Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Tra pensieri e caffè— priv: Rinne Utagawa
Dom Abr 01, 2018 8:36 pm por Rinne Utagawa

» Anxiety (Priv. Reiner)
Lun Feb 26, 2018 1:34 pm por Reiner F. Lawrenz

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Lun Feb 26, 2018 1:22 pm por Daichi Kitagawa

» Angels in America // Priv: Erika Singer
Vie Feb 09, 2018 1:16 pm por Minato Hamilton

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Vie Feb 02, 2018 2:46 pm por Yahiro Kanzato

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Lun Ene 22, 2018 6:12 pm por Kohaku Koyama

» Four // Privado: Elizabeth
Jue Dic 28, 2017 1:43 pm por Minato Hamilton

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Angels in America // Priv: Erika Singer

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Angels in America // Priv: Erika Singer

Mensaje por Minato Hamilton el Miér Dic 06, 2017 1:17 pm


Angels in America

AUDITORIO DE LA SNA // MIÉRCOLES; 07:43 PM // VESTIMENTA + PEINADO/GAFAS/ZARCILLOS


“Con la irreverencia en sus pasos se acercaba, miraba alrededor y sonreía…”.

Sus ojos se colaban como el firmamento puro en esas líneas que había repasado ya muchas veces desde que le habían dicho sobre las audiciones, hacía ya más de dos meses. Ahora estaban algo más avanzados y él acababa de integrarse a los ensayos después de haber llegado de Italia la pasada semana, faltaban muchísimas cosas por resolver, pero era el tipo que quería seguir haciendo lo que le gustaba tanto como pudiera.

Ahora eran como las ocho de la noche y el ensayo había terminado hacía apenas moneditas de minutos, por eso él se encontraba leyendo las líneas de su libreto que el director le había pedido que repasara. Aquí estaba haciendo de un hombre gay con SIDA que tenía una forma un poco bohemia de ver la vida, y se relacionaba con todos los demás personajes de maneras muy vistosas y diferentes. Él era Prior ahora, le faltaba aún un poquito para terminar de meterse en el papel, pero estaba completamente seguro que por físico no pecaría, si se seguía deteriorando como iba tendría la perfección para plantar en las tablas a un sidoso común.

Sin embargo, había algunas cosas que le había tomado poderosamente la atención respecto a este ensayo, y el par previo al que había asistido, y eran esas bromas que parecían pequeñas, pero sumadas eran muchas, a una de sus compañeras de reparto.

Había escuchado del director que se llamaba Erika, pero apenas habían hablado gracias a las escenas que, hasta el momento, habían estado montando donde ambos hacían acto de presencia. Al rubio le había parecido que el ambiente era algo tenso alrededor de ella, pero realmente no le parecía que fuera porque era mala actuando, por el contrario, que lo hacía realmente bien. Tal vez ese era el problema, la envidia; no es como que fuera raro, porque cuando él llego al campus hacía casi dos años había pasado algo similar. No era ególatra, pero estaba orgulloso de lo buen actor que era, porque se había esforzado mucho y había trabajado duro desde Reino Unido para eso, porque era algo que amaba hacer; sin embargo, puede que por ser él hombre, y por algunas cosillas sobre plantar carácter frente a todos, las intimidaciones habían terminado.

Con esta chica parecía no ser así.

Le quedó viendo un momento, desviando la vista de su guion, todos se estaban yendo justo ahora, y a él le nacía un poco entablar alguna conversa con ella, porque parecía que no se dejaba afectar por todo, pero el varón tenía claro que esa solo era la cara que mostraba a todos, y todos aquí parecían llevarse mal con ella. Él no era ese tipo de persona, y apenas la había visto pocas veces por el club, tal vez acababa de llegar, o era la primera vez que audicionaba/era seleccionada, para un papel.

Como fuera, bajó del medio paredón donde estaba montado, sintiendo en las piernas la fuerza y caminó hasta donde la rubia estaba, aun con sus papeles en la mano, pero dejándolos más en un segundo plano.

¡Hola!—.

Saludó de repente, desde atrás, con un gesto sonriente y un tono amigable.

Eres Erika, ¿no es así?—le preguntó.

Se acomodó su andar y se detuvo firmemente frente a ella, con las manos detrás de la espalda, entrelazadas, con el guion en una de ellas, el sombrero sobre su cabeza y la misma sonrisa que le hacía verse infantil a pesar de su edad pintada en el rostro.

Yo soy Minato, interpreto a Prior Walter—.

Se presentó.

He notado que no pareces agradarle a mucha gente por aquí—comentó.

Mientras hablaba se movía un poquito sobre sus pies, porque siempre solía ser muy inquieto en la vida diaria.

¿Te gustaría salir y tomarnos un batido por ahí?—.

Finalmente le preguntó, deteniendo el bamboleo y mirándole directamente, con la misma expresión, intentando que ella no pensase que era raro. Tal vez la dama podría pensar que era un tipo demasiado metido en su etapa infantil, por la manera en la que gesticulaba, pero esperaba que no pensase que él también era de esos que venía a intimidarla.

Pero… tal vez si podría pensar raro. La idea surgió en su mente.

Pero no pienses nada raro—.

Llevó las manos al frente y comenzó a hacer gestos de negación con las manos.

Me gustaría hablar un poco solamente, y si bebemos algo de por medio sería mucho mejor—sonrió de nuevo.

Ladeó su cabeza esperando alguna clase de respuesta a su montón de palabras seguidas del saludo. Subió la mano derecha para subirse las gafas con el índice y seguir ahí.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Angels in America // Priv: Erika Singer

Mensaje por Erika Singer el Dom Dic 17, 2017 2:56 pm

Auditorio // Miércoles, 07:45PM // Vestimenta, peinado y calzado

Estaba realmente nerviosa, pero aquel día apenas había ido al club un rato. A pesar de haber querido asistir, tuvo algún que otro encontronazo con la gente de este, ya que ella, de primer curso, había conseguido un papel grande y en cambio, personas de cursos mayores, habían recibido más que un no u otro papel más pequeño. Le parecía realmente ilógico, porque ella que se pasaba día si y día también llendo a castings públicos fuera de SNA solo para actuar recibiendo constantemente un “no” o un “ya te llamaremos”, pues que se picaran por una actuación de club, pues le sacaba de su lógica normal.

Erika solía ser alegre, por lo que intentaba esquivar las palabras de los demás y más aún estando dentro de la academia. Le gustaba mucho más hacer otras cosas que pensar en ello, por lo que, aunque llegó tarde al ensayo, sabía que se iban a centrar en el protagonista y no en ella.

Se sentó en una silla sola, algo lejos de los demás, y comenzó a leer el libreto de su papel. No conocía la historia ni un poco, y cómo apenas había sido seleccionada, apenas había repasado su papel. No sabía nada de ella, por lo que tendría que buscar información de algún lado. Al fin y al cabo, no había sido seleccionada por casting, si no por la valoración de los profesores.

Escuchaba de fondo el ensayo del que llevaba el papel protagonista, y sabía que lo hacía realmente bien. Sabía que actuarían mucho más juntos por su papel, pero no sabía nada de él. No sabía nada de su nombre. La verdad es que le veía un chico guapo, y aunque bien le recordaba extrañamente a cierto médico del cual, suponía ella misma, que le interesaba, sus ojos se iban hacia él inconscientemente. Igualmente, tragó saliva para seguir leyendo su libreto.  Más que nada porque apenas había ensayado escenas secundarias por alguna u otra cosa, pero no por ella en sí. Ya llegaría un momento en el que tendría que hacerlo perfectamente.

Poco después, las mismas personas molestas de antes se sentaron a su lado, y Erika, en vez de echarlas cómo perros, las miró y sonrió ignorándolas el resto del ensayo. Estas seguían hablando con naturalidad, con rintintín y con alguna puya en contra de ella, pero bueno, Sonreía y ya, estaban delante de los profesores y estas cosas podrían ser totalmente sancionables y, para un sitio donde podría hacer de papeles interesantes porque le aceptaban, pues no necesitaba aquel problema en aquel preciso momento.

En cuanto en ensayo suspiró, la mayoría se fueron además de las personas de su alrededor. Cuando quiso darse cuenta, aquel chico resplandeciente se presentó. La verdad es que su nombre le sonaba de algo, pero no caía a la primera de qué. Supuso que lo habría escuchado por alguna parte, por lo que no podría hacer memoria.

Sonrió levemente tan bien cómo sabía. No le daba una mala impresión, incluso después de que el chico pretendiese saber la situación que la rodeaba. Igualmente, se sorprendió. Delante de la gente era experta en pasar cómo si todo fuese normal, pues al fin y al cabo era actriz y ser actriz le había dado el bonus de saber mentir como una experta, pero bueno. Sonrió, algo confusa por la situación.


-Sí, mi nombre es Erika Singer. ¡Encantada!

Peinó su cabello, cerrando aquella libreta tan de repente cuando se acercó.

-Haces muy buen papel de Prior, pero podemos hablarlo, cómo dices, tomándonos algo. No tengo problema –sonreía, levantándose de su asiento-. Además, tengo sed y no es tanto la hora de cenar. Disfrutemos de una buena charla entonces. Hay cosas de las que no quiero hablar aquí cerca, y parece que sabes más de lo que muchos tendrían que saber, por lo que si puede ser fuera de aquí, perfecto.

Se fue directa a salir, pero se giró antes de ello, mirándole.

-Pero, ¿a donde quieres ir? Te sigo –informó-.


Sabía que, si quisiese hacer algo malo, ya podría haber pasado, pues bien habían pasado muchísimas cosas en aquel sitio. Tanto buenas cómo malas, ya no sospechaba nada de ello.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Angels in America // Priv: Erika Singer

Mensaje por Minato Hamilton el Jue Dic 28, 2017 1:46 pm

Minato era alguien de naturaleza observadora, de oficio observador. Era el típico que tendía a detallarlo todo por instinto, porque había pasado mucho tiempo siendo entrenado para captar cada detalle, y sabía muy bien cuando la gente mentía. Y ella mentía, su lenguaje corporal se lo estaba diciendo. Aprender a no mentir no era el arte de actuar para los demás, era el arte de actuar interiormente a tal punto en el que tú mismo te lo creyeras todo, así de fácil se podía engañar a los demás.

Pero a quien quitaba, muchas cosas en el mundo tenían poco, o nada, que ver con él.

Gracias—.

Le dijo, en ese momento llevó sus ojos alrededor y jugó con sus cabellos, ya no había nadie, pero las paredes tenían oídos, así que, como ella resaltó, lo mejor sería irse a un lugar más despejado, y ausente de cualquier injerencia de esta gente.

Pues… si lo que quieres es un lugar donde esta gente no fastidie, podemos ir a un quiosco a un par de cuadras de la entrada—.

Volvió a hablar. En realidad, al principio había pensado en alguno de los quioscos que estaban dentro del campus. Pero fuera también había buenos lugares y, a juzgar por la hora, la gente que acababa de salir del ensayo iba a ir a comer la cena en el comedor, que solo hasta cierta hora la servían. Él no podía comer nada de eso, sino cosas más insípidas y de hospital, por lo que no le importaba retardar un poco la comida.

Caminemos, llegaremos rápido a pie, ya que este lugar no está tan lejos del portón principal—.

Le dijo y se dio la vuelta, buscando con la mirada el lugar en el que había dejado su bolso. Estaba entre las butacas. Llevaba el guion entre manos y pegó un par de saltos para llegar hasta su mochila y meter el guion dentro, donde llevaba los documentos para la solicitud de presentación de su tesis y los documentos que le habían entregado en el decanato para validar la misma esa mañana. Solo faltaba poco para ser ahora un Licenciado en Ciencias Políticas, lo cual se sumaría a sus otros títulos y completaría un poco el área en la que se había enfocado. Un área rara si considerábamos que a él lo que le gustaba era pararse en las tablas y hacer lo que sabía, y sabía que lo hacía bien.

Y… bueno, no sé otra gente, pero tampoco es tan difícil darse cuenta del carro que tienes encima—rió—, pero nadie parece querer meterse en esa camisa contigo—.

Asintió, la gente era un poquitín, muy, alejada cuando creían que ciertas cosas no le concernían, y preferían ponerse el lado en el cual estaba la mayor cantidad de personas, cosa de no perder. Era algo que había visto mucho a lo largo de todos estos años, y no pasaba solo en lugares como este, en una universidad, sino en el trabajo, en la sociedad. Todo era el reflejo de la vida, o eso parecía ser. Poco importaba ahora.

Este teatro era como todos los teatros del mundo, siempre había envidia y ganas de tirar al otro por la ventana cuando fallabas, era normal; si te daban un papel solo tenías que ser y hacer lo mejor para cumplir las expectativas sobre el papel, era todo.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Angels in America // Priv: Erika Singer

Mensaje por Erika Singer el Dom Ene 07, 2018 6:28 pm

Siguió a Minato hacia donde quiera que fuese. Esperaba que la llevara bien lejos de ahí porque no tenía intención alguna de hablar cerca de los clubs, y esperaba bien en un sitio lejos de gente de SNA en general. Ya que había alguien dispuesto a indagar totalmente en la situación de Erika, no iba a decirle que no y no iba a rechazar el hablar. Era la única persona que parecía querer hacer algo, aunque fuese solo hablar.

Suspiró, mirando el guión que tenía en sus manos y luego volviendo la mirada a aquel extraño chico. Estaba segura de que él iba a meter las narices en lo que podría salpicarle, y eso, aunque bien le daba igual, le daba algo de pena.

-La otra gente no querría darse cuenta, no vaya a ser que vaya a caerle también un montón de problemas en la cabeza –sonrió, forzadamente-. Resulta que si ayudas a alguien cómo yo, o quizás a alguien que haya pasado por lo mismo que yo, seguramente también se vean empapados de buena mierda y por ello, aunque bien la gente pueda darse cuenta de lo que pasa, no quieren mirar hacia mi.

Aunque daba por hecho que aquel chico quizás no fuese estúpido, sabía que sería consciente de que si mencionaba o se acercaba a ella podrían ir a por él, y podría ser peligroso para toda gente ajena. Quizás por eso llevaba ya tiempo sin saber nada de aquella chica alemana, y que la única persona con la que se había relacionado mal era el médico que le atendió en el hospital y con el cual se ha encontrado en varias ocasiones.

Oh, aunque bien este último le hacía sentirse bien y cómo nueva.

Erika era consciente de en el punto en el que ella estaba, pues estaba apunto de cometer cualquier locura ya que tanto fuera cómo dentro de la academia las cosas no iban bien respecto a sus sueños. Quizás era idiota por pensarlo, pero era verdad que se sentía super triste al pensar en todo eso.

No importaba, tenía que volver ahora a donde estaba y dejar de pensar en lo demás. Ahora, el chico podría ayudarla medianamente en algo o algo así pensaba.

-Realmente, creo que es muy atrevido preguntarme por este tema aún estando aquí. Los demás no son idiotas y creo que podrían pagar contigo el hecho de que estés ahora conmigo preguntándome el tema. Eres un gran actor, y estar conmigo puede que solo te traiga problemas. ¿Estás totalmente seguro que quieres que hablemos de esto? –miraba de reojo a todas partes, con algo de miedo-. O sea, yo agradezco tu ayuda, pero no me gustaría que acabases cómo yo aquí.

En parte sabía que eso era probable que no pasase. Sabía que él era mayor que ella y Erika tenía la desventaja de ser una niña prácticamente, un pollito recién salido del cascarón. En su pueblo nunca la habían hecho lo mismo que ahí y por eso era incapaz de protegerse. Se sentía tonta pero…

Se puso nerviosa, no paraba de mirar a todas partes.

-Lo siento, continuemos fuera. No quiero seguir hablando de eso dentro de este lugar. Quiero salir fuera e irnos lejos, por favor –estaba nerviosa pero intentó serenarse y tranquilizarse para seguir hablando con lógica-. Podemos si quieres salir de la academia, ir más hacia el centro de Alki, aunque no me molesta ir a algún cuarto o alguna parte del lugar mientras que se esté tranquilo y solitario.

Aunque no prometía que no fuera a estar como una paranoica mirando a todas partes.

-Voy saliendo, te espero en la puerta exterior. Me da cosa que nos vean juntos.


Erika salió del lugar lo más rápido que pudo, porque le daba mucha cosa que le viesen junto a Minato. Aquellas chicas estaban por la zona y se rieron al verla, y por ello agradeció haberse distanciado un poco del otro, pero por suerte consiguió salir sin ningún percance de camino.
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Angels in America // Priv: Erika Singer

Mensaje por Minato Hamilton el Vie Feb 09, 2018 1:16 pm

Él solo siguió caminando mientras ella hablaba. Se le hacía raro que una señorita hablase de una manera tan burda-usando ciertos adjetivos-, pero era de caras ver, corazones no saber, así que poco le importaba. Solo siguió su camino y le escuchaba. El punto del asunto era no dejarse llevar demasiado por eso, por lo que pasaba, y seguir el camino. Claro, cuando te acosaban era feo, pero le pasaba a mucha más gente de la que se pensaba, aunque cada cabeza era un mundo, cada caso era algo parecido.

La verdad es que me importa poco lo que me puedan hacer los demás—.

Le dijo, metiendo algo las manos en los bolsillos y alzando los hombros, quitándole importancia a la cuestión. Cuando se dio cuenta de que se alejaba dio un salto para seguirle el paso.

Vamos, que no te cohíbas, he dicho que me importa poco lo que hagan o digan los demás—.

Le repitió.

Con la mochila encima continuó su camino fuera del auditorio con ella, como si nada; la salida no quedaba tan lejos, porque este sitio tenía que ser de fácil acceso para los visitantes, así que no pasó mucho antes de que llegasen allí. ¿Le vio alguien?, no le importaba para nada.

Al estar en las puertas exteriores miró a los lados para orientarse; el campus tenía varias salidas que conducían a lugares diferentes, y él, que solía guardar mucho en su cabecita, tenía que ser torpe para alguna cosa.

Vamos hacia allá—.

Le dijo señalando a la derecha, el quiosco quedaba por allí.

A ver…—habló–primero quiero dejarte algo claro, no eres la primera persona a la que le pasa algo así en el club, tampoco serás la última—siguió—llegué aquí hace dos años, era un tipo raro que venía de una universidad en Londres y llegó para quitarle el protagónico al súper perfecto y preferido de las chicas, el novio de todas—.

Soltó una risa.

Después de eso intentaron hacerme tantas cosas, y al principio no les hice mucho caso, es decir, tenía cosas más importantes que hacer que centrar mi vida en ellos—dijo—pero después comenzaron a darme rasquiña—.

Se refería a que comenzó a molestarle tenerles encima, eran muy fastidioso.

Así que, uno de esos días, cuando me rodearon en grupo, porque solos son unos cobardes, les di su merecido—.

Decía todo como si nada, porque para él había sido algo del común, con las manos en los bolsillos y caminando serenito al quiosco donde se tomarían algo.

Después de dislocar alguna muñeca, solo por diversión, creo que se dieron cuenta de que realmente había hecho eso como… ¿pasatiempo?, golpearlos, y creo que me cogieron miedo—.

Afirmó con la cabeza repetidamente.

Algunos dejaron el club, otros no pueden ni mirarme a la cara, así que sé perfectamente por lo que pasas—se alzó de hombros—doblemos aquí—.

Le dijo para cruzar, ya se podía ver el lugar, y no había mucha gente.

Aquello era genial. Él solía tomar aquí algunas veces algún bocadillo; ya que había decidido saltarse la dieta más de lo normal, pues no tenía cargos de consciencia por acercarse y pedir algo. Su tío Hiro había captado al fin que no podía controlarle más en ese sentido. Después de todo, si igual se iba a morir, si no había cura para su enfermedad, ¿qué sentido tenía seguir sin poder probar las cosas que todos decían que eran muy sabrosas?

Creo que deberías dejar de reprimirte, ya sabes, plantarles cara—dijo—el mundo del teatro es difícil… en cualquier lugar vas a encontrar a gente como ellos, que quieren pisotearte porque no tienen el talento para superarte en las tablas—continuó—tienes que adquirir la capacidad de mirarles desde arriba y hacer que todo te resbale, pero con una elegancia tal que no les provoque volver a hacerlo, creo que eso es lo único que te falta—dijo—un poco de carácter para echar lejos a las cucarachas—.

Y así llegaron al lugar. Este sitio ofrecía malteadas de muchos sabores diferentes, y también bocadillos como sándwiches, mini pizzas y bocadillos dulces como galletas y pastelillos.

Daba para todos los gustos, por eso se llenaba cerca del fin de semana y en las mañanas.Sabía lo que le decía, sabía que si ella quería dedicarse al teatro lo mejor sería que supiera cortar estas cosas de raíz. Lo había vivido en Escocia y Londres, después aquí… la gente era mala con los buenos y talentosos, incluso cuando era un niño en el club de teatro de la escuela lo supo. Pero también supo dejarlos callados, con su actuación y algo de fuerza y carácter, por lo que, según él, podía ser una buena ayuda para ella.


avatar
Edad :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Angels in America // Priv: Erika Singer

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.