「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Miér Mayo 27, 2015 7:35 am.
「LAST POST」
Últimos temas
» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Hoy a las 5:06 pm por Zhao Wang

» Registro de Identidad
Hoy a las 3:19 pm por Giannluca Sorokina

» Fraternidades & Dormitorios
Hoy a las 3:17 pm por Giannluca Sorokina

» Registro de PB
Hoy a las 3:11 pm por Giannluca Sorokina

» Clubes de la SNA
Hoy a las 3:05 pm por Giannluca Sorokina

» Giannluca Sorokina ¡Llamadme Luca!
Hoy a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» SOROKINA♥LILIYA ID
Hoy a las 2:01 pm por Shi L'Jon

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Hoy a las 2:00 pm por Erika Singer

» Yopparai da! (Priv. Shun)
Ayer a las 5:19 pm por Kohaku Koyama

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Now —priv: A. Michelle Hayes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Now —priv: A. Michelle Hayes

Mensaje por Marshall le Clos el Dom Ene 01, 2017 2:43 pm


Now

Supermercado de Alki Strait // Sabado; 10:40 hs // Vestimenta

El año estaba comenzando… o bueno, todavía no tanto.

Mediados de septiembre anunciaban que un nuevo año comenzaba, ¿estaba nervioso acaso?, mentiría si dijera que no, pero se sentía suficientemente preparado para afrontar uno de sus más grandes retos: enseñar.

Hacía relativamente poco que había pisado estas tierras de nuevo. Tenía más o menos una semana desde que llegase de la capital y apenas estaba adaptándose a lo que era su nuevo departamento, había tenido la oportunidad de conocer a su “hermano” y hablar un poco con Kiev, su padre, respecto a las cosas que haría de ahora en más; hablar con él era un poco complicado, por no decir mucho, pero hacía el  intento, pues no le había visto de frente desde hacía un par de años.

Por supuesto, el tiempo apremia, y hay que hacer las cosas cuando hay que hacerlas; esa era su razón de estar hoy aquí, en el supermercado, haciendo la compra para la semana y viendo qué necesitaba y lo que no, para luego regresar a su casa y terminar de desempacar algunas cajas con sus cosas que habían quedado en casa de su padre.

Todavía tenía mucho que hacer y muchas cosas por decir, pero, ante los ojos del rubio, aún quedaba algo de tiempo, un lapso, para pensar mucho mejor las cosas y saber con absoluta certeza qué era lo que quería decir al final…

Después de todo, de alguna manera fue él quien terminó por medio meter la pata, sí podía llamarse de alguna manera a lo que hizo.

Resopló y se alborotó el cabello para luego comprobar como este volvía solito a su posición original, como si nada; ¿por qué habría de pensar en eso justo ahora?, no es como si tuviera que contar la historia de su vida o algo parecido, él solo había metido la pata un poquito.

Pero conocía al personaje y, una vez estando de regreso en esta ciudad,  donde estaría impartiendo materias en su alma mater, donde ella estaba, lo sabía: se le habían acabado las excusas, se le habían agotado las rutas de escape y, quisiera o no, tendría que terminar dando una buena explicación.

Llevando su carrito de la compra con legumbres y frutas, pan, cereal, jugo, algunas cervezas y galletas, se fue a hacer la fila para pagar. Estaban en fin de semana, así que perfectamente podía comprender que esta estuviera tan larga, pero no debería tardar demasiado considerando que estos sitios tenían su truco o habilidad. O eso creía el sudafricano

Volver arriba Ir abajo

Re: Now —priv: A. Michelle Hayes

Mensaje por A. Michelle Hayes el Lun Ene 02, 2017 8:20 am

Marshall | Supermercado | Vestimenta

Patatas fritas light, hecho. Zumo natural, hecho. Un gigantesco bote de mantequilla de cacahuete ecológico, hecho. Tarrina de 0,5kg de helado… en proceso. No hacía falta notar los ojos cansados o las oscuras bolsas que llevaba bajo ellos, siquiera la sudadera de la SNA que le iba unas tallas más grandes o la mochila que cargaba a sus espaldas. Una ojeada a su cesta era lo que cualquier humano necesitaba para deducir que era una estudiante a quien los primeros días de clase le habían sentado terriblemente mal. Michelle no tenía excusa posible: Haberse perdido una semana por ese viaje a las Islas Canarias había sido un delito que jamás de los jamases volvería a cometer. Mentira, pero de algún modo tenía que sentirse mejor consigo misma. A su alrededor, gente normal que aprovechaba el sábado para hacer las tareas del hogar. Ella, la que había tenido que pasar apuntes cagando leches, y que tras apenas unas horas de sueño, se veía obligada a comprar el kit de supervivencia.

Y mientras estaba en el último paso, Michelle bostezó con apatía y tomó el helado de frambuesa, ese cuyo sabor natural estaba a la par con su precio para dar por finalizada su poco convencional alimentación de fin de semana. Pediría alguna otra cosa por teléfono si el estómago le imponía un dolor de tripa horrible, aunque por lo pronto su cerebro no hacía más que exigir porquerías para combatir el estrés. Encaminó sus pasos hacia el mostrador más cercano, el cual para su gran desgracia tenía una cola monumental. Y el de al lado y blablabla. Suspiró, pasándose la mano por el rostro en un intento de despejar el sueño que la invadía. Se posicionó detrás de una cola al azar, a sabiendas de que era inútil malgastar neuronas en calcular cuál sería la más corta… y quedó petrificada.

Parpadeó un par de veces, sin poder mostrar una cara de sincera sorpresa. Si alguien le demostrase que los cerdos volaban, posiblemente pondría la misma expresión. Era él, o más bien sus espaldas, con su aroma tan familiar que hacía tiempo que no se deleitaba con. Absurdo, no podía ser Marshall. Él estaba por ahí, perdido en sus cosas. ¿Verdad? ¿¡VERDAD!? Michelle estaba a punto de perder la compostura y lo peor: No sabía si se alegraba de volver a verle o solo quería tenerlo a mano para ponerle un punto y final digno al asunto. Hizo acopio de su valor y le golpeó el hombro con delicadeza para llamar su atención.

¿Marshall…? —le saludó, o más bien quiso confirmar. Michelle no sabía qué cara tenía, aunque claramente se debatía entre la simpatía y el mal genio, una muestra más de cuán confundida la había dejado aquella inesperada mañana en el súper.

Volver arriba Ir abajo

Re: Now —priv: A. Michelle Hayes

Mensaje por Marshall le Clos el Mar Ene 03, 2017 1:50 pm



Estaba bastante calmado respecto a muchas cosas… había conocido a ese niño, Nick era su nombre, le había caído bien, porque al final era un pequeñito como de dos años sin ninguna culpa de los demonios que aquel hombre que actuaba como su hermano, o medio hermano, pudiese llevar por dentro. Que a veces ni el propio Marshall se entendía a sí mismo y eso era un gran problema.

Zapateó un poco avanzando los terribles dos pasos que apenas bajaba la fila, pero él seguía siendo el último y eso era un problema… no tenía nadie de quién compadecerse porque estaba más atrás que él en la fila. Estaba viendo los pequeños anaqueles y había capturado una cosa que le gustaba bastante, esos sorpresivos y mínimos paquetitos de maní salado que eran una gran tentación que, ahora mismo, podía pagarse enteramente y tenía ganas de hacerlo. Por fin había salido del caos de la capital y, a pesar de que comenzaría a trabajar en emergencias de traumatología a partir de la próxima semana, no tenía las presiones del estudio, y eso por ahora también, pues estaba esperando la llamada para confirmar el inicio de un doctorado en microcirugía.

A veces, en la vida, había que plantearse desafíos.

Le pareció escuchar algunos pasos tras él, ¡aleluya!, podría compadecerse entonces de alguien, o eso creía el rubio y altivo varón. Ilusión que se le fue a la nada una vez escuchó su nombre pronunciado por alguien, una voz, su voz, extremadamente conocida. ¿Cómo no hacerlo?

Esto no podía estar pasando justo ahora.

Con las cejas ligeramente curvadas y el ceño algo bajo volteó, y claro, era ella, estaba allí, imponente aún con su metro sesenta y poco… no, esperen, había crecido algo, un poco bien poquito, y esos ojos, que él no sabía si estaban sorprendidos por verle o si, de una, querían solo matarlo. Aquel toque en su hombro pudo haberle tomado por sorpresa en su momento, pero ahora ya no. Resopló.

Agat- —se cortó al momento de saber lo que estaba pronunciando, se serenó—, Michelle—pronunció entonces el segundo nombre de la muchacha frente a él, en la misma fila de la compra. El karma era una cosita bien seria y muy quisquillosa.

¿Qué era lo que se suponía que iba a decirle?, todavía no había pensado en eso maldición, se suponía que tendría una tajada de tiempo para pensarlo, al menos hasta la otra semana, pero esto era inhumano. Chatear por el móvil y esto, dos años después, eran cosas diferentes.

Avanzó algo más en la fila al darse cuenta y regresó su vista a ella, para luego exhalar copiosamente.

Has cambiado un poco estos años—a pesar de que por dentro tuviera sus dudas, por fuera se mostraba como el hombre seguro que siempre solía ser, o aparentar que era—, para bien, debo agregar—adjuntó a su primera frase para suavizar los ojos a ella, a sabiendas de la clase de persona que era la dama que tenía al frente, a sabiendas de cómo era él mismo, y de cómo ya no podía ser.

Imaginaba.

Volver arriba Ir abajo

Re: Now —priv: A. Michelle Hayes

Mensaje por A. Michelle Hayes el Mar Ene 10, 2017 5:25 am

Te diría que tienes una excelente memoria —le dijo con una media sonrisa, de aquellas que uno sabía iban a ir acompañados de algún dardo venenoso—, pero como que no, ¿eh?

Michelle avanzó también cuando él lo hizo, aunque se colocó a su lado por comodidad y, cómo no, para no permitir que huyese de ninguna de las maneras. Ya había cometido aquel error hacía dos años (porque, haberlo dejado marchar de aquella manera había sido un error, ¿no?) y no se permitiría el lujo de volver a hacerlo. Quería conversar con él porque en su momento había significado mucho y ahora no sabía exactamente qué era lo que tenía entre manos. Michelle no pensaba echarle en cara la huída, pero sí sentía curiosidad por saber qué le había empujado a marcharse de aquella manera. Quizás incluso tras su explicación podría comprenderlo y todo.

Sí, bueno, lo que tiene pasarse el día entre frascos de formol —bromeó sin reírse, como si más que algo gracioso lo hubiese dicho en un suspiro. ¿Michelle esperaba algo más del encuentro? Sí, claro. Un “te ves bien” le parecía absurdo, sobre todo teniendo en cuenta que bien no se veía ahora mismo. Una conversa “formal y normal” era otra manera de evitar el tema que le picaba las manos. Y ya ni hablar de las recuperaciones que tenía; que por algo había ido al supermercado a por los ingredientes de la dieta de estudiantes.

Suspiró y le miró de reojo. Tan alto, tan rubio y tan como lo recordaba. Jodida debilidad por los rubios, se regañó a sí misma sin poder evitar aquel taco que enfatizaba su molestia. No se cortó ni un pelo y le volvió a sonreír, claramente diciendo en aquella ocasión que no se escaparía.

Sigo teniendo el número de teléfono de ese restaurante que nos gustaba —le informó—, qué suerte que ahora llevan la comida a domicilio y todo.

Zas. Ya estaba dicho. Marshall no se atrevería a declinarlo y, si lo hacía, posiblemente Michelle saldría con alguna que otra idea para apresarlo.

Off. Lamento la demora, pero la resaca de las fiestas fue horrible. D:

Volver arriba Ir abajo

Re: Now —priv: A. Michelle Hayes

Mensaje por Marshall le Clos el Mar Ene 10, 2017 7:52 pm



Exhaló… sin importar la cantidad de tiempo que transcurriese, nadie podía olvidar las características de alguien como Agatha tan fácilmente, o al menos él no podía, así de simple, especialmente si hablamos de esas miradas, que bastante las había llegado a ver en el pasado porque él era un poquito… ¿perro?, tal vez, o seamos sinceros, lo era, no tenía cara para caerse a cuentos, ni a nadie.

Se había puesto a su lado y ahí si la tuvo bastante seguro, ella no iba a dejarle ir tan fácilmente y era un pequeño problema: no estaba mentalmente preparado para estas cosas, pero tampoco era un niño, ya no.

Ah…—soltó al aire tras escucharla decir eso último—, tan hermosa, y tan directa como siempre—comentó con un toque de sarcasmo, de esos que se lanzaba a veces, volteó y bajó el mirar hasta ella y su cesta, dando cuenta de las cosas que la rubia estaba comprando y se dirigía a pagar—, pero eso que llevas ahí quiere decir que estás ocupada con exámenes… a juzgar por las fechas estás recuperando—continuó—, no me dijiste que tenías que recuperar—sacó a relucir, aunque claro, ellos no solían hablar tanto como lo hacían antes, especialmente porque solía tornarse por las tangentes, por culpa suya, debía admitir.

Siguió avanzando en la fila de la caja con mucha despreocupación, había regresado su paz interior, o algo así, por lo que podía relajarse un poco.

Pero está bien—murmuró luego de algunos segundos—, ¿en mi casa o en tu cuarto?—bajó la vista de nuevo y le sonrió de medio lado para preguntarle eso... no le apetecía hablar en la calle por ahora.

Se removió los cabellos con suma calma, tenía un ligero mareo, tan ligero que apenas lo notaba, pero se fue tan pronto vino y el rubio asumió que era a causa de todo el esfuerzo que había estado haciendo estos días con la mudanza y las idas a la universidad para acondicionar su espacio de trabajo y terminar de finiquitar detalles y otras cosas, así como también al hospital por el asunto del trabajo.

Ah… se había hecho complicado repentinamente, pero siempre había formas de solucionar las cosas. O eso pensaba en su sinceridad el varón.

Volver arriba Ir abajo

Re: Now —priv: A. Michelle Hayes

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.