「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Miér Mayo 27, 2015 7:35 am.
「LAST POST」
Últimos temas
» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Ayer a las 5:06 pm por Zhao Wang

» Registro de Identidad
Ayer a las 3:19 pm por Giannluca Sorokina

» Fraternidades & Dormitorios
Ayer a las 3:17 pm por Giannluca Sorokina

» Registro de PB
Ayer a las 3:11 pm por Giannluca Sorokina

» Clubes de la SNA
Ayer a las 3:05 pm por Giannluca Sorokina

» Giannluca Sorokina ¡Llamadme Luca!
Ayer a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» SOROKINA♥LILIYA ID
Ayer a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Ayer a las 2:00 pm por Erika Singer

» Yopparai da! (Priv. Shun)
Mar Ago 15, 2017 5:19 pm por Kohaku Koyama

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

A. Michelle Hayes — Expediente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A. Michelle Hayes — Expediente

Mensaje por A. Michelle Hayes el Miér Dic 28, 2016 6:15 am





burn brighter than the sun and ignite the world

—datos básicos.
Mi nombre completo es Agatha Michelle Hayes, pero a menos que te llames Charlotte, tengas 89 años y seas mi abuela... limítate a Michelle, es lo mejor para todos. Tengo 22 años, cumplidos hace unos meses, y soy canadiense-estadounidense porque nací en Vancouver a pesar de ser norteamericana de toda la vida. Estudio medicina y formo parte de la fraternidad Konosioni. Los buenos estamos allí, Invitado. Y, ah, se me olvida: Lo desmiento; no me van las chicas. Yo soy heterosexual. Esta jodida gossip... me confundió un día por Alice Nakiri (Shokugeki no Soma) y ya me la lía para toda mi vida universitaria. Es que resulta que nos parecemos mucho.

—descripción física.
Si no mal recuerdo la última vez que me hice una revisión medía cerca de los 165cm y pesaba alrededor de 58kg. Estoy dentro de mi IMC correcto y, en fin, solo tienes que mirarme: Soy una mujer curvilínea, para qué negarlo. Al igual que mi madre tengo mucha cadera y pecho y poca cintura. Estoy algo fofa dado que no hago demasiado deporte, aún así no ingiero demasiadas grasas en pos de mantener la línea. Intentaré inscribirme en el gimnasio, pero dependerá de las asignaturas del semestre.

Soy ambidiestra, así que no tengo una mano dominante. Puedes verme arreglándome ese flequillo/mechón rebelde con ambas manos e incluso llevarlo de un lado o de otro. Como tengo el pelo corto no suelo cambiar de peinado muy a menudo; no es posible. Decidí cortármelo a lo pixie porque siento que me queda mejor. Mi cabellera es blanca, mis ojos rojizos y mi piel pálida, pero no soy un vampiro, tranquilo. Tampoco albina, sencillamente es la genética. La gente suele decirme que soy un calco de mi madre y yo no lo voy a negar. En ella me veo reflejada dentro de treinta años... a excepción de la nariz; esa sí que es obra de mi padre y lo mismo puedo decir de mis labios. Es como si la mitad la hubiese heredado de uno y la otra mitad del otro.

—descripción psicológica.
Y en cuánto a la personalidad… pues no sé. ¿Qué quieres que te diga? Eso del psicoanálisis no es lo mío. Creo que si tuviese que definirme sería algo así como “normal”. En serio, mírame bien: No tengo pinta de ser una psicópata, una sociopata o alguien con serios problemas mentales. De verdad; soy normal. No me gusta sentirme sola porque, a fin de cuentas, como ser humano que soy estoy genéticamente programada para exhibir un comportamiento social y de grupo, pero te confieso que no soy el alma de la fiesta. Lo justo y necesario para no parecer alguien con un cohete en el trasero o un serio problema de hiperactividad. Responsable, sí. Madura, también. Adulta… meh. Me siguen gustando los videojuegos y de vez en cuando pinto y coloreo los manteles para críos de la cafetería del hospital en el que hago prácticas, ¡qué se le va a hacer!

Y, oh sí, cómo olvidar esa parte. Mi madre me lanzaría una mirada de total desaprobación… Mira, Invitado, intento ser toda una señorita de clase alta. ¿Conoces la fraternidad Parmi Nous? Solo voy a decirte que mi madre fue algo así como el prototipo perfecto para dicha fraternidad: Femenina, popular y guapa. Yo creo que solo me he quedado con el último adjetivo. Rlly. No me vayas a llamar marimacho porque no lo soy, pero digamos que eso de tirarme cuatro horas arreglándome el jeto no es lo mío. Tampoco soy una víbora como la gran mayoría y eso. Bueno, creo que soy la única de clase que soporta a los tíos cuando están jugando al Counter Strike y la única que puede enseñarles cómo hacerlo bien. Eso sí, no me pidas que te pinte las uñas, podríamos hacer una masacre.

Cuando me conozcas mejor Invitado verás que soy un encanto de persona. Incluso disfrutarás de mi humor, a veces retorcido, a veces irónico y a veces… sin sentido. Y de mi impuntualidad. Lo siento, pero el reloj y yo nos llevamos un poco mal y si le añades que tiendo a desorientarme… ahí está el resultado: Es obvio. Aunque te prometo que soy mujer de palabra y que no te fallaré aunque deba dar cincuenta mil vueltas a la manzana para encontrarnos. Me gusta ser leal —¿eso puede gustarte o es que se es o no se es?—, aunque mi testarudez pueda costarnos alguna que otra bronca. Tengo mal genio, te lo advierto desde ya. Puedo tragarme mi orgullo —creo—, solo que si lo hago te las meteré dobladas por alguna parte. Ya saber, la venganza se sirve en plato frío y contra más grande la backstab más jodido será que volvamos a ser amigos.

Ya sé que quieres preguntarme por mis relaciones amorosas, ¡se te ve venir a leguas! Al contrario que tú, tengo una excelente cara de póker; mejor no quieras perder tu dinero en mi mesa. Pero sí, podríamos decir que soy romántica. ÑOÑA NO. Romántica. Si hay algo importante sobre la mesa, entonces hay que jugarlo bien no vayamos a meter la pata; así que soy fiel y quiero de verdad. Por eso no quita que una no pueda tener cosas menos importantes en juego. Me gustan los chicos, no lo negaré. Algunos más que otros, pero los encuentros casuales son divertidos. No soy una persona coqueta, pero sí tengo mis puntos. ME gusta ser un huracán que arrasa todo a su paso. ¿Dejar una huella imborrable? . A todos nos gusta que nos recuerden. Buscar —¿y desear?— una relación no excluye que se puedan tener encontronazos. Cupido no es el único con flechas.

—historia.
Por supuesto que me gustaría encontrar mi alma gemela porque a fin de cuentas nuestros padres son los más nos influyen y verles tan enamorados desde que tengo uso de memoria ha marcado eso en mí. Según creo recordar fue un matrimonio arreglado con un final feliz: Yo. Además... nací durante su luna de miel en Vancouver, por eso de mi doble nacionalidad. Mi madre siempre bromea con que le di la noche de su vida, ¡no fue culpa mía!

He tenido una infancia un poco diferente a la que tiene la mayoría de la gente, pero eso ha sido principalmente debido al ingreso económico de mis padres y su patrimonio. Y no, no me refiero a que me enterraban bajo una montaña de regalos y caprichos, al contrario: Me hacían ganármelos para que supiese el esfuerzo que significaban. A pesar de eso, por mucho que yo recogiese mi habitación e hiciese la cama siempre había más de una asistenta dedicadas a las tareas del hogar, un chef en la cocina y varios mayordomos. Ni hablar de esa enorme mansión que era —y sigue siendo— la envidia del barrio.

También debo decir que mis padres no  consideraron un colegio para mí y que, a pesar de que estuviese mal visto, empecé mi educación en casa. Hacía una jornada mucho más intenta solo con una única finalidad: Prepararme. Yo por aquel entonces no tenía muy claro qué quería hacer, aunque no puedo decir lo mismo de mis padres, pues ellos estaban emperrados en que estudiaría algo relacionado a las económicas y que pasaría a formar parte de sus negocios tan pronto me fuese posible. Ciertamente con seis años no te resistes a eso y mucho menos cuestionas a tus padres.

No sé qué cambio en mi forma de pensar, pero a los diez años yo ya no veía claro eso de seguir sus pasos. Quería ser agricultora. Y unas semanas más tardes, arquitecta. Y luego arqueóloga, antropóloga, asistenta social —qué curioso que todo empezase por "a"— y no me decidí hasta que me anunciaron que tendría un hermano. En ese momento lo supe; sería niñera. Así podría cuidarlo toda la vida. Pero lo que de verdad me abrió los ojos fue cuando, apenas unos meses después, mi madre cayó enferma y con ella mi tan esperado hermano que nunca llegó. Enormemente influenciada por eso, me empecé a interesar por la medicina.

Sin tener un gran manejo de la gente de mi edad, dejé la educación en casa para entrar a un instituto. No estuvo mal, pero no es algo digno de recordar. Creo que fue allí donde forjé gran parte de mi carácter y donde aprendí a sobrevivir en una guerra llamada "hormonas". Por eso no pude estar más feliz cuando terminé mi último curso en preparatoria e inicié mi camino en la universidad, desafiando a mis padres y cambiando la matrícula del Bussiness College por la de medicina en la Security Northwest Academy. Extrañamente no hubo ningún tipo de reproche y creo que decidieron dejarme tomar mis propias decisiones porque, en fin, mis padres consideraron que no podrían contra mi testarudez y que si ya tenía las cosas claras de nada serviría hacerme cambiar de opinión, así que ya ves, cuatro años más tarde y aquí estoy.

Lo cierto es que lo más memorable de estos cuatro años han sido esos exámenes infernales, el viaje a Tailandia que me marqué con mis amigas y un chico llamado Marshall que, en fin. Cosas de la vida.

—extras
¿Sabes?, me gusta este lugar. Tienen su encanto y he pasado un buen tiempo. Lamento no poder viajar más a menudo, pero a veces mi carrera me exige mucho tiempo. A pesar de ello, mi país preferido de todos es Islandia con sus parajes nevados en invierno y su floreciente y efímera naturaleza en verano. Sin contar que lo tiene todo: Yo soy chica de playa y montaña. Y las ciudades grandes, por supuesto. Aunque el bullicio de la hora punta, el exceso de tráfico y el estrés de vivir en una son cosas a las que cuestan acostumbrarse. Creo que sería una utopía pedir una ciudad como Nueva York en calma y tranquilidad como un pueblo de los Pirineos.

Soy fan de la música pop y de los conciertos al aire libre. También de esas noches en el sofá con un libro o una serie. Incluso a veces me conformo con mis apuntes. Ni cafeína, ni teína, ni alcohol ni drogas; solo agua y zumos naturales. No soy vegana, pero prefiero una ensalada completa a un solomillo de categoría. El pescado... sigo creyendo que mis padres agradecieron al cielo cuando descubrí el sushi, de otra forma soy muy quiquillosa en ese sentido, pero si no me queda más remedio puedo soportarlo. A lo que nunca digo que no es a un buen postre. Me gustan las cosas dulces, por lo que en verano hago algún que otro cursillo de repostería y me entretengo en la cocina.

Un objeto sin el que saldría de casa es mi anillo. Me lo regaló mi abuela al empezar la universidad. Y nunca llevo reloj; realmente no me es útil y acabo quitándomelo demasiadas veces durante el día. Ya he perdido cinco. Vivo en Alki Strait, en un apartamento que comparto con mi perro, Ozzy, regalo de un ex-compañero de clase que dejó la carrera y se volvió a su país. Es un pastor alemán de diez años y medio muy tranquilo.
BY MITZI

Volver arriba Ir abajo

Re: A. Michelle Hayes — Expediente

Mensaje por Minato Hamilton el Jue Dic 29, 2016 8:34 pm




Ficha Aceptada

Security Northwest Academy


Bienvenido/a a la Security Northwest Academy, ahora que tu ficha ha sido acepada, es necesario que llenes una serie de registros: el de físico, identidad -obligatorios para todos- y aquellos obligatorios u opcionales para el tipo de personaje que tienes.



Minato Hamilton
avatar
Edad :
23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.