「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Miér Mayo 27, 2015 7:35 am.
「LAST POST」
Últimos temas
» Curiously +18—Priv.
Ayer a las 5:34 pm por Zhao Wang

» Fraternidades & Dormitorios
Ayer a las 3:05 pm por Shi L'Jon

» Clubes de la SNA
Ayer a las 2:56 pm por Shi L'Jon

» Registro de Identidad
Ayer a las 2:50 pm por Shi L'Jon

» Registro de PB
Ayer a las 2:45 pm por Shi L'Jon

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Ayer a las 2:37 pm por Shi L'Jon

» Yopparai da! (Priv. Shun)
Ayer a las 2:22 pm por Shun Wakahisa

» Tra pensieri e caffè— priv: Rinne Utagawa
Ayer a las 1:48 pm por Vincenzo Michaira

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Sáb Ago 19, 2017 3:30 pm por Yahiro Kanzato

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Jue Jul 18, 2013 2:27 pm

Referencias:

Qué belleza… había pasado una excelente noche de Viernes-madrugada de sábado en una fiesta en las fronteras del campus… no es que él fuera fan expreso de esas cosas, pero simplemente se sintió de ánimos y terminó metido en un cuarto con una buena miniteca y muchas damas acosadoras, qué decir, aún tenía ese “no-sé-qué” que a ellas les gustaba. Aunque… si su heredero saliera de alguna de ellas pues, si estaría medio perdido.
 
Llegó a su cuarto como a las tres de la mañana de ese sábado, no estaba tomado y su cuarto estaba solitario, tal vez el otro chico que tocaba con él se arrepintió y se marchó de la SNA, realmente no era problema suyo ni nada parecido, así que fue a darse un baño y, luego de vestirse, tomó una manzana y un jugo de durazno pequeño que guardaba en la mini-nevera como su desayuno. Miró el reloj y este marcaba cerca de las cinco… bien que se le había pasado la hora de ejercitarse.
 
Tomó su llave, sus teléfonos y encendió su reproductor para ponerse unos auriculares y salir de allí. Ropa deportiva y unos lentes de sol, era todo lo que necesitaba para pasar un buen rato en contacto con la salud que tanto cuidaba.
 
Y así lo hizo… rutinas de abdominales, flexiones, sentadillas y ejercicios especializados para mantener a punto cada parte de su cuerpo, todo eso en la comodidad del jardín de la fraternidad y a la vista de quién estuviera despierto a esas horas en un fin de semana, es decir, si acaso las personas que se encargaban de mantener la seguridad y la limpieza del lugar. Muy pocas, en referencia.
 
Luego de eso decidió que era buen momento para una corrida. Así que, a punta de siete de la mañana, se marchó en carrera por los alrededores delos dormitorios. Era un espacio bastante grande y abierto, aire fresco y el crepúsculo anunciándose desde el mejor de los puntos donde la luna reclamaba su merecido descanso al castigo inclemente de la noche. Podía catalogarlo como una tontería, pero se detuvo solo para presenciar el momento. Como cada tarde al ocaso, cada mañana desde hace mucho tiempo, era de esos pasatiempos que, a pesar de parecer ridículos, simplemente daban una tremenda sensación de llenura.
 
Pero, el amanecer no duraba sino como unos cinco minutos y luego de eso simplemente se decidió por regresar a su dormitorio, darse un baño, arreglar su agenda y acentuar un par de puntos sobre una tarea de historia que tenía. Unas treinta líneas para un discurso supuestamente improvisado, sabido, de esos que todos dicen hacer, pero que realmente ni siquiera existe.
 
Nada fuera de lo común.
 
Llegó a “los dominios de Konosioni”, la fraternidad en la cual estaba, y encontró a algunos chicos y chicas por los pasillos, todos tenían cara de “acabo de llegar, no me fastidies” y así lo cumplió pasando con simples saludos de largo. Tenía que subir unas tres plantas hasta llegar a su cuarto y prefirió hacerlo corriendo, solo para darle un buen fin al ejercicio.
 
Será una buena práctica—, susurró justo antes de arrancarse a correr.
 
En el camino encontró a personas de bajada y como pudo las esquivó sin bajar el ritmo. Sí, en efecto se tornaba como una genial práctica. Eso lo supo tras la risa soltada al correr por el pasillo y llegar a su puerta.
 
Dos-cero-siete…—, separó leyendo el número en la puerta, —Hyun está de vuelta—, dijo tomando el pomo y girándolo, dándose cuenta de que estaba abierto.
 
Y sí, al parecer sería un fin de semana interesante… tener compañero lo era.



Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Vie Jul 19, 2013 10:14 pm

Finalmente había llegado. Luego de tantos preparativos, de empacar sus cosas y de tener que hacerse a la idea de que viviría en un lugar totalmente distinto, Tokuro pisaba suelo Americano; más precisamente el suelo de la Security Northwest Academy. Su nuevo hogar por tiempo actualmente indeterminado; con un objetivo, una razón, y detrás de ello una vida universitaria… otra vez. Pero no era algo que le molestase realmente, le encantaba estudiar.

Su vuelo matutino había llegado realmente muy temprano a la ciudad. A diferencia de la mayoría de viajes que hacía, esta vez había viajado solo, puesto que su hermano gemelo Toshiro se retrasaría un poco más en arribar a la academia; pero quizás lo más extraño de todo aquello era que por primera vez dormirían en habitaciones separadas y no solo eso, en fraternidades separadas. No se quejaba de ello pero… no podía negarse a sí mismo que quizás en un principio extrañaría un tanto la alegre presencia de su hermano.

Mientras recorría el largo camino que llevaría al edificio en el cual se encontraba su habitación, observaba los alrededores con agrado de lo que veía, eran unos terrenos muy amplios y por lo que se veían bastante pacíficos; además de que parecían estar muy bien cuidados. Ahora ¿Dónde estaría su habitación? Se detuvo frente a la entrada del edificio que a la fraternidad Konosioni pertenecía para sacar un pequeño papelito y observarlo con detenimiento mientras una suave brisa que comenzaba a soplar de pronto, jugueteaba con los largos mechones azabache de su flequillo.

-Habitación…  doscientos siete…-murmuró para sí mismo, grabándose así el número muy bien para ya no tener que recurrir a aquella anotación que su madre le había hecho; si es que todo había sido arreglado incluso antes de que viajase hasta América.

Caminó tranquilamente por los pasillos de la academia arrastrando su maleta, era bastante grande y de color negro; en ella traía todo lo necesario para los primeros días ya que el resto llegaría quizás al día siguiente o en unos días más. No había querido viajar con tanto equipaje que tuviese que estar arrastrando luego.
En los pasillos había podido ver ya algunos alumnos caminando tranquilamente, muchos de ellos con esa clásica expresión de recién levantarse y de pocos amigos; Tokuro por su lado solia ser bastante madrugador; a causa de su trabajo, pero también por preferencia personal.

Se detuvo frente a la puerta 207 la cual hallo luego de subir algunas escaleras, pero no se sentía exhausto a pesar de haber cargado sus maletas por ellas; tenía una excelente condición física y hacía falta mucho más esfuerzo físico para cansarlo realmente. Buscando en su bolsillo sacó las llaves que días atrás le habían sido entregadas y se dispuso a abrir la puerta, empujándola suavemente entonces para entrar a la habitación llevando consigo la maleta, cerrando la puerta un poco pero dejándola solo levemente entornada.

Lo primero que hizo fue recorrer el lugar con la mirada, era amplio y bastante cómodo. Acercándose a la ventana y corriendo un poco la cortina que la cubría, pudo notar como tenía una hermosa vista desde el punto en el cual se encontraba; los jardines de la academia. Sonrió levemente para después soltar la cortina dejando que volviese a su sitio, ahora solo quedaba desempacar, pero antes de eso se enfrentaba al pequeño dilema de que cama escoger. Por lo que había visto parecía tener ya un compañero de habitación aunque en realidad hubiesen tres camas allí dentro; no le molestaba en realidad esto, debido a que su hermano solía estar siempre muy cerca de él, estaba más que acostumbrado a compartir habitación con alguna persona.

Se encontraba entonces pensando en que cama elegir cuando fue que escuchó un murmullo del otro lado de la puerta y luego sintió como esta se abría y alguien parecía anunciar su llegada; curioso, no pudo evitar que aquello le recordase a la costumbre que solían tener ellos en su hogar de anunciar su llegada y sin pensarlo respondió.

-おかえりなさい  (Okaerinasai)-dijo en un tono suave y bajo, para después darse cuenta de lo que había hecho, llevando la mano a su boca para toser de forma algo avergonzada y finalmente hablar en ingles, que era el idioma del lugar y el cual se suponía deberían hablar- Mucho gusto, ¿parece que seremos compañeros…? –pregunto de forma amable sin terminar su pregunta, era lógico, no sabía su nombre, pero parecía a simple vista un joven bastante alegre, y activo, eso podía saberlo fácilmente con solo ver su vestimenta deportiva.



*Okaerinasai: Bienvenido de vuelta.


Vestimenta:

Mas el jean obvio y un par de zapatos negros.

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Vie Jul 19, 2013 10:47 pm

Abrió la puerta y se encontró con una escena algo extraña genial pasó por su mente al ver un chico de cabellos marrones, algo alto, pero más bajo que él, ojos medio claros, gafas, pudo detallar un lunar… rostro sereno y una gran maleta negra, claro, a parte dela vestimenta que llevaba. Si podía ser tonto con algo como eso, diría que le faltaba un “no-sé-qué” para completar el atuendo, pero no se veía para nada mal. Y sí, simplemente no podía dejar de lado todos esos detalles.

Se dejó llevar un poco por su imaginación, por los sentidos. Soltó una leve risa al escuchar cierta frase que, sinceramente, tenía mucho tiempo sin oír.

Era el típico, “tadaima” que decías cuando llegabas a casa y tu madre, padre o familiar te recibía con un “okaerinasai” para dar la buena bienvenida. ¿Cuánto tiempo hace que no escuchaba eso?, más o menos año y medio, sí, y ahora venía un chico que no conocía y era la primera persona que robaba un momento tan preciado en la vida de todo adolescente…qué rayos, divagar y pensar en tantas tonterías no formaba parte de su haber, mucho menos esa clase de trivialidades. Sonrió y dio un paso para entrar al cuarto finalmente.

Domo arigatougozaimashita—, respondió en sereno acento nipón, nadie podía saber o imaginar que él había nacido allá, pero era una costumbre responder en el mismo idioma en el que le hablaban. Para eso se estaba esforzando tanto en aprender muchos de ellos.

Se sacó los lentes  y los dejó e una mesa al lado, había escuchado la pregunta y, a pesar de que había otro chico aquí, era concretamente la primera vez que se encontraba con uno de sus compañeros de cuarto. Era emocionante ciertamente.

Shi—, completó la pregunta realizada segundos atrás, —soy Shi, extensión de muchos nombres—, soltó una risa como carcajada dejada en su garganta al sentarse en la orilla de la cama que ocupaba, —L’Jon, “Li-on”, algo así—, llevó su apellido y la forma en como debía pronunciarlo, muchos, por no decir que todo el mundo, se equivocaba al pronunciar ese apellido, —y, bueno, otros muchos apellidos que realmente no importan—, se encogió de hombros.

Sus pies chocaron con el suelo con alguna música mental, a su lado estaba Hei, el de siempre y que jamás le dejaba. Alzó su vista y se dio cuenta de que estaban solo los dos. Miró la otra cama, medio acomodada y algunas cosas de lado. Soltó una fuerte exhalación, este chico era un fastidioso desordenado, lo peor era que aún no conocía su nombre, ni de él, ni del chico que tenía en frente que, por alguna razón, recorriendo en sus memorias, le parecía haber visto antes en algún tiempo.

Y, bueno, encantado de conocerte—, sonrió el pelinegro con calma, como si nada hubiera pasado, —¿con quién tendré el gusto de compartir cuarto a partir de ahora?—, cuestionó dando a notar su profunda curiosidad.

Él era de esos que revelaba cuando debía y que ocultaba cuando le convenía. Todos lo hacía y, pensaba que ni siquiera quienes estaban o estarían en este cuarto no eran la salvedad. Negó un poco y aguardó, estaba interesado y, en lo profundo, pensaba que tener un compañero de cuarto al cual conocías, podría ser bastante emocionante.

No es que no hubiera tenido uno antes, dicho, en Francia estaba en un internado, pero allí la gente era aburrida, nada como lo que esperaba encontrarse en la SNA, en parte vino por tantas cosas que no tenían relaciones sinceras las unas con las otras.



Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Vie Jul 26, 2013 12:22 am

Ni bien escuchó aquellas palabras sus ojos viajaron hacia la puerta de aquella habitación, parecía ya algo natural en él permanecer tan sensible a cualquier tipo de estímulo; quizás sus sentidos se hubiesen hecho más sagaces como resultado de tantos años de entrenamiento. A lo cual podía suponer era una ventaja… la mayor parte del tiempo.

Al encontrarse con una figura desconocida, lo primero que Tokuro pudo ver fueron aquellos ojos azules que le miraban fijamente ¿demasiado quizás? Tanto como si le estuviesen analizando de pronto; le mantuvo la mirada entonces, alzando un poco las cejas al escuchar cómo le respondía en su mismo idioma natal, solo permaneciendo en silencio. Había sido simplemente un pequeño descuido suyo, pero ahora llegaba a enterarse que el pelinegro hablaba japonés, aun así prefirió comunicarse en inglés puesto que suponía que así sería más conveniente.

Le vio quitarse los lentes y espero en silencio la respuesta, solo siguiéndole con la mirada, mantenía una expresión seria pero serena; muy característica de él después de todo. El joven deportista se presentó entonces como Shi L’Jon mientras se sentaba en una de las camas dejando escapar una pequeña risita; suponiendo entonces el japonés que aquella cama sería la que el pelinegro ocupaba. Ahora solo restaban dos, pero una de ellas tenía cosas a un lado, suponía entonces que sus dos compañeros de habitación ya se habían instalado hacía bastante tiempo. Fijando entonces su vista en la última de las camas, la cual se encontraba contra la pared, se acercó a ella arrastrando su maleta desde el manubrio, deteniéndose cuando la tela de su jean fricciono suavemente con la de aquel acolchado color café.

-Mi nombre es Tokuro Yaminara…-respondió entonces a la pregunta del joven llevando una mano a posarse suavemente sobre su pecho, inclinando su cabeza levemente, si, excesivamente educado a pesar de que trataba con alguien que posiblemente tenía su misma edad, sino que quizás resultaba incluso siendo menor-… de Escocia…-agregó con una pequeña sonrisa en los labios que solo duró unos efímeros segundos- Espero podamos llevarnos bien.

Podía notar la clara y tan visible curiosidad en los ojos azules del otro, por esto quizás le había dado al menos aquella mínima información; aunque podía llegar a suponer que quizás al pelinegro le resultase extraño que una persona con rasgos japoneses proviniese de Escocia, aún así extraño más no físicamente imposible. Y más aún, si es que él le había contestado en japonés, cosa que a simple vista no hubiese sido capaz de suponer.

Se sentó entonces en la que sería su cama por descarte y dejo escapar un pequeño suspiro para después recorrer la habitación lentamente con la mirada, era un lugar bastante amplio, era notorio a simple vista, y resultaba cómodo desplazarse por la habitación aunque tres personas estuviesen viviendo dentro. Era hora de empezar a desempacar entonces, había permanecido en un completo silencio durante unos segundos; no era de mucho habar después de todo, y aunque su vocabulario fuese rico y completo solía utilizarlo mayormente en sus escritos, porque si, después de todo él hablaba como un joven normal, de su edad, o eso esperaba de sí mismo. Después de todo no solia juntarse con muchos jóvenes más que sus inseparables amigos y su algo alocado hermano gemelo.

-¿Llevas mucho tiempo… aquí? –pregunto de repente volviendo a mirar al pelinegro, intentando ser cortés en sacar algún tema de conversación con el otro. Y es que si, aunque fuese callado debía llevarse bien con él, era lo conveniente si tendrían que convivir muchas horas dentro de aquella habitación. Espero algún tipo de respuesta mientras comenzaba abrir los cierres de su maleta iniciando así la tarea de acomodar sus cosas en los espacios restantes de los armarios y demás cajones para guardar pertenencias, sin embargo el repentino tintineo del timbre de su teléfono móvil le sorprendió efímeramente para llevarle a buscarlo en el bolsillo de su chaqueta negra, abriendo la tapita de este para observar en la pantalla la procedencia de aquella llamada, un numero de por si conocido ya- ¿Me disculpas? –dijo al pelinegro para después solo llevar el celular a su oído y sobre el otro lado oír la voz conocida de su madre; la mujer llamaba con la intriga de que su querido hijo hubiese llegado con bien, a pesar de estar tan ocupada. Madre tenía que ser, si es que Tokuro incluso iba a misiones en donde su vida peligraba constantemente y ella era capaz de preocuparse incluso por un viaje en avión.

Luego de hablar unos escasos minutos con ella la convenció de que todo estaba y estaría bien, y la actualizo de cómo sería su vida desde aquel momento; o como suponía que seria, estudiar, claro… era todo lo que podía decir mientras el pelinegro estuviese cerca. De pronto se había puesto de pie para comenzar a caminar en círculos por la habitación mientras recorría el sitio lentamente con sus ojos; como si se grabase en la mente cada detalle que componía aquella habitación. No tardo mucho en cortar aquella llamada, pero de forma curiosa apenas se disponía a cerrar el celular, de nuevo este comenzaba a sonar ahora con el número de su padre reflejado en la pantalla entrante. Luego de quedarse inmóvil unos segundos atendió volviendo a llevarse el celular a la oreja, nuevamente preguntas que no podría responder tan fácilmente habiendo alguien más tan cerca de él, solo hablaba de cosas sin sentido; era la clave para decir que todo estaba bien y que no podía dar mucho más detalle en aquel momento.

-Mis… familiares…-solo comento como pequeña explicación al otro luego de dejar escapar un pequeño suspiro, sin embargo cuando parecía dispuesto a dejar el dichoso celular sobre la mesita de luz que ahora le pertenecía, el timbre comenzó a sonar nuevamente; ahora el nombre de su gemelo figuraba como identificador de la llamada entrante. Esa alegre voz al otro lado del teléfono, aun hablando desde Escocia… invadiéndole con un sin fin de preguntas en tan pocos segundos, de las cuales solo fue capaz de responder unas pocas; que como era el lugar, los compañeros… al final suspiro más pesadamente, dejándose caer en la cama una vez que hubo cortado nuevamente, solo cerrando el celular y dejándolo sobre la mesita de noche.


Off: El bendito celular(?)
Siento si el post esta raro xD
(?)

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Mar Jul 30, 2013 1:08 pm

Una leve sonrisa apareció en su rostro al escuchar la leve presentación del pelinegro frente a él. Como solo Dios imagina contuvo una risa. No hacía falta ser adivino para saber que decía las cosas a medias tintas, bueno, Shi no era de esos adivinos, pero si muy perceptivo y, de nuevo le picaba esa especie de curiosidad que practicaba como eterno hobby, tenía el presentimiento de haberle visto en algún lugar antes, no sabía donde, pero estaba seguro de haberlo hecho, eso solo despertaba al “monstruo” de su interés.

Respiró en leve manera al escuchar el clásico saludo de todo japonés, vamos, con la cortesía que mostraba, no, más bien con las palabras básicamente escogidas al minutos, se daba cuenta de que, podía ser de Escocia, pero, algo había parado en Japón antes.

Claro… ahora por fin habrá alguien con quien hablar en este lugar—, celebró en palabras el de ojos azules formando una sonrisa y echándose para atrás, —por como van las cosas, nuestro otro compañero se irá pronto—, sonrió de nuevo jugando en pensamientos con torpes ideas.

Un leve atisbo le inundó la cabeza con lo que se suponía debía hacer por el resto del día. Sí, fin de semana, buenas fiestas y todo lo que a cualquiera le gustaría, si fuera otra semana podría planteárselo, pero estaba claramente en caso errado. Por el momento ese par de días eran para intentar trabajar un poco y no perder la forma. El breve silencio le inspiró eso, le iba bien en la carrera, ciertamente estaba en medio de un lapsus de fascinación extrema por ella, al punto de que comenzaba a entender cada vez más el hecho de que su padre se mostrara verdaderamente feliz al enseñarle sus conocimientos de pequeño.

En medio de eso y la mueca sonriente escuchó una pregunta que le hizo sacudirse un poco y volver a erguirse entado en la cama.

Yo diría que casi un mes—, respondió, vaya… el tiempo se le estaba pasando como si nada entre estudiar, trabajar y salir, —pero casi ni se siente, este lugar es muy interesante—, completó.

En efecto, si seguía así no se podía aburrir, es decir, experimentar con el tiempo y la vida era una cosa completamente maravillosa e interesante de explorar. Más si era él mismo el sujeto de pruebas.

A momento pudo escuchar una leve melodía y un pedido de disculpas al que simplemente asintió, podía presumir que el varón hablaba con algún familiar, era algo común cuando llegabas. Se restregó los ojos y le entró el arrepentimiento por andar de farrero toda la madrugada y no dormir nada. Soltó una carcajada y tomó de su bolsillo uno de sus teléfonos, el de trabajo, para buscar entre sus mensajes pendientes y comenzar a responder insignificancias de oficio. De paso revisó un poco su agenda; hoy tendría que marcharse en la tarde y regresar al otro día, qué problemas, sin dormir hasta el Lunes, eso podría ser realmente divertido desde su punto de vista.

Movió un poco más sus dedos y alzó un poco la vista al oír a Tokuro decir y confirmar sus pensamientos. Negó levemente.

Te entiendo, mi madre aún no sabe del cambio de horario y me llama todos los días a las tres de la mañana—, se encogió levemente de hombros y armó una de esas reales pero artificiales muecas de comprensión en su rostro.

A veces era complicado distinguir entre la ficción y la realidad.

Lugo vio como el celular del otro volvía a sonar y ladeó algo la cabeza, lo dicho, estas cosas eran normales, le hacían recordar las veces cuando recién llegaba y era despertado a las dos, tres y cuatro de la mañana por su madre y sus dos hermanas pequeñas respectivamente, estaba feliz de que ellas se preocuparan tanto por él, de hecho siempre lo hacía, salvo cuando estudió en Francia porque, bueno, vivían en la misma casa. Pero, desde los trece años hasta ahora las cosas habían sido de esa manera tan trivial.

Se levantó y fue hasta su closet, debía darse un baño luego de la corrida y la cosa era buscar algo de ropa. Abrió su parte y comenzó a examinar, poseía un complejo narcisista reconocido y costeado por él mismo, así que se tomaría su tiempo para escoger que ponerse para ir a desayunar, a picar y luego para cambiarse e ir a trabajar.

Complicada vida de jefe vacacionando, supuso.



Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Dom Ago 18, 2013 3:22 pm

Luego de que el desfile de llamadas hubiese culminado, se dejo caer en la cama sin provocar demasiado estruendo en ello, dejando escapar un pesado suspiro para al fin sentirse disponible a responder los comentarios del otro, mientras éste se ponía de pie para, al parecer, buscar algunas cosas en los armarios; allí mismo donde el debería guardar sus pertenencias en los espacios libres que quedasen. No había tenido ninguna ventaja en ello, había llegado al último así que no podía elegir ni cama ni espacios; sin embargo estaba más que acostumbrado a compartir espacio e incluso pertenencias por lo que esto parecía no afectarle en demasía.

-¿Se irá pronto? –preguntó entonces mientras buscaba lo que sea que trajese en los bolsillos de su chaqueta para poder vaciarla de cualquier cosa que allí hubiese acumulado y poder guardarla al fin, empezando por ella- Bueno, ciertamente el ámbito académico suele ser interesante si… además de que entre tareas, trabajos y demás el tiempo pasa sin que seamos capaces de notarlo…-efectivamente, si de hablar de vidas ocupadas se tratase, podría decirse que el japonés era indicado para ello, el quién llevaba, por así decir, una doble vida y que como broma del destino no habiendo terminado hacia mucho sus estudios universitarios en informática, ahora se encontraba nuevamente en una universidad para iniciar un nuevo periodo de estudios y una nueva carrera. Pero era algo que le llamaba la atención, y sabía que por eso facilitaría mucho su transcurso por aquellas materias.

Levantando entonces la maleta la colocó sobre la cama para abrirla sin mucho apuro y descubrir dentro de ella las cosas que él mismo había empacado días atrás; las cosas más esenciales que consideró necesarias llevar consigo en primera instancia, divididas de forma perfecta y ordenada para que ninguna de ellas terminase arrugándose.
-Espero… no me suceda lo mismo…-comento comenzando a sacar la ropa de abrigo que había traído, no era mucho porque luego podría comprar más, por esto era que en aquella maleta había puesto un poco de todo, quizás sus prendas favoritas, esas que no quería reemplazar-El único lo suficientemente inconsciente para hacer algo como eso es mi hermano…-comento en un tono muy bajo, casi como si en realidad fuese un pensamiento que había escapado por sus labios.

Antes de que pudiese hacer nada más, el móvil del japonés comenzó a sonar nuevamente, pero esta vez no era una llamada; era un sonido diferente, un tanto más estridente, como si buscase recordar algo. Volvió a tomarlo ahora solo mirando la hora y apagando la alarma; era cierto, ya era hora de tomar nuevamente sus medicinas, esas que le permitían llevar una vida normal.

-Ya es hora…–murmuró, acercándose  su maleta para buscar en uno de los bolsillos una cajita mientras se sentaba en la cama con tranquilidad, abriendo la cajita que contenía unas cuantas tabletas de unas pastillas de color ámbar, un tanto grandecitas y algo transparentes; esas que habían sido hechas especialmente para él- ¿El baño? –pregunto entonces observando al que sería su nuevo compañero desde ese día, sacando de su maleta una pequeña botellita de agua mineral para después tomar una de aquella pastillas y llevárselas a la boca lentamente, colocándola sobre su lengua, destapando la botella para beber un largo sorbo de agua, tragando la pastilla al fin. Una vez hubo tragado su medicamento aprovechó para guardar a cajita que lo contenía en uno de los cajones de su mesita de noche, poniéndose de pie luego para ir hasta el baño, subiéndose los lentes hasta la coronilla para inclinarse mientras abría el grifo, y tomar un poco de agua entre sus manos para al fin remojar su rostro.

-Debo suponer que… pertenecemos a la misma fraternidad ¿cierto? –pregunto secándose el rostro con una toalla que previamente había sacado de su maleta; ciertamente, le quedaba la larga tarea de acomodar todo, pero esperaba que no le tomase demasiado tiempo pues aún quería familiarizarse con su entorno y con todos los terrenos de la universidad ese mismo día. Suponía que la ciudad ya si debería dejarla para el día siguiente.

Off:
Siento la demora, pero ha sido a causa de que he estado pensando en que cosa loca podría suceder, y no se me ocurrio nada xDU

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Miér Ago 21, 2013 3:36 pm

Un par de cosas se notaban francas al momento en el cual finalizaron las palabras del otro chico de cabellos oscuros, se puso a pensar también en el qué había sido de su restante compañero de cuarto, creyó haberle visto algunas veces, pero eso había cesado desde hacía un buen número de días, cosa que no incomodaba, pero despertaba enormemente su curiosidad.

Con decirte que ni siquiera tuve chance de acosarlo—, dijo sin temor por lo que eso significaba ni alguna clase de palabras, ser “ese” tipo de personas jamás había representado un tabú a sí mismo y, mucho menos esperaba sentir importancia alguna por lo que la sociedad llegase a pensar de su cúmulo de interesantes hobbies.

Al fin encontró una prenda, bien, estaba el pantalón, ahora venía esa parte de combinarlo con algo más y, al tener gran parte de sus peredas en la tintorería, se regañó. Bien había tenido su tiempo de ir a la ciudad a comprar cosas, pero lo había gastado desviándose por rostros y vagos intereses momentáneos, nada tan productivo como cualquiera quisiera comenzar a pensar si esto salía de alguien como quien representaba. Chascó con la lengua, lo que se representaba o no era una completa flojera al tan solo desearlo, por eso ni lo hacía, la vida te daba tantas cosas, a veces deseabas unas y otras no podías elegir si tenerlas o no.

Pues… creo que si tienes algo importante que hacer en este lugar, no hay motivos para irse—, como todo un pensador aquello salió de su mente en palabras que no se molesto en no decir, después de todo no representaban nada concreto, solo una opinión personal que bien podía ser aceptada o desestimada por el otro.

Pero, para Shi las cosas eran distintas. Había conseguido zafarse de ciertos compromisos empresariales hasta sus veinte años, tiempo suficiente para llevar su carrera a bue término, sí, nadie esperaría que, siendo un ADE recayera en otro campo o tan siquiera pensara estudiar, pero, ¡al caño!, tenía solo diecisiete y miles de cosas por hacer antes de caer en el control completo de los adultos. Bueno, eso y que tenía una madre muy preocupada que le había ayudado a conseguir tiempo.

Y, sin embargo, luego de aquella frase y tumultuosos pensares, hubo algo que llamó poderosamente su atención.

¿Tienes un hermano?, eso debe ser genial—, se atrevió a decir, él tenía hermanas menores, pero eso no era ni remotamente lo mismo a un hermano a quien molestar y fastidiar, así como sus queridas hermanitas lo hacían con él cada que podían.

Finalmente obtuvo un pantalón justo cuando le oyó preguntar por el baño y solo señaló una puerta a la izquierda de todo, era extraño, pareció que tomaba algunas pastillas, pero, para el momento conocía a muchas personas así, estaría enfermo, sí, solo de curiosidad esperaba que no fuera nada realmente grave, sino este cuarto se volvería aburrido y solitario nuevamente.

En ese momento pudo escuchar dos melodías difusas, eran distintas, pero provenían de cosas que conocía bastante bien. Eso hizo que se levantara dejando la ropa sobre su cama y prácticamente se tirara para tomar dos de sus tres móviles, esos que le acompañaban a todas partes y tenían una rara división. En uno era un mensaje, en el otro una llama, de parte de la misma persona, pero, era mejor tomarla como algo social y no de trabajo. Sus dedos rozaron la pantalla y contestó.

¡Mina-chan!, creí que te habías traumado con lo del otro día—, contestó alegremente como lo hacía con muy pocas personas, de hecho, hablaba de esa manera porque sabía que al otro le caería mal recordar “aquello”, río escuchando cosas sobre, “cuida mucho de tu compañero de cuarto y no le hagas nada raro Shi”, eso era un poema, ahora resulta que este chico que era su compañero de cuarto era conocido de Hamilton, eso le daba un toque especial a todo, —tú tranquilo… yo cuido que ninguna chica rara se le tire encima—, soltó fijando sus ojos en el varón que salía del baño y leyendo en sus labios la pregunta formulada, —ya… hasta luego entonces—, rió nuevamente, no podía evitarlo.

Todo se había tornado tan interesante.

Se acomodó en la cama recordando la pregunta leída de sus labios mientras hablaba por teléfono y colocó sus celulares de lado.

Pues, si estudias algo que tenga que ver con ciencias, claro—, habló de forma algo rápida, —sino pues… creo que te metieron en el cuarto equivocado—, razonó para levantarse y caminar a buscar su ropa, —y dime Tokuro… bien, no puedo llamarte así, no se me queda…—, pausó por un momento, lo más razonable sería apodarle como “Kuro”, pero a él ya le decían Kuro y eso sería raro, entonces se le prendió el foco, —¿puedo llamarte Blacky?, poner motes a las personas me ayuda a recordarlas mejor que por sus nombres ya que tengo muchas cosas en la cabeza—, explicó un poco aquello, ciertamente su cerebro tenía demasiada información, —en fin, ¿padeces de algo por lo que deba preocuparme, temer por mi vida en las noches o a que te quedes muerto mientras te acoso?—, otra pregunta, esta medio rara.

Pero, lo mejor de ser franco, era que podías decir las cosas de una sola vez y sin rodeos.

Nota a pie:
Pues, tengo algo en mente, te dije que lo acosaría, pero, tendrá que esperar a ver la respuesta a esto ^^. Sino, hagamos desmadre, corromperé a Kuro personalmente (?)



Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Lun Sep 16, 2013 11:49 pm

Observó detenidamente aquellas pastillas en la palma de su mano antes de llevarlas a su boca ¿Cuántos años llevaba tomándolas ya? Había perdido la cuenta, demasiados. Pero en realidad debería tomarlas por el resto de su vida… cualquiera diría “Lo has sacado barata” pero ¿Qué tan barato había salido su primera misión? No, no había salido barato, no, había cambiado su vida y su personalidad para siempre. En aquel momento lo había entendido, luego de aquellos 3 días Tokuro Yaminara nunca más volvería a ser el mismo.

Trago lentamente aquella pastilla, era de un tamaño considerable pero el japonés ya era bastante diestro en la tarea de tragar medicamentos, quizás aún pudiese recordar lo tanto que le había costado adaptarse a ellas y lo mucho que había intentado poder ver sin su ayuda… todo había sido en vano. Dependía de esas pastillas, dependía de ellas para llevar una vida normal, o al menos… medianamente normal.

Las palabras de aquel pelinegro resultaban curiosas, lo miró en silencio cuando dijo aquello de “acosar” al otro que al parecer estaba más desaparecido que presente, no se espantaba con eso realmente; de alguna forma la personalidad de su hermano Toshiro le había hecho inmune a ese tipo de personas festivas; además, existían distintos tipos de acosos, eso también lo sabía muy bien. Solo sonrió suavemente luego de beber un pequeño sorbo más de su botella de agua mineral, una que traía en la etiqueta las remarcadas letras escoceses, Escocia, la dejaría atrás por el momento.

-Tienes razón, y ciertamente… tengo algo importante que hacer…-comento quedándose pensativo unos segundos con sus propias palabras, si, una misión le había llevado a aquel sitio, a aquella academia, a  una nueva carrera a pesar de haber obtenido hacía nada su doctorado en informática. Pero su compañero nada podía saber de eso, el mundo debía ignorar la razón de que los Yaminara se hubiesen inscrito en la Security Northwest Academy- La carrera escogida… siempre es un asunto importante… creo yo…-cerró su frase de esta forma, no había nada que ocultar porque no había forma de que aquel pelinegro supiese nada ¿o si? De igual manera convenía ser precavido con el asunto.

-Tengo un hermano… gemelo… pero el se registró en la comunidad de Cap & Skull…-explico al ojiazul-… quizás temía a que le tocase alguna mujer de compañera…-rió por lo bajo con su propia conclusión, no era más que una burla a su hermano menor al que siempre solía molestar; el que en realidad parecía tan serio, con su hermano parecía ser, de momento, con el único con el cual dejaba salir su pequeña malicia.

Abriendo más bolsillos de su maleta comenzó a sacar sus cosas mientras ahora una nueva melodía resonaba en el ambiente, pero no era una que conozca; ahora a quien le sonaban… los celulares, era a su compañero. Le dejo hablar tranquilamente mientras sacaba de una cajita su cepillo de dientes, el cual esperaba poder colocar en el baño sin mayor problema. Caminó hacia la puerta del cuarto de baño con el cepillo en la mano, pero se detuvo al oír ese “Mina-chan” ¿podría ser acaso que estuviese hablando con su querido amigo Minato? Sería demasiado a coincidencia ¿no?, debía esperar que solo fuese la coincidencia de alguien llamado Minato, o alguna chica llamada Mina… sólo eso. Negó con la cabeza y acomodo su cepillo en el huequito correspondiente, aún estaría seguramente allí el cepillo del otro chico; aunque no sabía que cepillo era de quién, él reconocería el propio sin problemas; cosas simples de la convivencia. Al volver a la habitación se encontró con que el pelinegro ya había colgado y ahora respondía aquella pregunta que había dejado en el aire sin darle excesiva importancia.

-Ciencias ciertamente…. Biotecnología para ser más exactos…-quizás estuviese hablando más de lo que solía hablar naturalmente, o quizás era que en realidad no sería él quien comience un conversación, pero si podría seguirla sin problema alguno ¿hasta qué punto era Tokuro cerrado y solitario? No podía serlo mucho después de todo, no teniendo a su hermano pegado a él la mayor parte del tiempo; aunque el vínculo con Toshiro era totalmente distinto al que pudiese tener con cualquier otra persona- Supongo que está bien…-respondió ante la petición de su nuevo compañero- Pero deberé acostumbrarme a ello, que no te extrañe si en los primeros tiempos no respondo a ese nombre.-le advirtió de forma amable, nadie le había llamado así antes en realidad, y aunque significaba lo mismo que su nombre y todos los apodos que pudiese tener, era una forma diferente de ser nombrado.

-Supongo que lo dices por la medicación que me has visto tomar…-concluyó rápidamente ante las preguntas del otro, tomando un conjunto de camisas para llevarlas hasta los armarios en donde se detuvo, observándolos, abriendo uno de ellos que causal y presumiblemente era el único que estaba vacío; comenzando a acomodar las camisas en una esquina, mientras el oro se vestía- Se trata de mi vista, no es nada de lo que debas temer… pero si no las tomo mi visión se reduce hasta el punto de apenas distinguir formas y escasamente colores…-le explico dejando caer sus brazos con la mirada fija en sus camisas, quedándose en silencio unos segundos, omitiría el porqué de que sus ojos estuviesen en ese estado, no era relevante a decir verdad- Están dañados…-agregó subiendo una mano para apoyar un dedo en el borde de su ojo derecho, el único visible de momento- Pero no moriré por ello…-agregó quedándose de repente pensando en que el pelinegro había repetido la palabra “acoso” dos veces seguidas en poco tiempo, ¿qué tipo de persona sería él? Ciertamente esperaba poder tener una convivencia tranquila con quienes fuesen que ocupasen aquella habitación, después de todo así era Tokuro Yaminara; sigiloso, silencioso… casi un mundo aparte del mundo de los demás.

Off:
Hahahaha no creo que Kuro sea tan fácilmente corrompible xD
Pero bueno a ver que sale, me entrego a tu idea confiando en que mi pj no saldrá muy herido(?)

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Sáb Sep 21, 2013 6:23 pm

Con ropa en mano estaba dispuesto a darse un baño, bueno, había el otro ya saldo, él estaba medio sudado y con ganas de una ducha fría, solo para mitigar y celebrar su reciente obtención de un compañero, esperaba que este al menos durase más que el anterior. Llevó la ropa y la dejó en el colgadero, justo antes de devolverse para vaciar sus bolsillos. Dejó sus teléfonos celulares sobre la cama, los tres, las llaves y su cartera, mientras aún le escuchaba hablar, era bastante interesante escuchar experiencias, divertido, perfecto.

¿Tu hermano le teme a las mujeres?—, cuestionó por la mera curiosidad, un chico así sería bastante extraño, es decir, qué chico en su sano juicio podría temer de una dama. Existían esas del tipo salvaje, en términos de acoso, pero, ¿llegaría a ese punto? —Y son gemelos, que genial… ¿vestían igual de pequeños y toda la cosa?—, otra vez ese tono juguetón que tanto le gustaba cuando algo le entraba a la cabeza.

Le vio ir al baño, estaba acomodando sus cosas, exactamente las cosas que él había hecho al momento de llegar, claro, cuando llegó la primera cosa que se le vino a la cabeza fue ir a ver qué tal estaban las pistas de este lugar e investigar todas las vistas, eso último le había tomado una semana, pero había logrado identificar todos los puntos donde cada cosa se vería mejor considerando el punto del año y la posición de cada cosa en cartografía sobre el firmamento.
Se volvió a sentar sobre la cama para ver alguno que otro mensaje que tenía en todos sus móviles, primero pasó por el de trabajos… extraños, tenía un correo de la persona que le enviaba sus pendientes una vez a la semana, esa sería su agenda para la semana siguiente. La leyó entre tanto veía a quien, de ahora en adelante sería su compañero, desempacar de a poco. Estos siete días las cosas estaban ligeras, solo debía sacrificar su fin de semana para tomar un vuelo a la costa este, para estar presente en un desfile y una cena por parte de una de las subsidiarias del grupo familiar. A veces pensaba que lo querían más como imagen, que vendía.

Luego pasó hasta el otro, allí le mandaban a las orillas apenas para la noche, qué rápidos, pero a ese sí que no le hacía mucho caso, trabajar con diecisiete años seguía siendo tan aburrido como cuando le obligaban a dejar su infancia siendo un niño o le prohibieron experimentar los beneficios más… sanos de la pubertad al ser un precoz adolescente. Sonrió, recordar aquellas cosas siempre dejaba aflorar su lado más torpe.

Alzó la vista sin cuidado cuando el otro pelinegro dijo la carrera que estudiaba. Chascó con la lengua y sonrió.

Ah… bastante interesante, sería muy raro si estudiaras astronomía—, susurró con el volumen suficiente para ser escuchado y cambió a su tercer móvil.

Allí, más que claro, los mensajes de sus hermanas y otras amistades que recientemente había comenzado a hacer. Algunos le decían para ir a alguna fiesta, sus hermanas le saludaban y decían querer verle en algún momento. Cosas de rutina.

Pero sonrió casi sin querer al recibir su autorización.

Serás Blacky de ahora en más entonces—, un poco bajo acentuó y regresó a su celular, al parecer, por lo que sus ojos captaban con total atención, el chico estaba enfermo, genial, no moriría, eso estaba más que resaltado, —pues… yo si tengo algo de lo que advertirte—, dijo y se levantó para dejar, como antes, cada cosa sobre su cama y caminar hasta el baño, —pero te lo diré después de una ducha—, le guiñó un ojo con mucha gracia, chascó su lengua y lo acompañó con un gesto de manos.

Así de simple, la fiesta podría fácilmente comenzar ahora.


Nota a pie:
Pasó tanto que hasta se me olvidó qué era lo que iba a hacer... pero ya pensaré otra cosa, haré que se corrompa, eso tenlo claro.



Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Dom Sep 22, 2013 12:54 am

Al parecer el joven de nombre Shi, que sería su compañero a partir de aquel momento, resultaba ser una persona bastante amigable; eso le gustaba, su actitud en pequeñas cosas le recordaba a su hermano Toshiro, lo cual quizás le facilitaría la convivencia y el tener que acostumbrarse a no tener a su gemelo pegado a él todo el tiempo; y si que lo estaba… desde aquel día hacia diez años, no había vuelto a apartarse de su lado, casi como si hubiese jurado que cuidaría de él por el resto de su vida ¿acaso lo había hecho? Tokuro podía cuidarse solo, no por nada era un agente de Shinobi; no por nada aquella experiencia le había vuelto más fuerte de lo que jamás pensó que podría ser. Asesinar a una persona… proteger su vida y la de su equipo al costo que fuese; eran cosas que había aprendido a base de sudor y sangre; se podría decir. Dar la vida por sus amigos y los miembros de su grupo, era algo tan propio de él.

-No les teme… no podría temerles, siempre están detrás de él…-comento entretenido con el asunto, aunque él lo sabía, sabía perfectamente como era su hermano, lo conocía de pies a cabeza, lo conocía como la palma de su mano. Sencillamente omitió el problema que él mismo tenía con las féminas, no era algo de lo que hablar con quien aun era un extraño para él, era demasiado íntimo y un tanto… bastante vergonzoso, no tendría por qué saberlo. Eran cicatrices del pasado que aún seguían muy presentes en su cuerpo… ¿en su mente? Un pequeño e inexplicable temor. Empujo suavemente las camisas y las acomodó para que no se arrugasen mientras negaba levemente con la cabeza; no, no debía ponerse a pensar cosas como esas en aquel momento.

-Supongo que es algo común en todo par de gemelos...-comentó volviendo a su maleta para tomar ahora un grupo de camisetas de manga larga, sacándolas para estirarlas un poco sobre su cama mientras de fondo escuchaba como el otro se preparaba para tomar una ducha- Pero a decir verdad, aunque nos vistiesen iguales, era muy fácil distinguirnos a causa de dos características muy bien marcadas en nuestro cuerpo…-le explico con tranquilidad mientras doblaba sus camisetas para después acercarse a guardarlas en uno de los cajones del que sería su armario personal- La más distinguible de esas dos es que mi hermano tiene el cabello totalmente blanco, a diferencia de mi…-se tomo su tiempo para acomodar las camisetas en el cajón, en verdad había comenzado a hablar bastante con aquel desconocido de ojos azules; quizás muy pronto pudiesen llegar a ser amigos, o al menos algo similar. Era lo menos que podía esperar, ya que el japonés deseaba tener tranquilidad en su cuarto y con los integrantes de éste; aunque siempre pareciese tan cerrado en sí mismo.

-¿Astronomía? ¿Por algo en particular? –solo pregunto respondiéndose a sí mismo en su mente, quizás el joven de los tres celulares estudiase la carrera mencionada; ciertamente seria demasiada coincidencia, aunque entre las tantas posibilidades del alumnado de konosioni, tampoco era imposible.

Se le quedó mirando cuando dijo aquello de que tenía algo que confesar, de alguna extraña forma le había provocado una cierta curiosidad; casi como si fuese importante, como si fuese algo que afectase la convivencia dentro de la habitación ¿Qué podría ser? Solo quedaba esperar a que saliese de la ducha para revelárselo, y si de esperar se trataba Tokuro era muy diestro en ello.

-Seré Blacky…-murmuró para sí mismo intentando adaptarse al curioso apodo, que no era más que sencillo pero extraño por su procedencia o quizás pronunciación, a él habían solido llamarle “Kuro”, desde muy pequeño.
Siguió acomodando sus cosas en el armario; camisetas, algunos sacos, sweaters, calcetines, ropa interior. No había traído muchas cosas, solo lo necesario para iniciar; porque además en aquella maleta, en el fondo y en medio de sus ropas, se escondía el estuche de su portátil, esa que era tan suya y que solía acompañarle a donde sea que fuese. La saco con cuidado y apoyándola sobre la cama abrió el cierre del estuche, la miro con cuidado, todo estaba en orden, suspiro tranquilo entonces; era una de sus mejores herramientas de trabajo, y a través de ella también mantenía el contacto con Shinobi… naturalmente por una ruta bastante secreta dentro de la net.

La coloco sobre su escritorio y la encendió ingresando esa clave que él y solo él sabía, esperando que cargase el sistema; aprovechando a revisar los contactos mientras su compañero se duchaba, pudiendo escuchar desde donde estaba tan claramente el sonido del agua chocando con el piso. Tenía en su casilla de entrada un solo mensaje clasificado como “Relevancia media”, frunció el ceño levemente mientras se acomodaba un poco los lentes, apenas llegaba y ya tenía una pequeña misión que realizar, pero no se quejaba de ello ciertamente. Leyó la información detenidamente, observó los mapas en donde posiblemente hallaría al objetivo del cual una fotografía había llegado adjunta al archivo… un sujeto de unos treinta y tantos, de nacionalidad rumana, presumiblemente se ocultaba en las afueras de la ciudad… esa ciudad que aún no conocía en persona.

Observó el mapa detenidamente, entrecerrando un poco sus parpados en señal de suma concentración, quedándose en silencio hasta que sintió como el otro terminaba su ducha y con una prisa que no demostró en sus movimientos, apago su portátil y la cerro, solo dejándola sobre el escritorio; siguiendo con el desempaque de sus pertenencias, aún le faltaban algunas cosas por acomodar.

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Miér Sep 25, 2013 5:09 pm

Se sacó los zapatos y las medias para llevarlos al closet de su pertenencia mientras escuchaba al otro azabache hablar sobre su hermano gemelo, bastante curioso habría de ser ciertamente.

Entonces… ¿es un mujeriego?—, se atrevió a preguntar, aunque tal vez podía ser del tipo que él mismo –Shi- se veía encarnar cada día, las damas eran una cosa seria, siempre que las deseabas no estaban, pero cuando no las querías cercas caían como hormigas a un tarro de azúcar. Claro, él era un hermoso tarro de azúcar, subiendo el orgullo, habría que ver al peculiar hermano de Blacky, aunque si era gemelos ya estaba dicho.

Nada mal estaba.

Oh, así que su hermano tenía el cabello blanco, eso era raro, pero no una completa cosa imposible. Volteó a mirarle una vez que terminó de guardar sus zapatos y llevar las medias a la cesta de ropa y se devolvió para buscar otro calzado para bajar a desayunar luego de su bien merecida ducha.

Bueno, es sencillo decir que te llevaste toda la melanina entre los dos—, jugó algo con un par de sandalias cerradas y las sacó par cerrar el armarios tras de sí, entonces las puso en el suelo a un lado de su cama y se sentó un corto instante, —pero entonces ya es aburrido que se vean distintos… perder la chispa del humor—, soltó una risa luego de decir aquello y una imagen, que no tenía demasiado de ver con esto, apareció en sus memorias.

Tres damas, una más baja que la otra, pero como si fueran tres perfectas muñecas de porcelana con cabello rubio y ojos azules. Así eran ellos a fin de cuentas.

Por última vez regresó a uno de sus móviles, esperaba una llamada de alguien más que de su compañero de viejas mañas, no… él quería recibir mensaje de alguien más. Exhaló y se dejó caer antes de levantarse de sopetón, ¿cómo era que había dado de vueltas en vueltas antes de llegar a ducharse?

Es que estudio astronomía… pero no hay demasiadas personas con mi carrera, así que me siento solito—, jugó con las palabras y los gestos, bastante mono, se estiró y caminó esta vez si dispuesto a darse un buen refrescón.

El baño era una de esas pocas cosas más relajantes que correr, mirar las estrellas o escribir escuchando música, sí… solo por eso se sacó la ropa como si nada y la dobló para dejarla en la cesta para ir a lavarla al fin de semana, eso rezaba la tradición e incluso le daba por acordarse de sus momentos viviendo solo. Sí, era bastante curioso haber rotado entre las formas bajo las cuales se podía vivir en tan poco tiempo, lo único que le faltaba era casarse, lo de tener hijos si lo tenía bastante complicado.

Abrió la regadera para que el agua se fuera calentando, no tenía ánimos de malgastar, pero tampoco de bañarse con agua fría, por el momento. Se quitó los zarcillos, el aniño y las dos placas que colgaban de su pecho, colocándolas en una pequeña repisa, tenía tantas cosas concentradas en esos detalles, de las que soltaban y hacían recordar cosas indeseadas que llegaban de cuando en vez.

Chascó con la lengua y se metió a la ducha, dejando caer el agua directamente sobre sus cabellos. Sentía el agua bajar mucho más cálida de la que emergía desde su base, cerró los ojos y plantó las manos en la pared, hoy sería uno de esos largos días, como todos en esta universidad a la que se había apuntado por placer de estudiar lo deseado.

Había una cosa que le llamaba la atención, recibir una llamada de Mina era como avisarle que no hiciera tonterías, también que estuviera atento y, más probable de todo, que no todo terminaría siendo la santa paz que se imaginaba. Eso lo hacía todo absolutamente divertido, más de lo que hubiera esperado al principio. Claro… ahora se preguntaba qué clase de chico era este, estaba dicho que su personalidad le precedía, bastante serio, pero nadie jamás en el mundo era completamente serio y eso lo tenía sabido por la más pura experiencia.

Su rostro se llenó y, al cabo de unos cinco o diez minutos, cerró el grifo para tomar una toalla y secarse. Se envolvió y tomó alguna más pequeña para su cabello. Tomó la ropa interior y la parte baja de su atuendo para tender el paño y salir con la camisa, sus cosas y el trozo de tela más pequeño rodeando su cuello. Debía secarse los cabellos y terminar de vestirse, pero esto de vestirse en pleno cuarto de baño era aburrido.

Se sentó de lleno en la cama y, al levantar su vista, se encontró con un chico de raros ojos lilas que seguía en su desempaque. Sonrió, ¿sería momento de tratar con algo?, sí, podría matarlo, pero también sería interesante experimentarlo.

Al diablo, por estas cosas valía la pena seguir con vida.

Llevó la toalla a su cabeza para estrujar un poco y se levantó dando una exhalación. Sus zafiros lo habían captado todo: distancia, velocidad y tiempo, lo nuevo podría ser si terminaba bien o mal.

Al terminar su peculiar respiro se adelantó lo que serían unos tres metros, pasando de un brinco sobre la cama y rodeando al otro varón para rodearle con sus brazos de manera suave, sin ánimos más que de advertir.

Dime Blacky, ¿quién eres?—, cuestionó dejando salir su provocación al punto máximo, la toalla había quedado en el suelo frente a su cama y ahora su cuerpo estaba, su torso, pegado a la espalda del de gafas.

¿Cómo le saldría la jugada?



Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Dom Oct 06, 2013 12:24 pm

¿Mujeriego? ¿Toshiro? No sabría decirlo a ciencia cierta, su hermano peliblanco no era menos que un algo extraño, ¿un alguien? Conocía cada centímetro de su cuerpo, cada tonalidad que su voz pudiese tomar; lo conocía demasiado, pero aún así era difícil definirlo… difícil definir esa parte de él. Había tenido algunas parejas, más que él mismo eso era seguro, sin embargo por alguna razón parecía sospechar que había un algo más, quizás porque era su gemelo, era casi una parte de si… alguna vez había oído en algún lado que se trataba de una sola y única alma divida en dos, cosas tontas como esas, pero en la unión que tenían… quizás no era tan extraño después de todo.

-No creo que sea un mujeriego exactamente… pero, que las mujeres se sienten atraídas por él, eso es muy notorio… supongo que tiene un algo que les resulta atractivo.-concluyó mientras escuchaba los ruidos que hacía el otro al cambiar su par de calzados; aunque a decir verdad había sabido de ciertos jóvenes que también se habían sentido atraídos por su albino gemelo- Supongo que con humor te refieres… a eso de que las personas no sepan quién es quién…-comentó mientras habría un pequeño cajón en donde acomodo perfectamente doblados cada uno de sus pares de calcetines-… no hemos pasado por eso; a causa de que me haya quedado con toda la melanina disponible…-se suponía que los gemelos compartían siempre el cien por cien de su ADN, que no habría cambios o diferencias a no ser que haya habido algún tipo de mutación en el acido desoxirribonucleico; sin embargo el de ellos había sido probablemente un caso especial, de esos que sucedían una vez entre muchos pares de gemelos.

Le miró ejecutar aquellos gestos que a su semblante masculino daban un pequeño toque aniñado y solo se quedo ahí, observándolo unos segundos para después regresar a la maleta aún sobre su cama, si en alguna extraña forma le recordaba a su hermano Toshiro, pero no sabría decir en que, no es que actuase de la misma forma, pero quizás… solo quizás a causa de esa esencia fresca que ambos parecían desprender.

-Ya veo…-comento fijando su vista en las últimas cosas que le quedaba por sacar de su maleta, la cual después debería ver dónde podría guardar-… tampoco creo que haya demasiadas personas estudiando biotecnología… pero eso no es en realidad un problema para mi…-era cierto, al más callado de los Yaminara le agradaba el silencio y la soledad, podía jactarse de que lograba mayor concentración estando en calma; aunque ciertamente era tan capaz de trabajar eficientemente en calma como así también bajo una enorme presión.

Al sacar su portátil que se encontraba cuidadosamente guardada entre la ropa para que no se dañase, decidió encenderla y verificar si algún correo había llegado a su casilla, y es que no la había revisado desde hacía dos días ya, el tiempo en el que había empacado sus cosas para viajar. Si, era una persona ordenada y por lo tanto a la hora de salir había tenido ya todo preparado con anterioridad; era raro ver a Tokuro Yaminara llegar tarde a algún lado.

Aquella misión lo dejó un tanto pensativo; seguirle el rastro a un sujeto de forma absolutamente sigilosa era algo que podía hacer a la perfección, podía ser silencioso, tanto como el viento, e igual de rápido que éste… mientras terminaba de guardar su pijama en el armario, se quedó pensativo con la naturaleza del encargo ¿debería ir solo? ¿Iría alguien más con él? No había visto el nombre de alguien más en la lista, pero ciertamente no había tenido el tiempo suficiente de analizarlo tranquilamente. Una vez estuviese solo debería volver a ello para refrescar ideas y planear posibles rutas a tomar.

Sacó las últimas pequeñas pertenencias de su maleta mientras que su compañero se secaba su ahora revuelta cabellera, lo observó efímeramente; de esa forma, con sus mechones azabaches desparramados de manera irregular, parecía adquirir un aspecto un tanto más hogareño e informal. Volvió a mirar el fondo vacío de su maleta negra entonces; ahora recordaba que eso sería algo que debería comprar, los objetos de baño, puesto que más allá de su cepillo y su pasta dental, no había visto necesario cargar con nada más. Se distrajo con aquellos pensamientos, tanto que no advirtió que el otro pegaba un salto desde su cama, y no supo de su atrevimiento hasta que le sintió rodearle desde la espalda; todo su cuerpo se puso en alerta entonces, no pudo evitar estremecerse suavemente al sentir como el otro pelinegro lo rodeaba con sus brazos, apoyando así todo el torso en su espalda. Pudo sentir claramente el peso ajeno sobre su cuerpo y escuchó claramente aquellas palabras susurradas muy cerca de su oído ¿acaso era a eso a lo que se refería con “acoso”? parecía tan literal, ciertamente, lo estaba provocando.

-Creo haberme presentado ya…-respondió en un tono bajo, girando un poco su cabeza para mirarlo desde el rabillo de su ojo; el otro era bastante más alto que él por lo que curiosamente lograba encerrarlo de cierta forma, quien lo diría, terminando en una situación tan extraña como esa apenas habiendo llegado a su nueva habitación. Como frutilla del postre observó en el suelo la toalla que “Kuro” seguramente había estado usando antes para quitar los restos de agua de su cuerpo. Sin poder evitarlo se puso algo tenso, estaba jugando lo sabía, pero él no solía tener con sus amigos ese tipo de juegos y no estaba acostumbrado a ellos-Yaminara Tokuro, veintidós años…-continuo, tomando las manos del otro para separarlas de su cuerpo suavemente-… nacido en Japón pero residente en Escocia…-agregó alejándose un poco del otro-… Konosioni, Biotecnología…-comento acercándose nuevamente a la maleta para cerrarla tranquilamente-… y tu nuevo compañero de habitación…-culminó bajando la maleta al suelo para llevarla hacia el armario, guardándola en un rincón un tanto más grande en donde pudiese caber sin demasiado apretuje.

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Dom Oct 13, 2013 6:56 pm

Las palabras y pensamientos parecían no saberle para anda, recordar las respuestas era casi tan sencillo como mirar a un costado y detallar un objeto. Afirmaciones sobre su familia, su hermano, de esas que seguro terminaría por pedir y explorar más tarde. Sí… sería para después por que, justo ahora, se había metido en una cosa completamente interesante para alguien como él.

Sus brazos le rodeaban en sensible presión mientras todo su tronco reposaba en medias calmas sobre la espalda del mayor. Sintió la leve tensión ocasionada por ese acto y eso, en pares de una lascivia rara, le encantaba. Bufó mentalmente, esto iba a ser de las mejores o peores cosas que se le había podido ocurrir en la vida.

La primera frase de respuesta le dijo por completo que este tipo escondía algo, dicho y hecho, ¿quién te responde con tal parsimonia cuando saltas repentinamente sobre su persona?, nadie normal en este planeta, solo sería capaz una persona de mente preparada para afrontar imprevistos y ataques. ¡Genial!, se había sacado el gordo.

No opuso resistencia cuando este siguió hablando pausadamente y le sacó las manos de encima para “liberarse” del agarre que hasta ahora el pelinegro –Shi- mantenía. Inhaló y exhaló al verle ir a su maleta y continuar todo con una calma que hasta podría parecer perjudicial para un ente tan públicamente activo como él. Sus zafiros le siguieron al closet donde guardó su maleta, la suya estaba debajo de la cama, y una mueca sonriente se formó en su rostro.

Entonces no pudo evitar estallar en risas.

Se sentó para intentar saciar y calmar todo ese ánimo que afloraba desde sus entrañas en forma de incontenibles carcajadas sinceras, eso de reírse por compromiso o sarcasmo no iba con su persona. Pasó una mano por su rostro no evitando los lilas ojos de su ahora compañero de cuarto y respiró hondo, necesitaba calmarse de verdad.

Blacky… ¿No te han enseñado que no debes decir esa clase de cosas tan calmado a alguien que no conoces?—, soltó aún con un toque de alegría y sin borrar esa limpieza y la sensación de su rostro, había cierta viveza por allí. —al menos ya sé que tienes paciencia de oro—, rió por lo bajo recordando lo anterior.

Resopló un poco apaciguando sus propios ánimos interiores, tenía tanto instinto para emocionarse como el curso que debía hacer para calmar a todas sus células después de una de sus tantas ocurrencias. Se inclinó un poco y tomó su toalla para sacudirla un poco y colocarla sobre su cabeza.

Realmente no soy tan stalker como veo—, se aclaró la garganta para erguir su cuerpo en vertical y comenzar a caminar de regreso a su cama, allí se tiró, —pero sabes Blacky…—, dejó al aire sus palabras al caer sobre el colchón, —eh hecho eso de recién con muchas personas, y tú eres el segundo que no intenta patearme los testículos o salir corriendo—, aclaró mostrado por completo lo que pensaba, —hasta yo sé que eso es raro, ¿no crees?—, dejó la cuestión al aire haciendo que sus manos buscaran la camisa y colocándosela.

Sinceramente no hacía falta ser adivino para comprender este tipo de asuntos, tenía el afortunado presentimiento de que sus días y noches con este sujeto no iban a ser para nada aburridos, especialmente por el recuerdo de su reciente llamada.



Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Mar Nov 12, 2013 11:38 pm

Actuar fríamente pese a todo era algo que el japonés ponía en práctica muy a menudo en sus misiones; Tokuro era capaz de actuar y pensar con la mente fría aún bajo las situaciones más estresantes que un ambiente hostil pudiese imponerle, para eso había sido entrenado, para ello había tomado años y años de duro y tortuoso entrenamiento; podía mantenerse entero mientras todo se desmoronase… o al menos eso quería creer.

No podía negar que la actitud de aquel pelinegro le sorprendiese y le desconcertase, apenas había llegado y él comenzaba a hacer cosas… ¿extrañas? Si, un tanto extrañas, impropias para un compañero de habitación, o eso suponía. Pero tampoco le espantaba ya que, si de perversidades se tratase, su hermano gemelo parecía calzar muy perfectamente en el papel.

Lejos de mostrarse asombrado o confundido con aquella curiosa actitud del otro pelinegro, simplemente se dedico a alejar aquellos brazos que le rodeaban para verse finalmente libre de movimiento, un  poco siguiéndole el juego quizás; aunque en realidad no tenía la más mínima idea de a dónde quería llegar.

Guardó la maleta en el armario puesto que allí había un buen lugar y entonces le oyó al otro reír, con gracia, con ganas, era una risa sincera; lo más probable era que el ojiazul tampoco se esperase la reacción que el japonés había tenido ante lo que parecía haber ido uno de esos tan mencionados acosos suyos.

-No he revelado información estrictamente confidencial en ningún sentido, son cosas que tu o cualquiera que me conozca un poco podría llegar a saber…-comentó mirando a los ojos azules del otro, fijando sus pupilas en las ajenas, subiendo una mano para acomodarse un poco los lentes luego y desviar la mirada a algunas cosillas que aún permanecían sobre su cama; pequeños accesorios que acomodar, entre ellos una foto de su gatita negra a la cuál muy seguramente extrañaría bastante. Se acercó para tomar el portarretratos y observar los ojos amarillos de la minina sin prisa alguna- Es un don natural… podría decir, pero le he puesto de mi… a mi paciencia de oro…-comento, si, le había puesto, le había costado sudor y lágrimas, pero había logrado ese enorme logro que suponía neutralizar sus emociones en momentos en que fuese necesario.

-Entonces… ¿sueles ir por la vida abrazando a cualquier individuo que se cruce en tu camino? –pregunto volviéndole a mirar unos segundos con el retrato aún en manos para después colocarlo en la mesita de luz y tomar ahora uno de su familia, uno en el que Toshiro y él parecían tener unos aproximadamente 12 años, si en aquella época él había olvidado como sonreír; se veía tan claro en aquella imagen.

-Lo cierto es que no te conozco así que no puedo formarme un juicio demasiado certero de tu persona, por lo que… me ahorraré mis deducciones por ahora…-comentó acomodando el retrato en la mesita de noche-… acaso… ¿debería yo preguntarte a ti quien eres… Shi L´Jon? –resaltó su nombre, si es que el ojiazul lo miraba con cierta sospecha, de pronto él comenzaba a presentir que podría llegar a sospechar algo, porque, después de todo Mina-chan… ¿podría acaso ser solo una casualidad?

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Miér Nov 13, 2013 7:21 pm

Bueno, esto se lo había tomado bien, es decir, no había otra forma o manera de ver el asunto, era tan simple como pretender ignorar todo lo que recientemente había visto en la transparente figura del azabache que le sacaba unos cinco años de ventaja. Genio era, al menos eso decían las estadísticas, pero no había recurrido a eso sino a la lógica para atar cabos. Su graciosa mente funcionaba como un finito engranaje que maquinaba sin parar una cosa tras otra sin poder evitarlo. Una sonrisa se dibujó en su rostro tras terminar con el último botón, hoy saldría con estilo algo mas ligero, después de todo no andaba de malas y definitivamente solo tendría prácticas de atletismo en la tarde, ¿y luego?, a trabajar.

Tomó la toalla y volvió a restregarla sobre sus cabellos escuchando atentamente las palabras de Tokuro, se preguntaba sinceramente si este hombre no pensaba que él –Shi-, no era de esos que analizaba todo, aunque claro, eso le llevaría rápidamente a tener sospechas de su personas.

¿Eso importaba?, para nada.

Paciencia de oro, parecía haber aceptado el término, L’Jon no tenía de esas… quizás una “hiperactividad perfecta”, pero eso no era nada normal, tanto como lo podía ser la extrema calma que este sujeto profesaba fervientemente en su aura.

Pero, hubo un comentario que le llamó especialmente la atención y le hizo parar al momento de secar sus negros cabellos. Alzó la vista y allí estaba, acomodando fotos; se levantó negando con la cabeza.

Pues… un abrazo nunca está mal—, ironizó, —pero, solo lo hago con personas que llaman mi atención—, sonrió para llegar hasta la cómoda y tomar un cepillo y regresar a la cama, donde comenzó a cepillar su cabello con la esperanza de que secara más rápido.

Aunque claro, en un momento tienes una respuesta para una cosa y al siguiente encuentras a un sujeto que te pregunta, con cierto y divertido tono –a lo personal-, “quién eres” pues, te daba como las mejores expectativas que cualquiera pudiera esperar, cualquiera que tuviera una personalidad y una manera de ver todo tal cual Shi L’Jon la poseía, y eso era raro.

Echó la cabeza hacia adelante para dejar caer su cabello, estaba algo largo, pero así se quedaría hasta el mes siguiente, cuando tuviera que cortarlo para las competencias de atletismo. Regresó a su posición y, estirándose un poco, le miró.

Una sonrisa en el rostro, una mirada de fugaz complacencia.

Puedes poner mi nombre en internet o preguntarle a alguna de las chicas que siempre se pasean por allí creyendo que por actuar como princesas perfectas tendrán algo de mí—, razonó como si nada, pero con algo de rudeza y sarcasmo en su tono, se levantó para regresar a la cómoda y guardar el cepillo, tomar algo de crema y esparcirla en su mano para pasarla por sus cabellos —al parecer todos ellos saben más de mí que yo mismo—, encogió sus hombros sin nada más que un toque de humor.

Exhaló y se sacudió de pies a cabeza, llevó las manos a la cabeza para terminar de arreglar todo, entonces encaró al otro varón con algo más de claridad.

En conclusión… lo que ves y verás es lo que soy, no tengo nada que ocultar—, y como si fuera un pecador redimiéndose de sus pecados soltó aquello. Ladeó la cabeza, —bueno… no siempre, a veces me pongo un poco loco, eso es algo que debes saber—, apuntó, por eso solía habitar solo en un departamento mientras estuvo en China, Japón y en su año de preparatoria acá en Estados Unidos, no pudo hacerlo en Francia pero… esos eran retos divertidos.

Este particularmente lo era más. Sin embargo, ¿contar o no?, supuso debía hacerlo ya que se lo había mencionado antes de entrar a la ducha, pero todo dependía de lo que sus ojos e interés le mostrase del otro pelinegro.

Así de simple.


Referencias:



Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Tokuro Yaminara el Vie Dic 13, 2013 8:29 am

Poco a poco iba acomodando lo que restaba hasta que finalmente todo quedó ordenado, el otro pelinegro se había cambiado de muda y ahora ambos participaban de una conversación… ¿curiosa? No sabía en realidad a qué quería llegar el ojiazul, pero estaba más que claro que tenía alguna intención, podía deducirlo, a causa de la forma en que lo miraba y de su atrevimiento para con él; hablando sobre acosos, dejando ideas incompletas de forma misteriosa. ¿Quién era aquel pelinegro? Comenzaba a sospechar en verdad que no era lo que parecía… más bien, que no era solo un estudiante de SNA, que había algo más… algo tras aquellos profundos ojos azules que brillaban con cierta picardía.

-Personas interesantes…-lo miro caminar hasta la cómoda, buscar un cepillo y volver a la cama para cepillarse el cabello con tranquilidad-… supongo que debo sentirme alagado… de ser una persona interesante... -lo cierto era que si en verdad desease saber más de él, podría recurrir a otra base de datos con información más relevante que lo que pudiese hallar desparramado por la amplia red; aunque claro, si el sujeto era fácilmente hallable en ésta ¿se suponía que estaba en compañía de alguien famoso? Él no tenía ni idea de las celebridades del momento, vivía sumergido en su trabajo que poco tiempo le dejaba para perder en banalidades. Aún así, si el sujeto disfrutaba de una cierta fama en el mundillo que fuese, podía entender más claramente el por qué de tal excéntrica actitud. Se encogió ligeramente de hombros.

-Muchas veces personas ajenas logran ver cosas que tú mismo desde tu persona no serías capaz de ver…-replicó a las palabras del otro mientras ordenaba una serie de libros en lo que sería su escritorio desde aquel momento, acomodándolos con cuidado y por orden alfabético de los títulos-… no sería tan extraño que ellos te conozcan un poco más que tú mismo… hay quienes solo ven… lo que quieren ver…-comento ralentizando las últimas palabras de aquella frase mientras se concentraba fugazmente en las anotaciones de un libro de tapa color oliva; aquella letra no era la propia, y traía una dedicación que él jamás haría, menos a sí mismo. “Para Tok-kun con amor. Nimue♥” era cierto, aún guardaba algunos recuerdos, cosas de personas que habían sido importantes, algunas quizás siempre estaban con él, como aquel libro “Confesiones de una máscara” aún recordaba por qué le había regalado aquella obra a nombre de Yukio Mishima; bajó las cejas y se quedó viendo las letras en silencio durante unos segundos, cerrando luego el libro, sin decir nada, solo guardándolo con los demás.

-¿En verdad… no tienes nada que ocultar? –pregunto mirándolo con una suave sonrisa, inclinando ligeramente su cabeza mientras que su mechón de flequillo se deslizaba dejando ver ligeramente el ojo que permanecía la mayor parte del tiempo oculto bajo éste- Creo que como personas con mente propia… todos tenemos en realidad algo que ocultar ¿no te parece? –lo miro fijamente, subiendo luego una mano para acomodar su cabello, desviando la mirada hacia el paisaje que el cristal de las ventanas le dejaba ver-… nadie puede ser totalmente transparente…-agregó en un tono un poco más bajo de voz ¿Cómo podían las personas ser transparentes? No creía que no hubiese alguien en el mundo que no tuviese algo acerca de lo cual no quisiese que las demás personas llegasen a saber.


[Off: Creo que habría que ir cerrando este tema. ¿Te parece? x3]

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Vie Dic 13, 2013 6:55 pm

Se sentó sobre la cama nuevamente, como si fuera una mala costumbre y tomó uno de sus teléfonos, el que daba a todo mundo que, de una forma u otra, le interesaba en el campo social y, por supuesto, allí estaban los mensajes de su madre. Deslizó su dedo y a la primera se encontró con un “Shi, sé que no te agrada que te moleste, pero necesito que me hagas un favor”, eso ya resumía lo demás:

Más trabajo.

Alzó la vista al escuchar lo que profesaba su compañero y, si bien aceptaba que aquello era un tremendo dicho popular, pocas veces se atrevía a aceptar que funcionara con él, precisamente porque las oportunidades en las que se dejaba ver sinceramente ante los demás podían ser contadas con los dedos. Pero claro, teniendo siempre presente el “lo que ves es lo que hay”, ya que la cosa de fingir tampoco iba demasiado con su medio loca personalidad.

Puedo aceptar eso… de las personas por las que realmente siento aprecio y viceversa—, susurró con una parsimonia impropia del tema en cuestión, especialmente porque a Shi poco le importaban esos “otros” a quienes prontamente se referiría, —pero… en este lugar aún no hay nada de eso—, comentó en timbre común para encoger levemente sus hombros, agudizó el mirar entrecerrando los párpados y fijó sus zafiros en el de cabellos azabache, —aunque… claramente podrías ser el primero—, articuló con clara incitación para, segundos después, arrancar a reír mientras enviaba una respuesta a su querida madre para que le pusiera más al tanto de ese “favor” que necesitaba.

Vio a Tokuro moverse un poco, era bueno que ya estuviera terminando de acomodar sus cosas, así podría llevárselo al comedor para desayunar y luego, quién sabe, quizás él tendría algún compromiso, tanto como Shi pasaría a los suyos. Pero al menos ya a alguien se había tomado la molestia de conocer.

La única lástima es que Minato se lo había prohibido, aunque tampoco es que fuera a hacerle caso ni nada, pero algo de precaución debía tomar.

Se rascó la cabeza ante la pregunta de su compañero y lo demás que dijo, tal vez eso le hacía pensar, pero la realidad era muy distinta, ciertamente lo era, al menos para su extraña persona.

No tengo nada que ocultar—, reafirmó con la más pura de las sinceridades, —me comporte como me comporte, haga lo que haga, siempre actuaré como yo mismo, y ese yo no considera tener ningún secreto ni nada de lo que otros no puedan enterarse—, completó calmándose un poco más y jugando con la pantalla táctil de su móvil.

Era esa la realidad, a veces las cosas surgían sin control y en otras situaciones se mostraban de una manera paulatina, como sea que evolucionase su actual caso le sería interesante, pero había una especie de defecto.

Lo único es que… no voy a sentarme frente a nadie a contarle mi vida… eso es muy aburrido—, se le ocurrió decir, tal vez a eso se remontaba todo el asunto, —para todos siempre va a ser más divertido descubrir las cosas poco a poco—, de nuevo alzó sus hombros y, al salir del menú de mensajes, miró la hora.

Bien, era la hora de comer y eso lo tenía bien presente. Tenía que llegar el estómago si quería rendir para eso que le había pedido su madre. De todas maneras hasta le resultara un poco raro que Blacky no recordara ciertas cosas, pero supuso que Minato las había mantenido tan en secreto como de profundos sus miedos a los hospitales. Respiró hondo y se levantó, aboliendo a su paso todo aquel ambiente que se había formado.

Como siempre, casi.

Ahora… como ya terminaste de acomodar—, ladeó la cabeza jugando con su tono, —¿quieres bajar a desayunar?—, preguntó con una sonrisa medianamente formada.


Referencias:
Móvil

PD: amo este teléfono xD



Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Shi L'Jon el Vie Dic 13, 2013 9:00 pm




Tema Cerrado


SECURITY NORTHWEST ACADEMY!





Shi L'Jon
avatar
Edad :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1+1=Tanoshi! {Tokuro}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.