「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Miér Mayo 27, 2015 7:35 am.
「LAST POST」
Últimos temas
» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Ayer a las 5:06 pm por Zhao Wang

» Registro de Identidad
Ayer a las 3:19 pm por Giannluca Sorokina

» Fraternidades & Dormitorios
Ayer a las 3:17 pm por Giannluca Sorokina

» Registro de PB
Ayer a las 3:11 pm por Giannluca Sorokina

» Clubes de la SNA
Ayer a las 3:05 pm por Giannluca Sorokina

» Giannluca Sorokina ¡Llamadme Luca!
Ayer a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» SOROKINA♥LILIYA ID
Ayer a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Ayer a las 2:00 pm por Erika Singer

» Yopparai da! (Priv. Shun)
Mar Ago 15, 2017 5:19 pm por Kohaku Koyama

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Mar Dic 20, 2016 2:27 pm


Niente è così

Anterior: Curiously // Viernes 13/05; 20:12 hs // Cabello & Barba // Vestmenta


Y así… lo había hecho.

Después de tener a la castaña y bajar los tres pisos en escaleras con ella cargada y llevarla cargada otro tramo más dentro de la universidad le bajó, le tomó de la mano con el fin de que “no escapara”, porque él no perdería, claro que no, tenía eso completamente en mente. Al llegar a la entrada tomaron el autobús y fueron hasta uno de los centros comerciales de la ciudad, donde quedaba un buen cine al que el italojaponés ya había asistido antes.

En todo ese tiempo no le soltó.

Debes tener más presente el móvil—dijo, estaba un poco molesto y eso se notaba a través de la manera en la que el acento se proyectaba—, por algo lo tienes, ¿no?—preguntó, para ese momento ambos caminaban rumbo a la planta donde estaba el cine.

Vincenzo podía entender un poco por qué ella estaba tan obsesionada con las clases, pero, a veces, debías dejar ciertas cosas de lado… que se lo digan a él, que había estado tan apurado con todas las cosas, y al pendiente de las prácticas y los exámenes,, que ni al pendiente de él mismo había estado, incluso las dos convulsiones que tuvo en los diez días pasados le representaban nada comparado con las cosas que debía hacer y todo lo que debía estudiar.

Al llegar al cine tuvo que sacar su credencial médica, la cual autorizaba a Adam a estar dentro de las instalaciones del cine; si se lo preguntaban, era un fastidio tener que sacar las credenciales siempre que iba a algún lugar demasiado público, demasiado regulado, y a veces los guardias o encargados podían ponerse un poco pesados respecto a Hibird o a Adam… eso pasaba en todas partes, y realmente le molestaba.

Y también tienes que darte un respiro—murmuró luego de haber pasado todo eso y llegar al lugar que tenía los afiches de las películas en cartelera—, está bien estudiar mucho, pero, a veces, hay que darse un respiro—continuó.

En los afiches había muchas películas de superhéroes, drama, romance, mucho romance y acción del tipo bélica, de seguro no vería algo de eso con ella… era una decisión bastante difícil. Resopló entonces para mirarle y chascar con la lengua, de entre todo, vio una que, más o menos, le iba… un poco. Parecía de terror o algo así, pensó que eso estaría bien y, al ver la pantalla de las horas, se dio cuenta que la función comenzaría en unos veinte minutos, media hora si se ponían los trailers.

Veremos esa—dijo luego de unos segundos señalando un afiche con cuatro personas, eran asiáticos, la película se llamaba “The Handmaiden” y él no tenía idea de qué iba, pero la verdad tampoco importaba demasiado, no se quería quedar demasiado tiempo esperando y nada de lo otro le causaba especial interés—. ¿Quieres palomitas o soda?—le preguntó, por supuesto, primero tenía que comprar las entradas, pero eso no era mucho problema, no había mucha cola en las taquillas la verdad, pensó que las personas habían reservado sus entradas antes o habían venido con sus hijos más temprano por ser viernes.


Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Mar Dic 20, 2016 8:33 pm

W: Vincenzo Michaira ||Cines || Viernes, 20.15 ||Outfit||

Al bajar el primer piso, había dejado de patalear. Al bajar el segundo piso, también paró de pellizar al chico y pedir que la bajaran. Y cuando ya llegaron a pie de calle, Rinne se había dado por vencida. Seguía molesta, pero con una expresión de resignación en el rostro, al ver que daba igual cuanto protestara y se revolviera, ya no iba a conseguir volver a su cuarto a estudiar tranquila. Además, ahora su compañero tenía visita y seguro que estarían hablando de las jugadas para los próximos partidos y ella no podría concentrarse ya.

Cuando ya pensaba que iba a ser cargada durante todo el trayecto y se había medio mentalizado de toda la vergüenza que eso suponía, volvió al suelo que tanto añoraba. Aunque ya desde el principio no tenía muchas esperanzas de poder escapar, ya que si se echaba a correr, sería alcanzada en cuestión de segundos, aunque el chico no parecía tampoco que le fuera a dar la oportunidad a intentar eso siquiera.

Aquello era una de las últimas cosas que se esperaba la chica: ser cogida de la mano. No supo como reaccionar, a decir verdad. Ni siquiera supo contestar a ninguna de las frases que decía el muchacho durante el trayecto a lo que resultó ser el cine, simplemente asintió, como si le estuvieran echando un sermón.
Tampoco hizo el esfuerzo de intentar retirar la mano de su agarre porque de algún modo, le gustaba esa sensación. Aunque fuera como un rehén, era agradable que la persona que le gustaba la cogiera de la mano, al menos para ella.

El chico eligió una película que empezaba enseguida, para no esperar demasiado probablemente. Rinne no podía entender de que iba la película sólo con la imagen de cartelera, tan sólo se preguntaba si estaba doblada o subtitulada, pues parecía extranjera.

Miró al chico, mientras cogía las entradas en taquilla. Parecía que iba a pagarlas él y de esta forma era ya la segunda vez que era invitada al cine en menos de un mes y se le hacía raro.
-L-Las palomitas estan bien, s-si...- murmuró.

Ser arrastrada hasta allí era algo incómodo pese a todo, por lo que decidió simplemente dejarse llevar por el momento.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Vie Dic 23, 2016 10:52 pm



Había ido entonces a comprar los boletos, contando con una pequeña fila para los mismos, y la fila que habría de seguro para comprar las cotufas y refrescos, podrían llegar con el tiempo normal para ver la dichosa película. Sinceramente el varón no tenía muchas ganas de “ver una película”, casi nunca tenía ganas de eso en realidad, pero, esta vez, quería distraerse un poco, relajarse y reposar de todas las cosas que habían estado pasando. Y… un poco a la fuerza no estaba mal.

Luego de comprar los boletos le volvió a tomar de la mano para ir a comprar las cotufas, para él no tenía ningún significado grande, tan solo se aseguraba de que su rehén no escapara, ni más ni menos, si ella se estaba haciendo otras visiones, o pensando otras cosas, era problema suyo.

Al llegar al área de comestibles se encontró una fila mediana, por lo cual se aseguraba que estarían a tiempo muy justo, no le importaba tampoco llegar justo cuando la película estuviera comenzando, luego de los molestos trailers, en esa parte muy poco tomaba en cuenta la opinión de otros.

Pareces realmente sorprendida—le dijo entonces, para ese momento ya había soltado su manos, porque tenían gente detrás, por supuesto, Adam no estaba dentro del pequeño laberinto de las cintas con ellos, haciendo la fila, el perro esperaba sentado obedientemente al lado de un pilar que estaba a unos escasos cuatro o cinco metros de su dueño y, sobre la cabeza del can, Hibird estaba cómodamente observando los alrededores—, eso es bueno—bufó, le gustaba, de alguna manera, causar ese efecto… aunque solía hacerlo de muchas y diferentes maneras.

Se movieron más en la fila y ya pudo pasar a comprar a una de las taquillas, pidió un par de botes de cotufas, una soda para ella, y para él se pidió un té helado, porque había estado tomando algo de café estos días, y sumar más cafeína y azúcares a su sistema no le iba a hacer para nada bien; el té helado tenía glucosa, pero a niveles mucho más aceptables dentro de lo malo. Le dieron una tabla con todo y, junto a la castaña, caminaron hasta la sala en la cual se proyectaría la película que, según las entradas, era la número seis.

No sé qué clase de película sea, pero espero que sea interesante—susurró buscando el número de la sala y haciendo un ligero ademán—, ¿cuándo comienzan tus exámenes?—le preguntó…

Él no era del tipo que preguntaba por otros porque… no tenía razones, tampoco era del que se preocupaba por otros, no a estas alturas de su vida, por lo que solo quería sacar algo de conversación, cosa que también era impropia del italojaponés, pero, a estas alturas, el pelinegro ignoraba muy a propósito ese hecho.


Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Lun Dic 26, 2016 8:17 pm

Tal y como supuso, el chico cogió las entradas y las pagó él, para volver a cogerla de la mano y arrastrarla hasta dentro del cine, a la cola de las palomitas, donde por fin la soltó. Se alegraba de ser "libre" de nuevo pero a la vez, estaba algo desilusionada con ello ya que en el fondo, estaba disfrutando de aquello a su manera. Sin embargo, ella no tenía la iniciativa de hacer algo así con esa persona, por lo que decidió simplemente quedarse con el breve recuerdo de ello.

El chico parecía que estaba contento por el hecho de que Rinne siguiera algo atónita por la situación todavía. Cualquiera que hubiese sido arrastrada de esa forma desde su escritorio, a hombros por media universidad, a ver una película de la que no había oído hablar en su vida estaría igual.

Llegaron al mostrador y tras hacer su pedido, el muchacho pagó también los aperitivos. Parecía que estaba dispuesto a vaciar su cartera para hacer el secuestro de Rinne más ameno, y ella no estaba lo suficientemente cómoda como para protestar, así que lo dejó estar. Ya se lo compensaría en otra ocasión, o eso pensaba para sus adentros mientras buscaban la sala en la que se proyectaba la película.

-E-En dos semanas tengo el primer examen... De cálculo avanzado.- respondió al chico, que había preguntado acerca del tema mientras entraban en la sala -Por eso debo estudiar mucho, quiero sacar buenas notas.- continuó ya susurrando, mientras buscaban buscaban los asientos durante la proyección de los primeros trailers.

La película parecía simplemente la historia de una chica que era trasladada a una mansión para cuidar de una señora joven, que iba a desposarse con un falso conde y el trabajo de la jovencita era engañar a la señora, para desposarse con el y ser enviada a un centro psiquiátrico, para quedarse su fortuna.

A Rinne le parecía una película normal en ese aspecto, como las que echan en la televisión ocasionalmente, o eso pensaba entre palomita y palomita. Pero conforme iba avanzando la película, se hacía más y más visible que el amor era, en realidad, entre la criada y la señora. A la castaña le parecían una buena pareja, y todo parecía una película que se enfocaría en el romance entre esas dos mujeres, algo extraño en el tiempo en el que transcurría.

Sin embargo, para la sopresa de la muchacha, había ciertas escenas en la película que... bueno, no eran lo que se esperaba. No esperaba que hubiese momentos así de explícitos en la gran pantalla, y no pudo evitar llevarse una mano a la cara, intentando tapar su vergüenza por ver ese tipo de escenas en público.

No quería mirar al chico que estaba sentado a su lado, pues probablemente se estaría divirtiendo mucho con su sorpresa y probablemente, disfrutando del momento. Ella tenía las manos en las mejillas, no muy segura de si debía taparse los ojos por el corte que sentía. Pero no quería perderse la película, la cual, pese a lo chocante que le resultaran unas escenas así de explícitas, le estaba gustando.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Vie Dic 30, 2016 2:30 pm



Murmuró algo por lo bajo, pero nada más que eso…

Todos queremos sacar buenas notas—dijo entonces con mucha calma, él mismo se la pasaba estas últimas semanas metido entre los libros porque deseaba tener las mejores notas, como las había estado teniendo en cada una de las rachas de exámenes desde que había entrado a esta universidad—, sin embargo, a veces hay que darse un respiro—completó sus palabras.

Llevar las cosas era algo normal, llegar al momento en el que los trailers estaban en lo suyo estaba bien, era más cómodo de esa manera en realidad. Se sentó en la respectiva butaca y la película comenzó como sí nada… a los cinco minutos ya estaba completamente arrepentido de haber comprado entradas para esto.

Exhaló, no es que las proyecciones asiáticas le disgustaran, de hecho pensaba que eran realmente buenas, destacables entre muchas otras de otros países, con unas historias destacables… pero esto era diferente, era… ¿romance?, era horrible.

Dejó ir su cabeza hasta atrás por más de media hora comiendo sus cotufas con tranquilidad y bebiendo su té con Adam a su lado, acostado sobre su panza y Hibird sobre su muslo, desde donde le daba una que otra cotufa para distraerse un poco, hasta que notó algo interesante en la pantalla, algo que le hizo acomodarse en el asiento. ¿Lesbianas?, era diferente, no más atractivo, pero si despertaba su interés, no pos lo que se veía en la pantalla, sino por la cara de la muchacha castaña mientras presenciaba esas escenas.

Echó a reír un poco.

Eres demasiado inocente—le dijo con calma mientras llevaba algunas cotufas a su boca, en la sala no había realmente mucha gente, eso era más cómodo—, mirar esas cosas, a tu edad, no está realmente mal—continuó hablando, esta vez fijando toda su atención en ella—, esta clase de cosas puede ayudarte a perder la vergüenza—completó mirando a la pantalla con cierto recelo.

Lo único bueno de todo esto eran las cotufas, por estas cosas valía la pena venir al cine, eso y despejarse quizá, descansar de tantas cosas de la universidad… el filme no era exactamente de su gusto, que los tenía bastante marcados, pero, al final, no le había disgustado en exceso.

Estaba un poco contento a fin de cuentas, aun cuando la película ya había terminado, él seguía comiendo sus cotufas con gusto, porque se había comprado un bote grande, eran una especie de debilidad que tenía, debía admitirlo.

Miró su reloj, ya pasaban de las diez de la noche, para él aún bastante temprano y no había cenado nada y no, las cotufas no contaban.

¿Quieres ir a comer algo más pesado?—le preguntó. Adam seguía a su lado y Hibird se había puesto de nuevo sobre la cabeza del can, caminaban muy tranquilamente, él había venido antes a este sitio, mucho en este tiempo realmente, por lo que conocía un buen lugar para comer algún plato más fuerte que sentara bien al estómago.


Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Dom Ene 08, 2017 7:41 pm

Conforme avanzaba la película, ese tipo de escenas comenzaban a hacerse más comunes y, de algún modo, la muchacha comenzaba a acostumbrarse a ellas, o algo así. Ignoró lo que le dijo el chico ya que, aunque fuera relativamente "común" ver esas cosas a esas edades, a ella no le gustaba demasiado ese tipo de "cinemática".

Pero afortunadamente, la película no consistía en sólo escenas eróticas. La trama, estaba llevaba de una manera muy curiosa, pero nada desagradable. Y se alegraba de como resultó el final. Probablemente, diría que pese a todas las ocasiones en las tuvo que apartar la mirada, le había gustado la película. Era de romance al fin y al cabo, y la pareja protagonista le parecía muy bonita e irónicamente, pura. Un típico romance de novela.

Terminó la película y ella bostezó un poco tras incorporarse y salió detrás del chico, que seguía comiéndose su bote de palomitas tan tranquilo, con sus animales siguiéndole como siempre. Salieron del cine y él miró su reloj, probablemente fuera tarde y aún debían volver a los dormitorios para que ella pudiese seguir estudiando.

Calculaba, más o menos, que el chico iba a irse sobre la hora de cenar, o eso creía ella ya que, en las contadas ocasiones que habían tenido visita, se iban sobre esa hora más o menos, y esa situación no parecía diferente.

El chico le preguntó si quería ir a lo que ella entendía como "cenar", así que pensó un poco su respuesta. Tenía algo de hambre sí, porque su menú era el tamaño pequeño y aunque ella tampoco era de las que comía demasiado, se había quedado con hambre al fin y al cabo.

Miró la hora en su teléfono móvil. Ya era tarde, sí, pero si se daban la suficiente prisa conseguirían llegar a la última ronda de menús del comedor que proporcionaba la universidad.
Era donde estaba acostumbrada a hacer sus comidas, ya que venían incluidas en la matrícula del curso.´

-H-Hum... Si que tengo algo de hambre, p-pero...- avanzó dando unos pasos rápidos, poniéndose a su altura al andar y guardando el teléfono de nuevo -P-Pero, ¿Nos va a dar tiempo de llegar al comedor de la universidad..? I-Igual estamos demasiado lejos, ¿N-No?-
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Mar Ene 10, 2017 5:46 pm



No pudo sino echarse a reír, esta mujer era algo serio, vaya que lo era… una mujer demasiado extraña y dada a la curiosidad. Respiró mejor para recuperar la compostura y negó con la cabeza.

Aunque nos apresuremos no llegamos ni a que nos den las sobras—fue muy sincero al hablar para inhalar fuerte y pronunciadamente, luego exhalar de la misma manera y llevarse la mano a la barba para rascarla un poco, tenía que afeitarla, pero nunca había dispuesto del tiempo suficiente en estos días para hacerlo, por eso estaba tan larga, si por larga entendemos una barba de tres o cuatro días para alguien que no suele dejarla crecer casi nunca—. Vamos a cenar aquí, en un restaurante que conozco—comentó—, sirven buena comida y, como sé que te importa mucho eso del dinero, no es costoso—continuó—, así que, para que vuelvas en un buen rato a tus apuntes, vamos a comer—sonrió para estirarle la mano.

Esto no lo hacía por algo específico, tampoco porque pensase que ella se iría a alguna parte, solo porque le provocó y, en parte, porque sabía que ella podía ser muy temática respecto a lo que él estaba intentando hacer.

Adam y Hibird estaban algo más adelante, con el segundo sobre la cabeza del primero, con el can sentado y mirándole, como esperando a que, en efecto, hiciese algo para saber a dónde debía dirigirse.

El restaurante en cuestión, que estaba no tan lejos de la salida de la sala de cine, era un sitio donde servían comida completa y muy sabrosa, tenían uno de sus favoritos, pasta con albóndigas con el toque italiano justo, por eso era de sus favoritos; por supuesto, también habían otras comidas de muy variada cultura y buen sabor, que lo único que había comido allí no era la pasta, pero era inevitable no destacar su preferido. Estaba pasando este corredor y a la izquierda, y siempre había mesa disponible, ya que ocupaban como tres locales normales de este centro comercial, solo para el área de mesas, y siempre había gente, porque servían platos acordes a todas las horas.

Sí, tenía hambre, tenía que ser bastante sincero, aun cuando tenía el bote de cotufas medio vacío en la otra mano, y no podía comerlas porque estaba extendiendo una invitación.


Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Mar Ene 10, 2017 9:36 pm

Hizo un puchero cuando recibió la noticia de que no iban a llegar a tiempo para cenar en el comedor escolar. Se había acostumbrado a la comida de allí, que puede que no fuera la mejor, dado que los empleados tenían que preparar una enorme cantidad de menús al día, pero era aceptable dentro de la media.

Asi mismo, no quería parecer muy tacaña con respecto al hecho de que la comida de la universidad era gratis, y comer fuera, no lo era. Rinne podía permitirse ciertos caprichos y bueno, aunque había sido arrastrada fuera de su habitación, en contra de su voluntad, a ver una película algo subida de tono a unas horas algo tardías, no era de las que se les da demasiado bien protestar por esas cosas.

Era más cómodo para ambos que se resignara, suspirando pesadamente ante la idea de permanecer más tiempo separada de sus apuntes. Pero su gesto de resignación cambió a uno de sorpresa cuando el muchacho le tendió la mano frente a ella.
Miro el gesto y al chico intercaladamente, intentando descubrir de algún modo, un gesto que le delatara. Ella pensaba que iba a volver a arrastrarla a donde él quería, como antes, aunque no le había disgustado del todo. Procedió después a pensar en qué debía hacer, si aceptar o rechazar la propuesta.

El por qué estaba haciendo eso, era un misterio para ella. Lo primero que pensó fue que lo hacía para su propia diversión. Lo segundo, era que lo hacía a modo de "disculpa", por haber sido tan insensible con ella anteriormente. Esta segunda opción resultaba bastante surrealista, ya que sólo se había disculpado una vez y entre dientes, así que era muy improbable que llegara a sentirse mal por aquello.

Decidió dejarse llevar igualmente, y tomar su mano algo temblorosa. Estaba nerviosa, si, al fin y al cabo, aquel chico le gustaba y quería hacer ese tipo de cosas, aunque para su propio mal, no fuese correspondida aquella sensación.

El chico la guió hasta el restaurante que había mencionado, el cual se encontraba realmente cerca de la salida del cine y allí, les llevaron a una mesa de las que estaban disponibles y les dieron una carta a cada uno.
Era extraño, estar cenando con ese chico en particular, y más a solas. Seguía pensando que era algo incómodo porque no entendía aquel giro de los acontecimientos desde la última vez que se vieron pero, no le disgustaba.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Vie Ene 13, 2017 12:45 pm



Finalmente llegaron al restaurante en cuestión y fueron guiados a una mesa para dos. Muchas personas se podían preguntar por qué estaría él haciendo algo como esto, incluso el mismo varón, pero, a ciencia cierta, podía ser simplemente porque le apetecía y quería relajarse un poco entre tantas cosas. Recalcaba, la mayoría de sus conocidos estaban en las suyas con su gente, no podía juzgarlos aunque quisiera, y estaba un tanto ido.

Al recibir la carta ojeó, había de todo un poco en comida que podía o no ser pesada. Este era un sitio bastante informal, pertenecía a unos socios italianos y latinos según tenía entendido –había preguntado al ver la variedad de la carta la primera vez que vino-, y tenía un muy buen ambiente y un clima ameno a pesar de estar medianamente lleno.

A Vincenzo, como a todo buen italiano, le fascinaba la pasta en todas sus formas y colores, por lo que no dudaba demasiado entre lo que escogería un día como hoy, cuando, a pesar de ya haber terminado sus cotufas, hambre tenía, y los aromas estaban matando un poco. El varón recordaba bastante bien cuáles era sus platillos favoritos, esos que su madre solía prepararle con un toque especial, la comida casera siempre había sido la mejor para él.

La comida italiana que sirven aquí es realmente buena—le comentó a la muchacha, sus ojos seguían fijos en esa parte del menú—, la pasta con albóndigas es mi favorita—añadió—, me recuerda mucho a la que cocinaba mi madre—sonrió de medio lado, no iba a pedir albóndigas, pero si un buen pasticho y algún jugo de algo, que el pasticho iba bien con algo de vino o una buena cerveza, pero él las tenía terminantemente prohibidas.

Llamó al camarero más cercano que estaba libre para que viniera a la mesa una vez pasó el tiempo suficiente para que la castaña también hubiera decidido qué era lo que quería comer.

En este lugar, en la mesa en la que estaban, se encontraban algo cerca de un balconcillo/terraza, en ese lugar estaba Adam con Hibird en su cabeza, absolutamente mirándole fijamente, cosa que no molestaba a Vince, era lo común en sitios como este, donde se manejaban alimentos y la presencia de un perro era poco común, en parte por eso le gustaba este lugar, habían aceptado bastante bien la presencia de las mascotas con credenciales.

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Dom Ene 15, 2017 6:40 pm

El chico parecía contento con la idea de comer comida italiana, y más diciendo que era muy buena la de ese local. Respecto a la afirmación de él, no supo que contestar. Rinne entendía que la comida casera, o la que recordaba a tu familia, siempre era la mejor, por ello estaba convencida de que ninguno de los platos que probase, superaría a cualquiera cocinado por su padre. Aunque tampoco iba a decir algo así.

Decidió dar una oportunidad a esa sección del menú y dentro de lo que había, escogió un risotto, acompañado de agua para beber. A la joven le gustaba el arroz, de hecho, había comido mucho durante su infancia dado que su padre era japonés y había cocinado y comido arroz de mil y una formas diferentes, por lo que en su estómago siempre había huequito para algo de arroz.

Cuando hubieron hecho su pedido y retiraron los menús, la chica se dedicó a mirar de un sitio a otro de la estancia, nerviosa y sin saber muy bien que decir. Se sentía tonta por estar acuando de esa forma tan tensa, pero la situación le seguía resultando extraña, por el secuestro y todo eso.

Quería preguntar, saber más acerca de por qué se había comportado así con ella, aunque no estaba muy segura de como abordar el tema durante la espera de los platos.

-H-Hum...- comenzó, aclarándose la granganta-¿P-Por qué..? B-Bueno... ¿Cómo es que querías salir conmigo?- acertó a preguntar torpemente, pensando que si no lo hacía entonces, acabaría quedándose con la duda el resto de la tarde.

Entonces recordó que podía deberse a lo que pasó la última vez. Aún seguía sorprendida porque el chico se hubiese disculpado con ella, lo que le llevó a pensar, de una forma u otra, que tal ve intentaba redimirse por haber sido tan insensible.

-¿E-E-Es por cuando discutimos e-entonces?- murmuró, titubeando algo insegura de lo que estaba diciendo -C-Como dijiste que lo sentías y eso...- tal vez no era lo mejor recordar a alguien tan orgulloso que la había liado antes y se había disculpado por ello.

Afortunadamente, tal y como terminó la frase, llegaron los platos con la comida y Rinne agradeció al servicio de todo corazón por su rapidez. Todo tenía muy buena pinta y olía muy bien. Además, tal vez con la aparición de la comida, el chico podría evitar contestar si realmente ella la había liado preguntando algo así.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Sáb Ene 21, 2017 10:39 pm



Sonrió y negó con la cabeza, realmente no tenía nada que ver con eso, más o menos…

—No… no realmente—murmuró de la nada y con mucha naturalidad—, no es que no sienta nada por eso, pero en realidad no tiene nada que ver con lo que piensas—finalizó.

Estaba pensando en demasiadas cosas al momento, podía ser que ella estuviera teniendo en mente factores que el mismo Vincenzo ni siquiera consideraba, y lo estaba confirmando justo ahora. Resopló levemente tras aquello.

Solo… quería salir un rato—continuó hablando luego de algunos minutos—, estoy cansado de los exámenes, tenerlos, y estudiar para los de la próxima semana—dio una especie de exhalación fuerte luego de aquellas palabras y sonrió, era demasiado duro consigo mismo.

Vince no estudiaba por su padre, él realmente amaba su carrera, y era muy orgulloso por ella, quería tener las mejores notas, y las tenía; a lo largo de estos tres años había sido así, buscando la excelencia en pos de lo que era su sueño y lo que quería en el futuro. Su padre era irrelevante en su vida salvo porque pagaba sus estudios, porque siempre quería más, nunca estaba conforme, ese viejo siempre necesitaba verlo en apuros, por eso no lo soportaba.

Quería despejarme—murmuró—, y supongo que algo de compañía no estaba mal—se alzó de hombros para bufar—, solo que eres bastante mala con la tecnología—comentó al final y resopló.

Entonces la comida llegó, y supo que había escogido bien cuando los olores estimularon las sensaciones en su estómago que indicaban irremediablemente que moría de hambre. Su pasticho venía acompañado de pan de ajo bien tostado. Estaba caliente.

Buen provecho—dijo antes de tomar los cubiertos y dar el primer corte a su comida, el primer bocado, y degustarlo, saborearlo completamente y tragar.

Sonrió.

Esto está realmente bueno—murmuró de la nada, para el varón la comida italiana era la mejor comida del mundo, y luego venía la japonesa—. Si fueras más perceptiva te habrías evitado la escena en el pasillo—comentó de la nada, era lo normal para él en realidad—, debes prestarle más atención a esa cosa que se llama teléfono móvil—dijo, lo había mencionado antes, pero no estaba de más destacarlo de nueva cuenta.

Entonces volvió a dar un bocado, desde allí vea como Adam miraba a todas partes con recelo, eso indicaba que debía darle algo de comer al llegar a casa, una comida más completa, quería decir.


Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Sáb Ene 28, 2017 8:28 pm

-B-Buen provecho...- dijo también antes de comenzar a comer.

De algún modo, no estaba satisfecha con las vagas respuestas que había recibido. Si lo pensaba fríamente, simplemente había respondido lo que ella había preguntado pero, que fuera una razón tan vacía, la había decepcionado un poquito. No sabía muy bien la razón ya que, aunque ella era consciente de sus sentimientos, no estaba acostumbrada a ellos, a como debería sentirse o actuar ante ellos, asi que cada situación era algo desconcertante para ella.

Bueno, si se omitía la parte del secuestro y todo el espectáculo negativo, se quedaba la "esencia" de que había querido salir con ella y aquello no era del todo malo.

La chica comía de poco en poco, como acostumbraba con los platos copiosos, y así disfrutaba más de la comida. Su acompañante, parecía disfrutar de su plato completamente, como si fuera algo que llevaba tiempo deseando saborear. Ella, no se sentía tan entusiasmada con la idea. No era que no le gustase el menú, si no que seguía pensando que su padre cocinaba mejor aquel plato, aunque eso era algo que difícilmente sacaría de su cabeza.

Rinne refunfuñó ante el comentario del chico, no conforme con su teoria de que se hubiera ahorrado la escena del pasillo.

-B-Bueno, podrías habérmelo pedido en persona en lugar de sacarme a rastras...- contestó convencida

No solía usar el teléfono porque desde pequeña, le habían dicho que era para emergencias y rara vez lo ha usado por placer propio. No era tampoco un teléfono para el ocio, a decir verdad. Era un modelo sencillo, que en esencia, servía para llamadas, mensajes e internet. También tenía cámara, pero nunca la usaba.
Al final se había acostumbrado a tener el teléfono casi de adorno, llegando incluso a dejárselo en algún sitio y no encontrarlo durante días.

-A-Además, el teléfono está para emergencias.- continuó, argumentando sus propios pensamientos en voz alta -Nunca lo he usado en exceso, así que estoy acostumbrada a vivir sin él...-

Continuó comiendo sin muchos incidentes hasta más o menos, pasada la mitad de su plato. Había llegado a la parte que se le hacía cuesta arriba de la comida ya que de por sí, el arroz llenaba más el estómago. A la chica no le gustaba malgastar la comida, pero sabía que la comida que no se terminaba en los restaurantes, iba a la basura, asi que tenía que hacer el esfuerzo por terminarselo. A no ser que se lo terminara alguien por ella.
Levantó la mirada del plato al chico de enfrente, señalando su plato con el tenedor.

-¿Q-Quieres...? Yo no voy a poder terminármelo...
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Vie Feb 03, 2017 7:19 pm



Él continuó comiendo… estaba sabroso, le gustaba mucho, le recordaba mucho a su madre aunque, para ser sinceros, ya ni siquiera recordaba cómo era la sazón de su madre, no recordaría su rostro sino fuera por las fotos que tenía en su teléfono, porque se miraba al espejo cada mañana y quería creer que lo que todos siempre le habían dicho era cierto, que era la viva imagen de su madre, que de su padre solo había sacado el cabello.

Y el mal carácter… era su agregado personal.

No es como si hubiera pensado demasiado en eso—fue muy sincero al decir aquello dando una pausa a su comida—, se me ocurrió a media mañana—admitió—, y pasé todo el día en el hospital teniendo exámenes y practicas—agregó, no era una excusa en sí, solo le estaba diciendo la verdad.

Tampoco es que se caracterizase el italiano por ser demasiado precavido en estas cosas, porque, uno, nunca lo ha necesitado, y dos, nunca le ha interesado, como ahora. Que la gente que no quiere cambiar no hace nada diferente de la noche a la mañana.

Un teléfono es para tenerlo encima y contestar si alguien te llama—luego de algún par de minutos, y algunos bocados, finalmente habló—, si yo hubiera estado en problemas o en peligro… me hubiera muerto si fuera por cuenta tuya—se alzó de hombros—, un teléfono no es solo para tus propias emergencias, también termina por ayudar a otros, de alguna manera—le dijo, aunque sabía que eso podía entrarle por un oído y salirle por el otro como si nada hubiera salido de su boca-la de Vincenzo-.

Su comida estaba llegando casi a su fin, por lo que estaba bastante cómodo. Había pasado todo el día infernal deseando tener un momento para relajarse un poco, y lo estaba logrado, aunque la película no hubiera sido de su completo agrado.

Le miró con mucha curiosidad por su ofrecimiento y sonrió de medio lado.

Está bien—le dijo—, solo un poco, el resto podemos juntarlo para los señoritos de allá—continuó hablando para voltearse y mirar a sus amadas mascotas, que miraban todo con deseo, él los entendía, siempre compraba una ración pequeña para los dos, porque era demasiado consentidor con ellos, demasiado alcahuete, por decirlo de alguna manera.

Volvió a sonreír y pensó en algo divertido, por lo que solo abrió la boca, cuando dijo “solo un poco” se refería a un solo bocado, quizá, para no dejar mal aquello en tanto terminaba su propia comida… pero ella tendría que dárselo.

Igual… no esperaba mucho de esto. No teniendo al frente a quien tenía, al menos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Sáb Feb 04, 2017 7:51 pm

Se sentía un poco culpable por el hipotético caso de que le hubiese pasado algo al chico porque ella no hubiese contestado al teléfono. Claro, esa posibilidad era ínfima pero, había captado el mensaje de una forma u otra, aunque no era tan sencillo cambiar ese hábito de ignorar el teléfono.
Nunca lo había usado ya que, aparte de su padre, no recibía llamadas de nadie. Hacía demasiado tiempo que no tenía tanta gente a su alrededor con la que mantuviera contacto como para estar otra vez conectada al móvil.

Recordó también, que esa inactividad causó algo de problemas con otro amigo suyo, Zhao, por ignorar sus mensajes y tampoco enviar ninguno. Tal vez era hora de ponerse al día con esa tecnología pero, ya antes de empezar sabía que le iba a ser muy complicado aquello.
Ya lo intentaría solventar gradualmente, tampoco debía forzarse entonces en usarla de manera casual.

El chico aceptó su ofrecimiento, y aclaró de paso que las sobras, irían para sus mascotas. Rinne nunca había tenido animales, ni siquiera un triste pez, asi que no sabía la dieta que debían llevar los perros y pájaros para su correcta digestión.

Entonces, cuando el chico abrió la boca, la muchacha frente a él le miró perpleja. No entendía muy bien que intentaba hacer o decir, igual se le había quedado así la mandíbula por accidente al hablar o bostezar, cualquier disparate que se le pasara por la cabeza a la chiquilla.
De repente, y tras muchas tonterías cruzando su cabeza, Rinne creyó encontrar la razón por la que seguía con esa posición.

¿Quería que ella lo alimentara? Aquello sería solo una más de la lista de cosas extrañas que estaba haciendo Vincenzo hoy. Ella, por su lado, estaba nerviosa. Nunca le había dado de comer a nadie porque, a decir verdad, era algo bastante raro de hacer, pero el chico seguía esperando y no veía el lado negativo de aquello.

Cogió con el tenedor una ración de su plato y, con el mayor cuidado que podía conseguir con las manos temblándole por su pulso acelerado, acercó el alimento al rostro del chico lentamente con una mano bajo el tenedor para evitar ensuciar la mesa con posibles granos de arroz que cayesen.

-¿E-Está... bueno?- acertó a preguntar una vez se lo hubo comido, sin mucha gracia para ello.

La chica le miraba como una tonta, aunque ella no se daba cuenta de la situación ni de la cara que debía tener. Pese a las anteriores explicaciones, seguía confusa por como estaba actuando recientemente. Quería hacerse ilusiones por el sorprendente buen trato que estaba recibiendo por parte de él pero, temía darse de bruces porque fuese todo una ilusión.
Al fin y al cabo, Vincenzo era Vincenzo.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Sáb Feb 04, 2017 8:27 pm



Ella era lenta, era realmente lenta…

Sin embargo, a estas alturas de conocerle o no, no es como si el italiano no estuviera enterado de la clase de persona que esta chica era, no era como si no lo hubiera intuido completamente desde la primera vez en la que ella no aprovechó para nada su ofrecimiento desinteresado.

Pero es que le iba a doler la mandíbula de tanto verla dudar sin hacer nada, hasta que, por quién sabe qué gracia de Dios, ella entendió la situación y al final hizo lo que él esperaba que hiciera, “alimentarlo”, por así decirlo.

Vince masticó con mucha calma y tragó de igual manera para formar una breve y leve sonrisa en su rostro luego de aquello, escuchando las palabras de la dama en cuestión y asintiendo.

Está bueno—contestó con tanta simpleza como calma y tomó su jugo para terminar de beberlo y hacerle una seña al camarero para que viniera.

Miró de reojo a sus mascotas, él era permisivo con ellas, pero bastante cuidadoso, tal vez comparaba eso con tener hijos o algo por el estilo.

Por favor, deme una orden de risotto para llevar junto a estas sobras—le dijo—, y la cuenta—añadió para terminar por sonreír, la cena había terminado, aunque algo le decía que iba a pasar algo de tiempo antes de llegar a los dormitorios, principalmente porque tenía una clase de presentimiento extraño entre ceja y ceja—. Entonces… es momento de abandonar este lugar—le dijo a la muchacha, sus mascotas estaba un poco estresadas respecto a estas alejadas, porque él nunca estaba separado de ellas, ni siquiera cuando estaba dentro del hospital—, me gustaría darles la comida antes de llegar al dormitorio, que no esté fría—habló, era una especie de capricho que les cumpliría, no solía alimentarlos con comida humana muy a menudo, pero el arroz no les haría mal—, ¿te importaría caminar un poco por la plaza de afuera para que ellos coman antes de irnos?—le preguntó.

Esto no era exactamente consideración, sino una forma normal de actuar a sus ojos. Después de todo, él era él, y no había mucho que hacer al respecto.


Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Sáb Feb 04, 2017 10:39 pm

Extrañamente, se alegró cuando le dijo que estaba buena la comida. No era como si la hubiese preparado o hubiese hecho algo especial siquiera, simplemente, le gustaba que el chico sonriera. Estaba demasiado acostumbrada a verle con esa expresión que siempre le hacía parecer malhumorado o enfadado directamente, aunque más de una vez ya le había explicado que simplemente era algo que aparentaba, aunque no fuese así.
Por eso, a Rinne le reconfortaba ver sonreir al chico, bueno, a él y a los demás, ya que prefería eso antes que un ceño fruncido.

Salieron del restaurante y entonces, el chico le hizo una petición un tanto peculiar pero que desde luego, ella no iba a negarle.

-N-No hay problema- respondió al chico como afirmación a su propuesta

No podía negar que se lo había pasado bien y, en cierto modo, había disfrutado la tarde junto a ese chico. Ya le habían dicho en varias ocasiones que no debería estudiar de manera tan extrema, si no que salir de vez en cuando ayudaba. Ese "secuestro" había sido una manera forzada de hacer caso a lo que tantas veces le habían repetido y, tal vez, una llamada de atención para que dejara de excederse a la hora de estudiar.
Aviso el cual, iba a ignorar pese a todo, pues no es tan fácil, y menos para ella, quitarse el hábito de estudiar de forma intensiva durante el curso.

Caminaron todo el trecho que había desde el local hasta la plaza que había sido mencionada. Aquello podría haberse visto como una cita si hubiera algún tipo de sentimiento de por medio, cosa que, para desventaja de la jovencita, no era recíproco.
Se notaba que ya había pasado la hora de la cena y el bullicio de la tarde había desaparecido casi por completo. No sólo eso, si no que ya estaba entrada la noche y, para algunas personas, el día siguiente era laboral y tenían que descansar, asi que esa tranquilidad era bien recibida.

Mientras el chico preparaba la comida que iba a dar a sus mascotas, Rinne le miraba, pensando algo que decir. Ella nunca había sido muy buena a la hora de hablar, pero siempre tenía palabras en la cabeza que, de una forma u otra, no conseguía expresar cuando tocaba decirlas. Igualmente, intentaba hacer el esfuerzo.

-G-Gracias... Por todo lo que has hecho por mi hoy.. Aunque fuese a rastras- murmuró tímidamente. La parte del secuestro estuvo algo exagerada, pero era una parte del total y, en general, había sido una buena tarde -L-Lo he pasado bien, en realidad...-

Podía sentir aún en sus mejillas la vergüenza de decir unas palabras así sin venir a cuento. No era la persona más directa, ni la más elocuente a la hora de expresarse pero, cuando lo hacía al menos era sincera con ello aunque, como en este caso, sufriera ciertas consecuencias al final.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Dom Feb 05, 2017 7:51 pm



El camino desde el restaurante, que estaba dentro del centro comercial, hasta la plaza, que estaba en la parte trasera del mismo, y conectaba con los estacionamientos y, en parte, con el resto de la ciudad, fue bastante normal, podía notar completamente la emoción en Adam y Hibird, que volaba de cuando en cuando, porque sabían que iban a comer.

Y no podían quejarse.

Si bien más tarde tendría que darle de su comida a Adam, porque el arroz no era algo que llenase el estómago de un perro grande y joven como él, pero con el pajarillo era otra historia, estaba seguro que Hibird comería hasta tanto pudiera, porque era de estos pequeños placeres que poco tenía, y no comería más hasta el día de mañana.

Le gustaría verlo cuando se convierta en una bolita emplumada de tanto comer, esas cosas le hacían bastante gracia.

Le habían dado la comida en dos bandejas, una más grande y otra pequeña, así que camiinó hasta un sitio despejado y sin personas, para colocar la bandeja en el suelo y abrirla para Adam, echando algo hasta atrás hacia una serie de bancas hechas de las cercas de concreto hechas para unas grandes jardineras, donde se sentó sin más y, un poco alejado, a su lado, abrió la otra bandejita, que tenía suficiente para el pájaro y silbó, para que el ave comenzara a alimentarse sin muchas prisas.

Bueno… te obligué a venir aquí por mi propio beneficio—dijo tras escuchar sus palabras—, pero de nada, supongo—se alzó de hombros, realmente él no estaba siendo demasiado dejado con esto, tan solo actuaba por instinto, buscando tener las cosas que quería siempre que pudiera.

Los ojos de Vincenzo se fijaron en Adam, agradecía al cielo que el “pequeño” Adam, aprendiera finalmente a comer lento, al igual que Hibird, que ya tenía algo más de tiempo con él, eran un animal viejo… pero él no quería prepararse para las cosas malas. Hicieras lo que hicieras, supieras que no habría posibilidades, intentases lo que intentases… nunca estabas listo para despedirte de las cosas que amabas.

Resopló, recordar era su gran defecto, porque recordaba desde las cosas más pequeñas, desde los detalles, y eso era terrible.

Aunque es bueno que te gustara… supongo—soltó de la nada, mirando a ningún punto en específico—, si te gustó está bien—asintió y le miró sentada, por lo que no dudó en actuar según sus propias convicciones.

Se acomodó en el sitio y terminó por recostarse, con algo de arte de por medio cabe destacar, en el regazo de ella, con su cabeza sobre los muslos ajenos y mirándole, más o menos, directamente. Era una escena que ya se había presentado entre ambos, pero no dejaba de ser curiosa al respecto, principalmente porque él seguía igual de desvergonzado respecto a tomar las cosas a su conveniencia.

Pero él siempre había sido de esa forma, no había razones para pensar que iba a cambiar de la noche a la mañana, principalmente porque aún, según él, no tenía ni razones, ni ganas, para hacerlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Dom Feb 05, 2017 8:49 pm

Parecía feliz dándoles de comer a sus mascotas, aunque más entusiasmados parecían los animales por el hecho de comer comida buena, comida "de personas" antes que el típico pienso que siempre se recomienda darles. Si bien se decía que era lo más sano para ellos, apostaría lo que fuera a que no estaba tan bueno como un plato de restaurante recién hecho.

Rinne buscó un banco cerca de ella para sentarse a esperar cómodamente a que terminaran de cenar el resto de sus acompañantes, lugar al que no tardó en unirse el chico también. Ya se había quejado anteriormente de que había pasado un largo día en el hospital, con exámenes también y las cosas que quisiera que se hicieran en aquel lugar.

Las prácticas parecían ser bastante exigentes, pero por fortuna para la castaña, aún le quedaba tiempo para tener que aprobarlas ella. También tenía la "suerte" de que su carrera no era tan exigente o agotadora, a parte del ejercicio mental que se llegara a hacer frente a tantos números y problemas de lógica, pero llevaba tanto tiempo dedicándose a ello que incluso disfrutaba dándole vueltas y vueltas a los problemas que se le plantearan.

No muy segura de cómo lo consiguió, el chico acabó por acomodarse sobre las piernas de la muchacha, que quedó más que sorprendida por ello. No era la primera vez que se encontraban en esa situación pero, para ella si que se sentía diferente.
Habían pasado muchas cosas desde ese entonces, demasiadas como para que todo se hubiera mantenido igual que la primera vez que ocurrió y, por tanto, Rinne estaba más tensa que la última vez y considerablemente más avergonzada.

-S-Si estás tan cansado, s-será mejor que volvamos pronto a los dormitorios...- murmuró, evitando mirar al chico, enfocando la vista en un punto al azar de la amplia plaza -A-Al fin y al cabo, ya es bastante tarde...-

Estaba nerviosa, tanto que incluso le resultaba algo incómodo. Sentía que no podía descuidarse ni un momento porque sabía cuales eran las verdaderas intenciones del chico, pero aún así, a veces olvidaba aquello y se confundía con lo que ella ya sentía. No era la primera vez, pero si la que más le confundía. A veces no sabía ni como reaccionar y le molestaba aquello, aunque una vez más, tampoco sabía que hacer al respecto.

Le dejo estar, intentando prestar la menos atención posible. ¿Tal vez estaba muy cerca? No estaba segura, pero tampoco quería echar al chico de su posición. En cierto modo, lo estaba disfrutando también.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Lun Feb 13, 2017 3:48 pm



Estaba bastante acostumbrado a meterse demasiado en estas cosas, era su juego, era la manera en la que le gustaba jugar, o al menos eso era lo que le gustaba pensar justo ahora, porque no estaba dispuesto a aceptar nada, a dar su brazo a torce, ¿él?, no señor, no estaba construido con esa pasta, al menos no recientemente.

Le miró un tanto molesto, ¿por qué estaba molesto?, nada curioso al parecer…

Hey… ¿tienes a tu hombre en tu regazo y miras a otra parte?—le preguntó curioso y un poco sacado de onda—, eres realmente malvada—acusó a sabiendas de que jugaba, al menos él sabia que estaba jugando, vaya a saber ella.

Resopló y atrajo su rostro para que le mirase alzando una mano, trayendo de su mentón la cabeza, que bajase y le viera. No estaba para nada en las suyas, estaba desaliñado y a esa distancia era fácil darse cuenta de las ojeras que tenía por cuestiones de estudio y enfermedad, no se había afeitado y esas cosas, pero estaba un tanto demandante en este mismo instante.

Aún es temprano—murmuró—, aunque estoy cansado… pero está bien—sonrió, subiendo la mano para tomar algunos mechones de sus cabello y llevarlos a la parte trasera de su oreja izquierda, le miraba bastante calmadamente, a sus ojos no estaba haciendo nada raro, a sus ojos este gesto era algo normal que hacía solo porque el cabello le molestaba.

Estaba cavando su propia tumba.

Estaba cavando tan profundo, tan rotundo, que ni siquiera se daba cuenta de eso, y era lo más peligroso, porque esos ojos que le dedicaba, ese mirar desde las orbes grises dirigido a la dama castaña era su sentencia de muerte, la razón por la que, quizá, estaba perdiendo el juego.

No.

Vincenzo Michaira había perdido el juego justo ahora.

La cosa era saber cuándo él mismo se daría cuenta de eso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Lun Feb 13, 2017 6:05 pm

No entendía muy bien las acciones del chico, pero si las suyas propias. Aunque no era la primera vez que se acomodaba de esa forma, era diferente que la anterior, y ambos sabían muy bien el por qué. Por esa sencilla razón, era que Rinne evitaba mirar en la dirección del muchacho. Desde un principio se solía sentir incómoda cuando había un contacto directo en los ojos de otra persona, y en esta ocasión no era diferente, si no más "intenso" o eso pensaba ella.

El chico agarró su barbilla y le obligó a girar a cabeza a donde él se encontraba recostado. La castaña se puso nerviosa, principalmente por la sorpresa y por no poder evitar encontrarse con el rostro del muchacho frente a ella tan cerca.

Llevó una mano a su rostro, apartando unos mechones que caían y recolocándolos tras la oreja, lo que le provocó un escalofrío a Rinne, que sonrió inconscientemente tras aquello. Le había hecho cosquillas con aquel roce, y por ello tomó por su cuenta la mano ajena que había subido y la agarró suavemente, apartándola unos centímetros de dónde se encontraba.

Sin otra opción que quedarse tal y como estaba, intentó mirar a los ojos del chico la mayor parte del tiempo posible, distrayéndose con otros pensamientos, entre ellos, el cómo se había empezado a sentir atraída por ese sujeto desde un principio.

A decir verdad, nunca se había parado a pensar en ello. Ya se habían encontrado en numerosas ocasiones y habían pasado tiempo juntos, de una forma más o menos agradable para ella y de repente, comenzó a sentirse así.
No sabría decir que fue lo que lo desencadenó o en qué momento ocurrió aquello. Simplemente fue algo que pasó y ya está, podría pasarse la tarde entera dándole vueltas a la pregunta en su cabeza sin mucho sentido.

Sin soltar la otra mano, llevó la opuesta a la frente del chico, apartando unos mechones de su desaliñado cabello que tenía sobre los ojos, pues parecían molestos. Tal vez podrían quedarse así unos breves minutos, no molestaban a nadie y él podría descansar y disfrutar un rato de estar allí tumbado.

Aunque no era como si ella no disfrutara también de la situación.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Lun Feb 13, 2017 8:21 pm



Bufó, ella era graciosa en toda su expresión y eso era algo que él siempre había destacado, más que nada porque la dama castaña solía ser demasiado infantil, demasiado niña, aunque pareciese toda una mujer. En principio aquello era algo atrayente para una persona como él, que disfrutaba de tener sexo como viniera, pero le gustaba, de vez en cuando, que las cosas tuvieran sentido. Quizá por eso había aceptado este juego, o lo había propuesto en primer lugar, porque estaba cansado, quería hacer algo diferente.

Tal vez estaba llegando al momento de su vida que era un punto de corte, era aburrido, nada podía compartirse de ninguna manera, nada podía reseñarse de ninguna manera.

Sonrió.

Así me gusta—murmuró—, aunque parece como si estuvieras luchando contigo misma para mirarme directamente—continuó—, pero supongo que eso es un progreso—sonrió ligeramente, su mano estaba siendo tomada, pero sinceramente aquello era como un progreso, o eso quería verlo.

Resoplo ligeramente y se vio un tanto sorprendido por lo que ella hacía con su cabello, más que nada por el hecho de lo que se estaba formando. Su mirar seguía siendo suave y una rara sonrisa se dibujó en su rostro, ¿lo disfrutaba tal vez?, no sabría definirlo, porque rara vez había pensado en estas cosas.

¿Por qué estaba pensando en esto justo ahora?

Subió su mano libre para acariciar ligeramente el rostro ajeno, mientras que, la otra mano, la que ella sostenía, bajó, quería que ella se acercase un poco, solo un poco, pero fue él quien terminó acercando su postura, invadiendo su espacio, respirando su aire, sin dejar de mirarle, ¿qué era eso que sentía en el fondo?, era bastante raro, no era algo que definitivamente quisiera explorar y, cuando le tuvo tan cerca, mucho menos.

Se acercó más, estaba haciendo fuerza con su torso y había bajado una pierna del banco para aguantarse, la mano que había acariciado su rostro estaba también sosteniéndole en una rara posición, rozó su nariz.

Diferente… quizá.

Eso no le importó al momento de cerrar los párpados, quería besarle… quería hacerlo de verdad.

Y entonces… el maldito teléfono comenzó a sonar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Lun Feb 13, 2017 10:34 pm

Parecía, cuanto menos, satisfecho con la situación. O eso pensaba ella dado que el chico estaba sonriendo recostado en su regazo. Estiró una mano y acarició el rostro de la muchacha, y comenzando a ascender poco a poco de su posición, incorporándose levemente, haciendo un esfuerzo para no desplazar en exceso la posición de ambos.

Pese a ser tan ingenua en tantas situaciones, Rinne sabía que iba a hacer el chico, pero no se oponía a aquello. Es más, puede que incluso lo estuviese esperando en cierto modo. Cada vez, estaba más y más cerca, incluso sus rostros llegaron a rozarse. Estaba nerviosa, con sus ojos cerrados y el rubor en sus mejillas acentuándose a cada centímetro que estaba más cerca de ella. No era la primera vez que la besaba, pero si sentía que fuera algo más diferente que las anteriores, el día en sí fue diferente, pero la joven creía que el chico no había desistido de su intento de "ganar", como le había dicho anteriormente.

Aún así, no podía o más bien, no quería detenerle. Realmente quería recibir aquel beso.

Su teléfono sonó y la castaña cogió aire para soltarlo con pesadez. Tanto tiempo sin ser necesario y cuando menos conviene, recibe una llamada. Hurgó en su bolso hasta encontrarlo y, sin mirar quien era, contestó directamente, pues sólo había dos personas que podrían llamarla a esas horas.

-¿S-Si?- contestó, aclarando su garganta mientras el interlocutor Daichi, expresaba o más bien, suplicaba un favor a su compañera de cuarto -P-Pero ... Si bueno p-pero...- no podía ni siquiera terminar una frase sin que el chico empezara a hablar de nuevo -¡O-Oye Daichi! Esper--

Y colgó sin darle tiempo a decir nada más.

Suspiró, guardando el teléfono donde estaba y cerrando los ojos de nuevo, armándose de valor para decir lo que estaba a punto de preguntar al muchacho frente a ella. No parecía la pregunta más indicada, en el momento más indicado, pero no tenía otra opción en ese momento.
Cogió aire para llenarse de valor, antes de volver a abrir los ojos e, inconscientemente, desviar la mirada una vez más.

-P-Puedo...- no se atrevía apenas a formular la pregunta -¿P-Puedo pasar la noche contigo?- preguntó tartamudeando, totalmente avergonzada por la proposición.
Se hizo un momento de silencio, que aprovechó para volver a coger fuerzas para terminar de explicarse.
-D-Daichi me ha pedido que pase esta noche fuera muy insistentemente y-y bueno, no he podido decir que no y...- estaba extrañada por la reacción de su compañero de habitación, incluso algo preocupada por si estaba pasando algo malo -¿T-Te... importa?- volvió a preguntar con torpeza.

Rinne no era de quejarse o protestar demasiado, pero de verdad maldijo aquel teléfono y en parte, a Daichi, por sonar en el peor momento posible.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Mar Feb 14, 2017 4:19 pm



Exhalo con profunda molestia y se incorporó con normalidad cuando el teléfono comenzó a sonar y ella procedió a contestarlo… ¿Qué había sido eso de recién?, algo que estaba bastante por fuera de su comportamiento normal, eso estaba claro, no debía exagerar en pensar demasiado en ello, pero, sin dudas, era algo que tenía que analizar.

Tal vez estaba demasiado cansado para pensar con claridad. Debía ser eso.

Al sentarse, como era debido, sobre aquellos bancos raros, miro al frente, Adam estaba terminando de comer y, a un lado, Hibird ya había terminado y picaba como podía la bandeja, sacándole todo cuanto podía, lo que le hizo sonreír, más que nada por la figura que ahora exhibía el pajarillo justo en este momento.

Ahora eres un pájaro obeso—murmuró quitándole la bandejita y aplastándola luego la echaría en una papelera, tomo al pajarito entre manos y lo bamboleó un poco siendo testigo de la particular llamada que, al parecer, estaba haciendo su compañero de cuarto a la castaña, y que terminó bastante, bastante, rápido.

Lo siguiente que escuchó, seamos sinceros… fue inesperado, raro y, particularmente, la última cosa que esperaba alguna vez saliera de la boca de esta dama.

No lo ocultó, su sorpresa en primera instancia era tan obvia que hasta detuvo las caricias al obeso Hibird en seco, y se quedó allí, haciendo la carga un par de segundos.

Eres la última persona de la que esperé escuchar algo así—murmuró con suma calma—, pero… está bien, supongo que no tiene nada de malo—se alzó de hombros, aún seguía un tanto frustrado por lo que había pasado recientemente, pero tampoco la pagaría con nadie—, ¿Daichi llevó a un chico al cuarto?—le preguntó—, eso es bastante extraño—completó.

En realidad era lo único que le venía a la mente tras una llamada tan presurosa como esa. Bien, no es que fuera nada malo, al menos para el italojaponés no representaba nada extraño y era sincero al respecto, tan solo se preguntaba si la dama aquí presente estaba tan siquiera enterada un tanto de eso.

Respiro hondo y se levantó del asiento, Adam terminaba de comer y regresaba con su amo con la bandeja en la boca para decirle lo obvio, y le veía en la cara que había quedado con algún huequillo por allí.

Bien… es mejor que tomemos camino entonces… no quiero pensar que Daichi se arrepienta de cualquier cosa y termine mal al respecto—exhalo y se estiró un poco, tomando la bandeja de Adam y dando un par de pasos.

No se había olvidado de lo que había pasado, pero no tenía sentido darle tantas vueltas en este momento, para nada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Rinne Utagawa el Mar Feb 14, 2017 10:43 pm

Le dio luz verde a su proposición y Rinne suspiró aliviada. Si le hubiese dicho que no, no estaba muy segura de qué hubiera hecho para pasar la noche ya que, conociendo a su compañero de cuarto, se debía traer algo entre manos como para casi negarle la entrada a su propio dormitorio.

La pregunta del moreno le hizo pensar un poco acerca del tema. Hubiera jurado que, mientras colgaba por los hombros del muchacho esa misma tarde, Zhao había entrado en su dormitorio porque Daichi y él habían quedado para hablar acerca de tácticas de voleibol y cosas así.

-[color=#ff3399]¡A-Ah, es cierto!/color]- exclamó cuando recordó aquella escena y aquella conversación en su mente -Zhao iba a ir hoy a ver videos de jugadas de voleybol y a planear estrategias y esas cosas que hacen con su equipo- continuó con su explicación al chico, pues tenía el derecho a saber lo poco que sabía ella, ya que le iba a dar cobijo esa noche -S-Supongo que van a trasnochar hablando de esas cosas y prefieren no molestar... ¿N-No?-

Ni siquiera asomaba por su inocente cabecita la más minima sombra de lo que en realidad se estaba cociendo en aquella habitación.

Se levantó del asiento después del chico e iniciaron el camino de nuevo a la parada de transporte público que les llevaría a la residencia de vuelta, no sin pasar primero por una papelera para depositar las bandejas de comida que habían disfrutado los animales.

Dio unos pasos más rápidos para evitar quedarse atrás, acostumbrada a hacerlo al ser más baja y por tanto, tener la zancada mas corta que el muchacho. Tenía una petición un poco rara en la cabeza y realmente quería decirla, aunque se sentía demasiado... exigente, por expresarse de algún modo.
Ya había pedido asilo aquella noche y esto, además de ser una tontería, podría incluso convertirse en una situación incómoda.

Igualmente, estaba decidida a hacerlo. Trago saliva antes de pronunciarse con el poco valor que le quedaba.

-¿P-Puedo... Cogerte de la mano?- preguntó totalmente tímida. Le había gustado la vez anterior y quería repetir la experiencia, aunque lo más normal conociendo a ese individuo fuera que se riera de su proposición.
Rinne Utagawa
avatar
Edad :
21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Vincenzo Michaira el Miér Feb 15, 2017 7:53 pm



Formó una mueca extraña en el rostro cuando ella dijo aquello… para Vincenzo era gracioso que ella fuera tan inocente, pero la verdad no era de su incumbencia lo que el otro hiciera con su vida o algo parecido, es decir, cada quién era dueño de lo que decidiera hacer con su cuerpo y cada parte del mismo.

Supongo que tienes tu propia manera de ver las cosas—murmuró, haba puesto a Hibird sobre su cabeza, aun si estaba todo gordo por comer demasiado, podía sostenerse fácilmente por lo largo de su cabello.

Adam estaba caminando a un lado suyo con calma cuando fueron a botar la basura y luego continuaron caminando de regreso a los dormitorios, lo que les llevaría a pasar por una parada de autobuses, sin embargo, ella estaba preguntando, en el momento en el que decidió prestar un poco de atención a todo, si podía sostenerle la mano.

Vaya… esto sí que era raro, muy raro.

Le miró con extrañeza, aun de esa forma podía dar cuenta de que ella estaba haciendo un gran esfuerzo para decir tales palabras que, por supuesto, a él a estas alturas le venían tan de lo mismo, es decir, ni le iban mal, ni bien.

Estaba el problema de que hoy había sido demasiado complaciente por alguna razón, estaba el problema de ese pensamiento del que se ocuparía más tarde, después, cuando los exámenes terminasen y él pudiese volver a tener vida, pero no ahora. Resopló, también estaba el hecho de que el mismo había propiciado esto con un acto anterior.

Era demasiado, se lo estaba rebuscando demasiado… era un problema.

Supongo que… está bien—se alzó de hombros, restando importancia al asunto, y procedió a darle la mano con mucha calma, no era nada raro a sus ojos, aunque entendía que para ella eso podía ser algo mucho mayor.

Eran sus asuntos, sus sentimientos… no tenía nada que ver con los suyos propios.

Tema Finalizado



Volver arriba Ir abajo

Re: Niente è così—priv: Rinne Utagawa

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.