Welcome to SNA!
「WELCOME TO SNA」



Hey Invitado sé bienvenido/a a la SNA, una universidad famosa por su educación, el campus más grande del mundo, y a Alki Strait City, famosa por su gente; por sus parajes y paisajes, pero sobre todo por su imponente presencia. Innumerables cosas, misterios, verdades, pueden sucederse en este lugar, ¿se siente bien?, ¿quieres experimentar el desenfreno de una ciudad que no descansa, de una universidad que es más que eso? Entonces... ¡Deja de observar y entra de una buena vez a este mundo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

「WHO IS ONLINE?」
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Sep 04, 2017 10:27 pm.
「LAST POST」
Últimos temas
» Anxiety (Priv. Reiner)
Jue Dic 14, 2017 5:59 pm por Lee Seung Ho

» Scared [Priv. Daichi Kitagawa]
Jue Dic 14, 2017 3:43 pm por Zhao Wang

» Hike—priv: Kohaku Koyama
Miér Dic 13, 2017 1:14 pm por Shun Wakahisa

» Mokuyōbi no yoru— priv: Zhao Wang
Mar Dic 12, 2017 1:27 pm por Shi L'Jon

» Cappuccino [Priv. Yahiro]
Lun Dic 11, 2017 1:51 pm por Yahiro Kanzato

» Angels in America // Priv: Erika Singer
Miér Dic 06, 2017 1:17 pm por Minato Hamilton

» Es war das erste Mal— Priv: Lee Seung Ho
Lun Nov 27, 2017 2:22 pm por Reiner F. Lawrenz

「OUR BOSSES」

THE SNA KING
master

- Profile MP -


MINATO
admin

- Profile MP -

SHI
designer

- Profile MP -


Noragami Roler Psycho-Pass RPG .:Magatsu World:. Surprise City Forbidden Love < a href="http://innocent-malice.foroactivo.com/">INNOCENT MALICE Crear foro The Last Breath RPG
「THANK'S & CREDITS TO:」



Este skin ha sido realizado por Shi {@Shi.2014} para Security Northwest Academy, se prohíbe su reproducción. Los códigos para las descripciones de los foros son propiedad de Niza. La historia y demás puntos base del foro, son propiedad del staff y están inspiradas en lugares de la vida real; las tramas y expedientes de los usuarios son de su propiedad y solo suya.

Agradecemos a #ALF por la ayuda con sus tutoriales; a We♥It, Tumblr, Zerochan, MiniTokyo y otros por las imágenes, las cuales han sido sometidas a edición. Este foro es una obra de ficción y, como tal, no tiene relación más que ligera con hechos de la realidad.

#NO AL PLAGIO, ¡Sé original!

Vistas e idas {Eireen}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Vie Jul 19, 2013 10:02 pm

Referencias:

Buen y perfecto domingo, o algo así, al menos de lo que recordaba había sucedido en la noche anterior. Se palpó el cuerpo, tan desnudo como jamás permitía quedarse después de una farra.

Para ese momento había acomodado sus ropas, ¿dónde había terminado?, bueno, estaba en los dormitorios de Parmi Nous y eso lo tenía bastante seguro. Ir a una fiesta clandestina en la fraternidad de al lado, ligar un poco, tomar lo que no debía y, al final, terminar donde estaba, vamos, realmente no estaba para nada mal ni mucho menos.

Acomodó su camisa y luego el suéter o chaqueta encima, los zapatos y miró a la cama a una chica que aún dormía, no la culpaba, eran como las siete de la mañana del domingo y nadie en su sano juicio estaría despierto a esta hora, mucho menos después de haber madrugado y todo eso, pero, él simplemente se estaba maldiciendo porque no se levantó alas cuatro dela mañana para cumplir su rutina de ejercicios.

Resopló al salir en silencio de la habitación y encontró algo de oscuridad afuera, en Alki amanecía tarde porque anochecía más temprano, faltaría algo como una hora para que el crepúsculo se anunciara.

Lentamente se fue por los pasillos hasta llegar a una maquina expendedora, sacó algo de dinero y tomó una barra de proteínas, nada de sodas ni cosas que le sentaran mal a la estricta dieta que llevaba. Se recostó por un momento en la pared, a su izquierda había un par de puertas de habitaciones, pero tenía claro que nadie saldría hasta, por lo menos, una media hora más.

Esta fraternidad tenía personas juiciosas y otras fiesteras, eso era como en todas, ¿de él?, bueno, él estudiaba y disfrutaba como se debía. No le iba mal con los deberes escolares y sus calificaciones decían que estaba más que bien. Entonces, ¿por qué no salir un poco?, debía hacerse de buenas relaciones para “construir su imperio” en este país.

A ver… como quisiera no tener que levantarme—, susurró para sí mismo revisando sus teléfonos celulares. Tenía las llamadas y los mensajes de su madre, sus hermanas y las personas con las que trabajaba, esas terminaría por contestarlas más tarde.

Era increíble como, llevando unas tres semanas aquí, su madre y familiares no se acostumbraban a que tenían doce horas de diferencia, algo tonto, si se lo preguntaban, pero, de un momento a otro llegaba a pensar que su madre lo había mas por estar preocupada que por no captarlos cambios de horario que se llevaban de uno a otro continente.

Exhaló, debía dejar de pensar en esas cosas, y en el hecho de que había pasado la noche con una chica. Bueno, al menos su herencia estaría segura dentro de él y toda esa cosa; bufó, a veces solía ser un poco perro con esos detalles. Pero era el insensible estilo y orgullo que todo hombre poseía. Batió sus cabellos dando un bocado a la barra y dándose cuenta de que la llevaba por la mitad.

Qué cosas.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 20, 2013 6:06 pm

La noche anterior apenas había llegado a la academia, se sentía nerviosa sin duda pues no conocía a nadie, pero obvio su pequeña fortaleza le hacía parecer fuerte. El mismo sábado en la noche desempaco y acomodo sus cosas, el lunes rápidamente iniciarían las clases, así que debía estar todo listo, parecía que estaba algo retrasada con sus clases, tenía que ponerse al corriente y sabía que no sería difícil en realidad pues era algo que le gustaba. El domingo lo tomaría para organizar sus cosas, conocer la academia y planear sus jornadas dentro de la academia como universitaria, así que ese mismo sábado se acostó en su nueva cama donde pasaría todas las noches, ignorando por completo a qué horas llegaría su compañera, puso conciliar el sueño fácil al principio, pero cuando su cuerpo se vio medianamente recuperado se levanto a las cinco de la mañana, dándose cuenta de que aun era noche, no quería hacer ruido levantándose, así que rodó un poco en la cama, coloco la almohada sobre su rostro para cubrirse e intentar dormir un poco mas de nuevo, pero no dio resultaba, la cama era incomoda, tenía un aroma que no era el de su hogar y poco a poco comenzaba a sentir hambre de tanto estar despierta.

Después de unas horas su estomago ya crujía y ella seguía sin conciliar el sueño, dejando escapar un pequeño suspiro recordó que afuera habían algunas maquinas con bocadillos, podía ir hasta ahí en vez de ir hasta los comedores o cocina, de hecho si lo hacía quizás llamaría la atención, aunque tampoco era tan temprano, quizás las personas de limpieza estaban a punto de comenzar sus jornadas. Sin pensarlo realmente se puso de pie, tomo su carterita, medio acomodo su cama, se puso sus pantuflas y salió de ahí de forma lenta con todo y pijama, procurando no despertar a su compañera de cuarto, y después camino por los pasillos con cautela, los pasillos estaban aun oscuros, solo con un poco de luz de las ventanas, así que se fue apoyando suavemente de las paredes, concentrándose en no hacer mucho ruido, no había avanzando casi nada cuando apenas se dio cuenta se había tropezado con algo, más bien había chocado algo con su pie y ella por reflejo quiso esquivarlo, terminando por tropezar sola torpemente, cayendo sobre algo o más bien alguien, quedando boca abajo con su estomago sobre sus piernas, al menos había amortiguado su caída, pero,  ¿Por qué había alguien ahí?, sintiéndose asustada se levanto rápidamente, no lo había mirado en medio de la leve oscuridad, o más bien estaba distraída como para ver el camino. Su sorpresa fue mayor al darse cuenta de que era en verdad alguien y no un objeto, una persona sentada en el suelo apoyada en una de las paredes, pero de repente se vio mas asustada al razonar de que era un chico, ¿Qué hacia ahí?,

-…L-lo siento…- se disculpó inmediatamente sin saber muy bien porque lo hacía, bueno, quizás lo había golpeado sin querer con su caída, no estaba segura de lo repentino que había sido - …no… tenía idea de que estaba ahí… lo siento…- explicó preocupada terminando por sentarse sobre sus piernas dobladas, mirándolo extrañada unos segundos, intentando calmarse un poco, todo aquello le había resultado tan sorpresivo que su corazón había latido tan fuerte, por un momento pensó que había un fantasma ahí.


Pijama:
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Sáb Jul 20, 2013 7:01 pm

Cada perro con su hueso, esa podría ser la forma más crucial y menos tonta de describir lo que sentía ahora mismo. Un bocado más a su barra y ojear su reloj pulsera. Eran como las siete treinta y pronto ya alguien se asomaría por allí y se volvería completamente dispar al dar cuenta de que un chico rondaba estos lugares.

“Oh no, un chico está aquí, qué hacemos, ¿corremos o lo violamos?”—, imitó con mucha burla una voz femenina hablando en tono medio y dando eco de sus extraños pensamientos. Si las damas corrían él se iría y ya… si era violado, bueno, sería violado al primer minuto y luego les daría su merecido.

Soltó una exhalación ante ese torpe pensamiento. ¿Dónde había quedado su instinto de caballero en armadura negra pintada de blanco?, pues, ahora estaba solo… bien, no tanto, Hei estaba allí al frente, con su mirar impasible sobre él y su rostro de” levántate ya flojo, hay cosas más importantes que hacer”, si, podrían haber, por ejemplo ir a trabajar; pero, ¿a quién querían engañar?, era domingo, día de descanso y recogimiento, el resto de la semana la tendría para esas cosas molestas.

Se frotó la nariz y fue a sus cabellos para alzarlos un poco y dejarla mano del lado derecho de su cuello, podía sentir un pequeño raspón sobre su tatuaje y agradeció que fuese así, aunque, juzgando por tonterías y las imágenes que se le venían a la mente, debía tener la espalda llena de trazos de las uñas de aquella chica sobre su piel desnuda. Alzó la vista y, así como estaba, perdido en sus pensamientos, pudo escuchar, o más bien sentir, un ligero golpecito en su pierna derecha.

Sintió un reflejo de esquive e intento acomodarse, pero era simplemente muy tarde, lo supo cuando sintió algo caer directamente sobre sus piernas, haciendo que se sobresaltara y se moviera un poco y, en ese acto, pudiendo detallar que, o mejor dicho quien, estaba sobre parte de su cuerpo ahora.

Rápidamente le vio sentarse y acomodarse, como si aquello fuera lo peor del planeta, entrecerró sus ojos y detalló a una pelirroja de ojos medio y complexión delgada, pero lo que llamó más su atención era que aún estaba en pijamas, tal vez venía a la maquina expendedora por un bocado antes del desayuno. Eso tendría muchísimo sentido.

Le escuchó disculparse, una voz fina y serena y negó terminando con su barra proteica y dejando el paquete a un lado, en la papelera. Acomodó sus piernas y las estiró un poco formando una sonrisa serena y leve, atenta para la hora.

No se preocupe—, negó tanto en palabras como con su cuerpo, —creo que estas no son horas para sentarse aquí—,comentó para verse señalado a él mismo y soltado una carcajada pequeña en el camino.

Sus ojos divisaron algo mejor a la dama y se dedicó a detallarla, bonita pijama pensó acertado colocando el índice en su mentón y, luego de algunos segundos, optando por regresar a la realidad.

Lamento el despiste—, se disculpó el pelinegro con su característica forma llena de clase para estos momentos, —y… siendo curioso—, razonó después de haber callado unos segundos, —no le había visto antes por aquí, ¿es usted nueva, señorita?—, preguntó así, sin mucho freno y aguardó.

Bueno, no es que él conociera a medio mundo, pero si había comenzado a relacionarse con personas de todas las fraternidades y, acá en Parmi Nous le apreciaban bastante, tanto de forma intelectual como física y todo eso. Así que sí, al menos conocía de vista a las chicas de aquí. Y entre esas no estaba, hasta ahora, la señorita que tenía de lado.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Vie Jul 26, 2013 3:17 pm

Él estaba ahí por lo mismo que ella, para comer algo antes de empezar el día y comer un platillo más fuerte de desayuno, pero no entendía como podía haber terminado en el pasillo de las chicas, quizás simplemente no había en la fraternidad de él y bueno, si era así, era algo razonable.

Aun así agradecía que no se hubiese molestado por su torpe caída, estaba oscuro y era realmente torpe, sabía que no había sido su culpa, y aunque estuviese sorprendida por todo lo sucedido fue capaz de sonreír levemente al ver que él era bastante relajado, pero luego comenzó a sentirse algo observada, y bueno, ¿Cómo no? Si estaba en piyama como si nada frente a un chico, y bueno, de hombres solo su padre la había visto así de desaliñada, comenzó  a avergonzarse pero no sabía cómo ocultarse ya,

-… también fue un accidente mío, está bien…- murmuró al escuchar la disculpa de parte de él,  escuchando como le decía que no la había visto ahí anteriormente, alzando las cejas sorprendida, ¿sería acaso el único chico varón de la fraternidad?, de repente esa idea le paso por la mente, pues por su afirmación parecía conocerlas bastante bien,

-Sí, apenas llegue este fin de semana… soy nueva aquí…- contestó sintiéndose algo perdida al principio - … m-me llamo Eireen Swanhilde… ¿Podrías decirme tu nombre?...- se presentó y luego se atrevió a preguntar curiosa de aquella persona desconocida que apenas podía divisar con la leve luz que comenzaba ya entrar por las ventanas, pero observarlo con más atención era algo que no se permitía hacer por sentirse cohibida.

-¡A-ahora vuelvo!…- pronunció después de escuchar como levemente su estomago crujía interrumpiendo el silencio de la mañana y como nomas ellos hablaban, poniéndose de pie sintiéndose avergonzada, caminando hasta la máquina para escoger una de esas barras de fruta que contenían avena, siempre eran buenas para calmar el hambre de vez en cuando, coloco las monedas que tenia dentro de su monedero y presiono los botones para después esperar a que la maquina le entregase el producto. Por poco olvidaba por completo para que se había levantado tan temprano si no tenía clases -… ¿no quieres algo más? Aunque no falta tanto para que abran la cafetería…- preguntó aprovechando que estaba ahí, intentando ser amable con el chico también.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Mar Jul 30, 2013 9:39 pm

Le miró con suma delicadeza mientras sabía que era objeto del mismo tipo de escaneo. Bien, era normal, después de todo, ¿qué hacía un chico a estas horas de la mañana en los dormitorios de una fraternidad completamente femenina?, era una excelente pregunta y, su propia respuesta podía ser “nada bueno” o “lo que quisiera todo el mundo que le hicieran”, ese tipo de perversidades que rara vez se dignaban a salir de sus pensamientos. Sí, quizás aún estaba un poco aleventado por el alcohol y el aroma dela fiesta pasada.

Debía controlarse de ahora en más, sino, podría tener problemas. En principio porque, realmente, él se suponía no era de ese tipo de personas.

Terminó su barra justo cuando le escuchó decir algunas palabras más y asintió. La temperatura estaba normal y no incurriría en eso de hablar sobre el clima como un cliché en su mente y memorias. Cerró los ojos un momento pensando en contestar, y evaluando el delicado nombre de la damita.

Eireen, resonó en su mente, la nueva dama de Parmi Nous, vaya que esto era interesante. Y no, tampoco es que Shi hubiese pasado por cada cuarto preguntando quien estaba allí ni mucho menos, para nada, es solo que, las chicas de aquí solían buscarlo y algunas hasta le acosaban, cosa molesta. Básicamente era inevitable no aprenderse los rostros de cada una, en especial cuando solo necesitas verlo para saberlo y aprenderlo. Un problema, tal vez.

Antes de poder instar en contestar ala muchacha, esta dijo algo como “ya regreso”, soltó un bufido, ¿se había dado cuenta de sus fachas entonces?, o. eso pensó negando cuando le vio salir, esta vez parecía venir preparada para comer algo dela maquina, bueno, podría haber sido eso desde el principio, pero estaba antes algo atontada. Era un sinfín de cosas en las que francamente no perdería demasiado pensando.

Negó un poco con la cabeza y sonrió a media cuenta vislumbrando algo de luz colare por la ventana, lo suficiente para aclarar sus rostros con más precisión.

No, gracias—, apoyó acomodando su postura sentado y recostado a la pared, —un gusto conocerla, señorita Eireen—, atinó por fin a compartir saludo cuando se le presentó la oportunidad, —mi nombre es Shi, Shi L’Jon—, ladeó algo la cabeza dando algo de acento a su apellido.

Había dejado todo eso de sus nombres y apellidos atrás, era aburrido recordar semejante cosa, a veces hasta se preguntaba porque precisamente él tenía que tener más nombres y apellidos que los idiomas que hablaba el Papa. Una curiosidad más añadida a su interminable libro.

Um… dime, Eireen, no…—, negó algo con la cabeza metiéndose en pensamientos, —Swani… ¿puedo llamarte así?—, preguntó, para él era de preferencia poner un mote para recordar a las personas que hacerlo por su propio nombre. Terminaba haciéndolo a pesar de que le dijeran que no.

Al final todo terminaba siendo cuestión de costumbres.

¿Qué haces por aquí?—,otra cuestión, a la que iba antes, y haciendo referencia a la carrera en la que ella se desempeñaba y cosas así.

Pegó su cabeza a la pared y estiró sus piernas. Espabilar era necesario justo ahora y se le estaba complicando demasiado.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Miér Ago 14, 2013 7:44 pm

Le parecía curioso muchas cosas de aquel joven, muchas preguntas se le venían en mente con solo verlo ahí, debía ser algún conocido de una de las chicas de Parmi Nous, la verdad no juzgaría nada, después de todo solo estaba sobre el pasillo y no dentro de las habitaciones, además, parecía alguien respetuoso, o al menos eso le pareció a ella.
Después fue hacia la maquina con intención de ir por su cometido anterior, no quería sentir hambre mas, además que le haría daño si estaba por ahí con el estomago vacio, aun así quiso asegurarse de que aquel chico no quisiera algo más de la maquina, escucho su respuesta y parecía que al menos estaba mas cómodo con lo que había comido anteriormente. Luego regreso con una barra de avena y frutas en mano, escuchando como pronunciaba su nombre y después le decía el suyo, Shi L Jon, sería algo difícil de aprender,

-M-mucho gusto, Shi…- pronunció apenándose un poco de decir su nombre a secas así sin más, pero es que su apellido no estaba segura si podría pronunciarlo con el acento correcto -¿De donde proviene ese nombre?...- se atrevió a preguntar, pero es que no quería quedarse con esa gran duda.

Luego pudo sorprenderse mucho mas al escuchar como él quería llamarla de esa forma que ciertamente parecía tan lindo apodo, sonrojándose un poco al pensar que quizás la estaba considerando como un ser cercano para él, o quizás simplemente le gustaba ponerle motes a todas las personas que se topaba, “Swani” sonaba como cisne pequeño, en verdad le parecía tan lindo mote.

-… Puedes hacerlo, no me molesta…- aclaro con una pequeña sonrisa, era tan extraño pero el convivir con chicos ya no le parecía tan desagradable, quizás simplemente fue la mala etapa que todo joven pasa cuando van creciendo y solo buscaban en burlarse de ella, ahora eran universitarios y todo eso debía cambiar por simple madurez.
Después escucho una nueva pregunta, muy dentro de sí estaba alegre de que pudiesen charlar tranquilamente, no había hablado con nadie hasta ahora en la academia y estaba feliz por ello, así que tomando un poco de confianza fue y se sentó junto a él sobre el suelo, tampoco invadiendo su espacio, era bastante respetuosa como para guardar algo de distancia, doblando sus piernas para sentarse sobre ellas, ahora agradecía que tuviese piyama y no falda.

-¿Si te refieres a que hago en la fraternidad? No lo sé, siento que es la que quedo mas con mi personalidad… y estoy estudiando diseño de modas… tengo bastantes hobbies pero esa es la carrera que mas me pareció y entusiasmo…- respondió con voz suave, dejando escapar una pequeña sonrisa, en verdad le gustaba hablar de eso – ¿y tú?...- preguntó curiosa de saber más de aquel misterioso chico, quizás después de esto sería capaz de considerarlo como un amigo, era algo tímida con los varones pero siempre hubiese deseado de tener un montón de amigos así y solo confiar en ellos.


OFF: Perdón el retraso ;A; procurare que no vuelva a pasar...
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Miér Ago 14, 2013 8:10 pm

Bueno, espabilar recalcaba ser necesario en justo momento, pero simplemente no gustaba hacerlo en este momento. Sonrió cuando ella se sentó a un lado suyo y dobló algo su cuello para dejar sonar algo de sus huesos. Había bebido un poco la noche anterior, había bailado, había manoseado y le habían devuelto la talla, hasta podría haber cantado, ese era un recuerdo un poco difuso en sus memorias, pero, tampoco iba a decir que no bebería más. No podía hacerlo, eso era algo, pero… de cuando en vez salirse y dejar salir su extrema política para con aquellos con los que la necesitase conexiones tampoco era tan malo ni mal visto.

Y… por suerte sus medicinas le hacían estéril, porque, por alguna razón, las damas siempre terminaban acorralándolo cuando salía de fiesta. Otra cosa y una suerte es que no saliera todos los días.

Ladeó algo la cabeza cuando ella preguntó por su nombre, podía entender que la damita era un tanto tímida, si le permitían decirlo, la mayoría de las chicas que estaban acá eran más o menos a su estilo, pero resultaba perdonable a mucha monta, a veces estos lugares eran completamente necesarios.

Shi… es de origen japonés—, susurró como si hablara con alguien a quien llevaba demasiado tiempo conociendo, así de sencillo, la política y la etiqueta ayudaba al habla. —el kanji con el que se escribe se traduce como “muerte”—, finalizó igual de calmo que al inicio.

Fue a su cuello para tomar con una mano y acariciar su tatuaje, ese que traía tantos recuerdos tanto malos como terribles, porque de buenos, al menos con eso, no sacaban nada.

Mi apellido… bueno, uno de ellos, es de origen francés—, volteó su mirar azul a ella con serenidad, dirigiendo sus ojos a los de la pequeña dama sin ninguna clase de prejuicio ni nada parecido, —lo pronunciarías como “Li-on”—, sonrió de media cuenta.

Cuando el habló aquello y ella comenzó a maquinar un poco se alegró al saber que no había sido botado al respecto de decir ese mote a su persona. Soltó una risita sin poder evitarlo.

Swani será—, irradió algo de confianza con esas palabras, de momento no tenía intenciones maliciosas ni nada parecido, tampoco es que lo pensara justo cuando el sol se asomaba en el horizonte de la ventana que tenía como a metro y medio al frente.

Touche, susurró su mente cuando ella explicó porque estaba en esta fraternidad, sí, era lo que pensaba y todo eso, aunque realmente no era el punto sobre el que había cuestionado. Sin embargo, segundos más tarde la pelirroja contestó. Diseño de modas, una carrera notablemente interesante. Personalmente el pelinegro admiraba mucho a los diseñadores, eso podía ser asociado enteramente al hecho de su afición por el estilo y su complejo de narcisismo empedernido e irrefutable a los ojos de nadie.

Pero, si lo pensó un poco cuando comprendió que debía responder el resto.

¿Decir la verdad?, para nada, sería raro si dijera que esta era la segunda vez que se apersonaba a una universidad, pero, fuera de eso, no había nada raro en sacara la luz algo que le apasionaba completamente.


Estoy en Konosioni básicamente porque estudio Astronomía—, comentó sincero y puntual, —podría haber entrado a la que esta acá al lado, Cap&Skull, pero, vivir entre hombres es aburrido, al menos a mi gusto personal—, culminó dando cuenta de que le había mirado demasiado y ella quizás se intimidaría.

Fue cuando notó que las puertas se estaban abriendo a lo lejos, ¿qué pensaría la chica con la que estuvo esa noche si se despertaba y se hallaba sola?, bueno, pensaría que la mejor noche de su vida fue solo un sueño húmedo, pero, si le viera cotilleando pasaría a ser otra cosa. Fue cuando se le ocurrió algo.

¿Tienes una compañera?—, cuestionó casi sin previo aviso.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Jue Sep 05, 2013 2:29 am

No pudo evitar sentir alguna especie de chispa de entusiasmo y alegría al escuchar que “Shi” era de origen japonés, y es que así era, la jovencita era fanática de esa cultura, tanto como en idioma como en costumbres, de hecho cualquiera que la mirase se daría cuenta de que había adoptado bastante bien la moda de allá, que ahora se aplicaba y se ajustaba bien a la moda que había actualmente en USA. Y aunque escuchara que su nombre significaba “muerte” no le pareció feo nombre, para nada, la muerte no era nada malo, de hecho había algunas culturas que adoraban esa palabra como si fuese una especie de dios, por su parte Japón lo hacía de forma leve.

Sorprendiéndose un poco de apenas notar como aquel joven traía un tatuaje sobre el costado de su cuello, en aquel ángulo en que ella estaba no lo había mirado, además por la luz tan tenue, pero mirándolo mejor aquello parecía ser un dragón, rápidamente comenzaba a preguntarse qué significaba aquello y que tan importante era para él.

-…Li-on…de acuerdo…- repitió con voz suave cuando él le aclaraba su significado y su pronunciación, si así lo decía era mucho más fácil de aprender para ella, era mejor memorizando cuando de relacionar las cosas se trataba.
Nadie le había querido poner algún mote de cariño ni nada por el estilo, no podía evitar sentirse mínimamente apreciada por él solo por eso, aunque esa no fuera su intención, ahora con aquel pequeño nombre que parecía lindo hasta eso, podía sentirse mas cómoda con aquella presencia que aun parecía mínimamente desconocida pero no podía negar que aun se sentía tímida, pues no estaba acostumbrada a convivir demasiado con chicos, pero estaba bien, ella se sentía feliz con todo el resultado y lo que había sucedido. Solo pudo ruborizarse un poco de forma algo torpe cuando volvió a escuchar aquel apodo, no tenia hermanos mayores, pero se podía decir que al mirarlo así de amigable con él hubiese deseado tener un hermano que la cuidase y la llamara de esa forma de vez en cuando, aquel sentimiento era tan lindo, podía atesorarlo, pero también era extraño pensar eso de él primer chico que pensara que le agradaba mucho.

Logró hablar abiertamente con él y decirle porque estaba ahí y que quería estudiar, eso no la hacía sentir apenada sin duda, en realidad la hacía sentirse bastante orgullosa, porque para ella era lo único que podía hacer, no era buena en casi nada, más que usando su creatividad e imaginación, y a la vez era tan organizada que lograba hacer las cosas bien aunque pareciera que no al principio. Entonces él le respondió también, escuchándolo con atención mientras comía un poco de su barra de avena casi como si fuese una pequeña ardilla, o al menos ese aspecto parecía dar repentinamente por la atención que ponía en que él le respondiese de que fraternidad era y para que estaba estudiando, quizás en el fondo quería averiguar, ¿Cómo había llegado ahí?,

-Astronomía… que linda carrera, es casi como el sueño de niños de muchos… pero luego se dan cuenta de que es más complicado que solo mirar estrellas…- comentó porque era verdad, no era tan fácil entrar a esa carrera, y era bastante interesante aunque implicaba seguramente usar mucho el cerebro.

-…¿T-te agrada mas tener amigas?...- preguntó  confundida después de escuchar cómo le decía que podía haber entrado a cap&skull pero prefirió estar en una fraternidad mixta, se había dado cuenta de que la había observado demasiado, pero al parecer era muy temprano para ella pues se mantenía en su rango de inocencia, debía ser porque su piyama era bastante extraña e infantil o quizás porque era algo extraño ver pelirrojos por ahí, o quizás las pequeñas pecas que cubrían su rostro eran ya bastante inusuales, pero es que era lógico que no se maquillase para dormir, de repente con esos pensamientos comenzó a sentirse cohibida, no estaba en aspecto de ser mirada por nadie y en cambio ahí estaba como si nada, desviando la vista después apenada ignorando que a lo lejos alguien tenía pensado salir de su habitación.

-A-ahm… si, dos chicas, pero es raro que estén ahí…- respondió inmediatamente nerviosa, pero segundos después comenzó a arrepentirse de su respuesta, ¿Qué había dicho? Había olvidado que Shi era más que un chico, confiaba en él, pero no era tan necesario decirle exactamente cuando estaba sola o no, pero mas allá de su respuesta, ¿Por qué él le había preguntado algo como eso?, o más bien ella lo había malinterpretado -… no las conozco…- murmuro sin saber que decir después, quizás quería saber sobre las chicas que dormirán en su habitación, debía ser eso.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Lun Sep 09, 2013 7:49 pm

A ciertas cosas no hacía falta ni siquiera ponerle los puntos sobre aquellos palitos que se llamaban letras, vocales, una que otra despistada tanto como su mente en el momento en el que escuchaba las palabras salir de la boca de la especie de pelirroja. Sus oídos captaban la voz, pero sus ojos se fijaron en algunas siluetas que bien podrían salir en cualquier momento. Eso de querer ser fiel a todos mientras no tenía ninguna atadura era un sereno problema.

Bueno… hay un dicho que reza “en el mundo hay dos tipos de personas—, se detuvo por un momento al escuchar esa corta mención a la carrera que estaba cursando justo ahora, —aquellos que son astronautas y esos que son astrónomos—, concluyó el pequeño dicho y llevó sus azules ojos directamente a los de la muchacha, como si de una confiada reacción se tratase, —los astrónomos aman y atesoran las estrellas, pero jamás abordarán un transbordador espacial—, su cabeza se vio ladeada solo un poco, —los astronautas lo hacen, son aventureros, pero ellos jamás entenderán la belleza de la calma—, su corto análisis terminó dando a entender todo aquello como un proverbio.

Se rascó algo la cabeza y negó ante ese momento serio con una sonrisa, sus gestos decían algo de “no quise ser tan serio”, pero, sin embargo, su mirar expresaba todo lo contrario.

Antes de que pudiera pensar en alguna otra cosa se encontró con unas palabras algo graciosas, al menos lo eran a su parecer, de parte de la damita, ciertamente eso de tener amigas y amigos era una historia bastante compleja, siempre consideraba el hecho de que el mundo era su tablero perfecto para observar, experimentar y aprender, muy pocas veces la idea de tener un “amigo”, esos principalmente se hallaban todos en la tumba o, como él, tenían el camino firmemente marcado.

Pues, Swani, la mayor parte del tiempo puedo ser un “astrónomo”, pero a veces también es necesario transformarse en un “astronauta”—, su voz salió con cierta elocuencia sin dejar los ojos de la chica de lado, le gustaba ver a otros y sus reacciones por encima de si les intimidaba o no. Su significancia era sencilla, Shi era de esos que amaba observar, experimentar y jugar con el entorno solo para aprender cosas nuevas, pero, a veces eso no era suficiente y había que salir al campo y actuar como esos entes que disfrutaba en mirar. Simple resumen de las cosas.

Guió sus ojos por el pasillo y hacia el final, no era del tipo que escondería cosas tan insignificantes. Sus nervios e instinto reaccionaron al escuchar un leve golpe de la puerta y ver una cabeza salir al termino de aquel pasillo, un par de gritidos y ya salían otras chicas.

Oh Dios, si era lo que imaginaba estaba en problemas.

Eh… me gusta tener tanto amigas como amigos, hacen la vida divertida—, decidió contestar en cristiano entonces su pregunta anterior justo antes de que su falso temor se hiciese realidad.

Allí venían por el pasillo, un cuarteto de chicas entre las que estaba la dama con la que había pasado la noche, parecía algo molesta, cosa rara si se suponía que era con él con quien había “soñado” tan maravillosamente, pero, la cosa era que andaban de puerta en puerta, eso sería seriamente un problema. Miró a un lado, a Eireen, y sonrió.

Voy a necesitar un gran, gran, favor de tu parte—, su tono bajó en el instante en el que se levantó del suelo y estiró un poco para ocultarse levemente, —esas chicas deben estar molestas conmigo, necesito que me ayudes a escapar de este lugar, por favor—, su dedo señaló al grupo que aún iba de puerta en puerta y obstaculizando la salida más directa.

Sí, podía tirarse por una ventana, pero simplemente quería ver que clase de cosa seguramente divertida saldría de todo esto.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Miér Oct 16, 2013 4:02 am

Ella no sabía mucho de astronomía, solo que tenía que ver con el espacio, las estrellas y se imaginaba aquellas noticias donde habían dicho los descubrimientos astronómicos, pero Shi fue tan amable en platicarle un poco, explicándole que existían dos tipos de personas, los astronautas y los astrónomos, que unos solo observaban, y que los astronautas eran aventureros, ahora se preguntaba qué clase de persona podía ser Shi, pero no preguntó pues esperaba a que él le dijera, si no, ella terminaría por darse cuenta después. Simplemente no dijo nada, se quedo de forma tímida y seria, mientras terminaba de comer aquello que tenía en manos, guardo silencio terminando de masticar su alimento, haciendo una pequeña bolita entre su puño del empaque donde estaba anteriormente su barra de avena para luego tirarla en un cesto de basura cercano.

Se atrevió entonces a preguntar si le agradaba tener amigas, la pregunta inmediatamente le había resultado un poco pertinente, escuchando como le respondía que le gustaba tener tanto amigos como amigas, y eso le parecía en verdad bueno, pues ella solo había aprendido a convivir con mujeres, seguro mezclar a los dos géneros hacia todo más interesante y divertido, después de todo siempre había una buena relación entre hombres y mujeres, aunque no fuese necesariamente amorosa, estaba a punto de cuestionarlo más, debido a que ella se sentía algo preocupada por su escasa relación con personas del sexo opuesto, pero no sabía cómo, era vergonzoso con solo confesarlo, quizás debería pedirle opinión a una chica como ella, pero no ganaba en realidad nada con eso, más que apoyo moral, lo mejor que podía hacer es esforzarse e ir como decía él, como un astronauta a ganar experiencia por el mundo.

De repente escuchó un ruido, el de puertas abriéndose, y después salieron un grupo de chicas, seguramente tenían planeado salir a desayunar también antes de empezar su día, pero comenzaba a darse cuenta de que el chico que frente a él se veía algo preocupado por ello, quizás no quería que más gente lo mirase ahí, o quizás dentro del grupo de chicas se encontraba una persona que prefería no mirar en ese momento. Escuchando como inmediatamente él le pedía un favor, sorprendiéndose un poco más al escuchar perfectamente como le pedía que lo ayudase a escapar de aquellas chicas que seguramente estarían molestas con él en ese momento, no tenia porque preguntar el porqué, eran asuntos personales, pero no pudo evitar quedarse algo confundida largo tiempo, antes de ponerse de pie y acomodar un poco sus ropas, volteando a verlas de forma disimulada, sorprendiéndose de notar como realmente parecían molestas mientras azotaban puertas de cada habitación en la que inspeccionaban,

-Realmente no entiendo el porqué, pero e-está bien… deprisa…- murmuró en voz baja, intentando pasar desapercibida en el pasillo, mirando hacia todos lados después, notando como realmente salir por la salida principal que daba fuera del edificio habitacional estaba bloqueada por el grupo de chicas, así que lo primero que podía pensar era volver rápidamente a su habitación. Frunciendo levemente el ceño se preparo para hacer aquello de forma rápida y siendo bastante silenciosa, tomo la muñeca del chico, pues era bastante vergonzoso para ella tomar su mano de forma directa y lo dirigió hacia su habitación, una vez ahí podía pretender que no lo había visto, pero entonces debería ver donde esconderlo.

Abrió la puerta lentamente y la empujo sin hacer mucho ruido, aprovechando que su habitación aun quedaba lejos de ser registrado por ellas, dejando que entrara para cerrarla tras ellos, al ingresar su primera preocupación era toparse con su compañera de habitación y que comenzara a cuestionarla por dejar entrar a un chico así de la nada, pero al dar unos pasos se dio cuenta de que no se encontraba ahí, quizás había salido después de que ella salió, o simplemente no había llegado a dormir, de hecho la desconocía por completo pues no había tenido la oportunidad de hablar con ella, pero al menos si conocía su nombre y creía que sería fácil reconocerla físicamente si la miraba por la academia.

-T-tendrás que esconderte… - murmuro apoyándose en la puerta como si esa fuese una forma de impedir que las chicas entraran, aunque si notaban que estaba atascada la puerta, quizás sospecharían mas de aquella habitación –Ven… el armario es suficientemente amplio…- pronuncio ocurriéndosele de pronto corriendo rápidamente al armario abriendo las puertas para empujar la ropa haciendo algo de espacio ahí dentro, sintiendo como ella misma seguía tan desesperada por la situación tan extraña, ella nunca se había metido en problemas, pero es que él le había pedido.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Mar Nov 05, 2013 3:40 pm

Tan distinto y tan torpe como su nota mental. Sonrió de medio lado al saber que había causado su efecto en la daba, sí, él era de esos tipos que veían la vida desde muchos distintos sentidos al mismo tiempo, es decir… un ángel, un tonto, un perspicaz diablillo y todo eso. Sonrió de medio lado y se dejó de aquellos tenues pensares de locos.

Fue llevado de la muñeca, que mal… de la mano hubiera sido mejor, pero nadie podía pedir la totalidad de los asuntos en estos casos, mucho menos cuando recién conocía a esta curiosa pelirroja. Se soltó del agarre estando en la habitación que, si se lo preguntan, era básicamente igual a la suya: tres camas, tres mesas de noche, tres escritorios, casi como si, al momento de amueblar esto, solo pensaran en una gran parda de puros trillizos.

¿Eh?—, musitó el monosílabo de su boca al ver como la conducta de la muchacha cambiaba a una un tanto más exasperada, casi como si de ella fuera quién buscaran testigo esas damas que andaban de puerta en puerta velando por… quizás, ese sujeto que se acostó con una de ellas y “dejó el pelero”. Bien, estaba tomado, no todo era genial en esta vida, y mucho menos estar con alguien que realmente no conocía demasiado y que estudiara en esta universidad. No era un santo, pero había metido la pata.

Le vio moverse hasta el armario y bufo mentalmente, estar allí sería una cosa incomodísima. Principalmente porque él media más de dos metros, eh allí el dilema. Resopló al serle ofrecido aquello: no podía rechazar aquella oportunidad.

Muchas gracias Swani—, sonrió con esas que solo se le salían al pelinegro y se metió en el marco agachando algo toda su estructura.

Era pequeño, pero, por el momento, y tras cerrar la puerta, estaba realmente bien.

Sintió algo de movimiento alrededor y se preguntó qué alternativas tenía: bien podía salir y hacerlas de gigoló, quedarse aquí y luego hablar con la damita o ser descubierto y… ¿qué haría si lo veían?, bien, no le gustaba hablar de esos asuntos con las damas, pero, a fin de cuentas ¿por qué le estaban buscando?, dicho y hecho, esa mujer no esperaba que él fuera de los tipos que se armara demasiado con una mujer que iba a fiestas y paseaba sus curvas por todas partes a ver qué tomaba, además… ¡estaba borracho!, ese ligero tanteo de sueño en su cuerpo lo corroboraba.

Pero… Shi estaba hecho para meterse en problemas, eso lo tenía segurísimo.

Ah… un día de estos me volveré loco—, sonrió tras decir aquello en bajo tono y darse cuenta de un toque en e portal de fuera.

Las cosas más divertidas se sucedían en los momentos más inesperados.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 23, 2013 9:41 pm

Sabía que el armario no era un sitio cómodo, mucho menos con algunas cosas dentro que eran de ella y de sus compañeras de habitación, pero por ahora era el único sitio más grande en el que él podía esconderse, solo esperaba a que las chicas en verdad no se estuviesen tomando la molestia de registrar todo, porque entonces la situación resultaría más incómoda, aunque Eireen estaba acostumbrada a ser odiada por algunas mujeres.

-De nada, pero aun no sales de esta, así que… silencio…- susurró ayudándole a cerrar las puertas del armario, intentando relajarse un poco, no podía estar con su cara de nervios, porque seguramente se darían cuenta de que algo escondía, lo bueno que había recibido algunas clases de teatro para no expresar demasiado sus sentimientos, aunque no era muy buena en eso aun.

Se sentó un momento sobre la cama, intentando pretender que hacia algo, tomando entre sus manos un pequeño libro de ilustraciones que solía leer de vez en cuando antes de dormir, sobresaltándose de repente al escuchar como alguien tocaba la puerta de la habitación, dejando el libro al lado, acomodándose la piyama antes de abrir como si nada, pues nada ganaría con intentar pretender que no había nadie,

-¿Quién? … no estoy vestida para visitas… - pronunció abriendo la puerta un poco solo mostrando parte de su cuerpo, casi como si estuviera avergonzada de que la viesen en piyama, y bueno, la verdad es que deseaba el momento de poder cambiarse con ropas normales, ya mucha gente la había visto así, incluido ese chico.

-Buenos días. Estamos buscando a alguien...- explicó la primera de las chicas que parecía encabezar la búsqueda, empujando la puerta sin importarles llevar consigo a la pequeña y delicada pelinaranja, que se vio asustada por la decision de esas chicas de querer registrar cada una de las habitaciones hasta el ultimo rincón, ¿Acaso Shi había hecho algo tan malo? -Cualquier cosa que sepas de un joven alto y pelinegro haznos saber... si no podrías meterte en problemas, ¿sabes? nuestra fraternidad es muy unida y nos apoyamos mutuamente sea cual sea el problema, así que es mejor que respetes eso...- le dijo dejando de inspeccionar el lugar con la mirada, posando sus ojos ahora en los grandes orbes de Eireen,

-Y-yo... no...- tartamudeo comenzando a ponerse nerviosa con las cosas que decían, sentándose en la cama con un rostro lleno de confusión, pero seguramente era lo que querían, ponerla nerviosa -... ¿que sucedió?...- pregunto intentando pretender que estaba preocupada por el acontecimiento tan extraño que había sucedido entre su hermandad.

-Solo apoyamos a nuestra hermanita molesta...- contesto otra de las chicas que seguía inspeccionando su habitación, debajo de la cama y otro sitio que aun faltaba, sintiendo como su corazón se aceleraba con solo ver como estaba a punto de acercarse al armario,

-E-esperen... les ayudare, creo que lo vi pasar esta mañana hacia una de las habitaciones...-exclamó de pronto, poniéndose de pie rápidamente para caminar hacia la puerta, como si intentase mostrarles el camino, unas le creyeron y simplemente la comenzaron a seguir, pero una sola chica no se confió del todo, seria aquella chica la cual estaba molesta por lo sucedido, tomando desapercibida a Eireen que pensaba que la seguían, sin embargo el sonido de las puertas del armario abrirse le indicaron que no le habían creído todas, regresando rápidamente para enfrentar lo que no quería que sucediera.


Off:
Edite owo ¿asi que dime que te parece ahora?
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Vie Dic 06, 2013 9:37 pm

Ah… las cosas ciertamente se le habían salido un poco de control, lo supo al momento en el momento en el que sintió como su nuca chocaba contra la parte superior del armario y resopló: las cosas que un hombre guapo debía hacer para huir de una tipa loca. Sí, porque él era guapo y bien lo sabía, y la chica estaba bastante zafada si pensaba que por haberlo tomado medio tomado y fiestero lo tendría para ella sola más de una vez. ¿Qué acaso a las mujeres nunca les había pasado eso del “rollo de una noche”?, a él unas tres veces con esta, la primera desde que volvía a ser, supuestamente, un ser libre.

Se acomodó como bien le dieron las mañas y pudo escuchar como la puerta era abierta por la pelirroja, allí estaban con eso de ser bien unidas, que tontería, él bien podía insistir en acostarse con toda la fraternidad y ninguna le diría nada a la otra, ese sinceramente era el comportamiento que más detestaba: el suyo como un perro, pero más el de las damas por ser tan hipócritas consigo mismas y en su grupo.

Pero que se le hacía, el mundo era así de idiota.

Sintió la pregunta y la respuesta por parte de Swani, sí, era esa una buena manera para despistarlas, pero sintió incluso dentro del armario que no llegó a tomar total convencimiento, más cuando sintió pasos acercarse al ropero. Estaba cantado.

Después de todo… Shi L’Jon era tan estúpido como esas chicas la tenían de santa.

Eso fue corroborado cuando, por su propia mano, las puertas del armario se abrieron y terminó por salir con sus dos y algo metro de largo. Su mano dominante rascando sus cabellos azabache y una ligera sonrisa al rostro. Tan confianzudo como siempre.

Ya déjense de tonterías—, fueron las primeras palabras que atrajeron al grupo de féminas, que eran unas tres o cuatro, —¿qué les hace pensar que su “hermana” necesita de apoyo?—, cuestionó, sabía de buena cuenta que estas tipas eran un lío, no a lo personal, sino porque eran tan caprichosas que podían decir cosas estúpidas a sus padres, que era socios de sus empresas, y meter la pata.

Aunque claro, lo malo recaería enteramente sobre ellas, sus padres y familias.

¡Así que aquí estabas!—, escuchó a una furiosa rubia, era la que tenía más cerca, ella se le encimó y tomó su chaqueta, —¿cómo se te ocurre hacer esto, acaso eres idiota?—, le pregunto y el varón solo exhaló y encogió los hombros. No tenía ánimos para esto, tal vez por eso se escondía.

Además esta chica, ¡ella te estaba encubriendo!—, repitió la otra y se le fue encima a la pelirroja que hasta ahora le había ayudado tanto. Bien, era su culpa, la había metido en un gran problema, ahora el punto era sacarla.

Sus pasos fueron supuestamente fuertes para buscar ese fin, se adelantó a la rubia, dejándola con sus reproches y sus manos estiradas, y sostuvo a una pelinegra por el cuello para quitársela a su recién conocida.

¡Hey!, Swani no tiene nada que ver—, masculló Shi.

Claro que sí, ella estaba ocultando a un violador—, gritó otra de las chicas, esta tenía los cabellos castaños.

Bien, esto realmente, realmente, le había tomado bastante descolocado. ¿Cómo que un violador?, ¿estás tipas estaban drogadas o qué?

Vaya lío en el que había caído por una noche de placer. A partir de ahora lo pensaría mejor antes de meterse al cuarto de una chica y sí, esa era la mentira más grande del mundo, pero hacía plantearse recosiderarlo.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Jue Ene 30, 2014 2:43 am

Por un momento pensó que había librado y las había convencido completamente de seguirla, después de todo Eireen tenía esas facciones en su rostro que la delataban como un tierno corderito que nada mal haría, pero solo una de ellas convencida de que aun faltaba un sitio por revisar, se acerco al armario y lo abrió sin permiso alguno, notando como todas volvían al escuchar una leve exclamación de aquella que era su líder, Eireen las siguió también, ¿Qué haría? ¿Pretender que no sabía que ese chico estaba ahí? Su rostro se puso pálido, estaba aterrada de ser descubierta, nunca había hecho algo malo por lo cual sentirse culpable de esa forma, quería huir pero tampoco quería dejar al pobre chico en tal lio del cual ella no pudo hacer nada por sacarlo.

Escucho la voz de Shi, y lo observo quedándose atrás de toda la multitud de chicas que parecían tener algo que decir ante aquel joven que parecía algo despreocupado a pesar de todo, pudo notar como la primera de las chicas, la que parecía ser la líder le reclamaba vilmente, llamándolo idiota e incluso tomando su chaqueta, por unos segundos recordó las miles de veces que ella había sido abusada de esa forma solo por ser diferente y hacer cosas diferentes a las de una chica normal, debí ayudarlo y sacarlo de ese lio fuese como fuese.

Dio un paso hacia atrás alzando las cejas en cuanto escucho como alguien la culpaba por haberlo ocultado, llevando una mano a su pecho como queriendo cubrirse de recibir algún golpe por parte de aquellas que parecían de un segundo a otro tan agresivas, iban hacia ella evidentemente pero rápidamente el pelinegro se interpuso para salvarla de que la tocaran, lo miro entonces escuchando lo que decía, llamándole “Swani” aquel apodo que le parecía tan tierno, la defendió y eso había sido tan especial para ella, pues nadie lo había hecho hasta ahora.

-... ¿v-violador?...- repitió en un murmullo, confundida de lo que había escuchado, de pronto aquel ambiente había cambiado por esa revelación o más bien, ¿lo estaban acusando de algo falso? Seguramente era eso, pero al principio pareció dudar de si en verdad había sido capaz de hacer algo así.

-Escuchen... yo nada se de que está pasando… o porque lo están acusando… y-yo… la verdad, lo ayude porque pensé que era lo correcto… además, ustedes no pueden hacer justicia por si mismas… si es que… eso de… violador es verdad…- pronuncio en voz alta esta vez, poniéndose tan nerviosa de alzar un poco la voz, frunciendo levemente el ceño pues estaba molesta, era molesto tener que ver algo como eso, no culpaba a Shi, pero tampoco quería meterse en problemas negando todo lo que ellas dijesen.

-Deja de encubrirlo y hacerte la ingenua, ¡confiésalo! Eras tú la que quería quedarse con él, ¿verdad?...- exclamo la que una de las chicas que parecía haber tenido la iniciativa pues algunas parecían haberle creído por unos segundos.

-¿Q-que? …N-no...No es eso…- respondió tartamudeando mientras fruncía el ceño, no podía creer lo que seguían diciendo, sus mejillas ardían y se había puesto nerviosa, vaya momento para avergonzarse pues seguramente aquello diría lo contrario.

-¡Lo sabia!...- exclamó otra que de inmediato se lanzó para sujetar a la peli naranja, pero esta fue más rápida en empujarla como simple reflejo al cual estaba tan traumada por ser abusada desde niña, alzando las cejas al notar como la otra había caído al suelo empujando a otra de ellas, armando un pequeño alboroto entre ellas, quedándose las demás perplejas por unos segundos al igual que Eireen, ¿Qué había hecho?, ahora sería considerada como agresiva.

-No…l-lo siento…- pronunció alejándose rápidamente de ahí aprovechando que ellas aun parecían algo confundidas por la repentina agresividad de la pelirroja, pues al principio no parecía haber tenido la fuerza de haber empujado a una -… Corre…- exclamó tomando de nuevo la mano de aquel chico que aun quería ayudar como fuese posible, ignorando por completo que esta vez si había tomado su mano y no su muñeca, corriendo hasta la salida de la habitación, por suerte la puerta se encontraba abierta, debían alejarse completamente de las habitaciones, una vez llegando a otro sitio las cosas podían calmarse pues las reglas ya no eran de la fraternidad completamente.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Dom Feb 09, 2014 6:21 pm

Esto se había tornado en algo completamente extraño, más grande que una simple noche de placer en una cama ajena, ¿qué si alguien quería quedarse con él?, espera un momento… ¿cuándo esto había pasado a tratarse solo de lo carnal?, pudo escuchar con mucha fuerza e incredulidad lo que as chicas decían, vio el actuar de la muchacha de cabellos entre rojos y naranjas.

En un principio le pareció que Swani era un poco ingenua y rara, ahora lo sabía con seguridad, pero también bastante valiente, lo cual se agradó en otro aspecto cuando ella empujó a la otra muchacha que intentaba hacerles ver como unos cómplices, tomó su mano y le llevó corriendo.

Bien… esto parecía un drama del estilo que veía en Japón cuando no tenía nada que hacer, ahora llegarían a un claro y eso, no… por el momento solo corrían saliendo de la habitación y bajando a la planta baja para salir del edificio y sentirse perseguido.

Bien, siempre se imagino siendo perseguido por mujeres, pero no en este aspecto realmente y, más que todo, necesitaba aclarar las cosas, ¿qué les había dicho esa muchacha para que ellas le llamasen violador?, ¡si fue ella quien lo indujo a su cuarto!, él solo actuó como todo hombre racional sin compromisos que no desaprovecha oportunidades. Exhaló cuando ambos se detuvieron y llevó a la muchacha frente a él, para detallarle y examinarle.

¿Estás bien?—, preguntó algo presuroso, para luego sentir como pasos se acercaban, y no se detendrían.

Rápidamente pasó a la muchacha a su espalda y se encontró con su pecho chocando contra los cuerpos de un par de “señoritas”. Exhaló de nuevo fuertemente, estaba comenzando a molestarse, y eso no era nada bueno.

Tú… ¡Eres un malnacido!, ¿cómo pudiste hacerle esto?—, fue lo que escuchó venir de la más altanera de ambas, las otras venían un poco más atrás, —tienes a la mitad de las chicas queriendo acostarse contigo y… ¡tuviste la necesidad de hacerle eso!—, arqueó una ceja e escuchando eso.

Vaya, lo que descubría uno cuando le acusaban de violador.

¡Espera, espera!, yo no eh violado a nadie—, soltó el pelinegro de forma rápida y gesticulando con sus manos, —me acosté con ella porque ella quiso y me llevó a su cuarto después de tomar un poco—, quiso completar.

¡Mentira!, eres un mentiroso y esa perra es tu cómplice, ¡apuesto que ya te acostaste con ella también, como todo el perro que eres!—, hubo un silencio…

Y luego se escuchó el ruido de una bofetada. Su mano deslizándose y los ojos sorprendidos de muchas féminas sobre ese acto, incluso la figura de esa mujer cayendo sobre el césped. Le había dado una bofetada, detestaba golpear mujeres, pero más que faltaran el respeto de ellas sin razón.

Cierra tu asquerosa y sucia boca de una buena vez—, sentenció en voz serena, seria y en tono central, sus ojos zafiro contemplaban la figura intentando levantarse, —soy un perro, me acuesto con quien me de la gana cuando se me de la gana… sino lo hice contigo por algo es, pero no aceptaré que difames a otras personas por algo que no es verdad—, llevó sus manos atrás y tomó las de la muchacha entre ellas, para formar un ligero abrazo en su torso, —y quiero que entiendan algo, todas, Swani no tiene nada que ver con esto y yo jamás forzaré a alguien por algo tan simple como el sexo—, culminó, tomó la mano de la dama y pasó entre ellas llevándole.

Estaría al pendiente de que no le hicieran nada a Swani por su simple torpeza y las ganas que le había tenido para ayudarle.


{OFF: Creo que ya deberíamos ir acabando con este señorito Very Happy}



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Mar Abr 01, 2014 11:07 pm

De un momento a otro lo que parecía ser un buen día, había terminado en un gran conflicto, no se imaginaba la situación si en verdad se hubiera negado a encubrirlo, quizás era algo de diario, que las chicas se pelearan por algún chico en especial, ella simplemente no parecía tener algún interés en apoyarlas, en ningún momento estuvo de su lado y quizás eso era lo que más les molestaba a ellas a tal grado de querer agredirla, ¿de qué mas eran capaces? Ella pensaba estar acostumbrada a todo tipo de maltrato, pero no era así.

Corrió tanto como sus piernas se lo permitían, era curioso como por el simple hecho de correr con cierto miedo a la idea de que alguien la seguía hacia que sintiera cierta adrenalina en su cuerpo, pero todo eso paso a disiparse cuando vio la salida del edificio de los dormitorios, deteniéndose mientras respiraba fuertemente, sintiendo la ligera brisa del exterior y como ni siquiera había tenido tiempo de cambiarse pues aun seguía dentro de su piyama bastante infantil, pero a pesar de todo era como si se sintiera segura una vez afuera a pesar de que solo algunas personas se encontraran a los alrededores, ahora todo lo que sucediera frente a todos seria divulgado por esas pocas personas.

-…Estoy bien…- respondió de inmediato apenas recuperando algo el aliento llevándose una mano al pecho al sentir como se había acelerado su corazón de forma que dolía un poco, su condición física no estaba preparada para correr tanto, pero al menos había sido una carrera corta aunque muy rápida.

Alzando las cejas con sorpresa cuando notó como aquellas ya los habían alcanzado, Shi de inmediato la puso detrás suyo en busca de protegerla, ahora seria él quien la protegería después de todo él la había metido en ese embrollo, aunque ella no sintiese que le debiera algo por eso en realidad, lo había hecho por solidaridad, y bueno, en verdad aquellas chicas estaban locas, se sentía responsable de alguna forma por ser de su misma fraternidad, se avergonzaba de ellas aunque no las conociera del todo, aunque no podía decir mucho al respecto, ella aun no sabía nada al respecto de estar enamorada, quizás terminaría tan locas como ellas algún día, esperaba que no.

Una de las chicas seguía ofendiéndolo, reclamándoles algo que dudaba que fuese cierto, aquellas chicas no parecían ser tan santas como declaraban ser. De pronto todo parecía ser un drama de una especie de novela de jóvenes tal como la serie de “skins” ella lo miraba cuando no tenía mucho que hacer, no eran totalmente sus gustos pues a ella le gustaban los mangas “shojo”, aunque ahí pasaban cosas algo similares a las que ahora. Sus mejillas ardieron de nuevo cuando escucho que el confesaba abiertamente que él no había violado a aquella chica, más bien se había acostado con ella solo porque ella así lo había deseado, vaya, por un momento pensó que no había pasado nada, sin embargo el estaba dejando las cosas claras, lo más vergonzoso era darse cuenta de que ahora todo mundo le escucharía decir eso, pero a él no parecía avergonzarle eso, suponía que para él eso era bastante normal y común, era lógico ya que ella tenía una mentalidad mucho mas infantil, aunque no fuera del todo inocente.

De pronto se sintió molesta, reprimiendo algunas lagrimas en sus ojos, se sentía realmente ofendida, la habían llamado de una forma que no quería repetir en su mente, al mismo tiempo que a él, pero también la habían acusado de ser su amante sin siquiera haber tenido algún contacto anterior a este día. Se quedo en silencio bajando la mirada hasta que de pronto escucho el ruido de una bofetada, al alzar la vista vio como aquella chica que la había ofendido se encontraba en el césped con una mejilla enrojecida, Shi la había bofeteado por imprudente, pero… se lo merecía, ¿verdad?

Escuchó como él le dejaba las cosas claras con una voz sorprendentemente serena, aunque sus palabras no sonaban del todo amables, la chica intento levantarse del suelo pero quizás en ese momento se encontraba realmente humillada como para hacerlo, se sorprendió de escuchar como Shi declaraba todo de forma abierta, alzando las cejas viendo sin saber que pensar de él, pero no lo odiaría por ser así, los chicos siempre eran de esa forma, hacían lo que querían sin miedo a ser tachados de alguna forma. Sintió como la tomaba de las manos y la abrazaba ligeramente, declarando que ella no tenía nada que ver con eso y que él jamás forzaría a nadie por algo tan simple como el sexo, desviando un poco la mirada con cierta tristeza, para ella eso no era algo así de insignificante, pero si para Shi lo era, significaba que nunca le había dado ningún valor sentimental, no podía decir nada al respecto, simplemente le había tocado convivir con malas mujeres que le habían demostrado que todo era así de pasajero, o al menos eso se imaginaba si solo había terminado con mujeres como las que ella también había llegado a conocer.

Sintió como él la tomaba de la mano para avanzar llevándola consigo, alejándola de aquellas chicas que parecían desconcertada pero a la vez humilladas.

-S-sé que es difícil para un chico… pero… deberías negarte la próxima vez, chicas como esas no valen la pena…- hablo después de haber estado largo tiempo en silencio, solo quería aconsejarlo de alguna forma, no es que pensara que todas debían ser como ella, tímida y puritana, pero al menos debía haber mejores mujeres que las que ella hasta ahora había conocido también, del tipo agresivo que solo les gustaba pisotear a los demás, incluyendo el chico por el cual se sentían atraídas –Y creo que a pesar de que les dijeras que no tengo nada que ver, no les quitaras la idea de que paso algo entre nosotros… por… la familiaridad con la que me tratas…- murmuro de pronto con algo de pena, pero estaba en lo cierto de pronto se habían protegido tanto como si de verdad fueran algo –No me molesta… soy feliz… nunca he conseguido tener amigos varones… ¿eres mi amigo, cierto?...- agrego con una pequeña sonrisa en su rostro, hace tanto que esa sonrisa parecía haber desaparecido de su rostro que ahora parecía tan extraña, las cosas no habían estado tranquilas que ahora el silencio lejos de los gritos de las chicas parecía tan relajante.

-Necesito cambiarme de ropas, pero no puedo volver hasta que las cosas se calmen…-murmuro bajando la vista para darse cuenta de que sus ropas no eran las más adecuadas para andar como si nada por el campus de la universidad, aunque de vez en cuando le había tocado ver chicas en bonitas piyamas andando por ahí, tenía la fortuna de que aun era temprano y no había demasiadas personas a los alrededores.


OFF: ya casi acaba :3 estuvo bastante interesante aunque dramas, dramas everywhere...
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Jue Abr 03, 2014 3:47 pm

Poco a poco seguía e camino, realmente no estaba ardido, pero era la primera vez en su vida que le tachaban de violador, eso era como una especie de advertencia… tal vez debería comenzar a implementar aquello que acostumbraba cuando estuvo estudiando acá en Estado Unidos y en Francia, tan solo una persona, una mujer que supiera que solo hacían eso como amantes, tal vez amigos, pero no como una pareja. Eso era el sexo, al menos para Shi se representaba de esa forma: un acto carnal que servía única y enteramente para satisfacer sus emociones y necesidades más bajas.

Lo sé, lo sé… pero realmente me acosté con ella porque quise… no es que sea un muchachito incontrolable—, encogió sus hombros, como para dejar claro ese punto, —Swani, no me veas cara de playboy, por favor—, pidió, mirándole directamente ya que estaban bien lejos de esas mujeres.

Él no era un playboy, tampoco uno de esos que se andaban de cama en cama, para nada… tenía necesidades sexuales, pero ciertamente eran solo eso. Había pasado algún rato desde que había realmente “hecho el amor” y eso había sido con la única fémina de la cual se había enamorado. Entre eso y lo que había hecho con las chiquillas de acá había un mar de diferencia, ni toda el agua del planeta sería suficiente para describir la distancia.

Así de mágico y… ¿cursi?, quizás.

Sonrió al escuchar todo aquello, ella parecía ser mayor, pero ahora aparentaba todo lo contrario. Asintió levemente con la cabeza.

Somos amigos—, reafirmó sosteniendo su mano, —y… bueno, lo siento si te parezco muy confianzudo de repente—, aclaró.

Él era así el cincuenta por ciento de las veces que no fingía ser así, en este caso no lo estaba haciendo, por lo cual podría decirse, se sentía un tanto más libre, más ligero, sin la carga y la presión de actuar como un perplejo observador –cosa que, a pesar de ser su hobby a veces le hartaba- sino aumentar la palestra o una de esas tonterías por las que Hei siempre le regañaba.

Por un momento, al escucharle y ver sus fachas no pudo evitar soltar una breve carcajada, realmente le había hecho salir en pijama a los jardines de la fraternidad. Bueno… se veía muy linda, si ese era el caso, pero, tal vez aquella muchacha no estaba acostumbrada a salir al exterior con semejantes ropas.

Bueno, eso puede arreglarse fácilmente—, comentó y, fuera de lo que pudiera estar pensando, dio un breve paso atrás.

Se quitó la chaqueta con cuidado, estirándola y sacudiéndola para sacarle cualquier cosilla que pudiera andar por allí, entonces pasó por detrás de la dama y la colocó correctamente sobre sus hombros, cosa de que ella hiciera el resto.

Aún tiene perfume pero… estará bien hasta que puedas entrar a tu cuarto—, opinó al alejarse, la prenda hacía un raro contraste con la ropa para dormir de la dama.

Alborotó sus cabellos por recelo y los echó hasta atrás; al segundo siguiente estos cayeron de nuevo a su rostro por acción de la gravedad, debía comenzar a pensar en un corte, pero, antes de eso, habían muchas otras cosas más importantes en las cuales debía ocupar algo de su disque valioso tiempo.

Entonces…—, dejó al aire por un momento, plantando ambos pies en tierra, —muchas gracias por ayudarme hoy—, profesó, haciendo una especie de reverencia pronunciada.

Así se daban las gracias o se pedían disculpas en su país natal, al menos no había perdido completamente su ápice de japonés, y aquello –si llegase a suceder- sería raro, ya que, a pesar de haberse marchado de allí, había vivido trece años en el lugar y también había pasado su último curso de la preparatoria en el país.


{OFF: El drama rulea :3 }



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Lun Abr 21, 2014 7:34 pm

No sabía ni cómo ni porque, pero ahora se sentía con derecho de dar algún consejo al menos, sabía que si alguien le diese un consejo también, para liberarse de todo tipo de apuros, lo tomaría en cuenta, por eso ahora se encontraba aconsejando a Shi que debería tener cuidado con ese tipo de chicas peligrosas y caprichosas que abundaban alrededor de todo el campus.

-No no, c-claro que no pienso eso, estas en todo tu derecho, pues ya no eres un niño…-pronuncio algo nerviosa y avergonzada por el tipo de platica que se cargaban en ese momento -yo soy la que me parece muy extraño, no he conocido muchas personas, ni he vivido lo suficiente- explico intentando decir que prácticamente era ella la que su inmadurez le hacía ver todo con ojos de que era algo inusual, sin embargo, en si era todo nueva para ella.

-Solo explicaba que… a veces las chicas de ese tipo son las más insistentes, solo es un consejo… me gustaría que te alejaras de ese tipo de mujeres…- murmuro sin saber muy bien que era lo que decía, ¿Qué tipo de chicas estarían bien para él? Quizás el tipo que piensa como él, ¿sin compromisos ni nada de dramas de por medio? Debía haber algunas así, mucho más maduras en ese aspecto.

No podría describir las sensaciones repentinas de felicidad y emoción cuando el afirmo que eran amigos, sujetando su mano y escuchando como él se disculpaba si de pronto parecía mas confianzudo, a lo que ella solo negó con la cabeza suavemente,
-Está bien… supongo que así es más fácil familiarizarse con alguien…-murmuro aun con una suave sonrisa en su rostro, aunque no podría negar que el contacto con un chico era vergonzoso se sentía feliz de tener un amigo por primera vez.

Entonces ganando un poco de confianza le dijo que se sentía incomoda aun con sus ropas de dormir, al parecer el también lo había ignorado o más bien se había acostumbrado, pues de repente pareció sorprenderle un poco que solo una breve carcajada,

-N-no te burles…-murmuro avergonzada pensando que aquella risa había sido por la situación en la que ella estaba ahora, quien sabe, quizás si lo era. Pero de inmediato dijo que podría resolverse fácilmente, alejándose un poco para retirarse la chaqueta, sacudiéndola un poco y extendiéndola para colocarla sobre los hombros de ella, acomodándola sobre sus brazos, alzando las cejas con sorpresa al percibir de mayor forma el perfume de aquella ropa.

-Muchas gracias Shi, te la devolveré cuando pueda…- dijo sintiéndose realmente agradecida y protegida dentro de aquella chaqueta que en ese momento se encontraba bastante tibia, quedándose unos momentos pensativa hasta que el agradecimiento del pelinegro la saco de sus pensamientos, mirándolo con atención cuando hizo esa especie de reverencia ante ella.

-D-de nada… lo hice porque me agradas…- explico acomodándose un poco la chaqueta para que no se resbalara de sus hombros – una pregunta repentina… ¿eres japonés? Tus ademanes creo que indican que si…-dijo de pronto con cierta curiosidad reflejada en su rostro, quizás mas de la que comúnmente expresaba.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Lun Abr 21, 2014 8:28 pm

No pudo evitar, por nada del mundo, soltar aquella risa y mirarle de forma divertida al escuchar semejantes palabras salir de la boca de la especie de pelirroja, realmente aquello había llamado mucho su atención, casi hasta le punto de hacerle sentir un par de cosas bastante interesantes, pero, ese no era el punto ahora, era la forma y el como quería decir ciertas frases.
 
Bueno… aún tengo diecisiete—, dijo mientras acomodaba su postura y colocaba su dedo índice de la mano izquierda –su dominante- en la comisura de su labio inferior y lo bajaba hasta llegar al mentón, —así que, legalmente, soy un adolescente  en todo el mundo—, sonrió de una forma extrañamente triunfal.
 
Shi era… ¿así?, bueno, de entre las varias cosas que había mostrado en ese rato junto a Swani, esta era la más cercana a ser el de verdad, eso y su faceta seria, pero esta resultaba agradable cuando le tomabas aunque fuera una mínima confianza a alguien y, para el varón, la damita se veía como alguien en quien podría depositar ese “poquito” inicial.
 
Pero, como ya eh escuchado mucho eso…—, se pausó por un instante, teniendo ese ligero deje de humor en sus gestos, en su mirar, en la forma como sus labios se movían y en el tono de su voz, pero al mismo tiempo siendo todo un Don en cuanto a la serenidad se refería, —tomaré finalmente el consejo y me alejaré de las chicas y chicos así… mamá—, apuntó como un toque final porque, al escucharle hablar de esa forma, le había recordado vivamente a su madre.
 
Aunque claro, la rubia Amber se lo diría con unos ojos de “sé que te crees lo que eres, pero soy tu madre y a mi me haces caso” y él solo haría lo mismo, formar una sonrisa sin poder evitarlo.
 
Le vio colocarse entonces la chaqueta y, de alguna manera, se quedó algo tranquilo, no por sus fachas, sino porque ella parecía estar más calmada respecto a lo que había sucedido antes de parar allí y eso era más que bueno.
 
Entonces escuchó su pregunta con un poco de sorpresa, estaba claro que algunos le asociaban con el país por su nombre, pero luego se retractaban al contemplar los otros siete que le seguían y sus primeros apellidos. Era divertido encontrar alguien como ella, que se había fijado en un detalle como lo era un simple gesto. Sonrió al alzarse y se irguió por completo, conservando una postura al completo vertical y, tal vez, algo imponente.
 
Soy mitad francés, mitad estadounidense—, dijo para aclarar el hecho, —pero, nací en Japón y viví varios años allí, así que… también soy, legalmente, japonés—, aclaró.
 
Siempre le había gustado el juego de sus nacionalidades, era muy divertido saber que era de uno y otro país por su padre, pero que, por alguna razón, ellos habían decidido permanecer en Japón para el momento de su nacimiento. Eso estaba bien, había visto cosas buenas en ese lugar, especialmente este último año en el que regresó luego de estar lejos por tres años, le resultaba gracioso, pero la vida era eso, y ahora él estaba aquí, con la esperanza de tener la oportunidad de cumplir su sueño aún si ser un estudiante universitario no tenía mucho sentido para los otros miembros de su bata y gigante familia.
 
La señorita deber ser europea, no lo digo por los ademanes, solo cosa de curiosidad—, atinó entonces a decirle a ella.
 
Él no aparentaba ser japonés, a pesar de que una vez alguien le dijo que si tenía ciertos rasgos de las personas de ese país, pero su altura lo desvinculaba por completo. Alguien de diecisiete midiendo más de dos metros no era normal, su padre había rozado los dos metros y su madre también era baste alta, al menos eso lo agradecía, porque sabía una cosa muy justa sobre las personas japonesas, y es que muy pocas veces conseguían superar el metro con ochenta y poco centímetros.

 


{OFF: Me gustó tanto tu post que respondí rápido xD}



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Mar Oct 07, 2014 1:53 am

Muy bien, el enterarse que el chico era mucho menor que ella no resultaba ayudarle en la confianza, no era común en ella relacionarse con chicos, ni siquiera alguien menor, aunque en comparación con ella no lo pareciera, ¿Qué podría decirle? Lo mejor era no revelarle su propia edad.

-E-es verdad… aun así…-  tartamudeo siendo tan trasparente con sus expresiones, en verdad apenas podía creer que en verdad tuviese 17 años, era tan alto y parecía conocer tanto de la vida, bueno al menos esa era la opinión de una chica muy inocente e ingenua.

No lo había planeado realmente, pero de un momento a otro le había dado una clase de consejo a su nuevo amigo, no parecía una clase de consejo viniendo de parte de una amiga, realmente parecía como si le hubiese hablado como alguien familiar, y fue por eso que quizás el menciono que le haría caso esta vez refiriéndose al final a ella como “mama”.

-N-no, espera… lo dije de mal forma, s-si gustas, solo es un consejo, no tienes porque hacerme caso, yo no sé nada de la vida realmente- murmuro totalmente sonrojada de un momento a otro, no podía evitarlo pues había dado en un punto total de incomodidad donde ella había metido la pata hablando de esa forma llena de confianza.

-No tienes que alejarte definitivamente de las chicas… y… ¿chicos?... solo tener más cuidado- murmuro por último, ella creía en el amor verdadero, era ese tipo de chicas cursis que seguían creyendo que existía ese alguien especial designado para cada uno, por eso es que no podría decirle que Shi debía dejar de buscar a esa persona adecuada, no le gustaría que terminase solitario al final de sus días por su culpa, por darle un mal consejo, aunque eso fuese casi imposible, nadie podía estar solo toda su vida, mucho menos siendo alguien tan atractivo como lo era Shi, seguramente muchas chicas ya lo seguían sin que el pudiese evitarlo.

Por último parecían estar a punto de despedirse, pero un ademan hizo despertar en ella algo de curiosidad, ni su nombre, ni demás aspecto le hizo darse tanto cuenta como lo era ese típico lenguaje corporal habitual en Japón. Escuchando al fin su respuesta, dándose cuenta de que no estaba tan equivocada con su pequeña intuición, aunqué más bien era conocimiento previo por ser tan fanática de esa cultura,

-Debe ser extraordinario ser la unión de tantas culturas diferentes- comento de pronto sorprendida y al mismo tiempo maravillada, de pronto su actitud tímida era consumida por su mismo fanatismo y entusiasmo, había cosas que solo había leído por internet y libros, pero ahora podía ver una persona que había vivido parte de su vida en ese sitio al cual ella le gustaría viajar algún día.

-Mi nacionalidad es estadounidense, pero si, mis padres son europeos, supongo que físicamente es así- aclaro de forma amable pensando en todas esas fotos que había visto de recuerdos donde sus padres habían estado en su país natal, ella apenas había visitado el sitio una vez cuando era muy bebe y vivía aun con su madre, la cual siempre había pagado todo tipo de viajes.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Shi L'Jon el Jue Oct 23, 2014 1:20 pm

Le miró con algo de gracia, la pelirroja parecía estar enredada con unos u otros asuntos de importancia o muy poca, no era para nada lo que estaba imaginando, por supuesto, pero él no leía mentes, no, Shi L’Jon no llegaba a tanto.

Escuchó todo aquello con atención armando una ligera mueca que expresaba la leve gracia que le estaba invadiendo… tampoco es que él fuera demasiado confianzudo, aunque realmente lo pareciera, pero sabía controlarse. Cosa que no muchos entendían hasta ahora.

No soy tan… suelto, Swani—, dijo atinando más o menos al punto al que la damita se refería, por lo menos ella ahora ya estaba cubierta, —aunque… supongo que, por ciertas cosas, me volví un poco suelto—, bufó por lo bajo, justo al momento de dar unos u otros pasos.

Pero, justo al momento en el que se quedaba ligeramente en silencio, notaba el cambio venir de la muchacha, sí, hablaba respecto a la unión de culturas, él podía ser un ejemplo a eso, pero, nada más. ¿Es que acaso esta chica sería… cómo le dice, una otaku? No pudo evitar reír por eso sin ninguna mala intención, a diferencia de los japoneses, no mal juzgaba las palabras, solo le daba una tremenda curiosidad todo ese juego de unas y otras cosas.

Es… interesante—, murmuró, sin decir nada más.

Por supuesto, cualquiera diría que era genial ser concebido varios distintos ambientes, pero, para Shi, fue un poco abrumador… entender de pequeño a un padre que te hablaba en francés, una madre que lo hacía en inglés, una familia que lo hacía en chino y a los tutores, niñeros y personal que lo hacían en japonés, ¿aquello no podía ser más inhumano? ¿Cómo le pedían que entendiera todo?

Aunque, de alguna forma, pudo hacerlo, con esfuerzo, relacionando una cosa y la otra, tal vez por eso le era tan fácil aprender cosas ahora, por ser forzado cuando pequeño, pero, sinceramente, su cerebro era un engranaje gigante que no le gustaba entender, era tan raro…

Oh… bueno, una cultura y la otra tienen muchas diferencias—, le dijo, justo al momento en el que le picaba la curiosidad de algo. Revisó sus bolsillos, no estaban. Chascó con la lengua y exhaló para tomar su teléfono móvil y mirar la hora. Se estaba haciendo tarde. —Yo… tengo que irme, Swani—, habló, quizá sacando el tema de repente, —disculpa que no pueda acompañarte hasta tu cuarto, pero supongo que nos volveremos a ver—, sonrió con calma y comenzó a caminar para ir hasta el edificio de su fraternidad, necesitaba legar a su cuarto cuanto antes.



avatar
Edad :
19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Invitado el Mar Ene 27, 2015 1:35 pm

Se podría decir que su relación con este nuevo chico era de cierta forma graciosa, era bueno para su persona convivir con más gente, de alguna forma le hacía crecer como mujer, que era lo que era a la edad que tenia, en su mente ella solo seguía sintiéndose como una niña inofensiva e inexperta, que nada podía hacer para convivir con diferentes tipos de persona, pero no era así como ella creía, ahora se encontraba disfrutando realmente de una amena conversación con un chico, en su vida se había esperado hablar con alguien tan atractivo sin morirse de la vergüenza.

No intentaba juzgarlo intencionalmente, todo lo que ella pensaba de él más bien era algo de admiración, sus palabras torpes de vez en cuando podían parecer de cierta forma ofensivas, quizás era por eso que no se llevaba muy bien con aquellas mujeres falsas que solo buscaban comentarios cuidadosos y bien trabajados, ósea totales hipocresías.

De pronto de un momento, casi después de comenzar a despedirse escucho como el mencionaba una de sus nacionalidades; si es que podría llamarse así, simplemente era inevitable para ella sentirse animada por el tema, solo quería saber más, ni siquiera ella tenía idea de lo que su afición significaba, no era del tipo metida en redes de internet, más bien como el tipo admirador de la total cultura, de sus festejos, de su arte, de sus comics, incluso de su lenguaje, y como ser de padres que viajaban mucho siempre le traían libros y miles de cosas históricas que rondaban por el mundo referidos a aquel sitio llamado Japón, y es que si, alrededor del mundo había una gran variedad de tiendas con origen cien por ciento japonés, a ella ya le había tocado ver una pequeña tienda que manejaba su propia marca de productos variados y curiosidades, ciertamente amaba esa tienda aunque muchos de los objetos de ahí no tuviese idea para que sirven.

Aun así para Shi no parecía ser del todo bonito ser de ese tipo de mezclas de varias culturas, quizás tenía algo mas en mente que ella no pudo adivinar con solo observarlo.
-Lo es… quizás por ello se me hacen tan interesantes- agrego bastante positiva mediante el tema, lo malo era que no había otro idioma que aprender entre el Ingles Estadounidense y el Británico, aunque quizás unas cuantas palabras referentes a la zona y también el característico acento, que su padre aun conservaba, que era mucho más notorio cuando estaba molesto.

De pronto vio que el revisaba sus bolsillos, después revisar sus bolsillos para luego mencionar que debía irse, por la pronta actitud debía tener prisa,
-Tranquilo, estaré bien…- murmuro con una suave sonrisa en su rostro, ahora que lo pensaba ella tampoco podía perder el tiempo todo el día, después de todo ser haría más tarde y ella aun seguía en esas ropas, debía regresar rápido cambiarse y volver a su vida cotidiana –Te devolveré tu chaqueta más tarde, ¿está bien?- dijo con un poquito más de confianza viendo como el solo comenzaba a alejarse- Nos vemos…- se despidió de forma animada para después solo darse la vuelta ella misma y comenzar a caminar también hacia su dormitorio con toda la intención de no prestar atención a más gente, no quería toparse de nuevo con esas chicas.


●  FIN DEL TEMA ●
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Vistas e idas {Eireen}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.