Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Ayer a las 12:40 pm por Zhao Wang

» Four // Privado: Elizabeth
Sáb Oct 21, 2017 8:30 pm por Elizabeth O'Land

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Sáb Oct 14, 2017 5:16 pm por Kohaku Koyama

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Dom Oct 01, 2017 7:00 pm por Yahiro Kanzato

» Three // Privado: Elizabeth
Lun Sep 25, 2017 2:07 pm por Elizabeth O'Land

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Mar Sep 19, 2017 1:23 pm por Reiner F. Lawrenz

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Jue Sep 14, 2017 1:16 pm por Shi L'Jon

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Curiously +18—Priv.

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Miér Dic 14, 2016 8:03 pm

Recuerdo del primer mensaje :


Curiously

P: Zhao & others // Konosioni; #100 // Viernes 13/05; 19:43 hs // Vestimenta

Hoy había sido, dentro e todo, un muy buen día. En el club tenía la costumbre de que los miércoles no habían prácticas, pero, por supuesto, hoy no era miércoles, sino viernes y… ¿él había ido a la práctica?, la respuesta era no, pero tenía una muy buena excusa para ello, vaya que sí.

El entrenador le había enviado al hospital, sí, no es que tuviera nada grave, pero había estado sintiendo alguna molestia en su rodilla lesionada antiguamente, por lo que, según aquel hombre, era mejor prevenir, que lamentar. Fue así como, luego de las prácticas laborales, terminó por irse al hospital, pues había cuadrado una cita unos días antes, para hacerse los exámenes pertinentes y llevarlo todo al entrenador: todo normal, realmente bien, su rodilla no estaba dando más que calosfríos molestos… debía descansar un poco, quizá dejas las prácticas hasta la una de la mañana por una o dos semanas, pero estaba bien.

Y, para cuando llegó a la universidad, no eran ni las seis de la tarde, por lo que se cambió y se puso a estudiar, o al menos eso hizo la primera hora, los exámenes se acercaban y lo notaba en Rin-chan, que parecía una posesa con esos apuntes que llevaba a todos lados, casi ni hablaba, que no le sentaba mal, y tampoco le preocupaba… ya la conocía de los iniciales a finales de Noviembre y de los medios antes de las vacaciones de primavera, podría decir que se había “adaptado” a esa parte de la castaña.

Por supuesto, él ahora estaba estudiando sobre voleibol. Había hablado con Zhao-chan sobre el sistema 4-2 con dos armadores en diferentes posiciones, y estaba evaluando la manera en la cual podía aplicar eso en el terreno. Por supuesto, tenía un cuaderno lleno de sus propias creaciones, una sección referente completamente a ese sistema que estaba perfeccionando, estaba muy animado al respecto pues le emocionaba ver al pelinegro de nuevo en el club, eso le daba fuerzas para seguir imaginando las jugadas, ¿a dónde se moverá?, ¿qué espera el bloqueador?, ¿el líbero está en esta rotación, cómo usarlo a favor?, todas esas preguntas pasaban por su mente al mismo tiempo que las jugadas se ejecutaban como una simulación en su cabeza y sonreía, estaba de lo más encantado con esto mientras escuchaba, con los cascos puestos, música instrumental a un volumen realmente bajo, le ayudaba a calmarse, tanto como estar en pijama a esta hora.

Había pasado algo más de una semana desde ese día, y estaba bastante contento por cómo iban las cosas hasta ahora… nervioso, pero ilusionado, en parte por eso estaba tan metido en hacer este libro de jugadas, quería practicar con Zhao lo más pronto posible, la temporada se acercaba, y quería ser parte de ella haciendo lo que le gustaba, jugando en su posición favorita, junto a la persona que más le gustaba.

El mundo era un pañuelo, la verdad. Cuando la puerta se abrió, lo supo.


Última edición por Daichi Kitagawa el Vie Feb 24, 2017 12:45 pm, editado 1 vez
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Miér Jun 21, 2017 5:02 pm

Resopló. Ya había terminado aquello y estaba realmente agotado, pero lo había pasado realmente bien a pesar de que sentía, tras parar, algo de dolor en todo el cuerpo y mucho pesar. Le costaba mucho moverse, pero hizo todo lo posible parar mirar el rostro del otro en cuanto se puso a su lado y pudo hacerlo sin problemas, aunque estaba muy cansado. El día había sido agotador y ahora esto, mañana le repercutiría con un buen dolor de todo.

En cuanto se apartó su pareja de él, peinó su cabello hacia atrás y se lo apartó, con una leve sonrisa por estar junto a alguien que consideraba maravilloso. Nunca esperaba que lo iba a pasar tan bien en este sentido, pero de verdad lo había disfrutado. Aunque le hubieran gustado algunas cosas más, era su primera vez y no podía pedir de más.

Era la primera vez de su vida y no se lo creía. No sabía si había sido precipitado por eso de que llevaba una semana con su pareja y, aunque le conocía, no sabía si había sido genial o no para el otro en todos los sentidos. Hasta que se lo dijo, pero incluso el pobre chino estaba convencido de que exageraba.

Se subió a la cama junto a él, acurrucándose y notando el cuerpo del otro. Ambos tenían sudor y seguramente estuvieran empapados de muchas sustancias diferentes que iban de sudor a semen, pero en ese momento no deseaba levantarse con rapidez. Su cuerpo estaba cansado e incluso el dolor empezaba a aparecer con más fuerza. Sobretodo en sus riñones, pero no quería parecer adolorido delante del otro por algo cómo aquello. Su orgullo no le permitía mostrarse mal y cansado siendo jugador de voleibol. Era incoherente para él, cómo un chico que solía hacer mucho deporte y le apasionaba, que el tener sexo le cansara más que otras cosas no le cuadraba. Tenía que mostrarse fuerte.

-Realmente creo que me sobrevaloras mucho. Era mi primera vez y estoy seguro de haber tenido muchos defectos. En cambio tú has estado impecable, aunque opino desde la ignorancia porque... Eso, cómo dije, mi primera vez -se acurrucó más en el cuello del otro, algo vergonzoso, sonrojado, pero feliz de decir algo cómo aquello porque lo había pasado-. Además, es que tienes muy buen cuerpo. Eres muy sexy a la vez que precioso, de verdad.

Seguía acurrucado en el cuello del otro, porque sentía vergüenza de decir ese tipo de cosas que no eran propias del chino, cómo afirmar lo mucho que le gustaba alguien, ya que no era muy típico de él.

-¿E-enamorado? ¿D-de mi? -tartamudeó, más nervioso, sacando la cabeza y mirándole nervioso-. Y-yo no se cómo puedo gustarte y... Estar enamorado me han enseñado que son cosas muy serias. Son sentimientos muy profundos. Yo... 

Tragó saliva.

-Dai. No soy tan increible cómo crees que soy. Soy realmente alguien malo, y tenerte a mi lado es un regalo. Me hace realmente feliz tenerte, pero no te merezco -le abrazó más, buscando acercarse a sus labios con los suyos-. ¿Cómo puedes querer a alguien como yo? Me encantas y te adoro, y te quiero con locura y te quiero para mi y solo para mi, pero me da miedo que lo que soy te haga mucho daño.

Realmente era cierto, el pasado de Zhao no sabía si haría daño a su chico, pero tendría que contarle en algún momento, aunque estaba convencido de que no sería este. El dolor que sentía en aquel momento era físico, tan físico que puso una mano en sus lumbares, quejándose levemente. Si, sentía dolor ahora que estaba quieto y no estaba excitado, puesto que seguramente este dolor se camuflara con el placer. No importaban, eran simples pinchazos, pero no pensaba en mañana ponerse a entrenar. Qué va, mañana sería día para descansar, y quizás un día para pasarlo con el amor que estaba delante de suyo.

Porque hasta este chico orgulloso podía sentir amor irracional y romántico por alguien, y estaba claro que era el otro.

Aprovechó la distancia para probar los labios del otro en un beso tímido, pero dulce. Le encantaban los labios del su chico, y besarlos empezaba a ser su hobby.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Jue Jul 06, 2017 12:58 pm

Do-mo—soltó en su japonés nativo con algo de gracia tras eso de que era "sexy y precioso", acariciando sus cabellos con mucha calma, para él esta clase de cosas estaban bien—, creo que es algo normal—murmuró—, esta era tu primera vez y lo hiciste bien—comentó con calma—, es decir, cuando tuve mi primera vez estaba completamente hecho nervios—dijo con mucha normalidad—, ¿has leído algún manga shoujo?—le preguntó—, yo era como ese típico protagonista puro y sinceramente enamorado de la protagonista, entonces eramos dos personas puras, en ese momento, haciendo algo que, en ese entonces, era raro, un completo desastre—soltó una risa luego de eso, sin dejar de acariciar los negros cabellos del varón chino—, comparado conmigo, has sido un campeón, claro que sí—le aduló, depositando un beso sobre todo el cabello de Zhao—. Lo malo sería que, en realidad, yo apestara en esto a pesar de no ser la primera vez, eso sería un desastre—habló con mucha calma y gracia, restando importancia al asunto—, así que no debes preocuparte por eso—finalizó.

Ah... esto se sentía tan bien, estar con este chico, en este momento, casi parecía el tipo de felicidad que siempre había estado buscando, que siempre parecía encontrar, era realmente un problema. Para Daichi no era raro tener una pareja, en el pasado, luego de la muerte de sus padres, él había tenido una novia o novio casi siempre, o un club de fans; las chicas solían llevarle bento para que almorzara, le hacían galletas y dulces caseros, a veces le traían comidas hechas por sus madres que, sinceramente, solían sacarle de muchos apuros y, muchas veces, salía con chicas y chicos que le parecían geniales y divertidos, aunque solo tuvo tres relaciones que podía considerar serias.

Pero nadie quería estar con alguien que no tenía el tiempo para ellos... ninguno de ellos solía ver todo el esfuerzo que hacía en su trabajo, el tener que levantarse de madrugada e ir a una fábrica a embolsar, saltarse el entrenamiento de la mañana por ese trabajo, ir a clases, ayudar a los profesores, ser el recadero, luego entrenar y entrenar más, llegar al pequeño depósito donde vivía, estudiar un poco y mantener buenas notas, repetir el ciclo... a veces trabajaba más duro para tener un sábado libre y poder tener una cita, a veces trabajaba más duro para salir antes del entrenamiento y poder salir con ellos.

Pero nadie veía eso... nunca lo habían hehco, y por eso siempre terminaba solo, rodeado de chicas y chicos que eran solo fans.

Exhaló, pensar demasiado en eso era arruinar lo que sentía actualmente, sin embargo, por esto, por el ahora, era que tenía mucho miedo... Siempre sentía que era alguien a quien no le gustaba estar solo, era algo que tenía entendido, algo que muchos le insinuaban, por eso no le gustaba enamorarse, pero no podía evitarlo.

Se dejó besar entonces con calma, con paciencia, y correspondió sin mucho ruido, pero no era tonto, había notado esas quejas, lo había hecho muy bien y, de alguna manera, sabía lo que tenía que hacer ahora.

Dejarse llevar un poco más por sus besos era un pequeño truco, por lo que se separó de él con calma, se levantó de la cama y sonrió.

Dame unos minutos, voy a hacer algo que te hará muy bien—le dijo y, así como estaba, caminó hasta el baño, abriendo la puerta y moviéndose hasta la bañera para ajustar la temperatura, el agua tibia era óptima para estos momentos, por lo que la puso a llenar y acomodó el jabón líquido del otro lado, para regresar hasta donde el otro estaba y contemplar un poco el caos de la habitación, después se haría cargo de eso—. Vamos a la bañera—dijo entonces—, si sientes que duele mucho, puedo cargarte, no tengo ningún problema—sugirió.

Su primera vez con una chica había sido, de la manera más gráfica, un par de manojos de nervios desnudándose y sonrojándose hasta estallar en placer, y aún después de eso seguían sonrojándose al darse cuenta de todo. Su primera vez con un chico... ahí él estuvo abajo, y realmente aquel tipo no había sido nada amable, digamos que fue rudo, que le dolió mucho, y que fue solo sexo, porque después de eso no volvieron a salir, porque su primera vez fue con un chico que él amaba, pero que solo quería eso, sentir que podía hacer lo que le venía en gana con un virgen como él.

Resopló, él no cometería el mismo error, iba a hacer las cosas a su manera, como creía que debían ser, definitivamente iba a disfrutar de estos momentos mientras pudiera, se iba a refugiar en ellos, porque era lo que necesitaba, y los iba a atesorar, porque, si él otro decía que no le merecía, ¿qué debería decir él, quien había matado a su padre, entonces? Definitivamente se iría después de saber eso, como todos.

Entre el "no tienes tiempo" y el miedo que le mostraban cuando se enteraban de lo de su familia por terceros, o por él mismo... tal vez había perdido un poco de su fe.

avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Jue Jul 06, 2017 2:58 pm

El japonés había ignorado o simplemente escuchado las últimas palabras de Zhao, puesto que no recibieron respuesta alguna, pero no estaba mal. No le disgustaba que hubiese pasado eso debido a que solo estaba diciendo cosas medianamente desanimadas y tristes. El chino temía hacer daño a su pareja, tanto daño como había hecho a muchos chicos en su instituto y, por consiguiente, a su padre, el cual podría haber muerto por un acto de venganza.

Y ahora estaba en esa cama, con ese chico, tras todo lo que había pasado en su vida. Quizás era un despiste del karma, puesto que era el más feliz del mundo en aquel momento. Sonrió, aunque el dolor seguía ahí.
Su chico le había propuesto levantarse para aliviar su dolor, seguramente dándose un baño. Aún cómo dios le trajo al mundo, se levantó con cuidado de aquella cama llena de amor y muchas cosas, que a cualquiera le daría tanto asco, pero a él le había gustado y luego se prometió limpiar, porque en su cabeza no entraban los planes de volver a su habitación. Era el mejor momento para dormir abrazada a aquel chico que tanto le obsesionaba.

Se dirigió hacia el cuarto de baño con él. El agua estaría tibia y eso sabía que le aliviaría, pero no quería estar solo.

-Te bañarás conmigo, ¿no? Es tu bañera y quiero compartirla con un hombre por primera vez, por mucho que pudiera ser pequeña o lo que sea.

Se acercó al otro, aguantando un poco el dolor para depositar un beso dulce en los labios, dulce y caprichoso. Zhao empezaba a acostumbrarse y a pedir cosas con él, cosas que simplemente eran románticas y bañarse juntos no era una llamada de atención para hacer cosas calientes. El chino quería un abrazo junto con agua caliente ya que era el mejor momento para ello. Se rió tras aquel beso, pero muy poquito y con algo de dulzura, algo que el mismo Zhao no sabía que tenía.

El chino se sorprendía a si mismo porque no sabía que podría perder su orgullo y todo lo malo con una persona, una persona que le hacía sentirse vivo y querido, una persona a la que le importaba pero que realmente no sabían nada el uno al otro, pero se querían, y le era bonito y precioso. Tan bonito que caía rendido a sus pies, y ante todo su cuerpo y persona. 

Él era lo mejor.

Cogió la mano del japonés y se metió en la bañera, pero tiró un poco de él para que también se metiese. En cuanto pudo, se sentó en ella empapando todo su cuerpo con el agua y dejando caer una pequeña sonrisa. El agua tibia era ideal para el cuerpo del chino, y estaba con alguien que quería. 
Decidió volver al tema de antes.

-Bueno, yo antes no lo hice con nadie. Ni si quiera sabía cómo se hacía, aunque algo me explicaron mis padres hace... unos años -suspiró, recordando esa incómoda conversación hacia él y Meiyin, la cual parecía más acostumbrada a esas cosas que él, o se hacía al fuerte en aquel momento-. Aunque supongo que mis padres se pensarían que acabaría con una mujer, puesto que me explicaron cómo se hacía en el caso de una pareja heterosexual. Era curioso porque mis padres no eran precisamente hetero -cogió agua y se lo echó por la cara-. No sé si alguna vez te había dicho que mis padres son una pareja homosexual que consiguieron mi adopción y la de mi hermana cuando era pequeño. Por eso mi nacionalidad es americana a pesar ser biológicamente chino...

Dudó, mirando a su pareja sorprendido.

-Espera, ¿alguna vez te he contado realmente lo que soy? ¿O sobre mi? -se rascó la cabeza, confuso-. Bueno, quizás sobra que te cuente de todo sobre mi. No quiero ser molesto, aunque quizás nos venga bien. Soy tu novio y no sé si me conoces.

Se mordió el labio, estaba algo confuso, al igual que cansado y derrotado. Suspiró. En parte tampoco le molestaría conocer mejor al otro, para nada, ni dejarse conocer, al fin y al cabo era su novio.
La persona que quería y ojalá por mucho tiempo, de la cual quiería muchos mimos.

-Y pensar que hemos acabado en la bañera e íbamos a ver vídeos de voleibol, quien lo diría. Y quien diría que acabaríamos juntos con como nos conocimos.

Sonrió de nuevo.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Sáb Jul 08, 2017 10:34 am

Se dejó llevar por el pelinegro, a los ojos de Daichi estaba bien que fuera un poco caprichoso, a él le gustaba que fuera un poco caprichoso y, sin embargo, eso, en el fondo, le daba un poco de miedo.

Se metió en la bañera con él, pero quedando por detrás, empapándose en agua y abrazándole desde esa posición; el agua estaba tibia y era agradable para el cuerpo cansado que portaba ahora, seguramente lo sería para Zhao si se consideraba también cómo debía sentirse. Apretó su abrazo, cuidando no hacer demasiada fuerza, pero tampoco siendo flojo al respecto.

Zhao.... sabes, muchas veces me han dicho que soy alguien que necesita el cariño de otros para sentirse bien—murmuró de la nada, estaba haciendo alusión a lo que el chino había dicho antes de entrar a la bañera—, yo nunca he querido pensar demasiado en eso, porque no tiene demasiado sentido enfrascarse ahí—continuó, a este punto estaba tomando agua entre las manos y echándole a Zhao en el pecho y la cabeza, acariciando y masajeando un poco—, la verdad es que no sabes mucho sobre mí, y yo tampoco sobre ti, pero de eso se trata todo, ¿no crees?—murmuró, dejando caer su mentón en el hombro derecho del otro—, tal vez sea presuntuoso que yo diga esto, pero conocerse es también parte del proceso... sino sería muy aburrido—agregó para soltar una risilla, tomando ambas manos de Zhao y entrelazándolas con las suyas—, siendo así, yo podría hacerte fácilmente la misma pregunta...—dejó al aire—, "¿cómo puedes querer a alguien como yo?"—le citó—, y tú me responderías de la misma manera que lo has hecho hasta ahora—bufó—, eso es normal—finalizó.

Para Daichi, quien atesoraba mucho los sentimientos que los demás tenían por él, no era tan importante el sentir actual de este varón que estaba abrazando, que lo era, sino lo que pudiera sentir luego, cuando supiera la verdad... si es que él podía llegar a ese punto alguna vez.

Exhaló con fuerza y, de nuevo, le abrazó con cariño, cerrando los párpados en ese instante.

Sé de tus padres—murmuró—, lo dijiste un par de veces antes, bueno, mencionaste de tus padres, así que solo lo intuí—sonrió de medio lado—, con mis padres... la verdad nunca tuvimos la oportunidad de tocar ese tema—agregó—, cuando era niño pues... era muy niño, y cuando estuve creciendo, primero mi padre trabajaba mucho, y a mi madre supongo que le daba vergüenza—bufó, ese solo pensamiento era un poco gracioso y enternecedor para él—, y luego fue muy tarde—se encogió ligeramente de hombros para exhalar con pesadez.

Dejó esa posición en la que estaba posó la punta de su nariz en la espalda medio mojada del chino, para luego separarse un poco y comenzar a masajear sus hombros; sabía que esa no era la parte más dolorida, pero un masaje nunca estaba de más.

Tus padres parecen ser personas geniales—murmuró—, ¿te llevabas bien con ellos, con él?—le preguntó, sabía que uno de sus padres había muerto recientemente—, tengo un poco de curiosidad... tal vez sea un poco raro para ti—culminó.

Entonces continuó masajeando su espalda, bajando un poco hasta la parte que, seguramente, le molestaría.

Cuando regresemos a la cama masajearé mejor esta zona—sonrió.

De alguna manera esto era tan hermoso, tan fugaz, y por eso lo atesoraría tanto, estos momentos donde podía sentir una felicidad sin presiones.

Llegar a esta universidad había sido un alivio, una descarga y una bendición para él. Desde sus trece años, hasta hacía poco, su rutina había consisitido en madrugar, trabajar, estudiar, practicar, trabajar, estudiar y dormir, sin mucho tiempo para citas, a pesar de que podía jactarse de tener varias relaciones, pero ninguna durarera. Pero, al recibir al reclutador en Japón, al hablar con él y darse cuenta que podía ser diferente, entonces decidió tomarlo... dejar su mundo, su ambiente y todo lo que conocía por un poco más de vida, por un poco más de tiempo, y así llegó a esta ciudad, donde había dormido en una cama por primera vez en seis años, donde no se había levantado a las tres de la mañana por primera vez en seis años, donde tenía tiempo para estudiar, practicar y podía llevar un trabajo donde recibía una buena paga y, aún así, tener tiempo para él.

Mi vida actual... es como un sueño—murmuró muy bajo, muy bajo, pues fue algo que salió sin que lo pensara demasiado, en medio de masajear al otro, de ese gesto tan casual, tan único para él.

En ese momento, tal vez, parcería que podría romper a llorar en cualquier momento.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Jue Jul 13, 2017 5:32 pm

Echó la cabeza hacia atrás, apoyándose levemente en el otro que estaba tras él, con una sonrisa en el rostro escuchando cara comentario del otro. Le relajaba mucho estar juntos hasta en la bañera porque le parecía algo tierno y bonito. Además de único, y estaba marcando aquella noche cómo una inolvidable. Quería pasar día si y día también con su pareja de ese modo, pero no iba a ser posible hasta que dejasen la academia.

SI es que el japonés aguantaba al chino hasta entonces, porque sabía que cuando supiese que era el acosador del colegio y el terror de muchos, le dejaría. Le daba pánico pensar en cuando se enteraría de aquello, quizás cuando vayan a por él y quisieran pegarle una paliza, porque si bien su padre había muerto por algo relacionado, sabía quien sería el último por el que fuesen. Estaba triste pensando eso, pero había que disfrutar el momento que esperaba que fuese eterno.

Y quizás esa parte de conocerse era la que más miedo le daba a Zhao, que bien Daichi no aceptase eso del chino. Él sabía que había cambiado para bien y que haría lo posible para demostrarlo, pero estaba muy seguro de que todo era muy negativo.

Porque Zhao era muy negativo.

-Conocerse si, tiene que ver con nosotros y es genial, ¿verdad? –besó la mano del otro con ternura cuando estaban entrelazadas-. Pero no considero que sea malo ser alguien que quiera cariño. Yo también lo quiero, y ahora estoy realmente feliz porque lo tengo, y quizás si no fuera por ti estaría más hundido de lo que ya estaba –estaba algo emocionado, estaba a punto de llorar en poco-. Pero si no me hubiera encontrado contigo en la sala de estar, me hubieses llevado a cenar y me hubieses besado como lo hiciste, no sé cómo peor estaría ahora. Aún sigo echando de menos a mi padre y sigo estando triste por eso pero… Pero si no fuese por ti quizás ya habría perdido la cabeza.

Era sincero. Zhao era un chico muy expresivo y sincero cuando quería y se sentía cómodo, y quizás era aquella la primera vez que lo hacía. No quería guardarse esas cosas buenas para si, porque su pareja merecía saber lo bien que le hacía y lo mucho que lo apreciaba y quería. Lo adoraba, lo amaba, y quería dejarlo muy claro, porque quería que eso fuese para siempre. Quizás por eso, en el fondo, quería confesarle lo que hizo en el pasado a pesar del miedo antes mencionado.

-Mis padres siempre me han parecido personas increíbles. Han criado dos niños, biológicamente chinos, siendo una pareja homosexual. Somos el colmo de los nacionalistas y los religiosos extremistas, pero bueno. Estoy sano y tengo una familia y creo que vivir es lo que importa, ¿no? –suspiró-. Aunque mi familia se viese fracturada hace poco… -movió la cabeza a los lados quitándose los malos pensamientos de la cabeza-. Y bueno, me he llevado siempre muy bien con mi familia a pesar de cómo he sido y cómo me he comportado. Mis padres son de dos lugares diferentes; mi padre japonés, qué es el que falleció recientemente, ha sido mi mayor apoyo y quien me ayudaba a cumplir mis sueños, y era profesor de educación física y por ello se tanto de deporte. Mi padre americano es un pastelero de primera, un hombre increíble que ayuda a todo el mundo que esté en apuros, y su ojito derecho es mi hermana. Ambos están ahora en casa, ya que mi padre ha cogido una depresión increíble y mi hermana está consiguiendo sobrellevarlo mejor. Por esa razón, mi hermana por ahora no va a volver a la escuela. Yo he vuelto porque odiaría volver a repetir curso y dudo que mi padre me perdone aquello. 

“Aquello”, cómo además las razones de por qué repitió. Eso bastaría diciéndolo.

Ahora daba igual, estaba relajado y a gusto. Su chico estaba masajeándole por zonas doloridas y en ocasiones se quejaba levemente de ello pero estaba contento. Iba a dormir con su chico, eso estaba claro, porque pensaba acoplarse mucho en su cama y no moverse quizás cómo indirecta de ello. Incluso podría ponerse su pijama y su ropa, y eso le gustaba al chino quizás, aunque resultaba femenino y cliché, pero le gustaba pensar en ello. Y dormir abrazado a él y todo eso, era un sueño. Iba a poder cumplirlo, y en el fondo le hacía gracia, pero le gustaba. Nunca había dormido con alguien de ese modo, pero al igual que nunca había hecho muchas cosas. Era idiota, quizás. Muy idiota, pero feliz.

Quizás un tema que no sabía si tocar había sido mencionado, pero se estaban conociendo.

-La verdad es que no sé nada de tus padres tampoco, pero por lo que dices no tuviste tiempo de pasar mucho tiempo con ellos. ¿Las cosas no van bien?


Preguntó, directamente, girando un poco la cabeza para mirarle de reojo, sin saber que estaba preguntando o que podría decir. No sabía si era un tema extraño, pero pensó que quizás debía ser directo en las dudas que tuviese del otro. Le parecía bueno saberlo.

-Si quieres hablar de ello, claro.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Mar Jul 18, 2017 11:43 am

Le escuchaba con calma, escuchar a Zhao hablar en medio de toda esa situación era bastante relajante, también porque el agua seguía un poco tibia y estaba bien, todo alrededor le daba un cierto espacio de calma que, para ser sinceros, no estaba tan encajado en su cerebro.

Eras un niño muy dificil—murmuró entonces escuchando las primeras cosas respecto a su familia—, se te ve de lejos, tienes un carácter complicado—agregó, el carácter y la personalidad eran cosas diferentes, abismalmente diferentes: el carácter era heredado, la personalidad se construía y, muy a pesar de que tuvieras la mejor personalidad del mundo, si tenías mal carácter, al final lo segundo arruinaba lo primero en algún punto—, pero creo que puedo tratar con él—continuó—, es decir, no es como si yo fuera el Señor Felicidad o algo así—soltó una carcajada en broma.

Nada más lejos de la realidad.

Zhao-chan no puede volver a repetir curso—rezó aquello con calma, pero como algo que otro diría, como citándolo—, la verdad es que no me queda mucho tiempo en este lugar, así que quiero disfrutarlo tanto como pueda, antes de volver a la realidad—continuó hablando, lo hacía con un tono neutro y sin expresar demasiado de nada—, se supone que es solo un año, pero conseguí poder hacer mi tesis en esta universidad—soltó con algo de emoción, estaba contento de poder quedarse algunos meses más—, realmente quiero jugar el torneo completo—dijo refiriéndose al torneo universitario de voleibol que comenzaba el año lectivo siguiente, pues este año el equipo se había reformado algo tarde—, creo que tenemos un buen equipo esta vez—culminó, jugando un poco con el agua alrededor.

La verdad es que tenía algunas ofertas y había jugado con un equipo de la Liga en Tokio, junto a Waka-chan, pero quería temrinar la universidad, realmente quería terminar la universidad más que nada, porque era algo por lo que se había esforzado mucho. Luego del torneo asiático de Enero, había recibido varias ofertas para jugar profesionalmente, normalmente podías ser profesional a esta edad, y él quería serlo, pero era una meta fijada tener ese título entre las manos y, al final, había conservado las ofertas de aquellos equipos que habían aceptado su condición y, hacía no mucho, había firmado un documento que le ligaba profesionalmente con un equipo en Rusia, donde se comprometía a jugar con ellos al menos el primer año siguiente a su promoción universitaria.

Era algo de dar y recibir, a fin de cuentas.

Y, entonces, el tema en el exterior cambió drásticamente, o al menos la pelota fue lanzada a su lado de la red, y todo lo que pensaba se volvió blanco, hasta que fue capaz de reaccionar.

Wah...—soltó algunos segundos después de que el pelinegro dijera sus últimas palabras—, mis padres eran personas geniales, o eso era lo que yo pensaba cuando era un niño... mi padre solía trabajar mucho, mi madre cuidaba de mí y de la casa, y yo siempre estaba jugando voleibol—comenzó a hablar un poco del pasado, con una voz un poco nostálgica—, realmente siempre jugaba voleibol, incluso cuando estaba recostado en mi cada, solía tener un balón entre manos e imaginaba jugadas, diciéndome, "algún día haré esto" y era genial—exhaló con pesadez—, yo diría que las cosas entre nosotros siempre fueron bien, pero al final no he sido capaz de entender muchas cosas—completó—, el resto es... realmente una larga historia—murmuró—, y no creo que valga la pena echar a perder el ambiente hablando de algo como eso ahora—sonrió de medio lado, abrazando por detrás al otro varón.

"Realmente no quiero hablar de eso", era lo que decía su abrazo mientras su frente chocaba intencionalmente con la parte alta de la espalda ajena. Su corazón había perdido un poco el ritmo, su cuerpo se había vuelto algo pesado y sus ánimos se habían caído un poco. Definitivamente no era un tema que disfrutase tocar, especialmente por todas las experiencias pasadas que le dejó contar aquello a sus parejas.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Lun Jul 24, 2017 5:37 pm

-No sé si decirme que soy un chico difícil es una clase de halago o algo así, o un comentario algo despectivo. No lo sé –chasqueó la lengua, para luego sonreir-. Es broma, sé que soy alguien difícil. Orgulloso, caprichoso, incluso idiota, pero bueno. Dai se ha fijado en que tengo algo bueno, y aunque no lo entiendo, soy feliz con ello –se rió-. Mi familia se ha comido mi orgullo y mis malas acciones durante años, y es algo admirable. Me duele no poder devolverles nunca todo eso.

Quería mimos del otro, pero la postura no le permitía darse besitos o algo así. Por lo menos sentía el cuerpo del otro. Un cuerpo cálido por el agua y realmente deseaba quedarse así horas y horas, aunque sus cuerpos se arrugarían cómo pasas y eso le hacía, en cierto modo, gracia. Sonrió. Sentía la respiración del otro tras él y las palabras que decía dejaban que pensar al chino. Era cierto, iban a estar separados un año, porque él terminaría la universidad y a Zhao aun le quedaría un año más. Si repetía serían dos, por lo que tendrían que esforzarse de más e hincar los codos.

-No te preocupes. No voy a repetir más. Esta vez he repetido por causas mayores, no porque no estudiase, por lo que no te preocupes –suspiró-. En serio, pienso sacar las mejores notas de la universidad. Conseguiré ser el mejor arquitecto y uno de los mejores colocadores de voleibol que nunca más se haya visto, y cuando termine la universidad, correré hacia a ti –se rió.- Aunque te imaginas, tú jugando por Japón y yo por Estados Unidos, teniendo que competir. Estaría bien pero porque desearía derrotarte para que volvieses a jugar a mi lado…

Tragó saliva.

-Eso soy yo, realmente.

Había sido muy turbio aquello que había dicho. Competir por él, competir para él. Él deseaba en el fondo siempre ser el mejor pero le daba miedo ser el mejor y estar solo. Si ambos acababan en diferentes equipos no se verían en mucho tiempo, un año de por si los separarán entre universidad y la salida de Daichi. Algo no cuadraba en la cabeza de Zhao y se empezaba a poner nervioso. Pero el otro tampoco parecía bien.

El otro al mencionar a su familia notaba un gran cambio en él, y eso asustó al chino, que giró levemente la cabeza para verle, buscando de nuevo sus manos para cogerlas con fuerza, besando cada dedo de ella y apoyando la frente en ella, con un fuerte suspiro.

-Lo siento, quizás no debí preguntarte aquello. Debí ser muy atrevido al hacerlo, pero si no quieres mencionar nada de ello, no volveré a entrometerme, ¿vale?.

Se quedó en silencio, soltando las manos del otro para girarse un poco con el cuerpo incluido para mirar al otro. Observó todo su cuerpo, cosa que siempre le encanta y estaba contento de ver. Miró al rostro después del otro, poniendo una mano sobre la barbilla del otro para levantarla levemente y así asegurarse de que le miraba a los mismos ojos, brillantes y felices.

-Te quiero muchísimo, Daichi. Nunca podría imaginar que alguien cómo tú aparecería en mi vida. Me haces fuerte y débil con tu presencia, porque siento que puedo con todo y que pierdo siempre ante ti. Tu físico y tu personalidad me tienen atrapado, y puede que no seas la persona más perfecta del mundo y tengas miedos e inquietudes, pero te adoro. Quizás eres lo que me ha ayudado a seguir con vida, sin duda, porque cada día que ha pasado deseaba morirme un poco más y quería acabar con mi maldita vida, hasta que tú me abrazaste. Me salvaste. Cuando me besaste me hiciste sentir querido y que podría seguir en este mundo, porque... me quieres... Porque me has salvado, y me enamoré de ti... 

Acercó su rostro para depositar un beso muy dulce, un beso tímido y con cariño. Con mucho amor y calma, volviendo a coger las manos y alejándose un poco del rostro ajeno, sonrojado y con ganas de llorar un poco, pero se aguantó, puesto que estaba muy sonrojado.

-Me siento tan débil a tu lado que no sé cómo has hecho que consiga decir estas cosas tan empalagosas, idiota. No sé ni lo que digo, lo siento.

Sonrió, una última vez, antes de volver a depositar un beso más a los labios de Daichi, mirándole atentamente, esperando cualquier palabra del otro, cualquier cosa, porque no quería ser atrevido, no quería sentir incomodidad ante el otro.


-Siento si he sido atrevido o algo.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Miér Jul 26, 2017 2:28 pm

Sonrió de medio lado, en ese momento, con las palabras que había dicho Zhao, Daichi había entendido muchas cosas, muchísimas.

Tenía miedo. No entendía como alguien podía hablar tan bien de él a la primera, tan de esa forma cuando, si bien era cierto que tenían sus cosas, no le conocía para nada; Daichi tenía miedo de entregar su corazón y fracasar de nuevo. Siempre podías volver a estar solo y la sensación y el dolor eran algo con lo que estaba familiarizado, pero no por eso deseaba volver a sentirlo.

Zhao era demasiado optimista al respecto. Sinceramente era eso un poco más lo que le causaba temor, porque los recorridos eran diferentes. Para ser sinceros tenía algo de miedo sobre los sueños y añoranzas de Zhao, porque en este país habían chicos que jugaban voleibol desde siempre, jugaron en la secundaria, en la preparatoria y ahora lo hacen en la universidad, ese es un camino que construyes a pulso, por eso temía por él, porque se encontrase con un muro de realidad gigante y saliera lastimado, también temía por su relación, porque el chino estaba siendo demasiado optimista al respecto... Daichi era un armador nato, siempre había jugado como armador y tenía amplia experiencia en ello, incluso con Japón, él iba a tomar un camino que no estaba seguro si Zhao podría seguir, porque, en primera, si el otro esperaba estar en el mismo escenario que él aún le faltaba mucho, porque tendrían que ser rivales y no podrían estar juntos, y él no iba a renunciar a su más grande sueño por nada, aun si eso significaba perder las cosas en algún momento.

Eso le asustaba, por eso decía que era demasiado optimista, y era demasiado para ser el inicio.

Resopló sonoramente, tenía que tomar las cosas con calma, tenía que pensar con claridad y, en algún momento, buscar la manera de colocar los pies de Zhao de regreso a la tierra.

Pero eso era difícil.

Desearía que todo pudiera ser tan perfecto como el otro deseaba.

Creo que necesitas dejar de pensar tanto en eso—le dijo con calma—, creo que no debes volar tan alto todavía—agregó—, cuando no hemos tenido tan siquiera un primer partido oficial, ni uno de practica—se alzó levemente de hombros, Zhao era orgulloso y lo sabía, tan solo esperaba que el orgullo del otro no se metiera de mala manera entre los dos.

En ese momento Daichi sintió la inseguridad de lo que siempre sentía... él estaba enamorado de este chico, en general lo estaba, y estaba asustado porque alguien le gustase, le dejase y entonces volver a sentir el dolor de estar completamente solo en el mundo, pero Daichi era fuerte, había continuado una vida sin padres en un país dificil, y había alcanzado el escenario internacional, y quería llegar más alto, por desgracia, siempre se había materializado sobre el hecho de que a ello podía llegar solo, de que el camino del éxito es uno que se recorre en solitario y, en el camino, se van sumando personas que son importantes, eso estaba más que claro ahora.

Exhaló de nuevo, le estaba pareciendo demasiado aquello.

No quería hablar de eso, ni de su familia, de nada de eso... tampoco quería sentirse como un niño, porque él ya no era un niño, y algo en las palabras del otro le preocupaba, le atosigaba. Tenía que esperar y observar, esperar calmadamente y ver qué podría hacer al respecto.

En ese momento tal vez se había puesto un poco distante, pero regresó a él y le abrazó, sin decir nada, porque cualquier cosa que tuviera para decir justo ahora traería tristeza al otro y, quizá, le molestaría... se callaría esos pensamientos de —momento.

Hundió su cabeza en ese abrazo en la espalda ajena y resopl+o varias veces.

De alguna manera, me gustaría pensar tan bien como tú de todo esto—murmuró luego de un rato—, pero creo que es diferente—completó.

En ese momento decidió que era momento de salir del agua, pues estaba comenzando a templarse un poco, sin embargo, había algunas cosas por hacer.

Voy a salir primero—murmuró para separarse de él—, tú tienes que seguir remojándote un poco en lo que yo preparo todo, ¿está bien?—le dijo y, sin más, se levantó.

Las razones eran sencillas, tenía que ir a cambiar las sábanas, y sabía que el cuerpo de Zhao estaba demasiado dolorido como para querer concentrarse en eso, tenía que descansar algo más en el agua tibia mientras él se encargaba de acomodar el cuarto.

Solo quédate ahí hasta que yo venga a buscarte—le dijo tras salir de la tina y tomar su toalla, comenzando a secarse y notando las áreas enrojecidas de su cuerpo, sonriendo ante ellas, tomando su tono habitual animado, para salir del cuarto de baño, dejando la puerta abierta, buscar algo de ropa y ponerse manos a la obra.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Jue Jul 27, 2017 5:29 pm

Zhao sintió algo extraño. Algo que no consideraba que fuese a ser normal en general respecto a cómo estaba la relación. Sentía algo de… Frialdad por parte del otro. Era cómo si Daichi no hiciera más que cortar las alas del chino, golpeándose estrepitosamente con el suelo, pero podía entenderlo. Zhao no sabía llevar la relación, no sabía cómo era eso, no sabía que sería de él en su futuro, no sabía nada. Estaba confuso creando cualquier clase de excusa para no pensar en lo que realmente le estaba matando por dentro.

Su padre.

Agradecía mucho la sinceridad del otro, pero le hacía sentirse más inmaduro, inexperto, estúpido y loco. Todo esto era nuevo, totalmente nuevo. Nunca había pensado en planes de futuro con nadie más que no fuese su familia. Nunca había pensado en meterse en una bañera con alguien que no fuese su familia. Nunca habría pensado en jugar a un deporte sin que su padre estuviese apoyándolo. Eran muchas cosas, muchos pensamientos bombardeaban la cabeza de Zhao en un instante.

Y Daichi le abrazó. Estaba raro, realmente sabía que algo le había dolido porque, aunque bien llevaban poco, lo notaba frío. Lo notaba distante, era raro. ¿Qué le había molestado?. Esa pregunta se la hacía Zhao una y otra vez. ¿Haber mencionado a su familia? ¿Hablar de sueños e ilusiones? ¿Pedirle que se bañase con él? No sabía, no sabía nada porque no conocía a su pareja. No, no le conocía para nada.

Daichi salió de la bañera y Zhao se quedó sentado en la bañera. Afirmó simplemente con la cabeza en cuanto le pidió que se quedase ahí. Realmente quería ayudar, pero no sentía mucho las piernas de lo cansado que estaba y sabía que iba a caer derrotado en cualquier momento. Estaba realmente cansado, y a pesar de lo bien que lo había pasado, al dejarle solo en el baño empezaba a pensar en lo que no debería. Empezaba a sentirse desmotivado, triste, solo… Zhao no tenía que estar ahora solo, porque bien no estaba en la mejor de sus temporadas a pesar de haberse reconciliado con Rinne y empezar a salir con Dai. Eso favorecía el estado del chino, pero su padre era lo más importante de su vida.

Se tumbó totalmente en la bañera, apoyando la cabeza bien para mirar al techo, dejando caer alguna que otra lágrima por su cara. Zhao aún seguía llorando por las noches, seguía teniendo bajones inesperados, tenía algún que otro mareo incluso por su falta de descanso. Todo se debía a sus problemas con lo de su padre. Le echaba de menos, y le daba rabia que hubiera pasado todo así.
Porque era su culpa, por ser un abusón.

Por ese mismo pensamiento, entendió que Daichi quizás no quería hablar de ciertas cosas, porque habrá cosas que no quiera contar, cómo bien Zhao no quería decir que había traumatizado la adolescencia de muchos chicos. Porque aquel niño chino que hoy era un universitario deprimido, antes era el peor de los peores en un instituto donde abusaban de él.

Suspiró, fuertemente, subiendo su mano para secarse las lágrimas y colocarse. Se sentó en la bañera mirando hacia el agua, serio y pensativo, mirando después sus manos jugar con aquel líquido cristalino. No era el momento de decaer, porque sabía que él mismo era alguien que podía ser fuerte, pero tenía que ir con pies de plomo. Sentía que estaba haciendo cosas mal, sentía que si seguía hablando al final el otro se haría daño, por lo que sería alguien normal y corriente y se aguantaría un poco. Podía hacerlo, aunque bien adoraba decir esas cosas al otro, pero quizás no iban con él.

El chino quería seguir dejándose llevar por la corriente, pero quizás no era apto para su pareja, por lo que tenía que calmarse. Peinó su cabello hacia atrás, mirando la puerta, y secándose bien las lágrimas del rostro. No quería que el otro notase nada. Luego miró su mano, jugando con los padrastros de sus uñas, ya que sus manos estaban blanquitas y algo arrugadas, y eran fáciles de quitar. Zhao tenía el problema de que se mordía las uñas, por lo cual solía hacerse muchas heridas con el alrededor. Era culpa de su intento de aguantar muchas cosas.

Volvió a suspirar, cogiendo aire para alzar un poco la voz.

-¿Dai? ¿Necesitas ayuda?

Sabía que estaba recogiendo y le daba rabia aunque sea preguntarlo. Era lo suyo, tenía que decir algo, no quería tener tantos problemas, y que era una falta de educación. Se quedó esperando a cualquier tipo de respuesta negativa o positiva sobre ello, porque quería ayudar de verdad, y no sabía cómo hacerlo, aunque bien fuese invitado en aquel cuarto y en aquella bañera, pero...

Y que no quería quedarse solo allí, quería que volviese a por él.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Vie Jul 28, 2017 1:59 pm

Tal vez estaba pensando mucho las cosas demasiado pronto, tal vez este era su defecto y algo irremediable de corregir, pero así se sentía más tranquilo. Exhaló. Había conseguido sus pantalones y solo eso bastaba, no le apetecía dormir con camiseta o nada arriba, especialmente porque esta noche no dormiría solo, y no es como si alguien pudiera juzgarle al respecto.

Lo primero que hizo fue quitar las sábanas de la cama y tirarlas a la cesta de la ropa para lavar, buscar sábanas nuevas y colocarlas; estas eran de tonos grises y azules, de rayas, las cambió todas y luego se puso a recoger la ropa con mucha paciencia, en ese momento le escuchó hablar a Zhao desde el cuarto de baño, entonces caminó hasta allí y, con un gesto gracioso, asomó medio cuerpo por el portal.

No te preocupes, un poco más y termino—le dijo entonces, esta vez estaba un poco más animado—, termina de volverte una pasita allí dentro y luego te ayudaré a relajarte algo más aquí afuera—le regaló una sonrisa y, como si fuera magia, desapareció en una mueca rara.

Acomodó la ropa a un lado, cosa de que no incomodara ni nada parecido, y buscó en una de sus gavetas una crema en gel que usaba a veces para la rodilla, era algo tibio, pero que funcionaba bastante bien cuando tenía alguna clase de dolor; la colocó en su mesa de noche y, solo entonces, se dirigió al cuarto de baño.

He venido por ti—llegó diciendo de una manera un poco teatral y tomó una toalla, pasándola por su hombro, para estirar la mano y ayudarle a salir de la bañera, a este punto el agua podía estar tibia, pero ya no tanto como antes—, es momento de tu masaje—sonrió—, a la tarde le diré al entrenador que tienes indigestión, así que, después de clases, lo mejor será que descanses—le dijo—, la próxima vez no va a doler tanto como ahora, y no necesitarás faltar a ningún entrenamiento—continuó, recibiéndole—, pero, por esta vez, hazme caso y date el lujo de faltar, sé por qué te lo digo—sonrió.

Después de todo, él también había pasado por ese dolor, y estaba seguro de que volvería a pasar por él, porque, cuando pasas mucho tiempo sin tener sexo con un chico, siendo el que recibe, se vuelve, básicamente, como una repetición de la primera vez.

Me va a doler mucho también cuando te toque—murmuró, aligerando el ambiente—, pero voy a ser valiente y lo soportaré por los dos, como lo has hecho hoy—le sonrió y besó sus labios lentamente, envolviéndole con sus brazos aún desnudo, aún medio mojado—, has sido muy valiente—le dijo entre pequeños besos, le notaba un poco ido, y sabía que era, en parte, su culpa—, a partir de aquí comienza tu camino—sonrió y entonces, en algo que duraría, a lo sumo, medio segundo, le levantó en peso, con las piernas del chino rodeando su cintura y comenzó a caminar—, no es como una princesa, pero te llevaré a la cama—culminó.

Entonces comenzó a caminar, Zhao era algo liviano en estos momentos, y podía sentir su cuerpo cansado, el de ambos estaba así, por lo que, a paso firme, le llevó hasta su cama y le recostó, tal cual las parejas lo hacen en las películas, mirándole y sonriendo con una mezcla entre gracia y placer, después de todo, Zhao aún estaba desnudo ante él.

Es hora de voltearse—le dijo con algo de ánimo mientras él se movía a su mesa de noche para tomar la crema con la que le comenzaría a masajear.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Sáb Jul 29, 2017 6:13 am

Daichi había estado recogiendo todo y le sabía muy mal, pero sabía que no iba a poder ayudar del todo si hubiera salido. En cuanto salió del agua, su cuerpo empezó a sentirme más dolorido de lo normal. Más pesado, más incómodo. Estaba realmente cansado, muy muy cansado. Esperaba que ese masaje que le diese su pareja fuera reconstructor y le ayudase, porque necesitaba ayuda de verdad.

En cuanto su chico entró en el baño, sonrió, levemente. Había pensado mucho estando solo, porque no se le podía dejar mucho en sus pensamientos por todo aquello, pero tampoco era momento para estar triste. Quizás tenía que ver mucho el cansancio, porque ayudaba a que todo lo que hiciese y pensase fuese de una manera más triste de la normal. Sabía que, al día siguiente, iba a tener tiempo para descansar.

-Dai, mañana es Sábado. Yo no tengo clases en sábado, solo salidas y excursiones en varias ocasiones pero este fin de semana no es el caso -seguía sonriendo, adolorido-. Entrenamiento si hay, y depende de como me levante iré o no, ¿vale? Creo que debo ir habiendo faltado tanto tiempo. Debo recuperar el tiempo perdido. Por lo que no hace falta que me excuses. Si me siento mal seré yo quien lo dirá, además no saben que estamos juntos, y no les caigo tan bien cómo para que piensen que tienes favoritismos conmigo.

Zhao tenía algo de miedo por hundir a Daichi. El chino no caía tan bien a ojos de este con el equipo, y si veían que su relación era más allá de una amistad, entenderían por qué está en un puesto como subcapitán tan rápido tras haberlos dejado tirados sin decir nada. Se siente muy culpable por ello, pero fue algo fuera de su alcance. Suspiró, antes de recibir esos mimos de parte del otro que no se lo esperaba, dado lo frío que había sentido que era antes. Aunque bueno, Zhao pensaba que era por simplemente charlar de todo aquello tan especial y pervertido. Se dejó subir en el cuerpo del otro, y se puso colorado.

-Yo... No sé si seré bueno cuando me toque a mi. Apenas sé cómo lo hice hoy simplemente recibiendo. Ha sido mi primera vez -estaba muy colorado-. Y seguro que no te duele, tu cuerpo está más acostumbrado al deporte que el mio que me he pasado un mes sin hacer nada. 

En cuanto le tumbó en la cama, sintió su cuerpo muy pesado. Tanto que le costó darse la vuelta y ponerse de espaldas a su pareja. Cualquiera pensaría que podría hacer otra cosa que ya habían hecho antes. Estaba desnudo, cualquiera lo pensaría si entrase de repente, es más, nadie entendería por qué estaban así estando juntos, más que nada porque nadie lo sabía.

-¿Te es molesto que siga desnudo? Puedo ponerme aunque sea la ropa interi... -se sorprendió al darse cuenta de un detalle-. Mierda, no sé donde está mi ropa, además esa ropa quizás ya no pueda ponérmela ahora, ¿no? Yo no traje más ropa de repuesto que la que tenía para ducharme, ¿qué hago? 

No tenía nada de ropa para cambiarse, y no sabía si la ropa del otro le valdría. Sus cuerpos eran muy diferentes, porque Zhao era más delgado en cuanto a musculatura que el otro. Podría volver a su cuarto cuando se encuentre mejor a por ropa, porque no quería dormir desnudo por eso de que la acompañante de Dai, lo que era Rinne, pudiera verle como dios le trajo el mundo. Todo aquello le daba mucha vergüenza pensarlo, y se puso colorado mirando hacia el colchón. No quería que el otro le viese la cara de estúpido.

Ya de por si, ahora que el placer estaba, medianamente, bajo, se dio cuenta de lo que había hecho y que, aunque le había gustado mucho, no estaría a la altura pero era algo pervertido que realmente quería hacer. Estaba siendo un idiota.

Aunque ahora era tiempo de disfrutar de un masaje con las bonitas manos de su chico.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Sáb Ago 05, 2017 1:33 pm

Exhaló entonces, a parte de orgulloso era algo terco, pero bueno...

Está bien—murmuró—, a pesar de que sé que mañana no tendrás muchas ganas de hacer deporte, si te sientes bien, no puedo decir nada—murmuró.

En ese momento echó algo de crema en las puntas de dos de sus dedos de la mano derecha, dejando el envase a un lado para dirigirse a la espalda baja del chino y comenzar a esparcirla con suavidad por la zona, sintiendo un poco el picor, porque era mentolada, se suponía que hacía eso, y olía bastante bien.

Oh... el deporte ni nada, que igual duele un montón—le dijo con mucha elocuencia y normalidad haciendo su trabajo y comenzando un masaje en círculos del lado derecho, iría por partes—, como mucho no me dolerá tanto como a ti hoy, pero claro que dolerá... ¿tienes idea de cuánto tiempo ha pasado?—preguntó al aire.

Hablaba como normalmente lo hacía mientras, medio sentado en el colchón, hacía su trabajo autoimpuesto de masajear al otro, esperaba que eso le ayudase a calmarse un poco y que pudiera rendir mejor al día siguiente.

Ha sido más de un año, cuando poco—se contestó a sí mismo, no tenía reservas en este tipo de cosas—, y no te preocupes, podemos practicar antes de hacerlo de nuevo—dijo—, complacerse también es parte del juego, no todo siempre tiene que acabar en sexo—soltó una ligera carcajada—, la próxima vez te enseñaré cómo me gustan algunas cosas, y hablaremos de ti—pasó su dedo índice desde la mitad de la espalda hacia abajo, por la columna, hasta llegar a las nalgas, acariciando una con cariño.

En ese momento cambió de lado y repitió el ejercicio, pero esta vez a la izquierda, siendo cuidadoso.

Tengo unos boxers con buen aguante, puedes usarlos, los buscaré cuando termine aquí—dijo para apuntar la el índice en su espalda de nuevo y sonreír—, no me molesta que estés desnudo, tu ropa está junto a la mía y las sábanas, para lavar, te la daré mañana después de que haga eso—aclaró, en la mañana tendría que encargarse de eso antes de tener que ir al trabajo—, también puedes usar algo de mi ropa, no hay problema con eso—continuó—, a lo sumo te quedará un poco ancha, y los pantalones algo largos, pero no es que tu cuarto quede tan lejos—alzó los hombros mientras terminaba el trabajo a la izquierda.

Fue cuando escaló un poco su cuerpo para besar la parte alta de la espalda del pelinegro, los hombros, el centro justo debajo de la nuca, con suavidad y lentitud, sin detener el masaje de su mano con una mano, acariciando el brazo izquierdo de Zhao con su propia zurda, cosa de relajarle, de que su cuerpo se asentara y, ¿por qué no decirlo?, de darle algunos mimos y cariños más a estas alturas.

Creo que debes dejar de ser tan pesimista con los chicos del equipo—dijo entonces—, créeme que a alguno que otro le caigo peor que tú, eso está bien—alzó los hombros de nuevo, aquello lo había dicho un poco sobre él, por lo cual debía escucharlo algo más cerca—, pero no me importa—sentenció—, si puedes llevarte bien con alguien en la cancha, como se traten fuera realmente no importa mucho—continuó, había enderezado su posición—, para prueba, Shun-chan... él es realmente un dolor en mi trasero—comenzó a hablar con molestia, y un poco de actuación—, él es, realmente, ¡un gran dolor en mi trasero!—lo dijo con reproche, resaltando esa frase del final, en la que subió algo el volumen y dejó notar algo de frustración, todo a la vez que continuaba su masaje—, pero es un maldito que juega bien, y en la cancha nos entendemos, a pesar de que afuera seamos como perros y gatos—aclaró—, es así de simple... como armador debes hablar con ellos, preocuparte algo sobre como ambos  quieren las cosas, cuando comiences a hacer eso, las cosas se van a suavizar—le dijo.

En ese momento comenzó a masajear la cadera izquierda de Zhao, de lado, con algo más de cuidado.

Pero para eso debes bajar un poco esa vara de orgullo tuya, después de todo, si somos sinceros, lo quieras o no... tú eres el que ha regresado—dijo entonces para detener su labor—, te guste o no, eres el que debe hacer el movimiento inicial y dejar de ser tan pesimista con ellos—finalizó, más o menos, regresando al masaje—. Eres un pequeño tsundere cascarrabias, después de todo, pero se puede mejorar—agregó luego de algunos segundos solo para molestarlo, diciéndolo en tono de broma y con algo de cariño.

Había cosas para cambiar de ambos lados, pero de eso se trataba todo al final, ¿no es así? Cambios, evolución; abandono, recuperación; días buenos y días malos, la vida estaba llena de esos, y eso era lo que, a fin de cuentas, la hacía tan interesante y única de vivir.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Miér Ago 09, 2017 10:04 am

-Huele rico –dijo el chino, en cuanto el otro empezó a untar aquella crema de masaje sobre su espalda, también sentía el leve picor del mentol sobre su piel. Le era muy agradable porque no le disgustaba nada ese tipo de olores.

Giró la cabeza, medianamente, para poder ver bien a su pareja y luego volvió a mirar hacia delante, con la cabeza apoyada en la cama, aún bocabajo. Le daba algo de cosa el tema de tener que hacer él algo. No sabía cómo se hacía, aunque lo habían hecho antes. No lo sabía, había sido su primera vez y si lo habían hecho era porque el otro había llevado las riendas y le había colocado bien, pero él no sabía nada. Además, al otro le dolería, y evidentemente no es lo mismo, porque el cuerpo del chino sabía que se acostumbraría a ello.

-Oye… ¿Estás seguro que deba ponerme encima alguna vez? No sé ni si quiera cómo prepararte para estar abajo ni nada, aunque… he leído cosas –tragó saliva, estaba siendo un poco pesimista y eso quizás le molestaría al japonés-. Pero bueno, si me guías bien puedo intentarlo aunque seguro que me equivoco mucho. Aprenderé para hacerlo bien, ¿vale? –bajo la cara y la puso sobre la cara para que no se le viese, estaba nervioso y colorado-. Este tema me pone muy nervioso, no quiero ser un lastre porque no tengo experiencia –levantó la cabeza-, y tú parece que lo hayas hecho ya muchas veces.

En realidad, eso molestaba al chino. Hubo alguien más antes, si, y no entendía por qué le molestaba. Quizás estaba algo, un poco, celoso de que alguien pudiera hacerlo con el otro y lo hiciesen bien, porque eran personas seguramente experimentadas. ¿Y si tras el tiempo seguiese dándosele de culo? Ya tendría la cabeza del japonés con quienes compararlo, cuando si no lo hubiese hecho antes, no parecería tan malo.

El orgullo era malo, y quizás el miedo.

Aunque estaba nervioso, no podría decirse que no estaba relajado. Sentía las manos de Daichi masajearle, e incluso le acariciaba y le mimaba mientras eso y le parecía realmente agradable y bonito. Le gustaban los mimos del otro, le hacía sentirse querido aunque fuesen solo caricias. Zhao estaba falto de amor desde la muerte de su padre, solo siente dudas en general y solo se equivoca, solo duda en todo, y eso era un problema.

-Lo siento, Dai. No quiero sonar tan pesimista, solo… Es que he estado pensando cosas idiotas antes y me he rayado un poco. Disculpa –sonrió levemente, porque quería dejar notar que no era algo problemático y que saldría de ello.

Zhao se preguntaba que tenía él que le había atrapado totalmente en su vida. Que le hacía sentir mariposas en el estómago, que le hacía sentir que podría volar, que le daba fuerzas con solo hablar de lo que necesite y darle las respuestas que necesita. Empezaba a darse cuenta de que, aún con cosas que no conocía, él podría ser lo que más necesita Zhao.
Y que ojalá durase mucho tiempo.

-¡Oye! –dijo, en modo queja-. Yo no soy orgulloso –mentira- ni un tsundere cascarrabias. Soy mayor que tú, no deberías decirme esas cosas, que duelen –hizo cara de puchero-. Yo quiero volver a sentirme dentro del equipo y al mando, y yo sé que si me hiciesen caso mejorarían muchísimo cómo jugadores en general y yo me sentiría mejor como armador, porque sabría cómo les es más cómodo recibirme… Pero muchos no me obedecen. Soy mayor que la mayoría, maldición. Soy cómo el abuelo, y los abuelos deberían ser escuchados, ¿no? –giró la cabeza un poco para mirar al otro, con el ceño fruncido.

Era tan orgulloso cómo para que alguien le critique y le diga que es un orgulloso. Le sentaba fatal porque él, aunque lo sabía, no quería asumirlo. Y menos que su pareja le tenga que dar un consejo sobre ello, cuando seguramente el tuviese en realidad muchos defectos. Zhao realmente se había molestado con ello, pero a decir verdad, no tanto cómo si se lo hubise dicho otra persona. En este caso, era Dai.

Sonrió, levemente, dejando su cara de enfado para otra cosa, hasta que recordó algo.

-Es verdad, nunca me has contado nada de esto y juraría que el chico este que dices… Shun. Sí, ese, al que siempre le revolotea el chaval este mal teñido que no tengo ni idea de cómo se llama. Lleva ya tiempo en el club, y siempre me ha dado la impresión de que os conocéis de antes. Es bastante bueno jugando al voleibol, ¿no? Apenas le he visto jugar, al igual que al otro chaval, pero de lo que he visto… –hizo una pausa hablando-. Bueno eso, ¿os conocéis de antes? Nunca supe realmente de eso, no quise preguntar.


Para Zhao, aquel chico del que hablaban le parecía algo atractivo. Aunque daba por hecho que el enano mal teñido que había visto con él seguramente se muriese por él, porque le era evidente y se notaba desde el otro lado del océano, pero… Se preguntaba si hubo algo entre ambos.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Dom Ago 13, 2017 12:50 pm

No me molesta que estés arriba—dijo—, es decir, ¿cuál es el punto si siempre voy a estar arriba?—preguntó, era de esos a los que le gustaba de las dos maneras—, Zhao-chan, nadie nació aprendido, claro que puedo enseñarte, es decir, voy a hacerlo, quiero hacerlo—continuó hablando, moviendo sus manos con calma—, y bueno... sí, tengo experiencia—no fue algo de admitir, estaba siendo sincero al respecto—, pero no debes sentirte mal por eso—comentó—, velo como que soy alguien a quien puedes utilizar, debes utilizarme en este ámbito para aprender—sonrió, refiriéndose a la faceta sexual, podía utilizarlo de esa manera.

Resopló.

Él tenía experiencia, y no iba a mentir, es decir... había pasado por muchas cosas en el pasado, se había dedicado a sobrevivir y al voleibol, pero era el tipo de chico que era; había crecido, se había hecho alto, y había desarrollado su personalidad de una manera que le hacía ver genial, le gustaba comportarse bien y experimentaba con muchas cosas, por eso era inevitable llegar a este punto, hombres y mujeres, él era un poco sentimentalista y las primeras veces se dejaba llevar por las emociones, mas había aprendido con el tiempo.

Se sentía orgulloso de ser quien era, de haber sobrevivido y de que pasase lo que pasó luego de las cosas que habían transcurrido en plena pubertad.

Eres orgulloso—sentenció—, no debes renegar de eso, no es del todo malo—continuó—, solo aprende a focalizar tu orgullo de manera que importune a los demás, sin importan si son o no mayores que tú—.

Se fue hasta la cadera derecha para masajearle, él era un tipo de persona que estaba centrado en lo suyo, centrado en lo que quería para su vida, centrado en lo que debía hacer con su vida.

Ser mayor no sirve de nada—dijo luego de algunos segundos de silencio—, yo soy menor que la mayoría, pero ellos me hacen caso, porque no se trata de que me obedezcan; yo no soy un rey autoritario y ellos no son mis esclavos, no se trata de eso—le dijo.

Estaba tratando de ser suave para que Zhao entendiera lo que le quería decir, porque realmente quería que esa faceta, que llevaba un tiempo notando, se disminuyera tanto como fuese posible.

Se trata de que confíen en ti, de que sepan que puedes dar la talla y que se den cuenta que puedes hacerlos mejorar—soltó, masajeaba con calma para no causarle malestar al pelinegro—, no sirve de nada ser engreído—dijo directamente, a eso le habían sonado sus palabras previas—, la mayoría de chicos ahí tienen experiencia previa, algunos mucho más experiencia que tú, mirarlos desde arriba no te servirá de nada, no puedes solo forzarlos a hacer lo que tu quieres, el voleibol no es así—él hablaba con calma mientras masajeaba, ahora desde el centro de la espalda del chino, pero con mucha sinceridad, no tenía razones para callarse nada en realidad—, en la cancha juegan seis, no uno... sino puedes entender ese pensamiento, no podrás estar en la cancha—.

Daichi era muy sincero cuando se trataba del voleibol, mucho más que con otras cosas, porque amaba jugar, porque era lo que había elegido y lo que le daba sentido a su vida, porque había dedicado su adolescencia al deporte, a pesar de poder haber perdido muchas cosas en el camino, y no le gustaba que otros mirasen el deporte que él amaba de una manera conveniente, como si todo fuera tan sencillo como pararse, ordenar y todos obedecerían, él no pensaba de esa manera y, a pesar de que entendía mucho y muy bien todo lo que Zhao se había esforzado por llegar hasta donde estaba, entendía a los demás compañeros a quienes no les gustaba por no intentar bajar un poco el nivel y comprender.

¡Oh!—para él, en ese momento, en el que mencionaron a los otros dos japoneses, el ambiente se relajó por completo, con esa sola expresión que formaba en su rostro la vista de un viejo chismoso—, ellos dos son japoneses, Shun-chan y Yama-chan, jugamos en All Japan desde la preparatoria—le contestó finalmente—, aunque somos rivales desde que estábamos en la secundaria... nuestras escuelas eran buenas, así que jugábamos en preliminares y en torneos nacionales, estoy orgulloso de decir que nuestro equipo casi siempre ganaba—dejó de masajearle un segundo diciendo aquello último con rapidez y mucho orgullo, con un tono algo menos duro—, pero siempre nos hemos llevado mal, porque él es muy bueno bloqueando, es nuestro mejor bloqueador en Japón—dijo exhalando luego, tipo "es bueno para Japón, pero malo cuando jugamos en contra"—, cuando jugábamos uno contra otro él solía bloquear varias de mis levantadas y remates, y sabía cuando hacerlo para hacerme enojar—resopló de nuevo con resignación.

En ese momento dejó de masajearle, había culminado, por lo que tomó el envase de la crema y lo cerró, guardándolo, mirando sus manos, se sentían algo fresquitas, pero sabía que tenía que lavarlas; primero iría a buscarle algo de ropa a Zhao, le gustaba verlo desnudo, pero estaba seguro de que al otro le gustaría tener algo de ropa encima para dormir.

Y Yama-chan es uno de nuestros mejores rematadores también—dijo, refiriéndose a Koyama—, ellos dos eran problemáticos incluso en la universidad, nunca esperé que vinieran precisamente aquí para ser sinceros—admitió, rebuscaba en esos momentos en su cajón por la ropa interior para el otro—, aprendí a jugar con ambos, más con Shun-chan, porque siempre nos llevamos mal, él es insoportable—exhaló pesadamente—, y eso es porque, para ser sinceros, tenemos personalidades bastante similares—sonrió, había encontrado los boxers, y los había sacado de un tajo tipo "he conseguido el premio"—, él sabe cómo sacarme de quicio, y viceversa, pero ellos dos traen lo suyo, tu entiendes—se encogió de hombros mientras caminaba hacia el pelinegro—, puedes ponerte estos mientras te busco algo para que duermas más cómodo—le sonrió, ofreciéndole la ropa interior.

Todo alrededor se sentía algo más calmado, hacía un poco de frío, y eso le gustaba mucho, era una de sus sensaciones favoritas.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Mar Ago 15, 2017 4:51 pm

Sonrió, levemente. Dijese lo que dijese, qué más daba, él le iba a contradecir. Incluso le hacía gracia y le parecía curioso. Sabía que era alguien orgulloso que le costaba asumir sus errores pero también era alguien con miedo a cometerlos. Si hablaba de ellos de manera más pesimista, Daichi buscaría modo de subir el ánimo. Si hablaba de un tono más orgulloso, el japonés se encargaría de bajarle de las nubes, eran un buen complemento.

Notó cómo el masaje había terminado mientras hablaba de los otros chicos, lo cual le hacía más gracia y se colocó con cuidado, para recoger la ropa interior de su pareja que le había dejado. Le hacía gracia llevar ropa interior del otro, porque no estaba costumbrado directamente a compartir este tipo de cosas. Sabía que una relación tenía sus cosas, pero estas no era la que más se esperaba y menos que fuese una de las más tempranas. Al igual esa noche compartirían cama y quería dormir abrazado a él. Se emocionaba internamente solo de pensarlo, porque no sabía cuando volvería a tener oportunidad de ello. En ambas habitaciones había gente, en ambas, y estar solos no era lo más común. Incluso era más posible que acabasen con más intimidad en las duchas del club que en otro sitio.

-Vaya, por lo que esos… “Shun-chan” y “Yama-chan”, son amigos de hace tiempo. Debe ser genial estar en un equipo nacional si quiera y encima coincidir en el mismo equipo universitario con gente que te cae bien –sonrió, levemente, levantándose para ponerse aquella ropa interior y quedarse de brazos cruzados de pie mientras hablaba. Aún le dolía el cuerpo, pero podía soportarlo algo mejor-. Vamos, porque te caen bien. Posiblemente digas que “Shun-chan” te irrite, pero vamos, valoras mucho su juego y tal. Conmigo era un poco igual, porque a mi al principio me irritabas cantidad, y mira ahora.

Miró hacia el techo disimuladamente.

-En realidad me sigues irritando en ocasiones, pero... –dijo en bajo, quizás para meterse con él.

Volvió a mirarle, con una sonrisa disimulada, cómo “no he dicho nada”.

-El caso es que, si son realmente buenos, quiero verlos en acción en un partido. Me gustaría poder  jugar con ellos y llevarlos como armador alguna vez, si me disculpas. Es más, podríamos organizar pequeños partidos siendo yo un armador y tú otro para ver el potencial del equipo de manera más completa, y así establecer mejores conexiones y nuevas entre todos los del equipo. Quiero acostumbrarme a cada uno de los jugadores y que acepten mis pases cuanto antes, y... -se volvió a sentar-. Quizás no sea el momento de hablar del equipo pero se me había ocurrido eso –se rascó la cabeza, poniéndose un dedo en la cabeza-. Seguro que esos dos han salido juntos. Mis padres eran gays, sé cuándo dos son gays y se quieren, tengo años de maestría y saco sobresaliente en saber cuándo dos personas se quieren. Excepto si me quieren a mi, de eso no tengo ni idea.

Se quedó en silencio, estaba pensando totalmente en serio sobre el tema, y eso que no le incumbía, pero luego se puso a mirar directamente al japonés, su cuerpo en general, lo bien que estaba gracias al entrenamiento, y ahora esa persona era su pareja. Seguía flipando con ello.

-O sea, volviendo al tema de antes –peinó su cabello hacia atrás, y luego se tumbó totalmente en la cama en horizontal de ella, para mirar al techo-. ¿Te has dado cuenta que tiendes a contradecirme todo? Lo haces por mi bien, pero no sé si es sin querer o queriendo –puso su mano cerca del rostro y la miró-. “No soy orgulloso”, “Sí eres orgulloso”, “Soy mayor”, “Eso da igual”, “Seguro que te doy fatal”, “Lo harás bien”. Y bueno, todo eso es verdad pero, pensaba en lo bien que me complementas.

Subió sus dos manos, porque quería ver que toda estaba llena de cayos tras los años jugados sin parar. Aunque sus manos era difícil mirarlas, porque notaba el cansancio del día en el cuerpo porque sentía todo lo difícil que había sido este, aunque había sido bien excitante y bien divertido para él.

-Por mi con todo eso no te preocupes. Yo soy el mejor armador de esta universidad, lo siento por tí, y probablemente de Estados Unidos, por lo que el equipo va a confiar en mi por muy orgulloso que sea porque sé lo que me hago y sé lo que hacer –se quedó en silencio-. Y el día que me ponga arriba, voy a hacer pasártelo tan bien que olvidarás todas las personas con las que te has acostado antes.


Puso después las manos sobre su cara, muy sonrojado por lo que acababa de decir. Porque era un completo idiota.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Sáb Ago 19, 2017 2:31 pm

Había regresado a sus cajones para buscar un pijama para Zhao, tenía que buscar una que fuera algo pequeña, tal vez una de pantalón corto sería lo mejor para el otro, así se evitaría al otro día ir siendo demasiado obvio, y si era de elástica entonces no habría mucho problema con que se le cayeran los pantalones, era lo justo y necesario.

No me malinterpretes, Shun-chan y yo no nos llevamos bien fuera de la cancha—comentó—, y Yama-chan... pues, él es demasiado a lo suyo—admitió—, pero con él me llevo más, es más fácil al hablar—sonrió, a pesar de eso, Koyama también tenía un poco de Wakahisa pegado en él.

Se puso a sacar pantalones, hasta que por fin encontró uno corto, pero no tenía elástica, así que se puso a buscar más, podría decirse que estaba disfrutando este pequeño momento de su continuada búsqueda del tesoro, conversando sobre cosas de su adolescencia con otra persona ajena a la misma, era algo que le gustaba mucho y se le hacía muy curioso.

Y entonces le escuchó, era bueno para eso y, a ciencia cierta, solo estaban los dos en ese cuarto, así que no era difícil escuchar ese murmullo por lo bajito que Zhao había soltado, lo que le llevó a soltar una carcajada salida de la nada, un poco con sarcasmo, un poco con todo.

Oh... así que te irrito—murmuró, volteando la vista para llevarla al pelinegro—, supongo que eso está bien—se alzó de hombros—, en la cancha somos miembros del mismo equipo, pero somos enemigos—dijo con calma, regresando a su búsqueda del pantalón con elástica—, aspiramos a la misma posición, a pesar de que un equipo pueda jugar con dos armadores, y es a lo que aspiro, siempre seremos enemigos en la cancha, estemos o no en el mismo equipo—, había encontrado uno, pero era vergonzoso, por lo que lo dejó ir—, eso es romántico, ¿no lo crees?—volteó para verle y le regaló una sonrisa traviesa, le gustaban esa clase de pensamientos y melodramas, pero también era bastante sincero en tanto decía las cosas sin taparlas con nada.

Fue cuando, después de casi vaciar el cajón, encontró el bendito pantalón, y procedió a doblar todo de nuevo para meterlo a la gaveta de regreso, que no era nada complicado, luego de eso le buscaría una camisa, no quería que Zhao se resfriase por dormir a pecho descubierto.

Ellos salían—dijo entonces, como si nada—, y creo que aquí también están en eso... es fácil darse cuenta, especialmente por Yama-chan—murmuró—, él es muy transparente—rió un poco—, es como la waifu de un manga shōnen—dijo como una especie de dato interesante, le pareció que aquella descripción se le daba bastante bien.

Al terminar de guardar todo se puso a buscar en el cajón de las camisetas, a por una de dormir, sabiendo que aquello sería más sencillo que con el pantalón, de todas formas Zhao se vería más bonito si la camisa le quedaba grande, eso lo tenía por muy seguro. Sonrió tras ese pensamiento, le gustaban esta clase de cosas.

No lo hago porque quiera, yo solo soy realista—dijo como si nada para sacar una de las camisas y cerrar la gaveta, finalmente levantándose del suelo y caminando hasta su cama, donde estaba el chino—, no he conocido a nadie que no tenga orgullo al estar en la cancha—dijo entonces, dejando caer graciosamente las prendas sobre la cara tapada del otro—, el punto es cómo haces uso de tu orgullo, por eso no creo que esté del todo mal—continuó hablando, para él era un tema común el orgullo por pararte en la cancha y poder jugar, porque era el paso final después de trabajar muy duro todos los días y noches—, solo no dejes que se te suba a la cabeza—agregó como un punto final para aquello y le dejó estar, la escena de la ropa cayendo se le había hecho, en realidad, bastante graciosa.

En ese momento se sentó sobre el colchón, en la orilla, y se quedó allí unos segundos, fijando su vista en el techo, él tenía la seguridad en lo que pensaba, porque había pasado por mucho y había hecho muchos sacrificios para estar donde estaba. Y estar aqui era un premio, uno por el que había luchado mucho, oportunidad que había tomado a pesar de todos los riesgos, porque estaba cansado.

Quería tantas cosas, desde siempre, y estaba muy cansado, por eso había venido a esta ciudad y, hasta ahora, no había sido una mala idea, para nada.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Dom Ago 20, 2017 5:34 pm

-Verás, yo creo que te importa. O sea, seréis cómo seáis el uno con el otro, pero lo siento, simplemente estar en el campo creo que a las personas se hacen cercanas. Compartimos cancha, y seguro que hasta yo los entendería y los cogería cariño –suspiró, sonriendo levemente-. Además, parecen buenos tipos. Shun algo depresivo, demasiado triste. “Yama-chan” es difícil, pero me parece que sería un tío legal y guay. Quizás por eso me parezca que hagan tan buena pareja… Aunque bien es cierto que a veces parecen que han discutido, y especialmente el terremoto pequeño suele contestar un poco mal al otro –miró al techo-. Y de verdad si que es transparente, pero entiendo un poco a ese chico, porque de verdad parece amar a alguien que desde fuera cualquiera diría que no siente nada.

Cogió la ropa que había puesto en su cabeza y se acercó al borde de la cama para ponerse la ropa interior, el pantalón y la camiseta. Se sentía cómodo pero a la vez se sentía vergonzoso, porque era la ropa del otro y le quedaba un poco grande, ya que era más alto y más ancho porque sus espaldas eran más formadas que las del otro. Se puso colorado al mirarse y, cogió la camiseta y la olió. Olía a él. Olía a Daichi. A pesar de también oler a limpio, olía a su Daichi. A su novio.

Porque eran novios.

En cuanto se sentó bien, se puso más dentro del colchón y se puso tras él, sentado, pero pasando los brazos por los hombros del otro y empezando a dar besos en la espalda del otro. Le parecía una espalda preciosa, una espalda que tener cerca era un milagro y tenía una suerte que no se creía, y se estaba enamorando de esa espalda. De esa persona, y cuanto más querría, más creía que podría caer si todo salía mal. Eran diferentes, orgullosos cada uno a su modo, idiotas, con poco tiempo para verse… Zhao especialmente veía que Daichi estaba por encima de él y que no se lo merecía, y su cabeza no hacía más que dar esas vueltas. Ahora que estaban saliendo, cuando se irá todo a la mierda.

Zhao lo sabía. Sabía que él algún día se enteraría que había sido un acosador, que probablemente sea el culpable indirecto de la muerte de su propio padre, que ha hecho daño a mucha gente. Sabía que si fuese Daichi, se alejaría corriendo de él.

Tenía que aprovechar, tenía que aprovechar que sentía algo por alguien y no se iría de su lado por ahora. Tenía que muchas cosas por las que le perdería, más que por las que se quedaría, y tenía miedo, pero debía aguantar.

Subió un poquito su abrazo para apoyar la cabeza al lado de la cabeza del otro, algo serio al principio, pero luego soltó una pequeña carcajada. “Jé”, exactamente, porque le venía a la mente que era divertido eso de que era en realidad su enemigo en la posición.

-Eres irritante, eres molesto, eres incluso algo pedante en tu posición, pero… Eres romántico, bobo, cuidadoso, quizás realista y a veces tus palabras hagan daño –se acercó a la mejilla del otro y le dio un beso-. Eres además mi enemigo, eres mi contrincante. En la cancha usamos la misma posición y eso nos hace enemigos directos –cambió su cabeza y empezó a pasar la nariz por su pelo. Le encantaba el olor de este, aunque hubiera sudado, era olor propio-. Y en cambio este enemigo mío me ha quitado la virginidad y va a dormir conmigo. Quizás vaya ganando aquí –besó su cuero cabelludo-. Vaya, tengo una mente más turbia de lo que yo mismo creía.

Quería darle. Quería darle pronto. Quería que llegase el día de darle, de ponerse encima.

-Y no te enfades por lo que dije, sé que tú has visto que tengo muchos defectos. Puedes decírmelo, si quieres. Todos mis defectos, todo lo que odies de mi. Cómo cuando hables de mi orgullo descontrolado, soy orgullo puro y es horrible para los demás, ¿verdad? Pero creo que estoy mejorar, y mi orgullo se rinde hacia ti muchas veces.

Pero ahora quería darle cariños a su pareja, y darle muchos besitos para irse pronto a la cama. Estaba cansado, estaba muy cansado.

-Oye, Dai… -apoyó la cabeza en la espalda-. Estoy débil… Pero, duermo contigo o duermo en otra cama o... Quiero dormir contigo.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Mar Ago 22, 2017 1:54 pm

Oh... no te pegues mucho en eso, ellos siempre han sido así—dijo con calma en el colchón—, pelean mucho, pero verlos es divertido—continuó—, Waka-chan y yo solemos apostar a veces por quién ganará o no cada confrontación—soltó una risa—, pero siempre es impredecible, yo suelo estar a favor de Yama-chan, pero Shun-chan es muy cabezotas, así que casi siempre termino teniendo que comprar jugo o un almuerzo a Waka-chan porque pierdo—exhaló con fuerza, bajando su postura, como si hubiera perdido o se hubiera rendido ante algo—, aun así, no deja de ser divertido—rió.

Se relajó un poco al sentirse abrazado y sentir los besos en su espalda, incluso soltó una risilla, le daba un poco de cosquillas, y era algo interesante.

Creo que tienes una fijación con mi espalda—murmuró con un toque de humor—, um... no sé si vayas ganando, a mí no me lo pareció la verdad—se alzó de hombros, incluso teniéndole en esa posición—pero ser molesto, irritante y pedante... es bueno que me conozcas bien en ese aspecto—continuó con tono bajo—, he trabajado muy duro para estar donde estoy, más duro que otros, y no es por regodearme, sé lo que digo—continuó—, cuando estoy en la cancha, en cada partido, es la reafirmación de que mis sacrificios han valido la pena, y de que siguen valiendo—inhaló y exhaló, subiendo los brazos para tomar las manos del otro entre las suyas—, ser capaz de estar en un escenario tan grande, aun cuando han pasado tantas cosas, aun cuando he venido a un lugar como este, tan lejos de donde están los entrenadores y los seleccionadores—cerró los párpados por un instante—, "estoy agradecido" y "me esforzaré mucho más", son las cosas en las que pienso—sonrió.

En ese momento se volteó sobre la cama para mirarle y volvió a sonreír, besándole desde allí con algo de juego, besándole un par de veces más, él tenía algo más de energía que el otro, pero estaba cansado también.

Claro que dormirás aquí—murmuró—, después de todo, mira la hora... no creo que Rin-chan llegue a estas alturas—sonrió—, supongo que ella también la está pasando bien con el chico que le gusta—un ligero brillo se notó en sus ojos—, así como yo—volvió a besarle—, y no te preocupes... no me caracterizo por callarme las cosas, así que con eso no hay problema—volvió a besarle luego de decir eso y le hizo caer al lado en la cama, era hora de dormir, pero darse algunos besos antes no estaba nada mal... aunque tendría que levantarse igual apra apagar las luces.
avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Vie Ago 25, 2017 6:37 pm

-Tú espalda es increíble. Ancha, fuerte, y da gusto tocarla. Aunque espero que no todo el mundo lo haga del modo que yo lo hago. Esta espalda es para mí.

Volvió a besarla. Se sentía extraño cada vez que Daichi mencionaba a otros hombres. No sabía por qué, pero por dentro sentía que debía ser para él, sentía que tendría que tener algo de posesión con él, pero no quería, era demasiado pedir. Debía callarse todo eso, porque sus sentimientos podrían hacerle daño al japonés. Aunque en este caso, con los compañeros japoneses que ya conocía no había problema, pero con ese tal... Waka.

-No hubiera salido contigo si no aceptase cómo eres ni tampoco si no te hubiese conocido antes. Tú personalidad es difícil, no cualquiera podría aguantarte realmente, y mucha gente se sorprendería contigo si vieran la clase de, si se puede llamar, defectos que tienes. Aun así, ha sido imposible para mi y ahora mírame. Tienes cosas buenas que te han vuelto irresistible a los demás, porque seguro y apuesto a que muchos han deseado yacer en la cama contigo.

Sintió los besos en sus labios, besos dulces que le hacían muy feliz, porque este tipo de mimos eran algo que le hacían sentirse querido por el otro, ya que eran algo íntimo, lento, especial. Ambos se tumbaron juntos, y Zhao decidió tocar y acariciar el rostro de su pareja, para luego volver a besarle él con una pequeña sonrisa en el rostro. 

-¿Cómo has conseguido que me vicie tanto contigo? Es que todo me obsesiona contigo y yo en la vida había sido capaz de decirlo y ahora solo hablo y hablo y hablo -chasqueó la lengua- ¿Ves cómo eres irritante? Me haces decir cosas raras.

Se sonrojó y giró la cabeza, mirando hacia otro lado que no fuese a sus ojos, o seguiría diciendo tonterías. Estaba cansado si a eso le agregabas que estaba con la persona que quería actualmente. 

-Ahora que lo pienso, supongo que la razón por la que no soy tan buen jugador en equipo es porque nunca he jugado en uno seriamente. A diferencia de ti, creo que debe ser lo que me ha atascado siempre. Tú incluso has representado en un equipo nacional. A mi en Estados Unidos no me conoce ni el tato, por lo que entiendo perfectamente que a nadie le guste, aunque yo mismo me considero bueno -Zhao opinaba sinceramente, se había decidido no pensar negativamente tanto-. En cambio, tú parece que hayas pasado por cosas terribles que siempre mencionas indirectamente, pero, aunque no sepa nada casi, me parece algo digno de admiración.

Porque seguir con su vida a pesar de todo lo malo, debe ser algo que solo unos pocos pueden. A algunos unas cosas le hacen falta unos minutos de asimilación, pero a otros puede ser un mes o toda su vida. Cosas de diferentes formas que nadie pensaba que afectarían tanto a cada uno, pero que Zhao había sufrido recientemente o desde hace muchos años. El bullying le trajo grandes problemas para participar en grupos y equipos.

Buscó un reloj cercano y se asustó. Era muy tarde y al día siguiente tendría que hacer muchas cosas. Tenía trabajos de clase que realizar y pensó en hacerlos, pero no sabía si su novio le dejaría un mejor plan. 

-Miedo me da si ese hombre le hace daño a la pobre Rinne. Ella ni si quiera sabe qué es el sexo ni un poco, por lo que espero que no le toque mucho. Ese pervertido... -chasqueó la lengua de nuevo, se mostraba aún algo irritado con el tema-. Pero bueno, he disfrutado yo también a costa de dejarla fuera del cuarto. Es mayorcita también, y sería cortante que nos viera de buenas a primeras en la cama durmiendo juntos. Sabría entonces quien es la persona que le dije que quería.


Bostezó.
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Daichi Kitagawa el Dom Ago 27, 2017 6:29 pm

No te preocupes...—dejó al aire—, creo que eres la primera persona que se fija tanto en ella—le sonrió—, supongo que ya sé cuál es mi gancho contigo—razonó.

Se dejó ir un poco sintiendo los besos, pero le gustaba mucho, le gustaba realmente mucho sentirse querido y le llenaba bastante eso. Su corazón se sentía un poco contento ante la sensación de ser importante para otra persona, porque él no se sentía importante para nadie, porque no tenía personas que le dijeran eso a diario, como padres, tíos o algo parecido. Resopló levemente por el cariño recibido y bufó.

Puedo decir con orgullo que hay gente que lo hace—murmuró, alzando un dedo con victoria—, mi equipo... creo que ellos me conocen bastante bien y saben lo molesto que puedo llegar a ser—se refería al equipo que dejó en Japón, con quieres había jugado, en su mayoría, desde la escuela media—, y no sé eso último... aunque hay gente pervertida en Japón—murmuró—, pero la mayoría es como la pintan en los animes—le miró directamente—, al principio son muy de fascinar y así, se deslumbran fácilmente—agregó, conocía la movida idol y todo eso.

Sonrió por todo lo que él le estaba diciendo, le gustaba mucho, la verdad que sí.

Habla todo lo que quieras—le susurró para dejarlo tumbado por completo en la cama y besarle en caricias, lentamente—, dime que me quieres tanto como quieras, donde y cuando quieras—seguía diciéndole muy bajo, pero audible para él—, no me voy a molestar, claro que no lo haré—sonrió ligeramente para morderle la punta de la nariz sin mucha fuerza y luego pinchó con su dedo, pasando la yema sobre la zona y rió—, han pasado muchas cosas la verdad, pero creo que ahora está mucho mejor—sonrió de nuevo—, y tú vas a poder hacerlo mucho mejor, claro que sí... solo debes centrarte y recordar que somos un equipo—ladeó la cabeza.

Se metió más a la cama, él estaba vestido, pero le gustaba seguir besándole de esa manera tan dulce y lenta, entrando profundamente en su boca, no buscando provocarle como tal, no lo hacía con arrebatos de pasión, sino como una sesión de besos muy normal y metida en los sentimientos que tenía hacia ese pelinegro que ahora tenía debajo. Entonces, cuando tocaron de nuevo el tema de su compañera, se detuvo un poco y le dejó respirar, le había visto buscar el reloj y, cuando le notó bostezar tan solo sonrió. Era el momento de dejarlo ser.

Vin-chan no es una mala persona—murmuró—, tal vez solo ha pasado por varias cosas, como todos—continuó con mucha calma—, pero creo que, para Rin-chan, que es tan transparente como para darme cuenta a dos cuadras que ella está enamorada de él, él es el tipo de persona que necesita—jugó con su cabeza, como un metrónomo, de lado a lado, echándose a un lado de la cama, para levantarse e ir a apagar las luces—, Rin-chan es muy inocente... necesita a alguien con experiencia para que la oriente, es lo que pienso—murmuró—, aunque será diferente si termina hiriéndola—sonrió.

Regresó a la cama, a este paso encendió la luz de su lámpara de noche y se metió allí para abrazarle.

De todas formas, no hay que preocuparse por eso... ellos tienen su propia relación, nosotros la nuestra—declaró con una sonrisa y resopló—, y si Rin-chan debe saberlo, entonces lo mejor será que se lo digamos con más calma—finalizó.

Se acomodó más, para abrazarle mejor y, de alguna manera, recostarle en su pecho, pues era momento de dormir finalmente, para los dos...

avatar
Edad :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Zhao Wang el Dom Sep 10, 2017 5:01 pm

Zhao estaba muy feliz, más feliz que un regaliz, cómo se decía. Con su hermana era con la única persona con la que había dormido abrazado, y eso le hacía gracia. Ahora era con su pareja, años más adelante, con quien compartía la cama e iban a dormir abrazados.

Se levantó levemente para apagar la luz de la mesilla y volvió a arrejuntarse con él. Estaba muy cansado, muy dolorido, y todo había pasado muy rápido, pero estaba bien. Había sido un día inolvidable donde daba un nuevo paso para su relación. Estaba muy contento, porque sentía que le querían, que quería pasar tiempo con él, que a pesar de haber sido alguien malo, Zhao se merecía un poquito de buen karma para él. Y ese buen karma, se llamaba Daichi.

-Si en Japón piensan arrebatarte de mi, siento ser algo posesivo, pero voy a enfadarme… un poco –bostezó, abrazando más a su pareja-. En Japón y en cualquier parte. Eres mi pareja y esa espalda es mía, me encanta.

Estaba sonriendo, pero sabía que el otro no lo vería, seguía abrazado a su cuerpo y sentía los brazos del otro a su alrededor. Daichi era más grande que él, por lo que era cómo un oso que cubría a su cría del frío, solo que ya no hacía frío y no tenían el cuerpo lleno de pelo, pero aún así estaba muy cómodo y a gusto.

Adoraba esto.

-Sobre Rinne, aguantaré, pero por ella y por lo que tu me dices. Sé que no es perfecto, sé que comete errores, y sé que puede que sufran, pero todos sufrimos porque amar da paso a que se pueda sufrir –estaba serio, pero seguía acurrucado y por eso no le hacía sentir mal-. Vince no me gusta, pero  si hasta tú me lo dices será porque es bueno para ella. Todo estará bien si ella lo quiere y si él la cuida y la quiere. Tengo que empezar a asimilarlo.

Siguió abrazado a él, pero sonrió, no paraba de sonreir porque estaba muy bien allí.

No se esperaba que alguna vez en su vida pasase algo así, algo cómo tener una pareja y dormir juntos en una cama. Tampoco se esperaba que esa pareja fuese, en este caso, un hombre. Cómo se había pillado tanto por Rinne con anterioridad, pensar que cambió totalmente el género de aquella persona, fue algo que le sorprendió hasta el mismo. Ya sabía que Daichi sabía lo de Rinne y él, pero no importaba. Ya no sentía nada por ella y lo demostró cuando quedaron, y ahora tendrá que confesarle a ella lo que siente por Daichi, porque quiere dejar claro que lo adora.

-Oh, si puedo decirte tantas cosas que siento, podré decírtelas tantas veces que quieras –subió un poco de su abrazo en busca del rostro del otro, para darle un beso dulce, saboreando los labios del otro con los suyos y sintiéndose bien por poder hacer esto en la intimidad y sin luz, que le daba un toque raro-. Muchas gracias por estar a mi lado, eres muy importante para mí. Aguántame todo lo que puedas, porque yo soy como una ameba y no me voy a ir a menos que me eches de tu vida –volvió a besarle, mientras hablaba en bajito y jugaba con él a base de mimos. Tenerle cerca le daba un toque especial, porque sentía las pulsaciones y la respiración del otro y le gustaba. Soltó una pequeña carcajada por ello-. Te quiero, te quiero mucho, nunca lo olvides.


Volvió a abrazarse, no sin antes depositar un beso más profundo en la boca del otro, jugando un poco con su lengua, pero sin llegar a un punto en el que le ponga, pero con amor. Ya abrazado a él, soltó una pequeña carcajada y bostezó.


-Buenas noches, Daichi. Te quiero y nos vemos mañana.


FIN DEL TEMA
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curiously +18—Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.