocártelo.

Metió su mano derecha por el pantalón del pijama, atravesando la ropa interior y agarrando aquello directamente. Había visto algunos vídeos con anterioridad y sabía que se podría hacer con eso, por lo que bajó el pantalón un poco, mientras movía su mano hacia arriba y hacia abajo, sin intensidad, pero aprentando algo, pensando que quizás eso le gustaría. O no, a la vez, pensaba que quizás al otro le molestaría, por llevar un poco el control para que el otro disfrutase tanto cómo él. No le parecía justo ser el único que recibía y por eso, hizo aquello. Mordió el cuello del otro varias veces y lo chupó, dejando pequeñas marcas, quizás cómo las que el otro dejó sobre Zhao. No le disgustó, y en realidad quería dejárselas por todo el cuerpo, pero no sabía si podría.

-Dai... Me encanta tu cuerpo, todo tu cuerpo. Me pones tanto... Encima te noto tan caliente... -mordió sobre el oído, tras susurrarle aquellas palabras sonando diferente a cómo solía hablar, excitado sin duda, pero usando un tono más seductor-. Quiero tanto que me hagas tantas cosas, quiero que me tomes, que me hagas sentir lo que nunca sentí -volvió al rostro del otro, mirándolo para luego besarlo. Esta vez, fue él el que metió un poco la lengua, pero con cuidado. Estaba claro que era un inexperto en todos los sentidos, pero cuando el otro llegaba a más cuando lo besaba, más sentía-. ¿Es problema que hagamos más? Quiero... venirme, pero contigo dentro de mí.

Quizás era una proposión muy extraña, ya que era la primera vez de Zhao, pero se había documentado tanto que solo de pensar que Daichi podía hacerlo con él, su cabeza se iba a otro sitio. Quizás estaba obsesionándose con aquello, pero no era malo, pues bien eran pareja, y quería de verdad que le hiciese de todo. Lo mejor es que podrían estar juntos toda la noche, y esperaba poder descansar de todo aquello juntos. Además, tendría que explicarle a Rinne sobre el tema, aunque no era tiempo de pensar en ello. Ahora, Zhao era como una estufa, con su sangre centrada en una parte del cuerpo, la cual estaba a punto de desprender una sustancia que no era precisamente sangre. Mordió su labio, para juntarse más, rozando ambos miembros entre sí, dejando escapar un alto y sonoro orgasmo, por el cual se mordió el suyo propio.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Mar Feb 28, 2017 10:19 pm

Su rostro se mostró algo sorprendido por las acciones de Zhao, pero para nada le molestó que el otro, deliberadamente, metiera la mano en su pantalón y ropa interior, no le molestaba su tacto, ni la manera en la que apretaba y estimulaba.

De hecho le encantaba, le encantaba sentirle y sentirse de esa manera.

Su cuerpo no tardó en responder a los estímulos, a los chupetones, mientras él mismo tomaba el miembro ajeno entre manos, le gustaba esta estimulación, tanto que gemía de vez en cuando, o gruñía.

No había mucho que decir, tal vez porque estaba procesando estos pequeños atisbos, porque estaba disfrutando sin dudas el momento, tanto que no temía besarle y apreciaba el gesto del otro de usar su lengua… sin dudas más tarde, o muchas veces, le enseñaría con la práctica a besar mucho mejor con la lengua, le enseñaría usando de ejemplo su propio cuerpo-el de Zhao- todo el placer que una simple lengua podía proporcionar si era usada de la manera correcta.

No hay ningún problema, Zhao—omitió el “chan”, estaba notablemente excitado ahora mismo, estaba en su punto, no podía seguir usando aquellos motes cuando, todo lo que quería, era hacer eso que el otro, precisamente, había mencionado.

Sin embargo, tan solo pudo llevar su postura hacia atrás y disfrutar de la estimulación mutua que Zhao les estaba dando, de sus gemidos, de la imagen de su espaldar arqueándose por el placer.

Maldición… te ves tan sexy de esa manera—se mordió el labio completamente consumido por un solo deseo… justo ahora quería hacerlo, quería hacerlo tanto.

Se abalanzó hacia él para besar sus labios, tomando el miembro del pelinegro entre manos, pero esta vez bajando, masajeando sus testículos, estaban en su punto, él estaba tan caliente. Entonces bajó a besar sus pezones, de uno a otro y luego concentrándose solo en uno de ellos, chupándolo, mordiéndolo; estaba consciente de que eso podía ser un poco doloroso, pero también tenía muy claro la cantidad de placer que ese solo acto podía darle al otro.

Se movió sobre el colchón, besando todo el torso ajeno mientras su mano jugaba con la entrada al único “orificio” que un hombre podía tener de la cintura hacia abajo.

Entonces, ligeramente, introdujo la punta de su dedo, justo en el mismo momento en el que besaba la base de su miembro.

Estaba estrecho, apretado incluso para su dedo, el cual tan solo hacía subir y bajar con suavidad. Sonrió ampliamente, le gustaba lo que veía, lo que sentía, lo que escuchaba… le fascinaba completamente.

¿Te gusta?—le preguntó con una notable voz ronca, con un notable deseo.

Sacó su dedo luego de varios segundos, decenas de segundos, y bajó más su postura para llevar la boca hasta aquel lugar, meter su lengua en esa cavidad sin importar realmente lo que podía encontrar, sabía que Zhao acababa de ducharse, no había más que decir al respecto, por lo que no dudó en afirmar su postura allí, colocando ambas manos en las caderas del otro, afirmándole ahí, quería que lo sintiera todo, quería explorarlo todo, por eso concentraba su atención allí, entre las piernas del chino, sintiéndose completamente complacido por lo que, lo que él hacía allí, generaba en el cuerpo ajeno.

Tenía que hacer esto por un rato, al menos un par de minutos, porque no quería lastimarlo con lo que se venía más adelante. Y así lo hizo, más que por un par de minutos, dejando libre una de las caderas del otro para meter su mano en el pantalón y estimularse al tiempo que proporcionaba placer. Se separó un poco de él, para mirarle, tenía las piernas abiertas y, ¡Dios!, como amaba esa vista, ese torso, ese cuerpo transpirando y su abdomen subiendo y bajando con la respiración agitada.

Se bajó un segundo de la cama, para deshacerse de sus pantalones y ropa interior, dejando ver lo obvio, lo que ya ambos habían tocado, completamente expectante, completamente deseoso de estar en un solo lugar. Ambos lo sabían.

Daichi, sin embargo, fue a su mesa de noche, a una de las gavetas, en busca de algo… cuando lo tuvo entre manos este “algo” se reveló como un condón.

La próxima vez podríamos hacerlo sin condón—murmuró mientras abría el paquete y sacaba el contenido—, puedo estar más preparado—sonrió… la única razón por la que se estaba colocando el condón era porque no tenía lubricante, porque… pues, digamos que no era necesario, o no había sido necesario desde que llegó a este país. De hecho, algo así sería en lo último que él hubiera pensado. Al terminar de colocarse el condón regresó a la cama, masajeando los muslos del chino con ambas manos, luego guiando su miembro a la entrada, haciéndolo rozar, tocar y alejarse, adrede, por supuesto. Rió—. Que belleza—susurró… en este momento, en este segundo, parte de su verdadera personalidad salía a flote.

¿Él era un poco perverso?

No esperaba que el propio Zhao no se hubiera dado cuenta de eso desde antes. Sufrir un poco antes del placer era completamente excitante.

Finalmente, se acercó a la entrada y, poco a poco, comenzó a entrar.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Miér Mar 01, 2017 2:24 pm

El corazón le iba a mil, pero a la vez se sentía realmente bien. Quizás era el sentimiento que ponía en cada instante, pero bien se había bañado de lujuria y deseo por parte de ambos ahí, aunque si bien llevaba alguien el control, y Zhao lo sabía, era su pareja. Quizás era porque lo que estaba pasando ya no era algo que controlaba, y directamente eso si que era totalmente nuevo para él, pero quería probarlo cuanto antes. Notaba que el otro estaba también caliente, y eso le encantaba, al igual que esperaba que eso le gustase a él de él mismo. Pequeños gemidos salían de Zhao, que estaba aguantando todo aquello lo máximo que podía, con miedo de acabar antes que él, pues bien que eso lo entendía perfectamente.

El otro parecía ya conseguir el control de la situación, tocándole y besándole. No le disgustaba para nada volver a sentirse rendido ante él, pero no podía hacer nada por él más que dejar que el otro hiciese lo que quería. Tan lo que quería, que introdujo sin darse cuenta un dedo en el orificio que para muchos solo sería de salida, aunque bien que esta vez iba a ser también de entrada. A pesar de que era una zona que tendría que provocarle placer, cómo primera vez le dolió un poco, pero bien comprendía que era normal. Se quejó un poco con un pequeño "ay", casi susurrado, pero comprendió que era normal. También podría decirse que estaba tenso, además de por aguantar, si no por hacerlo mal.

-Está bien. Es extraño para mi, pero no es malo -dijo, entre fuertes respiraciones y algún que otro gemido.

Cuanto más jugaba el otro con su dedo ahí, más el poco dolor que había se iba convirtiendo en placer, ya que se sentía más preparado para aquello. Lo que no se esperaba era que el otro incluso lamiese la zona, lo que si que le excitó muchísimo y tuvo que taparse la boca para no casi gritar. Quizás era porque esa zona ya estaba realmente sensibilizada, o algo, que no quería gritar muchísimo. Por suerte, tras un buen rato ahí, el otro había parado un momento, y parecía levantarse para quitarse el pantalón. Eso calmó un poco al chino, pues bien entre placer y algo de dolor, estaba lleno de babas, lágrimas y sudor, y empezaba a sentirse algo asqueroso. Quizás no le gustaría a Daichi, o eso pensaba, por lo que aprovechó el momento en el que se alejó para limpiarse el rostro. Maldición, bien pensaba que estaba horrible, aunque no entendía cómo para el otro podría parecerle atractivo. Retiró su cabello hacia atrás, aún terriblemente largo e incómodo en momentos cómo esos, y miró al japonés, trayendo lo que parecía un plástico típico para protegerse en las relaciones sexuales.

Aunque para el chino sabía que eso no era nada necesario, debido a que ambos eran hombres, sabía que podría ayudar a que el dolor que había sentido antes no sería más horrible de lo que ya había sentido, o eso pensaba, ya que dolería, aunque sentiría placer.

-Siento que tengas que usarlo -le dijo, acalorado -. Así sentirás menos... 

Miraba cómo el otro se colocaba sobre la cama con el plástico ya puesto, dispuesto a abrirle de piernas y introducirle aquello, pero bien que parecía casi jugar. En cuanto notaba el miembro del otro, se ponía algo nervioso en el buen sentido, pues el roce le hacía sentir mucho placer debido a lo sensible que estaba la zona. Puso ambos brazos sobre su rostro, tapándoselo y mordiéndose el labio, pues bien lo que venía sabía que iba a ser de todo para él, y totalmente nuevo.

-Có-colocame cómo te sea más cómodo -Zhao estaba dispuesto a hacer que el trabajo de Daichi fuese menos cansado y más placentero para él, pues ya se sentía algo mal por el hecho de no ser ni quien reciba ni nada así. Ya sentía menos por el plástico, y sabía que iba a ser una lata todo aquello porque Zhao no tenía ni idea de lo que podría pasar.

Seguía con los brazos sobre su rostro, esperando el momento en el que el otro introdujese aquello en él, pero con un pensamiento algo diferente de Daichi. Quizás porque se había dado cuenta de que su pareja era algo más perverso de lo que creía, cosa que incluso le daba morbo y le causaba mucha curiosidad. Quizás también era porque todos los mordiscos de su pareja ahora dolían aún un poco. No importaba, los sentía igual, y no los sentía mal.

Cogió aire, porque bien sabía que eso iba hacia él.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Lun Mar 06, 2017 7:02 am

En definitiva no le molestaba para nada el condón en estas circunstancias, si sabía que eso, de alguna manera, podía ayudar a disminuir el dolor que el pelinegro comenzaría a sentir cuando él entrara entonces estaba bien, porque sabía muy de sobra lo mucho que aquello podía llegar a doler, muchísimo más si era su primera vez.

No pienses en eso ahora—murmuró como pudo, estaba en su punto.

Le tenía allí, a su merecer, literalmente estaba a su merced y aquel pensamiento le ponía realmente. Estando a punto de entrar se daba el lujo de pasar su propio miembro en la entrada de aquella cavidad, de repasarlo, rozarlo y acariciarlo fomentando su propio placer, pero buscando más placer en el otro, más expectativa.

Pero, finalmente, no podía dar demasiadas largas al asunto.

Puso la zurda en la cadera derecha del chino y, con la diestra, guió su miembro a la entrada, haciéndole entrar poco a poco, con una lentitud que solo conseguía hacerle soltar un par de gruñidos pues realmente estaba estrecho y, tras haber entrado algunos centímetros, pudo sentir lo que sería la fuente de placer de ambos y sonrió.

Ser demasiado cuidadoso en este momento era algo crucial todavía estando dentro de su éxtasis de placer, pues un sobrepaso de su parte lo arruinaría todo, toda la experiencia, todo lo que el otro había estado esperando y condicionaría muchas cosas en su futuro… así de poderoso era el momento que vivían ahora.

Entró solo hasta la mitad, sería suficiente por el momento, y comenzó a moverse ligeramente, muy mínimamente, estando dentro de él, lo suficiente para hacer que doliera más, eso lo tenía bastante seguro, pero esperaba que cualquier clase de dolor que el otro estuviera sintiendo se transformase en placer, y para eso, aunque sonara un tanto cruel, debía continuar moviéndose.

Aquello no le tomaba demasiado rollo, lejos de parecer lo que parecía, era un tipo bastante callado en esto de buenas a primeras, especialmente porque no quería echarlo a perder.

Zhao… relájate—murmuró—, aunque te duela… debes dejar de estar tenso y de contraerte—continuó, esta vez había colocado la zurda sobre el miembro del pelinegro y lo acariciaba solo un poco, buscando que se relajase, tomándolo luego firmemente y comenzando a estimularlo más, desde la base hasta la punta al tiempo que hacía el movimiento de sus caderas un poco más presuroso, sintiendo por dentro como aquella pequeña “cosita”, que no era más que la próstata del chino, rozaba con su miembro, produciéndole placer que, si bien no se sentía igual con el látex, podía hacerle llegar solo con un poco más de esfuerzo.

Justo ahora no había mucho recorrido, porque Zhao le ponía completamente, porque lo que estaba haciendo justo ahora, cuando decidió entrar por completo dando una estocada gruñendo, apretando el miembro ajeno, disfrutando, era algo que había solo deseado y soñado y, ¿por qué no admitirlo?, lo había tenido bastante presente en “aquellos momentos”
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Mar Mar 07, 2017 5:14 pm

Era la primera vez que Zhao sentía algo como aquello entrar dentro de él. Sabía que dolería, y así era, dolía, y mucho, pero no lo suficiente cómo para querer parar, ya que parte del placer estaba cubriendo aquello, pero estaba tenso. Tenso por cómo pudiera acabar aquello, si dolería más... No sabía nada.

Con una mano, agarró la sábana bajera de la cama. Con su otra mano, se tapó la boca para que el otro no escuchase sus quejidos de dolor. Aun así, miró atento al otro y su atenta mirada. Nunca había pensado que Daichi fuese realmente así, pero no le disgustaba. Es más, le excitaba mucho cómo miraba, cómo tocaba, todo lo que decía, y mucho más le encantaba al pensar que podría estar sintiendo el otro desde su lugar. Pero, a pesar de ello, por mucho excitado que estaba, aquello estaba realmente estrecho y era bastante doloroso. Cerró los ojos, pues si seguía mirando acabaría soltando alguna lágrima que otra y no quería llorar delante del otro en un momento así. Lo sintió moverse dentro de él, y cuanto más lo hacía, más se acostumbraba a ello y, de verdad, empezaba a estar lleno de placer.

En cuanto el otro comenzó a tocarle también, se relajó mucho y dejó de estar tenso. Abrió de nuevo los ojos para mirar de nuevo al otro cómo le tocaba, cómo estaba ahí, frente a él, haciéndole aquello. Los ojos del chino brillaban, quizás por haber estado apunto de llorar con anterioridad. También porque sintió cómo Daichi llegaba hasta casi el fondo y tocaba una zona que si se esperaba que podría darle tanto placer. Tanto placer que ni con la mano puesta, podría evitar gruñir del placer. Quitó la mano de su boca y la dejó sobre el colchón, respirando con fuerza, sintiendo cómo todo aquello estaba haciéndole sentir cosas mucho mejores que antes. Cada vez más fuertes y sin dolor prácticamente.

Incluso a Zhao se le caía la baba, ya que no podía controlar su cuerpo bien. 

-Dios- dijo, totalmente en otro mundo, cerrando los ojos con fuerza para centrarse en lo que tenía dentro de él y en las fuertes caricias sobre su propio miembro por parte de su pareja. 

Daichi fue algo más fuerte con él. Mucho más fuerte incluso, casi como una estocada. Notó aquello en su interior y la presión en él, y eso hizo que el chino gritase de placer. Seguramente muchos afuera le escucharían, pero no era el momento de preocuparse por ello. Tenía que preocuparse por cómo sentía escalofríos por todo su cuerpo, pero que le encantaban. Porque ya estaba ahí, ya estaba a punto de explotar, pero no quería hacerlo si no era a la vez que el otro y quería aguantar lo más posible, pero con ese ritmo era imposible. Zhao no estaba para nada habituado a ello, nunca lo había hecho con anterioridad, y eso quizás fuese algo malo.

-D-dai -dijo, cómo pudo, apenas podía hablar, entre la fuerte respiración y sus gruñidos de placer-. No sé cuanto... más puedo...

No completó la frase, no quería hablar. Daba por hecho que el otro entendería a que se refería. 

-Contigo...
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Miér Mar 15, 2017 1:29 pm

Era un completo sádico.

Eso lo estaba dando por hecho justo en este momento, cuando adrede aumentaba la velocidad de sus movimientos y comenzaba a hundirse más en el placer. En un momento dejó de estimular el miembro ajeno y centró sus manos en las caderas del chino y solo en esos movimientos, porque se estaba metiendo demasiado en ello.

Gruñía sin poder evitarlo, lo hacía fuertemente y a estas alturas le valía mucho si alguien le escuchaba, después de todo ya era bastante tarde y lo que pasase simplemente estaba hecho y ya.

Estaba sudando, miraba el torso del otro y también estaba muy sudado, estaba babeando e incluso podía notar el rastro de alguna lágrima traicionera; entonces quitó las manos de las caderas y movió su postura para tratar de llegar a la boca del otro y besarle. A este punto él ya no se estaba midiendo, ya no le importaba meter su lengua en la boca de Zhao, se había dejado llevar completamente en ese sentido y le gustaba, le gustaba demasiado… le estaba besando mientras se movía dentro del chino y sentía su miembro-el de Zhao- rozarle la pelvis, sabía que el otro estaba a punto, pero él quería más, necesitaba más.

Zhao… estás tan bueno—murmuró al oído ajeno y se separó de él para dedicarse completamente a lo que hacía de las caderas hacia abajo.

Pasó las manos desde los muslos y acarició toda la zona justo antes de comenzar a ir y venir más rápido, aumentando el sonido de sus pieles chocando, aumentando la circulación de su sangre a su miembro, lo estaba sintiendo tan profundamente y le estaba quemando, por eso aumentaba más la velocidad y, en consecuencia, sus gruñidos se convertían en gemidos inundados en el placer y el deseo que estaba sintiendo justo ahora, en la lujuria del momento, en lo que le despertaba estar haciéndolo con la persona que le gustaba, con quien había fantaseado tanto.

Quería escucharle gritar, que no se pudiera contener por más que lo intentase y que luchase con todas sus fuerzas para eso, quería que cayera rendido y luego hacerlo más y más, tenía esa necesidad y, con cada estocada, sentía que él mismo estaba llegando a su límite y comenzaba a dar las estocadas finales, lo sentía allí, al punto.

Y entonces, estalló.

Dejó irse dentro de él, aunque sabía que todo iba a quedar dentro del condón, pero la sensación era simplemente inexplicable con palabras. Lo estocó completamente, e inclusive con eso seguía moviéndose lentamente para tener cuidado con el cuerpo del pelinegro, con lo que estaba sintiendo.

Exhaló con mucha fuerza, esto se sentía fantástico, mucho mejor de lo que hubiera sentido muchas veces antes, era diferente… era sexo, claro, pero resultaba diferente a sus ojos, a sus oídos y a su tacto.

Zhao—murmuró tosca y roncamente su nombre, liberando la tensión de su cuerpo y dejando salir su miembro para dejarse ir sobre él en el colchón, respirando fuertemente tanto como su corazón latía como loco. Besó la comisura de los labios ajenos, lamiéndolos y luego, sin pedir permiso, besándole profundamente—, tócame—continuó.

Quería más y no deseaba cohibirse con él, claro que no. Inhaló su aroma y rozó su nariz con cariño, sonriéndole y dándole pequeños besitos un tanto juguetones. Quería jugar un poco, estimularse más y estimularle mucho más.

avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Dom Mar 19, 2017 5:10 pm

La respiración de Zhao era cada vez más fuerte. El corazón del chino latía de tal forma que sabía perfectamente que el japonés podría sentirle, especialmente sobre su miembro, el cual estaba realmente sensible. Era el final de tanto aguantar, pues cuando sintió que las estocadas del otro eran más fuertes, un escalofrío recorrió su cuerpo y no pudo evitar sentir un orgasmo que le hizo gritar, agarrar la sábana con fuerza, buscar la boca del otro con la suya para poder callarse, y no podía más. Sintió que el otro también estaba apunto. Podía sentirlo por el cuerpo de Dai, tanto en el caso de su miembro cómo el resto de su cuerpo. Estaban llegando al final juntos.

Eso era lo mejor que le había pasado en la vida. Ese momento fue extraño pero realmente ese sentimiento era lo mejor que había sentido con alguien. También que nunca había tenido nada con nadie, pero sin duda, sabía que iba a ser inolvidable. En cuanto, llegó a su punto, estalló. Todo aquello salió y manchó bastante el cuerpo de ambos. Pensó que debería ser asqueroso para el japonés, pero sentir el cuerpo del otro manchado le encantaba a Zhao. Lo había hecho, y ojalá también el otro sintiese lo mismo si fuese al contrario. Dio un último suspiro, fatigado, pero le había encantado.

-Daichi -correspondía los besos y los lametones sobre la boca del otro-. Ha sido increíble.

En cuanto le pidió que le tocase, tras haberse ido, se sorprendió. Pensaba, por cómo se informó, que eso daría fin a aquel momento, pero pensar que podría volver a pasar y que podría ser una noche increíble, le encantaba. Volvio a sentirse algo caliente, excitado a pesar de haberse desahogado hacía unos instantes. Quería más, pero... ¿Dolería? No sabía que hacer, pero debía ser egoista. Eso o se arrepentiría siempre de no hacer nada, pues quería tocarle. No sentía que le hubiese tocado lo suficiente antes y quería hacerlo. 

No estaba mal, a menos que se lo dijese el otro. Podría detenerle, aunque sabía que se lo había pedido. Ahora solo lo tenía que hacerlo bien.

Bajó la mano en busca del miembro del otro. Quería que estuviese mucho más despierto de lo que estaba tras aquello. Quería volver a sentir que eso estaría para él, y era para él. Mordió el labio del otro.

-Dime si hago algo mal... -respiraba fuerte-. Dime que quieres que haga -separó el rostro de él para mirarle a los ojos, con deseo, con ganas de volver a hacerlo o de tocarle -. Déjame aprender de ti, de aprender cómo eres. Estás tan bueno que...

Respiró fuerte. Sin duda se estaba calentando de nuevo. ¿Acaso se podría? Sí. Quería más, quería más durante horas aunque eso le vaya a dar un dolor de cuerpo durante días. Era viernes y se iba a quedar la noche con él durmiendo, y eso le hacía feliz. Mejor pensar que era tras juntar sus almas, varias veces.

Dejó darse besitos por el rostro y recibir cariños del otro, le pareció muy romántico todo el comportamiento del otro. Sonrió, sonrió entre fuerte respiración.

-Ah, te quiero. Eres genial.

Apretó la mano, deseando que eso le gustase y lo sintiese. Esperaba estar haciéndolo bien.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Sáb Mar 25, 2017 5:37 pm

Exhaló con fuerza. La mano de Zhao era un poco torpe a estas alturas, pero no lo hacía nada mal y eso le encantaba, porque sabía lo que podía llegar a ser.

Eres fantástico… y tan guapo—murmuró para soltar una risilla luego de aquel gesto—, después de haberte visto hoy, ahora… solo has hecho que me enamore más de ti—confesó con mucha elocuencia, era muy sincero cuando se lo proponía, en sí era demasiado sincero a veces, demasiado duro con las palabras… o como ahora, cuando esa sinceridad jugaba enteramente al favor de ambos—. Lo estás haciendo bien—murmuró, pero movió su cuerpo para separarse y darse algo más de espacio—, sin embargo, se sentirá mucho mejor si no tengo esto puesto—continuó, llevando la mano a retirar el condón del lugar, de todas formas podía ponerse otro y eso no le representaba mucho de nada.

En ese momento decidió hacer un poco de juego de dos y se acomodó mucho mejor en la cama, quedando lado con lado con el chino, pasando su mano de costado desde el brazo hasta el muslo, rozando muy a propósito aquello que no estaba, si a ver vamos, ni dormido, pero tampoco demasiado despierto, entre sus piernas, con el pelinegro, besándole.

Tócame como quieras—murmuró—, poco a poco, sin yo quererlo quizá, te darás cuenta de lo que me hace gritar—su tono bajó mucho en ese momento, decía esas palabras al oído del otro con obvias intenciones.

Quizá era un rostro poco conocido de parte de Zhao sobre su persona, pero él no planeaba ocultar nada a estas alturas del partido, muy pocas veces se le había dado la gracia de que alguien aceptase tan gentilmente y sin preguntarse qué había pasado con su yo alegre y chistoso este cambio de conducta.

Volvió a besar los labios ajenos para tomar la mano derecha de Zhao y llevarla hasta allí, quería que le tocara mientras se besaban, que lo hiciera hasta que él-Daichi- no pudiera concentrarse en el beso, tanto como él quería volver a tocarlo, a sentirse dentro del varón.

Como le había encantado aquello, tanto que quería repetirlo, quería experimentar cosas nuevas.

avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Dom Mar 26, 2017 1:17 pm

-Ah, eres tan bobo, y tan romántico cuando quieres -sonrió-. ¿Cómo puedes pensar que yo soy guapo si tú eres realmente precioso y sexy? Muchos querrían tocar tu cuerpo, y ahora lo estoy haciendo yo... Y me encanta. Tú cuerpo es... Tan fantástico cómo tú. ¿Cómo he podido ser yo tan afortunado de que te fijases en mi?

Ya sin el condón, comenzó a apretar y a subir y bajar aquella piel del miembro ajeno, con constancia en lo que hacía intentando no cambiar de ritmo por ahora. A la vez, se acercó un poco más al otro para darle pequeños besos en el cuello, pequeños besos cada vez más intensos pero con cariño, dejando algún que otro mordisquito en él a la vez que se reía un poco. Le parecía muy divertido pensar que podría ver al otro gritar, tan divertido cómo le gustaba la idea. Y le excitaba solo pensar aquello. Quería ver al otro excitado y escucharle gritar y notarle mucho más caliente. 

-¿Oh? ¿Tú puedes gritar también? Pues me encantará escucharte, lo estoy deseando -sonrió, entre besos y mosdiscos en la piel del otro-. Solo de pensarlo me calienta bastante, si te soy sincero.

En aquel momento Zhao estaba mucho más tranquilo que antes, y podía pensar mucho más las cosas que podrían gustarle al otro. Además, estaba aprendiendo del otro al hacerlo y podría practicar con el otro. Se separó del cuello que había dejado con marquitas rojas y se fue directo a los labios del otro, dándole besitos cariñosos con una sonrisa en el rostro, pues bien estaba feliz y disfrutando del momento muchísimo, a pesar de que ya se había desahogado momentos antes. No le importaba para nada al chino, tenía para dar y jugar durante la tarde-noche que le quedaba con la persona que más quería.

Pues al igual que Daichi, quería mucho a su pareja, y le atraía de una manera que no se lo podía ni creer. Cómo alguien le parecía tan precioso cómo para querer tenerle a su lado, cómo para tenerle en su cama muchísimas veces, cómo para querer tocarle y llevarle al límite, morderle, besarle, pues lo deseaba todo entero para él. Aún estaba en las nubes y no podía creerse que Zhao Wang, un chico que había hecho muchas cosas malas, tenía a su lado a ese chico y alguien podría hacerle sentirse tan querido que los sentimientos se le escapaban de las manos, aunque era muy feliz incluso a pesar de haber tenido una pérdida reciente que le dolía muchísimo aún. Lo que más sorprendía al chino es que estaba descubriendo una faceta propia algo morborsa que no conocía antes, pues la lujuria le podía un poco.

Con su otra mano, tocó el torso del otro, el cual aún estaba lleno del desahogo de Zhao. Lo había recordado, lo mucho que le había gustado ver al otro empapado de sus propios fluidos.

-Estás muy sexy con parte de mi sobre ti, por muy extraño que suene. 

Le daba algo de vergüenza admitirlo. Se puso incluso algo colorado, y ocultó su cara de nuevo en el cuello del otro, acercándose más, donde su propio miembro empezaba a rozar con el cuerpo del otro, y eso le dio una respiración fuerte.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Mar Mar 28, 2017 10:04 pm

Su pasado había estado lleno de tantos tipos de momentos, su vida había estado llena de tantas cosas… siendo un niño, un adolescente, un adulto, todo eso al mismo tiempo y en el mismo momento, todas esas cosas habían hecho al Daichi que ahora existía, ese que tenía sus capas, ese tipo orgulloso al que no le gustaba para nada que otros observaran su debilidad, porque él era de esa forma, porque siempre había pensado que lo mejor era mirar la vida con optimismo, porque no ganabas nada sentándote a llorar.

Porque la culpa no se iba por más pestes que te echaras encima.

Sin embargo, en todo ese tiempo, en todos los momentos en los que había vivido toda clase de cosas, era eso, la intensidad, el dolor y el placer, el sufrimiento y la gloria, la venganza y la redención; haber experimentado todas esas sensaciones le hacían saber justo ahora que ciertos niveles de ciertos sentimientos solo podían ser compartidos con ciertos tipo de personas. Justo ahora, cuando estaba en medio de este acto con un chico raro, tan o más orgulloso que él, guapo, lindo, tan expresivo como él mismo no se percataba, tan mono como la nada, caía en cuenta de lo diferentes que los sentimientos podían ser cuando se vivían con las personas adecuadas.

¿Estaba siendo demasiado pretencioso?, esperaba que no, esperaba no arrepentirse.

Esperaba tantas cosas.

Yo me pregunto lo mismo—murmuró levemente, disfrutando de su tacto, de sus caricias, de sus besos—, sinceramente… fui muy feliz cuando supe que Rin-chan no gustaba de ti—susurró, sonaba un poco perverso, pero estaba siendo sincero—, soy un mal tipo… me alegré, por un momento, de la desgracia del hombre que me gusta, ¿puedes creerlo?—le acercó su cuerpo, le gustaba, y bufó, era un poco tonta esta manera de hacer las cosas, pero estaba bien.

Y no pudo evitar soltar una risa algo torpe, era lo normal que el otro pensase de esa manera, pero estaba conociéndolo en la cama y, a los ojos del japonés, Zhao era del tipo al que le gustaba ser y hacer, en resumen, eran del mismo tipo. Y eso le encantaba.

Jamás se aburriría, al menos no mientras Daichi estuviera allí para él.

¿Qué te hace pensar que no puedo gritar?—murmuró fingiendo algo de sorpresa, pero con elocuencia y claridad—, puedo hacerlo… gritar tan fuerte, y hacer cosas que sé que amarás—continuó hablando con calma, para él era como un tema casual, como dar información con normalidad.

Se dejó entonces besar, hacerse, le gustaba, este hombre le gustaba en todo el sentido de la palabra y, si tuviera que decirlo de alguna manera, como si fuera una mujercilla, podría afirmar que era el tipo de gustar que te haría llamar a tu mejor amiga en medio de la noche solo para contárselo. Llamaría a Waka un día de estos solo para eso… aunque la diferencia horaria era destacable en estos momentos, pero aun así lo haría, él tendría que escucharle, quisiera o no.

Sonrió levemente por todo aquello, sus pensamientos y lo que estaba sintiendo en su cuerpo, todo se formaba en una perfecta y hasta rara sintonía.

¿Acaso pones en duda mi sensualidad?—le pregunto con aires de broma en ese instante—, soy sexy hasta cuando duermo y ronco después de emborracharme con soda—alardeó, de nuevo, armando una broma de todo eso—, pero sí, creo que de esta forma también me veo bastante sexy—razonó muy sesudamente, incluso armando su expresión en ese estilo para luego echarla a perder con una risilla—, aunque me veo más sexy cuando saco—analizó, era un fanático del voleibol a fin de cuentas.

Removió un poco su cabeza, esta capacidad de aliviar el ambiente, de familiaridad y calma aun en estas fachas, en estos momentos, era algo que le encantaba y que, a ciencia cierta, no podía lograr con todo el mundo… por eso era especial, había sido especial con las personas con las que había tenido esa capacidad, aunque luego le rompieran el corazón. Era mucho más especial en estos momentos.

Sin embargo… hoy no es buen día para oírme gritar—murmuró, acariciando levemente los cabellos del pelinegro, le gustaba mucho su textura, especialmente ahora, cuando estaban algo pegajosos por el sudor.

Bajó una mano para tocar las nalgas ajenas, apretarlas entre tanto el chino movía su mano sobre su miembro-el de Daichi-, dándose placer solo con el tacto.

Pero… un día puede que solo llegue, me siente sobre tus piernas y te susurre al oído…—bajo el tono al momento en el que se libraba de cualquier beso para poner su cabeza entre el cuello y el hombro de Zhao, para estar directamente cerca de su oreja—, “Zhao, hazme el amor”—murmuro muy tenuemente, muy sensualmente, pegando en ese momento sus cuerpo al empujarle con la mano, haciendo que ambos miembros rozaran, provocando un suspiro de su parte—, y te prometo que conocerás una parte mía que… tal vez, haga que yo descubra cosas nuevas sobre ti—analizó y formó una sonrisa, todo aquello lo había susurrado a su oído, para luego solo separarse y mirarle con absolutas ganas de tomarle y besarle.

Algo en lo que no tardo, subiendo aquella mano que permanecía en las nalgas ajenas hacia la entrepierna del otro, tomando entre sus manos un miembro medio despierto, moviendo su mano lentamente al comienzo, a la par del otro, le gustaba sentirse de esta manera.

No te detengas—murmuró—, yo no lo haré—.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Miér Abr 05, 2017 2:10 pm

Sentía que estaban los dos volviéndose adictos a aquello, pues Zhao no se había negado ni un poco a que esto continuase una y otra vez ni había puesto pegas, pero él creía que todo acabaría cuando ambos se fuesen. Y esta vez no fue así. El chino estaba realmente loco por el otro, y le parecía tan irresistible que quizás la noche fuese a ser eterno para ambos, lo suficientemente eterna cómo para que ninguno pudiese salir de la cama, y a la vez tampoco le disgustaba. Le apetecía mucho una de dormir abrazado a él con todo el cansancio en el cuerpo. No había tenido entrenamientos tan duros cómo todo el ejercicio que parecía hacer aquel día, y no estaba para nada disgustado.

Le encantaba sentir el cuerpo del otro cerca del suyo. Le encantaba sentir incluso la respiración acelerada, las pulsaciones aceleradas, todo acelerado. No sorprendería saber que Zhao estaba en el mismo plan, aunque sin duda, en esta ocasión, el japonés parecía recibir más que el otro y eso lo hacía estar mucho más caliente, y eso ponía más caliente al chino haciendo un extraño círculo de sensualidad entre ambos. El chico moreno no paraba de morder y besar al otro, quizás porque deseaba el cuerpo del otro otra vez y sentía que podría ser más suyo. Las marcas que dejaba en el cuerpo del otro lo decían, por muy posesivo que parecía. Cogió aire, dando un simple beso en la mejilla al otro, sonriendo.

-Bueno, no me parece malo ahora mismo que sintieses eso. Piensa que, gracias a que ella no me quería, ahora solo estamos tú y yo. Si ella me hubiese querido, ¿estarías sufriendo? Porque no desearía ahora mismo eso. No quiero que sufras más por mi, porque ya sabes mis sentimientos por ti, ¿no? -se acurrucó un poco, sin dejar de mover la mano en la entrepierna del otro, pero poniendo su cabeza sobre el pecho del otro con cariño-. Lo siento mucho por haber tardado tanto en darme cuenta de todo esto, no quiero volver a hacerte sufrir, ¿vale? Querría intentar hacerte el más feliz del mundo, aunque sea alguien normal y del montón.

Apretó su mano y giró su cabeza, poniendo la lengua encima, jugando sin parar, de uno de los pezones del otro. Esperaba que eso le hiciese sentir más aún o algo, ya que a él si le había gustado mucho lo que había hecho antes con él, para luego darle un pequeño mordisco en este, esperando que no le haya hecho daño.

Se separó y le miró, sintiendo cómo el otro agarraba su miembro y jugando con él, y arrejuntandose otra vez de nuevo.

-Pues estoy deseando escucharte gritar, escucharte decir que quieres que te haga el amor, escuchar todo eso -sonrió, buscando su boca para besarle de nuevo y morderle el labio, dejando una leve sonrisa tras ello-. Sentir que soy deseado me hace estar realmente caliente, y me gusta tantísimo que cada hilo de voz tuyo hoy me es irresistible. Qué voy a hacer de ahora en adelante con todo lo que siento por tí. -se juntó más al otro, rozando ambos miembros entre si, acortando la respiración del chino, el cual empezaba a perderla en parte debido a que su mente estaba en otra cosa, su pulso aumentaba, y su deseo con él-. Si todo esto va a descubrir más de mí y yo de ti, déjame ver cada parte que me cuentas, porque lo que me haces sentir ya es indescriptible.

Empezaba a calentarse muchísimo. Se juntaba más al otro ya que empezaba a gustarle mucho, sintiendo tanto que su respiración empezaba a ser otra vez entrecortada y fuerte. Sabía que otra vez estaba lleno de placer, puesto que el otro no hacía más que hacerle sentir todo aquello. 

-No pararé, y ojalá pudiera escucharte gritar. Quiero escucharte... -cogió aire, excitado-, quiero escuchar cómo lo estás pasando.

Se mordió el labio, intentando no hacer ruido de más. Él podría evitar gritar cuando llegase el momento, aunque dado que antes había pasado algo así, media academia habría escuchado los gritos del chico chino, cosa que ya no le preocupaba. Le preocupaba más que le otro no llegase al punto con él otra vez, esperando que él llegase a la altura suficiente cómo para que su pareja disfrutase. Ya que, verle disfrutar era lo que más le estaba poniendo, y lo que más le estaba haciendo sentir. Además de que ambos estaban siendo estimulados el uno con el otro, y queriendo o sin querer, cuando se rozaba el otro daba un respiro fuerte.

Hasta que punto podría llegar, eso no lo sabía, nunca lo sabía, puesto que aún estaba conociendo ahí al otro, pero quería descubrir más de él cómo estaban descubriendo el uno del otro, pero más, más y tocar más.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Jue Abr 06, 2017 11:47 pm

Hubiera sufrido… tal vez aún ahora—murmuró tenuemente, mezclado entre el placer—, pero… creo que luego me sentiría decepcionado de mí mismo y diría “eres un torpe Daichi, te ha pasado de nuevo”, lo aceptaría y seguiría pensando que tengo terrible suerte en el amor—continuó, esta vez dando algo más de seguimiento.

¿Cuántas veces no le había pasado ya?

Estaba hasta un poco cansado de eso, porque sabía que era una persona a la que le gustaba recibir cariño, era del tipo que quería recibir cariño y amor de las personas, quería sentirse querido, precisamente porque había pendido la fuente principal de todo eso demasiado pronto y en una de las etapas más complicadas de todo el mundo, la adolescencia.

Había sido difícil, incluso ahora lo era, incluso ahora era muy triste, pero había aprendido a vivir con esos sentimientos de carencia, y los mismos se habían transformado en un ansia de cariño que le hacía ser más animoso, más dado, más agradable y llamativo.

No eres alguien del montón—susurró acariciando, en medio de aquel acto lascivo, con mucha suavidad, el costado de la cabeza del varón chino, dándole una sonrisa y un mirar suave, le gustaba hacerlo sentir cómodo—, para mí eres el primero—agregó como nota importante—, eres el más importante—completó la idea, quería que lo entendiera y que dejara de menospreciarse tanto.

Su respiración, que de por sí ya era como la de un toro desbocado, se arremolinaba más en el descontrol, de ser posible, cuando los movimientos comenzaron a ser más constantes. Ser estimulado por el chino le daba un toque más a todo y le hacía sentir realmente bien, tanto que reprimía sus gemidos mordiéndose el labio, a la par que se enfocaba en mover la mano algo más rápido para escucharle, le encantaba, le ponía, tanto como comenzar a sentir como el miembro ajeno se endurecía de a poco, se calentaba, latía tanto como el suyo propio, porque podía sentirlo por completo.

Apretó, de la nada, el miembro de Zhao y luego, apretando más, se movió hacia arriba, tal vez halando un poco y dejándolo allí, por más que quisiera llegar con él tan solo con sus manos, sería un proceso demasiado largo, y quizá doloroso, como para ser legal. Le dejó ir por un momento y tomó las manos de Zhao para besarlas, el dedo medio de una de ellas lo llevó a su boca y lo chupó, dirigiendo miradas diligentes al otro, sacándolo de su boca, podía sentir su ritmo cardíaco hecho un desastre total, y le encantaba,

Y lo que faltaba.

Vamos a darte la vuelta—murmuró, llevando su mano al miembro del pelinegro, a sus testículos, y acariciando solo un poco, habían muchas maneras de hacer las cosas en realidad.

Daichi no esperó mucho a que Zhao procesase sus palabras, no, quería verle tal cual había sido dibujado en su mente justo en este momento, por lo que, con sus propias fuerzas, le volteó y se bajó de la cama para, con algo más de fuerza y un poco de salvajismo, llevarle hasta la orilla, con las piernas del otro bajando por el lateral y sus nalgas completamente dadas a él, quien no dudó en darle una nalgada mientras se estimulaba a sí mismo, y luego otra.

La caja de condones no estaba muy lejos, pero aún no era su momento, para nada.

Le abrió las piernas para arrodillarse, sus testículos debían estar presionados contra el colchón, por lo que, desde atrás, no dudo en meterlos a su boca y comenzar a estimularlos fuertemente con la lengua, a buena velocidad, como si estuviera en una estampida veloz y precisa, teniendo ambas manos separando sus nalgas, apretándolas, bajando luego una de ellas para masturbarse, subiendo desde los testículos hasta el ano, chupando, pudiendo sentir el sabor de sus propios fluidos, metiendo su lengua tanto como podía, estimulándole también con muy buena velocidad, a estas alturas poco le importaba si alguien lo escuchaba. Quería que gritara… en lo profundo, tal vez quería hacer esto hasta que el otro le pidiera que lo penetrara.

Y lo haría hasta quedar satisfecho, esta vez, hasta que lo dejara todo dentro de él.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Mar Abr 11, 2017 5:21 pm

-¿Suerte terrible...? -Zhao estaba caliente, si, pero quizás no entendió bien los sentimientos del otro, dejándole algo rayado-. Ahora estamos juntos, por lo que debe ser bien, ¿no? Por lo menos para mi es estupendo.

Zhao nunca en su vida habría pensado hasta que punto podría llegar el sexo entre dos varones. Su imaginación no llegaba al punto en que todo aquello estaba lleno de aún más exitación, donde el cuerpo podría tener más puntos débiles de los que creían. Donde, cada vez que los tocaban, el cuerpo del chino se encendía cual bomba apunto de explotar, y ese era el sentimiento de Zhao en todo aquel día. Tenía ganas de hacer muchas cosas con el otro, pero tenía que aprender primero cómo se hacían las cosas en estos casos, pues bien no entendía ninguno de los movimientos del otro...

Ni tampoco ya de sus sentimientos.

Hasta que punto podría llegar el otro a hacer con él. Hasta cuantos rincones podrían viajar juntos, cuantas cosas podrían descubrir por cada rincón de sus cuerpos, pero Zhao no conocía nada. Ni su cuerpo ni el del otro, y por eso tendría que experimentar para que todo salga bien. Las palabras de Daichi eran cosas que interesaban a ambos, además levantaban un poco el autoestima del chino. Se sentía algo acomplejado con su pareja. Daichi era mucho más alto, más joven, más listo y más atractivo. En cambio Zhao no se sentía para nada atractivo, por mucho que a ojos del japonés lo fuera. Igualmente, ¿qué era lo primero que vio Daichi de Zhao? No lo sabía, no sabía nada, pero tampoco era el momento de preguntarlo. Ese tipo de cosas se hacían en momentos de calma, amor, cariño, y en cambio este momento, aunque todo eso si lo había, era más lujurioso de lo que debía. Zhao tampoco rechazaba ese momento, puesto que le encantaba. Le encantaba todo eso.

Solo que no se esperaba de nuevo los movimientos del japonés. Su fuerza cómo para pedir que se de la vuelta, cómo para colocarle a la punta del colchón y saboreaba la parte baja de todo su cuerpo. Eso provocaba que, realmente, estuviera en un gran momento. Lo sentía todo, y amaba con toda su alma la lengua del otro en aquel momento, puesto que aumentaba la respiración del otro, gritaba, y se excitaba en sobremanera. Se excitaba tanto que acabó subiendo su brazo y acabó mordiéndolo, sin saber que más hacer ahí.

-Dai...chi... -decía, con su respiración entrecortada, poniendo sus dos manos encima de su rostro pues, su cara sería horrible ahora y le daba cosa que el otro le viera-. Me encanta... eso pero... ¿estás bien haciéndolo tú...? 

¿Acaso estaba bien no poder hacer nada? En la cabeza del chino, no. No lo estaba, no estaba nada bien, pero no quería importunar demasiado en aquel momento. Zhao estaba ya muy caliente, puesto que eso le había gustado muchísimo más de lo que hasta a él le gustaría y él pudiese controlar, y por ello acaba por taparse el rostro y morder sus dedos para no gritar, poniendo su cara contra el colchón, pero a la vez en su cabeza recorrían varias cosas que quizás fueran a doler si salían de esta, puesto que la forma que expresó las cosas el otro hizo pensar a Zhao, aunque poco a poco todo eso se iba por culpa del momento.

-Te... quiero... 

Y gritó, y no pudo pararlo, y no podía pararlo, estaba haciendo demasiado ruido. Demasiado ruido. Y era solo él y Zhao quería escuchar a Daichi hacer el mismo ruido que él.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Dom Abr 30, 2017 1:08 pm

Le encantaba… le fascinaba…

¿Cómo no va a gustarme?—murmuró entre cada embestida de su lengua—, me fascina—agregó, le encantaba escucharlo gritar, eso le hacía estar en una nube, en una bastante alta, altísima.

Sentía, entre tanto, latir la parte baja del cuerpo de Zhao por culpa de su boca y eso le llevaba a lugares nuevos. Por supuesto había tenido sexo antes, pero, como lo había destacado, era diferente cuando sentía la otra persona lo mismo que tú, cuando era la primera experiencia del otro, cuando él había deseado hacer esto por muchísimo tiempo.

Ahora solo estaba poniendo al frente parte de sus deseos, y eso era ser sinceros.

Dejó de meter la lengua en el cuerpo del otro para acariciar la zona con sus manos y darse un respiro a sí mismo.

¿Cómo puedes estar todavía preocupado por eso Zhao-chan?—le preguntó con un tono algo más normal, muy de él, destacando que era la primera vez, desde que habían comenzado a tocarse, que usaba el “chan” para referirse a él—, creo que es muy obvio que lo disfruto—murmuró.

Dejó ir su cuerpo hacia adelante, literalmente, montándose sobre el chino, dejando de estimularle para subir las manos a los hombros del otro y bajar en una caricia; en su entrepierna el miembro estaba bastante erecto, el suyo propio, y lo dejaba sentir sobre las nalgas ajenas. Le abrazó por detrás y se acurrucó a su cuello.

Tal vez ahora no lo entiendes bien—comentó bajo, solo para él, sentirse cuerpo a cuerpo ahora era una sensación refrescante, aún con sus cuerpos sudados y la, medianamente, incómoda posición en la que se encontraba—, pero después te darás cuenta de que, en el sexo, aquel a quien se lo hacen disfruta tanto como lo haces tú ahora—continuó—, pero, aquel que hace también disfruta un montón, tal cual yo lo estoy haciendo ahora—agregó con una sonrisa—, no quiero que te lo sigas preguntando tanto… pero supongo que lo entenderás mejor después, cuando nuestros papeles cambien—finalizó.

Deshizo de a poco su abrazo para recorrer con sus manos, desde el cuello, hasta el final de su espalda, posarse sobre sus nalgas y apretarlas repetidas veces. Daichi le tenía ahí, en salsa, con su miembro en la punta de la gloria, pero quería hacerle sufrir un poco, quizá porque deseaba que Zhao dejase de pensar demasiado en que si él lo disfrutaba o no, y que gritara para él y pidiera ser penetrado.

En el fondo quería eso, y más…

Tal vez, en algún momento, tendrían que ir a otro sitio donde ambos pudieran gritar a sus anchas hasta el cansancio.

Le abrió las nalgas y comenzó a pasar el glande desde los testículos hacia arriba, exhalando profundamente por la sensación que eso le daba.

Estando en eso tomó la caja de condones… por un momento pensó hacerlo sin la ayuda de ellos, pero recodó que era la primera vez del chino, que no había lubricante y, en realidad, lo menos que quería era hacerle daño, más bien todo lo contrario.

Le nalgueó los segundos en los que se detuvo para sacar el bendito condón del paquete, después de esta no se detendría, eso lo tenía seguro, volvió a nalguearle algunos segundos después, notando como la zona en su nalga derecha se enrojecía notablemente, por lo cual la acarició levemente y sonrió, regresando a la tarea de ponerle el “gorrito” a su fiel amigo, que estaba caliente y bastante endurecido, llegando a dolerle un poco si lo tocaba en ciertas partes.

Al ponérselovolvió, con su boca, a estimular el trasero del pelinegro, introduciéndola como podía, necesitaba que no fuera tan duro como la primera vez, necesitaba que el cuerpo de Zhao estuviera relajado, tanto como pudiera, por lo que bajó el ritmo de sus lamidas para aumentar la profundidad y, con su mano derecha, masajear lentamente, desde los testículos, hasta la base y el glande del miembro ajeno, respirando como podía. Ciertamente eso era un poco segundo plano a estas alturas del partido.

Y, finalmente, luego de algunos minutos de estimularle de esa manera, se posicionó para entrar en él de la mejor manera en la que pudo, considerando la estreches de la situación, comenzando a embestir lentamente, pero de una vez, desde el principio. Había que acostumbrarse a estas sensaciones.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Mar Mayo 02, 2017 1:58 pm

No pasaba nada. Aquel abrazo calmó un poco aquellos pensamientos del otro y le dio un poco de confianza al momento y eso no le supo tan mal ya. Tenía que ponerse en la cabeza que todo estaba llendo bien, que lo estaba pasando bien, que iban a pasarlo bien y que juntos iba a ser muy bueno. Ya lo habían hecho una vez en el mismo día, incluso cosa que le sorprendía porque de lo que sabía daba por hecho cuando se acababa todo y que ya había pasado. Pero ya no, ya estaba bien. Respiró hondo para pensar en otra cosa, y en cuanto se tranquilizó, era evidente que había otra cosa entre manos que estaba poniéndole nervioso.

Pues bien estaba muy caliente, muy muy caliente. Había gritado y estaba nervioso por el ruido que pudo hacer. Además, sentía cómo el otro iba a volver ahí dentro por segunda vez en el mismo día y, aunque sabía que aquello estaba ya muy lubricado por los esfuerzos del otro por hacerlo más ancho, no sabía si le iba a volver a doler. ¿Cuanto se acostumbraría al otro y a su miembro para que entrase con facilidad? Mordió su labio al sentir cómo el otro introducía su bien protegido amigo dentro de él de nuevo y, para su sorpresa...

No le dolía nada.

Todo lo contrario. En cuanto empezó a embestir, un escalofrío recorrió su cuerpo. Placer, mucho placer muy intenso que aumentaba su respiración, que le ponía nervioso en el buen sentido de la palabra, que le hacía sentir mucho calor y le estaba encantando. Más aún que la primera vez, quizás por cómo estaba antes debido a que estaba nervioso. Respiraba fuerte, resoplaba, hacía algo de ruido mezclado con algún que otro grito de placer. Era muy extraño, pero le estaba gustando mucho. Volvió a morder su brazo, no quería hacer más ruido del que ya hacía, ya que al final entraría a alguien y les descubriría, y no quería que eso pasase. Le daba mucha vergüenza, y quizás eso era como salir del armario y era algo de lo que no estaba preparado el otro. Resopló, tenía que aguantar pero sabía que esta vez eso sería rápido. Estaba poniéndose nervioso porque quería irse con él.

A la vez que él. Ese pensamiento le encantaba. Por lo que cogió su propio miembro y empezó a tocárselo levemente. Le daba un poco de cosa puesto que si se iba mancharía todo de nuevo, pero realmente tenía muchas ganas de irse. Si su cuerpo se calentase un poco más, quizás podrían irse a la vez. No quería hacerlo demasiado puesto que no sabía si estaba bien, pero necesitaba hacerlo. 

-Me estoy poniendo mucho, Daichi -sonreía mientras lo decía, pero seguramente el otro no lo notase de ninguna de las maneras por la posición. Una lágrima de placer además caía por el rostro del chino, pero era por el descontrol de su cuerpo debido a lo que sentía-. Me encanta tanto... esto... No me... duele... nada. Solo siento...

Gritó, y puso su cabeza contra la cama para amortiguar el ruido sobre ella. Se sentía muy estúpido, pero no deseaba por nada que le interrumpiesen. Ahora no, ya le daba igual si fuese Rinne, si fuese el Vince o fuese quien le salía del mundo que iba a odiarlo sobremanera en ese instante. Porque este momento solo iba a ser para los dos y eso era ahora mismo la prioridad. Amaba todo todo todo lo que Daichi hacía, lo que Daichi le hacía, lo que era él. Puesto por cada momento que sentía al otro, más le quería y más quería atesorar esto y más agradecía que su primera vez haya sido con él. 

-Quiero irme... contigo. No me queda mucho. No me queda nada. 


Zhao estaba en las últimas. Esta vez iba a aguantar mucho menos que la primera.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Lun Mayo 15, 2017 3:30 pm

Sinceramente recordaba que hacía un tiempo no hacía esto, y se sentía tan bien. Tan perfectamente bien.

Quería hacerlo muchas veces más con él, pero estaba consciente de que no podía exigirle demasiado en su primera vez. En este momento, cuando comenzaba a embestirle, buscando su propia excitación, se daba cuenta de lo profundamente pervertido que era, de los profundos y perversos que eran sus pensamientos…

Quería hacerle gritar, rogar… quería que pidiera muchas cosas y, en definitiva, quería que él estuviera arriba alguna vez, y eso era bastante normal, porque desde siempre había sabido de sus pensamientos y su lujuria, pero estaba sorprendido del grado y lo real que era.

Exhaló, estaba en una nube, estaba en una completa nube de placer en la que sus caderas y su cuerpo entrando y saliendo del chino eran lo más magnífico del planeta. Era bastante desvergonzado, en ese aspecto él era supremamente llamativo, por lo que el hecho de gemir y gruñir le venía de anillo al dedo, le encantaba, y la posición que había tomado su chico justo ahora, precisamente para intentar apañar sus gritos y gemidos, le ponía mucho más.

Saber que haces bien las cosas te hace esforzarte más por ellas.

Zhao no parecía ser del tipo que sabía fingir, por lo que estaba más que contento por sus acciones y por la intensidad de lo que sentía entre las piernas, apretada, rozaba, le encantaba.

A partir de ahora… siempre será así—exhaló por completo, con fuerza, estaba a punto de caramelo, lo sentía.

No podía resistirse al momento en el cual pudiera venirse dentro de él, por completo, sin nada en medio, pero, a pesar de que el condón limitaba un poco, no quería decir que no lo estuviera disfrutando y, al sentir que el otro estaba comenzando a acercarse al clímax, decidió aumentar el ritmo, para él mismo poder cumplir aquel deseo manifestado por el pelinegro.

No siempre podía, o podría, cumplirlo, pero hoy habían muchos factores que coincidían: hacía un tiempo que no lo hacía, estaba acumulado, y lo estaba haciendo con el chico al que quería, por lo cual estaba completamente volcado a ello.

Comenzó a embestirle con mucha más rapidez, entrando y saliendo más repetidamente, agarrándole las nalgas, afirmando sus palmas para no perder la posición y procurar, en la medida de lo posible, no salirse de él.

Por supuesto, su cuerpo estaba temblando mientras más se movía, y estaba intentando no gruñir o gemir en alto volumen, pues aún era consciente de lo que eran sus alrededores, y de lo envenenados que eran estos pasillos.

Hubo un momento en el que sentía que las piernas se le iban un poco, y eso le fascinaba, por lo que dejó ir su cuerpo al frente y continuó su labor recostando un poco su cuerpo sobre la espalda ajena, quería escucharle de primera instancia y, ¿por qué no?, que ambos sufrieran un poco más antes del gran final.

Aguanta solo un poco más—susurró al oído derecho del pelinegro y se separó de la espalda para poner ambas palmas sobre el colchón y aumentar casi en frenesí sus embestidas, estaba dando lo último que tenía en este momento porque quería venirse con él, quería cumplirle aquello, quería, a partir de ahora, cumplir las añoranzas, desde las más locas a las más racionales, que este varón pudiera tener.

¿Era un poco demandándote aquello? Quizá, pero era de las pocas cosas que quedaban en su mundo.

En ese momento, cuando sintió que llegaba al final, apretando su cara en la espalda del otro varón, sentía que recuperaba un poco de las cosas por las cuales se había resignado en el pasado.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Dom Mayo 28, 2017 3:16 pm

No podía más. Un escalofrío recorría todo el cuerpo del chino, una fuerte sensación dentro de él que indicaba que todo estaba terminando, y que si seguía así, iba a dejarlo todo perdido de nuevo, y no quería irse sin él. Zhao mordía la sábana con fuerza, evitando no gritar por cómo se estaba sintiendo, pero era normal que estuviera pasándolo tan bien.

Quizás se diese cuenta hace poco, pero ya quería no olvidar nunca estos momentos con Daichi. El japonés le estaba dando su primera vez, su primer beso de amor, su primera relación, su primer y más sincero "te quiero" y sus incontables caricias. Le causaba ganas de verle, de hablarle, de estar con él y pasar tiempo juntos. Algo que nunca antes nadie había conseguido lograr a la vez. Zhao nunca había amado a nadie, y solo se encaprichó de la compañera alemana de su novio anteriormente, pero no era ni un poco lo mismo. Ahora mismo, sabía lo que llevaba el amor, y era esto.

Zhao era realmente feliz en ese sentido. Tan feliz que comenzó a llorar en aquel momento, totalmente feliz, con una sonrisa en la boca. 

Soltó la sábana que estaba en sus dientes y gritaba, aunque la cama amortiguaba el sonido, y seguramente solo el japonés podría escucharlo. Al igual que el latido de su corazón o el calor de su cuerpo, debido a que estaba sobre él. Le pareció un gesto realmente romántico, puesto que sentía al igual el cuerpo del otro y eso le excitaba más. Era el cuerpo más hermoso que había visto nunca, y ahora era su pareja y suyo, y lo quería para él. Desnudo y para él.

Iba a venirse, iba a terminar ensuciando todo aquello y tendría que limpiarlo, pero tampoco importaba en ese momento. Quería solo irse a la vez que el otro, porque todo era más satisfactorio, más placentero y, sobre todo, más romántico. Porque Zhao era una especie de torpe romántico. Quizás algo que le enseñaron sus padres. Es más, le hacía gracia pensar en que dirían si supieran que ahora mismo tenía una relación homosexual cómo las que ellos tenían, puesto que fue arrebatado todo eso hace un mes y algo. Daba igual, sus padres enseñaron que era el amor y todo eso, y Zhao había observado cosas desde que está con el castaño, esa especie de chico algo sádico que parecía querer hacerlo más veces. Aún así, por Zhao, ya no podía más. Su cuerpo no soportaría volver a hacerlo aquel día, había tenido un día duro y para colmo no había descansado ni si quiera cuando debería estar descansado. Solo esperaba que, para descansar, pudiera meterse en la cama y no despertarse temprano. Esperaba tener un rico desayuno, salir a correr, quizás podría reclamar un poco más a su novio y salir a dar una vuelta. Ese era el plan optimo para el chino. Quería pasar el día con la persona que más quería.

Pero eso tendría que esperar. Ahora, lo estaban haciendo, Zhao estaba en el punto más alto del momento, y se iba a ir. Las embestidas estaban siendo más fuertes y eso le daba paso a su límite, y le gustaban más, y más, y más.

Un orgasmo. Respiró fuerte y gritó, y aquello estalló. No sabía bien si el otro también, porque estaba en ese punto y el plástico que había dentro no le hacía sentir mucho respecto a lo que soltaba el otro, pero aquello salió cual pistola de agua, y dejó de esa sustancia blanca sus propias piernas, parte de las sábanas y parte del suelo. Aquello había salido en grandes cantidades, y eso que se había ido anteriormente, pero quizás porque esta segunda vez incluso le gustó más que aquella primera.

Pero no sabía si el otro también, y daba por hecho que no sería así. Algo había pasado, y temía haberlo arruinado. Puso la mano sobre sus ojos, empapados aún en las lágrimas de felicidad, respirando fuerte por lo que estaba pasando y acababa de pasar, no sabía que estaba pasando.

-Lo siento, no podía más.

Es lo único que sabía decir. Respiraba fuerte y esperaba que el otro ya se fuese con él o se fuese temprano, y que por lo menos supiera que el otro también se iría al igual que él. Que lo estaba disfrutando y que ese sería el resultado del acontecimiento. Porque esperaba sentir que le quería cuando se fuese, quería sentirlo.

Quería saber más sobre eso, sobre lo que tenía dentro y su portador, pero no podría seguir más por hoy.

Mantenía sus manos sobre su rostro, aunque lo dejó apoyado sobre la cama, mantuvo su postura hasta que el otro le dijese cómo colocarse, cómo hacerlo. Solo esperaría las órdenes del otro.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Jue Jun 01, 2017 7:30 pm

Al final se dejó ir, lo dio todo, disfrutó de aquel orgasmo, de aquella sensación, como si una vez en la vida solo pudieras vivir algo así, sin embargo, no pudo venirse dentro de él y, a pesar de que siguió moviéndose un poco más, nada pasó, por lo que buscó detenerse, calmar su respiración, no había caso en hacer que el otro sufriera más dolor por la noche de hoy.

Entre toda esa felicidad recaía esa pequeña decepción, pero estaba bien, estaba bien porque sabía que esta, definitivamente, no sería la última vez, sabía que podía hacer que ciertos sentidos y comportamientos que había notado hoy, con un poco de práctica, mejoraran, se afilaran al buen uso de ambos.

se dejó caer sobre él, sacando aquello de dentro del chino y le abrazó, depositando suaves besos a lo largo de su cuelo, hunbiendo la nariz en sus cabellos.

Has sido fantástico—le dijo entonces y se metió más a la cama, dando un pequeño saltito para separarse de su espalda y estar a un lado, aún con el pecho pegado al colchón—, he descubierto tantas cosas de ti que no sabía—sonrió, recuperaba un poco su compostura habitual en medio de esos largos respiros en busca de acompasar su ritmo cardíaco y que, finalmente, todo terminara en su lugar nuevamente.

Entonces decidió levantarse de la cama, para caminar y meterse por el costado, abriendo los brazos para que él viniera, abrazarlo, quería acurrucarlo así, con sus cuerpos desnudos, quería poder consolarle si sentía dolor, calmarle, charlar un poco y luego, si el otro se animaba, tomar un baño juntos.

Hoy soy tan feliz—soltó—, estoy realmente feliz, no solo por esto—estaba hablando un poco sobre lo que realmente sentía—, es que... de verdad eres tan hermoso, con tus defectos y todo, creo que me he enamorado de una persona genial—comentó.

Si, porque, en el fondo, él sentía que no merecía esta clase de cariño, porque en el fondo aún se culpaba por lo que había pasado, aún se preguntaba las razones que ocasionaron que todo eso sucediera, que su mundo diera un vuelco y toda su vida desapareciera, trayendo consigo lo que tuvo que vivir después, la culpa, el dolor, la tristeza. Ya no podría saber nunca las razones por las cuales aquella noche, a sus trece años, su padre había hecho aquello, y era precisamente por su culpa.

En el fondo se sentía inferior al respecto, herido, sentía que toda esta felicidad, a pesar de que sin dudas la disfrutaba, no eran algo merecido para él. Al menos una parte de su consciencia solía pensar mucho de esa manera, muy recurrentemente.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.